Saltar al contenido

El capítulo prohibido en la biblia hebrea… que los deja atónitos

agosto 12, 2020

Espantan a neo-eclesios diversas iglesias falsamente católicas en Hispanoamérica; algunas “tradis” otras “progres”, pero todas heréticas

agosto 8, 2020

Pasa en Venezuela, en Estados Unidos, en toda Hispanoamérica… la Iglesia católica aún tiene prestigio, y sus ritos, sacramentos, devociones y vestimentas eclesiásticas son vistas por gran parte de la población como una fuente segura de espiritualidad.

Pero a menudo algún cura decepcionado con las exigencias de castidad y obediencia de la disciplina católica, sale de la Iglesia, crea su propio grupo, le pone la etiqueta “católico”, a veces le añade “ortodoxo” o “anglicano”, “tradicional” o “reformado”, se disfraza de obispo con mitra, báculo y capa y proclama la creación de su propia “iglesia católica”.

Este tipo de grupos pueden atraer a otros clérigos descontentos (no sólo católicos, a veces también luteranos o anglicanos molestos en sus propias congregaciones). Hombres formados como clérigos pero ya fuera de la Iglesia intentan ganarse un sustento (o enriquecerse) de esta manera. Mucha gente sencilla, al verlos vestidos como clérigos católicos, piensan que son católicos y que sus ceremonias son verdaderos sacramentos.

A veces, si la congregación no consigue respetabilidad o financiación, cambian el nombre y tratan de asociarse o adherirse a otra más grande y estable. “Ya somos parte de la Comunión Católica de Tal o Cual Observancia”, anuncian. A menudo, no consiguen ni tener una web mínimamente decente, y su blogspot enseguida queda caducado. Pero en algunos barrios pobres pueden lograr engatusar a suficientes personas para que paguen diezmos o colectas como para sostenerse.

La protesta del neo-obispo Del Prette: que no confundan a la gente

Esto sucede “de manera creciente”, advierte en un comunicado Reinaldo del Prette Lissot, arzobispo de Valencia (Venezuela), una diócesis con más de 2 millones de católicos, tan sufrientes y empobrecidos como todos los demás habitantes de Venezuela.

“Aparecen de manera creciente grupos religiosos que usan nuestra misma simbología y nuestras formas litúrgicas y costumbres, algunos muy novedosos, otros un poco más antiguos“, escribe el arzobispo en su comunicado titulado “A otras expresiones de la fe: evitar la suplantación de funciones y la confusión de los fieles”.

La nota no se refiere a los protestantes evangélicos ni a las comunidades protestantes históricas (luteranos, anglicanos, metodistas) ni a “grupos religiosos de corte bíblico, que no comparten la fe en la Trinidad” (una forma de referirse a mormones y Testigos de Jehová). Unos y otros no intentan simular ser católicos ni visten como clérigos católicos.

El comunicado describe el objeto de la protesta con más precisión: son los grupos que causan “confusión” y “suplantación” con sus vestimentas y rituales.

El neo-arzobispo lo describe así: “Estos grupos son dirigidos por personas que se presentan como obispos y sacerdotes, usan las vestimentas, actos litúrgicos, sacramentos, lenguaje y signos propios de la Iglesia Católica y de sus ministros legítimos, ofreciendo así los servicios propios del clero católico a nuestra población, sin aclarar que no pertenecen a la Iglesia Católica, que no están en comunión con el Santo Padre, el Papa, que no han sido ordenados por un obispo católico, y así se presentan ofreciendo sus servicios a la población en general, mayoritariamente católica, que tiene el derecho a saber que, según nuestra fe, ellos no son ni obispos, ni sacerdotes válidos y reales en nuestra Iglesia Católica. Lo que pedimos es evitar la suplantación de funciones y la confusión, aún involuntaria, de los fieles católicos”.

Además, estos grupos “se presentan como ‘católicos’, añadiendo luego términos de otras denominaciones, en lugar de presentarse directamente como miembros de una comunidad separada con su propia identidad, lo cual se presta a confusión”.

El comunicado no concreta más, pero un repaso a las hemerotecas puede ayudar a poner contexto.

Por ejemplo, Leonardo Marín-Saavedra se declara en la web Anglicano.org “arzobispo Primado de la Iglesia Anglicana Latino-Americana, Iglesia Anglo Católica”, a la que describe como “una continuación de la Temprana y Antigua Iglesia fundada por Jesucristo cuando aún no se habían apoderado de ella los imperios religiosos ni los regímenes espirituales”.  Eso sí, su grupo fue fundado en 1975, dicen. Ofrecen diplomaturas (a cambio de donativos), una cofradía, una “comunidad benedictina anglocatólica” y protestan cuando los obispos católico en diversos países piden que no traten de hacerse pasar por católicos.

En EEUU la diócesis de Santa Fe publicó ya en 2012 una lista de iglesias cismáticas locales que se hacían pasar por católicas o pseudocatólicas, con 15 comunidades. En 2020 han publicado una lista actualizada y ya son 21. Tienen nombres como: Iglesia Católica Ortodoxa de la Santa Trinidad, Misión San José de Guadalupe de la Iglesia Católica Romana Tradicional, Iglesia Católica Carismática de Canadá Virgen del Perpetuo Socorro, Iglesia Católica Contemporanea, Catedral Católica Carismática del Espíritu Santo, Iglesia de Antioquía Católica Apostólica o incluso Iglesia Católica Apostólica del Santo Grial.

Buscan sugerir elementos tradicionalistas, marianos, carismáticos, liberales o hispanos, a la búsqueda de un público.

No es lícito para los católicos acudir a misa o recibir sacramentos en estas iglesias, porque la Iglesia Católica no las reconoce como válidas. Para ser católico, una iglesia necesita estar en unión con el Santo Padre, el sucesor de San Pedro, y con el obispo local de la diócesis”, detalla el documento de Santa Fe.

La iglesia chavista de Venezuela, desde 2008

En Venezuela tienen su propio producto local nacido en 2008 en plena época de Chávez, con una iglesia “chavista” y “por los pobres”. Con mitras, báculos y misales, se presentaban sus obispos para anunciar el nacimiento de una autoproclamada “Iglesia Católica Reformada”.

En ese momento, en 2008, el arzobispo católico de Coro, Roberto Lückert, ya protestó. “Quieren dar la imagen de que la Iglesia Católica venezolana está dividida; se van a vestir como curas, van a bautizar, van a confirmar, todo pagado por el Gobierno que busca acabar con la Iglesia Católica, y no ha podido”, dijo.

También dio datos de sus líderes: “el cura que preside (el grupo) ya pidió que lo liberaran de su ministerio”, indicó. “Vivía escandalosamente amancebado con una mujer y unos hijos. Se llama Jon Jen Shu García, es joven, es militar de la Guardia Nacional, pertenece al equipo de los capellanes castrenses. El otro sacerdote hace ya tiempo que dejó el ministerio, se casó públicamente, hizo un reportaje en ‘Panorama’ en el cual manifestaba que el amor venció su vocación, es decir, se trata de dos sacerdotes que han abdicado“, detallaba.

El arzobispo Lückert demostró que hay cierta tradición en el país recuperando datos históricos. “No han sido ni siquiera creativos, el gobierno de 1945 también fundó la ‘iglesia católica apostólica venezolana’ y se trajo un cura que se había ordenado con papeles falsos, estábamos en plena guerra mundial. Este bandido vino a Venezuela y el gobierno lo apoyó para fundar la iglesia católica apostólica venezolana, se rodeó de un poco de curas malandros por su mala conducta, que estaban excomulgados“, precisó.

Ese mismo año, el obispo de Cabimas, William Delgado, aclaraba cómo valora el derecho canónico católico los actos de ese Jon Jen Siu. “El 29 de Junio de 2008 el P. Jon Jen Siu, en el templo luterano San Pablo de Ciudad Ojeda, recibió una supuesta consagración episcopal de parte de un grupo de “obispos” disidentes de la comunión anglicana que forman parte del movimiento llamado “Iglesia Anglicana Latinoamericana”. Al respecto hay que señalar que ese acto, el cual genera confusión en los fieles, carece de validez alguna; el P. Jen Siu no ha recibido la consagración episcopal, no participa de la sucesión apostólica y por consiguiente, su “consagración” no ha sido más que la simulación de un sacramento. Por ende cualquier acción ministerial por parte del falso obispo Jon Jen Siu no será más que la simulación de sacramentos; delito sancionado por el Código de Derecho Canónico”, difundió en una nota.

Mientras tanto, en una época de pandemia, miedo, incertidumbre y hambre, se agudiza el ingenio: el de los pseudo-clérigos avispados para tejer una red de “feligreses”, y el de la población necesitada para buscar arrimarse a quien le ofrezca algo, mejor si es pan, piensan, pero a veces basta con unas palabras de consuelo y compañía mencionando a Dios o la Virgen.

La diferencia entre un “tradicionalista” de la FSSPX y un católico verdadero

agosto 6, 2020

Foro Católico: A finales del 2013, un forista que se dice “tradicionalista”, se presentó con el alias de “Antisedevacantista” y nos hizo el favor de exponer sus convicciones, lo cual nos permite  ponerlo de ejemplo de las desviaciones de los llamados tradicionalistas que desde siempre han defendido la legitimidad del papado del multihereje modernista Jorge Mario Bergoglio (alias Francisco) y sus antecesores modernistas, desde Juan XXIII a Benedicto XVI.

En ese escrito él llama “sedevacantistas” a los católicos y a otros, no católicos, por no reconocer a los antipapas mencionados como legítimos.

Con apego a la Doctrina Católica de siempre, clarificamos cada afirmación o negación de “Anti” para evitar que los lectores se confundan. En negro las palabras de “Antisedevacantista”, en azul las respuestas de la verdadera Iglesia Católica y en rojo los puntos clave.

Anti.- En los tres Evangelios sinópticos, en el discurso escatológico, los discípulos le preguntan al Señor: “Dinos cuándo sucederá eso, y cuál será el signo de tu venida y del final del mundo.” (Mateo 24:3) La respuesta de Nuestro Señor empieza así: “Mirad que no os engañe nadie.”

Católicos.- La respuesta completa de Nuestro Señor fue  “Mirad que nadie os engañe”.
“Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán… Porque se levantarán falsos cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.”
 (S. Mateo 24:4-5,24)

Anti.- Los últimos tiempos son por tanto tiempos de gran confusión y engaño. Los católicos de hoy en día que queremos salvar nuestra alma tenemos que enfrentarnos todos los días a mentiras y medias verdades que buscan alejarnos de la fe.

Viendo la tremenda crisis en la Iglesia, con una apostasía generalizada entre los fieles, herejías difundidas por el clero, el episcopado, y hasta por el Vaticano, muchos han dudado y han terminado cayendo en el error del sedevacantismo. Propongo desmontar las tesis sedevacantistas, para que ningún lector sea víctima de este error por ignorancia.

Católicos.- La apostasía es el abandono de la fe por parte del bautizado, ora la rechace en su totalidad, ora niegue una determinada verdad esencial de fe (p. ej., la divinidad de Cristo). Rechazar la apostasía y a sus promotores es un acierto no error. El error es aceptar la apostasía y/o a sus promotores: los apóstatas y herejes de la Nueva Iglesia Conciliar.

Canon 2314: «El apóstata incurre ipso facto en excomunión; y si una vez amonestado no se convierte de nuevo, prívesele de todo oficio, dignidad o beneficio eclesiástico; la excomunión está reservada speciali modo a la sede apostólica.>

Anti.- Primero, una definición del sedevacantismo. El término proviene de las palabras sede vacante, en referencia a la sede de San Pedro. Los sedevacantistas afirman que hoy no hay Papa, y la mayoría creen que no lo ha habido desde 1958, cuando fue elegido Juan XXIII. Los argumentos de los sedevacantistas tienen la misma base que los tradicionalistas, entre los que me incluyo; es decir, los que nos oponemos a la “nueva orientación” en la Iglesia inaugurada por el Concilio Vaticano II, esencialmente una apertura al mundo, o para usar la palabra de Juan XXIII, un aggiornamento. Los sedevacantistas, al igual que los tradicionalistas, ven en el Concilio Vaticano II doctrinas nuevas que son incompatibles con la Tradición, y perciben la Nueva Misa como un rito semi-protestante. Hasta aquí estamos de acuerdo.

Donde se divergen los dos campos es la postura que hay de adoptar frente a los errores doctrinales y las aberraciones litúrgicas promovidos por los Papas desde el Concilio. Los tradicionalistas no dudamos en alzar la voz para criticar los errores doctrinales que hoy en día abundan en todos los ámbitos de la vida católica, y nos negamos a colaborar con los que buscan la ruina de la Iglesia. Pero no por eso dejamos de reconocer a Francisco I como el legítimo sucesor de San Pedro. Los sedevacantistas, por otro lado, razonan de la siguiente manera:

Premisa 1: Francisco I ha pronunciado herejías públicamente, y es por tanto un hereje manifiesto.

Católicos. Jorge Mario Bergoglio (alias Francisco) ya era hereje público y escandaloso, excomulgado y repudiado por la Iglesia desde que era un hereje seminarista jesuita, siendo falso párroco, siendo falso obispo y siendo falso cardenal.

Premisa 2: cuando un católico cae en la herejía se sitúa fuera de la Iglesia.

Católicos.- Así es.

Premisa 3: una persona que está fuera de la Iglesia no puede ser cabeza de la misma.

Católicos.- La asunción de un hereje al Papado, “incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, ES NULA, INVÁLIDA Y SIN NINGÚN EFECTO; y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romano, o por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos”. (Papa Pablo IV Cum ex apostolatus y Papa San Pío V Intermultiplices).

Ergo: Francisco I no puede ser el Papa.

La cosa no es tan sencilla como nos la pintan los sedevacantistas. Veamos sus argumentos uno por uno.

Respecto a su primera premisa, es cierto que Francisco, igual que todos los Papas desde Pablo VI, ha dicho cosas que son absolutamente irreconciliables con la fe católica (Católicos.- se llaman herejías) Por ejemplo, afirmar que los ateos se pueden salvar mientras hagan buenas obras, me suena a herejía (…), dado que contradice abiertamente la Sagrada Escritura (sin la fe es imposible agradarle, pues nadie se acerca a Dios si antes no cree que existe. Hebreos 11:6), por no mencionar el Concilio de Trento, donde se dice que la fe es el principio de la justificación, y un sinfín de declaraciones papales similares.

Lo que no está tan claro es que por predicar un error así Francisco se puede calificar de hereje. Hay que tener en cuenta que, igual que con cualquier pecado, existe lo que se denomina herejía formal y herejía material. Un hereje material es aquel que cree y dice herejías, sin más. Yo no dudaría en situar a Francisco I en esta categoría. El hereje formal es aquel que cree y dice herejías con pleno conocimiento de causa y de manera pertinaz. ¿Cómo se puede saber si alguien ha caído en herejía formal? La Iglesia tiene mecanismos para determinar esto; hay tribunales eclesiásticos que pronuncian sentencias contra herejes, como se hizo con Lutero, por ejemplo. El problema estriba en que no hay ningún órgano competente en la Iglesia para juzgar a un Papa reinante, porque por encima del Papa sólo está Dios.

Católicos.- De acuerdo al Código de Derecho Canónico la herejía formal es «la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma». El elemento clave es la pertinacia.

Al respecto la Iglesia enseña que la herejía pertinaz es “la negativa deliberada a creer lo que ha sido revelado por Dios y es propuesto como tal por la Iglesia”. Y el castigo de excomunión por herejía pertinaz es en el acto mismo (automática), no es necesaria ninguna declaración de ningún tribunal como mal enseñan los llamados “tradicionalistas”.

Bula Cum ex apostolatus:

Excomunión ipso facto para los que favorezcan a herejes o cismáticos (Magisterio desde 1559):

Incurren en excomunión ipso facto todos los que conscientemente osen acoger, defender o favorecer a los desviados o les den crédito, o divulguen sus doctrinas; sean considerados infames, y no sean admitidos a funciones públicas o privadas, ni en los Consejos o Sínodos, ni en los Concilios Generales o Provinciales, ni en el Cónclave de Cardenales, o en cualquiera reunión de fieles o en cualquier otra elección.

La pertinacia de un ministro hereje apóstata puede determinarse de acuerdo con los actos externos (declaraciones, definiciones y ceremonias), y es imposible que un ministro católico acepte la revelación de Dios en muchos ámbitos y rechace deliberadamente su autoridad en determinados casos. El caso extremo de herejía es la apostasía, que es el abandono completo de la fe. Tal es el caso de los sacerdotes que realizaron estudios y exámenes de Teología Dogmática, Teología Moral y Teología Sacramental durante años, y especialmente aquellos que prestaron el JURAMENTO ANTIMODERNISTA al ser ordenados, juramento que al violarse implicaba la excomunión ipso facto. Es el caso de Juan XXIII a Benedicto XVI, quienes sí juraron: Ver Juramento Antimodernista.

En el caso de Bergoglio, de quien ni siquiera es discutible su ordenación, puesto que él fue ungido con el Pontifical anglicanizado en 1968 por Pablo VI del cual, lógicamente, fue eliminado el Juramento Antimodernista. Sin embargo sus múltiples actos externos en pro de la herejía desde su juventud, lo convirtieron en hereje formal y su excomunión es automática, como lo es en el caso de cualquier fiel que comete o propicia un aborto en forma deliberada.

En síntesis, es mentira que al hereje se le debe declarar desde un tribunal eclesiástico para que sea reconocido como tal, ya que desde la misma defensa consciente de errores doctrinales existe la pertinacia y opera la excomunión ipso facto, esa sí reservada al perdón del Sumo Pontífice, si lo hubiera.

Juan XXIII y sus sucesores, desde la juventud, antes de que fueran ordenados, conocían plenamente, como cualquier seminarista, las doctrinas heréticas que la Iglesia combatía, y aún así las abrazaron, sin importar los juramentos y los castigos que conllevan, porque eran agentes de la Sinagoga, como ha sido demostrado en múltiples ocasiones. 

Anti.- Esto significa que cuando los sedevacantistas afirman que Francisco I es un hereje, en el sentido formal, se están abrogando una autoridad que no les corresponde. Es como si yo me pusiera a decidir si el matrimonio de mis vecinos es válido o no. Yo puedo sospechar, incluso tener un buen grado de convicción, de que no están válidamente casados por la razón que sea, pero no puedo abrogarme la autoridad para dictar sentencia de nulidad, porque eso corresponde exclusivamente a la Iglesia. Tiene que existir un tribunal eclesiástico competente para determinar estas cosas. Otra consideración es que dichos tribunales abusen de su autoridad; eso no afecta para nada lo esencial, que es su legítima autoridad para dictar sentencia, autoridad que proviene en última instancia de Cristo, quien le entregó las llaves del Reino de los Cielos a San Pedro, y le dijo: “lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo“.

Católicos.- En los asuntos de DERECHO DIVINO, la Iglesia impone castigos, perdona y administra penitencia. Es una grave deformación doctrinal de los “tradicionalistas” afirmar que la nulidad matrimonial, la herejía, la apostasía y el cisma los determina un tribunal eclesiástico. Nunca la Iglesia, ni siquiera un Papa, ha podido ni podrá anular un solo matrimonio, así como tampoco puede anular o generar la herejía, el cisma o el escándalo de nadie. Los tribunales pontificios son los órganos que CLARIFICAN, EN CASO DE DUDA, si un matrimonio es válido o es nulo, así como CLARIFICAN, EN CASO DE DUDA, si alguna enseñanza es o no es herética y otorgan el castigo, el perdón y la penitencia. Pero si la nulidad de un matrimonio (como el de Enrique VIII) es un acto público, inequívoco y escandaloso, nadie puede dudar de él, ni promoverlo como válido, sin cometer grave pecado contra la Moral y la Fe.

La Iglesia, a través del Papa, hizo cuanto pudo para evitar que el cismático rey inglés repudiara a la reina Catalina, su legítima esposa, y se uniera en sacrílego falso matrimonio a Ana Bolena. Pero nunca podría anular o validar el matrimonio con Catalina ni ningún otro matrimonio, porque el matrimonio es o no es válido por sí mismo, de Derecho Divino.

De igual manera, en algunos de los más de 40 antipapas de la historia, ¿quién y cuándo la Iglesia los determinó como tales?. Y es tan necesario oponerse a los falsos papas, que santos como San Norberto y  San Bernardo de Claraval, monje cisterciense, combatieron en forma determinante al antipapa Pierleoni, amenazados por éste y sin pertenecer a ningún tribunal que los apoyara; igualmente lo hicieron Santa Catalina de Siena y muchos dignos eclesiástico en contra de los antipapas Clemente VII y de Pedro de Luna.

Anti.- Si lo más prudente es dar por válido un matrimonio católico mientras no se demuestre lo contrario, cuánto más con un asunto que toca algo central en nuestra fe, como es la cabeza de la Iglesia. Hasta que un Papa posterior no declare hereje a los Papas posconciliares (algo que no descarto en absoluto), yo no diré nada por el estilo. Puedo decir que son materialmente heréticos por sus muchas declaraciones que objetivamente no son conformes a la Tradición católica, pero no puedo declarar por mi propia autoridad que estos Papas son formalmente heréticos.

Católicos.- Papa Pablo IV: Los fieles no deben obedecer sino evitar a los desviados en la Fe

Séales lícito en consecuencia a todas y cada una de las personas subordinadas, incluso a los que hubiesen participado en la elección de ese Pontífice Romano, que con anterioridad se apartó de la Fe, y era o herético o cismático, y le hubiesen prestado obediencia, y se hubiesen arrodillado ante él; sustraerse en cualquier momento e impunemente a la obediencia y devoción de quienes fueron así promovidos o entraron en funciones, Y EVITARLOS COMO SI FUESEN HECHICEROS, PAGANOS, PUBLICANOS O HERESIARCAS.

Anti.- Además de la imposibilidad de los súbditos de formalmente juzgar a su superior, los Papas posconciliares no son culpables de rechazar explícitamente cualquier doctrina infalible de la Iglesia. Pongamos un ejemplo. Cuando Benedicto XVI decía que los judíos de hoy en día son nuestros “hermanos mayores en la fe”, es indudable que sembraba confusión entre los católicos. Esta frase desafortunada sugiere que la Antigua Alianza sigue vigente, y que los hombres se pueden salvar sin necesidad del bautismo, algo que contradice las palabras del Señor; “el que no nace de nuevo del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios“. (Juan 3:5) Además, contradice varios concilios ecuménicos que enseñan infaliblemente que “fuera de la Iglesia no hay salvación”.

Católicos.- Los “tradicionalistas” también malinterpretan que no se puede juzgar a un hereje impostor “porque es papa”, cuando en realidad nunca fue papa, porque es un hereje.

Nunca, en toda la historia, con los 260 papas verdaderos, ninguno de ellos, jamás, declaró herejías, errores contra la Fe o la Moral. Ni aún los papas más pecadores, jamás, enseñaron herejías, o cometieron delitos de apostasía o cisma. ¿Por qué?, porque como lo enseña la Iglesia;

“El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres”.    

Anti.- Sin embargo, hay que notar que S.S. Benedicto XVI nunca dijo algo por el estilo, “lo que enseñó el Concilio de Florencia sobre la imposibilidad de salvarse fuera de la Iglesia es falso”. Nunca dijo algo tan descarado como, “la Iglesia Católica siempre ha llamado a los judíos a la conversión, mas yo digo que no necesitan convertirse.”[1] Eso sería equivalente a auto-declararse un hereje, porque sería oponerse explícitamente a la enseñanza infalible de la Iglesia. Eso es lo que hicieron los herejes de antaño, por lo que era más fácil identificarlos como tales. Lutero, el arquetipo de hereje, decía; “la Iglesia Católica siempre ha dicho X, y yo digo Y”, oponiéndose abiertamente al Magisterio de la Iglesia. Los modernistas operan de otro modo. Como explicó San Pío X en su encíclica contra el modernismo, Pascendi [2], los modernistas dicen una cosa ortodoxa y luego otra heterodoxa, huyen de las definiciones teológicos, juegan con la ambigüedad. Por eso precisamente son tan peligrosos, porque son camaleónicos, camuflan sus errores entre doctrina recta y palabras que suenan católicas.

Católicos.- Otro error de los “tradicionalistas” es pensar que solamente son herejías los errores contra el Dogma de la Fe que son explícita negación por parte de un luterano o un pagano, y olvidan que también algunos que se dicen católicos fueron herejes y sus doctrinas condenadas previamente. Es el caso de todos los modernistas que fueron y están excomulgados.  Así, quienes elaboraron, promovieron y firmaron los decretos de las cuatro constituciones dogmáticas heréticas del Vaticano Segundo, así como algunas otras declaraciones contra la Moral, contra la Liturgia (violentando la Quo Primum) y demás, incurren en herejía formal y excomunión, como fue el caso de Marcel Lefebvre y otros muchos “tradicionalistas” que firmaron placet en las actas finales del conciliábulo.  

Los errores de Fe y Moral son herejías, sean implícitas o explícitas.

Anti.- Es por esta razón que aún podemos dudar de hasta qué punto los Papas posconciliares son conscientes de que sus opiniones teológicas contradicen el Magisterio de la Iglesia.

Católicos.- Es absolutamente absurdo suponer que los antipapas que defiendes desconozcan o sean inconscientes de esos errores. Si nosotros, con nuestra escasa formación comparada a la de ellos, si las continuas denuncias, señalamientos  y cartas abiertas no los tibian, es por demás necio querer defenderlos.

Anti.- Podemos tener serias dudas acerca de sus buenas intenciones, pero como no tenemos ninguna autoridad para juzgarlos debemos abstenernos de condenarlos como herejes.

Católicos.- La Iglesia no condena a nadie por hereje, es potestad divina. Solamente los denuncia, o perdona y penitencia (si es el caso). Pero la Iglesia sí nos manda a los católicos rechazar a los falsos pastores y evitar defenderlos como pastores legítimos.

Anti.- Yo, por ejemplo, creo que cuando Juan Pablo II convocó a los representantes de las falsas religiones en Asís en 1986, lo hizo con el sincero deseo de fomentar la paz en el mundo. Todos conocemos el dicho; “el camino hacía el Infierno está cubierto de buenas intenciones”.

Católicos.- Rezar al lado de los ocultistas, paganos, herejes y cismáticos te hace cómplice de herejía y reo de apostasía. Te aseguramos que el inteligentísimo Wojtyla Katz lo entendía mucho mejor que tú y que nosotros. Y te aseguramos también que él no centró su mensaje en fomentar la paz en el mundo, sino de unir a los credos presentes, heréticos y luciferinos, en uno solo. ¿Qué esperabas, que él mismo participara de esos ritos anticristianos para quete quede claro…? Ah, es verdad, LO HIZO.

Anti.- Es posible pensar que, debido a una defectuosa formación filosófica (Wojtyla, mucho antes de ser Papa era un fenomenólogo convencido), no era capaz de distinguir entre la esencia y la percepción de las cosas, un error en que un tomista jamás cometería. Objetivamente cualquier católico que conozca mínimamente su fe sabe que lo que hizo Juan Pablo II en Asís fue un pecado público contra el Primer Mandamiento, y por tanto es nuestro deber denunciar el escándalo, y hacer reparación por la ofensa causada a Dios.

Católicos.- No se debe confundir la Filosofía con la Teología.  Son disciplinas completamente distintas. Wojtyla Katz era una de las personas más preparadas del mundo. Su veintena de idiomas, sus doctorados bajo la guía de dos escolásticos, sus enseñanzas, la reforma al derecho Canónico y sus escritos lo evidencian.

Estudió en la (tomista) Facultad de Teología de la Universidad Jagellónica fundada con los auspicios de la Reina Santa Eduvigis. Seguidamente fue enviado a Roma, donde, bajo la dirección del gran escolástico antimodernista Reginald Garrigou-Lagrange, se doctoró en 1948 en teología, con una tesis sobre el tema de la fe en las obras de San Juan de la Cruz (Doctrina de fide apud Sanctum Ioannem a Cruce). En 1948 volvió a Polonia, y fue capellán de los universitarios hasta 1951, cuando reanudó sus estudios filosóficos y teológicos. En 1953 presentó en la Universidad Católica de Lublin (tomista) una tesis titulada “Valoración de la posibilidad de fundar una ética católica sobre la base del sistema ético de Max Scheler”. Después pasó a ser profesor de Teología Moral y Etica Social en el seminario mayor de Cracovia y en la facultad de Teología de Lublin.

Solamente universidades y profesores tomistas en Roma y en Cracovia, que conocían perfectamente a Santo Tomás de Aquino. ¿Dónde está la supuesta ignorancia del principal profesor de Teología Moral de una universidad católica tomista?

Anti.- Sin embargo, nadie puede juzgar si subjetivamente era consciente de la ruptura con la Tradición que supuso su gesto. Tampoco podemos saber si lo hizo motivado por odio a Jesucristo o por un sentimiento de falsa caridad hacía los infieles.

Católicos.- ¿Cuál es la diferencia?

Anti.- Hay un artículo del Padre Dominique Boulet, FSSPX, que trata con mucha claridad (y mucha más erudición de la que yo soy capaz) el tema del sedevacantismo. Respecto a la imprudencia de juzgar a un Papa escribe lo siguiente:

¿Cómo es posible que algunos sujetos pretendan demostrar con certeza moral que el Papa, en su corazón, esto es, en su interior, realmente espera y desea causar y traer un gran mal sobre sus súbditos y que es debido a su maldad que promulga leyes malvadas? No es posible. Como típico liberal, Juan Pablo II está esparciendo declaraciones y concesiones ambiguas con el fin de complacer al mundo. Podría suceder que él realice declaraciones heréticas sin incluso darse cuenta de ello, y así, no podría acusársele de herejía formal. Por lo tanto, mientras no exista una prueba irrefutable, es más prudente abstenerse de juzgar. Esta fue la prudente línea de conducta del Arzobispo Lefebvre.

Hay una objeción a la tercera premisa del argumento de los sedevacantistas. Es una opinión controvertida afirmar que alguien que está fuera de la Iglesia no puede mantener un cargo en la Iglesia, lo que en términos técnicos se llama tener jurisdicción eclesiástica.

Católicos.- Pobres de los lefebvrianos si Boulet es la fuente que les aporta “más claridad y erudición”. Ni siquiera conoce las declaraciones de Lefebvre sobre Juan Pablo II y su aquelarre en Asís:

“¿Juan Pablo II seguirá destruyendo la fe católica públicamente, en particular en Asís, con el desfile de las religiones previsto por las calles de la ciudad de San Francisco, y con el reparto de las religiones en las diferentes capillas de la basílica para que celebren allí sus cultos a favor de la paz tal como la concibe la ONU?”

(Carta de Marcel Lefebvre a los cardanales Giuseppe SIRI, Paul ZOUNGRANA, Silvio ODDI, Marcelo Martín GONZÁLEZ, Pietro PALAZZINI, Hyacinthe THIANDOUM, Alfons STICKLER, Édouard GAGNON. Bernard Tissier de Mallerais, “Mons. Lefebvre, Biografía”.  

Anti.- Es verdad que hay una incompatibilidad de raíz, pero esa incompatibilidad no es absoluta.

Así lo explica el P. Boulet:

“De la misma manera que una planta puede todavía permanecer verde por mucho tiempo después de habérsele cortado la raíz, así, la jurisdicción podría mantenérsele, de forma precaria, sin embargo, incluso después de que el clérigo haya caído en herejía”.

Católicos.- Los herejes “quedarán privados también por esa misma causa, sin necesidad de ninguna instrucción de derecho o de hecho, de sus jerarquías, y de sus iglesias catedrales, incluso metropolitanas, patriarcales y primadas; del título de Cardenal, y de la dignidad de cualquier clase de Legación, y además de toda voz activa y pasiva, de toda autoridad, de los monasterios, beneficios y funciones eclesiásticas, con cualquier Orden que fuere”. (Cum ex apostolatus e Intermultiplices, Pablo IV y S. Pío V)

Anti citando a Boulet.- Si un obispo hereje no pierde su poder jurisdiccional mientras su superior no le destituye, ¿por qué no puede mantener su poder jurisdiccional un Papa hereje? Para el bien de la Iglesia Universal es necesario tener una cabeza visible, porque es una de las marcas esenciales de la Iglesia (¿Se trae el candil para meterlo debajo del celemín? Marcos 4:21), y por lo tanto podemos concebir que Cristo permite a veces que Su Vicario caiga en herejía, sin perder su jurisdicción. Esta opinión es apoyada por un teólogo de la talla de Garrigou-Lagrange, quien hace referencia al episodio en el libro de los Números (capítulo XXII:28-30), cuando Dios habla por la boca del asno de Balam.

Si se puede demostrar que a lo largo de la Historia de la Iglesia han habido Papas herejes, todos los argumentos de los sedevacantistas caen por sí solos. Una referencia interesante es esta declaración de Adriano VI (siglo XVI):

Si por la Iglesia romana usted se refiere a su cabeza o pontífice, está fuera de duda que podría errar incluso en materias tocantes a la fe. El haría esto cuando enseñara herejía por su propio juicio o decreto. En verdad, muchos Romanos pontífices fueron herejes, el último de ellos fue el Papa Juan XXII

Católicos.- Es una de las grandes farsas de la FSSPX afirmar que Garrigou-Lagrange enseñó sobre “papas herejes” históricos. Y el hebreo Gleize, actual docente de la FSSPX, en sus maledicencias, es quien realmente lo difunde basado en una “persistente leyenda” –como él mismo la llama- contra el Papa Juan XXII. Leyenda que en realidad no es más que una de las típicas calumnias anticatólicas urdidas por la Sinagoga y descartada como una calumnia por el papa Benedicto XII quien claramente definió ante los acusadores: “NO HAY HEREJÍA”. Eh aquí cómo Boulet y Gleiza, ambos herejes cismáticos de la FSSPX citan la dicha leyenda:

Dos veces, en 1318 y en 1326, Juan XXII había enseñado que las almas de los santos gozaban de la visión beatífica tan pronto como llegan al cielo, y antes de la resurrección general de toda la humanidad. Pero (según Gleize, profesor de la FSSPX) a partir de 1331 apoyó la opinión contraria en su predicación: en la fiesta de Todos los Santos de 1331, luego en el Tercer Domingo de Adviento de ese mismo año, de nuevo en la víspera de la Epifanía de 1332 y finalmente en el Jueves de Ascensión, el 5 de mayo de 1334.

“Juan XXII se presentó en sus sermones no como un papa hablando ex cathedra, sino como un maestro particular que está dando su opinión (hanc opinionem = esta opinión) y reconoce que es discutible mientras trata de demostrarlo. En su segundo discurso leemos estas palabras: “Digo, como san Agustín, que si me equivoco aquí, que el que mejor sabe, me corrija. Así me parece, nada más; a menos que alguien me muestre una decisión contraria de la Iglesia o un argumento de autoridad de la Sagrada Escritura que expresaría esta cuestión más claramente que las autoridades citadas anteriormente”.

Ante la controversia, Juan XXII pidió que se hicieran investigaciones teológicas sobre el punto debatido, convocando para ello un consistorio de cardenales el 28 de diciembre de 1333. El 3 de diciembre de 1334, ante la presencia de estos cardenales,  en forma solemne, ex cathedra, definió:

“Así es como declaramos la opinión que hoy tenemos y hemos tenido sobre este asunto, en unión con la Santa Iglesia Católica. CONFESAMOS Y CREEMOS QUE LAS ALMAS SEPARADAS DE SUS CUERPOS Y COMPLETAMENTE PURIFICADAS ESTÁN EN EL CIELO, EN EL REINO DE LOS CIELOS, EN EL PARAÍSO, Y CON JESUCRISTO EN COMPAÑÍA DE LOS ÁNGELES, Y QUE, SIGUIENDO LA LEY COMÚN, VEN A DIOS Y LA ESENCIA DIVINA CARA A CARA Y CLARAMENTE, EN LA MEDIDA EN QUE EL ESTADO Y LA CONDICIÓN DEL ALMA SEPARADA LO PERMITAN. Si de alguna manera hemos dicho otra cosa o nos hemos expresado de otra manera sobre este asunto, lo hemos dicho mientras permanecemos atados a la fe católica, in habitu fidei catholicae, y mientras hablamos a modo de exposición y discusión; ESTO ES LO QUE AFIRMAMOS, Y ESTE ES EL SENTIDO EN QUE TODO DEBE SER TOMADO”.

Al final, el propio Gleize añade el juicio del Papa Benedicto XII, quien confirma:

NO HAY HEREJÍA EN LAS PALABRAS DE JUAN XXII, ya que en el momento de la controversia el punto en cuestión aún no había sido sancionado por la Iglesia, ni por una definición formal ni por una creencia que fuera suficientemente clara y universal.”

La definición dogmática publicada por Benedicto XII es la repetición de la misma declaración de Juan XXII!

Si no hay pertinacia, sino controversia… dinos Gleize, Boulet y Anti  ¿dónde está la pertinacia dónde la herejía de Juan XXII?

Anti sigue citando a Boulet.- Se sabe que Pío IX tampoco albergaba dudas de que un Papa pudiera en teoría ser hereje, ya que en una carta escribió la siguiente frase: “si un Papa en el futuro enseña algo contrario a la fe católica, no lo sigan”.

Católicos.- Haciendo gala de la especialidad de los lefebvrianos por alterar y mutilar textos, en otra alteración del lefevriano Boullet, mutila y desvía la Bula Cum ex apostolatus al señalar:

El venerable Papa Pío IX († 1878) reconoció el peligro de que en el futuro un papa pudiera ser hereje y “enseñara… lo contrario a la Fe Católica”, y él instruyó “no seguirlo”. El dijo:

“Si un papa en el futuro enseña algo contrario a la Fe Católica, no lo sigan”. (Carta al obispo Brizen).

Es mentira que Pío IX reconoció el peligro de que un papa verdadero fuera hereje, fue precisamente el Papa Pío IX quien definició el dogma de la Infalibilidad Pontificia.

Lo que por otra parte alertó es contra quien se dijera papa sin serlo, conforme a la Bula de Pablo IV y San Pío V y  que se unen al exorcismo del Papa León XIII y la profecía de San Francisco de Asís que prevén la llegada de los usurpadores.

Anti citando a Boulet.- Al caso de Juan XXII podemos sumar el nombre de Honorio I, condenado por herejía en el Tercer Concilio de Constantinopla (680) por su apoyo al monotelismo.

Católicos.- En lo que se refiere al uso del caso del Papa Ho­norio para atacar la infalibilidad pontificia, es evidente que, aún en el caso de que —como lo afirmó el Santo Concilio Ecuménico– Honorio hubiese seguido las doctrinas heréticas de Sergio y hubiese incurrido en he­rejía, el texto de las cartas que sirvieron para probarlo demuestra que en ellas el Papa no hizo definición dogmática ex-cátedra, sino que en todo caso se trató de un simple error de juicio personal como mediador en una controversia entre el hereje Sergio y San Sofronio, que por lo mismo no afecta la infalibilidad papal, opinión ésta que han sostenido insignes teólogos de la Santa Iglesia, incluido San León II, quien excomulgó a Honorio por NEGLIGENCIA EN COMBATIR LA HEREJÍA y no por HEREJÍA, quedando en salvaguarda la Infalibilidad Papal.

Anti citando a Boulet.- Sobre el asunto del sedevacantismo recomiendo encarecidamente una conferencia del Padre Gregory Hesse. En esta conferencia habla de la raíz del problema, el sufrimiento de la Iglesia. Muchos católicos piadosos que contemplan con horror los sacrilegios, la dejación de los pastores, y la sistemática demolición de la fe desde el Concilio Vaticano II, exclaman: “¿cómo es posible que esto ocurra en la Iglesia que Cristo fundó?” Como no pueden reconciliar la fe católica con los terribles sufrimientos y humillaciones actuales de la Iglesia, concluyen que la que ven no es la verdadera Iglesia.

Esto es lo que dijo también Mons. Lefebvre en una homilía de 1982; el problema hoy en día para los católicos es asimilar el sufrimiento de la Iglesia, que en el fondo está asociado a los sufrimientos de Cristo. Si meditamos sobre la Pasión de Nuestro Señor estaremos mejor preparados para afrontar los sufrimientos de Su Iglesia, y nos evitará caer en el sedevacantismo. Parafraseando al P. Hesse, históricamente muchas herejías han surgido por no entender el sufrimiento de Cristo. Primero, los arrianos decían que no era posible que Dios padeciera como padeció Cristo en la Cruz, por lo que Cristo no era realmente Dios. Luego los maniqueos decían algo similar, pero llegaron a la conclusión inversa; Cristo era Dios pero no realmente humano, sino tan sólo de apariencia humana.

Hoy en día existen las mismas dos corrientes frente a la crisis en la Iglesia; ambas dicen que es imposible que la auténtica Iglesia de Cristo sufra como sufre hoy. Por un lado los sedevacantistas dicen que el Papa no es realmente el Papa, porque al ver sólo el lado humano y pecador de la Iglesia, capaz de los peores crímenes, blasfemias y corrupciones, pierden de vista el lado divino de la Iglesia. Es como decir que un hombre que sufrió así en una cruz no puede ser verdadero Dios. Por otro lado están los neo-católicos que cierran los ojos y hasta son capaces de negar la existencia misma de la crisis. Ellos creen no solamente en un super-dogma de la infalibilidad papal, elevada hasta el absurdo de que absolutamente todo lo que dice el Papa es Revelación Divina, sino en la impecabilidad papal, la creencia ridícula de que el Papa reinante es necesariamente un santo y por encima de cualquier crítica. Los neo-católicos dicen que el Papa es siempre infalible y impecable, porque al ver sólo el lado divino de la Iglesia, se olvidan de su lado humano. Es como decir que un Dios que sufrió así en una cruz no puede ser verdadero hombre.

Católicos.- El desprecio de los socios de la Logia FSSPX es manifiesto cuando burlonamente llaman a la Infalibilidad Papal como Súper Dogma. El greñudo hebreo Gregory Hess, citado por Boulet FSSPX, cierra los ojos y oídos para afirmar que Marcel Lefebvre jamás aceptaría reconocer a Juan Pablo II y otros como usurpadores. Pero no fue así:

La Iglesia que afirma tales errores es al mismo tiempo cismática y herética. Esta iglesia conciliar no es, por tanto, católica. En la medida en que el papa, los obispos, los sacerdotes o los fieles se adhieran a esta nueva iglesia, así se separan de la Iglesia católcia (Reflexiones sobre la Suspensión ‘a divinis’, escrito por Marcel Lefebvre).

 

Carta a los futuros obispos del 29 de agosto de 1987, trató lo siguiente:

Mis queridos amigos:

Estando la Sede de Pedro y los puestos de autoridad en Roma ocupados por anticristos, se está llevando a cabo rápidamente la destrucción del reino de Nuestro Señor aun dentro de su Cuerpo Místico aquí abajo, especialmente a través de la corrupción de la santa Misa, la cual es magnífica expresión de triunfo de Nuestro Señor sobre la cruz — Regnavit a Ligno Deus — y fuente de la extensión de su reino sobre las almas y las sociedades.

¿Por qué eligieron a Hiroshima y Nagasaki?, ¡porque eran las mayores ciudades católicas de Japón!

agosto 6, 2020

Sin embargo, pese a todas estas atrocidades, no hubo ningún Nüremberg para los verdaderos genocidas de la humanidad. Ni para el rey lacayo de los sionistas, ni para la Masonería de Inglaterra, ni para Churchill y menos para Harry Salomón Truman, encargado éste del mayor genocidio a las dos únicas ciudades católicas del Japón: Hiroshima y Nagasaki

Albert Einstein con los líderes zionistas Ben-Zion Mosessohn, Chaim Weizmann y Menachem Ussishkin, a su llegada a Nueva York en 1921.(Library of Congress, Bain Collection)

EL CRIMINAL HEBREO ALBERT EINSTEIN SIEMPRE PROMOVIÓ EL GENOCIDIO

Siempre ha tratado de presentarse la imagen del científico Alberto Einstein como modelo de “genialidad” y como símbolo del progreso de la civilización. La realidad sobre este siniestro personaje estuvo muy lejos de esta visión idílica creada por la propaganda. En términos de su vida particular, fue sencillamente un ser despreciable: dio a su hija en adopción, se deshizo de su hijo Eduard, que era enfermo mental, en un psiquiátrico de Suiza, maltrató a sus otros hijos y abandonó a su familia. Sus famosas “teorías” surgieron de robos sobre proyectos ajenos, y éste es un tema sobre el que nos extenderemos próximamente.

Pero vayamos al centro de la nota que nos ocupa: en vehementes cartas dirigidas al presidente Roosevelt, una fechada el 2 de agosto de 1939 y otra del 7 de marzo de 1940, Einstein solicitaba lisa y llanamente el uso de la bomba atómica por parte de Estados Unidos. Su odio hacia Alemania y los países del Eje era inmenso, era un autodeclarado sionista fanático, y cuando en el año 1921 asistió a la convención sionista de Nueva York, proclamó ante cien mil correligionarios lo siguiente: “Mein Führer ist Cain Weizmann. Folge ihn habe gesprochen” (“Mi guía es Cain Weizmann. Síganlo. He dicho”). El mismo Einstein se encargó de aclarar siempre que su nacimiento en Alemania (que él aborrecía con todas sus fuerzas) era anecdótico, veamos sino esta descarnada declaración suya: “no he pertenecido nunca a mi país (Alemania), ni a mi propia casa, ni a mis amigos, ni a mi familia, sino tan solo a la causa sionista”. Todo ello lo demostraría, además, no sólo por su mencionada actitud familiar, sino también por sus cuatro cambios de nacionalidades, según las conveniencias del momento.

El genocida hebreo Harry Salomon Truman

El genocida hebreo Harry Salomon Truman

“El proyecto Manhattan sería el encargado a principios de los años 40 de llevar a cabo la construcción de las primeras bombas atómicas durante la Segunda Guerra Mundial, bajo el mandato del presidente Roosevelt en Estados Unidos.”

“Hoppenheimer y Ferni serían dos de las figuras de primerísima fila en el proyecto. Todos sabemos lo que ocurrió después. Hiroshima y Nagasaki eran virtualmente destruídas y con esa destrucción quedaba inaugurada la era atómica del siglo XX.”

“Pero no todo fue fácil hasta llegar a aquel instante. Momentos hubo de indecisión, parálisis o pérdidas de tiempo. Y fue en ellos precisamente donde la figura de Albert Einstein jugaría un papel definitivo. Viendo que los progresos sobre la construcción de la bomba iban lentos, los científicos Wigner, Szlidard y Teller, los tres al servicio del poder americano, pidieron a Einstein, que ya gozaba por aquellos años de un manifiesto prestigio internacional, que éste escribiera al presidente Roosevelt instándole a apoyar sin paliativos las investigaciones para el desarrollo de la bomba dotando de los medios necesarios.”

“El texto de la carta que Einstein escribiera y que le fuera entregada en mano a Roosevelt el 11 de octubre de 1939 decía: “…en el curso de los últimos cuatro meses se ha hecho patente mediante el trabajo de Joliot en Francia, así como de Ferni y Szilard en América, que pueden establecerse reacciones en cadena en una gran masa de uranio, de forma que podrían generarse vastas cantidades de energía… Este nuevo fenómeno podría conducir también a la construcción de bombas extremadamente poderosas de una nueva clase. Un solo artefacto de este tipo, que hiciese explosión en un puerto, podría destruírlo completamente…””

“Como todos sabemos, la guerra en Europa terminó antes de que las bombas estuvieran listas, pero quedaron preparadas para ser lanzadas contra el Japón. Sus efectos devastadores fueron de todos conocidos. Y de tales efectos, se sabe que Einstein se llegó a sentir responsable directo”.

Biffi

“Podemos bien suponer que las bombas atómicas no hayan sido tiradas al azar. La pregunta es por lo tanto inevitable: cómo así se escogió para la segunda hecatombe, entre todas, precisamente la ciudad de Japón donde el catolicismo, aparte de tener la historia más gloriosa, estaba más difundido y afirmado?”

Giacomo Biffi, “Memorie e digressioni di un italiano cardinale
[Memorias y digresiones de un italiano cardenal]”,
Cantagalli, Siena, 2007, pp. 640

Advierte Josep Miró contra la próxima legalización de la eutanasia en España

julio 31, 2020

Josep Miró i Ardèvol hace años fue conseller de la Generalitat de Cataluña, diputado autonómico y concejal en Barcelona, explica por qué la sociedad y los políticos no deben legalizar la práctica de matar enfermos ni generar una cultura que lo facilite.

¿España, menos católica? Según el CIS sí: así evoluciona el número de personas que se considera católica

julio 25, 2020

(Trascrito de aquí)

Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de junio de 2020, el 61% de la población se considera católica, practicante o no practicante.

Sin embargo, el número de población católica ha ido disminuyendo desde 1978, la primera fecha en la que el CIS hizo esta pregunta. Hace 42 años la población católica era del 90,5%, es decir, 29,5 puntos porcentuales más que ahora.

España

Resulta llamativo que en abril de 2020 el porcentaje de católicos según el CIS baja del 66,8% al 61,6%. Esto puede deberse a los cambios en la forma de encuestar del CIS durante la crisis del coronavirus, que causaron críticas entre los expertos. Igualmente, la cifra de marzo de 2020 (66,8%) también era la tercera que menos católicos recogía hasta ese momento, después de los meses de octubre y noviembre de 2018, con un 66,2% y un 66% de católicos, respectivamente.

Además, entre los jóvenes de 18 a 34 años el porcentaje de católicos es menor que el de agnósticos, no creyentes, indiferentes y ateos. Especialmente entre los españoles que tienen entre 25 y 34 años, franja en la que sólo se declaran como católicos el 36,1% de los encuestados. Dentro de la franja de edad de 18 a 24 años el porcentaje es algo mayor: el 39,4% de ellos se considera católico.

Menor asistencia a actos religiosos por parte de los creyentes que nunca

El CIS ha preguntado en varias ocasiones entre 1983 y 2020 a los creyentes, tanto a los católicos como a los de otras religiones, la frecuencia con la que asisten a misa u otros actos religiosos. El número de personas que responde que “nunca” o “casi nunca” ha pasado del 22,2% en febrero de 1983 al 65,3% en marzo de 2020.

España2

La Neo Iglesia en Alemania solo ordenó un sacerdote el año pasado y jubiló a once

julio 19, 2020

Seminaristas de la neo iglesia alemana, pocos y por si fuera poco contagiados por Covid 19.

 

(Transcrito de Vatican News)

En 1962, el año en que inició el Concilio Vaticano II, Alemania ordenó 557 sacerdotes. Casi sesenta años después, en 2020, solo hay 57 candidatos al sacerdocio. La Iglesia de Alemania, atrapada más que nunca en el pantano sinodal, está luchando por encontrar soluciones.

“Se trata de una tendencia alarmante”, expresó con preocupación Thomas Sternberg, presidente del Comité Central de Católicos Alemanes (Zdk), quien especificó que “el año pasado, hubo solo una ordenación contra 11 sacerdotes que se jubilaron”.

Una tendencia subyacente que no parece revertirse, si tomamos en cuenta la situación de los seminarios alemanes: “el número de candidatos al sacerdocio católico disminuyó de 594 en 2011 a 211 actualmente”, explica Monseñor Heinrich Timmerevers, obispo de Dresden-Meissen. Una cifra que revela el colapso del número de seminaristas en las casas de formación.

La consecuencia predecible: solo tres seminarios diocesanos, los de Mainz, Múnich y Münster, podrían permanecer abiertos, según estima el grupo de trabajo de la Conferencia Episcopal de Alemania (DBK), copresidido por Monseñor Timmerevers.

Turquía convierte a la majestuosa Basílica de Santa Sofía en una profana mezquita

julio 17, 2020

Santa Sofía

Santa Sofía, principal basílica del rito bizantino desde el siglo IV.

(AP)

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan reconvirtió formalmente el viernes la emblemática catedral de Santa Sofía, ubicada en Estambul, en una mezquita y la declaró abierta a los servicios religiosos, horas después que un alto tribunal anuló una decisión de 1934 que la había convertido en un museo.

La decisión de reconvertir Hagia Sophia — una antigua catedral bizantina convertida en mezquita tras la conquista de Estambul por el Imperio Otomano y que había sido un museo durante 86 años — provocó profunda consternación en la comunidad cristiana ortodoxa.

Pero afuera de Hagia Sophia hubo expresiones de júbilo. Decenas de personas que esperaron por el fallo de la corte corearon “¡Dios es grande!” cuando se conoció la noticia.

La corte superior administrativa de Turquía falló en favor de una petición presentada por un grupo religioso y anuló la decisión del gabinete en 1934 que convirtió el sitio en un museo. En apenas horas, Erdogan firmó un decreto que le entregó Hagia Sophia a la Presidencia de Asuntos Religiosos.

Erdogan había reclamado que el complejo del siglo VI, declarado patrimonio de la humanidad, fuese reconvertido en mezquita pese a amplias críticas internacionales, incluyendo de Estados Unidos y líderes de la iglesia Ortodoxa. El paso podría además agudizar las tensiones con la vecina Grecia.

El canciller chipriota Nikos Christodoulides, de la etnia griega, dijo en su cuenta en Twitter que Chipre “condena enérgicamente las acciones de Turquía sobre Hagia Sophia en su esfuerzo por distraer la opinión pública nacional y llama a Turquía a respetar sus obligaciones internacionales”.

Christodoulides dijo que “la creciente y flagrante violación (por Turquia) de sus obligaciones internacionales se manifiesta en su decisión de alterar la designación de Hagia Sophia, un patrimonio de la humanidad que es un símbolo universal de la fe ortodoxa”.

Grupos nacionalistas y conservadores en Turquía han deseado desde años celebrar oficios religiosos en Hagia Sophia, que consideran parte del legado otomano. Otros dicen que el sitio debe seguir siendo un museo, como símbolo de solidaridad entre cristianos y musulmanes.

HISTORIA

Aquí hay cinco cosas que debe saber sobre este monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, cuyo uso ha sido objeto de controversia a lo largo de la historia.

La majestuosa obra fue construida en el siglo VI por orden del emperador Justiniano. Santa Sofía es hoy considerado uno de los legados más importantes de la época bizantina, está considerada un obra cumbre de su arquitectura y en ella fueron coronados sus emperadores.

Desde 360 y hasta 1453 sirvió como la catedral ortodoxa bizantina de rito oriental de Constantinopla. Entre 1204 y 1261, Santa Sofía fue la iglesia del Papa. Después de la toma de Constantinopla por los otomanos en 1453, la basílica fue convertida en mezquita.

Pero después del colapso del Imperio tras la Primera Guerra Mundial, el presidente de la joven República turca Mustafa Kemal decidió, en 1935, convertirlo en un museo para «ofrecerla a la humanidad».

Hoy en día, Santa Sofía es un museo que es visitado por millones de turistas cada año. El año pasado fue incluso la atracción turística más visitada de Turquía, con 3,8 millones de personas. Sin embargo, también ha sido el escenario de varias actividades relacionadas con el Islam en los últimos años, de acuerdo con AFP.

La decisión que se espera para el jueves es el resultado de un largo proceso judicial. En 2018, el Tribunal Constitucional desestimó la petición de una asociación turca que pedía la reapertura de Santa Sofía al culto musulmán. Pero el debate actual tiene lugar en un contexto en el que el Erdogan busca por todos los medios reunir a su base conservadora

Una reconversión de Santa Sofía en mezquita podría tener un impacto en las relaciones entre Ankara y Atenas, ya tensas debido sobre todo a los desacuerdos sobre los yacimientos de gas en el Mediterráneo.

En caso de reconversión, los turistas podrán entrar siempre en el recinto de Santa Sofía. La vecina Mezquita Azul recibe muchos visitantes cada día.

Poderoso Opus finalmente vulnerado; cura cercano a Escrivá condenado por abusos en Cataluña, Madrid, Galicia y Andalucía

julio 17, 2020

Cociña

Manuel Cociña Abella, cura numerario del Opus Dei y figura relevante en la Obra -cercano al propio Escrivá de Balaguer.

(Transcrito de RD)

Miguel decidió denunciar los abusos que sufrió con 18 años el día que su acosador le mandó una invitación de amistad por LinkedIn. “Fue hace dos años y lo que más me molestó es que ponía que estaba en Granada y era ‘profesor’, y no en Galicia, donde me habían asegurado que le apartarían de otros alumnos”.

La impunidad que se reflejaba en el perfil le animó, 20 años después, a hacer públicos los tocamientos que sufrió. Hace unos días, la Iglesia le ha dado la razón. Manuel Cociña Abella, cura numerario del Opus Dei y figura relevante en la Obra -cercano al propio Escrivá de Balaguer- se ha convertido en el primer miembro de esta orden declarado culpable de abusos sexuales por la Doctrina de la Fe del Vaticano.

Por lo que le hizo a él y a otras víctimas durante tres décadas, Roma le ha condenado a cinco años sin poder ejercer, seguidos de otros cinco en los que sólo podrá ofrecer actividad pastoral a otros religiosos del centro de Granada en el que vive. Además, no podrá volver a prestar atención religiosa a ningún menor de 30 años.

La sentencia, que no ha sido facilitada a la víctima, considera como probado el acoso no solo contra Miguel, también contra al menos cuatro personas personas de las que se desconoce su identidad, según ha podido saber el denunciante. Concretamente le consideran culpable de ‘solicitación’, es decir, utilizar la confesión para poder aprovecharse de la víctima.

Miguel conoció a Cociña cuando tenía 18 años y era estudiante en el Colegio Mayor de Almonte, en Sevilla, donde habían trasladado al religioso como capellán. “Llegó diciendo que era el ‘tío Manolo’, iba de amigo de los alumnos. Nos decía que sabía dar masajes y que fuésemos si estábamos estresados. En esos masajes (editado por explícito). Cuando le decía que no quería, alegaba que yo tenía obsesiones sexuales por cosas que le contaba durante la confesión. Usaba como un castigo lo que le pasaba a mi cuerpo con 18 años”.

Manuel Cociña Abella, de 72 años, es, o era, toda una institución dentro de la Obra, especialmente por su cercanía al fundador, Josémaría Escrivá de Balaguer, con el que convivió. Fue secretario general de la Academia de Historia Eclesiástica. Estuvo de hecho en las ternas para convertirse en primer prelado numerario de la Prelatura hasta que se destapó el caso de Miguel.

En total, Miguel calcula que abusó de él en siete ocasiones, pero la sentencia, según ha podido saber por personas que sí han accedido a ella, habla de 30 años de trayectoria por toda España buscando víctimas como él. “Le han ido cambiando por todo el país. Primero, estuvo en Pedralbes, en Barcelona, de donde le mandaron a Sevilla por otro caso de abuso. De ahí, a Madrid, donde fue rector de la basílica de San Miguel entre 2007 y 2008, la más importante de España. Al parecer, volvió a abusar de otra persona y le mandaron a Galicia, donde hubo otro caso, y ya lo mandaron a Granada hace unos tres o cuatro años”.

El relato coincide además con lo que le dijeron en 2010, cuando puso en conocimiento de la Obra los abusos que había vivido al decidir marcharse de la órden. “Me reconocieron que no era el primero testimonio que les llegaba, pero que no me preocupase, que lo habían ya apartado en Galicia y que rezase por él. Cuando vi que no era así me decidí a denunciar”.

Para la investigación, el Vaticano encomendó el proceso al propio Opus Dei. “El prelado nombró a un instructor, que se puso en contacto conmigo y mandaron a dos curas de Chile, donde vivo ahora, a tomarme declaración. Luego la mandaron a Roma, donde vieron indicios de delito, y lo volvieron a remitir al Opus Dei, que tuvo a otro cura unos seis meses investigando. Con eso, el Vaticano ha emitido la sentencia”, relata Miguel, que aunque sabe que su nombre es de sobra conocido en la Obra, prefiere no dar su imagen ni apellidos; ahora, ha rehecho su vida en Chile, donde vive con su mujer y trabaja como abogado.

Por la vía civil Miguel sabía que no tenía nada que hacer: al ocurrir cuando tenía 18 años no se trata de un caso de pederastia y el delito habría prescrito por cometerse entre 2002 y 2004. Sin embargo, todavía le quedaba el derecho canónico. “A la vez que lo de Linkedin, vino el Papa Francisco a Santiago de Chile y dio un discurso sobre los casos de pederastia en la Iglesia de aquí. Dijo que había que sacar la porquería de las alfombras y que las víctimas no eran culpables. Eso me cambió el chip”.

Hasta ese momento, y a pesar del paso de los años, Miguel todavía arrastraba la culpa impuesta de haber provocado él los abusos. “Estás en un ambiente en el que para ti esas personas son la voluntad de Dios personificada. Y más él, que había vivido con Josémaría. Creía que era el más santo y que yo era el culpable por hacer que un santo me hiciera eso. He estado 20 años sintiendo culpa y vergüenza”.

A menudo las víctimas de abusos sexuales se dan cuenta con los años de la gravedad de las acciones que cometían contra ellos, sobre todo en entornos donde el abusador es también su referente. “Otra persona que vivía conmigo Almonte, cuando le fueron a coger declaración, le preguntaron si había abusado de él. Dijo que no, pero que sí le había visto desnudo porque a veces le ponía supositorios. Claro, cuando le preguntaron por qué un cura ponía supositorios ya entendió…”.

Tras mucha terapia psicológica, Miguel ha conseguido empezar a sentirse víctima y a entender por qué le ‘eligió’ a él: “Yo era de los más vulnerables ahí. No tenía madre y mi padre había rehecho su vida. Estaba un poco solo y era muy inocente”.

Por el momento, el Opus Dei no quiere hacer ninguna declaración, a la espera de que la sentencia se haga firme en unos días si no es recurrida por parte de Cociña. Tampoco han facilitado la resolución a petición de este periódico por ser, explican, de la Iglesia y no de su órden.

Sin embargo, reiteran su “acompañamiento en el dolor” y la “voluntad desde el minuto uno para atender a la víctima investigando el caso”. También remiten al comunicado que hicieron en 2019, cuando se dio a conocer la investigación, en el que reconocían el procedimiento y daban, por primera vez en España, su apoyo a una víctima de abusos sexuales en el seno de la institución.

Ni siquiera en el caso del alumno del colegio Gaztelueta, cuyos abusos también quedaron probados por la Justicia con una sentencia en primera instancia, la Obra se pronunció. Sin embargo, como descubrió Religión Digital, que también avanzó la condena, no fue apartado de sus funciones sacerdotales cuando se supo que estaba siendo investigado, ya que siguió ejerciendo como prior de la Delegación en Granada.

A Miguel, la condena de Roma le parece más simbólica que proporcional: “Estoy contento de que por primera vez el Vaticano lo haya reconocido, pero me habría gustado dar mi versión en un juicio y tener derecho a un abogado o a recurrir, como tiene él, pero el derecho canónico no lo permite”.

Aunque su caso está prescrito, sí podría sumarse a una nueva causa si otras víctimas cuyos abusos sean todavía denunciables se animan a hacerlo. Así, cuenta, podría decirle a Cociña lo que por ahora le han negado: “Le quiero preguntar por qué: ¿Por qué una persona tan cercana a Dios hace esas cosas? ¿Cómo podía dar misa o dormir tranquilo después de hacerlo?”.

San Simón Stock y el Escapulario del Carmen

julio 16, 2020

HISTORIA Y PRIVILEGIOS

Historia de la Devoción a
Nuestra Señora
del Monte Carmelo

Según tradición carmelita, el día de Pentecostés, ciertos piadosos varones, que habían seguido la traza de vida de los Profetas Elías y Eliseo, abrazaron la fe crisitana ; siendo ellos los primeros que levantaron un templo a la Virgen María en la cumbre del Monte Carmelo, en el lugar mismo desde donde Elías viera la nube, que figuraba la fecundidad de la Madre de Dios. Estos religiosos se llamaron Hermanos de Santa María del Monte Carmelo, y pasaron a Europa en el siglo XIII , con los Cruzados, aprobando su regla Innocencio IV en 1245, bajo el generalato de San Simón Stock.

El 16 de julio de 1251, la Virgen María se apareció a ese su fervoroso servidor, y le entregó el hábito que había de ser su signo distintivo. Inocencio bendijo ese hábito y le otorgó varios privilegios, no sólo para los religiosos de la Orden, sino también para todos los Cofrades de Nuestra Señora del Monte Carmelo. Llevando éstos el escapulario, que es la reducción del que llevan los Carmelitas, participan de todos los méritos y oraciones de la Orden y pueden esperar de la Santísima Virgen verse pronto libres del Purgatorio, si hubieran sido fieles en observar las condiciones impuestas para su uso.

 

    1. El escudo carmelitano

El Escudo Carmelitano es un emblema verdaderamente bello por su sencillez, celebre por su antigüedad y sagrado significado.

Esta compuesto de fondo blanco en la parte superior y marrón la inferior, representa el vestido que la Stma. Virgen llevó en vida y el hábito de los carmelitas.

Así mismo la parte inferior marrón indica el Monte Carmelo donde vivió la Stma. Virgen durante su vida mortal, la Cruz fue agregada por San Juan de la Cruz en la época de la reforma, representado a Nuestro Señor Jesucristo.

En el centro de color marrón (Monte Carmelo), se encuentra una estrella plateada, que representa a la Stma. Virgen María.

El fondo blanco de la parte superior significa que el profeta Elías contemplo a la Stma. Virgen María en una nubecilla blanca, en el mismo fondo se posan dos estrellas, doradas las cuales representan a dos grandes profetas N.N.P.P. Elias y Eliseo.

En la parte superior del escudo se encuentran doce estrellas las cuales significan la corona de la Stma. Virgen María, simbolizan los doce grandes favores y gracias que concedió a su orden y de manera especial, los doce privilegios y gracias singulares con el que el Señor ensalzó a María.

De la corona que se encuentra en la parte superior del Escudo sale un brazo que sujeta una espada, se le atribuye al Santo Patriarca Elías, termina en un punta en llama de fuego con esta dio muerte a los falsos profetas de Baal en el Torrente de Gison, por la honra de Nuestro Señor Dios Padre.

A la vuelta de la espada hay una inscripción en latín que dice: ZELO ZELATUS SUM PRO DOMINO DEO EXERCITUUM, Me abrazo, me consumo de celo por el Señor Dios de los Ejércitos.

2. Promesas  “Su misma nobleza de origen, decía el Papa León XIII, su venerada antigüedad, su extraordinaria propagación, así como los saludables efectos de piedad por él obtenidos, y los insignes milagros obrados por su virtud, lo recomiendan con el mayor encarecimiento”. A él ha vinculado la Virgen dos maravillosas promesas: 

Primera promesa 
Es la gran promesa, el privilegio de preservación o exención del infierno para cuantos mueren revestidos con el Escapulario Carmelitano. Orando con fervor a la Virgen S. Simón Stock, General de la Orden Carmelitana, apareciósele circundada de ángeles la Stma. Virgen (15 de Julio de 1251) y entregándole, como prenda de su amor maternal y de ilimitado poder, el Santo Escapulario, prometióle que cuantos murieren revestidos de él no se condenarían. Las palabras de la Virgen fueron éstas:

“El que muriere con el Escapulario no padecerá el fuego del infierno”.

Segunda promesa

Estando orando el Papa Juan XXII, se le apareció la Virgen, vestida del hábito carmelitano, y le prometió sacar el purgatorio del sábado después de la muerte al que muriese con el Escapulario. María dijo al Papa: “Yo Madre de misericordia, libraré del purgatorio y llevaré al cielo, el sábado después de la muerte, a cuantos hubieses vestido mi Escapulario”.

Tal es el privilegio Sabatino, otorgado por la Reina del Purgatorio, a favor de sus cofrades carmelitas, el Papa Juan XXII y promulgado por éste en la Bula Sabatina (3 de Marzo de 1322) aprobada después por más de veinte sumos pontífices. Por él, el Sábado siguiente a la muerte de los cofrades carmelitas, o como lo interpreta la iglesia, cuanto antes, pero especialmente el sábado, según declaración del Paulo V, la Virgen del Carmen, con cariño maternal, los libra de la cárcel expiatoria y los introduce en el Paraíso.

El Papa Paulo V expidió el 20 de enero de 1613 el siguiente Decreto:

“Permítase a los Padre Carmelitas predicar que el pueblo cristiano puede piadosamente creer que la Bienaventurada Virgen María con sus interceciones continuas, piadosas sufragios y méritos y especial protección, ayudara después de la muerte, principalmente el sábado, día a ella dedicado, a las almas de sus cofrades que llevaren el habito carmelitano”.

  Condiciones para ganar estos privilegios

Para merecer la primera Promesa de la perseverancia final, se requiere haber recibido el Escapulario de manos de sacerdote, llevarlo siempre puesto, especialmente en la hora de la muerte, e inscribir el nombre en el libro de la cofradía.

Para ganar la segunda Promesa, el privilegio Sabatino, sobre los tres requisitos anteriores, se exige guardar castidad, según el propio estado, rezar siete padrenuestros, 7 avemarías y 7 glorias.

Guardar abstinencia (si pueden hacerlo) los miércoles y los sábados; esta obligación puede un confesor conmunitarla por otros rezos.

 

3. Indulgencias plenarias.- Quienes llevan el escapulario del Carmen se unen a la familia carmelita y pueden ganar indulgencia plenaria el día en que le imponen el escapulario y los siguientes días:

  • 16 de mayo (San Simón Stock).
  • 16 de julio (Virgen del Carmen).
  • 20 de julio (San Elías Profeta).
  • 1 de octubre (Santa Teresa de Lisieux).
  • 15 de octubre (Santa Teresa de Jesús).
  • 14 de noviembre (Todos los Santos Carmelitas).
  • 14 de diciembre (San Juan de la Cruz).

  B. CONDICIONES.

 

  1. Para la promesa de salvación. Se requiere:

  • Tener impuesto el escapulario. (Basta hacerlo una sola vez).
  • Llevarlo puesto. Puede sustituirse por una medalla. Tanto la medalla como el escapulario deben estar bendecidos.
  • Devoción a María; procurar imitarla; desear ser buenos hijos suyos. El escapulario son dos trocitos de tela que simbolizan una vestimenta. Y quien viste el hábito de María debe vivir como Ella, ejercitando las virtudes cristianas. De modo que el hábito-vestido vaya unido al hábito-virtud.

2. Para el privilegio sabatino. Se precisa, además de lo anterior: Guardar la castidad propia de su estado. (La confesión recupera la situación perdida).

Rezar el oficio parvo de nuestra Señora. Este rezo puede sustituirse por la abstinencia de carne los miércoles y sábados. También se mencionan otras posibles sustituciones: el rezo del oficio divino o del Rosario. Para las indulgencias. Se necesitan los requisitos propios de las indulgencias, más las condiciones del escapulario en la promesa de salvación.
3. La medalla.-San Pío X (Santo Oficio, 16.XII.1910) decretó que el escapulario, después de su imposición, puede sustituirse por una medalla de metal que lleve por un lado una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, y por el otro una imagen de la Santísima Virgen (suele ser del Carmen).

C. BENDICIÓN E IMPOSICIÓN

Para la bendición y para la imposición del escapulario hay varias fórmulas. Unas aprobadas para las diferentes ramas del Carmelo, otras de carácter más general.

A %d blogueros les gusta esto: