Saltar al contenido

Luego de que no se licuara el año pasado, ayer sí se licuó la sangre de San Genaro

mayo 4, 2021
Cuando no se licúa la sangre de San Genaro se presagian catástrofes

(Con información de ACI Prensa, ReL, diario Il Mattino y EFE)

La sangre de San Genaro, mártir del siglo III, que se custodia en la catedral de Nápoles (Italia), se licúa tres veces al año: el primer domingo de mayo, el 19 de septiembre (en su fiesta) y el 16 de diciembre (conmemoración del milagro con el que el santo salvó a la ciudad de la lava del Vesubio). En la última fecha de 2020 no lo había hecho, señal que los napolitanos consideran mal augurio, así que se esperaba con ansiedad lo que sucediese este 3 de mayo. Y, aunque se hizo esperar y por la mañana se anunció que continuaba sólida, a las 17.18 por fin pudo mostrarse de nuevo el milagro, mientras una canción local lanza un «¡Viva San Genaro, que vertió su sangre por Dios! ¡Viva la Madre del Hijo santo, esposa del Amor Eterno y madre del pecador!».

La licuefacción de la sangre de San Genaro es un fenómeno inexplicable. En diciembre de 2016 el prodigio tampoco se produjo, y en 2018 se licuó con varias horas de retraso. Otras veces, se puede licuar incluso fuera de las fechas indicadas.

Se trata de un hecho extraordinario que también se produjo en 1848 delante del Papa Pío IX. El milagro, en cambio, no sucedió durante las visitas de Juan Pablo II en 1979, ni de Benedicto XVI en 2007. Sin embargo, los napolitanos consideran que podría tratarse de un mal augurio, en un año en que vieron morir a muchos a causa de la pandemia de la COVID-19, cuyo brotes vuelven a golpear a la península. Campania, la región de la cual es capital, registró 2.472 muertes por coronavirus, mucho menos que el resto de Italia.

El diario Il Mattino fue drástico: “Nápoles tiene miedo”. El antropólogo y divulgador científico Marino Niola dijo en declaraciones a ese periódico “Sé perfectamente que puede aparecer difícil para los observadores externos comprender una devoción tan incondicionada: aquí (el prodigio) se trata de un símbolo, de un punto de referencia, de un puerto seguro para cada habitante de la ciudad”, indicó el académico.

San Genaro, patrono de Nápoles, fue Obispo de Benevento. Durante la persecución contra los cristianos fue hecho prisionero junto a sus compañeros y sometido a terribles torturas. Un día, él y sus amigos fueron arrojados a los leones, pero las bestias sólo rugieron sin acercárseles. Entonces fueron tildados de usar magia y condenados a morir decapitados cerca de Pozzuoli, donde también fueron enterrados. Esto sucedió aproximadamente en el año 305. Las reliquias de San Genaro fueron trasladadas a diferentes lugares hasta que finalmente llegaron a Nápoles en 1497.

Tres veces por año, el relicario con la sangre del santo es sacudido ante los fieles: con ese movimiento debería pasar de estado sólido a líquido. Este miércoles, se intentó dos veces, en la mañana y a las 19:40. Para evitar que la decepción que había entre la concurrencia se expandiera y multiplicara, el cardenal Crescenzio Sepe intentó llevar calma: “Rezad al patrón, no nos abandonará”.

En cualquier caso la no licuación de la sangre del mártir, más frecuente de lo que se cree, es vista en Nápoles como un mal presagio para la ciudad y para el mundo. La tradición asegura que el milagro no se obró por ejemplo en 1939, poco antes de que la Alemania nazi originara la Segunda Guerra Mundial, y tampoco en 1980, año del devastador terremoto de Irpinia, que sacudió la región napolitana y causó miles de muertos. Igualmente el 19 de septiembre de 1985, fecha del gran sismo de la Ciudad de México el cual cobró al menos 10 mil víctimas según cifras oficiales.

“En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe…” Una crónica de los hechos sobre las apariciones de la Virgen de Fátima

mayo 3, 2021

Sor-Lucia-Dos-Santos

Ciento y tres años años atrás, las crónicas daban cuenta de un “milagro”. Tres pastorinhos -diez, nueve y siete años- aseguraban que los días 13 de cada mes mantenían un encuentro con la Virgen María, la madre de Jesús, el hijo de Dios para los cristianos. En sus apariciones, les comunicaba también que el 13 de octubre de 1917 expondría las razones de sus recurrentes visitas a todo el pueblo, que se reunió para presenciar ese evento sobrenatural.

Esa fecha, más de 40 mil habitantes del pueblo y de los alrededores se hicieron presentes para ver la señal que vendría del cielo. El día era lluvioso, pero a la hora acordada, las nubes se disiparon y apareció el sol. “¡Milagro!“, gritaron todos los vecinos de Fátima, Portugal. Los niños se llamaban Lucía Dos Santos y Francisco y Jacinta Marto

Ambos murieron poco después de las apariciones que conmovieron al país. Francisco, en 1919 y Jacinta, en 1920. La epidemia de gripe terminó con sus vidas. Antes, padecieron las burlas y persecuciones de varios de los habitantes que no creían en sus relatos. Lucía sobrevivió a los males de la época y tomó los hábitos. Ingresó en el Convento Santa Teresa, en Coimbra. Moriría mucho después, en 2005. Fue ella quien escribió “los tres secretos de Fátima” que habían sido transmitidos a los tres, certificados y autorizados por la Congregación de la Doctrina de la Fe del Vaticano.

Los dos primeros fueron dados a conocer en agosto de 1941. El tercero, al que sólo el obispo de Leiria tuvo en su poder, y luego fue enviado al Vaticano fue hecho público por en mayo de 2000, aunque la parte que se dio a conocer no coincide con las reveladas primeras frases: » Esto había sido escrito en 1944 por Sor Lucía.

Primer y segundo secreto

Tendré que hablar algo del secreto, y responder al primer punto interrogativo.

¿Qué es el secreto? Me parece que lo puedo decir, pues ya tengo licencia del Cielo. Los representantes de Dios en la Tierra me han autorizado a ello varias veces y en varias cartas; juzgo que V. Excia. Rvma. conserva una de ellas, del R. P. José Bernardo Gonçalves, aquella en la que me manda escribir al Santo Padre. Uno de los puntos que me indica es la revelación del secreto. Sí, ya dije algo; pero, para no alargar más ese escrito que debía ser breve, me limité a lo indispensable, dejando a Dios la oportunidad de un momento más favorable.

Pues bien; ya expuse en el segundo escrito la duda que, desde el 13 de junio al 13 de julio, me atormentó; y cómo en esta aparición todo se desvaneció.

Ahora bien, el secreto consta de tres partes distintas, de las cuales voy a revelar dos.

La primera fue, pues, la visión del infierno.

Nuestra Señora nos mostró un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra. Sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana que fluctuaban en el incendio, llevadas por las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo que caían hacia todos los lados, parecidas al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin equilibrio ni peso, entre gritos de dolor y gemidos de desesperación que horrorizaba y hacía estremecer de pavor. Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros.

Esta visión fue durante un momento, y ¡gracias a nuestra Buena Madre del Cielo, que antes nos había prevenido con la promesa de llevarnos al Cielo! (en la primera aparición). De no haber sido así, creo que hubiésemos muerto de susto y pavor.

Inmediatamente levantamos los ojos hacia Nuestra Señora que nos dijo con bondad y tristeza:

«Visteis el infierno a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si se hace lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra pronto terminará. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas. Al fin, mi Corazón Inmaculado triunfará; el Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será dado al mundo un tiempo de paz. En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe…»

Tercer secreto de Fátima

Tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima.

Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un obispo vestido de blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre». También a otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos ángeles, cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

Ante la presión de los fieles de todo el mundo, ahora sabemos que la Neo Iglesia digirida por el cabalista Karol Wojtyla Katz inventó una salida al texto del secreto: el falso atentado de la Plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981, esperando que los ingenuos creyesen que se trataba del fin de la profecía de Fátima.

Ver: El falso atentado del 13 de mayo de 1981… “habría sido muy fácil matar a Juan Pablo II, pero no estaba en los planes”: Alí Agca 

Entre las interpretaciones que se hicieron respecto al “tercer secreto” uno fue discutido entre los emisarios del anti-Papa. El hombre vestido de blanco no es otro que el Sumo Pontífice, quien es víctima de un ataque con arma de fuego. El pasaje de la revelación recordó el atentado que sufriera Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981. En aquella oportunidad el papa diría que una mano materna guió la trayectoria de la bala salvándole la vida

Pero cuando se reveló el documento del año 2000 a pregunta que algunos se hicieron fue: ¿qué tiene que ver el atentado fallido de un sicario a sueldo (Alí Agca) con lo que dice la profecía: 

“…fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones”.

Ante la desconfianza de muchos con esa burda interpretación teatral del actor Wojtyla, el cabalista Ratzinger Tauber, heredero del anti-cetro de Juan Pablo II, trató de relativizar el texto original y escribió un “comentario teológico” tratando de desviar la revelación de la pastorinha:

Quien lee con atención el texto del llamado tercer ‘secreto’ de Fátima, que, tras largo tiempo, por voluntad del Santo Padre (sic), viene publicado aquí en su integridad, tal vez quedará desilusionado o asombrado después de todas las especulaciones que se han hecho. No se revela ningún gran misterio; no se ha corrido el velo del futuro. (Nota: todo lo contrario, la visión sí está hablando del futuro) Vemos a la Iglesia de los mártires del siglo apenas transcurrido representada mediante una escena descrita con un lenguaje simbólico difícil de descifrar. ¿Es esto lo que quería comunicar la Madre del Señor a la cristiandad, a la humanidad en un tiempo de grandes problemas y angustias? ¿Nos es de ayuda al inicio del nuevo milenio? O más bien ¿son solamente proyecciones del mundo interior de unos niños crecidos en un ambiente de profunda piedad, pero que a la vez estaban turbados por las tragedias que amenazaban su tiempo? ¿Cómo debemos entender la visión? ¿Qué hay que pensar de ella?“, relató el por entonces cardenal Ratzinger, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Conclusiones

Lo que hasta el momento se ha podido concluir en base a los HECHOS es que, al menos, falta una parte importante del secreto que EXPLICA la visión y que comienza con la frase «EN PORTUGAL SE CONSERVARÁ SIEMPRE EL DOGMA DE LA FE..y que la tercera parte del secreto era una visión escrita en pocas líneas más el mencionado cuaderno con las palabras que quizá explicaban esa visión, las cuales eran terribles y hasta incomprensibles para las personas que los conocieran antes de los años sesentas, fecha en la que se implementó la revolución desde el Vaticano.  

Al momento, salvo esa breve carta revelada el año 2000, no se ha publicado un documento diferente  y que clarifique o se tenga por verdadero sobre la tercera parte del secreto de Fátima y que comienza con la frase del dogma de la Fe en Portugal. 

También se conoció que el burdo montaje teatral de la Plaza de San Pedro con el falso atentado de Alí Agca contra Juan Pablo II nada tiene que ver con la profecía y así lo manifiesta el propio Ratzinger Tauber (alias Benedicto XVI) cuando hace sus comentarios al texto de Sor Lucía. Pero el montaje manifiesta que se quiso dar una interpretación al documento que se dio a conocer el año 2000, lo cual permite pensar que el documento sí es verdadero y por eso le mutilaron la explicación que les dio la Virgen a los pastorcitos y la sustituyeron con las de Ratzinger Tauber.    

Interpretación

Hay preguntas claves acerca de la última carta publicada el año 2000, que nos presentan líneas reveladoras, a la luz de los HECHOS históricos:

Un obispo de blanco

¿Qué significan las palabras cuando ven a la figura del que creyeron era el papa: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un obispo vestido de blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre»

¿Por qué Sor Lucía precisa la visión de un obispo de blanco que ellos CREYERON que era el Papa? Probablemente porque la explicación aún oculta es que no era el Santo Padre, aunque al principio eso les pareció.

Una gran cruz como si fuera de alcornoque

¿Qué significa la vista de  “otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza”?

Se entiende como otros fieles, que se dirigían hacia una gran cruz de maderos huecos, una cruz vacía, como la Iglesia Romana sin ocupantes. Y lo refuerzan con la frase: 

“Atravesó una gran ciudad medio en ruinas (¿Roma?) y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas.

“Bajo los dos brazos de la Cruz había dos ángeles, cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios”.

 

 

 

 

 

 

 

La Santa Cruz, la visión de Constantino

mayo 3, 2021

Sobre las grandezas de María: Santo Cura de Ars

mayo 2, 2021

Para los lefebvrianos que niegan la validez de las consagraciones episcopales de los obispos Des Lauriers, Carmona, Zamora y Musey

mayo 2, 2021

“No nos pueden excomulgar de una iglesia (la neo Iglesia Conciliar) a la cual nunca hemos pertenecido”: Monseñor Moisés Carmona y Rivera

Ni siquiera los antipapas Juan Pablo II y Benedicto XVI se atrevieron a negar la VALIDEZ de las consagraciones episcopales realizadas por Monseñor Ngo Dihn Thuc, doctor en teología, derecho canónico y filosofía; decisión que tomó el obispo vietnamita ante la terrible emergencia de la pérdida de la Fe entre la mayoría de los obispos del orbe.

Y aunque les duela a los lefebrvianos, quienes afirman insidiosamente que son ellos los únicos obispos fieles a Cristo. Aquí se demuestra que si es que realmente fueron consagrados, los lefebrvianos no son los únicos, ni son fieles a la verdad.

SAGRADA CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

NOTIFICACIÓN POR LA QUE SE DECLARAN DE NUEVO LAS PENAS CANÓNICAS EN LAS QUE HAN INCURRIDO LOS OBISPOS QUE ORDENARON ILÍCITAMENTE OTROS OBISPOS Y LOS QUE HAN SIDO ORDENADOS ILEGÍTIMAMENTE

(Transcrito del sitio oficial del Vaticano Vatican.va)

El Excmo. Mons. Pierre Martin Ngó-dinh-Thuc, arzobispo titular de Bulla Regia, ordenó ilegítimamente el mes de enero de 1976 varios presbíteros y obispos en El Palmar de Troya (España). Por ello la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe publicó, el 17 de septiembre del mismo año, un decreto (cf. AAS 68 [1976] 623) con el que se recordaban las penas canónicas en las que habían incurrido tanto él como quienes habían recibido de él ilegítimamente la ordenación.

Posteriormente, el mismo prelado pidió y obtuvo la absolución de la excomunión, en la que habían incurrido, reservada especialísimamente a la Santa Sede. A esta Sagrada Congregación ahora le consta que el Excmo. Mons. Ngó-dihn-Thuc, a partir del año 1981, ha ordenado de nuevo otros presbíteros en contra de lo prescrito por el can. 955. Y lo que es aún más grave, él mismo en dicho año, en contra de lo que prescribe el can. 953, sin mandato pontificio y sin que hubiera habido designación canónica, confirió la ordenación episcopal al religioso M. L. Guérard des Lauriers, O.P., francés, y a los sacerdotes Moisés Carmona y Adolfo Zamora, de México; Moisés Carmona confirió posteriormente la ordenación episcopal a los presbíteros mexicanos Benigno Bravo y Roberto Martínez y al presbítero americano George Musey.


El Excmo. Mons. Ngó-dinh-Thuc quiso además demostrar la legitimidad de las acciones reali31zadas por él, sobre todo a través de una declaración hecha pública en Munich el día 25 de febrero de 1982, en la que afirmaba que «la Sede de la Iglesia Católica de Roma estaba vacante» y por tanto él, en cuanto obispo, «hacía todo con el fin de que la Iglesia Católica de Roma perdurase para la salvación eterna de las almas».


La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, habiendo examinado la gravedad de estos delitos y afirmaciones erróneas, por mandato especial de Su Santidad Juan Pablo II, considera necesario repetir las prescripciones de su decreto del 17 de septiembre de 1976 de forma que se aplique totalmente en este caso, a saber:


1. Los obispos que han ordenado a otros obispos y los mismos obispos ordenados, además de las sanciones señaladas en los can. 2370 y 2373 § 1 y § 3 del Código de Derecho Canónico, han incurrido también ipso facto en excomunión, reservada de modo especial a la Sede Apostólica, según decreto de la Sagrada Congregación del Santo Oficio del día 9 de abril de 1951: AAS 43 (1951) 217ss. La pena señalada en el can. 2370 se aplica también a los presbíteros asistentes, si los hubo.


2. Los presbíteros, ordenados ilegítimamente según el can. 2374, quedan ipso facto suspendidos del orden recibido, y por lo que se refiere al ejercicio del orden son irregulares (can. 985, § 7).


3. Finalmente, por lo que respecta a quienes ya recibieron la ordenación de modo ilegítimo o a quienes eventualmente la recibieren de éstos, sea lo que fuere sobre la validez de las ordenaciones, la Iglesia no reconoce ni reconocerá la ordenación de los mismos y los considera, a todos los efectos jurídicos, en el mismo estado que tenía cada uno antes, siguiendo en vigor las sanciones penales mencionadas anteriormente, hasta su eventual arrepentimiento y absolución.


Esta Sagrada Congregación tiene el deber de advertir claramente a los fieles cristianos que se abstengan de participar o favorecer en modo alguno las actividades litúrgicas o cualquier clase de iniciativas u obras promovidas por las personas citadas anteriormente[1].


Roma, en la sede de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, 12 de marzo de 1983.


JOSEPH Card. RATZINGER

Prefecto

JÉRÔME HAMER, O.P.

Arzobispo titular de Lorium
Secretario

Los “flagelantes”, superstición y excomunión durante la epidemia de la peste negra

mayo 1, 2021
La superstición se diseminaba por toda la cristiandad

La excomunión papal contra aquellos que por superstición expandieron la peste negra

Aparecieron como un rayo, con la misma fuerza y la misma capacidad de daño. Anunciaban la salvación, como siempre sucede, pero hundieron a Europa y a parte de Asia en el horror de una muerte atroz: la de la peste negra, que ya sacudía y diezmaba al mundo del medioevo. ¿Quiénes eran los integrantes de ese grupo que auguraba el final del mundo y prometían la expiación de los pecados? Eran miembros de una secta de fanáticos religiosos, opuestos incluso a la Iglesia Católica, que predicaban la paz y la penitencia a través del castigo corporal: llegaban a una ciudad, se desnudaban de la cintura para arriba y se azotaban con látigos de puntas metálicas: unos a otros o a sí mismos; regaban con su sangre las calles y lograban convertir a su extraña fe a las muchedumbres que creían en su poder salvador y empapaban sus pañuelos con esa sangre arrancada por el flagelo corporal.

La peste bailaba feliz.

Se llamaban a sí mismos, los flagelantes. Dejaron, hace más de siete siglos algunas valiosas enseñanzas sobre el daño que la sinrazón y el fanatismo pueden generar en una sociedad; y dejaron también una herencia en el lenguaje: cada vez que hablamos de algún mal como de un flagelo, evocamos a aquellos delirantes del siglo XIII.

Si los flagelantes pensaban que el final de ese mundo de horror estaba cerca, la peste confirmó sus teorías apocalípticas. El movimiento aumentó su fanatismo, proclamó que la fatalidad era fruto de la ira de Dios, buscó chivos expiatorios para culparlos por el mal y acusó a los judíos de envenenar los pozos de agua, estableció un lapso rutinario de flagelación, de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad, de 33 días, uno por cada año de vida de Jesús y abjuró de las más elementales normas de higiene. Esas manifestaciones de dramático ardor por el continente eran seguidas por ratas infestadas de pulgas, que entraban en contacto inmediato con quienes daban alimento y cobijo a los flagelantes, a quienes consideraban mártires del cristianismo. En un año, la peste empezó a seguir también las rutas del comercio.

El Papa Clemente VI amenazó con excomulgar a los flagelantes y los culpó, no sin razón, de ser responsables de la peste negra que en 1348 no daba respiro. En la primavera de ese año, una enorme manifestación de hombres y mujeres invadió la ciudad francesa de Aviñón, sede de un “papado” opuesto al de Roma; sus integrantes se flagelaron durante días enteros frente a la catedral que es hoy un centro turístico impresionante que recuerda aquellos años de cisma religioso.

Papa Clemente VI

El 19 de octubre de 1349, Clemente VI envió a los obispos una bula en donde se excomulgaba, particularmente si eran clérigos. En ella se manejaban los siguientes argumentos:

los flagelantes, bajo pretexto de piedad, han hecho correr la sangre de los judíos, la cual, la caridad cristiana debe preservar y proteger. Frecuentemente también la sangre de los cristianos y, cuando ha llegado la ocasión, han robado los bienes de los clérigos, los laicos y se han atribuido la autoridad legal de sus superiores… se pueden temer grandes males si no se toman medidas severas para suprimirlos. En virtud de esas acusaciones, las asambleas de flagelantes se declaraban reuniones de ateos. Se les animaba a ir en peregrinación a Roma para hacerse perdonar. Felipe VI de Francia ordenó, el 13 de febrero, acabar con esta secta reprobada por la Iglesia romana y se mostró dispuesto a ayudarla por mano armada.

La devoción a los santos como remedio de la epidemia

San Sebastián, tercer patrón de Roma y protector de la Peste, con iglesias erigidas por todo el mundo.

Clemente VI instituyó una misa especial para tiempos de Peste. Se le rogaba al Ángel Exterminador el cese de su encarnizamiento con los vivientes. El Papa ofreció una absolución total a todos los creyentes muertos del contagio, e indulgencias plenarias a cuantos fallecían al servicio de los apestados. La más implorada fue la Santísima Trinidad, luego la Madre de Jesús.

La tradición sostenía que en Roma, en el siglo VI, la epidemia cesó gracias a ella, invocada por el canto del Regina Coeli. En España y en Zaragoza se prefirió a la Virgen del Pilar. Todavía en el siglo XVIII se conservan algunas hojillas volanderas con oraciones destinadas a implorar la protección a la Virgen en tiempos de peste. En cada ciudad diversos santos fueron los elegidos por la devoción popular. En la Valencia barroca se rezó a una imagen de la Virgen, representada mientras imploraba a su hijo por los hombres, en donde aparecen unos ángeles hiriendo al mundo con sus lanzas, luces y centellas; también fue muy venerado el cuerpo incorrupto del beato fray Luis de Beltrán.

Uno de los santos más invocados como protectores, durante la Edad Media, fue San Sebastián (s. III). Nacido en Narbonne, en el seno de una familia milanesa, era muy querido del emperador Diocleciano (243-313), quien le confió el mando de la primera cohorte. Perseguido a causa de su fe cristiana se le condenó a morir asaetado, tal vez en el monte Palatino. Curado de sus heridas merced a los cuidados de una piadosa viuda, se apareció al tirano como un fantasma. Lejos de asustarse o arrepentirse, mandó matarle, en esta ocasión mediante la flagelación y arrojar el cadáver al lugar más inmundo de Roma, la Cloaca Máxima; de allí recuperaron su cadáver los cristianos para darle sepultura en las catacumbas de la vía Apia. En la antigüedad fue muy popular. Tercer patrón de Roma y protector de la Peste, con iglesias erigidas por todo el mundo. En un inconsciente reencuentro con las tradiciones sanitarias pretécnicas en Grecia, las flechas que le traspasaron se tomaron como símbolo del dardo epidémico, de la misma manera que los lanzazos de la imagen valenciana antes mencionada.

También se rogó mucho a San Miguel Arcángel. Él es el caudillo del ejército delos santos, el Capitán del cielo, el vencedor del Dragón en el Apocalipsis, el arcángel guerrero enfrentado al amotinado Lucifer al grito de ¡Quién como Dios! El vencedor de las sombras y el protector –en lo más alto del castillo de Sant’Angelo, en Roma- el anunciador del fin de la Peste.

A las iglesias de estos santos se dirigían las procesiones, y a su intercesión las plegarias. Se les dedicaban lámparas, algunas de plata, encendidas ininterrumpidamente y se consideraban los votos la mejor manera de encadenar su voluntad. Mediante ellos se obligaban a celebrar anualmente la fiesta del santo, con procesiones y oficios solemnes.

Pseudocientífico ofrecía 100 mil euros a quien demostrara la existencia del Sarampión; perdió y no pagó por “exceso de pruebas”

mayo 1, 2021
Lanka: “No pago porque pedí una prueba, no seis pruebas

(Con información de Voz de Galicia y Animal Político)

El fanatismo, la superstición y la pseudociencia van de la mano hace mucho tiempo.

“Y PENSÉ, LE ENSEÑARÉ”

Todo empezó en 2011, cuando David Bardens, ahora médico pero entonces estudiante, navegaba por internet y se topó con una publicación rara y llamativa: un hombre llamado Stefan Lanka ofrecía un premio de cien mil euros a quien le enviara una publicación que pudiera demostrarle la existencia del virus del sarampión, con una fotografía y la medida de su diámetro.

Fue ahí cuando David se dio cuenta de que este era su momento para poner su granito de arena en contra de la desinformación y las teorías conspirativas sobre la medicina. Su idea era ganar el premio y donar todo el dinero a las investigaciones sobre la vacuna para el sarampión.

David se puso a investigar (durante dos horas, estaba facilito) y le envió a Stefan estas seis publicaciones.

David creyó que era una broma y le escribió a Stefan, quien respondió que estaba hablando muy en serio. “Tengo planeado pagar el dinero. Pero en tu investigación te darás cuenta que el virus delsarampión en realidad no existe“, escribió Stefan.

“Y pensé, le enseñaré”, dice David cuando habla sobre su experiencia.

PERO A LA HORA DE COBRAR…

A todos nos ha pasado que a la hora de la hora no nos quieren pagar, y al pobre David Bardens no le querían dar sus cien mil euros. Quesque porque su evidencia no era suficiente. David llevó el caso al tribunal de Ravensburg por incumplimiento de condiciones. Ahí, un perito revisó los artículos que David había enviado a Stefan y en 2015 se determinó que, efectivamente, le debían cien mil euros.

Obviamente Stefan Lanka no estuvo conforme con el veredicto y lo apeló.

¿POR QUÉ NO PODEMOS TENER NADA BONITO?

Stefan llevó el caso a la Audiencia Territorial de Badden- Wuttenberg y esta vez se salió con la suya. Sus abogados argumentaron que David Bardens no cumplió con las condiciones del premio, cuya convocatoria pedía un solo
artículo, y David había presentado seis (¡?).

Así es, señores, el tribunal falló en contra de David, por ñoño, básicamente.

De acuerdo con lo que se dictaminó, cada uno de los artículos, porseparado, no era prueba suciente de lo que solicitaba Stefan en su convocatoria.

Al tal, Stefan Lanka se ahorró una lana, pero en realidad, ninguno de sus juicios demostraron que los virus no existen. De hecho, en el primer juicio quedó más que comprobado que el virus del sarampión existe.

¿PERO POR QUÉ ESTE CASO GENERA TANTA DESINFORMACIÓN?

Stefan Lanka es un controvertido biólogo y virólogo alemán que niega la existencia de los virus patógenos. Ha escrito libros y hecho declaraciones sobre la supuesta inexistencia del VIH y sus comentarios son el centro de un montón de teorías conspirativas infundadas.

Stefan pertenece a la corriente pseudocientíca llamada Nueva Medicina Germánica, fundada por Ryke Geerd Hamer a finales de la década de los setenta. Sí, la mismita que menciona la publicación de Facebook.

Esta corriente asegura que las enfermedades están causadas por eventos traumáticos y por tanto no hacen falta medicamentos ni terapias médicas para curarse y todas las patologías se resuelven al resolver el conflicto que las ha
originado.

De acuerdo con lo revisado por el verificador internacional Maldita.es, “los argumentos de esta corriente nunca han obtenido respaldo científico y los principios de la Nueva Medicina Germánica pueden ser dañinos para la salud, ya que invitan a rechazar tratamientos y vacunas para enfermedades prevenibles y potencialmente mortales.


La realidad contra las “profecías” de Richard Williamson sobre la Covid 19 y “Covid 21”

abril 27, 2021
RespiceStellam

Se planea para la primavera un tercer cierre, más estricto aún, la imposición del programa de ingreso básico, una gran perturbación económica y para compensar el colapso económico internacional, un alivio total de la deuda por el cual se ofrecerá a los ciudadanos, por parte del gobierno, la cancelación de todas sus deudas a cambio de renunciar para siempre a la propiedad de todas y cada una de las propiedades y activos, y de aceptar las vacunas Covid-19 y Covid-21. ¿Y si algún ciudadano se niega? “Se considerará que son un riesgo para la seguridad y serán reubicados en instalaciones de aislamiento, con sus bienes incautados”

Richard Williamson, en su Eleison Comments del 7 de noviembre de 2020

Lo anterior, la falsa profecía difundida por el lefebvriano Richard Williamson, es un ejemplo del fanatismo y la ceguera de quienes quieren hacer creer a todos que; una enfermedad, como ha habido muchas y si Dios lo permite habrá otras, “es un plan para controlar a la humanidad…” cuando en realidad es la consecuencia del pecado, el libertinaje, la soberbia, las falsas profecías, la superstición y el aparicionismo los cuales son la señal del extravío en el cual viven muchos, incluidos católicos y los sin fe.

Dios Nuestro Señor ha permitido a lo largo de la historia una larga lista de pestes, de enfermedades y epidemias graves, con millones de víctimas, y en muchos casos ha sido como castigo a la superficialidad, a la arrogancia y al fariseísmo de quienes lejos de enmendar sus vidas y regresar a los deberes de su vocación, se obsequian a la banalidad y a los placeres de la carne y de la mente… a la búsqueda de la riqueza y del reconocimiento de los hombres en lugar de cumplir los mandamientos y servir cada quien según su estado de vida.

Unidad en la Verdad

El obispón De Rojas, otro descendiente de palmarianos y lefebvrianos

abril 21, 2021
pablo-de_rojas
Descendiente de una familia dedicada a la alta joyería en Bilbao

Foro Católico: Esta publicación es una transcripción de un diario, no es nuestra.

No nos interesa la excomunión dictada por un excomulgado (Iceta). Lo que nos interesa son los hechos de los desvaríos doctrinales y sacramentales de De Rojas, confirmados por una fuente que no somos nosotros.

(Transcrito de RD)

No es nada común en España que un obispo decrete una excomunión, y menos aún que lo haga con total publicidad, en la web y pidiendo que se anuncie en las parroquias. Pablo de Rojas lo ha ameritado por su contumacia e insistencia.

Pablo de Rojas se hizo consagrar obispo de línea thucista en 2008. Natural de Linares, de familia pudiente, se ubicó en Bilbao y allí lleva casi 11 años, ejerciendo de “obispo” de su propia iglesia para un puñado de seguidores.

Mantiene lazos con otros “thucistas”. El obispo Pierre Martin Ngo Dinh Thuc (1897-1984) era hermano del presidente de Vietnam del Sur asesinado en 1963. Desde Estados Unidos se rebeló contra la Iglesia y se dedicó a ordenar sacerdotes y consagrar obispos a todo tipo de personajes sedevacantistas y rebeldes a Roma, incluyendo los obispos de la “iglesia del Palmar de Troya”.

Después de 11 años de “obispeo” ilícito de Rojas (un reportaje en Hoy.es recogía sus excentricidades ya en 2008), el obispo Iceta, como legítimo pastor de los católicos de Bilbao, ha decidido dejar clara la situación y pide a los católicos que ninguno colabore ni sostenga a Rojas.

Decreto de declaración de la excomunión a Don Pablo de Rojas 12.07.2019 

MARIO ICETA GABICAGOGEASCOA, POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SEDE APOSTÓLICA, OBISPO DE BILBAO

DECRETO

Habiendo tenido conocimiento, y no solo por ser un hecho notorio a toda la Diócesis de Bilbao, que el Sr. D. Pablo de Rojas se presenta ante los fieles de esta como obispo, sino que:

– Él mismo ha afirmado haberse hecho consagrar Obispo por el Sr. Daniel L. Dolan, de la línea del cismático Mons. Ngô Dình Thuc, incurriendo en delito de cisma ex can. 1364 § 1 C.I.C.

– Ad abundantiam, ha atentado la celebración de diversos sacramentos en nuestra Diócesis ex can. 1378 § 2, nº 1 y 2 C.I.C.

– Ha reincidido contumazmente el pasado día 28 de junio de 2019 en el delito tipificado en el can. 1382 CIC; volviéndose a hacer consagrar Obispo por el cismático Mons. Williamson, actualmente en situación de excomunión.

Habiendo evaluado atentamente todos los hechos,

vengo a decretar y decreto que el Sr. D. Pablo de Rojas ha incurrido en excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica.

Asimismo, dispongo y ordeno que este Decreto sea debidamente publicado en el Boletín Oficial de la Diócesis de Bilbao; que se dé oportuna lectura del mismo al final de las celebraciones dominicales en las parroquias de Bilbao y Zornotza-Amorebieta, una vez tengan conocimiento de este; se exponga a continuación durante quince días en un lugar visible de estas parroquias para conocimiento de los fieles, y, finalmente, se le dé oportuno traslado de este para su conocimiento a la Conferencia Episcopal Española.

Exhorto, asimismo, a todos los fieles de nuestra querida Diócesis a no participar ni sostener en modo alguno las actividades del Sr. de Rojas, quien, a todos los efectos, se halla fuera de la comunión con la Santa Iglesia Católica.

Dado en Bilbao a 10 de julio de 2019
+ Mario Iceta Gabicagogeascoa. Obispo de Bilbao
Por mandato del Sr. Obispo, Félix Mª Alonso Alonso, Canciller

CÁNONES CITADOS DEL DERECHO CANÓNICO

1382 El Obispo que confiere a alguien la consagración episcopal sin mandato pontificio, así como el que recibe de él la consagración, incurre en excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica.

1364 § 1. El apóstata de la fe, el hereje o el cismático incurren en excomunión latae sententiae

1378 § 1. El sacerdote que obra contra lo prescrito en el ⇒ c. 977, incurre en excomunión latae sententiae reservada a la Sede Apostólica.
§ 2. Incurre en pena latae sententiae de entredicho o, si se trata de un clérigo, de suspensión:
1 quien, sin haber sido promovido al orden sacerdotal, atenta realizar la acción litúrgica del Sacrificio eucarístico;
2 quien, fuera del caso de que se trata en el § 1, no pudiendo administrar válidamente la absolución sacramental, trata de darla, u oye una confesión sacramental.

A quien corresponda; a los cabalistas y sus agentes…

abril 21, 2021

¿Qué dijo Jesús a los cabalistas hace 20 siglos y hasta el día de hoy?

“¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que cerráis a todos la puerta del reino de los cielos. Ni vosotros entráis ni dejáis entrar a los que quisieran hacerlo.

“¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que recorréis tierra y mar para ganar un adepto, y cuando lo habéis ganado hacéis de él una persona dos veces más merecedora del infierno que vosotros mismos.

“¡Ay de vosotros, guías ciegos!, que decís: ‘El que hace una promesa jurando por el templo no se compromete a nada; el que queda comprometido es el que jura por el oro del templo.’ ¡Estúpidos y ciegos! ¿Qué es más importante, el oro o el templo por el que el oro queda consagrado? También decís: ‘El que hace una promesa jurando por el altar no se compromete a nada; el que queda comprometido es el que jura por la ofrenda que está sobre el altar.’ ¡Ciegos! ¿Qué es más importante, la ofrenda o el altar por el que la ofrenda queda consagrada? El que jura por el altar, no solo jura por el altar sino también por todo lo que hay encima de él; y el que jura por el templo, no solo jura por el templo sino también por Dios, que vive allí. Y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por Dios mismo, que se sienta en él.

“¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que separáis para Dios la décima parte de la menta, del anís y del comino, pero no hacéis caso de las enseñanzas más importantes de la ley, como son la justicia, la misericordia y la fidelidad. Esto es lo que se debe hacer, sin dejar de hacer lo otro. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y tragáis el camello!

“¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que limpiáis por fuera el vaso y el plato, pero por dentro estáis llenos de lo que habéis obtenido con el robo y la avaricia. Fariseo ciego, ¡limpia primero el vaso por dentro, y así quedará limpio también por fuera!

“¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que sois como sepulcros blanqueados, hermosos por fuera pero llenos por dentro de huesos de muerto y toda clase de impurezas. Así sois vosotros: por fuera, ante la gente, parecéis buenos, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y maldad.

“¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que construís los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos funerarios de los hombres justos, y luego decís: ‘Si hubiéramos vivido en los tiempos de nuestros antepasados, no los habríamos ayudado a matar a los profetas.’ Con esto, vosotros mismos os reconocéis descendientes de aquellos que mataron a los profetas. ¡Acabad de hacer, pues, lo que vuestros antepasados comenzaron!

“¡Serpientes, raza de víboras!, ¿cómo vais a escapar al castigo del infierno? Mirad, yo os voy a enviar profetas, sabios y maestros: a unos mataréis y crucificaréis, y a otros golpearéis en las sinagogas y perseguiréis de ciudad en ciudad. Pues bien, así caerá sobre vosotros el castigo por la muerte de todos los inocentes que han sido asesinados en el mundo, desde Abel el justo hasta Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el santuario y el altar. Os aseguro que el castigo por todo ello caerá sobre la gente de hoy.

“¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los mensajeros que Dios te envía! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos como la gallina reúne a sus pollitos bajo las alas, pero no quisisteis! Pues mirad, vuestro hogar va a quedar desierto. Y os digo que ya no volveréis a verme hasta que digáis: ‘¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!’” Mt 23

A %d blogueros les gusta esto: