Skip to content

La parroquia madrileña de San Antón reparte una revista gay

diciembre 10, 2016

el-padre-angel-con-francisco

Sinagoglio y el “ángel” caído… dos de la misma clase.

(Transcrito de Infovaticana)

La revista Shangay ha anunciado que, a partir de ahora, se podrá adquirir la publicación en la iglesia de San Antón gracias a la autorización, cómo no, del Padre Ángel y de Mensajeros de la Paz, informa Infovaticana.

Shangay se define como “la marca gay más importante de España, líderes en información, ocio, moda y estilo de vida para para el colectivo gay y lésbico”.

Desde la revista aseguran que la posibilidad de que la iglesia de San Antón fuera uno de los puntos de Chueca en los que se distribuyese Shangay surgió en la entrevista que el Padre Ángel concedió a este medio.

“Al Padre Ángel le pareció bien, así que nos pusimos en contacto con los responsables de su ONG, Mensajeros de la Paz, para organizarlo. Desde hoy, puedes encontrar tu revista allí”, informa la revista.

El Padre Ángel posa con el último ejemplar de Shangay en la iglesia de San Antón. / Fotografía de Pablo Carrasco de Juanas para Shangay.

“Me parece bien el matrimonio gay, ha dado mucha paz”

En la entrevista publicada el pasado 22 de noviembre, el Padre Ángel aseguró: “Creo que soy más antiguo que nadie, porque hago lo que hizo Jesús, que fue quien fundó la Iglesia y no cerró la puertas, sino al contrario, salió a la calle para poder predicar por las praderas y los montes”.

El Padre Ángel también manifestó durante esta entrevista que le parece bien la ley civil del matrimonio gay porque “ha sido algo que ha tranquilizado y ha dado paz a mucha gente”.

Sobre la bendición de la unión de parejas homosexuales, el Padre Ángel sostiene: “Puedo bendecir a animales de compañía, he bendecido a 13.000 perros aquí en San Antón… ¿Y no voy a poder bendecir a dos personas que se quieren? Casar no, porque canónicamente no se puede, y la Iglesia pone sus normas. Pero que yo sepa –y si lo supiera pues haría como los políticos, voto de conciencia–, la Iglesia no prohíbe bendecir. Bendecimos hasta chatarra, viviendas o una gasolinera, ¿no voy a poder bendecir a dos que se quieren?”

Preguntado sobre las críticas de la Iglesia a la gestación subrogada entre los gays, el Padre Ángel contestó: “Yo no tengo por qué entender de esas cosas ni saber toda la doctrina de la Iglesia, pero a veces yo creo que no es la Iglesia la que se opone, sino algún cura, o algún obispo. La Iglesia es madre, de todos. No es madre de unos nada más. ¡Que a veces da la sensación de que es madre nada más de los que van a misa, o de los ricos, o los que pueden! Y no: es madre también de los que no van a misa, y de los que no pueden. Y es madre de esos que han intentando, o intentan, tener niños de una forma u otra. Pero yo no sería capaz de meterme en eso, porque la sociedad va avanzando. Es decir, antes era bueno no tomar una aspirina y sufrir el dolor de cabeza por amor a Dios, que es una chorrada: hay que tomarla y no sufrir, sino hacer algo distinto”.

¿Se acuerdan del pobre diablo que chillaba a unas niñas en la JMJ mientras rezaban de rodillas? Ese era Shangay, fundador y dueño de la revista que hoy reparte una parroquia madrileña

Hebreos celebran historia de los marranos Carvajal y la Inquisición en México

diciembre 9, 2016

judios-sefarditas

(Transcrito de Enlace Judío)

Este viernes 9 de Diciembre a las 11 horas se llevará a cabo un interesante evento en la Sinagoga Histórica Justo Sierra (Centro Histórico de la Ciudad de México), con motivo del 420 aniversario de la muerte de gran parte de la familia Carvajal y de muchos otros integrantes de la comunidad judía novohispana del entonces Nuevo Reino de León, en el marco del Auto de Fe de 1596 organizado por la Inquisición.

Los detalles generales de esta historia se conocen bien: después de varios intentos fallidos por establecer una colonia española en el norte del actual territorio mexicano, Luis de Carvajal (1539-1591) recibió en 1579 la autorización por parte de la Corona Española para fundar el Nuevo Reino de León. Fue una situación única, porque Luis de Carvajal y las demás familias de exploradores que habrían de llevar a cabo el proyecto (alrededor de cien) eran “cristianos nuevos”. Es decir, judeo-conversos. En ese tiempo, la inmigración de cristianos nuevos a las colonias americanas estaba prohíbida.

En 1590, tras haber logrado el establecimiento exitoso de dos núcleos poblacionales que recibieron el nombre de Santa Lucía y San Luis Rey de Francia (hoy Monterrey), Luis de Carvajal y su familia fueron denunciados ante la Inquisición por practicar el Judaísmo. El patriarca de la familia murió en 1591 en las cárceles del Santo Oficio esperando su sentencia, y a consecuencia de las heridas recibidas bajo tortura. El resto de su familia murió en la hoguera el 8 de Diciembre de 1596. El proceso más célebre fue el de su sobrino, también llamado Luis de Carvajal y apodado “el Mozo” para diferenciarlo, y que entre la comunidad de judíos portugueses local era conocido como José Lumbroso.

La ponencia de este viernes a cargo de Katia Schkolnik es un punto de partida en una serie de actividades que tienen como objetivo el establecimiento de un nuevo museo dedicado por entero a la investigación del pasado judío de amplios sectores de la sociedad latinoamericana en general, y mexicana en particular.

La charla estará enfocada principalmente en una serie de descubrimientos realizados por Katia Schkolnik: una serie de MIKVOT o Baños Rituales judíos descubiertos en varios edificios o casas antiguas en la zona de Monterrey, capital del estado de Nuevo León, y que son una prueba inequívoca de la amplia presencia de judíos durante los inicios del período colonial (siglos XVI al XVIII).

Consciente de que este apenas es uno de los tantos temas que se desprenden de estas evidencias, Katia Schkolnik, en su papel de investigadora histórica, está desarrollando el proyecto de la Casa Carvajal, un museo y centro de investigación del cual ella misma es la Directora, cuyo objetivo definido es dedicarse a “la investigación, estudio y divulgación de las mujeres y hombres sefarditas que llegaron a la Nueva España, y de los fundadores del Nuevo Reino de León, así como otras regiones de México y Texas”, tras el decreto de expulsión que se aplicó en España en 1492 y en Portugal en 1497, y que obligó a muchos judíos a fingir una conversión al Catolicismo para luego seguir practicando su religión original clandestinamente.

El objetivo es la consolidación de un museo, un archivo y un centro cultural, con sede en Monterrey, Nuevo León, pero que realice actividades e investigaciones tanto a nivel nacional (México) como internacional.

No es un trabajo nuevo ni improvisado. Katia Schkolnik, en colaboración con Gerardo David Galindo, se han dedicado a la investigación de los antecedentes judíos de Nuevo León desde 1996, poniendo especial interés en la influencia judía en los usos y costumbres, gastronomía y tradiciones orales de las poblaciones más antiguas en el territorio que originalmente abarcó el Nuevo Reino de León, y que actualmente incluye a los estados (provincias) mexicanos de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y, parcialmente, Durango y Zacatecas.

El impacto de este trabajo no se ha hecho esperar: a la fecha, cientos de personas han contactado a Katia Schkolnik para conocer más de la historia de sus antepasados, o incluso para recuperar información genealógica.

Es un tema del que estamos bien enterados en Enlace Judío, donde frecuentemente abordamos el tema de los Benei Anusim, justo porque hay un creciente interés en todo el mundo de habla hispana.

Los objetivos inmediatos del proyecto son comenzar con actividades que permitan promocionar el proyecto integral, así como contactar personas e instituciones que estén dispuestos a apoyar materialmente al Centro Carvajal. Por supuesto, también se está integrando una red de colaboradores que estén interesados en participar activamente en las investigaciones y actividades (para lo cual puedo anticipar que he tenido el honor de ser invitado por Katia Schkolnik), de tal modo que se logre la conformación de una institución sólida y sin precedentes en el país, que venga a llenar un vacío que desde hace mucho pide a gritos que alguien lo atienda.

La charla de este viernes se va a realizar en la Sinagoga Histórica Justo Sierra, ubicada en la calle de Justo Sierra (prolongación de Donceles) número 71, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, y tiene un costo de recuperación de $100.00 pesos.

W. Cleon Skousen: cuando el FBI desenmascaró a los magos de las finanzas

diciembre 9, 2016
tags: ,

8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María

diciembre 8, 2016

Inmaculada

Por San Alfonso María Ligorio

Grande fue la ruina que el pecado de Adán trajo a los seres humanos, pues al perder la gracia o amistad con Dios se perdieron también muchísimos bienes que con la gracia iban a venir, y en cambio llegaron muchos males.

Pero quiso Dios hacer una excepción y librar de la mancha del pecado original a la Santísima Virgen a la que Él había destinado para ser madre del segundo Adán, Jesucristo, el cual venía a reparar los daños que causó el primer Adán.

Veamos cómo convenía que Dios librara de la mancha del pecado original a la Virgen María. El Padre como a su Hija preferida. El Hijo como a su Madre Santísima, y el Espíritu Santo como a la que había de ser Sagrario de la divinidad.

PUNTO I: Convenía al Padre Celestial preservar de toda mancha a María Santísima, porque Ella es su hija preferida.

Ella puede repetir lo que la Sagrada Escritura dice de la Sabiduría: “yo he salido de la boca del Altísimo” (Ecl. 24, 3).

Ella fue la predestinada por los divinos decretos para ser la madre del Redentor del mundo. No convenía de ninguna manera que la Hija preferida del Padre Celestial fuera ni siquiera por muy poco tiempo esclava de Satanás. San Dionisio de Alejandría dice que nosotros mientras tuvimos la mancha del pecado original éramos hijos de la muerte, pero que la Virgen María desde su primer instante fue hija de la vida.

San Juan Damasceno afirma que la Virgen colaboró siendo mediadora de paz entre Dios y nosotros y que en esto se asemeja al Arca de Noé: en que los que en ella se refugian se salvan de la catástrofe; aunque con una diferencia: que el Arca de Noé solo libró de perecer a ocho personas, mientras que la Madre de Dios libra a todos los que en Ella busquen refugio, aunque sean miles de millones.

San Atanasio llama a María: “nueva Eva, y Madre de la vida”, en contraposición a la antigua Eva que nos trajo la muerte. San Teófilo le dice: “Salve, tú que has alejado la tristeza que Eva nos había dejado”. San Basilio la llama “pacificadora entre Dios y los seres humanos” y San Efrén la felicita como: “pacificadora del mundo”.

Pero el pacificador no debe ser enemigo del ofendido ni estar complicado en el delito u ofensa que se le ha hecho. San Gregorio dice que si para aplacar a un ofendido llamamos a uno que es su enemigo, en vez de aplacarlo lo irritamos más. Siendo que María iba a colaborar con Cristo a conseguir la paz entre Dios y nosotros, no convenía que ella fuera una pecadora o enemiga de Dios sino todo lo contrario: una mujer con el alma totalmente libre de toda mancha de pecado.

Convenía que María no tuviera la mancha del pecado original porque ella estaba destinada a llevar entre sus brazos al que iba a pisar la cabeza del enemigo infernal, según la promesa que Dios hizo en el Paraíso terrenal, cuando le dijo a la serpiente: “Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre su descendencia y la tuya, y la descendencia de Ella te pisará la cabeza” (Génesis 3). Si María iba a ser la mujer fuerte que traería al que iba a aplastar la cabeza de Lucifer, convenía que Ella no estuviera ni siquiera por poco tiempo manchada con el pecado con el cual Lucifer manchó el alma de nuestros primeros padres. La que nos iba a ayudar a librarnos de toda mancha de pecado convenía que no tuviera ninguna mancha de pecado.

San Buenaventura dice: “Convenía que María que venía a librarnos de la vergüenza de estar manchados con el pecado, lograra verse libre de las derrotas que el demonio proporciona”.

Pero la razón principal por la cual convenía que el Padre Celestial librara a María de todo pecado es porque la tenía destinada a ser Madre de su Santísimo Hijo. San Bernardino decía que si no hubiera otros motivos bastaría este: que por el honor de su Hijo que es Dios, al Padre Celestial le convenía librar a María de toda mancha de pecado.

Santo Tomás enseña que lo que se consagra totalmente a Dios debe ser santo y libre de toda mancha. ¿Y qué creatura humana ha sido consagrada más perfectamente a Dios que la Virgen María? El rey David decía que un templo no se destina para los seres humanos solamente, sino sobre todo para Dios (1 Crónicas 29) y así también el Creador que formó a la Santísima Virgen con un fin principal: ser Madre de su Santísimo, seguramente adornó su alma con los más bellos adornos, y entre todos, el mejor: el estar libre de toda mancha de pecado, para que fuera digna morada donde iba a vivir nueve meses el Salvador del mundo.

San Dionisio afirma: “Dios preparó a su Hijo la más santa y bella morada en ese mundo: el alma de su Madre Santísima, libre de toda mancha”.

Y algo parecido dice la liturgia de la Iglesia cuando reza esta oración: “Oh Dios Omnipotente que por medio del Espíritu Santo has preparado el cuerpo y el alma de María como digna morada de tu Hijo, concédenos a los que la invocamos, vernos libres de todo mal. Amén”.

Gloria de los hijos es proceder de padres de intachable conducta. El libro de los Proverbios dice: “La gloria de los hijos son sus padres” (Prov. 17, 6). La gente llega a aceptar que los demás digan que sus padres eran pobres o ignorantes, pero lo que no desean de ninguna manera es que puedan afirmar que sus padres no eran gente buena. ¿Y cómo nos pudiéramos nosotros imaginar que Dios pudiendo hacer que su Hijo naciera de una mujer libre de toda mancha de pecado, hubiera permitido que Ella hubiera estado manchada por el pecado, y que Lucifer pudiera afirmar que aunque fuera por poco tiempo, había logrado esclavizar con el pecado a la Madre de Dios? No, esto nunca lo iba a permitir el buen Dios.

Por eso la Iglesia griega en uno de sus himnos dice: “Por especial Providencia hizo Dios que la Santísima Virgen desde el principio de su vida fuera tan totalmente pura cuanto convenía a su dignidad de Madre de Dios”.

Los santos dicen que a ninguna otra creatura le concede Dios alguna virtud o cualidad espiritual que no le haya dado antes a la Madre de su Hijo. San Bernardo afirma: “Las cualidades o virtudes que a otros santos da Dios, no se las negó a la Madre del Redentor”. Santo Tomás de Villanueva dice: “Esas cualidades y virtudes y privilegios que Dios les ha concedido a otros santos, ya antes los había regalado a la Santísima Virgen, y aún mucho mayores”. Y San Juan Damasceno se atreve a exclamar: “Entre las virtudes de la Santísima Virgen y las de los santos hay tanta diferencia como del cielo a la tierra”, y Santo Tomás explica que Ella es la Madre y los demás santos son simplemente “siervos”, y que se le acostumbra conceder más privilegios a la Madre que a los siervos.

San Anselmo se pregunta: ¿Pudo Dios preservar a ciertos ángeles de toda mancha de pecado, y no podía preservar a su propia Madre? ¿Pudo Dios crear a Eva sin mancha de pecado y no iba a poder crear el alma de María sin esa mancha? Y si pudo hacerlo y le convenía hacerlo, ¿por qué no iba a hacerlo?

Y continúa el gran doctor San Anselmo: “Era verdaderamente justo que a la Virgen a la cual tenía Dios reservada para ser Madre de su Hijo, la adornara con tan gran pureza que no sólo aventajara a los seres humanos y a los ángeles sino que también se pudiera decir de Ella que en pureza sólo le gana Dios”.

San Juan Damasceno exclama: “Dios vigilaba cerca de la Santísima Virgen, para que fuera totalmente pura, porque Ella iba a albergar por nueve meses al Salvador del mundo y lo iba a acompañar en todos sus 33 años sobre la tierra. La que iba a estar junto al más puro de todos los habitantes de la tierra, debía ser también totalmente Inmaculada y libre de toda mancha de pecado”.

De María se pueden repetir las palabras del Cantar de los Cantares: “Eres como un lirio entre espinas” (C. 2, 2). Todos fuimos manchados y somos como espinas, y Ella como un lirio blanquísimo, permaneció Inmaculada, sin mancha de pecado.

PUNTO II: Convenía al Hijo de Dios preservar a su Santísima Madre de toda mancha de pecado.

No se concede a los hijos poder escoger a su propia madre ni elegir qué tan santa debe ser. Pero si ello se nos permitiera, nosotros no iríamos a escoger por madre a quien no fuera bien santa y bien amiga de Dios. ¿Y Jesús que fue el Único Hijo que pudo escoger a su propia Madre y crearla según su parecer, no iba a hacer que la que le diera su naturaleza humana y lo acompañara cariñosamente durante toda su vida mortal fuera una mujer extraordinariamente pura y totalmente libre de toda mancha de pecado?

Cuando el Creador determinó que su Hijo naciera de una mujer, escogió a la que más convenía a su Altísima dignidad, dice San Bernardo. Y siendo conveniente que la Madre de un Redentor Purísimo fuera Ella también totalmente pura, así la hizo Nuestro Señor.

La Carta a los Hebreos dice: “Tal convenía que fuera nuestro Pontífice: santo, inocente, sin mancha de pecado, apartado de los pecadores” (Hebr. 7, 26). ¿Y la Madre de este Pontífice Supremo no convenía que fuera también Santa, inocente, sin mancha? ¿Y cómo se hubiera podido afirmar que Jesucristo estaba “apartado delos pecadores” si hubiera tenido una Madre pecadora?

San Ambrosio enseña: “Jesucristo eligió a María por Madre, no en la tierra, sino ya desde el cielo, y para morar en Ella y nacer de Ella y vivir acompañado por Ella, la llenó totalmente de santidad y de pureza”. Y este santo se atreve a llamar a María ‘Mansión Celestial’, no porque Ella no fuera humana, sino porque el Señor la adornó con cualidades celestiales para ser mansión donde viviera el Hijo de Dios.

Santa Brígida dice que en una revelación oyó que María superaba a los ángeles en santidad por estar destinada a traer al mundo al Redentor.

Y la misma santa añade: “María fue concebida sin mancha del pecado original, para que de Ella naciera el Hijo de Dios, también sin mancha alguna. Jesús no quiso permitir que la Madre de la cual iba a nacer, tuviera ni siquiera por breve tiempo, la mancha del pecado en su alma.

Los santos dicen que Dios libró a la Virgen María de padecer la podredumbre de un sepulcro, porque hubiera sido una deshonra para Jesucristo que su Madre se pudriera en una tumba. Pues si hubiera sido deshonroso para Jesucristo que su Madre sufriera la podredumbre de un sepulcro, mucho más deshonroso hubiera sido para Él que María hubiera tenido en su alma, aunque fuera por poco tiempo, la podredumbre del pecado. Hubiera sido verdaderamente deshonroso para Cristo encarnarse en una madre manchada por el pecado, y esclava de los enemigos del alma.

María no sólo fue Madre, sino digna Madre del Redentor, como la han llamado infinidad de santos. San Bernardo le dice: “Sólo tú has sido digna de que el Rey Celestial te eligiera para Madre suya”. Santo Tomás de Villanueva afirma: “Si la escogió Dios para madre de su Hijo, es porque estaba bien preparada para este oficio sublime”. La misma Iglesia Católica en una de sus oraciones dice: “La Santísima Virgen, cuyas entrañas merecieron llevar al Salvador del mundo”. Y Santo Tomás de Aquino lo explica así: “Decimos que Ella mereció llevar en sus entrañas al Salvador del mundo, no porque Ella mereciera por sí misma la Encarnación, sino porque recibió de Dios todo el grado de pureza y de santidad, que eran convenientes para ser Madre del Salvador”. Y San Pedro Damián añade: “María recibió de Dios tal grado de santidad que mereció el singular privilegio de ser la única digna de ser elegida como Madre del Redentor”.

Santo Tomás enseña que cuando Dios elige a una persona para un oficio especial le concede las gracias y cualidades que necesita para este oficio. Y deduce de esto que si escogió a María para Madre del Redentor, seguramente le concedió a Ella todas las gracias y cualidades que este sublime oficio exigía. Y es que el ángel le dijo: “No temas María, que has hallado gracia delante de Dios” (S. Lucas 1, 30). Si María hubiera tenido mancha de pecado, no hubiera hallado esa gracia y simpatía delante de Dios. Para Jesús habría sido un verdadero desdoro haber tenido por madre a una mujer manchada de pecado.

San Agustín cuando habla de la Santísima Virgen dice: “aquí ni siquiera me atrevo a nombrar el pecado, porque Ella por la excelsa condición de estar destinada a ser Madre de Cristo, tenía que estar libre de todo pecado. María que concibió y dio a luz al que no tuvo la más mínima mancha de pecado, debía estar ella también libre de esa mancha, y recibió gracias especialísimas para vencer en todo el pecado” (De Nat y grat. L.C. 36 Nº 42).

De todo esto teneos que concluir que el Hijo de Dios se escogió por Madre a una mujer tan pura que nunca tuviera que avergonzarse de estar manchada con pecado alguno.

San Proclo exclama: “Para Jesús nunca fue deshonroso que lo llamaran el hijo de María. Pero sí le habría sido deshonroso que los demonios le hubieran podido decir: ‘Tu madre fue pecadora en otro tiempo y esclava nuestra'”.

Dios que es la Sabiduría misma supo fabricarse muy sabiamente en la tierra a la que había de ser morada de su Hijo. Y si el profeta anunció: “La sabiduría no morará con gusto en cuerpo manchado por el pecado” (Sap. 1, 4) ¿cómo podríamos imaginar que el Hijo de Dios, Sabiduría Infinita, hubiera escogido habitar en su encarnación, a una mujer que no estuviera absolutamente libre de toda mancha de pecado?

Un autor sagrado decía: Dios no encontró otro palacio más bello ni más puro que la Virgen María, para que su Hijo Santísimo viniera a habitar y nacer.

San Cirilo afirma: ¿Qué tal que uno construyera una hermosa morada para sí mismo y después se la diera a un enemigo suyo para que la habitara? ¿Y qué diríamos de Dios, que habiendo formado a la Virgen Santísima para orada y nacimiento de su Hijo, le dejara luego esa santa morada al pecado para que la habitase?

Ningún hijo amó ni amará jamás a su propia madre con un amor tan grande como el de Jesús a María. ¿Y podríamos decir que la amaba verdaderamente si la dejaba esclava del pecado? ¿Si la honra como ningún otro hijo ha honrado a la propia madre, podría permitir que quedara deshonrada con la mancha del pecado? Pregunta Gerson.

San Agustín dice que hay dos modos de redimir: uno, levantando a quien ya cayó en pecado, y otro, evitando que la persona caiga en pecado. Pues a María la redimió de este modo, superior al otro: la libró de toda mancha de pecado, y de caer en pecado.

San Buenaventura en un sermón decía que el Espíritu Santo en vez de tener que liberar después a María Santísima del pecado original, la preservó de este pecado desde el momento mismo de su Inmaculada Concepción.

Y el Cardenal Cussano dice algo muy parecido: “A María, la gracia de Dios la preservó de toda mancha de pecado, mientras que a las demás creaturas lo que hace la gracia es liberarlas de las manchas del pecado que ya tienen. A Ella el Redentor la preservó de mancharse el alma con el pecado, mientras que a los demás el Redentor los libera de esa mancha de pecado cuando ya la han contraído”.

Hugo de San Víctor exclama: “El fruto declara qué tal es el árbol que lo produjo. Si el fruto del vientre de la Virgen María fue Jesús, el totalmente puro, el Inmaculado y Santísimo, así la Madre que lo engendró debió ser totalmente pura, inmaculada y santísima. Sólo María fue digna de ser Madre de tal Hijo, y sólo Jesús fue digno de ser hijo de tal Madre”.

San Ildefonso le dice: “porque eres perfecta y totalmente pura, por eso fuiste elegida para ser Madre del Creador”.

PUNTO III: Convenía al Espíritu Santo que María fuera totalmente libre de toda mancha de pecado.

Santo Tomás llama a María: “Sagrario del Espíritu Santo”. Varios santos la llaman “Templo del Espíritu Santo”. Pues bien, el Espíritu Santo estaría más contento y más satisfecho si el Sagrario o el templo donde iba a habitar era totalmente libre de toda mancha de pecado. Por eso Dios libró a María de toda mancha pecaminosa.

En el Cantar de los Cantares se dice algo que le corresponde muy bien a María Santísima: “Eres totalmente hermosa y en ti no hay mancha alguna ni defecto” (Cant. 4, 7) y también: Tu eres como un huerto cerrado a donde no han llegado los enemigos a hacer mal, y eres como una fuente sellada que nadie ha podido contaminar (Cant. 4, 12). San Bernardo dice que el Espíritu Santo que es el autor principal de la Sagrada Biblia, afirmó esto de la Santísima Virgen. Y en el Libro Sagrado sigue diciendo: “Las jóvenes son muchas, pero una sola es mi paloma, la perfectamente pura” (Cant. 6, 7).

Por eso el Ángel le dijo al saludarla “Salve, llena de gracia”. San Sofronio dice que a las demás creaturas les concede Dios mucha gracia y bendición, pero que a María la llenó totalmente de su gracia. Y si estaba llena de gracia de Dios no podía tener mancha de pecado en su alma.

San Pedro Damián afirma: “La que Dios eligió para ser Madre de su Hijo debía tener su alma totalmente llena del Espíritu Santo”. Y por lo tanto sin sitio para la mancha del pecado.

Los Santos afirman: “María estuvo siempre llena de luz espiritual en el alma, y nunca tuvo tinieblas de pecado en su espíritu”. – “Dios que creó pura a la Madre carnal de los seres humanos, también podía crear totalmente pura a María, la Madre espiritual de todos los creyentes” – .

San Bernardino afirma: “No es aceptable que Jesús quisiera nacer de una madre manchada por el pecado, pudiendo nacer de una madre totalmente pura y santa”.

Si el ángel le dice: “Has hallado gracia delante de Dios” puede significar que en su alma no había ninguna mancha de pecado que la hiciera antipática ante Nuestro Señor.

Ya en el año 1661 solamente entre los Padre Dominicos (que eran los más reacios) se habían contabilizado 136 escritores de esa Orden religiosa que proclamaban que María no tuvo ni la más mínima mancha de pecado en su alma. Y las Universidades más famosas de entonces: la de La Sorbona en París, las de Colonia y Nápoles en Italia, las de Salamanca y Alcalá en España y la de Maguncia en Alemania, declararon solemnemente estar totalmente de acuerdo con la idea de que María Santísima fue preservada de toda mancha de pecado. Si tan altos intelectuales lo han proclamado, ¿por qué no proclamar esto mismo todos los fieles sencillos de la Iglesia Católica?

La Iglesia Católica ha celebrado desde muy antiguo la fiesta de la Inmaculada Concepción, en recuerdo de que María fue concebida sin pecado original, y esta fiesta la han aprobado los Sumos Pontífices y los obispos de todo el mundo.

La Iglesia celebra también el 8 de septiembre la fiesta del nacimiento de la Virgen María. Santo Tomás enseña que la Iglesia católica no acostumbra celebrar el nacimiento de sus santos, pero que a María sí le celebra el nacimiento porque Ella fue totalmente santa ya desde antes de nacer (Summa. T. 3, q. 27 a 1).

ORACIÓN: Inmaculada Madre Mía, me alegro contigo al verte enriquecida con tanta pureza por parte de Dios y quiero dar gracias al Creador por haberte preservado de toda mancha de pecado, como lo creo firmemente. Y estoy siempre dispuesto a defender la gran verdad de que has sido concebida sin mancha de pecado original.

Quisiera que todo el mundo te admirara y te alabara, como la Aurora que anuncia la llegada del Sol, que es Jesucristo; como el Arca de la Nueva Alianza, que se salvó del naufragio de la mancha del pecado original, como la Paloma sin mancha y blanquísima, como el Huerto cerrado al cual no han logrado llegar los enemigos del alma, como la Fuente Sellada que no ha sido contaminada, como el blanco lirio que floreció entre las espinas, pues en medio de tantas gentes manchadas con el pecado, tu naciste y te conservaste siempre blanca, pura y completamente amiga del Divino Creador.

Permíteme que te alabe con las palabras pronunciadas por el mismo Dios: “Toda hermosa eres tú, y en ti no hay mancha alguna”. Oh amabilísima e Inmaculada María: tu que eres tan bella ante los ojos de Dios, no dejes de mirar con compasión a las asquerosas llagas de mi pobre alma. Mírame con compasión y ayúdame a curarme de las llagas de mis pecados. Tú que eres un imán que atrae los corazones, atráeme también a mí hacia tu corazón maternal. Tú que desde el primer momento de la vida apareciste tan completamente pura y tan agradable a Dios, ruega por mi que no sólo nací con la mancha del pecado original sino que durante toda mi vida he venido manchando mi alma con tantas culpas y pecados. Dios que te eligió como Hija predilecta del Padre, y Madre Santísima del Hijo y Sagrario del Espíritu Santo, y por eso te libró de toda mancha de pecado y te demostró más amor que a toda otra creatura, ¿qué favor o gracia que pidas para nosotros te podrá negar? Virgen Inmaculada: ¡tienes que ayudarme a salvarme! Por eso te digo con San Felipe Neri: haz que yo siempre me acuerde de Ti, y Tú nunca te olvides de mí. Me parece que faltaran mil años todavía para poder contemplar tu hermoso rostro maternal en el cielo, para empezar a amarte y alabarte en el Paraíso como a la más buena de las madres, mi madrecita, mi Reina, mi gran benefactora, la más bella, la más amable, la más pura, la siempre Inmaculada Virgen María. Amén.

Papa Pío IX

Papa Pío IX

Pío IX, el papa de la Inmaculada Concepción

Antecedentes de la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, que «será hasta el fin de los siglos recordado como uno de los días más gloriosos de la Historia» — extractos de la obra «Pío IX», del Prof. Roberto de Mattei *

El 2 de febrero de 1849, el Pontífice —que el 1º de julio del año anterior había nombrado una comisión de teólogos para examinar la posibilidad y la oportunidad de la definición— dirigía a todos los obispos del mundo la encíclica Ubi primum nullis, a fin de pedir el parecer de todo el episcopado católico sobre el mérito de la definición.

Las respuestas favorables de los obispos a la encíclica fueron 546 —de un total de 603— es decir, más del 90%. Confortado, así, por el apoyo del episcopado, además de los pareceres emitidos por una congregación cardenalicia y una comisión teológica, expresamente constituidas para ese fin, y de laCompilación redactada por otra comisión, dirigida por el cardenal Raffaele Fornari, conargumentos para servir al redactor de la Bula dogmática, Pío IX anunció, finalmente, el 1º de diciembre de 1854, al Sagrado Colegio reunido en consistorio secreto, la inminente proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción, prevista para el día 8 del mismo mes.

La Bula Ineffabilis Deus fue, así, el resultado de nueve esquemas sucesivamente elaborados, a través de la consulta hecha a diversas comisiones encargadas del trabajo de preparación.

*     *     *

Viernes, 8 de diciembre de 1854. Desde las seis de la mañana, las puertas de San Pedro estuvieron abiertas y, a las ocho, la inmensa basílica ya estaba repleta de pueblo. En la capilla Sixtina, donde estaban reunidos 53 cardenales, 43 arzobispos y 99 obispos, llegados de todo el mundo, tuvo inicio una gran procesión litúrgica que se dirigió hacia el altar de la Confesión, en la basílica del Vaticano, donde Pío IX celebró la Misa solemne.

Al terminar el canto del Evangelio en griego y latín, el cardenal Macchi, decano del Sacro Colegio, asistido por el miembro de mayor edad del episcopado latino, por un arzobispo griego y uno armenio, vino a postrarse a los pies del Pontífice a implorarle, en latín y con voz sorprendentemente enérgica para sus 85 años, el decreto que habría de ocasionar alegría en el Cielo y el mayor entusiasmo en toda la Tierra. Después de entonar el Veni Creator, el Papa se sentó en el trono y, portando la tiara sobre la cabeza, leyó con tono grave y voz fuerte la solemne definición dogmática.

*     *     *

Desde el momento en que el cardenal decano hizo la súplica para la promulgación del dogma hasta el Te Deum, que fue cantado después de la Misa, a la señal dada por un tiro de cañón desde el Castillo de Sant’Angelo —durante una hora, de las once al mediodía— todas las campanas de las iglesias de Roma tocaron festivamente para celebrar aquel día que, como escribe Mons. Campana, “será hasta el fin de los siglos recordado como uno de los más gloriosos de la historia. […] La importancia de este acto no puede pasar inadvertida por nadie. Fue la solemne afirmación de la vitalidad de la Iglesia, en el momento en que la impiedad desenfrenada se vanagloriaba de haberla casi destruido”.1
Todos los presentes afirman que, en el momento de la proclamación del dogma, el rostro de Pío IX, bañado en lágrimas, fue iluminado por un haz de luz que bajó de lo alto.2 Mons. Piolanti, que estudió los testimonios dejados por los fieles que presenciaron el hecho, afirma, a la luz de su amplia experiencia en la basílica del Vaticano, que en ningún periodo del año, mucho menos en diciembre, es posible que un rayo de sol entre por una de las ventanas para iluminar cualquier punto del ábside donde se encontraba Pío IX,3 y concuerda con la descripción hecha por la madre Julia Filippani, de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús, presente en San Pedro con su familia en el momento de la definición, según la cual no era posible explicar naturalmente el extraordinario fulgor que iluminó el rostro de Pío IX y todo el ábside: “Aquella luz —declara ella— fue atribuida por todos a una causa sobrenatural”.4

La definición del dogma de la Inmaculada Concepción suscitó un extraordinario entusiasmo en el mundo católico y reveló la vitalidad de la fe católica, en un siglo agredido por el racionalismo y por el naturalismo. “Después de la definición del Concilio de Éfeso sobre la divina maternidad de María —escribe aún el teólogo Campana— la historia no puede registrar otro hecho que haya suscitado tan vivo entusiasmo por la Reina del Cielo como la definición de su total exención de culpa”.5

Entre los numerosísimos recuerdos de la solemne definición que permanecieron hasta nuestros días, se conserva aún la columna de la Inmaculada, en la Plaza de España, en Roma, erguida el 18 de diciembre de 1856 y bendecida por Pío IX el 8 de septiembre de 1857.

*     *     *

El primer gran acto del Pontificado de Pío IX —la definición del dogma de la Inmaculada— es mucho más que la pública expresión de aquella profunda devoción a la Santísima Virgen, que desde la infancia había caracterizado la espiritualidad de Giovanni María Mastai Ferretti. Manifiesta su profunda convicción en la existencia de una relación entre la Madre de Dios y los acontecimientos históricos, y, de modo particular, de la importancia del privilegio de su Inmaculada Concepción, como antídoto para los errores contemporáneos, cuyo punto de apoyo está precisamente en la negación del pecado original.

El fundamento de este privilegio mariano está en la absoluta oposición existente entre Dios y el pecado. Al hombre concebido en pecado se contrapone María, concebida sin pecado. Y a María, en cuanto Inmaculada, le fue reservado vencer al mal, los errores y las herejías que nacen y se desarrollan en el mundo a consecuencia del pecado. De María la Iglesia canta la alabanza: Cun ctas haereses sola interemisti in universo mundo.6

El privilegio de la Inmaculada debe ser considerado, pues, no de manera abstracta y estática, sino en su proyección histórica y social. La Inmaculada no es, en verdad, una figura aislada de las otras naturalezas humanas que fueron, que son y que serán: “Toda la historia humana es iluminada y ennoblecida por esta excelsa criatura, la única que, en perfección, es inferior solamente a Dios”.7

*     *     *

En el cuadro teológico de la Ineffabilis Deus, la Santísima Virgen se nos presenta, pues, como la vencedora gloriosa de las herejías de la cual hablan todos los Pontífices. Y es a la oposición entre la Virgen toda bella e Inmaculada y la crudelísima serpiente, que nos remite, como a sus primeros y fundamentales agentes, el antagonismo radical entre la Iglesia y aquella Revolución de los tiempos modernos, que tiene sus gérmenes más activos y profundos en el desorden de las pasiones, fruto del pecado del hombre decaído.8

La Revolución —organización social del pecado— está destinada a ser vencida por la gracia, don divino concedido a los hombres en la Cruz por Nuestro Señor Jesucristo. La Virgen Dolorosa, Regina Martyrum, fue asociada a esta obra redentora, a los pies de la Cruz, por haber sufrido sobre el Calvario, en unión con su Hijo, el mayor de los martirios. Es en la Cruz que se funda la mediación universal y omnipotente de María, verdad que constituye la mayor razón de esperanza para todos aquellos que combaten la Revolución. Si la serpiente, cuya cabeza fue aplastada por la Virgen Inmaculada, es la primera revolucionaria, María, dispensadora y tesorera de todas las gracias, es, en verdad, el canal a través del cual los católicos alcanzarán las gracias sobrenaturales necesarias para combatir y aplastar a la Revolución en el mundo.

La lucha entre la serpiente y la Virgen, entre los hijos de la Revolución y los hijos de la Iglesia, se delinea, pues, como la lucha total e irreconciliable entre dos “familias espirituales”, como lo había profetizado en el siglo XVIII San Luis María Grignion de Montfort, el santo al cual se debe la lectura tal vez más inspirada y luminosa del pasaje del Génesis que constituye el punto de apoyo de la Ineffabilis Deus“Pondré enemistades entre ti y la Mujer; y entre tu raza y la descendencia suya, Ella quebrantará tu cabeza, y tú andarás asechando a su calcañar” (Gen. 3, 15).

“Dios —comenta San Luis María— no puso solamente una enemistad, sino enemistades, y no solamente entre María y el demonio, sino también entre la posteridad de la Santísima Virgen y la posteridad del demonio. En otras palabras, Dios puso enemistades, antipatías y odios secretos entre los verdaderos hijos y siervos de la Virgen María y los hijos y esclavos del demonio. ¡No hay entre ellos la menor sombra de amor, ni correspondencia íntima existe entre unos y otros!” 9 La oposición entre estas dos familias espirituales está destinada a dividir implacablemente la humanidad, hasta el fin de la historia. Sobre este fondo de cuadro se sitúa la lucha entre la Iglesia y la Revolución.   

Notas.-

(*) Roberto de Mattei, Pío IX, Librería Editora Civilización, Oporto, pp. 191-213.
1. Emilio Campana, María nel dogma cattolico, Marietti, Turín-Roma, 1936, pp. 598-599.
2. Positio, pp. 24, 129, 503, 1004, etc.
3. Mons. Antonio Piolanti, L´Immacolata Stella del Pontificato di Pío IX, in revista “Pío IX”, nº1 Enero-Abril, 1988), p. 42.
4. Positio, p. 129.
5. E. Campana, op. cit. p. 600.
6. Comm. Fest. B. M. V. ad Matut., ant. 7.
7. Luigi Bogliolo, Pío IX y l´Immacolata, en la revista “Pío IX” nº 3, (Setiembre-Diciembre, 1982), p. 326.
8. Cf. Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contra-Revolución, Buenos Aires, 1999.
9. San Luis María Grignion de Montfort, Trattato della vera devozione a María, Centro Mariano Monfortiano, Roma, 1976, p. 53.

Diputado brasileño acusa al presidente Temer de practicar el satanismo y de masón

diciembre 5, 2016

¿Quién es Temer?

(Transcrito de la BBC)

Cuando el juicio político contra Dilma Rousseff era solo una iniciativa que aún debía ser aprobada por el Congreso de Brasil, el entonces vicepresidente Michel Temer ya ensayaba su primer discurso como presidente interino.

En abril pasado, casi una semana antes de que la Cámara de Diputados realizara la primera votación para permitir el enjuiciamiento Rousseff, la mandataria denunció la existencia de una grabación en la que Temer daba como un hecho suimpeachment.

Para ella, se trataba de una prueba irrefutable de la existencia de una conspiración contra su gobierno y acusó a su vicepresidente de ser el “jefe de los conspiradores”.

Temer negó los señalamientos, mientras sus partidarios le defendieron con el argumento de que el político de 75 años sólo se preparaba, responsablemente, para una eventualidad que podría catapultarlo a la presidencia.

Esa posibilidad ya es un hecho y Temer, quien hasta hace unos pocos meses era una figura con poco peso real en el gobierno, se ha convertido en el mandatario de todos los brasileños, después de que Rousseff haya sido destituida de su cargo este miércoles por el Senado de forma definitiva.

De esta manera ha pasado del cargo de presidente interino que ha ocupado desde mayo pasado a presidente.

papa2_despedida

“Un vice decorativo”

Descrito públicamente como “superencantador” pero también como “un mayordomo de película de terror”, Temer era la principal ficha del centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) en la coalición que llevó a Rousseff a la presidencia en 2010 y 2014.

El PMDB es, por número de diputados y senadores, el partido más grande de Brasil.

Pese a ello, no ha tenido candidato propio a la presidencia desde 1994, lo que no ha evitado que sea el partido que más presencia ha tenido en el gobierno federal desde el regreso de la democracia a Brasil hace 30 años.

Y, fiel a su estilo, solamente se retiró de la coalición del gobierno liderado por el izquierdista Partido de los Trabajadores el pasado 29 de marzo, sin que por ello Temer se sintiera obligado a renunciar al cargo de vicepresidente.

En una carta enviada a Rousseff seis días después de la apertura del proceso de juicio político, sin embargo, Temer se quejó de no haber sido más que un“vicepresidente decorativo” y una víctima de la “desconfianza” y“menosprecio” del gobierno.

Y el tono sentimental de la misiva, que lo colocó en abierto curso de colisión con la presidenta, también terminó obligando a una revaloración de la reputación de político “ponderado”, “conciliador”, “cerebral” y “tranquilo” cosechada por Temer.

“Si bien en la historia moderna brasileña hubo otros roces y tensiones entre presidentes y vicepresidentes, muchos aquí coinciden en que el nivel de hostilidad que alcanzaron Rousseff y Temer es totalmente inusual“, hizo notar el corresponsal de BBC Mundo en Brasil, Gerardo Lissardy.

Poco popular

Lissardy destaca el bajo nivel de apoyo popular con el que cuenta el nuevo presidente de los brasileños.

Estudios de la encuestadora Datafolha previos a la suspensión de Rousseff en mayo pasado, señalaban que solamente el 2% de la población votaría por Temer en una elección presidencial, mientras que el 60% pedía su renuncia.

Y un 58% opinó que el vicepresidente también debería ser sometido a un juicio político.

Aunque como recuerda el periodista de BBC Brasil Thiago Guimarães, ni la falta de popularidad, ni los escándalos, han evitado en el pasado el avance político de este hijo de católicos maronitas que llegaron a Brasil huyendo de Líbano en 1925.

Para su orgullo, los habitantes de Btaaboura, la aldea de 200 habitantes en el norte de Líbano de la que salieron sus padres, ya pueden a ajustar el letrero con el nombre de la principal calle de la localidad: “Michel Tamer (sic), presidente de Brasil”.

Nada mal para el último de ocho hermanos nacidos en una zona rural de Sao Paulo en 1940 y que entró en el mundo de la política relativamente tarde, destacándose primero como abogado y profesor de derecho en la principal universidad de su estado natal.

En 1982, sin embargo, el actual vicepresidente dejó su bufete y las aulas para asumir el puesto de Procurador General de Sao Paulo, para luego pasar a laSecretaría de Seguridad Pública del estado, que él mismo había recomendado crear.

“Eran tiempos de redemocratización y agitación popular, y su gestión estuvo marcada por episodios en los que el secretario negoció personalmente el fin de invasiones de predios públicos por parte de estudiantes y militantes ‘sin techo'”, recuerda Guimarães.

“Y como logros de su período le gusta mencionar la creación de las primeras delegaciones de defensa de la mujer y de los derechos de autor en el país”, agrega.

Tarso Mendonça, quien trabajó con él en la secretaría, lo describe como alguien “muy organizado”.

“Delegaba en personas de su absoluta confianza. Nada se le escapaba y sabía tomar medidas”, le dijo a la BBC.

Cuatro años después, Temer entró en la asamblea federal como diputado suplente, camino que repitió en 1990 no sin antes pasar por la Asamblea Constituyente, cuando votó en contra de medidas como la reforma agraria y el derecho al voto a los 16 años.

Y luego consiguió ser electo como diputado titular en 1994, 1998, 2002 y 2006, período durante el que poco a poco fue ascendiendo dentro del PMDB.

Llegó a ser electo presidente del partido en dos oportunidades y presidente de la Cámara de Representantes en tres.

Bombero

La influencia que Temer llegó a tener durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) disminuyó notablemente con la llegada al poder de Luiz Inácio Lula da Silva, hasta que los escándalos de corrupción que empezaron a afectar al gobierno de Lula en 2005-2006 propiciaron un acercamiento entre PT y el PMDB.

“El PMDB apoyó la elección del PT a la presidencia de la Cámara de Representantes para el bienio 2007-2009 a cambio de garantizárselo para el período legislativo siguiente. Y en 2009 Temer -quien había retenido su escaño con los restos del cociente electoral del PMDB– asumió la presidencia del Congreso por tercera vez”, explica Guimarães.

Las dotes de “bombero” de este miembro de la orden masónica fueron requeridas una vez más en 2010, cuando el PT lo invitó a presentarse como candidato a vicepresidente para garantizar la estabilidad de un futuro gobierno de Rousseff.

Temer -quien en 2009 fue implicado en un escándalo por financiamiento ilegal a cargo de una de las constructoras involucradas actualmente en la llamada operación “Lava Jato”, finalmente desestimado por el Tribunal Superior– no participó, sin embargo, de forma especialmente activa en la primera campaña y no fue muy visible durante el primer gobierno de Dilma.

El rol mucho más activo que jugó en la reelección tampoco se tradujo en mayores responsabilidades para el Palacio de Jaburu, la residencia oficial del vicepresidente de Brasil.

Casado en terceras nupcias con una exmodelo de 32 años de edad que está embarazada del segundo hijo de ambos, Temer tiene además tres hijas de su primer matrimonio y un hijo de otra relación.

Haya sido por suerte o por conspirador, Temer tiene ahora su momento estelar bajo los reflectores. Queda por ver cómo gestionará la crisis múltiple (económica, social, política) que sacude a Brasil.

Rousseff, por lo pronto, lo que le ha dejado en herencia es una silla caliente.

*Este artículo fue publicado en BBC Mundo en mayo de 2015 y ha sido actualizado tras la destitución definitiva de Dilma Rousseff.

Ivanka Trump; la “nueva Ester”

diciembre 3, 2016

ivanka-trump-judaism-cnn

(Transcrito de luismadrigal.blogspot.mx/ reproducido en Enlace Judío))

Mi buen amigo Antonio Escudero Ríos, desde su gran amor al pueblo de Israel, que  -como él mismo admite y defiende, últimamente-  mantiene unida su naturaleza y su destino a los de la Iglesia católica, y viceversa, ha escrito muy recientemente una breve semblanza,  en torno a la hija de Mr. Trump, Presidente electo de los Estados Unidos de America.

Ivanka Trump, conversa al judaísmo, casada con un judío y madre de tres hijos, pudiera ser, para el maestro Antonio Escudero, en cuanto experto en asuntos judíos, una nueva Ester, la bíblica heroína que salvó a los hebreos de Persia de la extinción y el aniquilamiento. Y puede que Antonio tenga en esto mucha razón. Mr. Trump está recibiendo las más duras críticas en Occidente, y muy especialmente en España, donde se le teme como a una de aquellas horribles plagas del pasado y se le supone causa, próxima y remota, de todos los sufrimientos y desgracias venideros, hasta el punto de ser identificado con el KKK y hasta a decirse de él que es un psicópata.

Por contra, Antonio Escudero, es sumamente optimista. Una hija es siempre la niña de los ojos de todo padre, sobre todo cuando es tan bella como Ivanka. Y cuando el padre  -con todos los dimes y diretes que se quiera-  es el hombre más poderoso del mundo, ahora en potencia y después del 20 de Enero en acto, la combinación de estos factores, como presume Antonio, puede traducirse no sólo en la más reforzada y contundente defensa de Israel, sino de todo el Occidente, sencillamente porque Israel es parte de ese mismo Occidente, del mismo modo que, cuando se ataca a Israel se ataca a la Iglesia de Jesucristo  -a todas las Iglesias cristianas-  y cuando se ataca a la Iglesia, se ataca a Israel.

El Libro de Ester, intercalado en la Biblia católica entre los de Judit y el Primero de los Macabeos, hubo de sufrir un arduo peregrinaje hasta su canonización por el Concilio de Trento. Para nosotros los cristianos es, pues, un libro sagrado, aunque no lo sea tanto para los propios judíos, porque aun formando parte del Tanaj, en la medida en que se halla incluido en los Ketuvim, está excluido de laTorá, separado de la Ley de Moisés, escrita en piedra para el pueblo de Israel. Y por ello, para Israel, más que un Libro propiamente sagrado, supone la superación de la tragedia del aniquilamiento, la liberación de la nación judía merced a una mujer bellísima, Ester, Hadassáh (que en hebreo significa mirto, el arbusto siempre verde y oloroso, y al mismo tiempo estrella, puesto que un Targum de la tradición hebraica dice de ella que era “la más bella estrella de la noche”).

En efecto, Ester, era una hermosa doncella judía que, siendo huérfana e hija adoptiva de su tío Mardoqueo, se convirtió en la reina de Persia y de Media cuando se casó con el rey Asuero. Los judíos establecidos en Persia se ven amenazados de exterminio por el odio de un visir omnipotente, Amán y se salvan gracias a la intervención de Ester, joven compatriota que ha llegado a sustituir a Vasti, la mujer insumisa, repudiada y destronada por el propio Asuero, en su tercer año de reinado, para casarse con Ester, en el séptimo año, a la que amará más que a ninguna de sus esposas.

Yo no sé qué es lo que va a pasar con Mr. Trump, y con cuantas hipótesis rodean a este señor. Desde luego, tengo muy en cuenta las turbias y crueles maquinaciones de Amán, en el duocécimo año del reinado de Asuero:“Hay un pueblo disperso y diseminado entre los pueblos de todas las provincias de tu reino, con sus leyes, distintas a las de todas las naciones, y que no cumplen las leyes reales. No conviene al rey dejarlos en paz… [sino]exterminar, matar y aniquilar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres… en el espacio de un solo día”  (Ester, 3:8 a 13), pero celebraría mucho que, como presagia Antonio Escudero pudieran verse cumplida también, tras su representación dramática, la esperanzadora conclusión que habita en las palabras de Mardoqueo (versículos siguientes del mismo Libro,10:3f), lo que constituye toda una tesis religiosa: “Mi pueblo clamó a Dios y fue salvado. El Señor salvó a su pueblo, liberándonos de todos estos males y realizando prodigios y maravillas como nunca se habían visto entre las naciones”.

Así lo espero yo. Así lo querrá el Señor, si clamamos a Él.

Luis Madrigal

ivanka-trump

Izan gigantesco árbol esotérico en la Vaticueva; proviene de Trento (tercera parte)

diciembre 2, 2016

CIUDAD DEL VATICANO. Quedan pocas semanas para que comience la Navidad y en el Vaticano ya han comenzado  a preparar el Nacimiento y el árbol de Navidad. 

El árbol es un abeto rojo de 25 metros de altura y viene de Trento, del norte de Italia.
Las esferas que lo adornarán son de cerámica, y han sido realizadas por niños hospitalizados en varios repartos de oncología.
 
Del Nacimiento todavía no se puede ver mucho. Se sabe que las figuras y la ambientación proceden de Malta, y que recordará también a las personas que se ven obligadas a lanzarse al mar para escapar de sus países.
 
Tanto el Nacimiento como el árbol de Navidad serán iluminados el próximo 9 de diciembre, y seguirán encendidos hasta el domingo 8 de enero.

 

san-bonifacio34

San Bonifacio destruyó milagrosamente un árbol de sacrificios dedicado al dios pagano Thor.

Una historia de San Bonifacio

Alrededor del año 723 Bonifacio viajó con un pequeño grupo de personas a la región de la Baja Sajonia. El conocía a una comunidad de paganos cerca de Geismar que, en medio del invierno, iban a realizar un sacrificio humano (donde usualmente la víctima era un niño) a Thor, el dios del trueno, en la base de un roble al que consideraban sagrado y que era conocido como “El Roble del Trueno”.

Bonifacio, acatando el consejo de un obispo hermano, quiso destruir el Roble del Trueno no sólo para salvar a la víctima sino para mostrar a los paganos que él no sería derribado por un rayo lanzado por Thor.

El Santo y sus compañeros llegaron a la aldea en la víspera de Navidad justo a tiempo para interrumpir el sacrificio. Con su báculo de obispo en la mano, Bonifacio se acercó a los paganos, que se habían reunido en la base del Roble del Trueno, y les dijo: “aquí está el Roble del Trueno, y aquí la cruz de Cristo que romperá el martillo del dios falso, Thor”.

El verdugo levantó un martillo para ejecutar al pequeño niño que había sido colocado para el sacrificio. Pero en el descenso, el Obispo extendió su báculo para bloquear el golpe y milagrosamente rompió el gran martillo de piedra y salvó la vida del niño.

Después, se dice que Bonifacio habló así al pueblo :“¡escuchen hijos del bosque! La sangre no fluirá esta noche, salvo la que la piedad ha dibujado del pecho de una madre. Porque esta es la noche en que nació Cristo, el hijo del Altísimo, el Salvador de la humanidad. Él es más justo que Baldur el Hermoso, más grande que Odín el Sabio, más gentil que Freya el Bueno. Desde su venida el sacrificio ha terminado. La oscuridad, Thor, a quien han llamado en vano, es la muerte. En lo profundo de las sombras de Niffelheim él se ha perdido para siempre. Así es que ahora en esta noche ustedes empezarán a vivir. Este árbol sangriento ya nunca más oscurecerá su tierra. En el nombre de Dios, voy a destruirlo”.

Entonces, Bonifacio tomó un hacha que estaba cerca de ahí, y según la tradición, cuando la blandió poderosamente hacia el roble una gran ráfaga de viento voló el bosque y derribó el árbol con raíces y todo. El árbol cayó al suelo y se rompió en cuatro pedazos.

Después de este suceso, el Santo construyó una capilla con la madera del roble, pero esta historia va más allá de las ruinas del poderoso árbol.

El árbol de navidad comunista: ¿una costumbre cristiana? (Parte segunda)

noviembre 30, 2016

Lenin y el abeto de Navidad

La Unión Soviética realizó una campaña de propaganda en favor del Abeto de Navidad mediante un cuento El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki – Lenin y los Niños.

El cuento El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki – Lenin y los Niños habla de una celebración de año nuevo que se llevó a cabo en la Escuela Forestal de Sokolniki. Esta escuela dio asilo a hijos de revolucionarios, huérfanos de guerra, niños enfermos, vagabundos, etc. Allí se les daba formación académica, y simultáneamente se les formaba en el trabajo, el arte y la ciencia, con altos valores comunistas: en la igualdad, la cooperación, la fraternidad, entre otras cosas. Sumado a lo anterior, la Escuela Forestal era uno de los lugares donde se podía dar atención médica y recuperación a los enfermos durante la Guerra Civil.

Ilustraciones de la propaganda comunista El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki- Lenin y los Niños

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El origen anticristiano del Árbol de “Navidad”

arbol plaza roja de moscú

Desde la Revolución Comunista Atea, un gigantesco árbol se coloca en la Plaza Roja de Moscú. 

El conocido “árbol de navidad”, en realidad es el “árbol del universo” de origen druida, tal y como lo afirman TODAS las narraciones del mismo. No existe una sola que asegure que el “árbol del universo” tiene una tradición originada en el cristianismo. Incluso la Nueva Iglesia conciliar reconoce que el origen se remonta al paganismo naturalista.

Todas las fuentes señalan a los sacerdotes druidas, los mismos del Halloween, los que sacrificaban seres humanos a sus dioses paganos, como los autores del “árbol del universo”, aunque para ellos era:

arbol pagano

“Celebrar el cumpleaños de uno de sus dioses adornando un árbol perenne, coincidiendo en cercanía con la fecha de la Navidad cristiana”.

El árbol tenía el nombre de Divino Idrasil (Árbol del Universo), en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard y el Valhalla; mientras que en las raíces profundas se encontraba EL INFIERNO.

Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín); y en las raíces más profundas estaba Helheim (el infierno o reino de los muertos).

Rockefeller-Center-Christmas-Tree-1950s

El árbol de Navidad del Rockefeller Center (años cincuentas)

¿Quién lo inventó?

(Transcrito de Dutche Welle/ Heike Jüngst / RML)

El árbol de Navidad es “un invento”, afirma el ensayista Bernd Brunner en un libro que titula justamente: “La invención del árbol de Navidad”. Según sus investigaciones, ningún texto de historia da cuenta de una fecha de nacimiento exacta de la ahora central pieza del decorado navideño, no sólo en Alemania.

Podría haber aparecido por primera vez en Friburgo, en el año 1419, donde se dice que una panadería-dulcería lo adornó con galletas de especias y nueces. Pero nadie puede demostrarlo. Otras ciudades como Tallin, la capital de Estonia, o Riga, la de Letonia, se adjudican también la invención y exposición del primer árbol de Navidad. Pero la leyenda de Friburgo es de todos hermosa: en año nuevo, según se cuenta, se les permitió a los niños sacudir y saquear el árbol repleto de golosinas.

Las más antiguas pruebas documentales de la presencia de un árbol de Navidad provienen del suroeste del espacio lingüístico germano, sobre todo de zonas protestantes. Desde la alsaciana Sélestat (Schlettstadt, en alsaciano y alemán) se ha transmitido hasta nuestros días la noticia de que personas notables de la localidad adornaron un árbol con manzanas y obleas, que luego podían ser degustadas el Día de Reyes.

Existen además pruebas documentales de que la Catedral de Estrasburgo exhibió un árbol de Navidad en 1539. Y aunque fueron los gremios y asociaciones quienes terminaron por establecer la presencia de estos arbustos coníferos siempre verdes en sus sedes, la costumbre no se expandió a las casas sino hasta entrado el siglo XIX. Eso sí, sólo las clases adineradas podían darse este lujo. Al pueblo le tocó conformarse en principio con gajos de frescura y duración limitadas.

De culto de brujas a tradición protestante

wicca

Estdiantes Wicca en la Universidad de Vanderbilt

Los estudiantes Wicca y paganos de la Universidad de Vanderbilt pueden tener un día de excusa fuera de la clases para bailar alrededor del árbol de los hechiceros. 
La Oficina de asuntos religiosos de la Universidad Vanderbilt envió a los profesores en el calendario 2011-12 de “días santos, religiosos y ceremonias” (una política relacionada con las ausencias justificadas del estudiante), en la cual aparecen cuatro de los días en el calendario que serían considerados como “Wicca / Pagan”. 
La Wicca o brujería, es una forma de paganismo, un término general para las creencias en múltiples dioses y diosas. Algunos creyentes religiosos consideran el paganismo es una tendencia contracorriente, ya que se opone a la tradición monoteísta del cristianismo, el judaísmo y el Islam. 
LutherXmas

Los Lutero junto al “árbol navideño”

Sobre las más profundas raíces de esta tradición circulan también numerosas teorías. Antiguas culturas, que practicaron la adoración de bosques y plantas sagradas, consideraban que en los llamados árboles de hojas perennes habitaban dioses, que eran fuentes de vida. Se les asociaba con la salud, fertilidad, fuerza vital, protección. Los romanos coronaban sus casas con ramas de laurel para saludar el nuevo año. Pero el actual árbol cristiano surgió con la novena de Navidad, en el Medioevo, cuando la doctrina cristiana comenzó a representarse como pieza teatral para los fieles iletrados.

Durante mucho tiempo, las iglesias se negaron a tolerar el árbol pagano.

arbol oficial

Paulatinamente, los árboles paganos fueron introducidos en los pueblos desde el poder de los gobiernos de los países protestantes.

“Pero el pueblo se impuso y la iglesia evangélica, siguiendo su tradición democrática, convirtió al árbol de Navidad en símbolo de estas festividades para todo creyente protestante”, sonríe Myers.

Según fuentes históricas, fue hacia fines del siglo XIX que el árbol de Navidad apareció también en las regiones católicas de Alemania y Austria.

El primer árbol iluminado se registra alrededor del año 1611, cuando la duquesa Dorothea Sibylle de Silesia le agregó velas al decorado. En torno a 1830 se sumaron las esferas de cristal soplado. Según la leyenda, la idea de estas esferas coloridas se le ocurrió a un pobre vidriero de la oriental Lauscha, en Turingia, que no podía darse el lujo de colgar en el árbol las caras nueces y manzanas de los ricos. Cierto o no, el hecho es que, hasta el día de hoy, la región es internacionalmente conocida como una de las más importantes en el arte del soplado de vidrio en  Europa Central.

De cristal o plástico, las esferas son hoy parte indiscutible del decorado del árbol navideño. Chillonas o clásicas, de uno o varios colores, según se ponga de moda. Con el paso del tiempo la decoración del árbol se ha vuelto cada vez más opulenta y suntuosa. Y las más “increíbles” tendencias de la moda se muestran cada año en la Christmasworld, la mayor feria internacional de decoración navideña, en Fráncfort del Meno, cuenta también el pastor Jeffrey Myers. Si uno se fija en todo lo que allí se muestra, puede llegar a la conclusión de que el árbol ha vuelto a su origen pagano, dice.

El pastor ya estuvo en la feria una vez, en un pabellón de la iglesia evangélica, para insistir en el significado religioso de la festividad: aunque nadie sepa la fecha exacta del nacimiento de Jesús de Nazareth, la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesucristo y “muchos lo han olvidado”, cree Myers. No obstante, en Alemania, el pastor se siente a gusto: después de enterarse de todas las tendencias, los alemanes siguen colgando en el árbol lo mismo que colgaban en su niñez. De ahí que, por estas tierras, las clásicas bolas rojas, plateadas y doradas sigan brillando entre las ramas siempreverdes del abeto navideño.

El árbol de navidad y su origen anticristiano (Primera de tres partes)

noviembre 28, 2016

La introducción del “árbol del universo” en España e Inglaterra, obra de criptohebreos

El borbonista Pepe Osorio junto a su mujer (no católica) Sofía Troubetzkoy, introductores del “árbol del universo” en España, en una fotografía tomada en Deauville en la primavera de 1869, pocos días después de su boda.

El “árbol del universo” ahora llamado “árbol de navidad” fue introducido por primera vez en la Alemania luterana a principios del siglo XVII. Fue hasta el siglo XIX cuando apareció en los países protestantes de Finlandia, Rusia e Inglaterra. Primeramente en el castillo de los Windsor (los hebraizados von Battemberg) quienes lo hicieron parte de su ornamentación navideña a mediados del siglo XIX.

Igualmente fueron los borbonistas hebraizados quienes lo llevaron a España hasta 1870. Se sabe que fue introducido por la duquesa “rusa” -no católica- Sofía Sergeïevna Troubetzkoy mujer de un líder de la restauración borbónica; José Isidro Osorio y Silva-Bazán, hijo de la marrana Inés Francisca de Silva-Bazán (1806-1865), hija a su vez del hebreo marrano José Gabriel de Silva-Bazán y Waldstein y de la marrana Joaquina María Téllez-Girón y Alfonso Pimentel.

En España hubo grandes detractores de esta tradición como Dolors Cos en 1930 o Ramón Violant en 1948 que se quejaba de que mezclado entre los puestos de venta de figuras y adornos también aparecieran árboles de Navidad.

La reintroducción del árbol en Alemania, atribuida al heresiarca Martín Lutero

Grabado de la familia de Lutero.

(Información tomada de el sitio de la Universidad de Murcia)

La cultura alemana reconoce a Martín Lutero como fundador de la “fe” Protestante y como “padre del árbol de navidad”. Se cuenta que Lutero regresaba a Wittenberg, una silenciosa y fría noche de vigilia, y quiso recrear, adornando con pequeñas velas un abeto doméstico, la impresión fabulosa que tuvo al observar los árboles helados del bosque que resplandecían bajo la luz de las estrellas… quizá haya sido un intento de la iglesia alemana reformada por conservar una costumbre pagana, viva en el pueblo, atribuyéndole un carácter cristiano.

Martin Luther with his family to the

Martin Luther con su familia alrededor del “árbol de navidad”.

La costumbre se arraigó en Alemania y los países escandinavos en los siglos XVI y XVII, de allí paso a Inglaterra: primero fueron los soberanos de la casa de Hannóver, Jorge III (y sobre todo su esposa Carlota), y más tarde el Príncipe Consorte Alberto de Sajonia-Coburgo, celebre marido de la reina Victoria. Cabe pensar que el abeto decorado en los hogares, podría considerarse, en cierto sentido, como una prueba de fidelidad monárquica.

¿Cuándo inició el uso del árbol en el Vaticano?

El primer arbolote se introdujo durante el reinado de Juan Pablo II.

Desde 1982, cada año un país regala al Vaticano un árbol navideño. Una tradición que comenzó Juan Pablo II y que dura hasta nuestros días: Ver en Rome Reports 

(Transcrito de Azteca Noticias)

Arbolote en el Vaticano.

Ciudad de El Vaticano, El Vaticano.- Un abeto blanco de 24 metros adornará la Plaza de San Pedro de El Vaticano para las fiestas navideñas. El árbol será extraído de un bosque de la provincia italiana de Isernia. 

El árbol ya fue identificado y será extraído del Bosque de los Abetos Soberanos, ubicado en la localidad de Pescopennataro, el próximo 5 de diciembre. 

Con una grúa de la Protección Civil italiana el árbol será movilizado, envuelto en una red que sostendrá las ramas para posteriormente ser izada por un helicóptero del Cuerpo Forestal del Estado, que la trasladará hasta un valle cercano. 

Primacy of the tree before the Cross.

En la Plaza de San Pedro: Primacía del árbol navideño por delante de la Cruz.

El árbol será posicionado sobre un camión de unos 30 metros de largo que lo transportará hasta la Plaza de San Pedro, donde será descargado por empleados de El Vaticano que lo adornarán con cientos de esferas y miles de luminarias. 

Como es tradición, el árbol será ubicado junto al obelisco central de la plaza y a un lado de la estructura que contendrá un nacimiento gigante. El abeto será iluminado durante una ceremonia el 14 de diciembre entrante, mientras que el pesebre será inaugurado la tarde del 24, víspera de Navidad.

Envía Bergoglio pésame por «el excelentísimo Fidel Castro Ruz, expresidente del Gobierno de la República de Cuba»

noviembre 27, 2016
01-fidel-papa-francisco-foto-alex-castro

Bergoglio sonríe con gran alegría ante el multi asesino hebreo Fidel Castro Ruz, enemigo jurado y sanguinario de la Iglesia Católica.

Congregación del Santo Oficio.

1 de julio de 1949:

“el comunismo es materialista y anticristiano, y sus jefes, aunque de palabra digan algunas veces que ellos no combaten la religión, sin embargo de hecho o con la doctrina, o con las obras, se muestran enemigos de Dios, de la verdadera religión y de la Iglesia de Jesucristo.” …

“los fieles que profesan la doctrina comunista y principalmente los que la defienden y propagan, ¿incurren ipso facto en la excomunión reservada especialmente a la Sede Apostólica, como apóstatas de la fe católica?

            Contestación de la Congregación del Santo Oficio: Si”.

decreto-de-la-congregacion-del-santo-oficio-contra-el-comunismo_-abc-15-07-1949

Publicación del Santo Oficio que comunicaba la resolución del Santo Oficio en 1949 y que atacaría directamente a Jorge Bergoglio.

(Transcrito de La Stampa/ Vatican Insider)

El Papa Francisco envió un telegrama de pésame al Señor Raúl Modesto Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, con motivo del fallecimiento de su querido hermano, «el excelentísimo Señor Fidel Alejandro Castro Ruz, expresidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba».

En el telegrama, el Pontífice expresa sus «sentimientos de pesar a vuestra excelencia y a los  demás familiares del difunto dignatario, así como al gobierno y al  pueblo de esa amada nación».

Al mismo tiempo, se lee en el mensaje, «ofrezco plegarias al Señor por su descanso y confío a todo el pueblo cubano a la materna intercesión de Nuestra Señora de la caridad del cobre, Patrona de ese país».

Papa Francisco se había reunido con Fidel Castro durante su viaje a Cuba el 20 de septiembre de 2015.

Del día en que la Iglesia excomulgó a los comunistas

(Transcrito de ReL)

El decreto pertenece a la que entonces era conocida como Congregación del Santo Oficio, y hoy se llama Congregación para la Doctrina de la Fe. Lleva fecha de 1 de julio de 1949, corren los tiempos del Papa Pío XII. La Guerra Mundial había terminado cuatro años antes y la Unión Soviética expandía su poderío y su ideología maléfica y alienante por casi la mitad del suelo europeo, mientras ponía los cimientos para su próxima expansión por América, Asia y Africa. En la Iglesia, era secretario de la Congregación, que hoy se llamaría prefecto, Francesco Marchetti Selvaggiani.

            Difundido entonces por la Radio del Vaticano y publicado en España con algún retraso (la fotografía pertenece a la edición del 15 de julio), por ABC, su texto en español reza como sigue: 

   “A esta Suprema Sagrada Congregación le ha sido preguntado lo siguiente:

            Primero: ¿Es lícito inscribirse en los partidos comunistas o favorecerlos?

            Los eminentísimos y reverendísimos padres que tienen  su cargo la defensa de lo que ataca a la fe y a las costumbres, habiendo escuchado el voto de los reverendísimos consultores,, decretaron en sesión plenaria en cuarto lugar que se debía responder “no”, porque el comunismo es materialista y anticristiano, y sus jefes, aunque de palabra digan algunas veces que ellos no combaten la religión, sin embargo de hecho o con la doctrina, o con las obras, se muestran enemigos de Dios, de la verdadera religión y de la Iglesia de Jesucristo.

            Segundo: ¿Es lícito publicar, propagar o leer libros, periódicos, diarios, folletos, etc. que favorezcan la doctrina y las actividades comunistas o escribir en ellos?

            Contestación de la Congregación del Santo Oficio: No, como cosa que está prohibida por el derecho mismo.

            Tercero: ¿Pueden ser admitidos a la recepción de los santos sacramentos aquellos fieles que conscientes y libremente hayan realizado aquellos actos de los que hablan los números 1 y 2?

            Contestación de la Congregación del Santo Oficio: No, de acuerdo con los principios ordinarios sobre la anulación de los Santos Sacramentos a quien no itene las disposiciones necesarias para recibirlos.

            Cuarto: los fieles que profesan la doctrina comunista y principalmente los que la defienden y propagan, ¿incurren ipso facto en la excomunión reservada especialmente a la Sede Apostólica, como apóstatas de la fe católica?

            Contestación de la Congregación del Santo Oficio: Si”.

            Y bien amigos, sin mucho más por hoy, me despido una vez más de Vds. deseándoles, como siempre, que hagan mucho bien y que no reciban menos. Mañana seguimos.

A %d blogueros les gusta esto: