Skip to content

A dos años de misteriosa vati-muerte de ex nuncio de Dominicana; surge otro caso similar

septiembre 22, 2017
Wesloski

Josef Wesloski murió en la cárcel del Vaticano, misteriosamente, mientras supuestamente era juzgado por pederastia y tenencia de pornografía infantil.

Ex Nuncio de República Dominicana murió misteriosamente en la vati-cárcel mientras era juzgado en la Vaticueva por pederastia y posesión de pornografía infantil. Lo grave que nadie destaca es que fue sustraído “oportunamente” de las autoridades civiles dominicanas, las cuales debieron juzgarlo penalmente. 

Jozef Wesolowski, el exarzobispo y otrora nuncio apostólico del Vaticano a República Dominicana, murió antes de que fuera enjuiciado por abuso sexual de menores.

El proceso que se le seguía en el Vaticano fue suspendido en julio después de que cayera enfermo.

Lea: El extraordinario juicio por pederastia a Jozef Wesolowski, el exnuncio del Vaticano en República Dominicana

Wesolowski estaba acusado de pagar por tener sexo con menores en República Dominicana.

Wesolowski fue encontrado sin vida en sus aposentos en el Vaticano donde cumplía arresto domiciliario desde septiembre.

Según las autoridades del estado papal, se realizará una autopsia más tarde en el día y los resultados se darán a conocer cuanto antes.

Lea: Lo que el Vaticano dice y calla sobre el juicio por pederastia al exnuncio Jozef Wesolowski

El año pasado, el Papa comparó las acciones de aquellos que comenten ese tipo de crímenes con una “misa satánica”.

Entre los cargos contra el prelado se incluía la posesión de pornografía infantil desde 2013, cuando regresó a Roma.

Jozef Wesolowski, de 67 años, ya había sido juzgado y condenado en el marco del ordenamiento jurídico propio de la Iglesia católica.

Lea: En el malecón de Santo Domingo, tras el rastro del exnuncio del Vaticano acusado de pederastia

Fue expulsado del sacerdocio y obligado a hacer penitencia y llevar una vida de oración.

Sin embargo, en septiembre de 2014, el Vaticano decidió realizar un juicio extraordinario por la gravedad de los cargos.

Pero antes de iniciado el juicio, Wesolowski fue trasladado de emergencia a un hospital y el proceso fue aplazado.

El proceso se ha interpretado como parte de las medidas que está tomando el papa Francisco contra clérigos y empleados de la Iglesia Católica que explotan a la niñez.

Vea: Lo que los dominicanos piensan del exarzobispo Wesolowski acusado de pedofilia

pederastia-en-la-iglesia-de-eeuu-643x330

Nuevo caso de pederastia en vati-diplomático en Washington; otra vez lo sustrae Roma para que no sea juzgado en USA

La Santa Sede ha anunciado la apertura de una investigación contra un sacerdote que formaba parte de la delegación diplomática vaticana en Estados Unidos, acusado de tenencia ilegal de material pornográfico infantil.

Según una nota publicada por la Sala Stampa, tras un aviso del Departamento de Estado norteamericano fechado el pasado 21 de agosto, las autoridades vaticanas relevaron al religioso de su puesto, y le hicieron regresar a Roma, donde se ha incoado una investigación oficial.

Dichas investigaciones se encuentran en fase de instrucción, y están afectadas por el secreto de sumario, si bien la Santa Sede ha informado que ha pedido la colaboración internacional para poder dilucidar, lo más pronto posible, el escándalo. De hecho, el Promotor de Justicia vaticano ya cuenta con las instrucciones preliminares.

La actuación de la Santa Sede demuestra que se ha mejorado en agilidad a la hora de reaccionar ante este tipo de polémicas. Como se recordará, ya se produjo un caso similiar en 2015, cuando el entonces nuncio en República Dominicana, Josef Wesolowski, fue detenido tras hallarse en su ordenador centenares de fotografías de niños desnudos o en actitudes pornográficas. Wesolowski murió en la cárcel del Vaticano mientras esperaba a ser juzgado.

La Santa Sede ha anunciado la apertura de una investigación contra un sacerdote que formaba parte de la delegación diplomática vaticana en Estados Unidos, acusado de tenencia ilegal de material pornográfico infantil.

Según una nota publicada por la Sala Stampa, tras un aviso del Departamento de Estado norteamericano fechado el pasado 21 de agosto, las autoridades vaticanas relevaron al religioso de su puesto, y le hicieron regresar a Roma, donde se ha incoado una investigación oficial.

Dichas investigaciones se encuentran en fase de instrucción, y están afectadas por el secreto de sumario, si bien la Santa Sede ha informado que ha pedido la colaboración internacional para poder dilucidar, lo más pronto posible, el escándalo. De hecho, el Promotor de Justicia vaticano ya cuenta con las instrucciones preliminares.

La actuación de la Santa Sede demuestra que se ha mejorado en agilidad a la hora de reaccionar ante este tipo de polémicas. Como se recordará, ya se produjo un caso similiar en 2015, cuando el entonces nuncio en República Dominicana, Josef Wesolowski, fue detenido tras hallarse en su ordenador centenares de fotografías de niños desnudos o en actitudes pornográficas. Wesolowski murió en la cárcel del Vaticano mientras esperaba a ser juzgado.

Anuncios

Diarios italianos: Emmanuela Orlandi habría sido secuestrada en 1983 por orden del Vaticano y llevada a Londres

septiembre 21, 2017
efe-emanuela-orlandi-vaticano-menor-desaparecida

Pietro Orlandi, hermano de Emanuela.

(Transcrito de Clarín)

Un documento filtrado desde una oscura fuente vaticana a la prensa y publicado esta mañana por el “Corriere della Sera” “La Repubblica”, los dos principales diarios italianos, es una verdadera bomba que echa una luz siniestra sobre la desaparición, el 22 de junio de 1983 de Emmanuela Orlandi, ciudadana del Vaticano de 15 años, el caso que desde hace un cuarto de siglo envenena de misterios a las cumbres de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia.

¿Verdadero o falso? Si es auténtico, se trata de un “dossier” de casi 200 páginas en las que se detallan gastos por casi 500 millones de liras (unos 450 mil dólares), desde 1983 a 1997, realizados por el Vaticano a propósito del “alejamiento domiciliario” de Emmanuela, con muchos pagos realizados en Londres. No se comprende bien si la chica estaba viva y bajo el control de las autoridades vaticanas o quienes eran las personas que albergaban en un hostal para jóvenes de los padres de Scalabrini en la capital británica.

Si el documento es falso, el texto es una joya como “falso de autor”. Así denominan a los cuadros de los maestros de la pintura realizados por falsarios muy talentosos. En realidad huele a auténtico y en ninguna de sus partes aclara si Emmanuela estaba viva o muerta, lo que aumenta la ansiedad y las incógnitas.

El Vaticano lo definió como “falso y ridículo”.

Emanuela-Orlandi_2202952b

Emmanuela regresaba de sus clases de música cuando desapareció.

El documento que enumera los gastos hasta por investigaciones y la acción del “comando 1”, presuntamente un grupo de 007s a las órdenes del Vaticano, bajo la supervisión del secretario de Estado de los años ’80, cardenal Agostino Casaroli, concluye abruptamente en 1997, cuando el texto señala un “transferencia en el Vaticano y prácticas finales”. Da la impresión que Emmanuela puede haber muerto entonces.

El misterio Orlandi es cada vez más difícil y oscuro. El documento publicado hoy en “La Repubblica” por el periodista de investigación Emiliano Fittipaldi, forma parte de su libro de próxima aparición “Los impostores”.

Fittipaldi

Emiliano Fittipaldi,  de La Repubblica, denuncia al Vaticano como una cueva de degenerados.

El año pasado la justicia decidió archivar las causas e investigaciones judiciales de esta pobre chica víctima de algo terrible que no se termina de conocer, en medio de las protestas de la familia, que piden ahora al Papa Francisco que publique todos los documentos secretos del Vaticano que permitan al menos conjeturar razonablemente la verdad sobre su desaparición. Hasta hoy esta legítima aspiración de la familia Orlandi, que vive en el Vaticano, no ha sido satisfecha. Muchos dicen que porque en torno al caso hay tantos “esqueletos en el armario”.

Según el texto de cinco páginas publicado hoy por “La Repubblica”, redactado en marzo de 1998, esta firmado por el cardenal Lorenzo Antonelli, entonces jefe de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede (APSa). Está dirigido a dos grandes personajes de la Curia Romana, los cardenales Giovan Battista Re y Jean-Louis Tauran.

Jean-Louis-Tauran

Italian cardinal Giovanni Battista Re wa

El documento incrimina a dos grandes anti “papábilis”, los neo cardenales Jean-Louis Tauran (arriba) y Giovan Battista Re (abajo).

Tauran fue quien anunció el 13 de marzo de 2013 el “Habemus papam” desde el balcón de la basílica de San Pedro, con la elección del argentino Jorge Bergoglio, flamante Papa Francisco. Tauran, francés de 73 años, enfermo del mal de Parkinson, uno de los principales colaboradores de Bergoglio, es prefecto de un dicasterio pontificio y camarlengo de la Iglesia, un cargo estratégico de enorme prestigio porque hace de puente entre el Papa que fue hasta que elijan al que vendrá. Re, de 83 años, es vicedecano del Sacro Colegio cardenalicio y goza también de una amplia confianza del Papa argentino.

El informe, fechado en 1998, parece poner punto final a los gastos realizados por el caso Orlandi. Allí se incluyen dineros en investigaciones, dos internaciones en clínicas ginecológicaslondinenses y movimientos entre Londres y Roma de muchos personajes.

Su contenido parece abrir una brecha en los misterios del caso Orlandi, que dio lugar a numerosas pistas. En primer lugar se dijo que Emmanuela fue secuestrada por los cómplices turcos de Alí Mehmet Agca, el turco que casi mató al Papa Juan Pablo II en la plaza San Pedro el 13 de mayo de 1981. “Fue secuestrada para lograr mi libertad”, dijo el mismo Agca.

También hubo otra historia en la que se la vinculo con la banda de la Magliana, una formidable organización criminal en Roma, con personajes mezclados con la mafia siciliana y políticos del poder de entonces.

gabriele_amorth

Gabriele Amorth, quien murió el año pasado, dijo que Emmanuela fue víctima de un festín pedófilo en la Vaticueva.

A su vez, el más famoso exorcista italiano, el padre Gabriele Amorth, quien murió el año pasado, dijo que Emmanuela fue víctima de un festín pedófilo en el Vaticano, en el que fue drogada y murió.

La justicia también procesó a un monseñor acusado de pedofilia por posible vinculación con el caso, pero la pista se perdió en la nada.

La filtración del documento revuelve el cuchillo de la memoria en los casos de “vatileaks”, que agitaron los años del pontificado de Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, y también durante el pontificado de Francisco. Es posible que su difusión sea una manipulación de los que en las sombras maniobran las guerras internas en el Vaticano para demostrar que la guerra civil en la Curia Romana continua.

 

El secreto de La Salette arrancado en 1851 a Melania y Maximino por el Cardenal Bonald: persecusión contra el Papado y nacimiento del Anticristo

septiembre 20, 2017

A pesar de la aprobación de la aparición de La Salette por parte de Monseñor Philibert de Bruillard, obispo de Grenoble y quien tenía la autoridad canónica para dictaminar el suceso; el Cardenal Luis Jacques Maurice de Bonald, Arzobispo de Lyon, se mostraba opositor y no lo ocultaba (En 1848, fue uno de los primeros en saludar la Revolución de 1848, cuyo lema, Libertad, Igualdad y Fraternidad, le pareció “favorable a los intereses de la Iglesia”) (1).

Bonald, con engaños exigió que los niños le confiasen su secreto, con el falso argumento de que tenía un mandato oficial del Papa. Los niños accedieron a sus pretensiones, pero Melania, alarmada, recordó las exigencias de la Virgen María, e insistió firmemente en que su texto, una vez escrito, debería ser introducido en un sobre sellado y entregado directamente al Papa. Bajo esta condición el obispo de Grenoble, envió dos representantes a Roma, y el texto de los dos secretos privados se entregó al Papa Pío IX, el 18 de julio 1851.

3 de Julio de 1851.

Maximino Giraud escribió su Secreto en el palacio del obispo de Bruillard en Grenoble, el 3 de julio por la tarde. El Obispo de Bruillard estampó su sello en él y luego lo envió al Papa Pío IX. El sobre sellado fue firmado por dos testigos a las 7:00 PM.

Escrito de Maximino del 3 de julio de 1851

Al igual que el parcialmente oculto secreto de Fátima, Maximino ya habla del castigo que sufrirán las naciones, en este caso de Francia en particular: LA PÉRDIDA DE LA FE Y LA PERSECUSIÓN CONTRA EL PAPADO

El 19 de septiembre de 1846, vimos a una bella Dama. Nunca hemos dicho que esta Señora fuera la Virgen, sino que siempre dijimos que era una bella Dama. 

No sé si es la Virgen María u otra persona. Yo ahora creo que era la Santísima Virgen.

Esto es lo que esta Señora me dijo:

Si mi pueblo continúa, lo que lo que os voy a decir llegará más pronto, si cambia un poco, llegará un poco más tarde Francia ha corrompido el universo, un día ella será castigada.

La Fe se extinguirá en Francia: tres partes de Francia ya no practicarán la religión, o casi, la otra parte la practicará,  sin practicarla bien.

Poco después de esto, las naciones se convertirán, la fe se reavivará en todas partes.
Un  gran país del norte de Europa, ahora protestante, se convertirá: con  el apoyo de este país, todos los otros países del mundo se convertirán.

Antes de que todo esto suceda, grandes trastornos  llegarán, en la Iglesia y en todas partes. Poco después de esto, nuestro Santo Padre el Papa, será perseguido. Su sucesor será un pontífice que nadie esperará.

Poco después de esto,  vendrá una gran paz, pero no durará mucho tiempo. Un monstruo vendrá a perturbarla.

Todo lo que digo llegará en el siglo siguiente o a más tardar a los dos mil años.”

Maximino Giraud 
(Ella me dijo que lo dijera poco tiempo antes).
Padre Santo, su bendición a una de sus ovejas,
Grenoble, 3 de julio de 1851.

6 de julio de 1851.

Melania Calvat escribió su propia versión del Secreto el 3 de Julio, separadamente, en Corenc, en el convento de las Hermanas de la Providencia. Lo selló a las 10:00 A.M., y fue llevado al Palacio del Obispo de Grenoble. Pero al día siguiente, ella consideró que no se había expresado bien respecto a los infortunios que caerían sobre dos ciudades (París y Marsella): éstos parecieron como simultáneos, siendo que fueron sucesivos. El Canónigo Rousselot la hizo reescribir el Secreto el 6 de julio, luego el ingeniero Dausse la llevó al obispo, donde Bruillard leyó el nuevo documento antes de sellarlo.

Al igual que Maximino habla del castigo que sufrirán las naciones, LA PERSECUSIÓN CONTRA EL PAPADO y añade el NACIMIENTO DEL ANTICRISTO, HIJO DE UNA MONJA

Escrito de Melania del 6 de julio de 1851

JMJ

Secreto que me dio la Santísima Virgen en la Montaña de La Salette el 19 de septiembre 1846.

Secreto:

“Melania, te diré algo que no le dirás a nadie:

¡El tiempo de la ira de Dios ha llegado!

Si cuando le hayas dicho a la gente lo que te he dicho y lo que te diré aún, si, después de eso, no se convierten, (si no hacen penitencia,  si continúan trabajando el domingo,  si continúan  blasfemando el Santo Nombre de Dios), en una palabra, si la faz de la tierra no cambia, Dios tomará venganza contra el pueblo ingrato y esclavo del demonio.

¡Mi Hijo manifestará su poder! París, esta ciudad manchada con toda clase de crímenes perecerá infaliblemente. Marsella será destruida en breve tiempo. Cuando sucedan estas cosas, el desorden será completo sobre la tierra. El mundo se abandonará a sus pasiones impías.

El Papa será perseguido de todas partes, le dispararán, querrán matarlo, pero no podrán nada contra él, el Vicario de Dios triunfará aún esta vez.

Los sacerdotes y las religiosas, y los verdaderos servidores de mi Hijo serán perseguidos, y muchos morirán por la fe de Jesucristo.

Una hambruna reinará simultáneamente.

Después que todas estas cosas hayan sucedido, muchas personas reconocerán la mano de Dios sobre ellas, se convertirán y harán penitencia de sus pecados.

Un gran rey ascenderá al trono, y reinará durante algunos años. La religión florecerá y se extenderá por toda la Tierra y la fertilidad será grande, el mundo, contento de no carecer de nada, recomenzará sus desórdenes, abandonará a Dios y se entregará a sus pasiones criminales.

Entre los ministros de Dios y las Esposas de Jesucristo, hay quienes se entregarán al desorden, y esto será lo más terrible.

Finalmente, un infierno reinará sobre la Tierra. Será entonces cuando nazca el Anticristo de una religiosa: ¡Desgracia a ella! Muchas personas creerán en él, porque se dirá venido del cielo, ¡desgracia a aquellos que le crean!

El tiempo no es lejano, no pasarán dos veces 50 años.

Hija mío, no dirás lo que acabo de decirte (no se lo dirás a nadie, no dirás que debes decirlo un día, no dirás nada que concierna a esto), finalmente, ¡no dirás nada hasta que yo te diga que lo digas!

Ruego a nuestro Santo Padre el Papa que me dé su santa bendición.

Melanie Mathieu, pastora de La Salette.

Grenoble, 6 de julio de 1851.

JMJ +

(1) Jean Stern, La Salette, documents authentiques, t. 2, Éd. du Cerf, 1984, p. 146, qui renvoie à une conférence de Mme Muller au Centre régional inter-universitaire d’Histoire religieuse de Lyon en date du 11 avril 1979 et à A. Rivet, « Maurice de Bonald, évêque du Puy, et la politique », dans Mélanges offerts à M. le doyen André Latreille, Lyon, Audin, 1972

Asesor de la Vaticueva contraataca; critica a “ultraconservadores homofobos” de USA

septiembre 20, 2017
stop-homofobia-en-la-iglesia

Con críticas como ésta se “desquitan” los vati-promotores de la sodomía.

(Cameron Doody/ Religión Digital)

“Irracional, odiosa e histérica”. De esta forma ha calificado el editor de la prestigiosa revista America y asesor del Papa Francisco en la Secretaría de Comunicaciones del Vaticano, James Martin sj, la campaña orquestada por los elementos más ultraconservadores de la Iglesia estadounidense cuyo resultado ha sido la cancelación de tres charlas que estaba previsto que el jesuita daría en los próximos meses.

En un mensaje colgado en su cuenta de Facebook, Martin ha explicado que el seminario de la Universidad Católica de América (CUA) ha cancelado el discurso que iba a ofrecer el 4 de octubre, “gracias a una campaña de Church Militant, el sacerdote conocido como ‘Father Z’ y LifeSite News“.

Las razones para la decisión de retirar su invitación al padre Martin, afirmó en una nota el seminario de la CUA, obedecían a “comentarios cada vez más negativos de sitios de medios sociales”, y “el interés por evitar la distracción y la controversia”. Una postura criticada hasta por el propio presidente de la CUA, John Garvey, quien afirmó que “es problemático que individuos y grupos dentro de nuestra Iglesia demuestren… [una] incapacidad para hacer distinciones y ejercer la caridad”.

La campaña vergonzosa de Church Militant –“Iglesia Militante”, en español-, Father Z y LifeSite News, dijo Martin en Facebook, “causó una tormenta de llamadas telefónicas, correos electrónicos y mensajes al Theological College [el seminario de la CUA], que incluyó, según me dijeron, gente gritando a los recepcionistas que contestaron al teléfono“.

Acontecimientos parecidos a los que causaron la cancelación de otra charla que Martin iba a dar en una cena de la Orden del Santo Sepulcro en la ciudad de Nueva York, que también supusieron “emails y llamadas furiosos de algunos miembros de la Orden” incitados por los responsables de las webs ultraconservadoras. Además de la cancelación de un discurso de Martin en Londres auspiciado por la Cafod, la agencia de los obispos ingleses para el desarrollo en el extranjero.

“Cada una de estas cancelaciones”, ha explicado Martin en su cuenta en la red social, “fue el resultado de ira o miedo sobre mi libro Building a Bridge [“Construyendo un puente”], sobre los católicos LGBT”. Tomo, cabe recordar, cuyo argumento de que la Iglesia deba mostrar más respeto, compasión y sensibilidad hacia las personas gays, lesbianas, bisexuales o transgénero ha sido respaldado por numerosos cardenales y obispos, a la vez que ha suscitado el “miedo, odio y homofobia” de los católicos de la extrema derecha, según lo escrito por el jesuita.

¿Y la ironía de toda esta campaña sucia montada por los católicos fundamentalistas identificados por Antonio Spadaro y Marcelo Figueroa en julio de este año como parte integral del “ecumenismo de odio” que aupó a Donald Trump a la Casa Blanca? Que Martin ni incluso iba a discursar sobre los católicos LGBTIQ y la relación de la Iglesia con ellos, sino simplemente sobre Jesucristo. Con lo que el padre Martin afirma que “ninguna de estas cancelaciones me molestan. No he perdido el sueño por ellas”.

Y porque, después de todo -y como ha recordado el jesuita- “habrá muchos otros espacios” en los que se sentirá bienvenido, incluyendo la Iglesia de la Santa Trinidad en Washington, donde le han citado para otra charla el día 30 de este mes. También hay otras buenas noticias en el horizonte, ha anunciado Martin, como la publicación a principios del próximo año de una edición revisada y expandida de Building a Bridge.

En EEUU surgen ataques contra Vativocero promotor de los LGBT

septiembre 20, 2017

james-martin-sj-y-su-libro-building-a-bridge

Martin, afirma que la homosexualidad ofrece un particular ‘don’ a la Iglesia

(Transcrito de Infovaticana)

En lo que parece ser el primer revés en su triunfal defensa mediática de los grupos LGTBI, un seminario asociado la Universidad Católica de América ha rescindido la invitación cursada al jesuita James Martin para que interviniera en un evento dirigido a antiguos alumnos.

Estaba previsto que Martin, obsesivo defensor de la idea de que la homosexualidad ofrece un particular ‘don’ a la Iglesia y asesor del Vaticano, presentara un simposio sobre el “Encuentro con Jesús” en las jornadas de antiguos alumnos de la Facultad de Teología los próximos días 3 y 4 de octubre, pero el seminario anunció el pasado viernes que el polémico sacerdote jesuita no participará en el acto.

Naturalmente, a la Compañía de Jesús y a su órgano oficial norteamericano, el semanario ‘America’, les ha faltado tiempo para hablar de ‘persecución’ contra el autor del superventas ‘Building a Bridge’, sugiriendo que ha sido la presión de la ‘extrema derecha’ lo que ha forzado al seminario a cancelar la participación de Martin.

El libro, en el que acusa a los católicos ortodoxos de ‘fariseísmo’, viene a ser una condensación de su campaña en redes sociales para promover una vaga campaña de ‘acercamiento’ a las personas LGBT que respalda su modo de vida.

Decir que el Padre Martin no lleva bien las críticas en redes sociales es quedarse muy corto. Es el rey del ‘bloqueo’ de quienes no aplauden su controvertido ‘apostolado’ y concretamente en Twitter es conocido por denunciar y procurar con éxito el cierre de cuentas como la del popular -y plenamente ortodoxo- sitio online CatholicVote, con excusas más que retorcidas.

Famoso por sugerir en un comentario que quienes disienten de sus tesis lo hacen a consecuencia de una “sexualidad complicada” (léase: son homosexuales que no se atreven a ‘salir del armario’), Martin reveló sus tendencias totalitarias disfrazadas bajo el disfraz de una difusa tolerancia en este diminuto affair que cuenta así el progresista ‘National Catholic Reporter’:

“El 1 de septiembre, CatholicVote.org dijo en Twitter: “Y entonces apareció este dominico y empezó a zurrar a @JamesMartinSJ como a una mula de alquiler. La muchedumbre enloqueció”.

Martin respondió diciendo “Basta”, y condenó que se animara una reacción violenta contra él, incluso en un tono jocoso. Añadió que había denunciado la cuenta de CatholicVote.org a Twitter.

El tuit original de CatholicVote.org fue borrado y suspendida su cuenta durante 12 horas. Su director de Comunicaciones, Joshua Mercer, declaró al NCR que “sugerir que nuestro tuit era una incitación a la violencia es un disparate total y no puede tomarse en serio”.

James Martin SJ, es un ‘sacerdote mediático’ jaleado por la izquierda y venerado por los católicos ‘progresistas’ que recorre Estados Unidos diciéndoles a los jóvenes que sus estilos de vida de ‘sexualidad alternativa’ son aceptables para la Iglesia, lo que, sencillamente, no es cierto. Pero lo hace con la suficiente habilidad, apoyándose en que la Iglesia les acoge sin tener en cuenta su comportamiento, lo que es totalmente cierto. Martin transmite a sus oyentes la sugerencia de que la Iglesia probablemente cambiará su doctrina para mejor “acogerles”, lo que es totalmente falso.

Martin está aprovechando una corriente mayoritaria de opinión en Occidente que es incapaz de las distinciones más sencillas, en especial esa tan crucial que separa el pecado del pecador. “Odia el pecado y compadece al pecador”, que para un cristiano ha sido durante milenios una perogrullada, se ha vuelto imposible en el siglo de una omnímoda autoestima que ha degenerado rápidamente en narcisismo.

En definitiva, en el debate actual es casi incomprensible tratar de convencer a la multitud de que es perfectamente posible -más: obligatorio- amar a los individuos sin aplaudir las opciones vitales que hayan elegido.

El jesuita, que se escuda una y otra vez en las palabras de Jesús prohibiéndonos juzgar, no tiene reparos en juzgar él mismo a sus críticos, calificando a los católicos ortodoxos de “cerrados” y “homófobos” y pontificando que los críticos de la inmigración masiva “no son verdaderos cristianos”.

A continuación expongo algunas de las más polémicas contribuciones de James Martin al debate, recogidas por LifeSiteNews, meros botones de muestra:

  1. En febrero anunció en Twitter su apoyo a la creación de aseos para transexuales.
  2. En mayo el padre Martin expresó su convencimiento de que algunos santos son probablemente gays.
  3. En junio, el jesuita dijo que el lenguaje en el Catecismo de la Iglesia Católica que se refiere a la naturaleza intrínsicamente desordenada de los actos homosexuales debería cambiarse porque resulta innecesariamente ofensivo.
  4. En julio dijo en la cadena de televisión CNN que los párrocos que se identifican como homosexuales deberían ‘salir del armario’ públicamente para mostrar a los fieles cómo es un gay y cómo puede vivir castamente.
  5. También en julio, en el programa ‘Good Morning America’ dijo que el himno LGBT de la cantante Lady Gaga ‘Born This Way’ se inspiraba probablemente en el Salmo 139 (“Tú fuiste quien me formó en el vientre de mi madre. Tú fuiste quien formó cada parte de mi cuerpo. Soy una creación maravillosa, y por eso te doy gracias”).
  6. Y a mediados de agosto declaró ante la organización prohomosexual PFLAG que Dios hizo a las personas LGBT como son.

Martin no es exactamente pionero en esta actitud de cesión frente a la moral sexual dominante; Martin es efecto o síntoma, en absoluto causa. Por expresarlo de un modo muy directo: ¿cuándo fue la última vez que oyó a un sacerdote hablar de lujuria en su homilía, de rozar siquiera la moral sexual de la Iglesia?

Lo que distingue a Martin es, esencialmente, su habilidad para lanzar un mensaje deliberadamente ambiguo que justifica plenamente el adjetivo peyorativo de “jesuítico”, su incansable presencia en medios y redes sociales y la protección/coartada que le presta su nombramiento como asesor pontificio.

Nuestra Señora de La Salette: “Roma perderá la Fe y se convertirá en la sede del Anticristo”

septiembre 19, 2017
Basilica La Salette5

El 19 de Septiembre de 1846, en las montañas de este pequeño pueblo cercano a Grenoble, a las 6 de la mañana se apareció la Santísima Virgen a dos pastorcitos, Melania Calvat y Maximino Giraud. Por instrucciones de la misma Virgen María, el secreto que entonces les confió debía permanecer oculto hasta 1858.

Esta es una de las apariciones más trascendentales de todos los tiempos, sobre todo porque la Virgen nos habla – con mucha anticipación, de la apostasía en la Sede Romana, del Anticristo y de su época, que es la nuestra.

Señales del Cielo

Mellon Joli, Arzobispo de Sens, Obispo de Auxerre, Primado de las Galias y de Germania

“Visto el informe de la Comisión nombrada por Nos el 24 de enero de 1848 para una investigación jurídica sobre una curación extraordinaria ocurrida en Avallon el 12 de noviembre de 1847 en la persona de Antoinette Bollenat después de una novena a la Stma. Virgen; invocada con el nombre de Ntra. Sra. De La Salette; vistos los interrogatorios a los testigos y médicos… habiendo pedido el parecer de mi Consejo, invocado el santo nombre de Dios, declaramos para la gloria de Dios, la glorificación de la Stma. Virgen y la edificación de los fieles, que dicha curación presenta todas las condiciones y caracteres de milagrosa”  -4 de Marzo de 1849, 

Luis Rossat, Obispo de Verdún

“Declaramos cierto e incontestable el hecho de la curación instantánea y mantenida desde el 1 de abril de 1849 hasta el día de hoy, en la persona de Martin, alumno de nuestro Seminario Mayor, según la relación que ordenamos hacer, muy difícil de explicar por solas las fuerzas naturales; y Nos ha sorprendido que los alumnos de nuestro Seminario unánimemente lo hayan atribuido a la intervención sobrenatural de la Stma. Virgen”.

La relación citada, firmada por el superior del Seminario, el ecónomo y tres profesores, afirma que M. Martin es un edificante clérigo menor, de entera confianza. Durante el curso, hasta el 1 de abril, apenas podía apoyarse en la pierna izquierda, con dolores continuos, que no le permitían seguir los actos de la comunidad. El Obispo decidió que no se le admitiera a las órdenes menores hasta que no estuviese totalmente curado. El 1 de abril comenzó una novena a Ntra. Señora de La Salette, y su director espiritual a las 6 de la tarde le dio un frasco de agua de La Salette. A las siete andaba, subía y bajaba corriendo las escaleras. La curación produjo una fuerte impresión en todo el Seminario.” -1 de Agosto de 1849

3- Clemente, Obispo de la Rochelle y de Saintes

“…oído el testimonio de muchos personajes sobre la curación repentina de Madame Bonnet de una enfermedad incurable, como consecuencia de una novena que hizo a Ntra. Sra. De La Salette; examinado atentamente el proceso verbal pedido al Dr. M. Kemmerer, que atestiguó la imposibilidad absoluta de dicha curación con los remedios humanos; consultado nuestro Consejo e invocadas las luces del Espíritu Santo, pronunciamos que no puede ser atribuida nada más que a una intervención sobrenatural”. -12 de enero de 1855

El 19 de septiembre de 1851, Mons. Filiberto de Bruillard, Obispo de Grenoble, publica finalmente su “carta pastoral“. He aquí el párrafo esencial:

Juzgamos que la aparición de la Santísima Virgen a dos pastores, el 19de septiembre de 1846, en una montaña de la cadena de los Alpes, situada en la parroquiade La Salette, del arciprestazgo de Corps, contiene en sí todas las características dela verdad, y que los fieles tienen fundamento para creeria indudable y cierta“.

 

Dom Philibert de Brouillard

Obispo Filiberto de Brouillard: “”La Santa Virgen se apareció en La Salette para el universo entero, ¿quién puede dudarlo?”

La resonancia de esta carta pastoral es considerable. Numerosos obispos la hacen leer en las parroquias de sus diócesis. La prensa se hace eco en favor o en contra. Es traducida a numerosas lenguas y aparece notoriamente en el Osservatore Romano de 4 de junio de 1852. Cartas de felicitación afluyen al Obispo de Grenoble. La experiencia y el sentido pastoral de Filiberto de Bruillard no se detienen aquí. El 1 de mayo de 1852, publica una nueva carta pastoral anunciando la construcción de un santuario sobre la montaña de La Salette y la creación de un cuerpo de misioneros diocesanos que él denomina “los Misioneros de Nuestra Señora de La Salette. Y añade: La Santa Virgen se apareció en La Salette para el universo entero, ¿quién puede dudarlo? “El futuro iba a confirmar y sobrepasar estas expectativas, el relevo estaba asegurado, se puede decir que Maximino y Melania han cumplido su misión.

El 19 de septiembre de 1855, Mons. Ginoulhiac, nuevo Obispo de Grenoble, resumía así la situación: “La misión de los pastores ha terminado, comienza la de la Iglesia“.

Después de cinco años de un cuidadoso examen de los hechos, la Iglesia autorizó el Culto de Nuestra Señora de La Salette en 1851. [Una imponente y magnífica Basílica Menor fue construida en el lugar.]

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

León XIII elevó el santuario al rango de Basílica y decretó la coronación canónica de “Nuestra Señora de La Salette”, efectuada por el Cardenal de París, el día 21 de Agosto de 1879.

Comentarios de “L’Osservatore Romano” del 25 de Diciembre de 1904: Melanie reveló su Secreto en el momento en que le fue indicado, aunque ella sabía que tal acción volvería contra ella la ira de aquellos que habiendo perdido todo sentido de moralidad estaban ligados al carro de la secta Masónica.

La sistemática oposición lefebvriana

No obstante las reiteradas aprobaciones del mensaje de La Salette, de la aprobación papal al culto a la Aparición y de la edificación de una basílica en su honor; las serpientes de la Fraternidad San Pío X han tratado siempre de desprestigiar dicha revelación con palanras como las siguientes del cabalista Michel Gleize, de apellido ilustre en la Sinagoga:

El Gran Secreto de la La Salette no tiene aprobación alguna, ni siquiera aprobación negativa. Podría uno rehusarse a prestarle fe humana porque no tiene aprobación. O podría darle alguna credibilidad. Son palabras que, cualquiera sea su origen y veracidad, siempre habrán de valorarse a la luz de la Revelación pública y la prudencia cristiana. Nadie debería hacer de esta supuesta profecía mariana una suerte de segunda revelación o lugar teológico. Hay que rechazar de plano la frecuente manipulación y abuso de estas palabras. 

EL SECRETO COMPLETO

Hay un sitio lefebvriano que se dice “tradicionalista” y ha intentado desacreditar el texto completo del Secreto de La Salette, argumentando que el texto verdadero es el que apareció “milagrosamente” ¡en manos de un neo cura en 1999!.

Así lo refieren ellos:

“De hecho, gracias a un reciente descubrimiento inesperado, hecho en Roma el 02 de octubre 1999, los “secretos” revelados por la Virgen María en La Salette a los pastores, que fueron enviados al Papa Pío IX el18 de julio 1851, creyéndose perdidos, se encontraron milagrosamente en los archivos del antiguo Santo Oficio por el Padre Michel Corteville…”

El Secreto fue publicado en 1879 por Melanie, con imprimatur del Obispo de Lecce, – Italia.- En 1922 se dió a conocer el TEXTO COMPLETO, con Licencia del Rvdo. Padre Lepidi O.P., Maestro del Sagrado Palacio y Asistente Perpetuo de la Congregación del Santo Oficio.

Melanie, lo que voy a decirte ahora no será siempre un secreto; puedes hacerlo público en 1858.

Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, los sacerdotes, por sus vidas malvadas, por sus irreverencias y su impiedad en la celebración de los santos misterios, por su amor al dinero, su amor a los honores y los placeres, los sacerdotes se han convertido en cloacas de impureza. Sí, los sacerdotes están pidiendo venganza, y la venganza está suspendida sobre sobre sus cabezas. ¡Ay de los sacerdotes y de las personas consagradas a Dios, que por sus infidelidades y su vida malvada están crucificando de nuevo a mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a sus puertas, pues no queda nadie para implorar misericordia y perdón para la gente; no hay más almas generosas, no queda nadie digno de ofrecer la Víctima sin mancha al Eterno por el bien del mundo.

Dios sobrevendrá de un modo sin precedentes.  ¡Ay de los habitantes de la tierra! Dios derramará Su ira sobre ellos, y nadie podrá escapar a tantas aflicciones juntas.  Los jefes, los guías del pueblo de Dios han desdeñado la oración y la penitencia, y el demonio les ha ofuscado la inteligencia; se han transformado en estrellas errantes que el viejo diablo arrastrará con su cola para hacerlos perecer.  Dios permitirá a la vieja serpiente sembrar la división entre los reinantes, en todas las sociedades y en todas las familias, donde se padecerán males físicos y morales: Dios abandonará a los hombres a sí mismos y enviará castigos que se sucederán durante más de 35 años.

La sociedad está en vísperas de los más terribles y más grandes acontecimientos; debe aguardar ser gobernada por una barra de hierro y beber el cáliz de la cólera de Dios. Que el Vicario de mi Hijo, el Soberano Pontífice Pío IX, no salga más de Roma después del año 1859; pero que sea firme y generoso, que luche con las armas de la fe y del amor, Yo estaré con él.  Que esté en guardia contra Napoleón. Tiene dos caras, y cuando quiera ser a la vez Papa y Emperador, Dios pronto se apartará de él; es el águila que, queriendo siempre elevarse, caerá sobre la espada de la que deseaba valerse para forzar a la gente a hacerle ascender.

Italia será castigada por su ambición de sacudirse del yugo del Señor de los Señores; así, será abandonada a luchar una guerra; la sangre fluirá por todas partes; las iglesias serán cerradas o profanadas.

Se dará caza a los sacerdotes y a los religiosos; se les hará morir, y morir de una muerte cruel. Algunos abandonarán la fe, y será grande el número de sacerdotes y de religiosos que se apartarán de la verdadera religión; entre esas personas habrá incluso obispos.

Que el Papa esté en guardia contra los hacedores de milagros, porque ha llegado el tiempo en que los prodigios más asombrosos tendrán lugar sobre la tierra y en los aires.

En el año 1884, Lucifer junto con un gran número de demonios serán desatados desde el infierno; poco a poco abolirán la fe, incluso para las personas consagradas a Dios; los cegarán de tal manera que, salvo el caso de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de los ángeles malignos; algunas casas religiosas perderán totalmente la fe y perderán muchas almas.

NOTA: El 13 de octubre de 1884, el Papa León XIII, experimentó una visión horrible. Después de celebrar la Eucaristía, estaba consultando sobre ciertos temas con sus cardenales en la capilla privada del Vaticano cuando de pronto se detuvo al pie del altar y quedo sumido en una realidad que solamente él veía:

“¡Oh, que imágenes tan terribles se me han permitido ver y escuchar!”, dijo :”vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que el podía destruir la Iglesia y llevar todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás pidió permiso a Dios de tener 100 años para poder influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo.

Los malos libros abundarán sobre la tierra y los espíritus de las tinieblas difundirán por todas partes un relajamiento universal para todo lo que se relacione con el servicio de Dios; éstos adquirirán un enorme poder sobre la naturaleza; habrá iglesias construidas para servir a esos espíritus. Algunas personas serán transportadas de un lugar a otro por esos espíritus malignos, incluso sacerdotes, porque ellos no habrán sido guiados por el buen espíritu del Evangelio, que es espíritu de humildad, caridad y celo por la gloria de Dios. Se hará resucitar a muertos y a justos. (es decir, que esos muertos tomarán la imagen de las almas justas que habían vivido sobre la Tierra, con el fin de seducir mejor a los hombres; esos presuntos muertos resucitados, que no serán otra cosa que el demonio adquiriendo sus apariencias, predicarán otro evengelio contrario al del verdadero Jesucristo, negando la existencia del Cielo, o sea las almas de los condenados. Todas esas almas parecerán como unidas a sus cuerpos)

Habrá en todas partes prodigios extraordinarios, porque la verdadera fe se ha extinguido y la falsa luz ilumina el mundo.

¡Ay de los príncipes de la Iglesia que sólo se ocupan de acumular riquezas sobre riquezas, de salvaguardar su autoridad y de dominar con orgullo!

El Vicario de mi Hijo tendrá mucho que sufrir, porque durante un tiempo la Iglesia será víctima de grandes persecuciones; será ese el tiempo de las tinieblas; la Iglesia pasará por una horrorosa crisis.  La Santa Fe de Dios será olvidada, cada individuo querrá guiarse por sí mismo y ser superior a sus semejantes. Los poderes civiles y eclesiásticos serán abolidos, todo orden y toda justicia serán pisoteados; no se verán más que homicidios, odio, envidia, mentira y discordia, sin amor por la patria ni por la familia.

El Santo Padre sufrirá mucho. Yo estaré con él hasta el fin, para recibir su sacrificio.  Los malvados atentarán varias veces contra su vida sin poder hacerle daño y acortar sus días; pero ni él ni su sucesor, que no reinará largo tiempo, verán el triunfo de la Iglesia de Dios.

Los gobernantes civiles tendrán todos un mismo designio, que será el de abolir y hacer desaparecer todo principio religioso, para dar lugar al materialismo, al ateísmo, al espiritismo y a toda clase de vicios.   En el año 1965 se verá la abominación en los lugares santos.

En los conventos, las flores de la Iglesia se pudrirán y el demonio se erigirá en rey de los corazones. Que los que se hallan a la cabeza de las comunidades religiosas presten atención a las personas que deben recibir, porque el demonio empleará toda su malicia para introducir en las órdenes religiosas a personas entregadas al pecado, porque los desórdenes y la pasión por los placeres carnales serán difundidos por toda la tierra.

Francia, Italia, España e Inglaterra estarán en guerra; la sangre correrá por las calles; los franceses lucharrán contra franceses, italianos contra italianos; a continuación habrá una guerra general que será espantosa.  Durante un tiempo Dios no se acordará de Francia e Italia, porque el Evangelio de Jesucristo será ignorado.  Los malvados desplegarán toda su malicia; los hombres se matarán y se masacrarán unos a otros incluso en sus casas.  Al primer golpe de Su espada fulminate, las montañas y la tierra entera temblarán de pavor, por los desordenes y los crimenes de los hombres que perforan la bóveda de los cielos.  París será quemada y Marsella engullida; algunas grandes ciudades serán agitadas y sepultadas por terremotos; la gente creerá que todo está perdido; no se verá mas que homicidios, no se oirá más que ruido de armas y blasfemias.

Los justos sufrirán mucho; sus oraciones, su penitencia y sus lágrimas ascenderán hasta el Cielo, y todo el pueblo de Dios pedirá perdón y misericordia, y buscará mi ayuda y mi interseción.  Entonces Jesucristo, por un acto de Su Justicia y de Su gran Misericordia por los justos, ordenará a sus ángeles que den muerte a todos sus enemigos.  De pronto, los perseguidores de la Iglesia de Jesucristo y todos los hombres entregados al pecado perecerán y la tierra se hará como un desierto.

Entonces se hará la paz, la reconciliación de Dios con los hombres; Jesucristo será servido, adorado y glorificado; en todas partes florecerá la caridad.  Los nuevos reyes serán el brazo derecho de la Santa Iglesia, que será fuerte, humilde, piadosa, pobre, solícita e imitadora de las virtudes de Jesucristo.  El Evangelio será predicado en todas partes y los hombres harán grandes progresos en la fé, porque habrá unidad entre los obreros de Jesucristo y porque los hombres vivirán en el temor de Dios.

Esta paz entre los hombres no será muy larga; veinticinco años de abundantes cosechas les harán olvidar que los pecados de los hombres son la causa de todas las penas que caen sobre la tierra.  Un precursor del Anticristo, con sus tropas de varias naciones, combatirá contra el verdadero Cristo, el único Salvador del mundo; derramará mucha sangre y querrá destruir el culto de Dios para hacerse contemplar como un Dios. La tierra será azotada por toda clase de plagas (aparte de la peste y el hambre, que serán generales); habrá guerras, hasta la definitiva, que será hecha entonces por los 10 reyes del Anticristo, los cuales tendrán un mismo propósito y serán los únicos que gobernarán el mundo.

Antes de que esto ocurra, habrá una especie de falsa paz en el mundo; la gente no pensará más que en diversiones; los malvados se entregarán a toda suerte de pecados; pero los hijos de la Santa Iglesia, los hijos de la fe, mis verdaderos imitadores, crecerán en el amor de Dios y en las virtudes que me son más queridas.  ¡Dichosas las almas humildes conducidas por el Espíritu Santo! Yo combatiré con ellas hasta que lleguen a la plenitud de la Edad.

La naturaleza clama venganza contra los hombres, y se estremece de espanto a la espera de lo que debe ocurrir en la tierra asolada de crímenes.  Temblad, tierra, y vosotros, que hacéis profesión de servir a Jesucristo y que por dentro os adoráis a vosotros mismos; temblad, pues el Señor va a entregaros en manos de su enemigo; porque los lugares santos están bajo la corrupción; muchos conventos ya no son la casa de Dios, sino establos de Asmodeo y de los suyos.

Será durante este tiempo cuando nacerá el Anticristo, de una religiosa hebrea, de una falsa virgen que tendrá comunicación con la vieja serpiente, el maestro de la impureza; su padre será obispo. Al nacer, vomitará blasfemias, tendrá dientes; en una palabra, será el diablo encarnado; proferirá gritos espantosos, hará prodigios, no se alimentará mas que de impurezas.  Tendrá hermanos que, aunque sin ser demonios encarnados como él, serán hijos del mal; a los doce años se harán destacar por sus brillantes victorias que les serán reportadas; pronto, serán llevados a la cabeza de los ejércitos, asistidos por legiones del infierno.

Las estaciones serán cambiadas, la tierra no producirá mas que malos frutos, los astros perderán sus movimientos regulares, la luna no reflejará mas que una débil luz roja; el agua y el fuego darán al globo terráqueo movimientos convulsivos y horribles terremotos que harán engullir montañas, valles, etc…  Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo.

Los demonios del aire junto con el Anticristo harán grandes prodigios sobre la tierra y en los aires, y los hombres se pervertirán más y más. Dios cuidará de sus fieles servidores y de los hombres de buena voluntad; el Evangelio será predicado por todas partes; todos los pueblos y todas las naciones tendrán conocimiento de la Verdad.

Yo dirijo una llamada urgente a la tierra; llamo a los verdaderos discípulos del Dios vivo y reinante en los Cielos; llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hecho hombre, el único y verdadero Salvador de los hombres; llamo a mis hijos, mis verdaderos devotos, a los que se han dado a Mí para que Yo los lleve a mi divino Hijo, a los que llevo, por así decir, en mis brazos, a los que han vivido de acuerdo con Mi Espíritu. 

En fin, llamo a los apóstoles de los últimos tiempos, a los fieles discípulos de Jesucristo, a los que han vivido con desprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en el desdén y en el silencio, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios, en el sufrimiento y desconocidos del mundo. Es tiempo ya que ellos salgan y vengan a iluminar la tierra; id y mostraos como mis amados hijos; yo estoy con vosotros y en vosotros, siempre la fe sea la luz que os ilumine los días de infortunio.  Que vuestro celo os haga como hambrientos de la gloria y el honor de Jesucristo.  Combatid, hijos de la luz, vosotros, los pocos que pueden ver, porque he aquí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines.

La Iglesia será eclipsada, el mundo estará consternado. Pero ahí estarán Enoc y Elías llenos del Espíritu Santo; ellos predicarán con la fuerza de Dios, y los hombres de buena voluntad creerán en Dios, y muchas almas serán consoladas; ellos harán grandes progresos por la virtud del Espíritu Santo y condenarán los errores diabólicos del Anticristo.

¡Desdichados los habitantes de la Tierra! Habrá guerras sangrientas y hambrunas, pestes y enfermedades contagiosas; habrá lluvias de un granizo espantoso de animales; truenos que sacudirán las ciudades; terremotos que sepultarán países; se escucharán voces en los aires; los hombres golpearán sus cabezas contra las murallas; invocarán la muerte y ésta, por su parte, será su tormento; la sangre correrá por todas partes. (1)

¿Quién podrá vencer si Dios no abrevia el tiempo de la prueba?  Dios terminará por acceder ante la sangre, las lágrimas y las súplicas de los justos; Enoc y Elías serán condenados a muerte; Roma pagana desaparecerá; el fuego del Cielo caerá y consumirá tres ciudades; todo el universo será presa del terror, y muchos se dejarán seducir porque no habrán adorado al verdadero Cristo que vive entre ellos.  Este es el momento; el sol se oscurece; solamente la fe subsistirá.

Ha llegado la hora; el abismo se abre.  He aquí el rey de los reyes de las tinieblas.  He aquí la bestia con sus vasallos, diciéndose el salvador del mundo.  Se remontará soberbio por los aires para llegar al cielo; será ahogado por el aliento de San Miguel Arcángel. Se precipitará y la tierra, que habrá estado 3 días en continuas convulciones, abrirá su seno en llamas; será sumido para siempre, con los suyos, en los abismos eternos del infierno.  Entonces, el agua y el fuego purificarán a la Tierra y consumirán todas las obras del orgullo del hombre, y todo será renovado: Dios será servido y glorificado.

FIN del MENSAJE

La Salette (septiembre 19 de 1846): «el número de Sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande»

septiembre 19, 2017

Santuario de La Sallete

Una preciosa basílica fue construida en el lugar de la aparición de la Santísima Virgen, Santa María de La Sallete, mil 800 metros sobre el nivel del mar. En la actualidad junto a la basílica hay un centro de alojamiento a los peregrinos .

Una nueva congregación de sacerdotes fue fundada: “Sacerdotes Misioneros de Nuestra Señora de la Salette” que tienen casas y escuelas alrededor del mundo. Para fomentar su trabajo y contribuir en la propagación de los mensajes de Nuestra Señora de penitencia, una confraternidad fue fundada, y fue elevada casi instantáneamente a Archicofradía. Una congregación de religiosas, las Hermanas de Nuestra Señora de la Salette, fue establecida para ayudar a mujeres peregrinas y a los enfermos. Muchos peregrinos llegan anualmente a la Basílica y con espíritu de penitencia suben la montaña. Muchos milagros se dan en el cuerpo y en el alma dependiendo de la devoción de los fieles y la gracia de Dios.

Al preguntarnos cuál es el significado y la gracia derramada a la humanidad el 19 de septiembre de 1846, encontramos aspectos de las Escrituras que son recordados en el mensaje enviado del cielo a través de la Virgen de La Salette.

La Salette, Nossa Senhora rainha destronada

Apariciones aprobadas por el Papa Pío IX

El obispo de Grenoble, donde se ubica la parroquia de La Salette, encargó a dos teólogos la investigación de la aparición y de todas las curaciones registradas. Durante cinco años se hicieron las más minuciosas investigaciones. En toda Francia, en aproximadamente ochenta diferente lugares, los obispos encargaron canónigos que investigasen las curaciones milagrosas a través de las oraciones a Nuestra Señora de La Salette y del agua de la fuente. Cientos de milagrosos favores fueron registrados.

El Santo Padre, Pío IX, aprobó la devoción a Nuestra Señora de La Salette. Tiempo después dirá el Santo Padre: “Estos son los secretos de La Salette; “si el mundo no se arrepiente, perecerá.” El 24 de agosto de 1852, concedió que el altar mayor del nuevo templo de La Salette fuera ‘privilegiado’. El 7 de septiembre del mismo año erige la asociación de Nuestra Señora Reconciliadora de La Salette.

León XIII elevó el santuario al rango de basílica y decretó la coronación canónica de Nuestra Señora de La Salette, la cual efectuó el cardenal de París el 21 de agosto de 1879. Por último, en 1946, centenario de la aparición, se celebró en La Salette el Quinto Congreso Mariano Nacional francés.

Proclamación de milagros

1° -Mellon Joli, Arzobispo de Sens, Obispo de Auxerre, Primado de las Galias y de Germania

“Visto el informe de la Comisión nombrada por Nos el 24 de enero de 1848 para una investigación jurídica sobre una curación extraordinaria ocurrida en Avallon el 12 de noviembre de 1847 en la persona de Antoinette Bollenat después de una novena a la Stma. Virgen; invocada con el nombre de Ntra. Sra. De La Salette; vistos los interrogatorios a los testigos y médicos… habiendo pedido el parecer de mi Consejo, invocado el santo nombre de Dios, declaramos para la gloria de Dios, la glorificación de la Stma. Virgen y la edificación de los fieles, que dicha curación presenta todas las condiciones y caracteres de milagrosa” -4 de Marzo de 1849.

2°- Luis Rossat, Obispo de Verdún.

“Declaramos cierto e incontestable el hecho de la curación instantánea y mantenida desde el 1 de abril de 1849 hasta el día de hoy, en la persona de Martin, alumno de nuestro Seminario Mayor, según la relación que ordenamos hacer, muy difícil de explicar por solas las fuerzas naturales; y Nos ha sorprendido que los alumnos de nuestro Seminario unánimemente lo hayan atribuido a la intervención sobrenatural de la Stma. Virgen”.

3°- Clemente, Obispo de la Rochelle y de Saintes.

“…oído el testimonio de muchos personajes sobre la curación repentina de Madame Bonnet de una enfermedad incurable, como consecuencia de una novena que hizo a Ntra. Sra. De La Salette; examinado atentamente el proceso verbal pedido al Dr. M. Kemmerer, que atestiguó la imposibilidad absoluta de dicha curación con los remedios humanos; consultado nuestro Consejo e invocadas las luces del Espíritu Santo, pronunciamos que no puede ser atribuida nada más que a una intervención sobrenatural”. -12 de enero de 1855

Melanie & Maximin

TEXTO COMPLETO DEL SECRETO DE LA SALLETE (redactado por la vidente Melania Calvat en 1873 y publicado en 1879)

Melania: Esto que yo te voy a decir ahora no será siempre secreto; puedes publicarlo en 1858. 

  Los Sacerdotes, Ministros de mi Hijo, los Sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias e impiedad al celebrar los santos misterios por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza, sí, los Sacerdotes piden venganza y la venganza pende de sus cabezas. Ay de los sacerdotes y personas consagradas a Dios que por sus infidelidades y mala vida crucifican de nuevo a Mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a las puertas, pues ya no se encuentra nadie que implore misericordia y perdón para el Pueblo; ya no hay almas generosas ni persona digna de ofrecer la víctima sin mancha al Eterno a favor del mundo. 

  DIOS VA A CASTIGAR DE UNA MANERA SIN PRECEDENTES. Ay de los habitantes de la Tierra!. Dios va a derramar su cólera y nadie podrá sustraerse a tantos males juntos. 

  Los jefes, los conductores del Pueblo de Dios, han descuidado la oración y la penitencia, y el demonio ha oscurecido sus inteligencias, se han convertido en estrellas errantes que el viejo diablo arrastrará con su cola para hacerlos perecer. Dios permitirá a la antigua serpiente poner divisiones entre los soberanos, en todas las sociedades y en todas las familias. Se sufrirán penas físicas y morales. Dios abandonará a los hombres a sí mismos y enviará castigos que se sucederán durante más de 35 años. 

  La sociedad está en vísperas de las más terribles calamidades y los más grandes acontecimientos. Se verá obligada a ser gobernada por una vara de hierro y a beber el cáliz de la cólera de Dios. 

  Que el Vicario de Mi Hijo, el soberano Pontífice Pío IX, no salga ya de Roma después del año de 1859; pero que sea firme y generoso; que combata con las armas de la fe y del amor. Yo estaré con él. 

  Que desconfíe de Napoleón, su corazón es doble, y cuando quiera ser a la vez Papa y Emperador, muy pronto se retirará Dios de él. Es esa águila que queriendo siempre elevarse, caerá sobre la espada de la cual quería servirse para obligar a los pueblos a ensalzarlo. 

  Italia será castigada por su ambición de querer sacudir el yugo del Señor de los Señores; también será entregada a la guerra. La sangre correrá por todas partes. Las Iglesias serán cerradas o profanadas. Los Sacerdotes y religiosos serán perseguidos; se les hará morir, y morir con una muerte cruel. MUCHOS ABANDONARÁN LA FE y el número de Sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande; entre estas personas se encontrarán incluso Obispos. 

  Que el Papa se ponga en guardia contra los obradores de milagros, pues ha llegado el tiempo en que los prodigios más asombrosos tendrán lugar en la tierra y en los aires.  

  En el año de 1864 Lucifer, con gran número de demonios, serán desatados del Infierno. Abolirán la fe poco a poco, aún entre las personas consagradas a Dios; las cegarán de tal manera que, a menos de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de sus malos ángeles: Muchas casas religiosas perderán completamente la fe y perderán a muchísimas almas. 

  Los libros malos abundarán en la Tierra y los espíritus de las tinieblas extenderán por todas partes un relajamiento universal en todo lo relativo al servicio de Dios y obtendrán un poder extraordinario sobre la naturaleza: Habrá Iglesias para servir a esos espíritus. Habrá por todas partes prodigios extraordinarios, porque la verdadera fe se ha extinguido y la falsa luz alumbra al mundo. Ay de los príncipes de la Iglesia que se hayan dedicado únicamente a amontonar riquezas sobre riquezas, poner en salvo su autoridad y a dominar con orgullo!. 

  El Vicario de Mi Hijo tendrá mucho que sufrir, porque por un tiempo la Iglesia será entregada a grandes persecuciones. Esta será la hora de las tinieblas. La Iglesia tendrá una crisis espantosa. 

  Dado el olvido de la Santa fe en Dios, cada individuo querrá guiarse por sí mismo y ser superior a sus semejantes (New Age). Se abolirán los poderes civiles y eclesiásticos; todo orden y toda justicia serán pisoteados; no se verán más que homicidios, odio, envidia, mentira y discordia sin amor por la patria y por la familia. 

  El Santo Padre sufrirá mucho. Yo estaré con él hasta el fin para recibir su sacrificio. Los malvados atentarán muchas veces contra su vida, sin poder poner fin a sus días; pero ni él ni su sucesor verán EL TRIUNFO DE LA IGLESIA DE DIOS. 

  Los gobernantes civiles tendrán todos un mismo plan, que será abolir y hacer desaparecer todo principio religioso, para dar lugar al materialismo, al ateísmo, al espiritismo y a toda clase de vicios. 

  En el año de 1865 se verá la abominación en lugares santos, en los conventos, las flores de la Iglesia estarán corrompidas y el demonio será como el rey de los corazones. Que los que estén al frente de las comunidades religiosas vigilen a las personas que han de recibir, porque el demonio usará toda su malicia para introducir en las órdenes religiosas a personas entregadas al pecado, pues los desórdenes y el amor de los placeres carnales se extenderán por toda la Tierra. 

  Francia, Italia, España e Inglaterra estarán en guerra; la sangre correrá por las calles; el francés luchará contra el francés, el italiano contra el italiano; enseguida habrá una guerra universal que será espantosa. Por algún tiempo Dios no se acordará de Francia ni de Italia, porque el Evangelio de Cristo no es ya conocido. Los malvados desplegarán toda su malicia, se matarán, se asesinarán mutuamente aún dentro de las casas. 

  Al primer golpe de su espada fulminante las montañas y la naturaleza temblarán de espanto, porque los desórdenes y los crímenes de los hombres traspasan la bóveda de los Cielos. PARIS SERÁ QUEMADO Y MARSELLA ENGULLIDA. Varias grandes ciudades serán sacudidas y engullidas por terremotos. Se creerá que todo está perdido. No se verán más que homicidios, no se verá más que ruido de armas y blasfemias. Los justos sufrirán mucho; sus oraciones, su penitencia y sus lágrimas subirán hasta el Cielo y todo el Pueblo de Dios pedirá perdón y misericordia e implorarán su ayuda e intercesión. Entonces Jesucristo, por un acto de justicia y de su gran misericordia con los justos, mandará a sus ángeles que mueran todos sus enemigos. De golpe los perseguidores de la Iglesia de Cristo y todos los hombres dados al pecado perecerán y LA TIERRA QUEDARÁ COMO UN DESIERTO. Entonces será la paz, la reconciliación de Dios con los hombres; Jesucristo será servido, adorado y glorificado; la caridad florecerá en todas partes. Los nuevos reyes serán el brazo derecho de la Santa Iglesia que será fuerte, humilde, piadosa, pobre, celosa e imitadora de las virtudes de Jesucristo. El Evangelio será predicado por todas partes y los hombres harán grandes progresos en la fe, porque habrá unidad entre los obreros de Jesucristo, y los hombres vivirán en el temor de Dios. 

  Esta paz entre los hombres no será larga: 25 años de abundantes cosechas harán olvidar que los pecados de los hombres son la causa de todos los males que suceden en la Tierra. 

  Un precursor del anticristo, con sus tropas de muchas naciones, combatirá contra el verdadero Cristo, el único salvador del mundo; derramará mucha sangre y pretenderá aniquilar el culto a Dios para ser tenido como un Dios. 

  La Tierra será castigada con todo género de plagas; habrá guerras, hasta la última que harán los diez reyes del anticristo, los cuales tendrán todos un mismo plan, y serán los únicos que gobernarán al mundo. Antes que eso suceda, habrá una especie de falsa paz en el mundo; no se pensará más que en divertirse; los malvados se entregarán a toda clase de pecados; pero los hijos de la Santa Iglesia; los hijos de la fe, mis verdaderos imitadores, creerán en el amor de Dios y en las virtudes que me son más queridas. Dichosas las almas humildes guiadas por el Espíritu Santo!. Yo combatiré con ellas hasta que lleguen a la plenitud de la edad. 

  La naturaleza clama venganza contra los hombres y tiembla de espanto en espera de lo que debe suceder en la Tierra encharcada de crímenes, temblad, Tierra y vosotros que hacéis profesión de servir a Jesucristo y que interiormente adoráis a vosotros mismos, temblad; pues Dios va a entregarlos a sus enemigos, porque los lugares santos están en la corrupción; muchos conventos no son ya casa de Dios, sino pastizales de Asmodeo. 

Durante este tiempo NACERÁ EL ANTICRISTO, de una religiosa hebrea, de una falsa Virgen, que tendrá comunicación con la antigua serpiente, maestra de impureza. Su padre será Obispo. Al nacer vomitará blasfemias, tendrá dientes; en una palabra, será el demonio encarnado, lanzará gritos espantosos, hará prodigios y no se alimentará sino de impurezas. Tendrá hermanos, que aunque no sean como él, demonios encarnados, serán hijos del mal; a la edad de 12 años llamará la atención por las ruidosas victorias que alcanzarán. Bien pronto estará cada uno en la cabeza de los ejércitos, asistidos por las legiones del infierno. 

  Se cambiarán las estaciones. La Tierra no producirá mas que malos frutos. Los astros perderán sus movimientos regulares. La luna no reflejará más que una débil luz rojiza. El agua y el fuego causarán en el globo terrestre movimientos convulsivos y horribles terremotos que tragarán montañas, ciudades, etc. 

  ROMA PERDERÁ LA FE y se convertirá en la sede del anticristo. 

  Los demonios del aire, con el anticristo, harán grandes prodigios en la Tierra y en los aires, y los hombres se pervertirán más y más. Dios cuidará de sus fieles servidores y de los hombres de buena voluntad. El Evangelio será predicado por todas partes. Todos los pueblos y todas las naciones conocerán la verdad. 

  Yo dirijo una apremiante llamada a la Tierra; llamo a los verdaderos discípulos del Dios que Vive y Reina en los Cielos; llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hecho Hombre, el único y verdadero salvador de los hombres; llamo a mis hijos, a mis verdaderos devotos, a los que se me han consagrado a fin de que los conduzca a mi Divino Hijo, los que llevo, por decirlo así, en mis brazos, los que han vivido de mi espíritu; finalmente, LLAMO A LOS APÓSTOLES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS, los fieles discípulos de Jesucristo que han vivido en el menosprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en el desprecio y en el silencio, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios, en el sufrimiento y desconocidos del mundo. Ya es hora que salgan y vengan a iluminar la Tierra. Id y mostraos como mis hijos queridos, yo estoy con vosotros y en vosotros, con tal que vuestra fe sea luz que os ilumine en esos días de infortunio. Que vuestro celo os haga hambrientos de la gloria de Dios y de la honra de Jesucristo. Pelead, hijos de la luz, vosotros, pequeño número que ahí veis; pues he aquí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines. 

  La Iglesia será eclipsada, el mundo quedará consternado. Pero he ahí a ENOC y ELÍAS, llenos del espíritu de Dios; predicarán con la fuerza de Dios, y los hombres de buena voluntad creerán en Dios, y muchas almas serán consoladas; harán grandes prodigios por la virtud del Espíritu Santo y condenarán los errores diabólicos del anticristo. 

  Ay de los habitantes de la Tierra!. Habrá guerras sangrientas y hambres, pestes y enfermedades contagiosas; habrá lluvias de un granizo espantoso para los animales; tempestades que arruinarán cuidades; terremotos que engullirán países; se oirán voces en el aire; los hombres se golpearán la cabeza contra los muros; llamarán a la muerte, y, por otra parte, la muerte será su suplicio. Correrá la sangre por todas partes ¿quién podrá resistir si Dios no disminuye el tiempo de la prueba? Por la sangre, las lágrimas y oraciones de los justos Dios se dejará aplacar. Enoc y Elías serán muertos. Roma pagana desaparecerá; CAERÁ FUEGO DEL CIELO y consumirá tres ciudades; el universo entero estará preso del terror, y muchos se dejarán seducir por no haber adorado al verdadero Cristo, que vivía entre ellos. Ha llegado el tiempo; El sol se oscurece; SOLO LA FE VIVIRÁ

  He aquí el tiempo: El abismo se abre. He aquí el rey de los reyes de las tinieblas. He aquí la bestia con sus súbditos, llamándose el salvador del mundo. Se retomará con orgullo por los aires para subir hasta el Cielo; será sofocado por el soplo de San Miguel Arcángel. Caerá, y la Tierra, que llevará TRES DÍAS en continuas evoluciones, abrirá su seno lleno de fuego; Será hundido para siempre, con todos los suyos, en los abismos eternos del infierno. 

  Entonces el agua y el fuego PURIFICARÁN y consumirán todas las obras del orgullo de los hombres y TODO SERÁ RENOVADO: Dios será servido y glorificado”.

Iglesia Satánica demanda al estado de Missouri por afirmar que la vida inicia con la concepción

septiembre 18, 2017

missouri-satanist-sues-1435182626

“No todos creen que la vida comienza en la concepción”… no solamente los satanistas afirman esto.

(Con información de Huff Post/ Traducción de Foro Católico) 

La congregación del Templo Satánico presentó recientemente una demanda ante el Distrito de Apelaciones de la Corte Estatal de Missouri para desafiar un artículo de la ley estatal del aborto.

Esta organización, que considera a Satanás como un “símbolo de autonomía personal y promueve la compasión y la investigación racional”, argumenta que las restricciones de aborto de Missouri – consentimiento informado y un período de espera obligatorio de 72 horas- atentan contra las creencias religiosas de uno de sus miembros.

El templo presentó una queja en mayo de 2015 en nombre de un miembro identificado como Mary Doe, quien había solicitado un aborto. Doe supuestamente tuvo que conducir más de tres horas a una clínica de Planned Parenthood, usar su tiempo libre y pagar por una habitación de hotel. Conforme a la legislación de Missouri, la clínica le dijo a Doe que tenía que esperar 72 horas antes de que pudiera practicar el aborto. También se le pidió que leyera un folleto de materiales de “consentimiento informado” en el que especifican: “La vida de cada ser humano comienza en la concepción. El aborto terminará la vida de un ser humano independiente y único”.

Entre los principios centrales de la organización satánica está la creencia de que “el cuerpo de una persona es inviolable, sujeto a la propia voluntad”.

Al promover la creencia de que la vida humana comienza en la concepción, el abogado del templo, James Mac Naughton, argumentó que “el estado está promoviendo activamente una creencia religiosa que está en conflicto con las convicciones de Doe”.

“Básicamente [Doe] recibió una prédica por parte del estado de Missouri, y eso es una violación de la cláusula de estatus”, dijo Mac Naughton. “No todo el mundo cree que la vida humana comienza en la concepción.”

El templo argumenta que los mandatos de aborto del estado violan la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa de Missouri, la cláusula de ejercicio libre de la Primera Enmienda y la cláusula de estatus de la Primera Enmienda – que prohíbe al gobierno promulgar leyes que parezcan favorecer a una religión sobre otra.

Missouri es uno de los seis estados que exigen que a los pacientes que se les informe que la personalidad comienza en la concepción, y uno de los 13 que requieren que los pacientes se les informa sobre la capacidad del feto de sentir dolor, según el Instituto Guttmacher. Hay períodos de espera obligatorios en 27 estados; pero sólo cuatro, incluyendo Missouri, tienen períodos de espera de 72 horas, el más largo del país.

El Templo Satánico presentó denuncias de seguimiento en 2016, las cuales fueron desestimadas. La oficina del fiscal general de Missouri argumentó en documentos de la corte, fechados el 30 de junio, que el juez del Condado de Cole tenía razón al desestimar el caso, porque la ley de consentimiento informado sólo obligaba a Doe a recibir información con la cual no estaba de acuerdo.

Evitar la exposición a la información con la que uno no está de acuerdo no es un “ejercicio de la religión” porque no implica ningún acto o rechazo de actuar “que esté sustancialmente motivado por creencias religiosas sinceras”, según explicó el jurista estatal.

Un representante de la oficina del procurador general se negó a comentar este artículo debido al hecho de que el caso está en litigio.

A pesar de los obstáculos, Mac Naughton se dijo optimista y piensa que los argumentos orales harán avanzar el caso.

“Si quieres cambiar la ley en los tribunales es un proceso lento y arduo”, dijo. “Soy optimista de que ahora vamos a dar un pequeño paso adelante”.

Si el tribunal de apelación considera que la queja del templo tiene mérito, Mac Naughton afirma que el caso probablemente podría ser transferido a la Corte Suprema de Missouri.

“El resultado que buscamos es que las personas que sostienen sinceramente creencias religiosas de que la vida humana no comienza en la concepción no están sujetas a leyes de consentimiento informado”, dijo.

Septiembre 17: Belarmino, combate contra herejes y controversia (no condena) con Galileo Galilei

septiembre 17, 2017
SAN_ROBERTO_BELARMINO

Cuerpo incorrupto de San Roberto Belarmino

Ordenado sacerdote en l570 y profesor de Teología en el colegio de los Jesuitas, Belarmino adoptó como texto la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino. Luego, ávido de leer y de hacer leer las Sagradas Escrituras en su texto original, aprendió y enseñó el griego y el hebreo. Aun compuso una gramática hebrea y colaboró en la edición del Antiguo Testamento conforme a los Setenta. En fin, en una vasta obra sobre los “escritores eclesiásticos” dio un informe acerca de todos los autores de los dos testamentos y sus comentadores, desde Moisés hasta sus propios contemporáneos.

Es entonces cuando Belarmino se enfrentó con un heresiarca célebre, Bayo, el cual, aunque condenado recientemente por el Papa San Pío V, no dejaba de ejercer su influencia perniciosa en Lovaina y en Flandes. Discreto y cortés, el santo religioso evitaba pronunciar el nombre de su adversario; pero cuidadoso ante todo de salvaguardar la Verdad y de preservar a las almas, no perdía una sola ocasión de señalar y de refutar sus errores.

Las perturbaciones resultantes de la invasión de Flandes por Guillermo el Taciturno, y a la vez su salud siempre precaria, obligaron al brillante profesor y predicador a dejar el país. Por otra parte, París le ofrecía las más importantes cátedras; en Milán lo pedía San Carlos Borromeo para su Catedral. Finalmente, Belarmino fue escogido para inaugurar en Roma una cátedra de Controversia (1576). Tenía por misión preparar a los futuros testigos de la Fe Católica en los países invadidos por la Reforma: alemanes, ingleses, etc.

Su erudición, la claridad de sus exposiciones, la naturalidad y la dignidad de su polémica, su convicción comunicativa (¿no llegó aun a ofrecerse él mismo para ir a combatir al protestantismo con la perspectiva del martirio?) le ganaron de golpe todas las simpatías. Su curso se pubicó con el título de “Discusiones a propósito de las controversias entre la Fe Católica y las herejías de este tiempo”que sigue siendo la principal obra de San Roberto Belarmino. Al mismo tiempo daba su concurso al Papa y a los cardenales para la publicación de las obras de San Ambrosio, la composición del ritual de Gregorio Xlll y la revisión del texto de la Vulgata.

Estos trabajos se interrumpieron en 1590, cuando por orden del Papa Sixto V tuvo que acompañar el sabio jesuita, en calidad de teólogo, al Cardenal Gaetano, legado en Francia, para arbitrar el conflicto entre la Liga y Enrique de Navarra. ¡Con cuánta sabiduría, con qué ponderación cumplió su papel! Consultado un día sobre el asunto puramente político, supo excusarse finamente:

“Monseñor, yo no fui enviado a Francia sino para examinar las cuestiones relativas al mantenimiento de la religión y a sus progresos; por lo tanto no creo poder ocuparme, sin desobedecer, de las que no atañen sino a los intereses temporales”. Y a la delicada cuestión de saber si los parisinos incurrirían en excomunión en el caso de que se sometieran a Enrique de Navarra, Belarmino respondió decididamente: “No”. Se dice que Enrique lV se lo agradeció siempre y que una vez convertido en el “Rey Cristianísmo” se hizo amigo del jesuita cardenal.

De nuevo en su cargo de padre espiritual en el Colegio Romano, Belarmino fue entonces el director de San Luis Gonzaga, a quien asistió a la hora de su muerte y a cuyo favor rindió su testimonio ante la Sagrada Congregación de Ritos para promover la causa de beatificación.

Nombrado rector de ese mismo Colegio Romano, y luego Provincial de la Compañía en Nápoles, el P. Belarmino fue llamado muy pronto a Roma (1598) por el Papa Clemente Vlll, quien lo ligó a su persona en calidad de teólogo, con la funciones de consultor del Santo Oficio y examinador de Obispos.

Al año siguiente lo creó cardenal: “A éste —-dijo el soberano Pontífice en el Consistorio—- lo hemos escogido porque la Iglesia de Dios no tiene otro semejante a él en cuanto a la doctrina y porque él es además el sobrino de un excelente y santo Pontífice”. Y el nuevo príncipe de la Iglesia tuvo que acumular los cargos: miembro del Santo Oficio, de la Congregación de Ritos, de la Congregación del Índice, de la Congregación para la reforma del Brevario y de la instituida para el examen del matrimonio del Rey Enrique lV.

Sin cambiar un apéndice en sus hábitos de vida austera, prohibiéndose sacar de su alta dignidad el menor provecho para sí mismo o para los suyos, el Cardenal Belarmino no temió, a riesgo a veces de desagradar, señalar los abusos y pedir reformas en el estado eclesiástico y en el gobierno de la Iglesia. Su franqueza le valió una semi desgracia. Impedido en sus proyectos personales por las advertencias del inflexible consejero, Clemente Vlll tuvo la habilidad de alejarlo sin desacreditarlo: lo nombró Arzobispo de Capua, confiriéndole personalmente la consagración Episcopal (1602).

Después de la teoría, el ejemplo

El nuevo Arzobispo, lógico y consciente de su responsabilidad, no dejó de aplicar los principios que él mismo había enunciado, en conformidad a los derechos con los decretos del Concilio de Trento, con relación a los deberes del cargo pastoral. El Cabildo metropolitano de Capua estaba relajado: “Entonces —-escribe un contemporáneo—- se vio al Arzobispo, en todo tiempo, ir cada mañana a la Catedral para celebrar allí el Oficio con los canónigos. Con mis propios ojos lo veía yo, para mi edificación, abrir su Brevario y salmodiar” (Cipriano, teatino). Otro encarece: “El Arzobispo iba al coro todos los días, a fin de formar al Cabildo con dulzura, lo cual no dejaba de ser necesario. Su solo ejemplo bastó, no tuvo que aplicar el rigor” (Guidotti). Cosa más admirable todavía: teniendo por objeto principal la asiduidad al coro el darles una lección a los canónigos negligentes, el santo no la consideraba como una liberación de su obligación personal: una vez más recitaba él en particular todas las horas canónicas, y en cuanto le era posible, en los momentos de la jornada para los que están prescritas, sin detrimento de una hora de oración mental antes de Prima y de la Misa cotidiana.

El Cardenal Belarmino no llegó a ser Papa

En los dos cónclaves tan cercanos de 1605, estaba él en la fila de los “papables”. ¡Qué Papa habría sido! Hay una declaración muy elocuente sobre su mentalidad en este terreno: “Juro, para el caso en que fuera electo Soberano Pontífice (cosa que no deseo y que le pido a Dios aparte de mí) no elevar a ninguno de mis parientes ni de mis allegados al cardenalato, ni a ningún principado temporal, ducado o condado, o alguna otra nobleza. Tampoco los enriquecería; me contentaría con ayudarles a vivir decentemente en su estado”.

Paulo V quiso cuando menos retenerlo en Roma, como conservador de la Biblioteca del Vaticano, y aceptó su renuncia de Arzobispo de Capua, por ser incompatibles esos dos cargos.

Mezclado desde ese momento en todos los asuntos religiosos y en todas las relaciones de la Iglesia con los diversos Estados, el Cardenal Belarmino desempeño un papel activo en el conflicto entre la Santa Sede y la República de Venecia a propósito de la exención de los clérigos y de la inmunidad eclesiástica; luego, en el asunto más grave de Inglaterra —-cuando el Rey Jacobo I pretendía imponer a los católicos el juramento de fidelidad que le reconocía al soberano, como instituido de derecho divino, una autoridad ilimitada en el doble dominio espiritual y temporal, y por lo contrario le negaba al Papa todo poder de amonestar y de deponer a los príncipes, así como de desligar a sus súbditos del juramento de fidelidad; en fin, en Francia, donde la publicación póstuma del libro de Guillermo Barclay “sobre el poder del Papa y su autoridad respecto de los príncipes seculares”, había provocado una gran efervescencia en la Corte y en el Parlamento.

Belarmino frente a Galileo

Miembro del Santo Oficio, el Cardenal Belarmino siguió de cerca uno de los asuntos más espinosos de la época: el proceso de Galileo. Contra los fanáticos del sentido literal, el sabio Doctor preconizaba la prudencia en la interpretación de los textos relativos al concepto del sistema de Copérnico, era igualmente hostil a una condenación prematura de esta hipótesis científica:

“. . . Esto sería —-decía él—- correr el gran riesgo no sólo de irritar a los filósofos y a los teólogos escolásticos, sino de daño a nuestra Santa Fe acusando de error a la Escritura. . . Si estuviese verdaderamente demostrado que el sol está en el centro del mundo, y la tierra en el tercer cielo; que el sol no gira alrededor de la tierra, sino que es la tierra la que gira alrededor del sol, habría que poner mucho miramiento con los pasajes de la Sagrada Escritura que parecen contrarios, y decir que no los comprendemos, en lugar de declarar falso lo que se nos demuestre. . . Pero, para creer en tal demostración, yo espero que se me la presente. . . En caso de duda no se debe abandonar la interpretación de la Escritura dada por los Santos Padres”.

Encargado por el Papa de notificar a Galileo la sentencia del Santo Oficio que declaraba que su teoría era “absurda en filosofía y errónea en teología”, Belarmino desempeñó su delicada misión y luego rindió su informe a la Congregación. Habiendo corrido tendenciosos rumores con relación a la abjuración de Galileo y a la sentencia que se le había impuesto, el Cardenal hizo una aclaración:

“Galileo no abjuró entre mis manos ni entre las de ninguno otro en Roma, ni en otra parte, que nosotros sepamos, ninguna de sus opiniones o doctrinas: tampoco se le impuso penitencia absolutoria. Tan sólo se le notificó la declaración hecha por el Papa y publicada por la Congregación del Índice, en que se dice que la doctrina atribuida a Copérnico, según la cual la tierra gira alrededor del sol, y que el sol permanece en el centro del Universo sin moverse de Oriente a Occidente, no debe defenderse ni sostenerse en un sentido contrario a la Sagrada Escritura” (H. de Lépinois, Les pièces du procès de Galilée).

A principios de 1621, el Cardenal Belarmino tomó parte todavía en el Cónclave que eligió a Gregorio XV. Pero sus fuerzas declinaban. Renunciando a todas sus funciones, se retiró al noviciado de San Andrés donde, por fidelidad a una antigua amistad, se dedicó a trabajar hasta el final en la causa de beatificación de Felipe de Neri, dejar de prepararse íntimamente a la muerte.

Campeón de la fe católica y polemista hasta en su lecho de agonía, antes de expirar quiso ratificar solemnemente ante testigos cuanto había dicho y escrito, tanto en sus exposiciones doctrinales como en sus refutaciones de las herejías. Murió el 17 de septiembre de 1621.

Por mucho tiempo esperó los honores de la Iglesia. Después de muchas tentativas que diversas circunstancias hicieron fracasar, no fue beatificado sino a los tres siglos de su muerte, el 1923; fue canonizado en 1928 y en 1931 proclamado Doctor.

Controversias: la “Summa” de Belarmino

“Controversias”

La obra fundamental de San Roberto Belarmino es “Discusiones sobre Controversias de la Fe cristiana contra los herejes de este tiempo”publicación de su curso dado en el Colegio Romano. Como el título lo indica, el autor se desentiende de los errores ya combatidos y refutados en los siglos anteriores, para no atacar directamente sino las negaciones y falsificaciones introducidas por el protestantismo de su tiempo.

Poco tiempo después, la santa obediencia lo mandó de vuelta a la Ciudad Eterna. Gregorio XIII había fundado en el Colegio Romano una cátedra de apologética llamada Controversias, con el objetivo de enseñar la verdadera doctrina contra los errores que pululaban en los centros universitarios de entonces. San Roberto estuvo encargado de ella doce años, durante los cuales refutó primorosamente las objeciones de los protestantes. Las enseñanzas de esta larga etapa fueron compiladas, por orden de sus superiores, en la monumental obra Controversias .

Era considerada como la Summa de Belarmino y fue acogida con gran entusiasmo y traducida a casi todos los idiomas europeos. San Francisco de Sales, el gran Obispo de Ginebra, afirmó que había predicado durante cinco años contra los calvinistas de Chablais usando sólo la Biblia y las Controversias de Belarmino.

Los mismos protestantes dieron testimonio de la eficacia y el valor de esta obra, como Guiène que reconoció que el santo jesuita equivalía por sí solo a todos los doctores católicos, o Bayle que confesó no haber habido ningún autor que sustentase mejor la causa de la Iglesia. Y célebre fue la confidencia que hizo el sucesor de Calvino, Teodoro de Beza, desahogándose con sus amigos y golpeando con la mano en las Controversias : “He aquí el libro que nos ha derrotado”.

De esta manera, la fe viva y la profunda sabiduría del santo, así como su método tomista de argumentación —empezando siempre por exponer con imparcialidad las razones y argumentos presentados por la parte contraria— fueron de una incalculable valía para la defensa de la Iglesia. Y si la mayor parte de Austria y casi un tercio de Alemania permanecen aún hoy católicos, se puede afirmar que eso se debe, en gran medida, al apostolado de San Roberto Belarmino.

“¡Oh, si supieseis cuántos hijos habéis restituido a Cristo!, le dijo el duque Guillermo de Baviera al escribirle pidiéndole permiso para traducir las Controversias”.

I. Las regalas de la Fe: l ) La Palabra de Dios, Escritura y Tradición; 2 ) Cristo, Jefe de toda la Iglesia; 3 ) el Soberano Pontífice, Vicario de Cristo en la tierra; su poder espiritual y temporal.

II. La Iglesia : l ) La Iglesia docente, reunida en Concilio y dispersa por toda la tierra; 2 ) Los miembros de la Iglesia militante, clérigos y sus inmunidades, monjes y votos de religión, laicos y naturaleza del poder civil; 3 ) La Iglesia sufriente del Purgatorio; 4 ) La Iglesia triunfante del Cielo.

III. Los Sacramentos: l ) Sacramentos en general; 2 ) Bautismo y Confirmación; 3 ) Eucaristía; 4) Penitencia 5) Extrema-Unción, Orden y Matrimonio (Indulgencias y Jubileo).

IV. La Gracia: l ) La Gracia en el Primer hombre; 2 ) La pérdida de la Gracia y el estado de pecado; 3) El recobro de la Gracia: a) Gracia y libre albedrío, b) justificación, c) buenas obras.

Como se ve por este simple sumario, si no es una exposición completa del dogma católico, al menos se tratan directa y metódicamente todos los puntos de doctrina negados de alguna manera por los protestantes.

Las herejías se confrontan con hechos y símbolos que según el Apocalipsis señalarán la venida del Anticristo (t. IV). Sin embargo, sin dejarse llevar a la indignación y a los anatemas, muy objetivamente y conforme a los textos y las referencias, el autor expone las ideas erróneas, luego las hace polvo con argumentos escriturarios y patrísticos, sin omitir los de la razón.

Tanto cuanto los pretendidos reformadores rechazan la autoridad de la Iglesia, él se apoya, al contrario, en esa autoridad seberana e infalible. La Iglesia no suplanta a la Sagrada Escritura, ni prohíbe buscar en ella la Verdad. Pero la Iglesia es quien tiene misión de presentar y luego de interpretar la Palabra de Dios. Sólo su testimonio garantiza la autenticidad de los Sagrados Libros en cuanto a su origen y en cuento a su inspiración; y su enseñanza es la que determina la significación de los textos con una certeza infalible. ¿Acaso no está probado por la propia Escritura este papel de la Iglesia, reafirmado luego a menudo por los Padres?

El valiente polemista nunca deja de tener el cuidado de una escrupulosa exactitud. Veinte años después de haber publicado esta obra, él mismo la revisaba, y anotaba al final de su trabajo: “He explicado pasajes oscuros; he completado otros demasiado lacónicos; en otras partes he hecho correcciones; en suma, he dado la última mano al conjunto de mi obra” (Revisión de los libros de Roberto Belarmino por él mismo).

Otros libros u opúsculos, menos importantes, son fruto de la misma inspiración, precisan artículos de la doctrina y refutan objeciones.

“La exención de los clérigos” recuerda que este privilegio, aun cuando a los interesados los sustrae de la jurisdicción del poder civil cuando se trata de cosas eclesiásticas, no los dispensa, sin embargo, de obedecer las leyes y a los jefes temporales en cuanto lo exijan el orden social y el bien común. Los dos libros sobre las “Indulgencias y el Jubileo” explican cómo la Iglesia, depositaria de un tesoro espiritual, puede disponer de él para provecho de sus fieles tanto en la tierra como en el Purgatorio: es una réplica a los sarcasmos de Lutero y de Calvino.

Al “Libro de la Concordia” publicado por los luteranos alemanes contesta Belarmino con su “Juicio” . . . sobre ese mismo libro. Los desmenuza al máximo y descubre en el seis errores concernientes a la persona de Cristo y 67 mentiras.

Defensor intrépido de los derechos de la Iglesia, y en particular de los poderes y prerrogativas del Soberano Pontífice, en la advertencia al lector que precede a su obra sobre las Controversias, San Roberto Belarmino escribe: “La primera razón que me ha determinado es que creo de gran utilidad a la causa de la Iglesia que en esta época se escriba mucho en su favor”. ¿No era éste, en efecto, el medio más oportuno de combatir los innumerables escritos difundidos a la sazón por los enemigos de la Iglesia? “Martillo de herejes”, Belarmino golpeaba redoblando los golpes: “Seguramente que no hay jesuita que haya hecho más honor a su Orden ni autor que haya sostenido mejor la causa de la Iglesia romana en general y la del Papa en particular” (Bayle, Dictionnaire historique et critique). Para él, en efecto, las dos nociones son inseparables: “La Iglesia es el conjunto de hombres unidos por la profesión de una misma Fe cristiana y la participación en los mismos sacramentos, bajo la autoridad de pastores legítimos, principalmente del Romano Pontífice, único vicario de Jesucristo aquí abajo” (De los Concilios y de la Iglesia, lll, 2) (Del Romano Pontífice, V, 3). Este fue el tema de sus debates con el rey Jacobo l de Inglaterra a propósito del famoso juramento de fidelidad que éste pretendía imponer a sus súbditos católicos: “Yo reconozco que nuestro soberano señor Jacobo es el verdadero y lejítimo rey de este reino. . . y que el Papa no tiene ni por sí mismo, ni por nunguna otra autoridad de la Iglesia o de la sede romana, poder alguno de deponer al rey, de disponer de los dominios de su majestad, ni de desligar a ninguno de sus súbditos de la obediencia y de su sumisión que le deben. . .”. Acerca de este documento decía Belarmino: “Está compuesto con tanto artificio, que nadie puede hacer profesión de sumisión al poder civil sin ser pérfidamente constreñido a renegar del primado de la Sede Apostólica” (Cartas familiares, 52). Jacobo I contestó de manera sarcástica a los dos Breves pontificios y a la carta del Cardenal: “Al triple lazo un triple capotazo”. Y Belarmino replicó a su vez. Al “Don real” reivindicado por el rey, oponía el “Don sacerdotal”, propio del Papa.

La función principal del Papa consiste en conservar y luego en propagar la Verdad revelada: él es Juez Soberano en todas las cuestiones que conciernen a la Fe y a las costumbres. De aquí su infalibilidad cuando como Pastor Supemo enseña a toda la Iglesia. Los concilios generales mismos le están subordinados, y sus definiciones no son válidas sino con la aprobación de este supremo Doctor (Sobre los Concilios, II, 2). Pero, entiéndase bien, este priviligio de la inerrancia no se aplica a las ciencias puramente humanas (De Romano Pontífice, lV, 2). La infalibilidad pontificia no equivale tampoco a una inspiración personal permanente. El Papa está moralmente obligado a recurrir a los medios normales de conocer la verdad como si no contara nunca con luces especiales. Finalmente, la infabilidad no entraña la impecabilidad: pero sí entraña la inerrancia en materias esenciales para la vida de la Iglesia: dogma, moral y culto.

La segunda función del Papa consiste en regir al pueblo cristiano entero. Sucesor de Pedro, sólo él tiene sobre la Iglesia entera jurisdicción plena: aunque los obispos, sucesores de los Apóstoles, tienen una autoridad directa sobre sus respectivas diócesis, el poder del Papa es superior al de todos los obispos, no sólo por la extensión y la eficacia sino también por el origen, puesto que lo recibe directamente de Jesucristo, mientras que los otros no lo reciben sino por medio de él. Poderes legislativo y ejecutivo; consiguientemente judicial y coercitivo en caso necesario, en cuanto concierne a la disciplina eclesiástica, son también prerrogativas del Soberano Pontífice (De Romano Pontífice, IV, 15). Y el libre ejercicio de su autoridad espiritual exige que él sea independiente respeto de las jurisdicciones temporales: este es el privilegio de la exención. Además, así como en el ser humano la carne está normalmente subordinada al espíritu sin dejar sin embargo de conservar sus caracteres o perseguir su fin propio, así también en la sociedad humana es necesario que el orden material esté bajo la dirección y el control del orden espiritual, sin que sin embargo haya confusión o invasión del uno sobre el otro: por lo cual, aunque encargado directamente de las cosas espirituales, el Soberano Pontífice, secundariamente y de manera indirecta, tiene un derecho de inspiración y de intervención en el dominio temporal, en la medida en que éste toca lo espiritual. No debe substituirse al poder civil hasta el grado de hacer leyes, imponer una forma de gobierno, nombrar o destituir a los jefes legítimos. Pero, cuando la Fe y la moral están en peligro, cuando la salvación de las almas lo exige, el Papa advierte a los responsables; llegado el caso, amenaza, y luego castiga. “Es menester que el poder temporal esté subordinado al poder espiritual. Por lo tanto, si el poder temporal se extravía, será juzgado por el poder espiritual” (Bonifacio Vlll, Bula Unam Sanctam):

“La costumbre de los soberanos Pontífices es emplear primeramente la corrección paternal, enseguida privar a los culpables de la participación en los Sacramentos por las censuras eclesiásticas, y finalmente desligar a sus súbditos del juramento de fidelidad, así como desposeerlos a ellos mismos de toda dignidad y de toda autoridad real, si es necesario. . . “ (Del Romano Pontífice, V, 7-l2; El Poder del Soberano Pontífice, Xll, Contra Barclay, c. l l ). (La translación del Imperio, XI 1). “Pero jamás se ha oído decir desde el principio de la Iglesia hasta nuestros días que algún Soberano Pontífice haya hecho matar o aprobado el tiranicidio de ningún príncipe, ni siquiera de hereje, ni de un pagano, ni de un perseguidor”. (Carta a Blackvellum).

“Todo poder viene de Dios”, y consiguientemente también el poder civil. Pero de una manera diferente el poder eclesiástico y pontificio. No pudieron reivindicar el poder civil ningún ser humano con un título suficiente y determinado, ese poder reside inmediatamente en la multitud; y ella, no pudiendo ejercerlo por sí misma, lo delega en sus representantes, de una manera o de otra, de donde resulta el régimen correspondiente: monarquía, aristocracia, democracia. Aunque la autoridad misma es de derecho divino, la forma de gobierno no lo es, puesto que no deja de ser variable, conforma al deseo de las sociedades mismas. Muy distinto es lo que ocurre en la Iglesia, en la que la monarquía es de derecho divino, y por lo tanto inmutable, siendo conferida la autoridad de manera inmediata a un solo hombre (Los laicos, lll; la Exención de los clérigos, l).

También por su veneración a la Santa Sede y a la persona del Soberano Pontífice, por su afán de asegurarles el máximo de dignidad y de autoridad, desde el principio del reinado de Gregorio XV Belarmino aconsejó las medidas propias para corregir los abusos demasiado frecuentes en la elección de los Papas. En lo sucesivo el cónclave sería cerrado; los votos, secretos; y el candidato debería reunir nominalmente cuando menos los dos tercios de los votos: disposiciones cuya sabiduría se ha comprobado, puesto que después de más de tres siglos de experiencia todavía ahora están en vigor.

“La edición latina de la Biblia llamada Vulgata. ¿En qué sentido definió el Concilio de Trento que debe ser ella tenida por auténtica?”: título de una disertación de Belarmino, título suficientemente extenso para indicar por sí solo el contenido de la obra. Y la respuesta a esta pregunta puede resumirse en estas pocas palabras del autor: “Cuantos he podido leer hasta ahora me parece que concuerdan con dos puntos: l) que la dicha versión debe ser considerada como exenta de todo error en lo que concierne a la fe Católica y a las buenas costumbres; 2) que debe ser utilizada en el uso público de las Iglesias y de las escuelas, aunque, por otra parte, se le puedan hallar faltas”. Sabido es que el Cardenal Belarmino tomó una parte activa en la revisión de la Vulgata, precisamente para corregir sus faltas y preparar la edición Sixto-Clementina, por el nombre de los Papas que la patrocinaron. Con cuánta franqueza y precisión, a propósito de la iniciativa de Sixto V, distinguía el Santo y sabio Prelado, en la persona del Soberano Pontífice, por una parte la opinión del Doctor privado y por otra la enseñanza del Jefe de la Iglesia universal: “Vuestra Ssntidad —-le escribe a Clemente Vlll—- sabe a qué peligro se expuso Sixto V y expuso a toda la Iglesia cuando emprendió la corrección de los sagrados libros según las luces de su ciencia particular. . .” Sin embargo, no le atribuye ningún error positivo, y salvaguarda la memoria del Pontífice difunto, pues le reconoce el designio de revisar él mismo su obra. Belarmino pidió a la comisión que presidió, tras de haber efectuado las necesarias correcciones, que la obra se reimprimiera bajo el título de “Biblia Sagrada, según la edición Vulgata, restablecida por los cuidados de Sixto, Supremo Pontífice.

En “La expresión clara de todos los Salmos”, San Belarmino comenta el texto original hebreo, explicándolo por medio de traducciones autorizadas por la Iglesia. El sentido místico, las aplicaciones morales y la piedad ocupan allí sin embargo mayor espacio que una rigurosa exégesis. “Esta no es para mí una tarea laboriosa, sino deliciosa —-escribió él—-. ¡Qué mayor ducha podía yo tener que consagrar unas horas de mis noches a contemplar esta verdad: que el Señor es Nuestro Dios!”

La cuestión de la Gracia enfrentaba a molinistas y tomistas, atrubuyendo los primeros la eficacia de la Gracia a la cooperación humana, los segundos a la premoción física de Dios determinando la voluntad humana en el sentido de la Gracia concedida. Belarmino toma una posición intermedia entre estas dos opiniones extremas: “No se puede comprender cómo la Gracia eficaz consiste en una persuasión íntima que el libre albedrío del hombre podría rechazar, pero que sin embargo tendrá infaliblemente su efecto, a menos que agreguemos que Dios les envía a quienes El ha decretado ayudar eficazmente e infaliblemente la interior persuasión que El ve que corresponde a las disposiciones de sus almas, y cuando sabe infaliblemente que esa persuasión no será desaprovechada”. (De la Gracia y el Libre Albedrío, l, l2).

Asimismo, contra sus propios maestros de Padua que enseñaban “la predestinación según la previsión de las obras por Dios”, Belarmino se adhería a la doctrina de San Agustín sobre la “predestinación gratuita”.

La tesis de Belarmino ha cobrado autoridad en la Compañía de Jesús y por esto mismo en la Iglesia entera. En su enseñanza teológica, los jesuitas adoptaron obligatoriamente la siguiente teoría: “Entre la Gracia eficaz y la Gracia suficiente no hay solamente diferencia ‘en el acto segundo’, teniendo la una su efecto, no teniéndolo la otra, por el uso del libre albedrío mismo, ayudado por la Gracia operante; sino que esa diferencia existe también en el acto primero, porque teniendo la ciencia de los futuros condicionales, Dios, por una voluntad eficaz y la intención de producir ciertamente en nosotros el bien, escoge adrede determinados medios, y los confiere de una cierta manera y en el tiempo preciso en que ve que infaliblemente se seguirá el efecto: otros escogería si hubiese previsto que aquéllos serían ineficaces” (J. de la Servière, Thèologie de Bellarmin, p. 665).

Signo a la vez de la extensión de su genio y de la universalidad de su celo apostólico, San Roberto Belarmino escribió la Doctrina Cristiana, que es precisamente un Catecismo.

Encargádode redactar algunas instrucciones para los hermanos coadjutores de la Compañía, preparaba esas lecciones elementales de Catecismo con tanto cuidado como sus cursos en la Facultad. Publicaba a petición del Papa Clemente VIII, esa Doctrina Cristiana comprende una edición abreviada, para uso de los niños, y una edición completa destinada a los maestros. En el pequeño catecismo el maestro interroga, y el alumno responde; en el mayor es a la inversa. El autor dividió su obra en tres partes correspondientes a las tres virtudes teologales: Fe, Esperanza, Caridad. A la Fe, liga todos los Artículos del Símbolo de los Apóstoles; a la Esperanza, la oración dominical y la Salutación Angélica; a la Caridad, los Mandamientos de Dios y de la Iglesia, y luego los Sacramentos y las virtudes cardinales con los vicios que se les oponen. Lo corona todo un capítulo sobre las postrimerías. Plan arbitrario si se quiere; pero ¿no es lo esencial en esta materia la exposición de la doctrina entera y de manera clara, accesible a todos?

Dom Guéranger lo elogiaba con entusiasmo: “Todo el mundo sabe que el gran Belarmino, cubierto de los laureles que le había merecido una magnífica defensa de la Fe Católica en las célebres Controversias, no desdeñó el componer un simple catecismo para niños, bajo el título de Doctrina Cristiana”. Este precioso opúsculo, actualmente muy poco conocido en Francia, aunque tuvo cuando menos dos ediciones en nuestra lengua, fue aprobado por un Breve de Clemente VIII, recomendado todavía por Urbano VIII y honrado por una Constitución de Benedicto XlV dirigida a todos los Patriarcas, Primados, Arzobispos y Obispos, exhortando a todos sus hermanos en el episcopado a adoptarlo para la enseñanza de sus pueblos. Así es que no se le podría negar a este catecismo publicado oficialmente en toda la Iglesia y extendido en el mundo católico entero, como lo prueban sus ediciones en múltiples lenguas —-en italiano, francés, español, alemán, flamenco, inglés, griego moderno, eslavón, armenio, árabe. . .—-, no se le podría negar el valor de un documento irrefutable de las creencias de la Iglesia” (Memoria sobre la cuestión de la Inmaculada Concepción, p. 52).

El Papa León XIII motivó en los siguientes términos su aprobación a una nueva edición de la dicha obra:

“Porque se trata de un libro que el uso de los siglos y el juicio de la mayor parte de obispos y Doctores de la Iglesia han recomendado” (Analecta, Diciembre l902).

Más significativa todavía es la decisión del Concilio Vaticano I: cuando se habló del proyecto de un Catecismo universal, el pequeño catecismo de Belarmino fue el designado como modelo.

Una explicación, artículo por artículo, del Símbolo, explicación redactada por el Obispo de Capua para uso de sus sacerdotes, es un complemento del Catecismo de Belarmino.

Una admonición dirigida a su propio sobrino Angelo della Ciaia, promovido Obispo de Reano, resume las anteriores enseñanzas del Santo Doctor sobre las prerrogativas y obligaciones de los obispos: residencia, predicación, ordenaciones, abstención de acumulación de beneficios, empleo de las rentas eclesiásticas, condenación del nepotismo, relaciones con los príncipes.

“Las exhortaciones domésticas” fueron dirigidas por el Padre espiritual a los religiosos del Colegio Romano y de diversas casas: entre ellas, tres panegíricos de San Ignacio, pronunciadas en la Iglesia del Gesú en Roma. Los 87 sermones de Lovaina tratan de las materias más diversas: homilías para los domingos y fiestas de guardar, la verdadera Fe y la Verdadera Iglesia, explicaciones del “Missus est angelus” o del salmo “Qui habitat in adjutorio”. Instrucciones muy subtanciales, en general y sin tono oratorio. El santo religioso nos da a conocer también sus meditaciones en el curso de sus retiros anuales: para ello son apúsculos como “El conocimiento de Dios”, “La Ascención del espíritu a Dios por la escala de las criaturas”, que San Francisco de Sales calificaba de maravillosos, y un tratado sobre “La obediencia ciega”, cinco libros sobre “La eterna felicidad de los Santos”, tres libros sobre “El gemido de la paloma o el don de lágrimas”, dos sobre “Las palabras de Cristo en la Cruz”, dos sobre “El arte de bien morir”.

Hay que agregar todavía dos obras que han permanecido inéditas: un “Comentario de la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino” que no es sino el Curso de Teología impartido por el joven profesor en Lovaina; una refutación, en quince capítulos, de los errores de Bayo, con ayuda de argumentos extraídos del Comentario precedente; una “Controversia entre ciertos hermanos predicadores y el Padre Molina”, que expone los puntos esenciales del debate: gracia eficaz, gracia del primer hombre, ciencia de los frutos contingentes, concordancia de la Providencia y libre albedrío, predestinación.

En fin, si no abordó la materia ex-professo, sabemos que el Cardenal Belarmino usó de todo su poder para propagar el culto y preparar la definición del Santo Oficio, en presencia del Soberano Pontífice, el 3l de agosto de l6l7, habló así: “A mi parecer, se puede definir que la doctrina según la cual la Santísima Virgen María fue concebida sin pecado debe ser aceptada por todos los fieles como piadosa y santa, de tal suerte que ya no sea lícito sostener ni adoptar el sentimiento contrario sin temeridad ni escándalo, y sin ser sospechoso de herejía”. A las objeciones que se le hicieron, respondió, sin retractar nada de lo dicho, pero precisando aún más su pensamiento: “Si no se quiere llegar ahora a una definición formal, cuando menos habría que imponer a todos los eclesiásticos, seculares y regulares, el precepto de recitar el Oficio de la Inmaculada Concepción, conforme al rito de la Iglesia. De esta manera se llegaría a lo mismo sin definición” (Bourassé, Summa aurea de laudibus, B.V.M., t. X).

Un contemporáneo, a la vez émulo y amigo de San Roberto Belarmino, el célebre historiador Cardenal Baronio, hace especialemente el elogio del autor de las Controversias. Compara la obra del Santo Doctor con la “fortaleza construida por David de la que colgaban las armas de los bravos”. De hecho, allí hay como un arsenal en que los defensores de la Iglesia van a aprovisionarse constantemente. Y, lo que no es menos significativo, los enemigos de la Iglesia, los protestantes de entonces, se encarnizaron en denigrarlo, hasta crear un “Colegio antibelarminiano”, por ejemplo en Heidelberg.

¿Ha envejecido la obra de Belarmino? Ella es, ni más ni menos de su tiempo. Por sabio que fuese, no disponía sino de la ciencia adquirida en su época; y nadie puede reprocharle el no haber conocido los descubrimientos que desde hace tres siglos han enriquecido la historia, la lingüística, la exégesis. Además, los argumentos que él oponía expresamente “a los herejes de su tiempo” no son ya en todo apropiados, esto es claro, para los ateos o los protestantes de ahora, cuya mentalidad es tan diferente. Así es que su doctrina no hay que transponerla tal cual a otra época. Pero, como los principios en los que se apoyan sus exposiciones y refutaciones son ciertamente los principios inmutables de la Fe Católica, válidos para todos los tiempos, basta con revestirlos de una forma adaptada a las circunstancias de tiempo, y lugar y de personas, cosa que el mismo Santo Doctor supo hacer de manera genial.

En los registros del Consistorio figura en memoria de San Roberto Balarmino este elogio que los siglos ratificarán a porfía: “Este fue un hombre notabilísimo, eminente teólogo, intrépido defensor de la Fe Católica, martillo de herejes; y al mismo tiempo, piadoso, prudente, humilde y muy caritativo”.

Steven Spielberg pierde a Oscar Isaac como Edgardo Mortara en su intento de revancha contra el Papa Pío IX

septiembre 15, 2017

Mortara

El hebreo Spielberg rodaría ‘The Kidnapping of Edgardo Mortara’ (El secuestro de Edgardo Mortara) con Oscar Isaac de protagónico, pero el actor renunció “por motivos personales”

Al parecer, Steven Spielberg tenía todo listo para rodar The Kidnapping of Edgardo Mortara (El Secuestro de Edgardo Mortara).

De hecho se  preparaban dos películas de factura hollywoodiense, que presentarían, cada una a su manera, esa vieja cuita vaticana que sirvió de coartada al masón Conde de Cavour para legitimar su guerra contra Pío IX.

El primero de estos filmes se titularía El secuestro de Edgardo Mortara y lo dirigiría y producirá el mismísimo Spielberg. El segundo lo lidera el hebreo Harvey Weinstein –responsable último de Pulp Fiction (1994) y Shakespeare In Love (1998)-, que había estado trabajando en la idea conjuntamente con el director de E.T. (1982) y de La lista de Schindler (1993), hasta que desavenencias acerca del enfoque del relato les hicieron partir peras.

Lo que no está claro es si el abandono del actor hebreo Oscar Isaac, uno de sus principales protagonistas, ha propiciado el retraso de este proyecto de Spielberg, que ya se encontraba en pre-producción y listo para su rodaje de forma inminente.

El futuro ahora del proyecto es incierto, especialmente después de que en septiembre de 2016 se anunciase que Harvey Weinstein había comenzado el desarrollo de su propia versión de la historia real del secuestro de Edgardo Mortara, un proyecto que estaba siendo escrito por Jeremy Brock (‘El último rey de Escocia’) y para el que estaban en negociaciones el actor Robert De Niro y el director Baltasar Kormákur, si bien desde entonces no hemos vuelto a saber nada de nada. Un proyecto que en caso de prosperar antes que el de Spielberg podría suponer la cancelación de este último.

La vida de Mortara fue susceptible de mucha polémica, ya que, habiendo nacido en el seno de una familia hebrea, fue sustraido a la edad de 6 años por orden del Santo Oficio. La cosa fue que, siendo niño, y estando en trance de muerte, fue bautizado a hurtadillas por una criada católica que trabajaba en su casa. Después del sacramento, Edgardo se recuperó sorprendentemente y aquello quedó oculto hasta años después.

Oscar Isaac

Todos hebreos: Isaac, Spielberg y Rylance

El niño “secuestrado”

Acusaban a Pío IX de oscurantista y de antisemita, recordando un episodio peculiar: cómo la policía pontificia “secuestró” a un niño judío de 6 años, llamado Edgardo Mortara, bautizado cristiano de bebé, súbdito de los Estados Pontificios, separándolo de sus padres y llevándolo a Roma con el Papa. 

La realidad es que Edgardo siempre quiso cariñosa y respetuosamente a Pío IX, fue católico convencido, sacerdote y predicador itinerante, con facilidad para las lenguas (Unamuno le escuchó predicar en vasco en su paso por España) y que su relación con sus padres judíos fue humana y familiarmente buena, con trato respetuoso y cariñoso, regalos, abrazos, devoción filial, etc… pero con tiranteces por razones espirituales: él se empeñaba en seguir siendo católico devoto, y ellos se empeñaban en ser judíos.

Oppenheim_-_Kidnapping_of_Edgardo_Mortara_-_1862

Falsa pintura elaborada por el hebreo Oppenheim y titulada “Secuestro de Edgardo Mrtara”. La pintura presenta al pequeño Mortara de una edad de 2 ó 3 años cuando en realidad el niño tenía casi 7 años y decidió irse sin más a pesar de que no conocía a sus “secuestradores”.

La historia de un alma… y una época convulsa

La historia de Edgardo Mortara es la historia de su alma, la de su familia judía, la de la política de la unificación de Italia y el anticlericalismo del siglo XIX, la desaparición de los Estados Pontificios y la personalidad de Pío IX, un monarca absoluto en época de revoluciones, pero también un hombre afable y cercano, que jugaba con el pequeño Edgardo, gustaba de competir al billar con los miembros de la Guardia Suiza y era más accesible que muchos pontífices anteriores. 

Pío IX fundó la Acción Católica, convocó el Concilio Vaticano I y proclamó los dogmas de la Inmaculada concepción y de la infalibilidad papal. Eliminó la vieja concepción que se tenía en los Estados Pontificios de que los judíos del territorio eran extranjeros, considerando que eran súbditos y nacionales del lugar, como todos los otros. Eliminó en 1848 las puertas y reglamentos del gueto judío de Roma. Cuando elementos antijudíos de la población quisieron asaltar el gueto o molestar a sus habitantes, puso guardias a vigilar y patrullar las calles. 

Intentos previos, siempre fallidos

La historia de Mortara no es una historia fácil de filmar. El escritor teatral y guionista judío de Broadway Alfred Fox Uhry (famoso por “Paseando a Miss Daisy”) escribió una obra sobre el asunto para teatro, “Edgardo Mine”, que se estrenó en dos ciudades de EEUU en 2002 y en 2006. Una ópera, “Il Caso Mortara“, de Francesco Cilluffo, se estrenó el 25 de febrero 2010, en la Dicapo Opera en Nueva York. 

En 2002 la productora Miramax planeaba empezar a rodar una película en Irlanda titulada “Edgardo Mortara”, basada en el libro de Kertzer, con Anthony Hopkins haciendo de Papa, pero al final –sorprendentemente- faltó el dinero. Intentos no han faltado. Y tampoco esta vez parece que el anuncio de Spielberg pase de ser un amago.

La historia es interesante, aunque difícil de narrar: lo fácil es convertirla en una pieza de propaganda anticatólica y antipapista, que es lo que se hizo en el s.XIX. La realidad es más humana y sorprendente que la propaganda. Y precisamente ya en su época fue noticiosa por insólita e infrecuente.

Mortara en primera persona… sin traducir

Es asombroso que 12 años después de la campaña contra la beatificación de Pío XII, el detallado testimonio que Edgardo relató en primera persona sobre su trato con el difunto pontífice al iniciarse la Causa de beatificación de Pío IX sólo figure en Internet en inglés (Zenit lo publicó íntegro en 2000 y la web de la EWTN lo mantiene en: www.ewtn.com/library/issues/ZMORTARA.HTM).

Mortara explica en primera persona su historia

»Nací en una familia judía. A los 16 meses, sufrí una grave enfermedad- neuritis- que redujo severamente mis fuerzas. El doctor, que creo que ya murió, clasificó mi caso como muy grave. Cuando la criada, Anna Morisi, una buena chica cristiana de 16 o 18 años, a quienes mis padres tenían a su servicio, pese a las leyes de entonces de los Estados Pontificios, oyó el peligro, decidió bautizarme. En un momento que mi madre me dejó solo en la cuna, vino con un poco de agua y me bautizó salpicándome pronunciando la fórmula sacramental. Tras esto, llegó mi madre sin saber nada de ello. […] 

»Los hechos los mantuvo en secreto Morisi, sorprendida por mi rápida recuperación. Seis años después, uno de mis hermanos pequeños, llamado Aristide, cayó gravemente enfermo. Cuando una amiga animó a Morisi a bautizar al niño “in extremis”, ella se negó, dando como razón el hecho de que yo había vivido tras el bautismo, y así se reveló el secreto. Cuando la noticia de mi bautismo llegó a la autoridad eclesiástica ordinaria, este organismo determinó que el caso era demasiado serio para ser de su competencia, y fue remitido directamente a la Curia Romana. Como resultado de este proceso- y no conozco otro- el Santo Padre, a través de una congregación romana, encargó a Feletti separarme de mi familia. 

[La ley de los Estados Pontificios prohibía que un niño cristiano fuese educado en un hogar no cristiano. Si los Mortara se hubiesen convertido al catolicismo Edgardo habría seguido con ellos].

»Esto tuvo lugar con ayuda de las autoridades civiles, es decir, los oficiales de la Inquisición, el 24 de junio de 1858. Los oficiales me llevaron a Roma y me presentaron a Su Santidad Pío IX que me recibió con gran amabilidad y se declaró mi padre adoptivo, y realmente lo fue, incluso preocupándose de mi educación y asegurando mi futuro. Me encomendó al canónigo Enrico Sarra, rector del Instituto de Neófitos en Santa María de las Montañas”. 

Las primeras semanas la familia tenía permiso para ver al niño y hablar con él, pero según cuenta el mismo Mortara, él mismo mostraba cierto distanciamiento hacia ellos. Los padres usaron todo tipo de contactos, lloros, argumentos y negociaciones para intentar que el niño volviera con ellos fuera de Roma, y en cierto momento las autoridades, temiendo que se lo llevasen a la fuerza, cortaron el contacto físico. 

Más adelante permitirían el contacto por carta, pero Mortara escribía con devoción de su fe cristiana y ellos pensaban que eran cartas falsas. 

Aún más tarde, ya adulto, recién cumplidos los 19 años, se vio con su padre en un encuentro “extremadamente afectuoso”, le expresó su devoción y respeto filial, le dio regalos y cartas para sus hermanos y se mantuvo firme en su fe católica y su vocación religiosa.

Caen los Estados Pontificios

Por ese entonces era 1870: las tropas nacionalistas italianas ocuparon los Estados Pontificios y Roma. Para los ocupantes liberales, “devolver” al “joven Mortara”, o “liberarlo”, era de la máxima importancia simbólica. 

El nuevo jefe de la policía, el señor Berti, fue a buscar a Mortara, “insultándome y pidiéndome que satisficiera al público, que estaba irritado por los ‘excesos de poder teocrático, para devolverme a mi familia. Le dije que ese no era el lugar para tal satisfacción y que ya había dado a mi padre en Roma todas las pruebas del más tierno afecto filial”. 

– Sea como sea, por tu propio bien y el de tu comunidad te ordeno que vuelvas con tu familia –dijo el nuevo jefe de policía. 

» La Policía [liberal, italiana] seguía todos mis pasos, y cada noche ponían guardias cerca del convento para impedir que me escapase. Se me aconsejó visitar a su excelencia el general Lamarmora, entonces lugarteniente del Rey Victor Manuel en Roma. Su excelencia me recibió con la máxima educación. Después de explicarle mi caso, me dijo: 

– Pero, entonces, ¿qué quieren de usted?
– La policía –respondí- quiere forzarme a volver con mi familia.
Pero ¿cuántos años tiene usted?
– Diecinueve, 
excelencia.

– Entonces, usted es libre. ¡Haga lo que quiera!
– Pero, excelencia, me amenazan con represalias.
– En ese caso, venga a verme y le protegeré 

Al final, sus superiores consiguieron enviarle al norte de Italia. Edgardo también escribió una carta a los diarios católicos negando estar retenido contra su voluntad y refutando otras acusaciones siniestras que la prensa anticlerical difundía sobre su situación, que querían convertir en un ejemplo de oscurantismo medieval en la época del tren a vapor.

Predicador agustino y políglota

Su padre murió en 1871, un año después de sus encuentros en Roma. A los 23 años, Edgardo fue ordenado sacerdote en la orden de los agustinos. Fue misionero en Munich, Mainz y Breslau, buscando siempre predicar a los judíos, pero con poco éxito. En Italia visitó mucho a sus hermanos y sobrinos, y en 1895 acudió al funeral de su madre que conducía el rabino de Bolonia. 

Predicó por todo el mundo en varios idiomas. En 1897 predicó en Nueva York, aunque sin el apoyo del arzobispo local que no veían bien el anuncio del evangelio a los judíos como él hacía. Mortara murió en 1940 en la abadía de Bouhay en Bressoux, cerca de Lieja en Bélgica, después de haber pasado sus últimos años allí. Tenía 88 años.

El filósofo vasco Miguel de Unamuno, hombre de espiritualidad complicada pero intensa, en su libro “Contra esto y aquello” cuenta como el padre Mortara pronunció, en su presencia “un sermón predicado en vascuence en Guernica”, y también lo retrata recogiendo donativos en el balneario de Cestona para el seminario agustino de Oñate. 

Unamuno explica que “rodando el tiempo”, aquel niño famoso “fue a parar a mi tierra vasca convertido en padre Mortara”. “Era un genuino israelita y un israelita italiano, vivo y sagaz, ingenioso y emprendedor“. “Era un verdadero políglota y en llegando a mi país se propuso hablar vascuence, y llegó a conseguirlo. Yo le oí un sermón predicado en vascuence, en Gernika, y os digo que se sufría oyendo a aquel hombre intrépido”, concluye. 

A %d blogueros les gusta esto: