Skip to content

Celebró FSSPX en centro masónico de Rotary en Filipinas

marzo 12, 2014
Dime con quién andas... y te diré quién eres.

Dime con quién andas… y te diré quién eres.

La logia lefebvriana de Filipinas (FSSPX) mostró su verdadera pasta el pasado 6 de marzo cuando llevó a cabo su misa roncalliana en el Club Rotario de Iligan City, una ciudad de la isla Mindanao del archipiélago de las Filipinas.

Como se aprecia por su propaganda, la celebración del Novus Ordo roncalliano (according to the 1962 Missal of the Roman  Rite) estuvo a cargo del lefebvriano  Alexander Hora, de la FSSPX.

Destaca el hecho de que los propios lefebvrianos afirman, en sus publicaciones de del Distrito de Sudamérica, que  el club Rotario está condenado por la Iglesia y considerado masónico y hasta satánico, según lo manifiesta el sitio “Hacia la Verdadera Cristiandad) afín a la FSSPX en Argentina, el cual publica el siguiente post:

pericón argentino

Carta Pastoral colectiva sobre el Rotary Club

(publicada por Pericón Argentino en el sitio lefebvriano “Hacia la Verdadera Cristiandad”)

Esta carta de 1929 de la Junta de Metropolitanos españoles sigue vigente y el tiempo transcurrido no la desvirtúa, porque la condenación de los rotarios no es empírica, sino analítica, y los componentes de la ideología del Rotary que censuran, lejos de haber caído en desuso, hoy se reafirma. Esta carta no ha sido derogada por ningún documento. El 4 de febrero de 1929, la Santa Sede prohibe a los sacerdotes participar en reuniones rotarias ya fuera como miembros o como invitados [el famoso «non expedire»]. Esta prohibición se reitera mediante Decreto de la Sagrada Congregación del Santo Oficio de 20 de diciembre de 1950.
La pastoral colectiva sobre el Rotary club
 
Tiempo hace que vienen preocupándose los prelados del desarrollo de España de ciertas instituciones de carácter neutro entre los católicos, y en sus conferencias episcopales y reuniones arzobispales han tratado por diversos medios de atajar el peligro.
Mas en vista de que las gestiones privadas no han sido suficientes y de que las referidas instituciones no solamente van adquiriendo carta de ciudadanía en esta nación católica, sino que están consiguiendo con su labor de propaganda nuevos ADICTOS EN EL CAMPO CATÓLICO, con grave detrimento para los sagrados intereses de las almas, los reverendísimos metropolitanos, interpretando el sentir unánime de todo el Episcopado, creyeron era llegado el momento de cumplir con una de sus gravísimas obligaciones pastorales: la de amonestar al pueblo fiel acerca de la obligación grave de abstenerse de formar parte de estas asociaciones que no están conformes con el espíritu de nuestra Santa Madre la Iglesia Católica.
Mientras en la ciudad de Dios nuestro Santísimo Padre Pío XI, Pastor de Pastores, esfuerza su celo apostólico para lograr la paz de Cristo en el Reino de Cristo, lema de su pontificado; restaurando en Cristo todas las cosas, lema del pontificado de Pío X, y reconciliando a los hombre con Dios, lema de Benedicto XV, en la ciudad del mundo parecen más activos los esfuerzos por defender ciertas asociaciones que, informadas por el laicismo condenado por Su Santidad en la encíclica Quas Primas, se oponen a la realeza de Jesucristo, proclamada en el misma encíclica, y son grave obstáculo a  la restauración de todas las cosas en Cristo, a la reconciliación de los hombres con Dios y a la paz de Cristo en su Reino.
Siendo sacratísimo deber nuestro, según el canon 336[1], párrafo segundo, “velar porque en el clero y en el pueblo se conserve la pureza de la fe y de las costumbres”, estimamos necesario recordar a todos los fieles el exacto cumplimiento del canon 684 del vigente Código Canónico[2], que dice así: “Son dignos de alabanza los fieles que dan su nombre a las asociaciones fundadas o a lo menos recomendadas por la Iglesia; mas guárdense de dar su nombre a las asociaciones secretas, condenadas, sediciosas, sospechosas o que procuran evadir la vigilancia legítima de la Iglesia”.
La asociación titulada International Rotary Club, conocida entre nosotros con el nombre de los “Rotarios”, recientemente condenada por algunos de nuestros venerables hermanos, y que hace profesión de un laicismo absoluto, de una indiferencia religiosa universal, intentando moralizar a los individuos y a las sociedades con total prescisión[3] de nuestras Santa Madre la Iglesia Católica; la Asociación denominada Lyceum (Club Femenino Español), en cuyos estatutos se prohíbe toda tendencia religiosa; la Asociación de Ligas de Bondad, que se muestra no menos moral y moralizadora, especialmente con los niños, con la misma moral natural y lacia, son, y así lo declaramos, de aquellos asociaciones de que deben guardarse los fieles, a tenor del citado canon 684.
Debajo de un aspecto comercial, recreativo, pedagógico, filantrópico, internacional, neutral, pero siempre laico, y debajo del pretexto de hacer caso omiso de la religión o de serles indiferente mientras predican una moral sin religión para llegar a la paz universal, ocultan la negación de la moral verdadera y de la verdadera religión, que tratan de sustituir con una moral y una religión que no es la de Jesucristo.
Ese neutralismo religioso de que tales asociaciones blasonan es lo que no pocas veces condenaron los romanos pontífices, y especialmente León XIII, en su encíclica Humanum Genus.
 
“[…] Abriendo sus puertas a cualesquiera pretendientes, sean de la religión que fueren, logran que penetre en las inteligencias el gran error de nuestros tiempos, que consiste en que la religión  pertenece al número de las cosas indiferentes y que todas las religiones son iguales. Precepto es éste que por sí solo basta para arruinar todas las religiones, y en particular la católica, la cual, siendo como es la única verdadera, no pueden sin gravísimo ultraje ser igualada a las demás”.
 
Con ese neutralismo, en iguales protestas de prescindir de la religión y aun de las política para llegar a la paz universal mediante una moral laica, se presentaron en el siglo pasado aquellas sociedades secretas que tantas persecuciones suscitaron contra el Altar y el Trono, desde la política donde les hacía fuertes su propia intencionalidad.
Guárdense los fieles de dar su nombre a asociaciones de esta índole, y no olviden que el Código Canónico declara laudables a los fieles que dan sus nombres a las asociaciones fundadas o a lo menos recomendadas por la Iglesia.
 
Toledo, 23 de enero de1929
 
EN NOMBRE Y CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LOS REVERENDÍSIMOS METROPOLITANOS,
Pedro, Cardenal Segura y Sáenz, Arzobispo de Toledo.
Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Brandon permalink
    marzo 13, 2014 7:29 am

    Foro Católico, he leído en algunos de sus comentarios y artículos hacer referencia a los hebreos cabalistas y judíos como algo separado. Me gustaría me respondieran a estas cuestiones:

    FC: con gusto.

    Todo ese discurso supuestamente ultra-ortodoxo de separar a hebreos cabalistas y judíos es bien digno de un calvinista… Ante todo, porque equivoca las claves de lectura de los textos, para instaurar la de “judío carnal-cristiano espiritual”. Eso es hacerle violencia al texto (La Escritura), que leído en su contexto no habla de eso.

    FC: simplemente nos apegamos a las Sagradas Escrituras cuando San Juan los diferencia así: “quienes dicen ser judíos y no lo son” al referirse a quienes diciendo ser judíos rechazaron a Cristo. Así es que nos queda claro que estás en un error y nos acusas en falso.

    Lo primero de todo, hay un equívoco terminológico: el “Judaísmo” sólo existe “después” de Jesús. Antes de eso, hay “judíos”, que son la gente de Judea, en oposición a la gente de Israel -Samaría-.

    FC: eso es falso. Judíos eran llamados todos, nacidos o no en Judea. Algunos nacidos en Babilonia, en Samaria, en Siria, en donde fuera.

    Ambos comparten “la Fe de Israel”, que es la Fe de Abraham y de Moisés. Lo samaritanos se separaron primero, por rechazar el Templo de Jerusalén, y luego porque además de mezclaron con extranjeros. El sentido racial y exclusivo de la Fe de los judíos es anterior a Jesús, y Jesús nace en medio de él. Las leyes racistas de exclusión, como las leyes de alimentación y pureza, son casi todas de la época de Esdras y Nehemías, es decir, de la construcción del Segundo Templo, después del Destierro de Babilonia, 500 años antes de Jesús. Incluso la rebelión de los Macabeos tiene un componente nacionalista, además del religioso.

    Jesús es judío, por raza, y es judío por religión y costumbre. Es “nacido de mujer” y “nacido bajo la Ley”. Los Apóstoles también. Por la misma, Jesús hace de su capa un sayo y de la Ley de Moisés lo que le viene en divinamente soberana gana -Oye, es Dios; yo no estoy por enmendarle la plana a Dios…-. Y mira, tanto que citáis el Evangelio de Mateo con lo de no abolir la Ley… Si tanto pensáis que Jesús no movió una letra de la Ley, además de que deberíais leeros el Levítico a ver qué tal, tendréis que decir que Jesús estaba casado. Porque según la costumbre judía tendría que estar casado para ser, como se dice que era, “rabino” (=maestro).

    FC: mientes de nuevo. Jesús no estaba casado y de todos modos enseñaba y predicaba en la Sinagoga. Muchos lo llamaban rabbí (maestro). Lo demás es perogrullo.

    • Brandon permalink
      marzo 13, 2014 7:30 am

      Judaísmo” es lo que viene después de Jesús. Los judíos que creyeron que Jesús era el Cristo de Dios se hicieron cristianos. Los que no lo creyeron, son los judíos modernos, y su práctica de denomina “Judaísmo”. A falta de Templo -porque Vespasiano, con buena visión política, lo destruyó-, los judíos actuales son los “fariseos” del Nuevo Testamento.

      • marzo 13, 2014 10:51 am

        Brandon.

        Te equivocas; no hay diferencia entre ser cristiano y cristianismo, igual era hace 20 siglos entre ser judío y judaísmo.

        Unidad en la Verdad

      • Julián Restrepo Henao permalink
        marzo 13, 2014 11:18 am

        Foro:

        Y porqué los actuales cabalistas, además de autocalificarse como “judíos”, también utilizan para sus hospitales y cementerios el nombre de “israelita”???

        • marzo 13, 2014 1:27 pm

          Julián.

          Para confundir y engañar a los ingenuos.

          Unidad en la Fe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: