Skip to content

¿TIENE MÁRTIRES EL PROTESTANTISMO?

febrero 27, 2017
95 tesis martin lutero

Lutero, enemigo del papado hasta la muerte

MONS. G. DE SEGUR

“CONVERSACIONES SOBRE EL PROTESTANTISMO ACTUAL”.

¿TIENE MÁRTIRES EL PROTESTANTISMO?

Un “mártir” es un hombre que da su vida por permanecer fiel a la Fe de Jesucristo.  Él muere, no por opiniones personales, sino por la doctrina de la Iglesia de Dios. No es terco, sino fiel. Por consiguiente, todo cristiano que muere en odio de la Fe es un mártir.

Los pocos protestantes que han sido muertos con motivo de sus OPINIONES RELIGIOSAS, ¿han sido mártires?

NO, porque ellos han sacrificado su vida por ideas personales, por convicciones puramente humanas, prefiriendo su propio juicio a la misma vida, de manera que su muerte ha sido un acto de puro orgullo, mientras que el martirio es el acto supremo de la humilde sumisión y abnegación de sí mismo.

No basta morir para ser mártir. Para merecer esta palma es necesario morir por la VERDAD, cuyo honor exige a veces el sacrificio de la propia vida.

El carácter de los pretendidos mártires de las sectas protestantes es, ante todo, el fanatismo, el furor, la exaltación, lo cual es propio del orgullo.

Los verdaderos mártires, al contrario, aquellos que la Iglesia, esposa inmaculada de Jesucristo, le da por hijos, ésos, desde San Esteban hasta los misioneros que hoy dan testimonio de la Fe con su sangre en el extremo Oriente, han muerto todos en la paz de Dios, dulces humildes, como víctimas inocentes, perdonando con amor a sus verdugos, dignos de Jesucristo en la vida y en la muerte.

La Iglesia Católica es la única que engendra mártires, como sólo ella engendra Santos.

 

Recuerdo por Fabián Vázquez… a dos años de su partida

febrero 24, 2017
Fabián Vázqeuz

Fabián Vázquez, descanse en paz…

Nuestro querido hermano Fabián Vázquez ya sabe toda la verdad, y no podemos afirmar que nos golpeó por la espalda, ni nada parecido. Siempre nos trató duro o amigable, pero siempre directo, de frente, como debe ser.

Cuando nos corrió de Radio Cristiandad lo hizo de frente, sin justificación verdadera pero de frente, si echarle la culpa a nadie, lo cual se agradece mucho en estos tiempos.

Y eso no debe demeritar en nada todo el bien que hizo a muchos, durante mucho tiempo.

También creemos, y esperamos, y rogamos que Dios lo llevará pronto a su lado, si es que no está ya en la Gloria.

También recordemos que, tarde o temprano, todos, sin faltar uno solo, recorreremos ese camino hacia nuestro Creador. Dios, como a Fabián, pedirá cuentas de sus actos a cada uno. Y esperemos que podamos decir como él:

Luché durante años por tu Verdad y lo hice por Caridad. Sufrí traiciones, desengaños, insultos, persecuciones, falsos halagos, falsas amistades; ofendí por debilidad, pero supe pedir perdón; combatí a mis amigos, pero siempre creyendo que no lo eran; también defendí a mis enemigos, creyendo que eran amigos; y si volviese a vivir, tal vez haría lo mismo, tendría los mismos errores y aciertos, pero siempre tratando de ser fiel en mi corazón a Ti.

Descanse en Paz

Unidad en la Verdad

Sinagoglio (sin sonrojarse) afirma: “Mejor ateo que mal cristiano…”

febrero 24, 2017

Si no fuera porque se conoce su maldad, pasaría por un idiota

Sinagoglio natalidad conejos

Otra de Bergugly: “mejor al infierno que al purgatorio…” “los católicos no tienen por qué reproducirse “como conejos” y en cambio deben practicar la “crianza responsable”.

(CNN Español)

Si eres un cristiano que explota a otras personas, llevas una doble vida o manejas un negocio “sucio”, tal vez es mejor que no te identifiques como un “creyente”, sugirió el papa Francisco este jueves, en una homilía en Roma.

“Tantos católicos son así. Y escandalizan”, dijo el pontífice durante una misa matinal en Casa Santa Marta, según reporta Radio Vaticana. “Cuántas veces hemos oído, todos nosotros, en el barrio y en otras partes, ‘pero, para ser católico como aquel, es mejor ser ateo’. Ese es el escándalo. Te destruye. Te derriba. Y esto sucede todos los días”.

“Pero, ¿qué cosa es el escándalo? El escándalo es decir una cosa y hacer otra; es la doble vida”, dijo el papa Francisco.

En la Iglesia católica, es una ofensa grave.

El pontífice citó varios ejemplos de cómo llevar una doble vida:

“Yo soy muy católico, yo voy siempre a misa, pertenezco a esta asociación y a esta otra; pero mi vida no es cristiana, no pago lo justo a mis empleados, exploto a la gente, soy sucio en los negocios, hago blanqueo de dinero… doble vida”, señaló el papa, según Radio Vaticana.

El sermón del papa Francisco, como es costumbre, fue una extendida improvisación sobre las lecturas bíblicas que incluyeron un pasaje del Evangelio de San Marcos. En él, Jesús dice que es mejor ahogarse que hacer que otros pequen.

Basándose en ese pasaje, el catecismo católico dice que los escándalos incluyen a líderes empresariales que alientan el fraude, profesores que agitan a estudiantes y manipuladores que alejan a la gente de valores morales.

En otras palabras, cualquiera que lleve a otro a hacer el mal, directa o indirectamente, es responsable por el mal que ha alentado, dice la Iglesia. Así que cuando el papa Francisco compara a los cristianos con ateos, no es que haya perdido la razón, sino que está tratando de proteger a su rebaño.

Falsos cristianos

Mientras muchos de los pronunciamientos del pontífice son usualmente asumidos como interpretaciones novedosas de las doctrinas cristianas, el papa Francisco también estaba tocando un debate antiguo: ¿Es la salvación abierta a todos los creyentes o solo a aquellos que hacen el bien en la tierra?

El papa sugirió esto último en un lenguaje característicamente contundente: imaginó a un cristiano rico tocando las puertas del cielo diciendo: “‘¡Soy yo, Señor! ¿No te acuerdas? Yo iba a la iglesia, estaba cerca de ti, pertenecía a tal asociación, hago esto… ¿no te acuerdas de todas las ofrendas que hice?”

A lo que Jesús podría responder, según el papa:

“Sí, recuerdo. Las ofrendas, aquellas las recuerdo: todas sucias. Todas robadas a los pobres. No te conozco”.

El sermón de este jueves es, hasta ahora, la primera vez que Francisco se ha dirigido a los cristianos hipócritas. En un sermón del pasado mes de febrero, el papa desafió la “falsedad” de los cristianos que hablan de piedad, pero que hacen poco por ayudar a los otros.

Tampoco es la primera vez que el papa ha mencionado a los ateos. En 2013, planteó preguntas para decir que el cielo estaba abierto, potencialmente, para todos.

“El señor nos ha redimido a todos nosotros con la sangre de Cristo: todos nosotros, no solo los católicos. Todos”, dijo a los creyentes en una misa. “‘Padre, ¿y los ateos?’ Incluso los ateos. ¡Todos!”.

El papa continuó: “Debemos encontrarnos el uno al otro haciendo el bien. ‘¡Pero no creo, padre, soy ateo!’ Pero haz el bien: todos nos encontraremos allá”.

El Vaticano aclaró más adelante, en una nota, que el papa Francisco simplemente estaba hablando de la gracia de Dios, incluso a los ateos, y estaba urgiendo a creyentes y no creyentes a trabajar juntos.

“LA LOGIA VATICANA” (II). Liénart, padre sacramental y promotor de Lefebvre, masón grado 33

febrero 22, 2017

LAS IDEAS MASÓNICAS DEL CONCILIO VATICANO II, IMPULSADAS POR EL MASÓN LIÉNART; PROMOTOR, ORDENANTE Y CONSAGRANTE DE LEFEBVRE, AUNQUE LO DISIMULÓ (pasó por alto ese “pequeño detallito”)

(Segunda parte de conferencia de Marcel Lefebvre dada a la Asociación San Pío V en febrero de 1976, cuya grabación fue confiada al Padre Guépin)

De todo esto tengo la convicción absoluta que son las ideas masónicas las que han entrado al interior de la Iglesia durante el Concilio. El Concilio ha sido equívoco. Ellos han cubierto todo muy bien. Podemos ver que hay textos que son muy fuertes. Podemos ver en Gaudium et Spes (FIRMADA EN SU MOMENTO POR LEFEBVRE) cosas que son absolutamente insensatas, por ejemplo, la independencia de la cultura profana. Hay todo un capítulo de la cultura en Gaudium et Spes que dice que la cultura profana es independiente de la religión. De nuevo el Reino de Nuestro Señor no se extiende a la cultura, el hombre puede liberarse de la ley moral cuando hace arte o cosas semejantes, es la liberación, siempre la liberación de Nuestro Señor Jesucristo, y esto se ha aplicado a todo.

Cuando el Cardenal Suenens dijo en reunión con 150 teólogos que el Concilio son 89 en la Iglesia, esto es un síntoma, ¡es claro!.

Yo sufro cuando veo sacerdotes amigos nuestros que son muy educados y amables diciendo que no hablen mal del Concilio; de las reformas, de las interpretaciones lo que quieran, pero no del Concilio. ¡Por favor! Es en nombre del Concilio que hacen las reformas, todas las reformas son públicas. Cuando hablan de la reforma de la misa, cuando hablan de la reforma de la liturgia en nombre de tal o cual constitución o declaración, cuando la transforman en política lo hacen en nombre de la libertad religiosa. No hay ninguna duda para ellos. Puede ser que no para todos.

Es el Concilio el que ha querido todas esas cosas. Son ellos los que han hecho el Concilio. Son ellos los que lo han controlado. ¿Cómo puede pensarse que se publique en todas partes -ya se ha visto en algunas revistas de Alemania e Italia- el pedigree masónico del Cardenal Lienart? En la revista “Chiesa Viva”, revista muy moderada, uno diría de pensamiento católico, se han publicado fotos en Roma mostrando su pertenencia a los diferentes grados, su paso de un grado a otro, las logias a las cuales ha pertenecido. He aquí un hombre que ha dirigido prácticamente el grupo liberal del Concilio y que ha dominado el Concilio. Y estos eran los amigos del Santo Padre, hay que decir las cosas como son (FC: pero omite decir que ese mismo masón grado 33 -Liénart- es quien lo ordenó y consagró a él mismo, quien lo promovió en la Jerarquía y quien se dedicaba a reclutar prelados para la masonería, según el periodista Mino Pecorelli quien luego murió asesinado por develar los secretos masónicos del Vaticano modernista).

Los Cardenales Liénart, Frings, Alfrink, Suenens, eran los amigos del Santo Padre. El Cardenal Döpfner fue quien los nombró moderadores del Concilio, no se puede decir lo contrario. Si el Santo Padre lo lamenta o no, no lo sé, yo no estoy en su puesto, pero en todo caso es un hecho que esos eran los amigos del Santo Padre y nosotros hemos sido unos rechazados del Concilio (totalmente falso, Lefebvre participó plenamente en el Concilio y firmó todas sus actas), se puede decir, nosotros que hemos defendido la tradición, los 250 que defendían la tradición nos hemos quedado prácticamente huérfanos, nunca tuvimos voz delante del Santo Padre (Es falso, poco tiempo después del Conciliábulo, recibió del propio Pablo VI la encomienda de explicar a otras órdenes los acuerdos modernistas del Conciliábulo).

El Cardenal Larraona ha hecho toda una carta que yo tengo y que quisiera publicar pronto con la respuesta del Santo Padre en el momento del Concilio, acerca de su punto de vista sobre la colegialidad, mostrando el peligro de la colegialidad que es una democratización del episcopado evidentemente muy peligrosa. El Santo Padre ha respondido: “yo no comprendo, no sé lo que quiere decir con eso, en fin y a pesar de todo, la mayoría del episcopado está a favor”. ¿Qué significa esto? ¡Esto es espantoso!.

A casi medio siglo de “romper la sucesión apostólica mediante el cambio del ritual de la consagración episcopal” (Liénart)

febrero 21, 2017
Espantosa estatua en honor al "cardenal" Achille Liénart en Lillé. Seguramente ordenada y confeccionada por sus "hermanos" de logia.

Espantosa estatua en honor al “cardenal” Achille Liénart en Lillé. Seguramente ordenada y confeccionada por sus “hermanos” de logia.

El segundo objetivo declarado por el cardenal (Liénart) era romper la sucesión apostólica mediante el cambio del ritual de la consagración episcopal. El poder judicial de los futuros obispos debería mantenerse sin ninguna ambigüedad, porque era importante para mantener la estructura eclesial, pero era muy diferente el caso de la potestad de orden. Observamos la misma maniobra para la celebración de la misa. El nuevo ritual introdujo una fórmula de consagración que no es intrínsecamente inválida, pero sí ambigua y dudosa,  que disuelva poco a poco la intención de consagrar  y, finalmente, se haga efectiva en menos de medio siglo … El objetivo se alcanzaría: en este plazo la sucesión apostólica se rompería sin siquiera darse cuenta.

(Canónico Descornets de Lillé, citado por Max Barret en Le Courrier de Tychique, 29 de octubre de 2009)

Las palabras y el sentido fueron adulterados en las nuevas órdenes.

Las palabras y el sentido fueron adulterados en las nuevas órdenes.

LA REFORMA DEL RITO DE LAS SAGRADAS ÓRDENES. 18 DE JUNIO DE 1968

El nuevo rito de las sagradas órdenes (obispos, sacerdotes, diáconos) fue aprobado por Pablo VI el 18 de junio de 1968 y entró en vigor el 6 de abril de 1969. El entonces seminarista Jorge Mario Bergoglio, 8 meses más tarde (13 de diciembre de 1969)  recibió las nuevas órdenes adulteradas por Achille Liénart y sus secuaces en el Concilio Vaticano II.

Para entender la caída de la neo jerarquía conciliar es crucial observar el HECHO de que dichas órdenes fueron transformadas para alterar el sentido de las palabras y para eliminar al mismo tiempo la debida intención sacramental del obispo ordenante, tal y como se vio tres siglos antes con la mutación del rito de ordenación y consagración por obra y desgracia del apóstata Mathew Parker en la Inglaterra anglicana.

El 30 de noviembre de 1947, el Papa Pío XII publicó la constitución apostólica “Sacramentum Ordinis”. En dicha constitución, el Papa definió, las palabras esenciales o indispensables para la ordenación válida en el sacerdocio.

La forma [de la ordenación] consta de las palabras del Prefacio de las que son esenciales y, por tanto, requeridas para la validez, las siguientes:

”Da, te rogamos, Padre omnipotente, a este siervo tuyo la dignidad del Presbiterio (presbyterii dignitatem); renueva en sus entrañas el espíritu de santidad para que alcance recibido de ti, oh Dios, el cargo del segundo mérito y muestre con el ejemplo de su conducta la severidad de las costumbres”.

En la nueva forma solamente se ha omitido una pequeña palabra latina: ut (“para que”), con lo cual se elimina la causalidad entre ordenación y ordenado, dando así  un sentido equívoco e impreciso a  las palabras esenciales. Al mutilar la palabra ut (“para que”) se transforma el sentido del Prefacio y se anula el propósito de la ordenación (la especialidad de los herejes).

Recuérdese la mutilación del Credo realizada por Arrio al quitar de la fórmula la palabra CONSUBSTANCIAL que tantas guerras y conflictos provocó, precisamente porque transformaba el sentido del símbolo de los Apóstoles que derivaba en la herejía arriana, la cual niega la Divinidad de Cristo, tal y como se recita hoy en día en todos los templos de la Neo Iglesia.

Otro ejemplo es el de quienes a propósito eliminan la palabra et y la sustituyen por una coma en la fórmula del Bautismo, señalando equivocadamente “In nomine Pater, Fili, et Spiritu Santo” y anulan así el Sacramento.

Ordenación 2Neo Ordenación… 

Además, en las oraciones consiguientes, el obispo ordena al presbítero para el sacerdocio sacrificial, pero el nuevo rito de la ordenación eliminó específicamente el sacerdocio sacrificial. La intención manifiesta es diferente  a la intención de la Iglesia y no puede ser suficiente para su validez.

En el Nuevo Rito se eliminaron las siguientes oraciones en las cuales el obispo se dirige a los ordenandos y le dice:

“Porque es deber del sacerdote ofrecer el sacrificio, bendecir, dirigir, enseñar y bautizar”.

Esta admonición ha sido mutilada.

A continuación, en el rito católico sigue la Letanía de los Santos. Ella ha sido abreviada en el nuevo rito. El nuevo rito suprimió la siguiente afirmación contraria al espíritu de la Nueva Iglesia Ecuménica:

“Que os dignéis reconducir a todos los que se han desviado de la unidad de la Iglesia, y llevar a todos los creyentes a la luz del Evangelio”.

En el rito católico, de siempre, después de pronunciada la forma esencial, que ha sido cambiada en el nuevo rito, el obispo reza otra oración, que incluye lo siguiente:

“Que su misión sea cambiar con la bendición incorrupta, para el servicio del pueblo, el pan y el vino en el cuerpo y sangre de tu hijo”.

Esta admonición ha sido suprimida.

En el rito católico, el obispo entona a continuación el Veni Creator Spiritus mientras unge a cada sacerdote diciendo:

“Dignaos, Señor, consagrar y santificar estas manos por esta unción y nuestra bendición. Que todo lo que bendigan sea bendito y que todo lo que consagren sea consagrado y santificado en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

Esta oración ha sido abolida.

Más adelante, el obispo le dice a cada ordenando:

Recibid el poder de ofrecer sacrificios a Dios, y celebrar la Misa, tanto para los vivos y los muertos, en el nombre de Nuestros Señor”.

Al final, cada nuevo sacerdote se arrodilla ante el obispo que impone sus manos sobre la cabeza de cada uno diciendo:

“Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados les serán perdonados; y a quienes se los retuviereis les será retenidos”.

Esta ceremonia y oración ha sido eliminada.

Respecto a este HECHO, el Papa León XIII precisó su magisterio al respecto con un caso idéntico, el de los anglicanos. En la Apostolicae curae, del 13 de septiembre de 1896 define:

“Porque, al dejar de lado otras razones que demuestran que esto es insuficiente, para el propósito en el rito anglicano, que para todos que sea suficiente este argumento: de ellos han sido deliberadamente eliminadas todas las formas de dignidad y oficio del sacerdocio en el rito católico. Esa forma, consiguientemente, no puede considerarse apta o suficiente para el sacramento porque omite lo que debe esencialmente significar”.

consagración episcopal

ACERCA DE LA CONSAGRACIÓN ESPISCOPAL

El rito para la consagración episcopal debe cumplir una forma esencial de 16 palabras en latín, SIN LAS CUALES NO HAY CONSAGRACIÓN EPISCOPAL. Así lo enseña el Papa Pío XII quien especifica y precisa:

“en la Ordenación o Consagración, la materia es la imposición de manos, efectuada por el Obispo consagrante. La forma consiste en las palabras del Prefacio de las cuales las siguientes son esenciales, y por tanto necesarias para la validez, son las siguientes: Comple in sacerdóte tuo ministérii tui summam, et ornaméntis totíus glorificatiónes instrúctum, coeléstibus unguénti rore santífica. En castellano Completa en tu sacerdote la suma de tu ministerio y, provisto de los ornamentos de toda glorificación, santifícalo con el rocío del ungüento celeste (Pío XII, D 2301).

Pablo VI, y así lo aclara la confesión de Liénart en su lecho de muerte, cambia totalmente la forma de la Consagración Episcopal por otra que no tiene casi nada en común con la forma decretada como esencial por el Papa Pío XII veinte años antes:

“…et nunc effunde super hunc electum eam virtutem, quæ a te est, Spiritum principalem, quem dedisti dilecto Filio Tuo Jesu Christo, quem ipse donavit sanctis apostolis, qui constituerunt ecclesiam per singula loca, ut sanctuarium tuum, in gloriam et laudem indificientem nominis tui en castellano y ahora derrama sobre éste que has elegido el poder que viene de Ti, el Espíritu gobernante que Tú diste a tu amado Hijo, Jesucristo, el Espíritu dado por El a los Santos Apóstoles, que fundaron la Iglesia en todo lugar como tu templo, para alabanza incesante y gloria de tu Nombre.

Pío XII fue categórico en su enseñanza de que palabras de esta forma son “esenciales” y requeridas para la validez de la consagración. El usurpador Pablo VI las adultera totalmente y convierte el Nuevo Pontifical en un confuso y extraño ritual invocando de una manera inusual, equívoca, al Espíritu Santo.

Cuando Liénart reconoce en su lecho de muerte que durante el Vaticano II él y su logia sentaron las bases para convertir el rito de ordenación en algo ambiguo y dudoso, el HECHO nos lleva a la medicinal Bula de Pablo IV  de junio de 1555 Praeclara Carissimi, en la cual justamente nos previene:

Pablo IV

“Praeclara Carissimi” del Papa Pablo IV

Que cualquiera que fuera ordenado obispo, y no fuera “rite et recte Ordinatus” (adecuada y correctamente ordenado) debía ser ordenado de nuevo. Además puntualizó esta declaración en otro breve titulado Regimini Universalis (publicado octubre 1555) en la que afirmaba “eos tantum episcopos archepiscopos et qui no en forma ecclesiae et ordinati consecrati fuerunt, rite et rect ordinatos dici no posse (Cualquiera ordenado a la dignidad de obispo o arzobispo de ritos distintos de los utilizados por la Iglesia no están correctamente ordenados  y deben ser necesariamente debida y correctamente ordenados con la “forma tradicional de la Iglesia”.  

Mons. Fulton J. Sheen: “la Verdad es odiada porque el egoísta desea ser ley en sí mismo”…

febrero 20, 2017
Mons. Fulton J. Sheen: "la Verdad es odiada porque el egoísta desea ser ley en sí mismo"...

“Todas las personas no religiosas o antirreligiosas son escapistas; temerosas de inquirir, de buscar la Verdad o de seguir la virtud, racionalizan su escapismo mediante la indiferencia o la burla, el ridículo o la persecución.”

Fragmento de EL TEMOR A LA BONDAD Y EL TEMOR A LA VERDAD

Por Mons. Fulton Sheen

La gente teme a Dios porque es la Divina Verdad; ese temor les hace pasar la vida en la mediocridad, en la indiferencia y falta de fe. San Pablo mencionó esto escribiendo a los Gálatas: “¿Me he creado enemigos entre vosotros por decir la verdad?”(Gál. IV, 16). Hay una diferencia entre nuestro alejamiento de Dios por ser la Bondad y por ser la Verdad.

La Bondad es temida, pero no puede ser plenamente odiada, porque incluso al rechazar la perfecta Bondad aún se ama un bien imperfecto; el temor es suscitado porque sospechamos que el Bien máximo de Dios apartará de nosotros algunos bienes menores, a los que amamos.

Pero la Verdad no es tanto temida cuanto es odiada, porque es hiriente y repugna al ego.

El hombre, incapaz de soportar lo que se llama la “terrible verdad” acerca de sí mismo, concibe un odio contra la verdad misma. Aun cuando disfrace esa actitud con el aparente paliativo de agnosticismo, o con la desesperación que siempre sigue a la arrogancia, y con el violento cinismo y el odio de toda la vida, ese hombre huye de la verdad por el temor de las exigencias que pueda hacerle.

La verdad puede ser odiada por cualquiera de estas tres razones:

  • A causa de nuestro orgullo intelectual, que se niega a admitir que una posición, una vez adoptada puede ser falsa. (…) Con el tiempo esto lleva al prejuicio y al empecinamiento irrazonado, lo que ciega a la mente respecto de la Verdad, mediante el odio.
  • También se puede odiar a la verdad porque su aceptación requeriría que abandonáramos nuestros malos caminos. Así como el alcohólico odiará a la verdad de que el alcoholismo ha arruinado su salud, y por lo tanto debe dejarlo, así se puede odiar a la verdad que se halla en Cristo, en su Iglesia, porque exige un modo de vida contrario al modo adoptado de pecado y disolución.
  • También se puede odiar a la verdad cuando implica que otra Mente conoce la verdad de nuestras faltas, y no puede ser engañada por el falso exterior de piedad con que se engaña al mundo. Esto explica por qué tanta gente odia la doctrina del Juicio Final o se niega a creer en el Infierno como lugar de castigo. La verdad de Dios que conoce lo que realmente son, les repugna tanto que sus mentes son capaces de construir un credo personal, descabellado, que esté de acuerdo a sus alocados modos de vida. El bien nunca niega la verdad del Infierno, pero el mal lo hace frecuentemente a fin de aquietar su intranquila conciencia.
  • En todos los casos mencionados la Verdad es odiada porque el egoísta desea ser ley en sí mismo, y eludir así la responsabilidad, o también porque desea continuar una vida equivocada y errada que la Verdad condena, o también porque desea que nadie más sepa la verdad acerca de él.

Ninguno querrá admitir, con palabras explícitas, que teme a la Bondad u odia a la Verdad, porque ambas son admirables en sí mismas para todos nosotros. Pero la mente recurre a racionalismos para justificar su rechazo de lo verdadero. Todas las personas no religiosas o antirreligiosas son escapistas; temerosas de inquirir, de buscar la Verdad o de seguir la virtud, racionalizan su escapismo mediante la indiferencia o la burla, el ridículo o la persecución.

La forma más popular de cubrir el odio a la Verdad y el temor de la Bondad consiste en la indiferencia, que todos los “cerebros” denominan agnosticismo, negando que exista la Verdad. Con una cultivada indiferencia respecto de la distinción entre verdad y error, anhelan tornarse inmunes de toda responsabilidad en lo que hace al modo cómo viven. Pero la negación estudiada a distinguir entre justo e injusto, en realidad de verdad no es indiferencia o neutralidad: es una aceptación de lo injusto, de lo erróneo.

La burla y el ridículo de la religión forman otro medio mediante el cual el temor de la Bondad y el odio de la verdad dentro de nuestro corazón, son proyectados a la Bondad y a la Verdad existentes fuera de nuestro corazón. Las personas virtuosas, piadosas y religiosas frecuentemente son ridiculizadas y mofadas en las oficinas y fábricas. Rebajando la bondad de los demás, esos burladores esperan justificar su propia carencia de bondad.

Pero el que se mofa de la Bondad o la Verdad Divinas, ya ha desenraizado a las mismas de su propia alma. Todavía sobrevive la posteridad de Herodes: Al verse confrontados con una Verdad que acusa, calman sus conciencias cubriendo a Cristo con una túnica de loco. El mal no puede soportar la visión de la Bondad, porque es un juicio de culpabilidad, un reproche para la maldad que no se arrepiente, por eso siempre al hallarse con ella quiere envilecerla y abusar de la misma. Búsquese la religión que es perseguida por el espíritu mundano y se hallará así la religión Divina. Si Nuestro Señor no hubiera sido la Bondad perfecta nunca hubiera sido crucificado.

El tercer tipo de “escapismo” o huída de la Verdad, es el ateísmo, tan violento en su odio que si pudiera destruiría a la Verdad y a la Bondad. Hasta el siglo presente sólo se negaba de un modo general uno u otro aspecto de la verdad, a un mismo tiempo; ahora se hace oposición a la Verdad total. Se ha cumplido la advertencia del Señor: “Vendrá un tiempo en que todo el que os condene a muerte proclamará que está realizando un acto de culto a Dios” (Juan XVI, 2).

Estar en pecado y temer al pecado puede ser un camino hacia la Bondad; pero estar en pecado y temer a la Bondad y odiar a la Verdad, es demoníaco. San Agustín, quien durante su juventud luchó contra la Verdad Divina, conoció por qué hay hombres que odian a la Verdad, puesto que él la odió durante tantos años y su respuesta es la siguiente:

Los hombres aman a la Verdad cuando ella ilumina, la odian cuando la misma reprueba. Aman a la Verdad cuando se descubre dentro de ellos, y la odian cuando los descubre a ellos. De ahí que ella haya de pagarles, que a ellos, quienes no querrían ser manifestados, contra su voluntad los haga manifiestos, y se vuelva manifiesta a ellos. Sí, de ese modo la mente del hombre, ciega y enferma, alocada y mal favorecida, desea ser ocultada, pero no lo logrará.

Es dable preguntar si en toda la literatura hay un ejemplo más claro de cómo los hombres temen a la Bondad y odian a la Verdad que en la historia de Juan el Bautista. Nuestro Señor alabó la bondad de Juan, diciendo: “Entre los nacidos de mujer nadie es superior a Juan el bautista” (Lucas, VII, 28).

Un día ese hombre bueno fue invitado a hablar en la corte de Herodes, ante una audiencia de gente rica, con muchas personas divorciadas y muchas casadas otra vez. El sermón fue breve: señalando con un dedo al Rey, el Bautista profirió con voz de trueno esta verdad: “No está bien que vivas con la mujer de tu hermano”. Un minuto después Juan estaba encadenado. Pocos meses más tarde, intoxicado Herodes por el vino y por las sensuales danzas de Salomé, prometió a su hermosa hijastra que le concedería cualesquiera cosa le pidiese, y aconsejada por su madre le dijo Salomé: “Dame la cabeza de Juan el Bautista”. El mal siempre matará a la bondad cuando ésta se ha convertido en reproche. la de la virtud es una carrera peligrosa.

“Eleva tu corazón: Por qué el ego teme el mejoramiento”.

LA LOGIA VATICANA (I). La primera versión de Lefebvre en 1976

febrero 19, 2017

“SI, NO LO SÉ AHORA, SE DESCUBRE QUE EL PAPA ESTÁ INSCRITO EN UNA  LOGIA MASÓNICA ANTES DE SU ELECCIÓN, ÉL ESTARÍA EXCOMULGADO Y SU ELECCIÓN SERÍA INVÁLIDA. ÉL NO  PODRÍA SER PAPA Y NOSOTROS TENDRÍAMOS UN PAPA QUE NO ES PAPA. ESTO ES POSIBLE.”

(Conferencia de Marcel Lefevbre dada a la Asociación San Pío V en febrero de 1976, cuya grabación fue confiada al Padre Guépin)

M. Lefebvre: Yo estoy convencido que esto se va a descubrir cada vez más, que hay dentro del Vaticano una logia masónica, ni más ni menos. Eso se va a descubrir tarde o temprano: se publicarán los nombres y pertenencia masónica, y sus grados, no puede ser posible de otro modo.

Foro Católico:  Tal como lo previó Lefebvre en febrero de 1976, en julio la predicha lista de masones fue publicada en el “Bulletin de l’Occident Chrétien Nr.12, Julio, 1976, (Director Pierre Fautrad a Fye – 72490 Bourg Le Roi. La divulgación también fue exactamente como la anunció Lefebvre cuatro meses antes: “se publicarán los nombres y pertenencia masónica, y sus grados”…

Evidentemente Lefebvre tenìa esa lista en su poder o le fue avisado… de lo contrario ¿cómo podría conocer ese dato tan al detalle? 

M. Lefebvre: Ellos hacen muy bien el trabajo en las logias para que por lo menos no sean el soporte de éstas. ¡Esto no puede ser posible!

Podemos ver que esto sucede en todos los ámbitos. No puede ser posible que el Papa inspirado y sostenido por el Espíritu Santo y por las palabras de Nuestro Señor Jesucristo pueda hacer una cosa semejante.   ¡Esto no es posible, es incompatible!

Foro Católico: Como todo clérigo instruido en la doctrina yel Derecho Canónico, Lefebvre aceptaba que era INCOMPATIBLE EL PAPADO CON LA HEREJÌA MASÓNICA EN UNA MISMA PERSONA y por ello más adelante lo expresará, pero antes señala:

M. Lefebvre: Esta destrucción de la Iglesia, esta destrucción del Reino Social de Nuestro Señor Jesucristo, esta destrucción de la Fe Católica está presente en todos los ámbitos: en los catecismos, en las universidades, en las escuelas católicas, en las congregaciones religiosas, en los seminarios, por todas partes por donde se mire. Se trata de la destrucción sistemática de toda la Iglesia buscada por las reformas que han seguido al Concilio Vaticano II, porque es éste Concilio el que ha permitido hacer éstas reformas, son ellos quienes han hecho las reformas, es el Concilio Vaticano II en términos inequívocos el que ha permitido lanzarse a hacer reformas. Esto es lo que han querido y el Vaticano II ha sido el trampolín que ha permitido todo eso.

Foro Católico: Se debe recordar que él preparó el Conciliábulo,  firmó todas sus actas heréticas (sin faltar una sola, segùn su biógrafo Malherais y otros investigadores) y encabezó una comisión que pretendía acallar en 1969 a los padres generales de órdenes religiosas reacios al Conciliábulo. por encargo de Pablo 6º.

  ACEPTA LA PROBABILIDAD DE LA SEDE USURPADA 

M. Lefebvre: Entonces puede decirse, en efecto, que no es posible que un Papa pueda hacer algo así, y que en consecuencia quien lo haga no es Papa. Es un razonamiento. No digo que eso sea cierto. Yo planteo varias hipótesis y ésta puede ser una hipótesis válida. Puede ser que sea descubierta, no lo sé. En mi opinión esto no es claro aún. ¿Y si algún día se descubriera?

Foro Católico: con esta declaraciónqueda claro que M. Lefebvre condicionó la Sede usurpada al solo hecho de que se descubriera que así era, NUNCA DIJO QUENO TENÍAMOS AUTORIDAD PARA JUZGARLO Y SÌ ACEPTÓ QUE ERA UNA HIPÒTESIS VÁLIDA, SUJETA ALA COMPROBACIÓN DEL HECHO, NO A UN JUICIO CANÓNICO. Lefebvre reconocía, como cualquier prelado, la excomuniòn automática contra losmasones y quienes a conciencia losfavorecieran.  Y siguió sonbre la Sede usurpada:

M. Lefebvre: Estas son cosas que no son imposibles. Ya ha habido apariciones que lo han dicho, apariciones reconocidas por la Santa Sede: Fátima, La Salette, que decían que el demonio subiría a lo más alto de la Iglesia; si es la cima, no lo sé. Si sube hasta allí, o si va hasta el Papa o hasta aquel que se dice Papa, no lo sé; pero NO ES UNA COSA IMPOSIBLE. Los teólogos han estudiado el problema para saber si es posible que un Papa sea hereje y pueda ser excomulgado, y en consecuencia, todos sus actos fueran declarados ilegítimos e inválidos.

Si, hipotéticamente, no lo sé (en ese momento), SE DESCUBRE QUE EL PAPA ESTÁ INSCRITO EN UNA LOGIA MASÓNICA ANTES DE SU ELECCIÓN, ÉL ESTARÍA EXCOMULGADO Y SU ELECCIÓN SERÍA INVÁLIDA. ÉL NO PODRÍA SER PAPA Y NOSOTROS TENDRÍAMOS UN PAPA QUE NO ES PAPA. ESTO ES POSIBLE.

Foro Católico: Simple y llanamente Lefebvre afirma que si se descubre que Roncalli o Montini fueron masones antes de electos, sus elecciones fueron nulas. Eso todos en este Foro lo sabemos… ¿No es así?. Lefebvre en 1976 afirmaba que el Vaticano, la Sede Papal, se había convertido en una logia masónica, y que solamente hacía falta demostrar la excomunión del usurpador…  

M. Lefebvre: No digo que eso sea así (pero sí lo dijo), pero en la situación en la que estamos uno busca soluciones. Nos encontramos frente a un problema casi sin solución; quiero decir desde el punto de vista teológico. Entonces buscamos soluciones.

Se quiere destruir todos los Estados Católicos, no se quiere más el Reino de Nuestro Señor, y que la Iglesia se preste a todas estas operaciones gigantescas y demoníacas es incomprensible, es algo realmente horroroso, espantoso.

Foro Católico: ¿Y quién quería hacer algo así?. Lefebvre lo sabía perfectamente… 

Según Fellay, a Sinagoglio le gusta la biografía de Marcel Lefebvre y siempre ayudó a la FSSPX en Argentina

febrero 17, 2017
Achille Liénart, en la consagración de Marcel Lefebvre

Achille Liénart, reclutador de la masonería  en el Vaticano, y su  hijo espiritual, Marcel Lefebvre.

(Transcrito de Religión en Libertad)

El 11 de mayo de 2014, el superior general de la Hermandad de San Pío X (FSSPX) pronunció una conferencia cuyo texto ha dado a conocer la página web de su distrito de Francia. Al explicar las relaciones de la Fraternidad con el actual Papa, el obispo Bernard Fellay afirmó que Francisco “ha leído dos veces el libro de monseñor Tissier de Mallerais sobre monseñor Lefebvre, y el libro le gustó. Él está contra todo lo que nosotros representamos, pero, como vida, le gustó“. (La obra, una documentada biografía oficial del fundador de la FSSPX, detalla entre otras aportaciones la etapa del arzobispo Marcel Lefebvre [1905-1991] como misionero, así como su participación en el Concilio Vaticano II y sus posteriores conflictos con el Vaticano.)

Revela Fellay que Bergoglio siempre tuvo disposición para ayudar a la FSSPX cuando era usurpador del arzobispado de Buenos Aires.

Revela Fellay que Bergoglio siempre tuvo disposición para ayudar a la FSSPX cuando era usurpador del arzobispado de Buenos Aires.

Asimismo, monseñor Fellay explicó la ayuda que el cardenal Jorge Mario Bergoglio prestó a la congregación cuando era arzobispo de Buenos Aires, por un problema con el visado de residencia de sus miembros no argentinos. El gobierno (“que es muy de izquierdas”), con objeto de dificultar las cosas a la Fraternidad, les exigía para residir en el país la firma del obispo. “Había una solución fácil, declararnos iglesia independiente, algo que no queríamos porque nosotros somos católicos”, explicó Fellay. Entonces acudieron al cardenal Bergoglio, quien les dijo: “No, no, ustedes son católicos, eso es evidente. Les voy a ayudar”. Y, efectivamente, escribió una carta en su favor, que fue contrarrestada por el Estado argentino movilizando al nuncio en contra.

El superior de la FSSPX añadió un dato más: “Nuestro abogado ha podido reunirse con el Papa. Le dijo que el problema continuaba para la Hermandad, y le pidió que designase un obispo de Argentina con quien pudiese tratar para resolver el problema. El Papa dijo: «Sí, y ese obispo soy yo, prometí ayudar y lo haré»”.

Según Fellay, Francisco también habría dicho, en relación a la Fraternidad: “Esa gente cree que voy a excomulgarles. Se equivocan. “Y ha dicho otra cosa bastante interesante”, continuó: “No les condenaré y no impediré a nadie que vaya con ellos”.

Monseñor Fellay no oculta sus diferencias con Francisco (como con todos los Papas postconciliares) en relación al Concilio Vaticano II, y considera “absolutamente imposible” un acuerdo. Pero explica así la actitud del Papa: “Es un hombre práctico, que mira a las personas. Lo que una persona piense o crea le es, en el fondo, indiferente. Lo que cuenta para él es que esa persona le resulte simpática y considere que va de frente

“No falta más que la firma”: Bernard Fellay, gerente de la FSSPX

febrero 14, 2017
FSSPX en ROMA

“Si queréis fundar el reino de los elegidos sobre el trono de la prostituta de Babilonia, hacedlo de modo que el clero marche tras vuestra bandera creyendo que sigue la de la fe apostólica… echad las redes como lo hacía Simón bar Joná. Echadlas en las sacristías, seminarios y monasterios en vez de en el mar. Colocaréis a vuestros amigos en torno a la silla de San Pedro. Habréis predicado una revolución vestida con la tiara y la capa pluvial que marcha con la bandera de la cruz. Una revolución que basta con encender mínimamente para que estalle en un fuego que se extienda a todos los rincones de la Tierra.»

Existen insistentes versiones de un inminente acuerdo de reconciliación entre la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX) y el Vaticano que sería histórico, casi treinta años después de la sanción impuesta a su fundador, el obispo francés Marcel Lefebvre.
Por Agustín De Beitia
Contra toda previsión, dado el actual contexto de la Iglesia, en los últimos días volvieron a surgir con insistencia las versiones de un inminente acuerdo de reconciliación entre la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX) y el Vaticano que sería histórico, casi treinta años después de la sanción impuesta a su fundador, el obispo francés Marcel Lefebvre.

“No falta más que la firma, aseguró monseñor Bernard Fellay, superior general de la FSSPX, en recientes entrevistas que reprodujo el prestigioso blog tradicionalista Rorate Caeli y que reabrieron las expectativas de un pronto acuerdo para regularizar la situación canónica de la fraternidad.
Desde el otro extremo no tardó en llegar la confirmación. Monseñor Guido Pozzo, secretario de la comisión Ecclesia Dei, que es su interlocutor en Roma, corroboró que la etapa de la plena comunión con los lefebvristas se avecina.

“En este momento estamos trabajando para perfeccionar algunos aspectos de la figura canónica, que será una prelatura personal”, respondió el arzobispo al diario italiano La Stampa. Para él, el acuerdo está a la vista, aún si para esto falte todavía un poco de tiempo.

Las declaraciones convergentes fueron levantadas también por el diario francés Le Figaro, que añadió más precisiones. Bajo la firma de Jean-Marie Guénois, el matutino más antiguo de París indicó que dos fechas simbólicas circulan en Roma para la firma: el 13 de mayo de 2017, en el centenario de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima, en Portugal, o el 7 de julio de 2017, décimo aniversario del Motu Proprio de Benedicto XVI que restableció la misa según el ritual de 1962, la llamada misa en latín, como rito extraordinario en la Iglesia católica.

Fellay, en su entrevista con el programa Terre de misión del canal de TV por internet Libertés, insertó sin embargo una condición que pone en duda la inminencia de ese acuerdo. Dijo que aceptará a cambio de “la afirmación clara y neta” de la Santa Sede de que “garantizará” el “respeto” de la autonomía de la vida de la Fraternidad San Pío X.

CONDICION

En este sentido, aclaró ante Le Figaro que “monseñor Lefevbre, nuestro fundador, puso como condición sine qua non a cualquier acuerdo, que seamos recibidos, en la Iglesia, tal como somos: sacerdotes católicos que viven según la disciplina eclesiástica que estaba en vigor antes del Concilio Vaticano II”. Esta autonomía pastoral estaría garantizada más allá de un encuadre teórico.

Según una fuente autorizada consultada por Le Figaro, la comisión Ecclesia Dei está verificando ciertos puntos canónicos que permitirán preservar la identidad específica de la fraternidad bajo el cuadro jurídico de una prelatura personal. Esa estructura le permitiría a la fraternidad mantener su independencia en todos los países donde tiene presencia, sin responder a los obispos locales sino directamente al Papa.

El camino de acercamiento, que comenzó en el año 2000 bajo el pontificado de Juan Pablo II, fue relanzado con fuerza por Benedicto XVI pero fracasó en 2012 cuando estaba a punto de rendir frutos. Pese al desdén que Francisco demuestra por los tradicionalistas, se atribuye a su laxa aproximación pastoral el haber impulsado otra vez un acuerdo.

La FSSPX fue fundada por monseñor Marcel Lefebvre en 1970, en desacuerdo con algunas afirmaciones del Concilio Vaticano II, como el ecumenismo, la libertad religiosa, la reforma litúrgica o la declaración Nostra Aetate. En 1988 le fue impuesta una excomunión latae sententiae al consagrar sin autorización de Roma a cuatro obispos, entre ellos monseñor Fellay. En el 2009, Benedicto XVI revocó las excomuniones pero señaló que hasta que no se aclararan las cuestiones doctrinales la fraternidad no tendría estado canónico en la Iglesia y sus ministros no pueden ejercer legítimamente ningún ministerio.

La fraternidad, que cuenta hoy con 613 sacerdotes, 117 frailes, 80 oblatos, 215 seminaristas, está presente en la Argentina, donde tiene un seminario en la ciudad bonaerense de La Reja.

¿Podría surgir una «Antimaría» similar al Anticristo que anuncian las Sagradas Escrituras?

febrero 12, 2017
Medjugorje estrella

La tenebrosa “aparición” de Medjugorje…

(Transcrito de ReL)

Al igual que tanto las Escrituras como los Padres de la Iglesia hablan claramente de la existencia del Anticristo que llegará al final de los tiempos ahora surge también la hipótesis entre los expertos de la posible llegada también de una “Antimaría”. Esta tesis es planteada por Carrie Gress en un artículo que recoge Cari Filii News:

Carrie Gress, madre de cuatro hijos a quienes educa en régimen de homeschooling, doctora por la Catholic University of America y profesora de Filosofía en la Pontifex University, abre esta posibilidad Sus colaboraciones han aparecido en los principales medios católicos de referencia en Estados Unidos (entre ellos Aleteia, New Advent, Zenit, EWTN Radio y The National Catholic Register), y ha escrito obras de apologética, como Conversiones a empujoncitos. Una guía práctica para que tus seres queridos vuelvan a la Iglesia; sobre temática familiar, como El gran cambio de imagen: el poder transformador de la maternidad; y, con George Weigel, uno de los principales biógrafos de San Juan Pablo II, Ciudad de Santos. Una guía del peregrino a la Cracovia de Juan Pablo II.

En mayo de este año, Carrie publicará en Tan Books su primera obra específicamente consagrada a la Virgen: La Opción Mariana: la solución de Dios para una civilización en crisis. Preparando esta obra, explica en un artículo en The National Catholic Register, estudió a fondo la idea, tan presente en los Padres de la Iglesia al explicar la Redención, de María como la Nueva Eva, complemento de Cristo como el Nuevo Adán. “Esto me hizo pensar”, explica: “Si hay un Anticristo, ¿hay quizá un complemento, una Antimaría?”.

“Serían todo lo que María no es”

Gress recuerda que la idea de Anticristo no es sólo la de una persona, sino también la de un movimiento de personas a lo largo de la Historia. ¿Cómo sería entonces esa “Antimaría”, de existir? “Esas mujeres”, contesta, “no le darían importancia a los niños. Serían obscenas, vulgares e iracundas. Se rebelarían contra la idea de cualquier cosa parecida a una obediencia humilde o al sacrificio por los demás. Serían quisquillosas, frívolas, rencorosas y excesivamente sensuales. También serían egocéntricas, manipuladoras, cotillas, inquietas y ambiciosas. En breve: serían todo lo que María no es”.

Carrie no duda de que estamos asistiendo ya a una época de estas características: “El enfoque sobre la maternidad es uno de los primeros signos de que estamos ante un nuevo movimiento. Las madres (tanto las espirituales como las biológicas) son un icono natural de María: ayudan a los demás a saber cómo es María con su generosidad, su paciencia, su compasión, su paz, su intuición, su capacidad para alimentar las almas. El amor de María (y el amor de las madres) ofrece una de las mejores imágenes de cómo es el amor de Dios: incondicional, sanador y profundamente personal”.

La desaparición en las mujeres reales del ícono de María

Pero este icono de María “ha ido desapareciendo sutilmente en las mujeres reales” durante las últimas décadas: “Primero con la píldora, y luego con la llegada del aborto, la maternidad ha caído en una trituradora. Se ha convertido en algo prescindible, hasta el punto de que la cultura dominante asiste sin pestañear a la adopción de un niño por dos hombres”.

Todas las culturas hasta ahora a lo largo de la Historia, recuerda Gress, consideraron que “una madre es decisiva (incluso en su imperfección) para alcanzar una edad adulta saludable y madurez espiritual”, y “ninguna cultura puede renovarse sin madurez espiritual”. La realidad triste de las personas que han crecido sin madre “no hace sino fortalecer el argumento de que los niños necesitan madres”. Y de hecho coincide esa devaluación actual de la maternidad con un auge sin precedentes de “traumas emocionales y mentales y rupturas”.

Y lo que se consideran “progresos de las mujeres” no parecen haberlas hecho más felices, sostiene, a juzgar por el crecimiento entre ellas de las tasas de divorcio, índices de suicidio, casos de abuso de alcohol y drogas o problemas de ansiedad y depresión.

María, fuente de dignidad e igualdad de la mujer

Si “nuestra cultura tiene una deuda de gratitud con el catolicismo por la noción radical de que las mujeres son iguales a los hombres”, fue gracias a la Virgen María, recuerda Gress. No vino de los griegos, que consideraban a las mujeres como “hombres deformes”; ni del judaísmo, donde nunca hubo un movimiento de reivindicación femenina; ni, obviamente, del islam.

Esto decía William Lecky (1838-1903), un pensador irlandés racionalista y no católico, sobre esta verdad histórica hoy olvidada: “Dejó de ser esclava o juguete de los hombres, dejó de estar asociadas a la idea de degradación y sensualidad. La mujer, en la persona de la Virgen Madre, se elevó a una nueva esfera, y se convirtió en objeto de un tributo reverencial. Nació un nuevo tipo de carácter, se fomentó una nueva forma de admiración. En una era dura, ignorante e inculta, este tipo ideal infundió una idea de mansedumbre y pureza desconocida para las más orgullosas civilizaciones del pasado”.

La idea de igualdad pudo arraigar, añade Carrie, porque “María le dio la vuelta a los pecados de Eva”.

Los errores del “antimarianismo”

¿Qué nos encontramos hoy, cuando la cultura dominante rechaza ese modelo que fue María en tiempos cristianos? Las mujeres quieren igualdad y respeto, pero para conseguirlos “no siguen la gracia de María, sino los vicios de Maquiavelo: la rabia, la intimidación, la irritación, el acoso. Este impulso agresivo hace que haya quien se enorgullezca de considerarse ‘canalla’, o se sienta ‘empoderada’ vistiéndose como una vagina, o crea que un hijo es algo que te destroza la vida”.

“El antimarianismo tiene un auténtico monopolio sobre nuestra cultura”, lamenta Carrie: “Casi no hay alternativas en la plaza pública en las que pueda contemplarse una joven. Les quedan pocos modelos. Los titulares de los periódicos y las estrellas de Hollywood le dictan a millones de mujeres y chicas cómo pensar”.

Por supuesto que lo mismo sucede con los hombres, a quienes, como sostiene el obispo auxiliar de Los Ángeles, Robert Barron, “se les está robando una adecuada comprensión del eros, ese tipo de amor animado por la belleza y la bondad, eliminado y sustituido por una forma burda de eroticismo”.

“Cuando un hombre ama a una mujer”, decía el arzobispo Fulton J. Sheen (1895-1979), “cuanto más noble es la mujer, más noble es el amor; cuanto más exige la mujer, más respetable debe ser el hombre. Por eso la mujer es la medida del nivel de nuestra civilización”.

Volver a la fuente

“El diablo sabe”, añade Carrie, “que todos los signos distintivos de la ‘antimaría’ (rabia, indignación, vulgaridad y orgullo) anulan los grandes dones de la mujer: sabiduría, prudencia, paciencia, paz serena, intuición y la capacidad para una profunda relación con Dios. A cambio, promete poder, fama, fortuna, respeto y placeres rápidos y estériles. Y, como Eva, las mujeres del movimiento antimariano siguen cayendo en sus mentiras”.

La solución a este problema, concluye Gress, es “volver a la fuente, regresar a la mujer por medio de la cual toda mujer se dignifica. Por fuerte que sea el movimiento antimariano, María sigue siendo la mujer más poderosa del mundo”.

A %d blogueros les gusta esto: