Saltar al contenido.

No solo Halloween… Quienes elaboran “Altares de Muertos” sin saberlo practican ocultismo

octubre 16, 2018
Los Altares de Muertos en México y Centroamérica son

Los Altares de Muertos en México y Centroamérica son “rescatados” por la autoridades anticristianas para suplantar la Fiesta Católica de los Fieles Difuntos.

(Por Lucía)

(Canon 1261: La superstición es una desviación del culto que debemos al verdadero Dios, la cual conduce a la idolatría y a distintas formas de adivinación y de magia).

Muchas veces a los católicos se nos previene contra el Halloween, la famosa fiesta de hechicería que los sajones celebran cada 31 de octubre. Y no la celebramos porque, como ya sabemos, en este día se festeja a las brujas, a los monstruos y demás figuras demoníacas; además provocan que olvidemos las fiestas importantes de la Iglesia como el Día de Todos los Santos (1°  de noviembre) y la fiesta los Fieles Difuntos (2 de noviembre) dedicada a las benditas Almas del Purgatorio.

Con Halloween se engaña y se escandaliza  a los niños y se llena el ambiente de ocultismo y miedo. Pero también podemos demostrar que Halloween y las celebraciones paganas de los Altares de Muertos,  dan los mismos frutos.

  1. De ambas fiestas demoníacas, Halloween y Altares de Muertos, se dice que son modernizaciones y fusión de costumbres  paganas precolombinas con la festividad católica (con el Día de Todos los Santos o Día de los Fieles Difuntos):
Halloween

Halloween

Día de Muertos.

Día de Muertos.

Halloween “Halloween (contracción de All Hallows’ Eve, ‘Víspera de Todos los Santos’), también conocido como Noche de Brujas o Día de Brujas, es una fiesta moderna resultado del sincretismo originado por la cristianización de las fiestas del fin de verano de origen celta.”

https://es.wikipedia.org/wiki/Halloween

Día de Muertos “los evangelizadores cristianos de tiempos coloniales aceptaron en parte las tradiciones de los antiguos pueblos mesoamericanos, fusionándolas con las tradiciones europeas, para poder implantar el cristianismo entre dichos pueblos.”

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_Muertos

 2. Ambas coinciden en cuantos a su significado

Niñas brujas.

Niñas brujas.

“Hoy en día, Halloween es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidense y canadiense. Algunos países latinoamericanos, conociendo aún esta festividad, tienen sus propias tradiciones y celebraciones ese mismo día, aunque coinciden en cuanto a su significado: la unión o extrema cercanía del mundo de los vivos y el reino de los muertos.https://es.wikipedia.org/wiki/Halloween

3. Ambas son una superstición de espíritus que visitan a los vivos

“Los muertos visitan a sus parientes”.

Halloween “En esa noche los espíritus visitaban las casas de sus familiares, y para que los espíritus no les perturbasen los aldeanos debían poner una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si había una vela en recuerdo de cada difunto los espíritus no molestaban a sus familiares, si no era así los espíritus les perturbaban por la noche y les hacían caer entre terribles pesadillas.”

https://es.wikipedia.org/wiki/Halloween

Día de Muertos “Los huastecos ofrendan el culto en estos tiempos porque no solo recogen la cosecha del maíz y otros frutos, en estas fechas los parientes muertos visitan a los familiares. La esencia de sus espíritus están presentes y por ello el olor de las frutas, la música y la luz, recuerdan los momentos vividos en la tierra, el inframundo está presente todo el tiempo y es muy cercano al mundo de los vivos según los huastecos, el cuerpo regresa a la tierra pero su alma se queda entre los vivos.”

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_Muertos

4. Ofrenda y comida que le dejan a esos espíritus que visitan a los vivos

comida dia-de-muertos4

Alimentos ofrebdados a los muertos. 

HalloweenLos paganos celtas re-construccionistas celebran el día cocinando los platos favoritos de los muertos, cantando canciones tradicionales, recitando poesías o bailando. Debe dejarse abierta una puerta o ventana orientada al este e invitarse específicamente a los seres queridos fallecidos a formar parte de la fiesta. A veces se deja una vela encendida en las ventanas para orientar a los muertos hacia casa.”

http://www.kindsein.com/es/24/11/565/ 

Día de Muertos “El altar de muertos, también conocido como ofrenda del día de muertos, es un elemento fundamental en el conjunto de tradiciones mexicanas del Día de muertos, que consiste en instalar altares domésticos en honor de los muertos de la familia donde se ofrece como ofrenda de alimentos, velas, flores y objetos de uso cotidiano del difunto.”

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_Muertos

5. Es el año nuevo o inicio de algún período de las sectas celta y prehispánica

Halloween “Halloween tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhain (el señor de la muerte), que deriva del irlandés antiguo y significa fin del verano. Los antiguos britanos tenían una festividad similar conocida como Calan Gaeaf. En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el «Año nuevo celta», que comenzaba con la estación oscura.”

https://es.wikipedia.org/wiki/Halloween

Día de Muertos “El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y se celebraba durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos.” 

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_Muertos

Colores rituales

Colores de Halloween.

Colores de Halloween.

El día se asocia a menudo con los colores naranja, negro y morado y está fuertemente ligado a símbolos como la jack-o’-lantern (calabaza con cara tallada)

https://es.wikipedia.org/wiki/Halloween

Los colores empleados para los altares del día de muertos son exactamente los que se usan para Halloween

Colores de altares de muertos.

Colores de altares de muertos.

A continuación la lista que da Wikipedia sobre los elementos y colores que debe llevar el altar:

 

“Flores

Las flores fungen como ornato en todo altar y sepulcro. La flor de cempasúchil (flor de color naranja), la nube y el amaranto o moco de pavo son las especies más utilizadas para el adorno de un altar.

Doce cirios

 Aunque pueden ser menos, tienen que ser en pares, y preferiblemente de color morado, con coronas y flores de cera. Los cirios, sobre todo si son morados, son señal de duelo.”

Cruz

 La cruz va en la parte superior del altar a un costado de la imagen del difunto y esta puede ser de sal, ceniza, tierra o cal.”

Perro

“Se coloca la escultura de un perro o un perro real de la raza Xoloitzcuintle (generalmente esta raza es de color negro), representando al dios Xólotl, se dice el perro ayudará a cruzar a las almas el río Itzcuintlan (primera dimensión para llegar al Mictlán).”  

“Se coloca la escultura de un perro o un perro real de la raza Xoloitzcuintle generalmente esta raza es de color negro), representando al dios Xólotl, se dice el perro ayudará a cruzar a las almas el río Itzcuintlan (primera dimensión para llegar al Mictlán).”

Aunque también dice Wikipedia que el perro, si no es real debe ser representado por una estatua del mismo pero en color bronce. No creemos que el parecido con el demonio egipcio Anubis sea casualidad.

Anubis, el señor del abismo.

Anubis, el señor del abismo.

Ambos: Samhain y Mictecacíhuatl son el mismo

mictlantecuhtli

Mictlantecuhtli, señor de los muertos.

Halloween “Aquel fin de año celta se celebraba adorando a Samhain, el señor de la muerte, a quien se invocaba para consultarle sobre el futuro, la salud, la prosperidad o la muerte.”

http://www.kindsein.com/es/24/11/565/

Día de Muertos “El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y se celebraba durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con “La Catrina“, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos.”

Mictecacihuatl, la dama de los muertos.

Mictecacihuatl, la dama de los muertos.

Además, el altar de muertos tiene sentido esotérico pues en el original hay siete escalones que representan los siete pecados capitales:

Siete escalones...

Siete escalones…

Altares de siete niveles: son el tipo de altar más convencional, representan los siete niveles que debe atravesar el alma para poder llegar al descanso o paz espiritual. Según la práctica otomí, los siete escalones representan los siete pecados capitales. Se asocia el número siete con el número de destinos que, según la cultura azteca, existían para los diferentes tipos de muerte.

Y hay que hacer una aclaración de Wikipedia, los cristianos evangelizadores del nuevo continente nunca aceptaron ni se fusionaron con los rituales paganos de los indígenas.

Anuncios

Se consuma el cisma en la Iglesia “Ortodoxa”: Moscú rompe relaciones con Constantinopla

octubre 15, 2018

putiniglesia

(Transcrito de BBC/)

Vladimir Putin puede perder pronto una de las mayores fuentes de influencia que posee en Ucrania (y de lo que él mismo llama el “mundo ruso”): el de la Iglesia ortodoxa.

Para el presidente de Rusia, Ucrania se encuentra en el centro del nacimiento del pueblo ruso. Esta es, además de por su importante posición geoestratégica y el tamaño del país, una de las razones por las que Moscú quiere seguir manteniendo la soberanía espiritual sobre la antigua república soviética.

En la última década, los conflictos entre Rusia y Ucrania se han extendido al terreno económico, diplomático y hasta militar, como demostró la crisis de Crimea y la anexión rusa de la península.

Ahora, la confrontación se ha movido también al terreno religioso con la decisión del patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, de despejar el camino para la independencia de la Iglesia ortodoxa ucraniana anunciada este jueves, Moscú va camino de perder la partida.

Un nuevo patriarcado

Durante siglos, la mayor parte de los creyentes ortodoxos ucranianos han obedecido a un mismo patriarcado (las cabezas jerárquicas bajo las que se organiza la Iglesia ortodoxa): el de Moscú

Pero desde los años 90, con el colapso de la Unión Soviética, quien se erigió como líder de la Iglesia ortodoxa ucraniana de Kiev, el patriarca Filaret, buscó independizar a la Iglesia ucraniana de Moscú.

Sus deseos le costaron la excomunión y la acusación de querer crear un cisma dentro de la segunda religión cristiana con más adeptos (unos 300 millones), por detrás del catolicismo, con 1.200 millones.

Este jueves, el sínodo de Constantinopla anunció que revoca la excomunión de Filaret y que procede “a concederle la autocefalia (independencia) a la Iglesia de Ucrania”.

Esta decisión culmina un proceso iniciado en abril de este año en el que un grupo de ortodoxos ucranianos, con el apoyo del presidente de su país, Petrós Poroshenko, le pidió a la Iglesia ecuménica de Constantinopla la mencionada autocefalia.

No fue algo completamente nuevo, como le recuerda a BBC Mundo el teólogo Aristotle Papanikolau, profesor de Teología y director y cofundador del Centro de Estudios Cristianos Ortodoxos de la Universidad de Fordham, en Estados Unidos.

Hubo al menos otros dos intentos en el pasado: uno en el Medievo y otro a principios del siglo XX, antes de que estallara la Revolución rusa.

La diferencia es que esta es la primera vez que Constantinopla, la autoridad competente para otorgar la independencia, ha demostrado que acepta el pedido.

En septiembre, el patriarca Bartolomé I de Constantinopla, hoy en día Estambul, publicó un comunicado en el que dijo que “en preparación para la provisión de la autocefalía a la Iglesia ortodoxa de Ucrania se enviará a dos patriarcas ecuménicos a Kiev”.

Y esta semana, el consejo eclesiástico de Constantinopla, que se reunió en Estambul durante tres días bajo la presidencia de Bartolomé I, tomó varias decisiones que apuntan hacia la independencia de la Iglesia ucraniana.

“El sínodo procederá a la concesión de la Autocefalia a la Iglesia de Ucrania“, dijo en un comunicado.

Además, “el consejo decidió rehabilitar al patriarca Filaret, excomulgado por la Iglesia ortodoxa rusa por liderar un proceso de ruptura en los años 90”.

También se rehabilitó a Makarly, patriarca de la Iglesia ortodoxa autocéfala ucraniana, no reconocida por el mundo ortodoxo.

Todo a pesar del fuerte rechazo de Moscú, que sostiene que la primacía de Constantinopla es solo una formalidad y que las decisiones referentes a las autocefalias deben ser tomadas en conjunto por todas las iglesias ortodoxas.

Así, la reacción de la Iglesia rusa ante lo anunciado este jueves ha sido de profundo malestar.

Su portavoz dijo que Estambul “cruzó una línea roja” al revocar la excomunión de Filaret, quien aspira a liderar una futura Iglesia ucraniana independiente.

“Esto legaliza el cisma. Con sus acciones, Constantinopla cruza una línea roja y, de forma catastrófica, socava la unidad de la Ortodoxia global”, dijo.

En este sentido, la jerarquía de la Iglesia ortodoxa rusa comparó la situación actual con el Gran Cisma de 1054 que separó el cristianismo oriental y occidental, y advirtió que esto puede llevar a una ruptura irreversible en la comunidad global ortodoxa.

El Kremlin también expresó su descontento, diciendo que se opone a cualquier movimiento que conduzca a una división en el seno la fe ortodoxa.

Pero, ¿es esto una cuestión meramente religiosa?

kirilputin

¿Por qué es importante?

Primero, por su carga simbólica.

La capital ucraniana, Kiev, fue el punto de partida y origen de la Iglesia ortodoxa rusa, algo que acostumbra a recordar el propio presidente Putin. Fue allí donde el príncipe Vladimir, figura eslava medieval reverenciada tanto por Rusia como por Ucrania, se convirtió al cristianismo en el año 988.

“Si la Iglesia ucraniana gana su autocefalia, Rusia perderá el control de esa parte de la historia que reclama como origen de la suya propia“, asegura BBC Mundo el doctor Taras Kuzio, profesor en la Universidad Nacional Academia de Mohyla de Kiev y miembro no residente de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos.

“Perderá también gran parte de los símbolos históricos que forman parte del nacionalismo ruso que defiende Putin, tales como el monasterio de las Cuevas de Kiev o la catedral de Santa Sofía, que pasarán a ser enteramente ucranianos. Es un golpe para los emblemas nacionalistas de los que presume Putin”.

Pero es además, en su opinión, una cuestión geopolítica.

“Para Putin es como el colapso de la Unión Soviética en 1991 porque representa la ruptura de su proyecto, el del mundo ruso‘, donde Ucrania juega un papel central. Y viene a probar que su estrategia de chico duro para acercar a la antigua república soviética no ha hecho sino alejarla incluso más”.

No opina lo mismo el doctor Nikolay Mitrokhin, de la Universidad Este de Finlandia, quien cree que la independencia de la Iglesia ortodoxa ucraniana no tendría implicaciones geoestratégicas. Se trata de un “cambio simbólico”, estima.

No está probada la influencia que la Iglesia ortodoxa de Moscú puede tener sobre los ucranianos ortodoxos. Y la propaganda imperialista de Putin depende de otros muchos factores, no solo del clero, cuya misión no es particularmente apoyar el modelo imperial ruso, a pesar de que algunos (de sus miembros) sí lo hagan”.

Los seguidores

También está el tema pastoral. La escisión puede suponer para Rusia una disminución de hasta el 40% de sus fieles ya que más de un tercio de los ortodoxos de la Iglesia de Moscú son ucranianos.

Y puede perder más de 12.000 parroquias, con sus líderes, sus edificios emblemáticos y sus contribuciones monetarias. Fuentes del servicio ruso de la BBC en Kiev predicen que si Ucrania obtiene la independencia eclesiástica una gran parte significativa de sus fieles adherirían a la nueva iglesia.

La reducción en el número de adeptos de la Iglesia ortodoxa rusa, que cuenta con unos 120 millones de los 300 millones de fieles que hay en todo el mundo, haría poco sostenible la afirmación de que Moscú es el protector de todos los ortodoxos cristianos y una” Tercera Roma”, como la denomina el patriarcado moscovita.

La relevarían en importancia, por número de fieles, la Iglesia ortodoxa rumana y la misma ucraniana, por lo que quedaría relegada a un tercer puesto, indicó el doctor Kuzio. Una clasificación con la que también coincidió Papanikolau.

Pero el patriarcado de Moscú asegura que esas estimaciones carecen de base y que una nueva iglesia conducirá a la toma violenta de templos en Ucrania y al derramamiento de sangre.

Y además Rusia no es la única que puede sufrir las consecuencias de este conflicto.

Si Moscú cumple su amenaza de romper con Constantinopla, la Iglesia ortodoxa oriental acabaría siendo más débil y pobre, pues perdería al único país de la región que contribuye con importantes sumas de dinero y que tiene una verdadera influencia a nivel mundial.

Por qué ahora

El anuncio de la escisión entre ambas iglesias es, para algunos, algo lógico en términos históricos.

“Tras la caída del Imperio Bizantino, las iglesias ortodoxas independientes fueron configurándose en el siglo XIX de acuerdo a las fronteras nacionales de los países y este es el patrón que, con retraso, está siguiendo ahora Ucrania”, explica el teólogo Papanikolau.

Pero reconoce también que la autocefalia es un evento importante “dada la historia entre los dos países y porque el nacimiento de la religión ortodoxa rusa se sitúa en Kiev”.

Y hay también otras razones que hacen que una iglesia ucraniana independiente reconocida sea hoy más factible que nunca. Papanikolau cree que se trata de una “tormenta perfecta” en la que confluyen varios factores.

Por un lado la identificación de Iglesia-Estado que han seguido otras naciones. Por otro, la posibilidad del Patriarcado de Constantinopla, continuamente atacado desde Moscú, de reducir significativamente el poder de la Iglesia ortodoxa rusa.

Esta es una tesis que también comparte el profesor Kuzio, quien cree que es una forma de contrarrestar las fuerzas pro-rusas dentro de las 14 iglesias ortodoxas reconocidas.

Y por último, y más importante para Papanikolau, es una razón puramente espiritual, alejada de cualquier motivación de influir en la geopolítica.

“¿Cómo pueden los ucranianos aceptar como guías espirituales a miembros de una iglesia que se cree implicada en las agresiones imperialistas rusas?“, dice reconociendo el impacto que la guerra de Crimea y su posterior anexión pudo haber tenido en la actitud de los eclesiásticos de Constantinopla.

Pero Nikolay Mitrokhin considera que “el clero de la Iglesia ortodoxa rusa no es el grupo social que más apoyó las protestas prorrusas en 2014“.

“Decir que la Iglesia ortodoxa de Moscú es un ‘vehículo de la política de Putin’ es repetir las tesis infundadas de los políticos de derecha de Ucrania”, afirma.

La Iglesia ortodoxa y el Kremlin

Pero lo cierto es que la Iglesia ortodoxa rusa ha sido identificada con el Estado durante siglos.

Desde la época imperial de los zares hasta el comunismo (aunque en menor medida), cuando los altos cargos eclesiásticos mantenían estrechos lazos con el secretario general del Partido Comunista.

Fue tras el fin de la Unión Soviética, con el renacimiento del nacionalismo ruso en las (cortas) presidencias de Boris Yeltsin y después con Putin, que la Iglesia de Moscú vio legitimado su papel unificador y de institución soberana sobre las iglesias ucranianas.

Hoy en día, la Iglesia ortodoxa rusa, y en particular su patriarca Cirilo I, comparte muchos de los mensajes nacionalistas y patrióticos del presidente Putin. En particular esa idea del “mundo ruso” bajo el que Bielorrusia, Ucrania y Rusia son un solo y mismo pueblo con una única iglesia y cultura.

Ahora, la independencia eclesiástica de Kiev amenaza con romper el último vínculo relevante que Rusia tiene con su antiguo imperio.

LA APARICIÓN DE NUESTRA SEÑORA DEL PILAR DE ZARAGOZA

octubre 15, 2018

“Este pilar permanecerá en este sitio hasta el fin del mundo, y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos cristianos…”

El_apóstol_Santiago_y_sus_discípulos_venerando_a_la_Virgen_del_Pilar

La Santísima Virgen, quien vivía  aún en Israel, apareció al Apóstol Santiago en Zaragoza.

(Transcrito de Año Cristiano/ Juan de Croisset) 

Entre todas las gracias que derrama en nuestros corazones, nuestro Dios, ninguna merece mayor gratitud y aprecio que la Gracia inefable de la vocación a una religión revelada, igualmente verdadera que sublime. Así como la Fe es la primera virtud en el orden, así también lo es la necesidad y utilidad que de ella resultan, como cimiento del espiritual edificio, sin el cual es imposible sentar una sola piedra para la construcción de Jerusalén. Por eso el apóstol San Juan decía hablando con Dios: Toda la felicidad del hombre y su bienaventuranza consiste en que te reconozcan por el Dios verdadero, y a Tu enviado Jesucristo. Los delirios en que han andado los hombres cuando se dejaron guiar de las producciones de sus entendimientos; el bajo concepto que formaron de sí mismos, sin acertar a levantarse de la tierra; las trastornadas y rateras ideas que han sujetado a la grande palabra Dios, son una prueba evidente de la poquedad de nuestra naturaleza, aún cuando queramos ensalzar nuestro ser, y de incontestable necesidad que teníamos de una gracia que nos abriese las puertas de la razón, que nos introdujese a las regiones de la luz, y que nos diese principios para pensar con dignidad, arreglados á las sublimes ideas que grabó en nuestra mente el Ser incomprensible. Homero, Hesiodo, Crisipo, Platón y otros semejantes, á quienes no acaban de alabar los que se precian de puros filósofos, nos dan en esta materia el mayor desengaño. Si además de esto queremos fijar un poco la atención en los hombres primitivos que habitaron el Egipto, en los persas, en los caldeos, y posteriormente en los griegos, encontraremos no solamente con las semillas de infinitas deidades, sino con el patriarca de los Espinozas,  de los Lucilios y de otros, que con los más torpes errores hemos visto morir con mejor fortuna.

Basilica-del-Pilar-de-Zaragoza

“He aquí, Santiago, hijo, el lugar señalado y destinado para mi honor, en el cual por tu industria se ha de construir una iglesia en mi memoria…”

El conocimiento de un Dios puede ser obra de la verdadera filosofía; pero el de una religión sobrenatural y verdadera no puede producirse sino por la milagrosa infusión de la gracia. Sus conocimientos debían nacer de principios divinos, que no podía conocer en sí la esfera de la naturaleza; todas las ciencias de los hombres manifestaron con la mayor claridad la necesidad de la Revelación, y que solo Dios podía ser el Autor y Origen. Es inútil detenerse en las tristes memorias que causa la ceguedad prolongada del mundo.  Se sabe muy bien que tanto en la Lay natural como en la escrita hubo religión verdadera; pero también se sabe que sin embargo de esto dominaron por la mayor parte las aciagas consecuencias que produjo de desobediencia de un hombre. Pero nuestro buen Dios se tocó de su misma misericordia, de tal manera que envío a su Hijo Unigénito para que rescatase al mundo de la servidumbre del pecado, y formase un pueblo limpio, aceptable, seguidor de buenas obras, según la expresión de un santo Apóstol, y en donde dominen para siempre la luz, la verdad y la gracia. Habían llovido las nubes al justo, tantas veces prometido a los antiguos  patriarcas, y de una tierra virginal había salido el Salvador, el Príncipe de la Paz, el Padre del siglo futuro. Del costado del nuevo Adán, dormido en el árbol de la cruz, había sido formado la virginal esposa, esto es, la Iglesia con todos sus Sacramentos. Muchos esforzados caudillos, discípulos del Señor que en su escuela había estudiado sus altos designios sobre la salud de los hombres, estaban ya preparados para la grande obra de la predicación del Evangelio y conversión de todo el mundo. Testigos de la divinidad de su Maestro en la Resurrección gloriosa después de tantos milagros que la acreditaban; llenos de aquel espíritu consolador que les enseñó todas las lenguas y el arte de dominar en las almas por el ministerio de la palabra; convenidos en el Concilio de Jerusalén sobre los artículos que habrían de formar el fondo de su predicación, nada faltaba más que la dispersión de los Apóstoles. Y he aquí la época feliz a donde se debe traducir el principio de la ventura de España.

Estaba esta hermosa porción del mundo sumergida en la idolatría; el haber enriquecido la naturaleza su suelo con tantas preciosidades habían llamado las atenciones y la codicia de las más remotas gentes; todas habían traído, juntamente con su ambición y con sus armas, sus respectivas supersticiones. Sin tener necesidad de subir a los tiempos fabulosos saben todos que con los fenicios y los romanos vinieron a España cuantos ídolos pudo inventar una loca fantasía en todos los países que sujetaron sus armas victoriosas; aquella ridícula multitud de deidades de las que burlaba Juvenal, era adorada de nuestros antepasados, a no ser que el furor de la guerra y su natural indócil les hubiese hecho sacudir el yugo de la religión como el del imperio romano; pero de cualquiera manera, o no tenían religión, o su Dios era, además de sus pasiones las mudas obras de las manos de los hombres. En esta situación; he aquí que el Altísimo le dirigió una benéfica mirada desde lo alto de su trono de Su gloria. Los apóstoles fortalecidos por el Espíritu Santo, animados con el heroico ejemplo del protomártir esteban, e instruidos plenamente por la Reina de los Mártires, emprenden la predicación del Evangelio.

Santiago, uno de los discípulos más amados del Señor, se prepara para venir al Occidente, cumpliéndose en esto, como siente Santo Tomás de Villanueva, la pretensión hecha por su Madre en la solicitud de las dos sillas para sus hijos. María Santísima, que después de la Pasión de su Hijo y de su gloriosa Ascensión a los cielos no podía tener otros pensamientos que la retardasen unirse para siempre con su Esposo que la propagación de la fe y la predicación del Evangelio, veía la dispersión de los Apóstoles como el último plazo para el logro de las eternas dichas. Exhalábase su dulcísimo corazón en mil tiernos suspiros, repitiendo aquellas amorosas palabras de la Esposa: Dime, ó amado de mi corazón, en dónde se sesteas, á dónde vas a descansar al mediodía, que no quiero ya más estar en este destierro sin ver las hermosísimas luces de tus ojos, y recrearme para siempre con la divina hermosura de tu semblante. Toda absorta en la contemplación de su Hijo, estaban de acuerdo su alma y sus sentidos para no tener otro objeto que á Dios. Los ardores de su voluntad se echaban de ver en aquel rostro con visos de divino, como decía san Dionisio Aeropagita. Privada solamente de la vista sensible de su Hijo, todos sus deseos, todos sus anhelos, sus votos, sus ansias se dirigían al cielo, cuya consideración se mantenía; cuando he aquí que el Apóstol Santiago, destinado por el Espíritu Santo a la predicación de los españoles, se presenta a la Reina de los Ángeles; dobla las rodillas ante quien mucho antes se habían hecho semejantes demostraciones los más encumbrados serafines; besa sus manos virginales bañándolas de lágrimas, y le pide su bendición y su licencia para venir a la predicación de España. Ve, hijo, le dice la amorosísima Madre, cumple el mandamiento de tu maestro, y por él te ruego que en aquella ciudad en que mayor número conviertas a la fe, edifiques una iglesia en mi memoria, yo misma te lo daré a entender.

Estas palabras excitarán vivamente los escrúpulos de la erudición mundana, clavando la mordaz censura sus inexorables dientes en un hecho, cuya autenticidad pretende sujetar a alas más delicadas discusiones. Pero para que la piedad descanse sobre un fundamento de bastante autoridad y solidez es justo insertar aquí el monumento que califica esta tradición, reducido a un código membranáceo que conserva en su archivo la santa iglesia de Zaragoza. En él, pues, se dice así: “Después de la Pasión y de la Resurrección de nuestro Salvador Jesucristo, y de su Ascensión a los cielos, quedó la piadosísima Virgen encargada al cuidado del Apóstol y virgen san Juan Evangelista. Con la predicación y los milagros de los apóstoles crecía en Judea el número de los discípulos, y enfurecíanse los pérfidos corazones de algunos judíos en tanto grado, que movieron una persecución grande contra la iglesia de Jesucristo. Apedrearon a San Esteban  y quitaron la vida a otros muchos; por lo cual les dijeron los apóstoles: A vosotros debía predicarse primeramente la palabra de Dios; pero por cuanto la habéis rebatido y os habéis hecho indignos de la vida eterna, he aquí que nos convertimos a las gentes. De esta manera, esparcidos por el universo, según el mandamiento de Jesucristo, predicaron el Evangelio a todo hombre cada Apóstol en la porción que le había tocado.  Al tiempo de salir de Judea, cada uno obtenía la licencia y bendición de la Bendita y Gloriosa Virgen.

Entre tanto, por Revelación del Espíritu Santo, el bienaventurado Santiago el mayor, hermano de Juan e hijo del Zebedeo, recibió un mandamiento de Cristo para ir predicar el Evangelio a las provincias de España. Al punto el santo apóstol yendo a la Virgen y habiéndola besado las manos, le pedía con lágrimas en los ojos que le diese su licencia y su bendición respondió: Ve, hijo, cumple el mandamiento de tu Maestro, y por él te ruego que en aquella ciudad de España  en que mayor número de hombres conviertas a la fe, edifiques una iglesia á mi memoria, yo te lo manifestaré. El bienaventurado Santiago, saliendo de Jerusalén, vino a España predicando, y pasando por Asturias llegó a la ciudad de Oviedo, en donde convirtió uno a la fe. De esta manera, entrando por Galicia predicó en la ciudad de Padrón, de allí volviendo a Castilla, llamada España la Mayor, vino últimamente a España la Menor, que se llama Aragón, en aquella región que se dice Celtiberia, en donde está situada la ciudad de Zaragoza a las riberas del Río Ebro.

En esta ciudad, habiendo predicado Santiago muchos días, convirtió a Jesucristo ocho varones, con los cuales trataba del día del Reino de Dios, y por la noche salía a la ribera del río para tomar algún descanso en las eras. En este sitio dormían un rato, y después se entregaban a la oración, evitando de esta manera ser perturbados por los hombres y molestados por los gentiles. Pasados algunos días, estaba Santiago con los dichos fieles, a eso de medianoche, fatigados con la contemplación y la oración. Dormidos los ocho discípulos, el bienaventurado oyó a la hora de media noche unas voces de ángeles que cantaban: “Ave, Maria, gratia plena, como si comenzasen el oficio de Maitines de la Virgen con un dulce invitatorio;  y poniéndose inmediatamente de rodillas, vio a la Virgen Madre de Cristo, entre dos coros de miles de ángeles, sentada sobre un pilar de mármol. El coro de la celestial milicia angelical acabó los Maitines de la Virgen con el verso: Benedicamus Domino”.

el-beso-devoto-a-la-columna-del-pilar-zaragoza-6fdbff43-146f-44c4-a126-46eb3c0d6cba

“AQUÍ SE VENERA Y BESA EL PILA PUESTO POR LA VIRGEN”.

Acabado esto, María Santísima con rostro halagüeño llamó así al santo Apóstol y con mucha dulzura le dijo: “He aquí, Santiago, hijo, el lugar señalado y destinado para mi honor, en el cual por tu industria se ha de construir una iglesia en mi memoria: Mira bien este pilar en que estoy sentada, el cual mi Hijo y Maestro tuyo le trajo de lo alto por manos de ángeles, alrededor del cual colocarás el Altar de la capilla. En este lugar obrará la Virtud del Altísimo, portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio, y este pilar permanecerá en este sitio hasta el fin del mundo, y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos cristianos”. Entonces el Apóstol Santiago, regocijado con una alegría extraordinaria, dio infinitas gracias a Jesucristo y a Su Santísima Madre; e inmediatamente aquel ejército de ángeles, tomando a la Señora de los cielos, la tornó a la ciudad de Jerusalén y la colocó en su aposento; porque este es aquel ejército de miles de ángeles que envió Dios a la Virgen en la hora en que concibió a Cristo para su custodia, para que la acompañasen de continuo, y conservasen a su Hijo ileso.

Alegre el bienaventurado Santiago con una visión y consolación tan maravillosas, comenzó inmediatamente a edificar una iglesia en aquel sitio, ayudándole para ello los ocho que había convertido. La referida basílica es de casi ocho pasos de latitud y dieciséis de longitud, y a la cabecera de la parte del Ebro, tiene el referido pilar con un Altar, y para servicio de esta iglesia el bienaventurado Santiago ordenó de presbítero a uno de los sobredichos, el que le pareció más idóneo. Habiendo consagrado después la referida iglesia y dejando en paz a los cristianos, se volvió a Judea predicando la palabra de Dios. A esta Iglesia la dio el título de Santa María del Pilar, y es la primera iglesia del mundo dedicada al honor de la Virgen por las manos de los Apóstoles, etc.”

Estas son puntualmente las palabras del referido código que conserva la Santa catedral de Zaragoza, y el monumento más sólido y fidedigno que tiene la nación española para prueba de esta piadosa tradición. Dios nuestro Señor ha acreditado con la experiencia la verdad de sus palabras, pues nunca han faltado allí verdaderos adoradores, por turbados y borrascosos que hayan sido los tiempos. La protección de María se ha dejado ver en todos los siglos con repetidos milagros y portentos, dando que ella ha empeñado a la piedad de los españoles para tributarla cultos con devoción y magnificencia.

De aquí nació el innumerable concurso de gentes que de todas las partes venían de tiempos antiguos, y vienen presentemente a venerar esta santa imagen, recompensando la Reina de los Ángeles esta piedad fervorosa con la continua dispensación de gracias que alcanza de su Hijo. El vicario de Jesucristo que vela insensatamente sobre el rebaño que le fue encomendado, no pudo menos de advertir lo augusto de este santuario, lo remoto de su fundación y el fervoroso culto con que los fieles lo frecuentaban. Deseoso pues, de que una obra tan piadosa, no padeciese decadencia en las edades futuras, y así mismo de que todas las iglesias de España tuviesen el consuelo de celebrar tanta dicha con Himnos y cánticos determinó su festividad particular; y Clemente XII señaló para este efecto el día 12 de octubre, dando a todos los pueblos sujetos al Rey católico el consuelo de celebrar la ventura de haber tenido a la Madre de Dios en su región cuando todavía vivía en carne mortal.

(Véase la advertencia acerca de la venida de la Santísima Virgen a la ciudad de Zaragoza, que se lee en el mes de enero, día 2).

HIMNO

Jubilo dulci canimus Mariam,                                   Á MARÍA cantamos con dulce armonía,

Flumen aeternae pietatis, unde                                  Que de piedad eterna es rio inagotable,

Hauriunt omnes, quibus ardet alto                            Do beben con fervor y con santa porfía

Pectore virtus                                                               Cuántos pechos arden en amor entrañable

Cujus est primo fidei sub ortu                                     Ya desde que nació la fe en Dios verdadero,

Noster expertus populus favorem,                              La Iberia el blanco fue de sus favores;

Pues luego brilló en ella el de salud Lucero

Cum per Hispanias micuisset oras                             Que en toda su extensión echó sus                                                                                       resplandores.

Stemma salutis                                                             Lo que la antigüedad con júbilo cantó

Longa quod plauso cecinit vetustas                            La que nuestros mayores fiesta celebraron,

Praedicent sancte, celebrentque grata                       Celebrémosla alegres, pues nos la legó

Mente nepotes                                                               La piedad con que ellos la solemnizaron.

Fertur, ut quondam monitus Jacobus                        Inspirado SANTIAGO, segun tradicion,

Caesaraugustae posuisse templum                             En Zaragoza un templo á la VIRGEN levanta;

Nostra sic aedes nítidas MARIAE                             Lo mismo cada cual debe en su corazón

Corda dicemus                                                              Levantar a MARÍA una morada santa

Virginis laudes celebrans Iberus                                Alégrese la España al celebrar las glorias

Civis exultet, menor et receptae                                 De tan buena SEÑORA y MADRE cariñosa

Gratiae, festo redeunte, vota                                                        Y pues que de ELLA tiene tan buenas memorias

Debita solvat                                                                 Su fiesta agradecida, celebre hoy gozosa.

Sit decus súmmum tibi, Christe, MATER                 Gloria suma a Jesús que es el Hijo de una

                                                                                                              MADRE

Pura quem VIRGO generavit, aequa                        Que es MADRE la más tierna y VIRGEN la

Laude dicatur Pater, ac perenni                                mas pura;

Spiritus aevo. Amen.                                                    Gloria suma también al sempiterno Padre,

Y al Santificador de toda criatura. Amén.

La Misa es en honor a la Santísima Virgen del PILAR de Zaragoza, siendo la oración la que sigue:

Concede nos fámulos tuos, quaesumus Domine Deus, perpetua mentis et corporis sanítate gaudere, et gloriosa beatae Mariae Semper virginis intersessione a praesente liberari tristitia, et aeterna perfrui laetitia. Per Dominum nostrum Jesum Christum…

Ó Dios y Señor, concédenos, te rogamos, que nosotros tus siervos nos alegremos con la perpetua sanidad de cuerpo y alma, y que por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María seamos libres de la tristeza presente, y lleguemos a gozar de las alegrías eternas. Por Nuestro Señor Jesucristo, etc.

En el Reino de Aragón se dice la siguiente:

Omnipotens sempiterne Deus, qui per gloriosissimam Filiitui Matrem caeleste praesidium nobis mirabiliter praeparasti; concede propitius, ut quam peculiari titulo COLUMNA pia devotione veneramur, ejus perpetuo protegamur auxilio. Per eumdem Dominum…

Omnipotente y eterno Dios, que por medio de la gloriosísima Madre de tu Hijo nos preparaste admirablemente en ella un refugio celestial; concédenos benigno, ya que la veneramos con piadosa devoción bajo el título del PILAR, nos proteja ella siempre con incesantes gracias. Por el mismo Señor…

La Epístola es del capítulo XXIV del Eclesiástico, pág. 14

Ab initio et ante secula creata sum et usque ad futurum seculum non desinam 
et in habitacione sancta coram ipso ministravi.
Et sic in Sion firmata sum, et in civitate sanctificata similiter requievi, et in Jerusalem potestas mea. Et radicavi in populo honorificato, et in parte Dei mei hæreditas illius, et in plenitudine sanctorum detentio mea.

Desde el principio y antes de los siglos fui criada, y existiré por todo el siglo futuro, y ejercité mi ministerio en el tabernáculo santo delante de él. Así yo tuve en Sión estabilidad, y también la ciudad santa fue lugar de mi reposo, y en Jerusalén tuve mi palacio. Y eché raíces en un pueblo glorioso, y en la porción de mi Dios, que es su heredad; y mi habitación fue en la plenitud de los Santos.

REFLEXIONES

Todas las expresiones que contiene la Epístola de esta día están dichas propiamente de la Sabiduría divina; pero nuestra madre la Iglesia, conociendo el mérito singular de la Reina de los Ángeles, y cuanto la convienen las grandezas que en ella se insinúan, se la aplica con bastante frecuencia, y en esto mismo da un motivo de consolación a todos los cristianos y muy particular a todos los españoles.

De luego a luego, da a entender la Iglesia que María Santísima tiene en su mano todos los tesoros del cielo para dispensarlos a los miserables pecadores. En este sentido pueden entenderse aquellas palabras: Mi poder y potestad se extiende sobre Jerusalén”; y las siguientes: “Eché raíces en un pueblo lleno de honor” pueden sin violencia interpretarlas los españoles; porque habiendo tenido la dicha de la Madre de Dios  se apareciese en carne mortal al Apóstol Santiago cuando les predicaba el Evangelio, y de que por sí misma le mandase construir en su honor la primera iglesia que tuvo en el mundo, ¿qué lengua será suficiente para decir la santificación y gracias que dejaría en aquel lugar dichoso una Reina tan poderosa? Por mucho que se quiera cerrar los ojos, es preciso advertir que el verdadero Dios se constituyó Dios nuestro, y que toda nuestra España se convirtió, por medio de María, de región de tinieblas en hermosa habitación de resplandores. Fundada una iglesia bajo los benignos auspicios de la Madre de Dios; adornada de aquella columna, símbolo misterioso de la estabilidad de nuestra fe; y lo que es más, fortalecido y apoyada en las promesas de Reina tan poderosa, ¿podrá dejar nuestra España que se seduzcan los lisonjeros preceptos de una ley que alague los sentidos? ¿Borrará jamás la alianza que el Espíritu divino grabó con dedo omnipotente en sus entrañas, escribiéndola con caracteres indelebles más duraderos que el diamante? ¿será posible que queme inciensos Dagón, ni que adultere con las naciones extrañas? No es creíble que una nación preelegida, una nación amada y distinguida entre todas las del universo con los amores, las ternuras y real presencia de la Madre de Dios llegue alguna vez a ser ingrata a su Hijo. Las puertas del infierno se conjurarán contra nuestra constancia, vendrán siglos en que se verifiquen de la iglesia de España las tristes profecías que dejó escritas san Juan en su Apocalipsis, pero aquel gran Dios quien nos dio a Santiago por doctor de su ley, que hizo descender sobre nosotros la lluvia soberana de sus luces, y que finalmente nos puso bajo la protección de su misericordiosa madre, ese mismo Dios, será siempre nuestro Dios, y nosotros seremos siempre su pueblo. Los españoles tendremos siempre el escudo de María, y con su amparo seremos eternamente la nación dichosa, el pueblo de Dios, la heredad del Todopoderoso, el objeto de sus beneficencias. Tanta dicha merece sin duda alguna particular gratitud de parte de los españoles; pero esta no debe reducirse a solas palabras o vanas admiraciones. Las buenas obras son el único testimonio de la sencillez, de la voluntad y de la rectitud del corazón.

El Evangelio es del capítulo XI de san Lucas, pág. 16

In illo tempore: Loquente Jesu ad turbas, extollens vocem quaedam mulier de turba, dixit illi: Beatusventer qui te portavit, et uvera, quae suxisti. At ille dixit: Quinimo beati, qui audiunt verbum Dei, etcustodiunt illud.

En aquel tiempo: Hablando Jesús a las turbas, alzó la voz cierta mujer de en medio de ellas, y le dijo: Bienaventurado el vientre que te llevó, y los pechos que mamaste. Pero él respondió: Antes bienaventurados aquellos que oyen la palabra de Dios y la observan.

MEDITACIÓN

Sobre los particulares favores con que María Santísima ha protegido siempre a España.

PUNTO PRIMERO.– Considera que la firmeza y estabilidad en la fe que ha manifestado siempre esta provincia en el mundo, debe por la mayor parte su origen a la protección y piedad de la Reina de los Ángeles, que la ha mirado con especial cariño, y que con sus súplicas la ha alcanzado de su Hijo, cuando muchos otros pueblos padecieron naufragio en los tiempos calamitosos.

Dejando aparte aquella solemne promesa que hizo á Santiago de perpetuar nuestra fe, diciéndole cuando se le apareció: Esta columna permanecerá en este lugar hasta el fin del mundo, y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos adoradores de Jesucristo, ¿a qué otra cosa podemos atribuir la extraña diversidad con que nuestra España se portó como el primer predicador del Evangelio respecto de las demás naciones del mundo? Porque ¿qué provincia dio sus oídos más pacíficamente á la intimación de la verdad? ¿Qué gentes presentaron sus corazones más blandos y sazonados para plantar en ellos la fe de Jesucristo? ¿quién abrazó con más amor una ley tan repugnante a la carne y sangre? ¿qué nación miró con tanto respeto una religión de mortificación y de cruz, que en lo natural había de ser tenida por las gentes en el concepto de una necesidad? ¿qué parte del mundo, finalmente, trató a los discípulos del Señor con tanta humildad y cortesía? Los romanos crucificaron a san Pedro, degollaron a san Pablo y frieron en aceite a san Juan; los jerosolimitanos despeñaron a Santiago Alfeo, su obispo; los armenios desollaron inhumanamente a san Bartolomé; los frigios crucificaron a san Felipe; los indios alancearon a santo Tomás; los persas martirizaron a san Judas y a san Simón con los más crueles tormentos; y a este modo todos los apóstoles recibieron malos tratamientos y la muerte de las mismas gentes a las que predicaron. Solamente los españoles no martirizaron a Santiago, sino que recibieron el Evangelio que les predicaba, le honraron, y dejaron levantar una iglesia, que es la del Pilar de Zaragoza, hacerse discípulos, administrar el bautismo, plantar la fe del Crucificado, y formarle un pueblo que había de preciarse siempre de serlo suyo. Si hubo de beber el cáliz de su maestro, que con tanto valor afirmó que podía apurar hasta las heces; si hubo de dar el sagrado cuello al cuchillo injusto que hizo mártir; le fue precioso salir de España, y esta gloria no nos faltará eternamente a los españoles, sobre todas las naciones que pueblan el ámbito del mundo. Todos efectos maravillosos deben atribuirse al patrocinio de María, y a la verificación de sus promesas. Con razón pudiera aquí exclamarse con las palabras de san Agustín: ¡Ó dulcísima Virgen María, en vista de tantos beneficios yo no sé con qué alabanzas engrandecerte!

PUNTO SEGUNDO.—Considera que casi como por la protección de María ha sido el santuario del Pilar exento de los contrastes de la fortuna, de la misma manera nunca pudo la astucia del infernal enemigo destruir la fe del Crucificado, aún cuando pudo alucinar a un español para proporcionarle por medio de una venganza los medios más oportunos.

Bien sabidas son las torpes astucias de un Prisciliano, y de las infelices mujeres que hacían instrumentos de sus errores. Bien notorio que los arrianos infestaron de tal modo nuestra península, que lloraron sus funestas consecuencias no solamente las ciudades asoleadas y muchas nobles familias desterradas, entre ellas, san Isidoro con sus padres y hermanos, sino muchos fieles precisados a derramar su sangre por Jesucristo. Tal vez se conservarán todavía los pañuelos empapados en la sangre de nuestra Reina Clotilde; y el santo joven Hermenegildo es testigo de que el error y la crueldad se habían apoderado del trono, y empuñaban en estos reinos el cetro. Los nombres de Amalarico, Teudis, Teudiselo, Leovigildo y otros semejantes hacen todavía estremecerse a la religión y a la humanidad. En tiempos no menos calamitosos se vio nuestra España sojuzgada por una gente descomunal y bárbara, profanados nuestros templos, robadas nuestras haciendas, muertos los ciudadanos, prostituidas sus esposas, y sus hermosas y amadas hijas entregadas como corderas a lobos carniceros.

En medio de tantos trabajos, de tanta guerra, de tanta herejía, de tantas persecuciones y de tanta asolación, siempre se vio claramente que el brazo de Dios estaba levantado para castigar a nuestros pecados; pero también se vió que la protección de María se interponía como escudo fuerte para defendernos, y hacer que nuestros enemigos no nos aniquilasen. Jamás faltaron los cristianos que cuidasen del culto de María en su iglesia del Pilar aún cuando Zaragoza estuvo por muchos siglos en poder de príncipes paganos, jamás faltaron los sacerdotes en su templo al Eterno Padre el Cordero Inmaculado. Jamás se interrumpió la serie de sus santos obispos, de los Valeros, de los Braulios, de los Tajones, y otros de gran santidad y literatura. Jamás suspendieron aquellos concilios en que tuvo la primacía sobre todas las iglesias de España, si se acentúa la de Iliberis. Y mientras Zaragoza poseía con tranquilidad su tesoro, ¿qué gracias no participó toda la península ya que tantos obispos santos, sabios y esforzados; ya en los tantos mártires nada inferiores en la gloria a los Fructuosos, a los Eulogios y a los Vicentes; ya en tanto concilio en que interesó a un mismo tiempo la religión y gloria de España, y la causa común de toda la iglesia; y en tanto escritor que tanto la verdadera sabiduría con la defensa de la piedad de dogma y la virginidad perpetua de la Madre de Dios, y ya finalmente en ver restituido su trono al valor, a la nobleza, al mérito y la religión?

Todos estos bienes particulares de Zaragoza, y universales a toda España, son una consecuencia de las promesas que hizo María al Apóstol Santiago en la portentosa aparición que celebra nuestra iglesia. Todos ellos, así como son testimonio de la predilección con la que nos mira la Reina de los Ángeles, de la misma manera son un motivo que ejecuta de continuo nuestra gratitud.

JACULATORIAS. – Derramaste, Señor, tus bendiciones sobre una tierra que elegiste para tu posesión, y alejaste de ella las cadenas con que la superstición la tenía esclavizada. (Psalm. LXXXIV).

Con el claro resplandor de tu gracia y de tu santa ley caminarán, Señor, tus gentes por los senderos de esta vida, y en nada se gloriarán ni se regocijarán sino en tu nombre sacrosanto. (Psalm LXXXVIII)

PROPÓSITOS

Habiéndose visto en las precedentes consideraciones en la Aparición milagrosa del Pilar, fijó el Espíritu Santo la divina ley de nuestros corazones con caracteres que no se borrarán jamás; que Dios quiso ser nuestro Dios, y que nosotros fuésemos su pueblo; y últimamente, que eligió a Su Santísima Madre para dispensarnos estos soberanos beneficios, está visto que los españoles tenemos una grande obligación á esta Soberana Reina. El serla agradecidos será lo mismo que ser cristianos; las obligaciones de la fe son las mismas que las de su amor. Si nos ama como á hijos, ¿no debemos servirla como á madre? Si nos favorece como á predilectos, ¿no deberemos señalarnos entre todos los fieles de la tierra en materia de agradecidos y obsequiosos? No se puede dudar; y el modo de agradecer las amorosas demostraciones de esta dulce Madre, es servir sin reserva a su Hijo. Así lo deseo, Madre amorosísima, y así os lo prometo; pero para este efecto alcanzadme del Espíritu Santo aquellos dones divinos con que fortaleció el corazón de los Apóstoles; aquella gracia poderosa que ilumina el entendimiento, mueve dulcemente la voluntad, y vence gloriosamente la concupiscencia. Tomad Señora, bajo vuestra protección todos estos dilatados países, y haced con vuestro santísimo Hijo que no prevalezcan en ellos los funestos males y perniciosos errores de que está inundada toda la tierra. España os mereció hasta ahora todas vuestras atenciones; Vos la prometisteis que en ella permanecería incorrupta la Fe de vuestro Hijo: Hasta la hora presente vuestras promesas se han verificado. Pero, ¿se verificarán igualmente en lo sucesivo? Si miramos a la depravación de las costumbres que se ha hecho universal; si se atiende a la relajación de todos los estados y jerarquías de la Iglesia; si se consideran bien los progresos que por todas partes hace el error, no se puede dudar que no encuentra el entendimiento humano, sino multitud de causas de temer. Tanto pecado, tanta maldad y tanto delito tienen la fuerza suficiente para suspender el curso á vuestras promesas; pero, espero que sin embargo no la tendrán para impedir el de vuestras misericordias y piedades.

Visión de León XIII: “Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad… ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad”

octubre 14, 2018

Papa León XIII

La visión del 13 de octubre de 1884

La llamada Profecía de León XIII es parte de la visión que tuvo del demonio y su ejército, motivo por el cual compuso su famoso Exorcismo contra Satanás y los Ángeles Rebeldes mediante la invocación a San Miguel Arcángel.

En su profecía explica lo que probablemente vio en su terrible visión:

Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey.

LA VISIÓN:

El Papa León XIII tuvo una visión el día 13 de octubre de 1884, después de la cual prescribió el rezo de la oración a San Miguel al final de la Misa, y escribió y publicó el texto del exorcismo. A continuación el texto original completo, sin omisiones, como suele encontrárselo en algunas versiones modernas.

(Todo el texto posterior fue transcrito íntegramente del sitio de ACI Prensa, al cual nadie acusaría de ser “sedevacantista”) 

¿Qué vio León XIII?  “Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que él podía destruir la Iglesia y llevar todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás pidió permiso a Dios de tener 100 años para poder influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo.” También León XIII pudo comprender que si el demonio no lograba cumplir su propósito en el tiempo permitido, sufriría una derrota humillante. Vio a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a Satanás con sus legiones en el abismo del infierno.

Después de media hora, llamó al Secretario para la Congregación de Ritos. Le entregó una hoja de papel y le ordenó que la enviara a todos los obispos del mundo, indicando que bajo mandato tenía que ser recitada después de cada misa, la oración que ahí él había escrito.

LA ORACIÓN COMPLETA, COMPUESTA DESPUÉS DE LA VISIÓN 

A partir del siglo XIX, se empezaron a rezar unas oraciones especiales luego de la Misa. Se trata de súplicas añadidas en tiempos de tribulación, oraciones por las grandes intenciones de la Iglesia, en las que debe participar también el pueblo, y que por eso se rezan con los fieles en su propia lengua. El mismo León XIII, en 1886 introdujo la invocación del Arcángel San Miguel*. No se trata de una nueva oración, sino de una invocación aislada, con carácter de exorcismo, rarísima en la liturgia romana. (Jungmann, Josef, El Sacrificio de la Misa, BAC página 1026). Las palabras del principio de la invocación se encuentran en el verso aleluyático de las misas del arcángel San Miguel, el 8 de mayo y el 29 de septiembre – contra una leyenda (1) que se iba formando acerca del origen de esta invocación, se dirige Bers (Die Gebete nach hl. Messe: “Theol.-prakt. Quartalschrift”, 87[1934] 161-163 – Con todo, recuerdo que don Francisco Brehm, consejero eclesiástico de la editorial litúrgica Fr. Pustetd (Ratisbona), recién vuelto de un viaje de Roma, nos contó, hacia el año 1928, que en una sesión para la Sagrada Congregación de Ritos en que se trataba de derogar estas oraciones, y a la que él asistió, cuando ya todos estaban de acuerdo para suprimirlas, un anciano cardenal, cuyo nombre no recuerdo, se levantó para contar que el mismo León XIII le había dicho que la invocación de San Miguel la había añadido contra la amenaza de la francmasonería, movido a ello por una revelación sobrenatural.- (N. del T.)

“La ordenación de las preces finales por León XIII fue publicada por primera vez en el Monitore eccesiastico (1885-87) p. 150 s ; cf I. Piazzoni, De precibus post Missam imperatis: “Eph. Liturg.”, 69 (1955) 54-60. Aquí también hay pormenores sobre la invocación de San Miguel Arcángel (58 n.9) – Como es sabido Pío XI, y luego Pío XII señalaron como intención de estas preces rogar por Rusia (Act. Ap. Sedis, 22 [1930] 301; 44 [1952] 308.

Oración a San Miguel Arcángel del papa León XIII

San Miguel Arcángel, defiéndenos en el combate contra las maldades e insidias del demonio. Se nuestra ayuda, te rogamos suplicantes. ¡Que el Señor nos lo conceda! Y tú, oh príncipe de las milicias celestiales, con el poder que te viene de Dios arroja en el infierno a Satanás y a los otros espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.

Oración a San Miguel

(León XIII, 18 de mayo de 1890; Acta Apostolicae Sedis, p. 743)

¡Oh glorioso príncipe de las milicias celestes, san Miguel arcángel, defiéndenos en el combate y en la terrible lucha que debemos sostener contra los principados y las potencias, contra los príncipes de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos! Ven en auxilio de los hombres que Dios ha creado inmortales, que formó a su imagen y semejanza y que rescató a gran precio de la tiranía del demonio. Combate en este día, con el ejército de los santos ángeles, los combates del Señor como en otro tiempo combatiste contra Lucifer, el jefe de los orgullosos, y contra los ángeles apóstatas que fueron impotentes de resistirte y para quien no hubo nunca jamás lugar en el cielo. Si ese monstruo, esa antigua serpiente que se llama demonio y Satán, él que seduce al mundo entero, fue precipitado con sus ángeles al fondo del abismo.

Pero he aquí que ese antiguo enemigo, este primer homicida ha levantado ferozmente la cabeza. Disfrazado como ángel de luz y seguido de toda la turba y seguido de espíritu malignos, recorre el mundo entero para apoderarse de él y desterrar el Nombre de Dios y de su Cristo, para hundir, matar y entregar a la perdición eterna a las almas destinadas a la eterna corona de gloria. Sobre hombres de espíritu perverso y de corazón corrupto, este dragón malvado derrama también, como un torrente de fango impuro el veneno de su malicia infernal, es decir el espíritu de mentira, de impiedad, de blasfemia y el soplo envenado de la impudicia, de los vicios y de todas las abominaciones. Enemigos llenos de astucia han colmado de oprobios y amarguras a la Iglesia, esposa del Cordero inmaculado, y sobre sus bienes más sagrados han puesto sus manos criminales. Aun en este lugar sagrado, donde fue establecida la Sede de Pedro y la cátedra de la Verdad que debe iluminar al mundo, han elevado el abominable trono de su impiedad con el designio inicuo de herir al Pastor y dispersar al rebaño.

Te suplicamos, pues, Oh príncipe invencible, contra los ataques de esos espíritus réprobos, auxilia al pueblo de Dios y dale la victoria. Este pueblo te venera como su protector y su patrono, y la Iglesia se gloría  de tenerte como defensor contra los malignos poderes del infierno. A ti te confió Dios el cuidado de conducir a las almas a la beatitud celeste. ¡Ah! Ruega pues al Dios de la paz que ponga bajo nuestros pies a Satanás vencido y de tal manera abatido que no pueda nunca más mantener a los hombres en la esclavitud, ni causar perjuicio a la Iglesia. Presenta nuestras oraciones ante la mirada del Todopoderoso, para que las misericordias del Señor nos alcancen cuanto antes. Somete al dragón, la antigua serpiente que es diablo y Satán, encadénalo y precipítalo en el abismo, para que no pueda seducir a los pueblos. Amén

– He aquí la Cruz del Señor, huyan potencias enemigas.
Venció el León de Judá, el retoño de David
-Que tus misericordias, Oh Señor se realicen sobre nosotros.
Como hemos esperado de ti.
-Señor, escucha mi oración
Y que mis gritos se eleven hasta ti.

Oh Dios Padre Nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu Santo Nombre, e imploramos insistentemente tu clemencia para que por la intercesión de María inmaculada siempre Virgen, nuestra Madre, y del glorioso san Miguel arcángel, te dignes auxiliarnos contra Satán y todos los otros espíritus inmundos que recorren la tierra para dañar al género humano y perder las almas. Amén

El mismo texto se puede leer en los siguientes vínculos:

http://oracionesydevocionescatolicas.com/exorcismo_Leon.htm

http://www.catolicosalerta.com.ar/satanismo/el-exorcismo.html

http://radiocristiandad.wordpress.com/2010/09/29/origen-del-exorcismo-de-leon-xiii/

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:LgV5bqaydPEJ:perso.wanadoo.es/prensanacional/exorcismo_de_su_santidad_el_papa.htm+&cd=7&hl=es&ct=clnk&gl=mx

http://gloria.tv/media/HiaMGvNTaDR/postings

Cómo respondió el Cielo pregunta del Papa Pío XII sobre la Asunción a través de un niño de cinco años

octubre 14, 2018
gilles

Guilles Bouhours ayudando durante una Misa el 13 de octubre de 1953.

(Reportaje de Portaluz

En la historia de la Iglesia devoción y piedad popular han encarnado bellas expresiones de la fe, de la experiencia de Dios -donde se mezclan realidad y pasión-, en todo tiempo y lugar, desde la resurrección de Cristo hasta nuestros días. La Iglesia ni niega o afirma los hechos de estos testigos fieles, hasta haber acumulado toda la información y evaluado apropiadamente la misma en el marco de la verdad revelada y el juicio del Magisterio.

La poco conocida historia del pequeño Gilles Bouhours hace parte de esa verdad de los humildes -piedad popular- y que Portaluz comparte aquí con sus lectores.

Nació Gilles en Francia el año 1944, un 27 de noviembre, día en que se celebra la fiesta de la Medalla Milagrosa. Sin embargo no tendría una infancia y adolescencia plácida. La cruz sería un signo en la vida de este particular niño.

No cumplía un año de haber nacido, cuando los médicos diagnosticaron que Gilles padecía meningitis y encefalitis, dolencias cuya gravedad era entonces fatal. Pero la fe de una religiosa de las “Hermanitas de los Pobres”, Madeleine, amiga de la familia, conmovería la gracia de Dios. Siguiendo lo indicado por la mujer, los padres de Gilles situaron bajo la almohada donde reposaba el pequeño, una estampa y reliquia de Santa Teresa del Niño Jesús que la Hermana Madeleine les había entregado. Cumplieron también la recomendación de orar a Dios sin desfallecer. Pasadas tres noches y sin ver mejoría, la noche siguiente los venció el sueño. Al despertar el niño -que había sido desahuciado- respiraba con normalidad, ya no tenía fiebre y “un enrojecimiento en forma de T era visible en cada mejilla”, escribiría luego su padre Gabriel Bouhours.
 
Nadie dudó de la mediación de Santa Teresa del Niño Jesús y al poco tiempo viajaron a Lisieux para agradecer la sanación.  En un escrito posterior, del 8 de septiembre de 1948, el doctor Dives, médico tratante, escribió a su colega el doctor Carrière: “Gilles salió con gran dificultad de este mal paso, aparentemente sin secuelas. En dos o tres ocasiones hizo después accidentes digestivos sin gravedad y me pareció en perfecta salud cuando la familia salió de Bergerac”.

Elegido por Dios, educado por la Virgen

El niño de forma espontánea comenzó a mostrar una devoción por la oración y ofrecimientos de penitencia, poco habitual para alguien que apenas había aprendido a hablar.

Pronto se haría evidente que Dios en su infinito misterio de misericordia le comenzaba a formar para una particular tarea. Y tendría por maestra nada menos que a la Santísima Virgen María.

Los biógrafos en diversos libros sobre la vida de Gilles Bouhours, citan que el niño testimonia haber tenido una primera aparición el 30 de septiembre de 1947 en Arcachon. “La Santísima Virgen tenía un vestido blanco, la cabeza cubierta con un velo amarillo”, describió el pequeño.

El 15 de agosto de 1948, una nueva visión fue descrita en detalle por el niño: “Veo como un gran botón (la tierra) y por encima, una gran bestia, como un lagarto con cola grande y piernas grandes. No muy lejos, veo como un caballero con plumas en la espalda”. Sin saberlo, el pequeño Gilles describía la presencia del arcángel San Miguel y  al demonio.

Ese mismo día refiere haber visto nuevamente a la Santísima Virgen María -“vestida de azul pero sin velo”-, quien le pidió unirse a la procesión organizada por los peregrinos de Espis y cantara: “Con nosotros está la Reina”.

Durante su breve vida el pequeño Gilles continuaría viendo y escuchando a la Santísima Virgen María, animándole a orar  para unirse a la lucha del arcángel San Miguel en beneficio de las almas.
 
Un secreto bien guardado

El 13 de diciembre, Gilles comunicó a su padre que la Santísima Virgen María le había confiado un “secreto” que debía comunicar sólo al Papa. Algo incrédulo Gabriel, el padre,  le pidió le explicara en algo este asunto, pero el niño no vaciló en resistirse a decir algo.
 
Intentando hacerle desistir algunos días después el padre le sugirió al niño le explicara a la Virgen María que no tenía dinero para viajar a Roma. Así lo hizo Gilles y grande sería la sorpresa de Gabriel cuando el pequeño lo confrontó: “La Santísima Virgen María me ha dicho que sí tienes dinero para el viaje y no te preocupes por lo demás, todo se solucionará”.

Finalmente partieron a Roma y se hospedaron en un Colegio Mayor donde nada les cobraron por la estancia. Pudieron concertar entrevista para el jueves 10 de diciembre de 1949 a las 11 de la mañana. Sin embargo no fueron recibidos sino hasta el día 12 siguiente. Cuando Guilles se percató que la Audiencia no era privada sino junto a otras personas, se negó a decir nada.

Contrariado su padre regresó con el chico a Francia. Finalmente serían recibidos por el Papa Pio XII el 1 de mayo de 1950. En la audiencia el niño pidió al Papa quedarse a solas con él. Solo entonces Gilles se acercó al Santo Padre y le comunicó el mensaje: “La Santísima Virgen María no está muerta, ella ascendió al cielo con su cuerpo y alma”. El Papa se mostró visiblemente emocionado tras escuchar al pequeño.

El signo del cielo

gilles 3

En 1939 luego de ser elegido Papa, una de las certezas de Pio XII era que debía proclamar el Dogma de la Asunción. Todos los estudios e investigaciones previas, los que él encargó, la propia tradición de la Iglesia confirmaban el anhelado dogma. Pero teólogos alemanes mantenían discrepancias. Para zanjar este asunto el 1 de mayo de 1946 Pio XII envió a “patriarcas, primados, arzobispos, obispos y otros ordinarios…” la encíclica Deiparae Virginis, consultando su parecer sobre la Asunción de María y propuesta de definición del dogma. Luego de esto –al decir de los cronistas- el Papa oró rogando a Dios un signo que dejara claro el asunto.

El pequeño Gilles Bouhours, señalan sus biógrafos,  fue preparado y enviado por la Virgen María a presentar el signo que Papa Pio XII esperaba. El 1 de noviembre de 1950 Papa Pio XII proclamó el Dogma de la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma a los cielos en la constitución apostólica Munificentissimus Deus.

Luego, el 11 de octubre de 1954, en su encíclica Ad Caeli Reginam, el Papa señaló la realeza universal de la Santísima Virgen María.
 
 El 24 de febrero de 1960 Gilles enferma sin que los médicos logren diagnosticar la causa del deterioro orgánico y tras recibir la Unción de los Enfermos, confesarse y comulgar, falleció. Era apenas un adolescente.

gilles2

 

 

A 100 años del Milagro del Sol: Fátima, octubre 13 de 1917

octubre 13, 2018

Narración de un testigo del Milagro del Sol

“Debió haber sido la 1:30 p.m. cuando se elevó, exactamente en el lugar en el que se encontraban los niños, una nube de humo, delgada, fina y azulada, que se extendía unos dos metros por encima de sus cabezas, donde se evaporaba. Este fenómeno, perfectamente visible a simple vista, duró unos pocos segundos. Debido a que no me di cuenta de cuánto tiempo duró este fenómeno, no sé si fue más o menos un minuto. El humo se disipó abruptamente y, después de un tiempo, volvió a aparecer, y luego una tercera vez.

“El cielo, que había estado nublado todo el día, súbitamente se aclaró; la lluvia paró y parecía como si el sol estuviera a punto de llenar de luz el campo que la mañana invernal había vuelto tan lóbrego. Yo miraba el lugar de las apariciones en un estado sereno, aunque frío, en espera de que algo pasara, y mi curiosidad disminuía, pues ya había transcurrido bastante tiempo sin que pasara nada que llamara mi atención. Unos momentos antes, el sol se había abierto paso entre una capa gruesa de nubes que lo escondían y brillaba entonces clara e intensamente.

“De repente escuché el clamor de miles de voces, y ví a la multitud desparramarse en aquel vasto espacio a mis pies … darle la espalda a aquel lugar, que hasta ese momento había sido el foco de sus expectativas, y mirar hacia el sol en la otra dirección. Yo también di la vuelta hacia el punto que atraía su atención y pude ver el sol, como un disco transparente, con su agudo margen, que brillaba sin lastimar la vista. No se podía confundir con el sol que se ve a través de una neblina (en ese momento no había neblina), pues no estaba velado ni opaco. En Fátima, el sol conservó su luz y calor, y se destacó claramente en el cielo, con un margen agudo, parecía una mesa de juego. Lo más sorprendente era que se podía mirar directamente al disco solar, sin que los ojos se lastimaran o se dañara la retina. [Durante ese tiempo], el disco del sol no permaneció inmóvil, se mantuvo en un movimiento vertiginoso, [pero] no como el titilar de una estrella con todo su brillo, pues el disco giraba alrededor de sí mismo en un furioso remolino.

“Durante el fenómeno solar, el cual acabo de describir, ocurrieron también cambios de color en la atmósfera. Al mirar al sol, noté que todo se estaba oscureciendo. Primero miré los objetos más cercanos y después extendí mi vista hacia el horizonte. Ví que todo había adquirido un color amatista. Los objetos a mi alrededor, el cielo y la atmósfera, eran del mismo color. Todo había cambiado, tanto lo cercano como lo lejano, adquiriendo el color amarillento del damasco viejo. Parecía como si la gente padeciera de ictericia y recuerdo haber tenido una sensación de diversión al ver lo fea y nada atractiva que se veía la gente. Mi propia mano era del mismo color.

“Entonces, súbitamente, escuché un clamor, un grito de angustia de la gente. Fue como si el sol, en su girar enloquecido, se hubiera desprendido del firmamento y, rojo como la sangre, avanzara amenazadoramente sobre la tierra como si fuera a aplastarnos con su peso enorme y ardiente. La sensación durante esos momentos fue terrible.

“Todos los fenómenos que he descrito yo los observé en un estado mental de calma y serenidad sin trastorno emocional. A otros les toca interpretarlos y explicarlos. Por último, debo declarar que nunca, ni antes ni después del 13 de octubre [1917], he observado ningún fenómeno, atmosférico o solar, similar.”

El relato completo del Profesor José María de Almeida Garrett se puede encontrar en Novos Documentos de Fatima (ediciones Loyola, San Paulo, 1984)

LA MILAGROSA APARICIÓN DE EL PILAR DE ZARAGOZA, CUANDO MARÍA AÚN VIVÍA EN TIERRA SANTA

octubre 12, 2018
El_apóstol_Santiago_y_sus_discípulos_venerando_a_la_Virgen_del_Pilar

El apóstol Santiago y sus discípulos venerando a la Virgen del Pilar, la primera aparición de la Madre de Dios, aún en vida.

“…y este pilar permanecerá en este sitio hasta el fin del mundo, y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos cristianos”

Testigos de la divinidad de su Maestro en la Resurrección gloriosa después de tantos milagros que la acreditaban; llenos de aquel espíritu consolador que les enseñó todas las lenguas y el arte de dominar en las almas por el ministerio de la palabra; convenidos en el Concilio de Jerusalén sobre los artículos que habrían de formar el fondo de su predicación, nada faltaba más que la dispersión de los Apóstoles. Y he aquí la época feliz a donde se debe traducir el principio de la ventura de España.

Estaba esta hermosa porción del mundo sumergida en la idolatría; el haber enriquecido la naturaleza su suelo con tantas preciosidades habían llamado las atenciones y la codicia de las más remotas gentes; todas habían traído, juntamente con su ambición y con sus armas, sus respectivas supersticiones. Sin tener necesidad de subir a los tiempos fabulosos saben todos que con los fenicios y los romanos vinieron a España cuantos ídolos pudo inventar una loca fantasía en todos los países que sujetaron sus armas victoriosas; aquella ridícula multitud de deidades de las que burlaba Juvenal, era adorada de nuestros antepasados, a no ser que el furor de la guerra y su natural indócil les hubiese hecho sacudir el yugo de la religión como el del imperio romano; pero de cualquiera manera, o no tenían religión, o su Dios era, además de sus pasiones las mudas obras de las manos de los hombres. En esta situación; he aquí que el Altísimo le dirigió una benéfica mirada desde lo alto de su trono de Su gloria. Los apóstoles fortalecidos por el Espíritu Santo, animados con el heroico ejemplo del protomártir Esteban, e instruidos plenamente por la Reina de los Mártires, emprenden la predicación del Evangelio.

Santiago, uno de los discípulos más amados del Señor, se prepara para venir al Occidente, cumpliéndose en esto, como siente Santo Tomás de Villanueva, la pretensión hecha por su Madre en la solicitud de las dos sillas para sus hijos. María Santísima, que después de la Pasión de su Hijo y de su gloriosa Ascensión a los cielos no podía tener otros pensamientos que la retardasen unirse para siempre con su Esposo que la propagación de la fe y la predicación del Evangelio, veía la dispersión de los Apóstoles como el último plazo para el logro de las eternas dichas. Exhalábase su dulcísimo corazón en mil tiernos suspiros, repitiendo aquellas amorosas palabras de la Esposa: Dime, ó amado de mi corazón, en dónde se sesteas, á dónde vas a descansar al mediodía, que no quiero ya más estar en este destierro sin ver las hermosísimas luces de tus ojos, y recrearme para siempre con la divina hermosura de tu semblante. Toda absorta en la contemplación de su Hijo, estaban de acuerdo su alma y sus sentidos para no tener otro objeto que á Dios. Los ardores de su voluntad se echaban de ver en aquel rostro con visos de divino, como decía san Dionisio Aeropagita. Privada solamente de la vista sensible de su Hijo, todos sus deseos, todos sus anhelos, sus votos, sus ansias se dirigían al cielo, cuya consideración se mantenía; cuando he aquí que el Apóstol Santiago, hermano de Juan e Hijo de Zebedeo, movido por el Espíritu Santo se dirigió a la predicación de los españoles, se presenta a la Reina de los Ángeles; dobla las rodillas ante quien mucho antes se habían hecho semejantes demostraciones los más encumbrados serafines; besa sus manos virginales bañándolas de lágrimas, y le pide su bendición y su licencia para venir a la predicación de España. Ella lo despidió con estas palabras:

“Ve, hijo, cumple el mandato del Maestro y por El te ruego que en aquella ciudad de España en que mayor número de hombres conviertas a la fe, edifiques una Iglesia en mi memoria, como yo te lo mostraré”. Saliendo de Jerusalén, Santiago llegó a España y pasando por Asturias llegó a la ciudad de Oviedo, donde sólo pudo bautizar a un hombre. Luego, entrando por Galicia, predicó en la ciudad de Padrón. De allí volviendo por Castilla se dirigió a Aragón, donde se encuentra Zaragoza, a orillas del Ebro. En esta ciudad, luego de predicar muchos días, bautizó a ocho varones con quienes conversaba durante el día del reino de Dios. Por la noche, solo y descorazonado, se encamina por la ribera del río para descansar y orar en silencio. Durante la oración, una de esas noches oyó voces de ángeles que cantaban: “Ave María llena de gracia…” al oírlos se postró de rodillas y vio sobre un pilar de mármol a la Virgen que le decía: “He aquí, Santiago, el lugar donde edificarás un templo en mi memoria. Mira bien este pilar en que estoy, al que mi Hijo y Maestro tuyo trajo de lo alto por mano de los ángeles. Alrededor de él harás el altar de la capilla, en este lugar obrará la virtud del altísimo portentos y maravillas por mi intersección por aquellos que, en sus necesidades imploren mi patrocinio. Este pilar permanecerá en este sitio hasta el fin del mundo y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos cristianos”. Confortado por esta presencia de María, edificó un templo. Es la primera iglesia del mundo dedicada a la Virgen”.

La_Virgen_del_Pilar_(Bayeu)

María llegó a Zaragoza «en carne mortal» —antes de su Asunción— y como testimonio de su visita habría dejado una columna de jaspe conocida popularmente como «el Pilar»

 

Estas palabras excitarán vivamente los escrúpulos de la erudición mundana, clavando la mordaz censura sus inexorables dientes en un hecho, cuya autenticidad pretende sujetar a alas más delicadas discusiones. Pero para que la piedad descanse sobre un fundamento de bastante autoridad y solidez es justo insertar aquí el monumento que califica esta tradición, reducido a un código membranáceo que conserva en su archivo la santa iglesia de Zaragoza. En él, pues, se dice así:

“Después de la Pasión y de la Resurrección de nuestro Salvador Jesucristo, y de su Ascensión a los cielos, quedó la piadosísima Virgen encargada al cuidado del Apóstol y virgen san Juan Evangelista. Con la predicación y los milagros de los apóstoles crecía en Judea el número de los discípulos, y enfurecíanse los pérfidos corazones de algunos judíos en tanto grado, que movieron una persecución grande contra la iglesia de Jesucristo. Apedrearon a San Esteban  y quitaron la vida a otros muchos; por lo cual les dijeron los apóstoles:

A vosotros debía predicarse primeramente la palabra de Dios; pero por cuanto la habéis rebatido y os habéis hecho indignos de la vida eterna, he aquí que nos convertimos a las gentes.

De esta manera, esparcidos por el universo, según el mandamiento de Jesucristo, predicaron el Evangelio a todo hombre cada Apóstol en la porción que le había tocado.  Al tiempo de salir de Judea, cada uno obtenía la licencia y bendición de la Bendita y Gloriosa Virgen.

 

el bienaventurado Santiago el mayor, hermano de Juan e hijo del Zebedeo

El bienaventurado Santiago el mayor, hermano de Juan e hijo del Zebedeo.

Entre tanto, por Revelación del Espíritu Santo, el bienaventurado Santiago el mayor, hermano de Juan e hijo del Zebedeo, recibió un mandamiento de Cristo para ir predicar el Evangelio a las provincias de España. Al punto el santo apóstol yendo a la Virgen y habiéndola besado las manos, le pedía con lágrimas en los ojos que le diese su licencia y su bendición respondió:

Ve, hijo, cumple el mandamiento de tu Maestro, y por él te ruego que en aquella ciudad de España  en que mayor número de hombres conviertas a la fe, edifiques una iglesia á mi memoria, yo te lo manifestaré.

El bienaventurado Santiago, saliendo de Jerusalén, vino a España predicando, y pasando por Asturias llegó a la ciudad de Oviedo, en donde convirtió uno a la fe. De esta manera, entrando por Galicia predicó en la ciudad de Padrón, de allí volviendo a Castilla, llamada España la Mayor, vino últimamente a España la Menor, que se llama Aragón, en aquella región que se dice Celtiberia, en donde está situada la ciudad de Zaragoza a las riberas del Río Ebro.

En esta ciudad, habiendo predicado Santiago muchos días, convirtió a Jesucristo ocho varones, con los cuales trataba del día del Reino de Dios, y por la noche salía a la ribera del río para tomar algún descanso en las eras. En este sitio dormían un rato, y después se entregaban a la oración, evitando de esta manera ser perturbados por los hombres y molestados por los gentiles. Pasados algunos días, estaba Santiago con los dichos fieles, a eso de medianoche, fatigados con la contemplación y la oración. Dormidos los ocho discípulos, el bienaventurado oyó a la hora de media noche unas voces de ángeles que cantaban: “Ave, Maria, gratia plena, como si comenzasen el oficio de Maitines de la Virgen con un dulce invitatorio;  y poniéndose inmediatamente de rodillas, vio a la Virgen Madre de Cristo, entre dos coros de miles de ángeles, sentada sobre un pilar de mármol. El coro de la celestial milicia angelical acabó los Maitines de la Virgen con el verso: Benedicamus Domino”.

Acabado esto, María Santísima con rostro halagüeño llamó así al santo Apóstol y con mucha dulzura le dijo: “He aquí, Santiago, hijo, el lugar señalado y destinado para mi honor, en el cual por tu industria se ha de construir una iglesia en mi memoria: Mira bien este pilar en que estoy sentada, el cual mi Hijo y Maestro tuyo le trajo de lo alto por manos de ángeles, alrededor del cual colocarás el Altar de la capilla. En este lugar obrará la Virtud del Altísimo, portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio, y este pilar permanecerá en este sitio hasta el fin del mundo, y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos cristianos”. Entonces el Apóstol Santiago, regocijado con una alegría extraordinaria, dio infinitas gracias a Jesucristo y a Su Santísima Madre; e inmediatamente aquel ejército de ángeles, tomando a la Señora de los cielos, la tornó a la ciudad de Jerusalén y la colocó en su aposento; porque este es aquel ejército de miles de ángeles que envió Dios a la Virgen en la hora en que concibió a Cristo para su custodia, para que la acompañasen de continuo, y conservasen a su Hijo ileso.

Alegre el bienaventurado Santiago con una visión y consolación tan maravillosas, comenzó inmediatamente a edificar una iglesia en aquel sitio, ayudándole para ello los ocho que había convertido. La referida basílica es de casi ocho pasos de latitud y dieciséis de longitud, y a la cabecera de la parte del Ebro, tiene el referido pilar con un Altar, y para servicio de esta iglesia el bienaventurado Santiago ordenó de presbítero a uno de los sobredichos, el que le pareció más idóneo. Habiendo consagrado después la referida iglesia y dejando en paz a los cristianos, se volvió a Judea predicando la palabra de Dios. A esta Iglesia la dio el título de Santa María del Pilar, y es la primera iglesia del mundo dedicada al honor de la Virgen por las manos de los Apóstoles, etc.”

He aquí, Santiago, hijo, el lugar señalado y destinado para mi honor, en el cual por tu industria se ha de construir una iglesia en mi memoria

He aquí, Santiago, hijo, el lugar señalado y destinado para mi honor, en el cual por tu industria se ha de construir una iglesia en mi memoria

Estas son puntualmente las palabras del referido código que conserva la Santa catedral de Zaragoza, y el monumento más sólido y fidedigno que tiene la nación española para prueba de esta piadosa tradición. Dios nuestro Señor ha acreditado con la experiencia la verdad de sus palabras, pues nunca han faltado allí verdaderos adoradores, por turbados y borrascosos que hayan sido los tiempos. La protección de María se ha dejado ver en todos los siglos con repetidos milagros y portentos, dando que ella ha empeñado a la piedad de los españoles para tributarla cultos con devoción y magnificencia.

De aquí nació el innumerable concurso de gentes que de todas las partes venían de tiempos antiguos, y vienen presentemente a venerar esta santa imagen, recompensando la Reina de los Ángeles esta piedad fervorosa con la continua dispensación de gracias que alcanza de su Hijo. El vicario de Jesucristo que vela insensatamente sobre el rebaño que le fue encomendado, no pudo menos de advertir lo augusto de este santuario, lo remoto de su fundación y el fervoroso culto con que los fieles lo frecuentaban. Deseoso pues, de que una obra tan piadosa, no padeciese decadencia en las edades futuras, y así mismo de que todas las iglesias de España tuviesen el consuelo de celebrar tanta dicha con Himnos y cánticos determinó su festividad particular; y Clemente XII señaló para este efecto el día 12 de octubre, dando a todos los pueblos sujetos al Rey católico el consuelo de celebrar la ventura de haber tenido a la Madre de Dios en su región cuando todavía vivía en carne mortal.

(Véase la advertencia acerca de la venida de la Santísima Virgen a la ciudad de Zaragoza, que se lee en el mes de enero, día 2).

HIMNO

Jubilo dulci canimus Mariam,                                   Á MARÍA cantamos con dulce armonía,

Flumen aeternae pietatis, unde                                  Que de piedad eterna es rio inagotable,

Hauriunt omnes, quibus ardet alto                            Do beben con fervor y con santa porfía

Pectore virtus                                                               Cuántos pechos arden en amor entrañable

Cujus est primo fidei sub ortu                                     Ya desde que nació la fe en Dios verdadero,

Noster expertus populus favorem,                              La Iberia el blanco fue de sus favores; Pues luego brilló en ella el de salud Lucero

Cum per Hispanias micuisset oras                             Que en toda su extensión echó sus resplandores.

Stemma salutis                                                             Lo que la antigüedad con júbilo cantó

Longa quod plauso cecinit vetustas                            La que nuestros mayores fiesta celebraron,

Praedicent sancte, celebrentque grata                       Celebrémosla alegres, pues nos la legó

Mente nepotes                                                               La piedad con que ellos la solemnizaron.

Fertur, ut quondam monitus Jacobus                        Inspirado SANTIAGO, segun tradicion,

Caesaraugustae posuisse templum                             En Zaragoza un templo á la VIRGEN levanta;

Nostra sic aedes nítidas MARIAE                             Lo mismo cada cual debe en su corazón

Corda dicemus                                                              Levantar a MARÍA una morada santa

Virginis laudes celebrans Iberus                                Alégrese la España al celebrar las glorias

Civis exultet, menor et receptae                                 De tan buena SEÑORA y MADRE cariñosa

Gratiae, festo redeunte, vota                                      Y pues que de ELLA tiene tan buenas memorias

Debita solvat                                                               Su fiesta agradecida, celebre hoy gozosa.

Sit decus súmmum tibi, Christe, MATER                    Gloria suma a Jesús que es el Hijo de una MADRE

Pura quem VIRGO generavit, aequa                        Que es MADRE la más tierna y VIRGEN la mas pura;

Laude dicatur Pater, ac perenni                                Gloria suma también al sempiterno Padre,

Spiritus aevo. Amen.                                                  Y al Santificador de toda criatura. Amén.

La Misa es en honor a la Santísima Virgen del PILAR de Zaragoza, siendo la oración la que sigue:

Concede nos fámulos tuos, quaesumus Domine Deus, perpetua mentis et corporis sanítate gaudere, et gloriosa beatae Mariae Semper virginis intersessione a praesente liberari tristitia, et aeterna perfrui laetitia. Per Dominum nostrum Jesum Christum…

Ó Dios y Señor, concédenos, te rogamos, que nosotros tus siervos nos alegremos con la perpetua sanidad de cuerpo y alma, y que por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María seamos libres de la tristeza presente, y lleguemos a gozar de las alegrías eternas. Por Nuestro Señor Jesucristo, etc.

En el Reino de Aragón se dice la siguiente:

Omnipotens sempiterne Deus, qui per gloriosissimam Filiitui Matrem caeleste praesidium nobis mirabiliter praeparasti; concede propitius, ut quam peculiari titulo COLUMNA pia devotione veneramur, ejus perpetuo protegamur auxilio. Per eumdem Dominum…

Omnipotente y eterno Dios, que por medio de la gloriosísima Madre de tu Hijo nos preparaste admirablemente en ella un refugio celestial; concédenos benigno, ya que la veneramos con piadosa devoción bajo el título del PILAR, nos proteja ella siempre con incesantes gracias. Por el mismo Señor…

La Epístola es del capítulo XXIV del Eclesiástico, pág. 14

Ab initio et ante secula creata sum et usque ad futurum seculum non desinam 
et in habitacione sancta coram ipso ministravi.
Et sic in Sion firmata sum, et in civitate sanctificata similiter requievi, et in Jerusalem potestas mea. Et radicavi in populo honorificato, et in parte Dei mei hæreditas illius, et in plenitudine sanctorum detentio mea.

Desde el principio y antes de los siglos fui criada, y existiré por todo el siglo futuro, y ejercité mi ministerio en el tabernáculo santo delante de él. Así yo tuve en Sión estabilidad, y también la ciudad santa fue lugar de mi reposo, y en Jerusalén tuve mi palacio. Y eché raíces en un pueblo glorioso, y en la porción de mi Dios, que es su heredad; y mi habitación fue en la plenitud de los Santos.

REFLEXIONES

Todas las expresiones que contiene la Epístola de esta día están dichas propiamente de la Sabiduría divina; pero nuestra madre la Iglesia, conociendo el mérito singular de la Reina de los Ángeles, y cuanto la convienen las grandezas que en ella se insinúan, se la aplica con bastante frecuencia, y en esto mismo da un motivo de consolación a todos los cristianos y muy particular a todos los españoles.

De luego a luego, da a entender la Iglesia que María Santísima tiene en su mano todos los tesoros del cielo para dispensarlos a los miserables pecadores. En este sentido pueden entenderse aquellas palabras: “Mi poder y potestad se extiende sobre Jerusalén”; y las siguientes: “Eché raíces en un pueblo lleno de honor,” pueden sin violencia interpretarlas los españoles; porque habiendo tenido la dicha de la Madre de Dios  se apareciese en carne mortal al Apóstol Santiago cuando les predicaba el Evangelio, y de que por sí misma le mandase construir en su honor la primera iglesia que tuvo en el mundo, ¿qué lengua será suficiente para decir la santificación y gracias que dejaría en aquel lugar dichoso una Reina tan poderosa? Por mucho que se quiera cerrar los ojos, es preciso advertir que el verdadero Dios se constituyó Dios nuestro, y que toda nuestra España se convirtió, por medio de María, de región de tinieblas en hermosa habitación de resplandores. Fundada una iglesia bajo los benignos auspicios de la Madre de Dios; adornada de aquella columna, símbolo misterioso de la estabilidad de nuestra fe; y lo que es más, fortalecido y apoyada en las promesas de Reina tan poderosa, ¿podrá dejar nuestra España que se seduzcan los lisonjeros preceptos de una ley que alague los sentidos? ¿Borrará jamás la alianza que el Espíritu divino grabó con dedo omnipotente en sus entrañas, escribiéndola con caracteres indelebles más duraderos que el diamante? ¿será posible que queme inciensos Dagón, ni que adultere con las naciones extrañas? No es creíble que una nación preelegida, una nación amada y distinguida entre todas las del universo con los amores, las ternuras y real presencia de la Madre de Dios llegue alguna vez a ser ingrata a su Hijo. Las puertas del infierno se conjurarán contra nuestra constancia, vendrán siglos en que se verifiquen de la iglesia de España las tristes profecías que dejó escritas san Juan en su Apocalipsis, pero aquel gran Dios quien nos dio a Santiago por doctor de su ley, que hizo descender sobre nosotros la lluvia soberana de sus luces, y que finalmente nos puso bajo la protección de su misericordiosa madre, ese mismo Dios, será siempre nuestro Dios, y nosotros seremos siempre su pueblo. Los españoles tendremos siempre el escudo de María, y con su amparo seremos eternamente la nación dichosa, el pueblo de Dios, la heredad del Todopoderoso, el objeto de sus beneficencias. Tanta dicha merece sin duda alguna particular gratitud de parte de los españoles; pero esta no debe reducirse a solas palabras o vanas admiraciones. Las buenas obras son el único testimonio de la sencillez, de la voluntad y de la rectitud del corazón.

El Evangelio es del capítulo XI de san Lucas, pág. 16

In illo tempore: Loquente Jesu ad turbas, extollens vocem quaedam mulier de turba, dixit illi: Beatusventer qui te portavit, et uvera, quae suxisti. At ille dixit: Quinimo beati, qui audiunt verbum Dei, etcustodiunt illud.

En aquel tiempo: Hablando Jesús a las turbas, alzó la voz cierta mujer de en medio de ellas, y le dijo: Bienaventurado el vientre que te llevó, y los pechos que mamaste. Pero él respondió: Antes bienaventurados aquellos que oyen la palabra de Dios y la observan.

MEDITACIÓN

Sobre los particulares favores con que María Santísima ha protegido siempre a España.

PUNTO PRIMERO.– Considera que la firmeza y estabilidad en la fe que ha manifestado siempre esta provincia en el mundo, debe por la mayor parte su origen a la protección y piedad de la Reina de los Ángeles, que la ha mirado con especial cariño, y que con sus súplicas la ha alcanzado de su Hijo, cuando muchos otros pueblos padecieron naufragio en los tiempos calamitosos.

Dejando aparte aquella solemne promesa que hizo á Santiago de perpetuar nuestra fe, diciéndole cuando se le apareció: Esta columna permanecerá en este lugar hasta el fin del mundo, y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos adoradores de Jesucristo, ¿a qué otra cosa podemos atribuir la extraña diversidad con que nuestra España se portó como el primer predicador del Evangelio respecto de las demás naciones del mundo? Porque ¿qué provincia dio sus oídos más pacíficamente á la intimación de la verdad? ¿Qué gentes presentaron sus corazones más blandos y sazonados para plantar en ellos la fe de Jesucristo? ¿quién abrazó con más amor una ley tan repugnante a la carne y sangre? ¿qué nación miró con tanto respeto una religión de mortificación y de cruz, que en lo natural había de ser tenida por las gentes en el concepto de una necesidad? ¿qué parte del mundo, finalmente, trató a los discípulos del Señor con tanta humildad y cortesía? Los romanos crucificaron a san Pedro, degollaron a san Pablo y frieron en aceite a san Juan; los jerosolimitanos despeñaron a Santiago Alfeo, su obispo; los armenios desollaron inhumanamente a san Bartolomé; los frigios crucificaron a san Felipe; los indios alancearon a santo Tomás; los persas martirizaron a san Judas y a san Simón con los más crueles tormentos; y a este modo todos los apóstoles recibieron malos tratamientos y la muerte de las mismas gentes a las que predicaron. Solamente los españoles no martirizaron a Santiago, sino que recibieron el Evangelio que les predicaba, le honraron, y dejaron levantar una iglesia, que es la del Pilar de Zaragoza, hacerse discípulos, administrar el bautismo, plantar la fe del Crucificado, y formarle un pueblo que había de preciarse siempre de serlo suyo. Si hubo de beber el cáliz de su maestro, que con tanto valor afirmó que podía apurar hasta las heces; si hubo de dar el sagrado cuello al cuchillo injusto que hizo mártir; le fue precioso salir de España, y esta gloria no nos faltará eternamente a los españoles, sobre todas las naciones que pueblan el ámbito del mundo. Todos efectos maravillosos deben atribuirse al patrocinio de María, y a la verificación de sus promesas. Con razón pudiera aquí exclamarse con las palabras de san Agustín: ¡Ó dulcísima Virgen María, en vista de tantos beneficios yo no sé con qué alabanzas engrandecerte!

PUNTO SEGUNDO.—Considera que casi como por la protección de María ha sido el santuario del Pilar exento de los contrastes de la fortuna, de la misma manera nunca pudo la astucia del infernal enemigo destruir la fe del Crucificado, aún cuando pudo alucinar a un español para proporcionarle por medio de una venganza los medios más oportunos.

Bien sabidas son las torpes astucias de un Prisciliano, y de las infelices mujeres que hacían instrumentos de sus errores. Bien notorio que los arrianos infestaron de tal modo nuestra península, que lloraron sus funestas consecuencias no solamente las ciudades asoleadas y muchas nobles familias desterradas, entre ellas, san Isidoro con sus padres y hermanos, sino muchos fieles precisados a derramar su sangre por Jesucristo. Tal vez se conservarán todavía los pañuelos empapados en la sangre de nuestra Reina Clotilde; y el santo joven Hermenegildo es testigo de que el error y la crueldad se habían apoderado del trono, y empuñaban en estos reinos el cetro. Los nombres de Amalarico, Teudis, Teudiselo, Leovigildo y otros semejantes hacen todavía estremecerse a la religión y a la humanidad. En tiempos no menos calamitosos se vio nuestra España sojuzgada por una gente descomunal y bárbara, profanados nuestros templos, robadas nuestras haciendas, muertos los ciudadanos, prostituidas sus esposas, y sus hermosas y amadas hijas entregadas como corderas a lobos carniceros.

En medio de tantos trabajos, de tanta guerra, de tanta herejía, de tantas persecuciones y de tanta asolación, siempre se vio claramente que el brazo de Dios estaba levantado para castigar a nuestros pecados; pero también se vió que la protección de María se interponía como escudo fuerte para defendernos, y hacer que nuestros enemigos no nos aniquilasen. Jamás faltaron los cristianos que cuidasen del culto de María en su iglesia del Pilar aún cuando Zaragoza estuvo por muchos siglos en poder de príncipes paganos, jamás faltaron los sacerdotes en su templo al Eterno Padre el Cordero Inmaculado. Jamás se interrumpió la serie de sus santos obispos, de los Valeros, de los Braulios, de los Tajones, y otros de gran santidad y literatura. Jamás suspendieron aquellos concilios en que tuvo la primacía sobre todas las iglesias de España, si se acentúa la de Iliberis. Y mientras Zaragoza poseía con tranquilidad su tesoro, ¿qué gracias no participó toda la península ya que tantos obispos santos, sabios y esforzados; ya en los tantos mártires nada inferiores en la gloria a los Fructuosos, a los Eulogios y a los Vicentes; ya en tanto concilio en que interesó a un mismo tiempo la religión y gloria de España, y la causa común de toda la iglesia; y en tanto escritor que tanto la verdadera sabiduría con la defensa de la piedad de dogma y la virginidad perpetua de la Madre de Dios, y ya finalmente en ver restituido su trono al valor, a la nobleza, al mérito y la religión?

Todos estos bienes particulares de Zaragoza, y universales a toda España, son una consecuencia de las promesas que hizo María al Apóstol Santiago en la portentosa aparición que celebra nuestra iglesia. Todos ellos, así como son testimonio de la predilección con la que nos mira la Reina de los Ángeles, de la misma manera son un motivo que ejecuta de continuo nuestra gratitud.

JACULATORIAS. – Derramaste, Señor, tus bendiciones sobre una tierra que elegiste para tu posesión, y alejaste de ella las cadenas con que la superstición la tenía esclavizada. (Psalm. LXXXIV).

Con el claro resplandor de tu gracia y de tu santa ley caminarán, Señor, tus gentes por los senderos de esta vida, y en nada se gloriarán ni se regocijarán sino en tu nombre sacrosanto. (Psalm LXXXVIII)

PROPÓSITOS

Habiéndose visto en las precedentes consideraciones en la Aparición milagrosa del Pilar, fijó el Espíritu Santo la divina ley de nuestros corazones con caracteres que no se borrarán jamás; que Dios quiso ser nuestro Dios, y que nosotros fuésemos su pueblo; y últimamente, que eligió a Su Santísima Madre para dispensarnos estos soberanos beneficios, está visto que los españoles tenemos una grande obligación á esta Soberana Reina. El serla agradecidos será lo mismo que ser cristianos; las obligaciones de la fe son las mismas que las de su amor. Si nos ama como á hijos, ¿no debemos servirla como á madre? Si nos favorece como á predilectos, ¿no deberemos señalarnos entre todos los fieles de la tierra en materia de agradecidos y obsequiosos? No se puede dudar; y el modo de agradecer las amorosas demostraciones de esta dulce Madre, es servir sin reserva a su Hijo. Así lo deseo, Madre amorosísima, y así os lo prometo; pero para este efecto alcanzadme del Espíritu Santo aquellos dones divinos con que fortaleció el corazón de los Apóstoles; aquella gracia poderosa que ilumina el entendimiento, mueve dulcemente la voluntad, y vence gloriosamente la concupiscencia. Tomad Señora, bajo vuestra protección todos estos dilatados países, y haced con vuestro santísimo Hijo que no prevalezcan en ellos los funestos males y perniciosos errores de que está inundada toda la tierra. España os mereció hasta ahora todas vuestras atenciones; Vos la prometisteis que en ella permanecería incorrupta la Fe de vuestro Hijo: Hasta la hora presente vuestras promesas se han verificado. Pero, ¿se verificarán igualmente en lo sucesivo? Si miramos a la depravación de las costumbres que se ha hecho universal; si se atiende a la relajación de todos los estados y jerarquías de la Iglesia; si se consideran bien los progresos que por todas partes hace el error, no se puede dudar que no encuentra el entendimiento humano, sino multitud de causas de temer. Tanto pecado, tanta maldad y tanto delito tienen la fuerza suficiente para suspender el curso á vuestras promesas; pero, espero que sin embargo no la tendrán para impedir el de vuestras misericordias y piedades.

Viganò: Acuso a Bergoglio de “encubrimiento y dar consuelo a una corriente homosexual en el Vaticano”

octubre 11, 2018

 

Carlo María Viganó

Carlo María Viganó, exsecretario general de la Gobernación del Vaticano

(Transcrito de The New York Times)

ROMA — A las 9:30 del 22 de agosto, el arzobispo Carlo Maria Viganò se presentó en el apartamento en Roma de un reportero conservador del Vaticano con un sencillo alzacuellos, una gorra de béisbol de las montañas Rocallosas y una historia polémica que contar.

Viganò, quien fue nuncio apostólico del Vaticano en Estados Unidos, pasó la mañana en el comedor del reportero trabajando hombro con hombro en una carta de siete mil palabras que exigía la renuncia del papa Francisco, al acusarlo de encubrimiento de abuso sexual y de dar consuelo a una “corriente homosexual” en el Vaticano.

El periodista, Marco Tosatti, afirmó que suavizó el discurso. El enardecido arzobispo no aportó pruebas, dijo, pero sí el estilo, al condenar a las redes homosexuales dentro de la Iglesia que actúan “con la fuerza de los tentáculos de un pulpo” para “estrangular a víctimas inocentes y vocaciones sacerdotales”.

“La poesía es toda suya”, dijo Tosatti.

Cuando terminaron la carta, Viganò emprendió su marcha y apagó su celular. Sin revelar su destino, porque estaba “preocupado por su seguridad”, dijo Tosatti, el arzobispo simplemente “desapareció”.

La carta, publicada el 26 de agosto, ha cuestionado el papado de Francisco y ha cimbrado a la Iglesia católica romana hasta la médula. El papa ha dicho que no se dignará a responder la carta, pero las acusaciones han desencadenado una guerra civil ideológica, con la acostumbrada puñalada traicionera del Vaticano que da paso a un combate abierto.

Pero en el centro de los choques ideológicos, con los conservadores levantándose en armas en contra de la visión de Francisco de una Iglesia más incluyente, Viganò (quien ha sido acusado de entorpecer una investigación sobre conductas sexuales inapropiadas en Minnesota) también parece estar resolviendo viejas rencillas.

Como embajador papal, o nuncio, en Estados Unidos, Viganò se alió con los guerreros culturales conservadores y utilizó su capacidad de nombrar nuevos arzobispos para colocar conservadores devotos en San Francisco, Denver y Baltimore. Sin embargo, después de la elección del papa Francisco, sus esfuerzos fueron frenados.

Luego, en 2015, se enemistó con Francisco. La decisión de Viganò de invitar a una crítica acérrima de los derechos de las personas homosexuales a saludar al papa en Washington durante una visita a los Estados Unidos desafió de manera directa el mensaje incluyente de Francisco y desencadenó una controversia que casi opacó el viaje.

Juan Carlos Cruz, un sobreviviente de abuso eclesiástico con quien el papa Francisco ha conversado en detalle, afirmó que el papa le comentó hace poco que Viganò estuvo a punto de sabotear la visita al invitar a la crítica Kim Davis, una funcionaria de Kentucky que se convirtió en una famosa defensora de la causa conservadora al negarse a otorgar licencias matrimoniales a parejas del mismo sexo.

“Yo no sabía quién era esa mujer; él la hizo escabullirse para que me saludara y, por supuesto, hicieron todo un alarde publicitario al respecto”, dijo el papa Francisco, de acuerdo con Cruz.

Según recuerda Cruz, el papa dijo: “Yo me horroricé y despedí al nuncio”.

Ahora, tres años después, Viganò parece estar devolviendo el favor.

Famoso por su ambición y poca paciencia, Viganò ha chocado con las autoridades superiores que impidieron su ascenso en la Iglesia y ha tenido una participación clave en la mayoría de los escándalos relacionados con el Vaticano en fechas recientes.

Aunque Viganò, quien alguna vez fue criticado por tradicionalistas de la Iglesia debido a su pragmatismo excesivo, se ha alineado con un grupo reducido pero influyente de tradicionalistas eclesiásticos que han pasado años buscando cómo detener a Francisco, muchos de sus críticos creen que sus rencores personales son su motivación.

Después de que un líder religioso lo trasladó del Vaticano a Estados Unidos, y frustró así sus esperanzas de recibir el capelo escarlata de cardenal, los memorandos privados de Viganò de 2011 (muchos de ellos poco halagadores con respecto al líder responsable de su salida de Roma) se filtraron y esparcieron por todo el mundo.

Los simpatizantes de Viganò, quienes no respondieron a nuestra solicitud de hacer comentarios, se enfurecen ante la idea de que su carta que exige la renuncia del papa Francisco represente la furia de una persona descontenta. Ellos describen a Viganò como un hombre ejemplar y atónito ante lo que considera la destrucción de la Iglesia que ama.

Tosatti afirmó que el arzobispo le ha explicado que, como obispo, se sentía sumamente responsable de la Iglesia y que, a sus 77 años, quería limpiar su conciencia para cuando le llegara la hora. Pero comentó que el arzobispo también estaba furioso por el reciente artículo de la prensa italiana que muestra solidaridad con el papa Francisco y critica a su predecesor, el papa Benedicto XVI, así que creyó necesario contratacar.

Viganò conoce muy bien las luchas internas en el Vaticano. En 1998, se convirtió en funcionario central en la poderosa secretaría de Estado del Vaticano. En la carta, escribe que entre sus responsabilidades estaba vigilar a los embajadores en todo el mundo, pero también “analizar casos delicados, incluyendo los relacionados con los cardenales y obispos”.

Viganò afirma que fue entonces cuando se enteró de los abusos cometidos por el cardenal Theodore E. McCarrick, líder católico estadounidense; de acuerdo con Viganò, el papa Francisco estuvo enterado sobre la historia de McCarrick desde hace años y la encubrió.

En 2009, el entonces obispo Viganò fue trasladado a la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, un puesto con menor influencia en las políticas del Vaticano, pero con cierto poder sobre parte de sus ingresos.

Famoso por ser sobrio, convirtió el déficit de Ciudad del Vaticano en un superávit. No obstante, su rígido estilo administrativo desencadenó quejas y comenzaron a llegar al Vaticano correos electrónicos anónimos acusándolo de promover la carrera de su sobrino inapropiadamente. Su estilo y rigor al investigar contratos del Vaticano también molestó a algunos líderes, incluyendo al secretario de Estado Tarcisio Bertone, y un reportaje anónimo en el diario italiano Il Giornale aseguró que tenía algunos proyectos para los servicios de seguridad del Vaticano.

El cardenal Bertone, según escribe Viganò en la carta, se mostraba “notoriamente a favor de promover a las personas homosexuales”, y por eso lo desterró a Estados Unidos.

Viganò mantuvo su posición como nuncio apostólico en Estados Unidos después de la elección de Francisco, pero en la carta publicada el domingo, afirmó que McCarrick “orquestó” la selección de obispos cegado ante la ideología homosexual, a la que culpa de la crisis de abusos sexuales.

Sin embargo, Viganò también ha sido acusado de encubrir el mal comportamiento. De acuerdo con documentos publicados como parte de una investigación criminal en la arquidiócesis de Saint Paul-Minneapolis, Viganò ordenó a los obispos en abril de 2014 anular una investigación relacionada con acusaciones de que el arzobispo John Nienstedt estaba involucrado en conductas sexuales inapropiadas con hombres y seminaristas adultos.

Viganò, anticipándose a las críticas, dio a Tosatti una declaración donde negó dicha información.

Después de enfurecer a Francisco durante el episodio con Kim Davis, se le solicitó a Viganò presentarse en Roma para ofrecer una explicación; ahí, como indicio de sus planes para volver, se rehusó a entregar su departamento en la Ciudad del Vaticano. Los reportajes de esta semana en la prensa italiana confirman que, después de destituir a Viganò de su cargo, el papa Francisco también lo echó de su departamento en el Vaticano.

Hace aproximadamente un mes, Tosatti afirmó haber recibido una llamada del arzobispo, pidiéndole una entrevista en un lugar discreto. Viganò le contó su historia al reportero, pero afirmó no estar listo para darla a conocer.

No obstante, cuando se difundieron las noticias de décadas de abuso clerical en Pensilvania, Tosatti presionó al arzobispo para que contara su historia. El 22 de agosto regresó, y esta vez lo hizo mediante una declaración por escrito.

Tosatti comentó que no vio documentos ni otras pruebas y, al cabo de tres horas, terminaron la entrevista.

El abad Guillermo Schulenburg Prado; primero se enriqueció en el Tepeyac y luego renegó de la Virgen de Guadalupe

octubre 9, 2018

Foro Católico: El descendiente de una familia de neoconversos, Guillermo Schulenburg Prado, fue seminarista en Roma, de la camada denunciada por Bella Dodd. Durante 33 años el abad de la Basílica de Guadalupe y construyó el famoso plato volador en 1976. Veinte años más tarde, le dio por negar la historicidad de Juan Diego, el vidente de la Virgen de Guadalupe, negando así la verdad histórica de las apariciones en El Tepeyac. 

(Transcrito de El País /  Maite Rico en la edición impresa del Viernes, 31 de mayo de 1996)

El pasado invierno, monseñor Schulenburg analizó en una entrevista otorgada a una revista, religiosa, Ixtus, los fundamentos de la fe guadalupana. En términos muy equilibrados, el religioso, a punto de cumplir 80 años, asegura que el indio Juan Diego, beatificado por Juan Pablo II en 1990, es “un símbolo, no una realidad”, y que los testimonios sobre la aparición de la Virgen en el monte Tepeyac, recogidos en tres textos entre 1545 y 1666, “son sinceros, pero responden a una mentalidad y un momento histórico concretos”.

El abad indica que no hay pruebas de la existencia de Juan Diego y que lo importante, lo milagroso, es la teología de María, la fe en la Virgen, que está muy por encima de los episodios de las apariciones.

Las declaraciones pasaron desapercibidas hasta que recientemente la revista italiana 30 Giorni las reprodujo con lujo de detalles. Schulenburg fue tachado de “hereje” y “extranjero”. Las pintadas “Fuera el abad de la Basílica” o “Abad anticatólico” han aparecido ya en las calles capitalinas e incluso un senador conservador ha recomendado el ingreso del religioso en un hospital psiquiátrico.

En realidad las palabras del abad se inscriben en una polémica que existe ya desde el siglo XVI en la Iglesia novohispana entre los antiaparicionistas (fundamentalmente franciscanos, que tachaban el culto guadalupano de idolatría) y los aparicionistas, encabezados por los jesuitas, abiertos a un sincretismo religioso que nace en el fervor del pueblo y se entremezcla con el nacionalismo criollo, que haría finalmente de la Virgen de Guadalupe el símbolo de la lucha por la independencia de España.

Sorpresa por el abad

Lo paradójico, escribía recientemente un experto, es que el “último antiaparicionista del milenio” sea el propio abad de la Basílica de Guadalupe. Y que haga sus declaraciones justo cuando el Vaticano estudia la canonización de Juan Diego, que Schulenburg califica de “hecho gravísimo” por comprometer al Papa. Que el abad había expresado en privado sus puntos de vista es algo conocido. El propio nuncio del Vaticano en México, Girolamo Prigione, mantuvo sus reservas cuando el Papa beatificó a Juan Diego. Incluso se ha sabido que el entonces presidente, Carlos Salinas, Pidió a Prigione que no interfiriera, en el asunto de la beatificación, porque era algo “muy delicado” desde el punto de vista político. Discusiones teológicas aparte, no deja de resultar llamativo el hecho de que 30 Giorni reprodujera las declaraciones del abad en un momento en que las tensiones entre Schulenburg y el Arzobispado de México por el control de la Basílica de Guadalupe, que recibe cada año la visita de 14 millones de fieles y genera enormes cantidades de dinero, salieran a la luz.

Schulenburg siempre fue partidario de que la Basílica, situada al norte de la capital, se emancipara de la Arquidiócesis de México y se convirtiera en una diócesis aparte. A este proyecto se opuso frontalmente el Arzobispado mexicano, que siempre quiso tener influencia en la gestión de la Basilíca. Las relaciones fueron siempre tensas. El nuevo arzobispo, Norberto Rivera, esperaba como agua del cielo la renuncia por edad del abad, que no parecía muy dispuesto a otorgarla. Ahora, tras la polémica, el Vaticano estudia la cuestión.

basilica_de_guadalupe_by_napsterito

Schulenburg, de joven pobre a sacerdote (muy) rico

(Transcrito de El Sol de México / Judith García)

Millonarias cuentas en dólares y en pesos, bienes inmuebles, coches lujosos y joyas contradicen la pretendida imagen del hombre dedicado al mundo espiritual, que aparentaba ser Guillermo Schulenburg Prado, durante su vida, y lo retratan como un hombre de carne y hueso, más preocupado por el disfrute de las comodidades y bienes en este mundo terrenal.

Guillermo Schulenburg Prado, último abad de la Basílica de Guadalupe, fue un ministro religioso controversial que en vida siempre respondió con evasivas a los señalamientos que se le hicieron de ser un hombre inmensamente rico.

Schulenburg Prado solía defenderse de esos cuestionamientos con argumentos tales como “un intento de demeritar la absoluta honestidad con la que se manejó el comité de construcción de la Basílica” y “un párroco en una buena parroquia tiene emolumentos más importantes de los que yo tuve siendo abad de la Basílica”.

No obstante todos sus esfuerzos para negar sus bienes, hoy se sabe que Guillermo Schulenburg Prado falleció en 2009, siendo un hombre acaudalado, que dentro de su fortuna personal poseía inmuebles, coches lujosos y cuantiosas sumas de dinero, en pesos y en dólares, en diferentes cuentas nacionales y extranjeras.

* SU ORIGEN HUMILDE

Hijo de padre alemán y madre mexicana, Schulenburg nació en el año de 1916 y perdió a su progenitor a los 12 años de edad por lo que tuvo que trabajar como empleado y vendedor ambulante en Alemania, hasta que ingresó al Seminario Conciliar de México en 1930.

Fue nombrado Abad Secular de la Insigne y Nacional Colegiata de Santa María de Guadalupe, por el Papa Juan XXIII cargo al que renunció el 6 de septiembre de 1996, convirtiéndose en Abad Emérito y Protonotario Apostólico.

A Schulenburg se le atribuyen la promoción y coordinación de distintas obras siendo la más importante la construcción de la Nueva Basílica de Guadalupe.

Dentro de la Conferencia del Episcopado Mexicano, cuando influyentes miembros le cuestionaron el manejo de los cuantiosos recursos que obtenía de los fieles la Basílica de Guadalupe, Schulenburg se defendió argumentando que no tenía posibilidad de manejar con libertad todo ese dinero que ingresaba al recinto religioso.

En 1996 Schulenburg puso en duda la existencia de Juan Diego y, en consecuencia, las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el Cerro del Tepeyac, lo que enardeció en su contra los ánimos de la jerarquía católica.

A raíz de esas desafortunadas declaraciones que le retrataban, por lo menos como un hombre ingrato, su buena estrella comenzó a irse en picada y culminó con su salida durante la gestión de Norberto Rivera Carrera, como arzobispo primado de México, quien en distintas ocasiones ya había criticado el manejo de los recursos en la Basílica de Guadalupe.

* UNA GREY MUY GENEROSA

Schulenburg se mostró reacio para hacer comentarios acerca de la comercialización de la imagen de la Virgen de Guadalupe, argumentando que no quería pensar mal del arzobispo Norberto Rivera ni de las nuevas autoridades de la Basílica que le sustituyeron.

No obstante, reconoció que dentro de los fieles que contribuyeron con sus limosnas y aportaciones se encontraban desde las personas más humildes que acuden como parte de las multitudinarias peregrinaciones, hasta los políticos más encumbrados y hombres de negocios.

* ALGUNOS DE SUS BIENES

De acuerdo con el testamento 34 mil 364, otorgado ante el Notario Público número 95 del Distrito Federal -y otros documentos cuya copia está en poder de Organización Editorial Mexicana (OEM)-, monseñor Guillermo Schulenburg Prado repartió entre familiares y organizaciones religiosas, más de 15 millones de dólares que se tenían en sendas cuentas dentro del banco HSBC, así como del Fideicomiso “Guillermo Schulenburg Prado”, manejado a través de la fiduciaria Merrill Lynch Trust Services.

En los documentos mencionados también se indica que el abad de la Basílica de Guadalupe repartió diversas cantidades, entre 300 mil y 500 mil pesos, tanto entre sus familiares, e incluso otros integrantes de la jerarquía católica.

En su legado, dejó para su familia y organizaciones religiosas desde joyas, coches de lujo, membresía en el Club de Golf, así como casas ubicadas en los lugares más exclusivos dentro de las ciudades de México y Cuernavaca.

La riqueza acumulada por el exabad de la Basílica de Guadalupe Guillermo Schulenburg Prado, a lo largo de sus años de servicio religioso, consiste en cuantiosas sumas depositadas en cuentas nacionales y del extranjero, así como en valiosas propiedades inmobiliarias, ubicadas en zonas privilegiadas de la capital de la República y de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, con un valor superior a los cuatro millones de dólares, cuya adquisición no puede explicarse considerando sólo los ingresos normales que corresponden a un ministro de la Iglesia.

*LA BONANZA INMOBILIARIA VISIBLE

Guillermo Schulenburg Prado, exabad de la Basílica de Guadalupe acumulo valiosos bienes inmuebles, cuatro de los cuales se identifican plenamente en los legados que instituyó dentro de su testamento a favor de sus familiares y de la Asociación Civil “Domus Spei”, y que tienen un valor superior a los cuatro millones de dólares.

Son cuatro inmuebles: una residencia de lujo, un edificio y un despacho con accesorias, en zonas privilegiadas del Distrito Federal, y otra espléndida residencia y una acción en el exclusivo club de golf “Tabachines”, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

De todos estos inmuebles, Organización Editorial Mexicana tomó fotografías, que se publican dentro de esta misma edición, para ilustrar la magnitud de la bonanza inmobiliaria que Schulenburg acumuló durante sus años de servicio religioso.

* EL POTENCIAL INMOBILIARIO NO APARENTE

Además de los legados, Schulenburg instituyó como única y universal heredera “de todos sus demás bienes presentes y futuros”, y también de albacea, a su hermana, la señora Isabel Schulenburg Prado de Carranza, lo que deja abierta la posibilidad de que existan más bienes inmuebles dentro de su patrimonio, pero que no fueron identificados con precisión dentro de su disposición testamentaria.

Dispuso también que en el caso de falta de su hermana Isabel Schulenburg Prado de Carranza, por muerte o por cualquier otra causa, quedaría en calidad de única y universal heredera “de todos sus demás bienes presentes y futuros” la Asociación Civil “Domus Spei”.

* LOS LEGADOS DE LOS INMUEBLES

Mediante su testamento el exabad Schulenburg Prado legó a la Asociación Civil “Domus Spei” la casa de 940 metros cuadrados, en Bosque de Chihuahua número 40, Fraccionamiento Bosques de las Lomas, delegación Miguel Hidalgo, en el Distrito Federal. En la fachada de esta casa se encuentra un aviso de venta, y piden por ella un millón 295 mil dólares.

A su hermana Isabel Schulenburg Prado de Carranza le legó la casa en Avenida Tabachines número 75, en Cuernavaca, Morelos, edificada sobre un terreno de 1404 metros cuadrados, con 712 metros cuadrados construidos, jardín, estudio, alberca y garajes para seis vehículos, también con un aviso de venta, a la que le han fijado un precio de 7 millones 567 mil 772 pesos.

En caso de muerte de su hermana Isabel, -precisa el testamento- este inmueble pasaría a manos de sus sobrinas del testador Isabel Carranza Schulenburg de Cortés y Alejandra Carranza Schulenburg de España, a partes iguales.

Dentro del legado antes mencionado, se incluye una acción en el exclusivo Club de Golf “Tabachines” en Cuernavaca, Morelos, que cuenta con todos los adelantos y comodidades como alberca, restaurante, campo de golf, canchas deportivas, etc., fue legada a los mismos legatarios para que pueda ser utilizada o vendida a su elección.

Legó el despacho 401 y sus anexos, del edificio en condominio ubicado en la calle Río Tíber 99, colonia Juárez, en el Distrito Federal, a la Asociación Civil “Domus Spei”. De acuerdo con empresas inmobiliarias, estos despachos miden 122 metros cuadrados y su valor en el mercado inmobiliario es de un millón 700 mil pesos.

Finalmente, el usufructo vitalicio del edificio ubicado en Tlacoquemecatl número 139, colonia del Valle, en el Distrito Federal, fue legado a sus hermanas Emilia Schulenburg Prado de Ochoa e Isabel Schulenburg Prado de Carranza, y la nuda propiedad a la Asociación Civil “Domus Spei”. Este inmueble consta de cinco pisos, además de accesorias en la planta baja, del cual no se pudo tener acceso a su interior, pero su valor estimado es superior a dos millones de dólares.

* LA EXPLICACIÓN DE LA CEM

“Antes de cambiar las relaciones Iglesia-Estado, todo se hacía así: ‘a la buena de Dios’, con buena voluntad, y el párroco era el dueño de lo que entraba en su templo en limosnas y bienes, y ahí se acomodaba, y ahora no”.

Prueba de ello, dijo el vocero de la CEM, el padre Manuel Corral, es que no se va a permitir que ningún sacerdote o jerarca católico se quede con dinero o propiedades, pues “los recursos son cada vez menos y los tienen que racionalizar, los tienen que priorizar. Ahorita la Iglesia no es como antes y también ha entendido que tiene que dar cuentas”.

Además, destacó, ahora los mil 500 templos tienen que rendir cuentas dos veces al año. “Están en un plan muy severo y es lo que debe ser, porque al fin y al cabo somos administradores y no dueños de los dineros que los feligreses dan.”

* INGRESOS SIN CONTROL, EXPERTO

En este contexto, Elio Mastefer, presidente de la Asociación de Estudios Religiosos, sostiene que desde El Vaticano no vendrán las líneas ni el control de todo lo que entra a la Iglesia, pues sólo les interesa recibir el diezmo de lo que reciban las iglesias del mundo, por lo que se permite a la jerarquía católica movimientos discrecionales en el manejo de recursos o bienes.

El incierto destino final de la voluntad de Schulenburg

El exabad Schulenburg, poseía millonarias sumas de dinero, en pesos y en dólares. De acuerdo con la información que obra en poder de Organización Editorial Mexicana, el dinero en pesos se encontraba en una cuenta a su nombre dentro del Banco HSBC, antes Banco Internacional (Bital), mientras que el dinero en dólares en un fideicomiso llamado “Fideicomiso Guillermo Schulenburg Prado”, creado por un acuerdo de Fideicomiso Inglés, en Merrill Lynch, Trust Services S. A., Ginebra, Suiza.

Schulenburg hizo la disposición de esos bienes de dos formas: dando instrucciones por escrito a la fiduciaria, y a través de su testamento. Pero su voluntad final pudo ser alterada a través de un repudio de legados, presuntamente realizado por la asociación civil denominada “Domus Spei”, con lo que todo lo que se le legó a ésta como parte del testamento, quedaría a favor de Isabel Schulenburg Prado de Carranza, hermana del exabad, instituida como su heredera única y universal.

* UNA ORGANIZACIÓN MISTERIOSA

Tanto dentro del testamento como en el fideicomiso Merrill Lynch, Schulenburg considera a una asociación civil denominada “Domus Spei”, que según palabras del propio exabad, quiere decir “la casa de la esperanza”, en latín, y que es una organización caritativa que no existe para el lucro y su misión es albergar y atender a ciertos obispos y sacerdotes retirados de la Iglesia Católica Romana en México, a condición de que dichos clérigos no sufran enfermedades mentales ni impedimentos físicos.

De acuerdo a la información que obra en poder de OEM, integraron el patronato de la asociación civil “Domus Spei”: Guillermo Schulenburg Prado, en calidad de presidente, María Isabel Schulenburg Prado, Roberto Quiroz Montero, Abelardo Alvarado Alcántara, el Lic. Odilón Ramírez Pelayo y el C.P. Óscar Philibert Mendoza. Actualmente se desconoce quiénes la integran, quién la dirige, a quiénes realmente atiende y en dónde, o quién es su representante legal, si bien en sus instrucciones a la fiduciaria, el exabad menciona que el envío del dinero correspondiente a “Domus Spei” puede remitirse a la atención del Obispo Abelardo Alvarado Alcántara.

Si se sabe que su dirección formal en México, se remite al despacho 401, del edificio en condominio ubicado en la calle Río Tíber 99, colonia Juárez, en el Distrito Federal, que como se informó en la nota publicada en la edición de ayer, corresponde a un inmueble legado a favor de “Domus Spei”.

* EL REPARTO EN EL FIDEICOMISO MERRILL LYNCH

Quince millones de dólares se repartieron mediante instrucciones por escrito a la fiduciaria en la siguiente forma:

Tres millones de dólares estadunidenses, completamente libres, a la asociación civil denominada “Domus Spei”.

Seis millones de dólares estadunidenses, a las Hermanas Misioneras de la Caridad, Hermanas de Madre Teresa, con dirección en Galeana 225, Colonia Santa Fe, en la Ciudad de México.

Un millón de dólares estadunidenses, para el beneficio de su hermana Emilia Schulenburg Prado.

Cinco millones de dólares estadunidenses deben mantenerse en el fideicomiso, para el beneficio de su hermana, Isabel Von Schulenburg, y a su fallecimiento para sus tres hijos: Elizabeth, Alejandra y Carlos, todos de apellidos Carranza Schulenburg.

* LOS LEGADOS EN PESOS

Schulenburg dispuso en su testamento que se tomaran de sus fondos en dinero en el Banco HSBC las siguientes cantidades instituidas en legados:

Trescientos mil pesos para cada una de las siguientes personas: Emilia Schulenburg Prado de Ochoa (hermana), Isabel Carranza Schulenburg de Cortez (sobrina), Alejandra Carranza Schulenburg de España (sobrina), Carlos Carranza Schulenburg (sobrino) y Carlos Warnholtz Bustillos.

Doscientos mil pesos para cada una de las siguientes personas: Ana María (Anita) Schulenburg Pedraza (sobrina nieta), Carmen Orella Schulenburg de Carrazco (sobrina nieta).

Como liquidación laboral a los empleados del testador: trescientos mil pesos para la señora Eva González Osornio y trescientos cincuenta mil pesos para la señora Ricarda González Osornio. La cantidad de doscientos cincuenta mil pesos para cada una de las personas siguientes: Máximo Sandoval Osornio y la señorita Karla Cabrales Jiménez, hija de su secretaria Magdalena.

Para su velador, Jesús Mesa Rivera trescientos mil pesos y para su chofer, Natanael Cruz Oros, la cantidad de doscientos cincuenta mil pesos.

Por una adición posterior a la cláusula séptima del testamento realizada mediante otra escritura pública, fechada el dieciséis de marzo del 2005, ante la fe del Lic. Javier Correa Field, notario Público número 95, en el Distrito Federal, de la cual OEM tiene copia, se instituye un legado por trescientos mil pesos, a favor de Abelardo Alvarado Alcántara, a quien el propio Schulenburg relaciona con la asociación civil denominada “Domus Spei”, mencionándolo como “Obispo”.

* LA DOBLEMENTE AFORTUNADA HEREDERA UNIVERSAL

El día de ayer, Organización Editorial Mexicana, dentro de sus periódicos informó que Schulenburg instituyó como única y universal heredera “de todos sus demás bienes presentes y futuros”, y también albacea, a su hermana, la señora Isabel Schulenburg Prado de Carranza, lo que deja abierta la posibilidad de que existan más bienes inmuebles dentro de su patrimonio, pero que no fueron identificados con precisión dentro de su disposición testamentaria.

Lo anterior significa que todo aquello que hubiese formado parte del patrimonio hereditario del exabad Schulenburg, sería en su beneficio, o que habiendo sido legado a alguna persona, no pudiera hacerse efectivo por alguna causa como el fallecimiento previo, tal como sería el caso, por el deceso de Carlos Warnholtz Bustillos, o del repudio.

* UN EXTRAÑO REPUDIO

En la escritura pública número ciento doce mil trescientos veintitrés, de fecha ocho de septiembre de 2009, ante el Lic. Gerardo Correa Echegaray, titular de la Notaría Pública número ochenta y nueve del Distrito Federal, inició el procedimiento notarial de sucesión testamentaria de Monseñor Guillermo Schulenburg Prado, de la cual OEM posee una copia, para el reconocimiento de la validez del testamento, la aceptación de la herencia y legados, y del cargo de albacea. En el capítulo de antecedentes que se relaciona en el punto sexto dice:

Por escritura número ciento doce mil trescientos veinticinco, pasada en la Ciudad de México, con fecha ocho de septiembre del año 2009, ante el suscrito, Lic. Gerardo Correa Echegaray, titular de la Notaria Pública número ochenta y nueve del Distrito Federal, la Asociación “Residencia de la Tercera Edad Domus Spei”, Asociación Civil, repudió de manera irrevocable los legados que pudieran corresponderle de la sucesión testamentaria de Monseñor Guillermo Schulenburg Prado, instituidos en el testamento antes mencionado.

Extrañamente, por decir lo menos, uno de los legados repudiados por la asociación civil “Domus Spei”, consiste en el inmueble en el que se ubica el despacho 401 y sus anexos, del edificio en condominio ubicado en la calle Río Tíber 99, colonia Juárez, en el Distrito Federal, en donde, en acuerdo a los datos que se desprenden del fideicomiso Merrill Lynch, es el domicilio de la asociación civil “Domus Spei”.

Una de las posibles hipótesis para explicar la causa de este extraño repudio, es de origen legal y podría desprenderse de las disposiciones contenidas dentro de la Leyde Instituciones de Asistencia Privada para el Distrito Federal, que en su artículo 25 obliga a que cuando el testador deje todos o parte de sus bienes a una institución de asistencia privada, ésta se apersonará en el juicio sucesorio por medio de su representante legal, que tendrá las obligaciones a que se refiere el artículo 22, informando a la Junta sobre los bienes recibidos. (N. de la R.: Por junta, de acuerdo a lo establecido en el artículo 2 de la misma Ley, debe entenderse a la Junta de Asistencia Privada del Distrito Federal).

Por su parte, el artículo 22 de la Ley citada, dispone que El albacea o ejecutor no podrá gravar ni enajenar los bienes de la testamentaría en que tengan interés las instituciones de asistencia privada sin previa autorización de la Junta. Si lo hace, independientemente de los daños y perjuicios que se le exijan por la institución o instituciones interesadas, será removido de su cargo por el juez, a petición del patronato que represente a aquélla o de la Junta. En caso de que la Junta niegue la autorización a que se refiere este artículo, el albacea o ejecutor podrá acudir al juez para que dentro de un incidente en el que se oiga a la Junta, resuelva si procede la solicitud de enajenación o gravamen de los bienes de que se trate.

* MUCHAS PREGUNTAS, POCAS RESPUESTAS

¿Quiénes constituyeron o integran actualmente la asociación civil “Domus Spei”?, ¿quién la dirige?, ¿a quiénes realmente atiende y en dónde?, ¿quién es su representante legal?, y fundamentalmente ¿quién autorizó el repudio de los legados instituidos a favor de esta asociación civil, por qué motivos?, y ¿qué papel jugó en todo esto el Obispo Abelardo Alvarado Alcántara?

Lo que sí parece claro es que con el repudio, quien salió ganando fue la única y universal heredera “de todos sus demás bienes presentes y futuros”, la también albacea de la sucesión testamentaria, su hermana, la señora Isabel Schulenburg Prado de Carranza,… o cuando menos aparentemente.

 

Cuando el simbolismo WICCA presidió la reunión de Benedicto XVI en Madrid

octubre 8, 2018

Benedicto y el siniestro logotipo a la sombra del cabalista “Árbol de la Vida”

Benedicto XVI durante la vigilia de Pascua del 2010:

«(el anti)Cristo es el árbol de la vida hecho de nuevo accesible»

Benedicto XVI bajo el Árbol de la Vida, esfigie de los cabalistas hebreos illuminati y de la hechicería druida de Wicca preside las ceremonia profana ante miles de jóvenes ignorantes que asistieron a la JMJ en medio de las protestas y el rechazo de pequeños grupos de ateístas que no saben a quién se enfrentan, en términos de maldad.

  “Árbol de la vida” que se está instalando en el aeródromo de Cuatro Vientos para la vigilia y la misa que oficiará el papa Benedicto XVI y con la que se cerrará la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará en Madrid del 16 al 21 de agosto. EFE

Así lo llamaron los medios: “ÁRBOL DE LA VIDA”…

También en TV se le llamó el “Árbol de la Vida” al objeto raro que “cubrió y protegió a Benedicto XVI”.

No es secreto que los hechiceros del Nuevo Orden Mundial exhiben su simbología en las narices y en las barbas de todo el mundo, es su forma de obtener más poderes, según su luciferina doctrina. Tenemos el ejemplo concreto y bien conocido del billete de dólar americano, el cual porta en su simbología los emblemas de la doctrina cabalista hebrea, la cual es madre de todas las sectas masónicas, illuminati, satánicas y nueva era.

Cabalismo hebreo en el dólar americano.

  

¿Qué es el “Árbol de la Vida”?

El árbol de la vida del illuminati Gustav Klimt, 1909. Se aprecian los ojos en triángulos, típico de las obras de Klimt. Entre sus obras también está la pintura más cara del mundo, el famoso retrato de la hebrea Adele Bloch-Bauer, del clan Rothschild, cuyo fondo está compuesto de un mapa illuminati. 

El Árbol de la Vida es uno de los símbolos cabalísticos más importantes del judaísmo. Está compuesto por 11 esferas (sefiroths) y 22 senderos, cada uno de los cuales representa un estado (sefirá) que acerca a la comprensión de Yahvé y a la manera en que él creó el mundo. Se le considera la cosmología de la Cábala y de la Masonería del Rito Escocés con sus 33 grados.

En la serie de animación japonesa Sousei no Aquarion la figura del Arbol de la Vida ocupa un lugar de importancia en el argumento principal, ya que esta serie narra como una raza conocida con el nombre de Angeles Caídos recolecta humanos para extraer la energía biológica llamada Prana en el animé, para cultivar y así hacer florecer el Árbol de la Vida.

Los ángeles caídos que forman parte del “Árbol de la Vida” de Acuario

El Árbol de la Vida que se instaló en la reunión de Benedicto XVI en Cuatro Vientos, Madrid, no es un símbolo católico, sino un reconocido símbolo de la hechicería hebrea-cabalista utilizada intensamente por la brujería Wicca por de la masonería Druida-Illuminati y por los new age acuarianos.

Es urgente estar siempre en el Temor de Dios que es el Temor a Pecar, lo cual nos ayuda a acercarnos al Árbol de la Vida que es el Ser Interior, Divinal, Particular, y a la Sagrada Toráh del Anciano de los Días contenida en El Zohar, para poder comenzar a trepar por el Árbol de la Vida, el Árbol Sagrado del SER, y podernos alimentar de sus dorados frutos.

La creencia en el Árbol de la Vida tiene un origen druida-satanista y sostiene la creencioa que su perfección se da en el Adam Kadmon -HOMBRE DIVINO- (el opuesto a Jesucristo) que no es otro que el anticristo. Está basado en los once sephirots que explica León Meurin como cada coro de ángeles arrojados  del cielo (Filosofía de la Masonería, Mons. León Meurin)

Árbol de la Vida con los 11 sephiroths, representan al Pontífice Judío, al Adam Kadmon hebreo, al anticristo

 Origen luciferino del “Árbol de la Vida”

“Los árboles del Edén son dos: EL ÁRBOL DE LA CIENCIA DEL BIEN Y DEL MAL, Y EL ÁRBOL DE LA VIDA. El Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, es el Sexo y este Árbol del Conocimiento está representado por los Órganos sexuales. El Árbol de la Vida es el Ser y está representado en nuestro Cuerpo Físico por la Columna Espinal.”

Ambos árboles son del Edén y hasta comparten sus raíces. Estas son las 2 Grandes Columnas Torales de la Logia Blanca: Sabiduría y Amor. La Sabiduría es el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal y el Amor es el Árbol de la Vida.”

“En el antiguo Egipto se estudiaba a fondo la Doctrina de los Dos Árboles. La sombra fatal del Árbol de la Vida es el Yo.” 

A %d blogueros les gusta esto: