Skip to content

Rituales anticatólicos; paralelismo entre Nagasaki y el 11-S (2ª parte)

septiembre 11, 2017

El autor marxista Tomás Eloy Martínez recuerda su viaje a Nagasaki en 1965. Y testimonia al soslayo el bombardeo absurdo de esta ciudad, el mayor enclave católico del Japón. Sutilmente cita del periódico Asahi Simbun:

“Fue una matanza entre cristianos”

 El inmenso peso de Fat Man fue descargado a ojo y no dio exactamente en el blanco. Se desvió hacia el Este y cayó sobre el estrecho valle de Urakami, donde vivían los veinticinco mil católicos de la ciudad. (Tomás Eloy Martínez)

Jacob Beser, el hebreo enviado en secreto para dirigir los ataques nucleares en Hiroshima y Nagasaki

Nagasaki, 9 de agosto de 1945, 11.02 horas

El mito del mayor Sweeney, el secreto cabalista

  La gran prensa hebrea durante años señaló/culpó al mayor Charles Sweney -un católico piloto del ataque sobre Nagasaki- como el responsable del ataque selectivo sobre la población católica de Japón, pero siempre se ocultó al verdadero selector, el hebreo Jacob Beser, responsable del radar, quien era el único miembro de la tripulación que participó en los dos ataques nucleares, ELIGIENDO EL LUGAR DE LA MONSTRUOSA DESCARGA.

  Durante el primer ataque, sobre Hiroshima, la tripulación ignoraba el potencial de la bomba nuclear y sólo imaginaban que se trataba de otro bombardeo cotidiano. Pero al ver el poder destructivo de Little Boy, fue necesario que los jefes del Proyecto Manhattan cambiaran a toda la tripulación, con excepción del especialista entrenado para el lanzamiento de ambas bombas, el israelita Jacob Beser.

  Se ha ocultado que Jacob Beser fue un agente illuminati preparado y asignado en secreto al proyecto desde la base ultrasecreta de Los Álamos, Nuevo México, dirigido personalmente por el líder del luciferino Proyecto Manhattan, el también hebreo Julius Robert Oppenheimer.

 

  A los nuevos miembros de la tripulación -ignorantes de su verdadero objetivo, incluido el piloto católico Charles Swenney- se les engañó ese día y se les dijo que la misión consistía en realizar un vuelo de reconocimiento-preparación con una bomba señuelo, además de que aún eran  escasas noticias que se tenían de lo sucedido tres días antes y que los marines ya anticipaban una inmediata rendición de los japoneses.

  Pero la misión era otra. Cuando llegaron a sus posibles objetivos militares, se dio la orden de cambiar de objetivo…

“Toda la travesía estuvo empañada por nubes de borrasca. Al llegar a Kokura, el tiempo empeoró. El B-29 perdió más de cuarenta y cinco minutos esperando que despejara. Apenas le quedaba combustible para el regreso. Ya estaba dando la vuelta cuando Sweeney recibió la orden de volar hacia Nagasaki. El cielo también estaba cerrado allí y no les quedaba tiempo sino para pasar una vez. A cinco kilómetros de la ciudad entrevieron un claro… El inmenso peso de Fat Man fue descargado a ojo y no dio exactamente en el blanco. Se desvió hacia el Este y cayó sobre el estrecho valle de Urakami, donde vivían los veinticinco mil católicos de la ciudad.” (Jacob Beser a un corresponsal de The Washington Post)

  ¿Por qué habría de ser necesario un nuevo ataque, y además con una bomba más potente?. ¿Por qué el ataque fue precisamente a las 11 horas?, ¿por qué sobre una ciudada que ni siquiera aparecía como un objetivo militar importante, y menos en el sector que fue atacado?.

  Los verdaderos objetivos del Proyecto Manhattan

El hebreo Harry Salomón Truman con su atuendo de gran maestro masón

Cuando se realizaron los ataques de Hiroshima y Nagasaki, ya los japoneses se encontraban en negociaciones para rendirse, luego de que el frente occidental del Eje había sucumbido meses antes. Se terminaba la guerra y con ella las oportunidades de realizar un sacrificio ritual de una categoría suprema.

¿Eran objetivos militares?

Que el hebreo Salomon Truman dijese que Hiroshima albergaba una importante base militar es una mentira que solo se puede entender dicha por quienes quisieran ocultar las razones del bombardeo en aquel momento.

¿Cómo se conjuga esto con las declaraciones de los habitantes de Hiroshima que dijeron que no se asustaron cuando oyeron el ruido del Enola Gay cuando llegaba con su carga mortal, ya que los aviones siempre pasaban de largo? ¿Por qué no se había bombardeado antes Hiroshima, cuando la fuerza aérea norteamericana había bombardeado sistemáticamente todos los objetivos militares y las ciudades japonesas?

  En junio de 1945, el general Curtis LeMay, a cargo de los ataques aéreos a Japón, se quejaba de que después de meses de los bombardeos con NAPALM no había ya nada en las ciudades japonesas mas que blancos de chatarra y basura. Ya en julio los aviones norteamericanos podían sobrevolar Japón sin encontrar resistencia y bombardear lo que quisieran ya que Japón no podía defenderse.

  En realidad, el Proyecto Manhatan tenía objetivos para los cuales se trabajaba desde 1939, años antes de que Estados Unidos entrara a la Guerra; dotar a las potencias judías (hebreas cabalistas) de un arma capaz de aterrorizar a la humanidad y ponerla de rodillas ante sus perversos mandatos.

  También estaba el objetivo ritual, el sacrificio mediante dos columnas de fuego dedicadas a los 11 sephirots y cuyo cumplimiento debería atraer para sus provocadores un poder sin igualen la historia de la humanidad.

Proyecto Manhattan, concebido y realizado por los hebreos cabalistas

Los hebreos Albert Einstein y Julius Robert Oppenheimer trabajando el Proyecto Manhattan

 El agente operativo adiestrado, como ya se indicó, fue el hebreo Jacob Beser.

 Pero, igualmente, los miembros del Proyecto Manhatan eran en su totalidad hebreos; todos, los investigadores y promotores eran de la misma raza: los presidentes Franklin D. Roosevelt y Harry Salomon Truman; el organizador del programa Vannevar Bushel director del programa Julius R. Oppenheimer, el promotor y defensor Albert Einstein; los científicos desarrolladores y espías exiliados de Alemania, Italia, Polonia y Hungría Robert Serber Frankel, John von Neumann, Richard Phillips Feynman, Hans Albrecht Bethe, Edward Teller, Leó Szilárd, Enrico Fermi (esposo de la activista hebrea Laura Capon Fermi),  Félix Bloch, Emil Jan Konopinski (Sniegowska), Stanley S. Frankel y el “espía” Klaus Fuchs Wagner quien luego se publicó fue el encargado de enviar los avances de las investigaciones a sus “camaradas” de la Unión Soviética.

Grupo de cientificos y promotores hebreos del Proyecto Manhattan

  Continuará…

Anuncios

Rituales anticatólicos; paralelismo entre bombas nucleares de 1945 y el 11-S (1ª parte)

septiembre 11, 2017

Rituales de SACRIFICIO DE FUEGO contra católicos, ordenados por el NOM

  Resulta muy llamativa la coincidencia de dos de los crímenes políticos más perversos de los últimos tiempos…

  Se trata del ataque nuclear a las principales ciudades católicas de Japón -Hiroshima y Nagasaki- y el ataque contra cientos de católicos atrapados en las Torres Gemelas el 11 de sptiembre de 2001.

  La Orden de los Illuminati recoge el lado más oscuro de la cábala judía, sin dejar de lado la tradición celta, que tiene gran importancia, hasta el punto de que el Consejo Illuminati, es conocido como «El Gran Consejo de los 13 Druidas».

El número 11 en la tradición cabalista illuminati

Homenaje público a las 33 deidades de los sacerdotes druidas

  Según la tradición pagana celta, las festividades como el 11 de septiembre son fechas sagradas de los Druidas, nombre con que se conocía a los sacerdotes celtas introduciendo además los Sacrificios Humanos.

  También en la tradición de los vedas hindúes, el número 11 es clave en el sacrificio ritual demoníaco:

“Oh dioses, que en número de once moráis en los cielos, que en número de once estáis sobre la tierra, y que, en número de once, habitáis con gloria en medio de los aires, QUE NUESTRO SACRIFICIO SEA GRATO”

  Lo mismo sucedió entre los cabalistas judíos a través de sus sacerdotes levitas, realizando sacrificios humanos a Moloch en secreto, como lo denuncia la Biblia. Y, siglos más tarde, lo harían infiltrados entre los cristianos.

CEREMONIA DE SACRIFICIO DE FUEGO DE LOS ILLUMINATI DE BOHEMIA

  El Zend Avesta de los antiguos persas, influido por demonios oraba:

“Que los 33 amnscanpands (ángeles caídos) y Ormazd  sean puros y victoriosos”

  De acuerdo al esoterismo masónico, los sacrificios de los once primeros grados están destinados a convertirlos de “profanos” en hombres verdaderos, la segunda etapa de once grados los transforman de hombres en “pontífices judíos” y los últimos once grados, los llevan hasta convertirse en “emperadores cabalísticos”.

La Cámara Negra por la que debe pasar el iniciado del grado 18 (Rosacruz) debe estar iluminada por 33 luces, sobre tres candelabros de 11 brazos.

  El rito de Mizraím, el segundo más luciferino, posee 72 grados divididos en 33 simbólicos, 33 filosóficos, 11 místicos y los 13 grados cabalísticos.

  La Cámara del Gran Consejo del rito Escocés está iluminada por once luces.

  Según la doctrina de la Cábala judía el Ensoph (infinito) es la fuente de todo cuanto ha existido, existe y existirá por toda la eternidad. Es seguido por los tres Sephirot superiores y por siete inferiores, once en total. Juntos se complementan con la esfera de los espíritus “que habitan en medio de los aires” y los que “moran en la tierra”.

“Los cabalistas estiman en mucho los números, sobre todo el once. Un fragmento sobre el libro principal, “Zohar” (Luz), se titula “Idra Raba”, es decir, “La Gran Asamblea”, porque comprende los discursos comprendidos por Simón Ben Jochai a todos sus discípulos que eran en número de diez; de este modo el Maestro representa al Ensoph en medio de los diez Sephirot.”          

La fiesta del 11 de septiembre

  • El 11 de Septiembre de 1826, el masón William Morgan, autor del libro «Ilustraciones de la Masonería» (donde revela sin autorización, los Juramentos Secretos de la Orden), es secuestrado por varios de sus «hermanos» de Logia y ahogado en el Río Niágara (Estado de Nueva York).
  • El 11 de Septiembre de 1891 (110 años antes del ataque megaterrorista en Nueva York), se constituye en Londres la Asociación Colonial Judía.
  • El 11 de Septiembre de 1922, el imperialismo británico se toma Palestina. El mismo día se crea la aldea Nahal: el primer Moshav o Asentamiento Colectivo Sionista, en la región. Mientras tanto, en Nueva York, se celebra la gran convención de la Organización Sionista Mundial, en la cual se consagra como dirigente de la misma a Jim Weizmann, quien será el primer presidente del Estado de Israel en 1948, una vez que los británicos les cedan esas tierras
  • El 11 de Septiembre de 1941, se celebra la ceremonia en la que se ponen los cimientos del Pentágono, y el presidente Roosevelt, miembro de Los Illuminati, plantea ante el Congreso la necesidad de entrar a la guerra.
  • El 11 de Septiembre de 1961John Kennedy ordena desembarcar tropas estadounidenses en Vietnam. Quien realmente está detrás de la Guerra de Vietnames el Illuminati Henry Kissinger, que entonces era asesor del Consejo Nacional de Seguridad. Es cuando Kennedy trata de terminar con la guerra y con otras cosas, que terminará siendo asesinado por el Gobierno Secreto.
  • El 11 de Septiembre de 1990 (11 años antes del autoatentado en Nueva York),George Bush padre —miembro de la Orden Calavera y Huesos (Skull & Bones), rama de Los Illuminati, así como de la Logia Masónica Sionista B’Nai B’Rith—, explicaba ante el Congreso Norteamericano que la invasión de Irak a Kuwait era «una rara oportunidad para maniobrar hacia un período histórico de cooperación. Más allá de estos tiempos turbulentos… puede emerger un Nuevo Orden Mundial»*.
  • El 11 de Septiembre del 2000, se debatía en Estados Unidos (en una asamblea celebrada especialmente para tal fin), los beneficios e inconvenientes de volver a librar una guerra contra Irak.
  • El 11 de Septiembre del 2001… El régimen terrorista de George Bush hijo, miembro de la Orden Calavera y Huesos, ordena los autoatentados a las Torres Gemelas de Rockefeller y el Pentágono. Cerca de 3.000 personas murieron, de modo similar a los antiguos sacrificios druídicos (donde se amontonaba gente en grandes construcciones de mimbre, a las que se prendía fuego). Culpando a otros del incidente, se da, además, la excusa para devastar pueblos y naciones, y sembrar el terror.

(Continuará…)

El fraude del sistema bancario, en dos minutos

septiembre 10, 2017

En apenas dos minutos, el eurodiputado Godfrey Bloom nos explica, MAGISTRALMENTE, el fraude del sistema bancario:

O en versión extendida:

Lefebvrianos de “Non Possumus” denuncian a la FSSPX en Inglaterra por corromper niños en escuela

septiembre 10, 2017
sspx2-1-of-2-jpg

Ya, antes, curas lefebvrianos han sido denunciados por escándalos contra la pureza en contra de infantes…

Así lo denuncia NON POSSUMUS en su nota de ayer:

La Escuela San Miguel de la FSSPX en Inglaterra publica un increíble texto titulado “Herramienta-semáforo de conducta sexual Brook” (*)Abajo ponemos los enlaces respectivos para que los lectores que lo deseen puedan acceder a su lectura directa (en inglés). 

Pues bien, lo que ahí se dice es tan asqueroso y escandaloso que no podemos transcribirlo en esta entrada. Sí podemos explicar lo siguiente, sobre todo para los que no leen Inglés: en ese texto se orienta sobre diversos comportamientos poniendo tres columnas paralelas, una verde, una amarilla y otra roja (“seguro y saludable”, “potencialmente no seguro o no saludable”, “no seguro o no saludable”). Cita (pgs. 30, 31 y 32): “¿Qué es un comportamiento verde? Los comportamientos verdes reflejan un desarrollo sexual seguro y saludable. Éstos se muestran entre niños o jóvenes de edad o capacidad del desarrollo similar y que reflejan curiosidad natural, experimentación, actividades consensuales y elecciones positivas. ¿Qué puede hacer usted? Los comportamientos verdes proporcionan oportunidades para dar retroalimentación positiva e información adicional. Los comportamientos verdes:” [¡sigue una enumeración de diversos pecados mortales contra la castidad!]

¿Se volvieron enteramente locos en la Neo-FSSPX? En la página 1 de este documento se aclara que esta Política, Procedimiento y Orientación sobre la Protección Infantil es revisada anualmente y aprobada por el Superior del Distrito de la Fraternidad San Pío X (SSPX)” (!!!). 

¿Qué explicación podrá dar la FSSPX sobre este gravísimo escándalo? ¿Que han debido cumplir exigencias legales? ¿Que de no poner esa porquería infernal, el Estado decretaría el cierre del colegio? Responder algo como eso equivale a afirmar que San Pablo se equivocó cuando enseñó, en Rom 3,8, que nunca es lícito hacer el mal para conseguir el bien; que toda la moral que enseña la Iglesia se funda en bases falsas, que la Iglesia miente, y que -en definitiva- Dios nos engañó. 

Los enlaces:

Página oficial de la Escuela San Miguel: http://fsspx.uk/en/st-michaels-school-homepage

Una vez allí, haga clic en “School policies table”. El documento “Política de Protección Infantil” es el octavo de arriba para abajo.

Para ingresar directamente al documento:
http://www.sspx.co.uk/sMS%20CPP%2017.07.16.pdf 
_________________________

(*): Brook, es una famosa organización inglesa dedicada a dar “orientación” sexual y a promover el aborto, la contracepción y la ideología de género. Ver sitio web.

¡Ah!, por cierto: “NADA HA CAMBIADO EN LA FSSPX”

Senado de EEUU: hebrea abortista Feinstein se opone a candidata a juez por convicción católica

septiembre 9, 2017

Dianne Feinstein vs. Amy Coney Barrett

(Transcrito de Los Angeles Times/ Traducción de Foro Católico)

¿La senadora Dianne Feinstein (FC: hebrea abortista) es una fanática anti-católica?

¿Violó el espíritu, si no la letra de la prohibición de la Constitución de una “prueba religiosa” para cargos públicos cuando se opuso a una candidata católica para una corte de apelaciones federal, porque “podría ser indebidamente influenciada por sus creencias religiosas”, debido a que “el dogma habla en voz alta dentro de ti.”

Los comentarios de Feinstein realizados en una audiencia del miércoles en el Comité Judicial del Senado fueron dirigidos contra la profesora de Notre Dame, Amy Coney Barrett, candidata al 7º Circuito de Apelaciones de los Estados Unidos. La respuesta en Twitter fue inmediata y justamente indignada.

“Fanatismo puro y simple” twiteó la columnista de USA Today Kirsten Powers. “Fuera de límites” declaró Sohrab Ahmari, un escritor de Commentary que preguntó: “¿Lo diría a un candidato musulmán?” “Dianne Feinstein intervino hoy”, twitteó Christopher Hale, un prominente demócrata católico.

Dianne-Feinstein

No creo que Feinstein sea una fanática o intolerante del siglo XIX que rechace hablar de “Roma, romanismo y rebelión”. Pero ella fue demasiado lejos al plantear dudas sobre si Barrett permitiría que sus opiniones religiosas afectaran sus decisiones como juez (particularmente sobre los derechos al aborto, la prioridad de Feinstein cuando se trata de nominaciones judiciales).

Por desgracia, Feinstein no estaba sola. En la misma audiencia, el senador Richard J. Durbin (D-Ill.) – él mismo católico – participó en el vergonzoso interrogatorio de Barrett, preguntándole si ella se consideraba “católica ortodoa”. (Durbin también dijo que nunca había encontrado ese término antes, un triste comentario sobre la calidad de sus 19 años de educación católica.)

Podemos imaginar circunstancias en las cuales podría ser legítimo que los senadores presionen agresivamente a un candidato a juez acerca de si él o ella podrían permitir que sus creencias religiosas sobrepasen su obligación de aplicar la ley y la Constitución. (Si Trump nombra al ex juez jefe de Alabama, Roy Moore, al tribunal federal, insistiría en esa línea de preguntas.)

Pero Barrett no merecía tal trato, a pesar de los reclamos de un grupo de interés liberal, la Alianza por la Justicia, de que “Barrett ha dicho que los jueces deben ser libres para poner sus opiniones personales por encima de su juramento judicial para seguir fielmente la ley”.

En ninguna parte de su sentencia contra Barrett el grupo confirmó esta acusación extraordinaria. Se citó un artículo de 1998 donde Barrett co-escribió como estudiante de Derecho que argumentó que un juez católico con objeciones religiosas a la pena de muerte debe recusarse de decidir si imponer una pena de muerte. Eso, por supuesto, es lo contrario de sugerir que un juez debe emitir una decisión basada en su religión.

Feinstein no era tan grosera como la Alianza para la Justicia al plantear dudas sobre la capacidad de Barrett de mantener sus creencias religiosas fuera de las decisiones futuras. Pero esto es lo que dijo al final de la audiencia:

“Cualquiera que sea la religión, tiene su propio dogma. La ley es totalmente diferente. Y creo que en su caso, profesora, cuando lee sus discursos, la conclusión que se obtiene es que el dogma vive en voz alta dentro de usted, y eso es motivo de preocupación cuando se abordan cuestiones importantes que un gran número de personas han luchado durante años en este país.”

Pero no veo ninguna cita de los discursos o escritos de Barrett que apoyen la noción de que sus decisiones serán deformadas por el dogma religioso.

Sí, una vez le dijo a los graduados en la Facultad de Derecho de Notre Dame (una institución católica) que su carrera legal era “un medio para un fin, y … ese fin está construyendo el reino de Dios.” Ella también escribió en Notre Dame que la vida “es más que la suma de nuestras propias experiencias, tristezas y éxitos. Se trata del papel que desempeñamos en el plan que Dios desarrolla sin cesar para redimir al mundo “. Estas convicciones piadosas no enarbolan banderas éticas.

Por último, Barrett y su coautor escribieron que los jueces “debían conformar su propio comportamiento con el estándar de la Iglesia”. En el artículo de revisión de la ley de dos décadas sobre los jueces y la pena de muerte, un juez que tenía objeciones religiosas a la pena de muerte debería retirarse de una decisión sobre la imposición de la pena de muerte – no una sugerencia de que el juez debe negarse a imponer la sentencia en deferencia a las enseñanzas de la iglesia.

De hecho, antes en el mismo párrafo, el artículo dice: “Los jueces no pueden – ni deberían tratar de – alinear nuestro sistema legal con la enseñanza moral de la iglesia siempre que los dos diverjan”.

Por supuesto, las preocupaciones de Feinstein por motivos religiosos ulteriores no implican la pena capital, sino el aborto. Como portavoz del senado explicó: “La profesora Barrett ha argumentado que la fe de un juez debe afectar la forma en que abordan ciertos casos. En base a esto, la senadora Feinstein le preguntó si podía separar sus opiniones personales de la ley, particularmente en relación con los derechos reproductivos de las mujeres “.

Esa pregunta general puede ser hecha justamente a cualquier candidato judicial, pero la observación extrañamente formulada por Feinstein de que “el dogma vive en voz alta dentro de ti” asumió hechos que no están en evidencia, aunque no califique como católicos. Feinstein es libre de no votar por Barrett, pero le debe una disculpa a la profesora.

El Magistral Catecismo Mayor de san Pío X

septiembre 3, 2017

San Pio X

“La mayor parte de los que van al infierno, van por no conocer la Doctrina Católica” San Pío X.

Prescrito por San Pío X el 15 de julio de 1905

El Catecismo Mayor de San Pío X es un excelente Catecismo Romano, originalmente escrito en italiano por el Papa san Pío X, en 1905, en lenguaje claro y conciso, sus preguntas y respuestas ayudan a retener la esencia de la doctrina católica de todos los tiempos, fortaleciendo por eso un conocimiento teológico básico para todos los católicos.

Viene con dos anexos: Las Fiestas del Año Litúrgico e Historia de la Religión, abarcando el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y la Historia de la Iglesia.

Es lo que se puede llamar un libro de consulta, porque contiene doctrina teológica, moral, histórica, vida espiritual, costumbres y demás. Este catecismo tenía también la función de compendiar el Catecismo Romano, escrito durante el Concilio de Trento.

Como enseña la Santa Madre Iglesia, un Pontífice Legítimo no puede errar al enseñar en definiciones que atañen a la Fe y a las Costumbres. Por consiguiente el dicho catecismo en totalmente fiable.

 Lo siguiente contiene la estructura del Catecismo Mayor:

DE LA DOCTRINA CRISTIANA Y DE SUS PARTES PRINCIPALES

  • Lección preliminar
  • Parte primera – Del Símbolo de los Apóstoles, llamado vulgarmente “Credo”
  • Parte segunda – De la oración
  • Parte tercera – De los Mandamientos de la Ley de Dios y de la Iglesia
  • Parte cuarta – De los Sacramentos
  • Parte quinta – De las Virtudes principales y de otras cosas necesarias que ha de saber el Cristiano

INSTRUCCIÓN SOBRE LAS FIESTAS DEL SEÑOR, DE LA SANTÍSIMA VIRGEN Y DE LOS SANTOS

  • Parte primera – De las fiestas del Señor
  • Parte segunda – De las fiestas solemnes de la Santísima Virgen y de las fiestas de los Santos

BREVE HISTORIA DE LA RELIGIÓN

  • Parte primera – Resumen de la historia del Antiguo Testamento
  • Parte segunda – Resumen de la historia del Nuevo Testamento
  • Parte tercera – Breve noticia de la historia eclesiástica

DESCARGAR aquí EL CATECISMO MAYOR DE SAN PÍO X 

S.S. San Pio X: “Los judíos no han reconocido a Nuestro Señor. Nosotros no podemos reconocer al pueblo judío.”

La difamación de Lefebvre contra Pío XI (I): lo acusó de ocasionar masacre de Cristeros en México

septiembre 1, 2017

Gravísimas e infundadas acusaciones de Marcel Lefebvre contra el Papa Pío XI

Se ha dado poca atención a la aversión de Marcel Lefebvre contra los últimos verdaderos papas. Muestras de dicha falta de caridad aparecen en su autobiografía “Las pequeñas historias de mi larga historia”.

Marcel Lefebvre realizó una gravísima acusación, a través de un juicio temerario, fraudulento y abiertamente contrario a la dignidad papal de Pío XI a quien acusa “suavemente” de cometer graves perjuicios contra la Cristiandad, específicamente contra los católicos franceses, contra los cristeros mexicanos y contra clérigos rebeldes como Louis Billot, el mentor Henri Le Floch, maestro de Lefebvre, y contra el hereje anti católico Charles Maurras, dirigente de la desviada Action Française.

 Primera acusación contra Pío XI

En el primer caso, acerca de los cristeros mexicanos; Lefebvre se asocia con la versión anticristiana de la epopeya cristera y acusa muy grave y escandalosamente a Pío XI (bajo una aparente suavidad) de haber entregado las cabezas católicas en bandeja de plata al gobierno anticristiano del hebreo Elías Calles. Lefebvre acusa al Papa:

El pobre Papa Pío XI fue quien ocasionó la masacre de los Cristeros en México, por pedido de los obispos americanos. Los católicos mexicanos se defendían y querían luchar contra el gobierno masónico y anticristiano, anticatólico. Por eso tomaron las armas, como hicieron los Vandeanos durante la Revolución francesa, para salvar la religión, para salvar la Fe católica. El Papa los alentó al comienzo, mas luego el gobierno americano francmasón que sostenía a México —siempre la Francmasonería— insistió a los obispos americanos para que cesara este combate. ¡Oh! ¡Habría un acuerdo con los católicos, no se preocupen! Entonces los obispos presionaron al Papa Pío XI, y EL PAPA PÍO XI ORDENÓ A LOS CRISTEROSQUE DEPUSIERAN LAS ARMASDEPUSIERON LAS ARMAS Y FUERON TODOS MASACRADOS. El gobierno los hizo masacrar en masa. Horrible, absolutamente horrible. FUE VERDADERAMENTE UNA TRAICIÓN PARA ESA POBRE GENTE.

 Los testimonios de primera mano contradicen a Marcel Lefebvre

Miles de cristeros y cientos de clérigos o religiosos fueron asesinados por la traición de algunos “obispos”

Fernando González en su obra “Matar o morir por Cristo Rey” nos revela una carta testamento de Monseñor González y Valencia obispo de Durango escrita a finales de 1938. En ella relata que la comisión del episcopado formada por él mismo, por Monseñor Valverde Obispo de León, por Monseñor Méndez del Río Obispo de Tehuantepec, acudieron ante el Papa Pio XI a preguntarle qué instrucciones debía dárseles a los obispos que estaban en México, y éste les contestó: “No les digan nada, ellos que están cerca del terreno que hagan lo que juzguen conveniente”. El  obispo de Tehuantepec Méndez del Río, le preguntó: “¿Entonces debemos ser imparciales?”.

El Papa dando un puñetazo en su escritorio contestó: “¡Nosotros no debemos ser imparciales, debemos estar siempre del lado de la justicia!. Por supuesto que los cristeros luchaban por una causa que consideraban justa.”

Sigue diciendo la carta de Monseñor González y Valencia que el Cardenal Gasparri, Secretario del Vaticano, siempre reconoció la justicia de la causa y el derecho de hacer uso de la fuerza para sostenerla. Miguel Palomar y Vizcarra en su libro El caso ejemplar mexicano señala que, en enero de 1927 (cinco meses antes de  la traición) el Papa les dijo a un grupo de muchachos mexicanos que se encontraban en Roma:

“…diréis a todos las palabras que habéis oído de nuestros labios; les diréis que nosotros hemos saludado en vosotros a todos los católicos mexicanos, sí, a todo México, a todos los Prelados, a todo el Clero –ese admirable Clero mexicano-, a todos los seglares, pero sobre todo y principalmente, a esa amada y generosa juventud mexicana. Le diréis que nosotros sabemos todo lo que ella hace, que sabemos que combate, y lo bien que combate en esa gran guerra que se puede llamar la batalla de Cristo”.

A pesar del mensaje del papa Pío XI, entre mayo y junio de ese 1927, los obispos cripto hebreos Rafael y Anrtonio Guízar y Valencia, tíos del tristemente Jesús Degiollado Guízar, tristemente célebre sucesor del general Gorostieta y autor material de la traición a los millares de cristeros “admistiados”, así como sospechoso de delatar a Gorostieta. La familia de cotijenses trabajaron al lado de sus hermanos estadounidenses para tender una trampa contra las fuerzas cristeras, la cual se cerró en agosto de ese año con la captura y ejecución de miles de cristeros y la posterior desintegración del ejército cristero, por orden de su “nuevo comandante”.

La versión de los anticristianos también desmiente a Lefebvre

El propio hebreo Jean Meyer reconoce en su versión que el hijo de… padre hebreo… Plutarco Elías Calles y su títere sucesor, Emilio Portes Gil, nunca accedieron a las demandas y garantías exigidas por el Papa Pío XI:

De acuerdo con López Beltrán es en junio de 1929 cuando se elige a los obispos Monseñor Pascual Díaz y Leopoldo Ruiz, esto por que FUERON LOS ÚNICOS QUE MOSTRARON INTERÉS EN NEGOCIAR CON LOS CALLISTAS (eran incondicionales de Rafael y Antonio Guízar y Valencia). Fueron traídos a México por el embajador norteamericano Dwight Whitney Morrow, a quien se le consideraba cómplice de Calles.

De este supuesto arreglo no se consiguió nada que estuviera dentro de las peticiones del Pío XI, de los cristeros o de la Liga Nacional Defensora de la Libertad, ni siquiera se obtuvo alguna anulación a la leyes que perseguían a la Iglesia. Lo único que obtuvieron fueron algunas palabras de conciliación del presidente así como la promesa de que no aplicaría de forma intransigente las leyes.

  Fueron algunos “prelados mexicanos” así como la infiltración de Jesús Degollado Guízar, y no Pío XI, quienes traicionaron al Movimiento Cristero

El “presbítero” Jacobo Leclerq señalaba contra el movimiento cristero: “entre las condiciones teóricamente exigibles para una rebeldía legítima, hay una que es particularmente delicada: la condición de capacidad o de probabilidades de éxito… si hay casos en que las probabilidades de éxito son nulas, la rebeldía es una locura”

Así se inició un movimiento contrario a la Guerra Cristera ya que el ingenioso pueblo guadalupano amenazaba a la cabeza de la Gárgola, luego de que los católicos mexicanos descubrieron que la mira debería apuntar hacia lo alto de la Bestia.

Al verse descubiertos, los efebos de la Sinagoga se acobardaron y adelantaron un golpe final, a través de un infiltrado lograron el traicionero asesinato del general Enrique Gorostieta, jefe de las fuerzas cristeras.

“General” Jesús Degollado Guízar, tío de Marcial Maciel Degollado

El armisticio fue aprobado por el beneficiario de la muerte de Gorostieta, el iscariote Jesús Degollado Guízar, hijo del nido de serpientes hebreas de Cotija, Michoacán y tío del malogrado y famosísimo sátiro Marcial Maciel Degollado (fundador de los millonarios del anticristo y socio VIP de la Logia Vaticana). Del mismo nido de víboras son sus otros tíos; los modernistas “arzobispos” entreguistas: Antonio y Rafael Guízar y Valencia, enemigos declarados de la Cristiada.

Fue ahí cuando los supervivientes se dieron cuenta cabal de la forma en que fueron traicionados por parte de la “jerarquía episcopal mexicana” y ahí nació la desconfianza de los católicos mexicanos contra la jerarquía hebraizada y simoniaca.

¿Por qué Marcel Lefebvre se aventuraría a redactar en su autobiografía esa gravísima infamia contra el Papa Pío XI…?. Y no es la única, como se apreciará en la continuación de este artículo… 

Unidad en la Fe

El fraude del “Diario de Ana Frank”

agosto 31, 2017

afd

(Transcrito de  Eco Revisionista/ Pedro Varela ( Carta Nº 10 Otoño/Invierno 1996))

EL CASO DE ANA FRANK

“El mito, ¿o tendríamos que decir el timo de Anne Frank?, es probablemente ambas cosas a la vez, a raiz de las investigaciones que hemos podido resumir al respecto. Conocida en el mundo entero por su famoso Diario, Anne Frank es sin duda la “víctima del Holocausto” más celebrada. En lo que se refiere a su impacto en el público — afirma el “caza nazis” judío Simon Wiesenthal –, el Diario de Anne Frank es “más importante que los juicios de Nuremberg” (The Washington Post, 1 de Abril de 1979, pág. H3) (1).

Organizaciones de influencia y la mayoría de los medios de comunicación occidentales, promueven un culto casi religioso por Anne Frank. El mensual británico History Today (edición de Marzo de 1995), afirma que “El impacto del “Diario” ha sido inmenso, especialmente en las jóvenes generaciones, niños de colegio, adolescentes y estudiantes. En Alemania desarrollaron una especie de culto a Anne Frank en los años cincuenta similar a los movimientos despertados por Santa Teresa y Santa Bernadette. En 1957, la emoción de masas fue canalizada en un peregrinar de dos mil jóvenes, desde Hamburg a Bergen-Belsen, incluso lloviendo, durante la ceremonia en la que se depositaron flores en las fosas comunes, en una de las cuales fue enterrada Anne Frank” (2). Pero lo cierto es que el caso de Anne Frank no es diferente al de muchos otros judíos sujetos a la política de medidas antisemitas en tiempo de guerra llevadas a cabo por las potencias del Eje, no en menor medida justificada por la declaración de guerra que la nación judía realizó contra Alemania ya en 1933, es decir seis años antes de iniciarse el conflicto bélico (3).

Como parte del programa de evacuación de los judíos de Europa occidental, la niña de 14 años y otros miembros de su familia fueron trasladados por tren de Holanda al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau (actualmente en el sur de Polonia). Varias semanas más tarde, ante el avance del ejército soviético — junto a otros muchos deportados judíos — fue evacuada en ferrocarril de Auschwitz más de 400 kms. dirección occidente, al campo de Bergen-Belsen en Alemania del Norte.

Fue allí donde junto a otros compañeros del campo, Anne cayó enferma de tifus, enfermedad de la que murió a mediados de Marzo de 1945. No fue ejecutada ni asesinada. Anne Frank pereció — al igual que millones de no judíos en Europa durante los meses finales del conflicto –, como otra víctima indirecta de la guerra más devastadora. Su padre, Otto Frank, cayó igualmente enfermo de tifus y fue transferido por los alemanes a la enfermería del campo de Auschwitz, donde se recuperó. Finalmente formó parte de los miles de judíos que débiles o enfermos quedaron allí al abandonar los alemanes el campo, cuando en Enero de 1945 los soviéticos arrollaron el mismo. Otto Frank murió en Suiza en Agosto de 1980. Pero si la política alemana hubiera sido realmente la de asesinar a Anne Frank y a su padre, nunca hubieran sobrevivido a Auschwitz. Su caso, todo lo trágico que se pueda considerar, no merece ser falseado por intereses políticos y económicos. La pretensión de la así misma autotitulada “Plataforma pro Calle Anne Frank”, “proponiendo para esta calle — Séneca — el nuevo nombre de Calle Anne Frank, con una breve anotación que remarque su condición de símbolo de las víctimas del Holocausto” no se tiene en pie, como veremos.

La primera víctima de la guerra fue la verdad, cuya tergiversación era utilizada como arma de guerra psicológica. “No sé cuánto tiempo más podremos mantener que los alemanes están matando judíos en cámaras de gas. Es una mentira grotesca, como la de que los alemanes en la I Guerra Mundial fabricaban mantequilla con los cadáveres de sus enemigos”… “Se trata de una mentira que puede poner en peligro nuestra propaganda”. Esta fue la respuesta del jefe de la propaganda británica a Winston Churchill, desaconsejándole firmar dicha acusación contra Alemania, propuesta por el P.W.E. (Political Warfare Executive), departamento inglés responsable de la “guerra psicológica”. La idea fue recogida inicialmente según los rumores propagados por polacos y judíos en agosto de 1942. “El “Foreign Office” enseguida se dió cuenta de que se trataba de una mentira, pues los polacos y los judíos siempre estaban mintiendo para predisponer a Inglaterra contra Alemania” (4). No obstante el P.W.E. decidió utilizar y ampliar estas historias como base en la guerra propagandística contra los alemanes. Es dentro de este contexto de “guerra psicológica” y de “propaganda de atrocidades” en el que hay que enmarcar la historia de Anne Frank.

Pero no únicamente. Como bien indica Felderer (5) en su momento no sólo ha servido para denigrar a Hitler y la Alemania nacionalsocialista, también se ha demostrado útil a la causa de los israelíes en Medio Oriente, otorgándoles la sensación de que sus pretensiones sobre Palestina eran legítimas. Anne era el símbolo de los niños judíos perseguidos. Harwood añade que con esta y otras historias similares, se ha pretendido acobardar todo nacionalismo (6), a partir de ese momento siempre sospechoso de criminal, en favor de un internacionalismo útil a las pretensiones de la Alta Finanza de un gobierno mundial.

¿QUIEN FUE EL AUTOR DEL “DIARIO”?

Reproducción de una supuesta carta de Anne Frank del 12.6.42 y del 10.10.42.¡Obsérvense las notables diferencias de escritura sólo 3 meses después!

Pero, ¿quién escribió el Diario de Anne Frank?

Se dice que “inicialmente, la publicación del Diario fue rechazada por numerosos editores” (7). Desde 1952, en que fue editado por vez primera en París — la primera edición holandesa apareció en el verano de 1947 (8) –, se han hecho más de cincuenta ediciones en todos los idiomas importantes, contabilizando hasta la fecha más de 25 millones de ejemplares vendidos (9), muchos de ellos a la fuerza (10), amén de una hollywoodense película de gran éxito, obras de teatro y numerosas adaptaciones transmitidas por radio y televisión. Pretende ser el verdadero diario íntimo de una niña judía de Amsterdam, de 12 años de edad, escrito durante la ocupación alemana, mientras permanecía escondida con su familia en los fondos de una casa; posteriormente fueron arrestados (4 de Agosto de 1944) y trasladados a campos de concentración, donde Anne Frank falleció a los 14 años de edad, en Marzo de 1945, víctima de una epidemia de tifus que se extendió en la zona (11). Señalemos aquí que la detención de los Frank la llevó a cabo la policía holandesa (Policía Verde) y que Anne fue trasladada primeramente al campo de tránsito para deportados judíos de Westerbork (Holanda), posteriormente, el 2 de Septiembre de 1944, al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau y en Diciembre del mismo año a Bergen-Belsen (12), donde el fin de la guerra y el caos inherente producido por los bombardeos aliados sobre ciudades y los medios de comunicación y avituallamiento llevarían al hambre y el tifus. Es decir que fue paseada por toda Europa. Uno se pregunta si no suponía todo esto un esfuerzo por perder la guerra, puesto que en un momento de máxima necesidad, los alemanes se dedicaban a trasladar a los presos de naciones enemigas de campo en campo, con el consiguiente consumo del escaso combustible que hacía falta en el frente y utilización de numerosos trenes útiles en otros menesteres. Y si la intención de los alemanes era “exterminar” a la población judía, tampoco se comprende que Anne pasara tres meses en Auschwitz sin ser “gaseada” para ser trasladada a Bergen-Belsen, que en ningún caso era un campo de exterminio (según el Institut für Zeitgeschichte de Munich, instituición paraoficial del gobierno alemán, ni en Bergen-Belsen ni en todo el antiguo territorio del Reich existieron cámaras de gas para el exterminio de seres humanos) (13). Añadamos que el padre, Otto Frank, fue hospitalizado en Auschwitz para ser curado de sus dolencias (14). Resulta en cualquier caso sorprendente este interés de los alemanes para que los teóricamente destinados a la cámara de gas entraran en ella gozando de salud. Según Otto Frank, el “Diario” fue encontrado por casualidad, por él mismo, escondido en una cavidad que, casualmente, se hallaba entre la viga y el techo del lugar donde habían estado recluídos, antes de caer en poder de los alemanes. Ese encuentro fortuito ocurrió, según Otto Frank, bastante después de finalizada la guerra, en 1952 (15), si bien esta fecha no coincide con la de publicación de las primeras ediciones (1947) (16). Para Wolfgang Benz (44) el diario fue hallado por Miep Gies, una vecina de los Frank en las Prinsengracht 263 de Amsterdam, el mismo 4. 8. 44, día de la detención. Se dice que Anne Frank escribió su diario a escondidas. Así lo afirma en su prólogo George Stevens, quien afirma no sólo que el diario era pequeño, sino también “que del pequeño diario sólo Anne tenía conocimiento” (17). Aquí surge un problema, ¿cómo es que un libro que, según las ediciones, tiene unas 230, 240 ó 290 páginas, puede ser incluído en un diario pequeño que podía ser escondido detrás de unas libretas de apuntes del colegio? A pesar de hallarse en un desván relativamente pequeño, ninguno de los acompañantes la vió escribir (18), lo cual no deja de ser dificil, teniendo en cuenta que se trataba de un escrito voluminoso. Otros autores no coinciden sobre este punto (19). Según el historiador catalán J. Bochaca, que una niña de doce años escriba, en la segunda página de su diario, un ensayo filosófico sobre las razones ontológicas que la impulsan a hacerlo; así como que una niña de tan corta edad sea capaz de redactar una historia de la familia Frank, sin notas a la vista; que confinada en una buhardilla esté al corriente de la legislación y las medidas antisemitas de los “nazis”, incluyendo fechas, números de decretos y nombres propios; supone un caso impar en la historia de la literatura universal (20). El mismo autor hace notar que las ediciones inglesa y alemana del “Diario” difieren tan fundamentalmente, que las diferencias no pueden ser atribuidas, racionalmente, a criterios de traductor. “La verdad sobre el diario de Anne Frank fue revelada, inicialmente, por la publicación sueca “Fria Ord”, en 1959, en una serie de artículos diarios aparecidos en marzo. En abril de aquel mismo año, la revista americana Economic Council Letter (15 de Abril de 1959) resumió los artículos de su colega sueco, con la siguiente gacetilla: “La historia nos proporciona muchos ejemplos de mitos que tienen una vida más rica y más larga que la verdad, y que, sin duda, pueden llegar a ser más efectivos que la verdad” (21). Nuestras dudas aumentan cuando leemos en el New York Times del 2 de Octubre de 1955, que en el diario de Anne Frank “sólo figuraban aproximadamente 150 inscripciones” donde se consignaban “cronológicamente las sensaciones e impresiones de una adolescente” (“mamita me trata a veces como un bebé, lo que no puedo soportar”) y “adicionalmente muy pocas que no podrían considerarse como pertenecientes a esa categoría” (“temo mucho que nos descubran y que seamos fusilados”) (22). No obstante ello, continúa Richard Harwood, el “Diario” publicado consta de 293 páginas y su texto no concuerda con la relación, que acabamos de citar, entre numerosas inscripciones propias de una adolescente y “muy pocas” de mayor o menor referencia política. De hecho, no sólo las observaciones de carácter político del diario, sino su contenido general y su estilo, presuponen un conocimiento de interrelaciones históricas, juicio y arte de la expresión poco comunes incluso entre adultos. La edición “original” del Diario nunca fue publicada, puesto que el padre, Otto Frank, decidió expurgar el mismo de fragmentos escabrosos de una adolescente o de críticas a la madre de Anne. Más tarde este debió admitir que además de la escritora judía Anneliese Schütz e Isa Cauven”para colmar algunas lagunas en el diario debió requerir los servicios del periodista holandés Albert Cauven” (23). Incluso el poco sospechoso semanario Der Spiegel, instrumento principal en la “reeducación” del pueblo alemán, debía admitir que “el “Diario” en su conjunto no es auténtico”. Para el Spiegel queda claro que “aquello que ha hecho emocionar al mundo, no proviene enteramente de la mano de Anne Frank. En la edición el “Diario” ha sido transformado por numerosas manipulaciones…” (24). La investigación oficial llevada a cabo por la Dra. Hübner deduce que el “Diario” publicado está compuesto de 177 capítulos (cartas), que proceden de cuatro diferentes fuentes: 4 del Diario, 5 de un libro de relatos, 69 de dos diarios, que la Dra. Hübner define como primera elaboración del Diario, 99 procedentes de hojas sueltas, que la investigadora define como segunda elaboración del Diario.

Reproducción del artículo del "New York Post" del 9.10.1980 donde se confirma que Anne Frank no pudo haber escrito con tinta de boligrafo su Diario, porque todavía ¡no se había inventado el boligrafo!

Reproducción del artículo del “New York Post” del 9.10.1980 donde se confirma que Anne Frank no pudo haber escrito con tinta de bolígrafo su supuesto Diario, porque todavía ¡no se había inventado el bolígrafo!

JUICIO ESCLARECEDOR

Mayores sospechas nos asaltan, lógicamente, al estudiar el pleito en que se enzarzaron el conocido escritor judío norteamericano Meyer Levin y el padre de Anne Frank. El juicio transcurrió entre 1956 y 1958 ante el County Court House de la ciudad de Nueva York, obteniendo el demandante Meyer Levin un fallo a su favor que condenaba a Otto Frank a abonarle una indemnización de 50.000 dólares de la época por “fraude, violación de contrato y uso ilícito de ideas”; el pleito, que se arregló privadamente después de la sentencia por obvio mútuo interés, versaba sobre la “dramatización escenográfica” y venta del “Diario”. El juez, así mismo judío, era Samuel L. Coleman, quien dictó sentencia en el sentido de que Otto Frank debía pagar a Meyer Levin “por su trabajo en el diario de Anne Frank” (25). Para cualquier interesado, todo lo referente al caso Levin-Frank está archivado en la Oficina del Condado de Nueva York (N. Y. County Clerk’s Office) con el número 2241-1956 y también en el New York Supplement II, Serie 170, y 5 II Serie 181 (26). Así pues, la sentencia del juez — y juez judío — en el sentido de que el autor del Diario es Meyer Levin y no la niña, existe (27). Lo que interesa hacer notar es que de la lectura de la numerosa correspondencia privada de Otto Frank y de Meyer Levin que fue aportada al juicio como prueba de las partes, surge la grave presunción “juris tantum” de que el “Diario” “es substancialmente una falsificación” (28), y que el autor material de esa falsificación fue el igualmente judío Meyer Levin. Levin, en legítima defensa de sus derechos de autor, además de demandar al Sr. Frank por cuatro o cinco millones de dólares por su labor de parafrasear el manuscrito “para el fin que tenía que cumplir…”, pleiteó igualmente contra el productor de cine Kiermit Bloombarden, pues en la película — del mismo título que la obra — aparecen también escenas escritas por él y que no estaban contenidas en el Diario original (29). Meyer Levin había sido corresponsal en España durante la guerra civil de 1936 a 1939 y más tarde enviado de la Agencia Telegráfica Judía durante los enfrentamientos con los palestinos entre 1945 y 1946. La Enciclopaedia Judaica le reconoce como “el primer escritor en poner en escena el Diario de Anne Frank (1952)” (Vol. 11, pág. 109) (30).

UN BOLÍGRAFO PREMATURO

Pero no acaba aquí todo, y nuestra duda se convierte en decepción cuando descubrimos, como lo ha hecho el historiador británico David Irving tras su investigación (31), que en el “Diario” de Anne Frank había tinta de bolígrafo. Así lo determinaron unos expertos que acudieron expresamente a Suiza para comprobar el manuscrito original en posesión de Otto Frank. Según estos, parte de los diarios habían sido escritos con bolígrafo — inventado en 1949 y cuya aparición en el mercado data como temprano de 1951 — algo imposible al haber fallecido Anne Frank de tifus (32) en 1945. Dos ciudadanos alemanes, Edgar Geiss y Ernst Roemer, pusieron públicamente en duda, una vez más, la autenticidad del famoso “Diario”. Ante ello el Tribunal del Distrito de Hamburgo encargó a la Oficina Federal Criminal Alemana (BKA) un examen de los textos para determinar científicamente si la escritura de éstos se había llevado a cabo durante los años 1941 a 1944, basándose en los análisis del papel y la escritura del manuscrito original. Este análisis químico-técnico fué llevado a cabo en abril de 1981, bajo la dirección del Doctor Werner (33). A pesar de su publicación, la ley del silencio de los “mass-media” intentó dar la menor publicidad posible a los resultados de los análisis. Sí lo hizo el New York Post del 9 de Octubre de 1980 mencionando el hecho. Según este análisis, las correcciones, comentarios y añadidos en las hojas de parte del manuscrito fueron hechas en tinta azul, negra, roja, a lápiz y en BOLÍGRAFO de tinta negra, verde y azul. Como comentarios y texto principal son de una misma mano, recordémoslo, el libro fue escrito por alguien después de la guerra o cuando menos lo finalizó pasada la contienda. El original consta de tres libretas encuadernadas y 324 páginas sueltas (34).

DIFERENCIAS EN LA ESCRITURA

Un calígrafo pudo comprobar, además, que todo había sido escrito por la misma mano y que, por tanto, no podía ser la de Anne Frank. Se trata de Minna Becker, perito calígrafo judía, quien afirmó ante el juez, repetidamente, que toda la escritura del diario pertenece a una misma mano (35). Para dilapidar este tema sólo ha hecho falta acceder a las cartas auténticas que Anne Frank escribió de niña a unas amigas, publicadas en los Estados Unidos; la letra de estas cartas sí tiene el aspecto normal de una niña de 10 ó 12 años, lo que no es el caso del “manuscrito original”, que nos revelan a un autor de mayor edad. Las cartas fueron adquiridas por el “Instituto Simon Wiesenthal” y, siempre según David Irving, sí son auténticas, no así el diario (36). Bochaca confirma asimismo, como han hecho posteriormente otros autores, refiriéndose a Paul Rassinier, que la escritura que se afirma es la de Anne Frank, reproducida en el libro Spur eines Kindes, de Ernst Schnabel, difiere totalmente de la escritura de Anne Frank en el manuscrito original. El Profesor Faurisson, de la Universidad de Lyon, cuya especialidad es la crítica de textos y documentos, y que mantuvo varias conversaciones personales con el padre de Anne Frank, insiste en este tema otorgándole el peso suficiente para llevar al escepticismo sobre el “Diario” de Anne Frank. Su primer trabajo sobre el caso fue publicado en francés en 1980. Una traducción del mismo apareció en el verano de 1982 en el volúmen del The Journal of Historical Review con el título “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” (págs. 147-209). Entonces señalaba dos ejemplos de la letra manuscrita atribuida a Anne Frank, ambos escritos cuando esta contaba aproximadamente 13 años, pero extrañamente la primera (datada el 12 de Junio de 1942) parece mucho más madura y similar a la de un adulto que la supuestamente escrita sólo cuatro meses más tarde (10.10.42). Respondiendo a dicho escepticismo sobre la autenticidad del “Diario”, el State Institute for War Documentation de Amsterdam (Rijksinstituut voor Orloogsdocumentatie — RIOD), publicaba un libro en 1986 que incluía el facsimil de una carta supuestamente escrita por Anne el 30 de Julio de 1941. El descubrimiento en los EE.UU. de otros varios ejemplos de la letra manuscrita fue anunciado en 1988. El mismo incluía dos cartas fechadas el 27 y el 29 de Abril de 1940 y una postal, escritas a alguien en Danville (Iowa). Estas últimas, como las del 12. 6. 1942 y 10.10.1942, creaban un nuevo problema al Instituto de Documentación de Guerra de Amsterdam, dado que la letra manuscrita que aparece en ellas es completamente diferente que la escritura de adulto de la carta del 30 de Julio de 1941, así como la mayor parte del manuscrito en cuestión. Estos descubrimientos confirman la creencia del Prof. Robert Faurisson de que la letra manuscrita de “adulto” atribuída a Anne es, en realidad, muy parecida a la letra manuscrita de una de las personas que oficialmente “ayudaron” a Otto Frank a preparar el “Diario” para su publicación después de la guerra. Para Mª Paz Lopez y su artículo en “La Vanguardia”, estas diferencias de escritura son normales (!) en un adolescente (ver las reproducciones adjuntas). Igualmente soslaya, al tratar el tema del informe pericial encargado por el RIOD, el tema de la escritura a bolígrafo, mencionando exclusivamente las anotaciones a lápiz del padre. Podemos concluir pues, que no se trata de un “Diario”, sino de una novela, basada en un manuscrito escrito después de la guerra por Otto Frank o sus colaboradores, y redactado por Meyer Levín, con algunos añadidos posteriores del holandés Albert Cauven (38). El historiador alemán Udo Walendy es definitivo: “El Diario de Anne Frank — durante años lectura recomendada tabú para escuelas y público — es una falsificación” (39).

ANNE FRANK A LA FUERZA

Conviene advertir aquí que para evitar dudas y desbancar las crecientes sospechas sobre la autenticidad del libro, fue impuesto por las autoridades alemanas actuales como “lectura obligatoria” en las escuelas (¡increíble negocio para los propietarios de derechos — Fondo Anne Frank — y editores!) y se llegó al extremo de adoptar medidas disciplinarias (retiro de la “venia docendi”) contra maestros y profesores que osaran manifestar sus dudas al respecto (40). El Profesor Stielau, de Hamburgo, fue expulsado de su cátedra, en 1957, por el mero hecho de haber osado poner en duda la autenticidad del Diario. ¡Increíble!. Todavía en 1976, el padre de Anne, Otto Frank, lleva a cabo acciones y denuncias contra Heinz Roth, de Odenhausen, en un juicio tendente a prohibir publicaciones que sostengan que el diario, tal como se publicó, no puede haber sido escrito por una niña de 12 años. Ejemplos éstos que demuestran cuán estrecho es el margen de la libertad de pensamiento cuando se rozan ciertos temas tabú (41).

Ana Frank no pudo usar un bolígrafo... porque no existían.

Ana Frank no pudo usar un bolígrafo… porque no existían.

UN TIMO MORAL

Richard Verrall (que publica bajo el nombre literario de Harwood) advierte que la falsedad del mito de Anne Frank va mucho más allá, es muchísimo más profunda que la eventual falsificación del texto. Reside en la “unilateralidad” y en la “recurrencia infinita” del tema: una perfecta aplicación política de la propaganda actual del viejo tema de la niña inocente atrapada por la maldad exclusiva de los otros, pero que triunfa incluso después de muerta. El mito de Anne Frank, por la fuerza de su impacto sobre la sensibilidad colectiva, se convierte no sólo en símbolo de la “inocente” nación judía perseguida, sino más aún y contra todas las reglas de la lógica, en “prueba indiscutible” de la maldad intrínseca, inmedible, de los perseguidores. Reconozcámoslo pronto, en efecto, no importa desde un punto de vista humano que el “Diario” de Anne Frank sea una falsificación o no. Esta niña falleció, víctima del tifus — y no en una “cámaras de gas” inexistente en Bergen o convertida en “pastillas de jabón” que se han revelado una falacia, todo hay que decirlo –; y el padecimiento y muerte de cualquier niño es siempre lamentable. Pero es importante constatar que los posibles sufrimientos de una niña judía de 14 años, en tiempo de guerra, no son más significativos por el “hecho” de que hubiese escrito un diario, que los sufrimientos tanto o más terribles de otros posibles niños judíos; o que las desgracias infinitamente más numerosas de otros niños alemanes, italianos, japoneses, polacos, rusos o de otras nacionalidades que han sufrido horriblemente por muchos otros motivos en esa misma guerra: despedazados, quemados vivos a millones, mutilados o inválidos para toda la vida a causa de los bombardeos masivos de población civil efectuados por los aliados contra ciudades abiertas alemanas; abandonados en medio del caos ante la muerte o desaparición de sus padres; violados, corrompidos por la barbarie de buena parte de las tropas enemigas. Sólo en el Holocausto alemán de Würzburg, durante los últimos días de la guerra, fueron quemadas 5.000 personas, de entre las cuales más de 100 niñas y mujeres se llamaban Anna, convertidas en cenizas durante la noche del 16 de Marzo de 1945 (44). ¿Pero quién se acuerda de tal suma de horrores sufridos por los no judíos? ¿Quién llora por el niño alemán que, en Dresde, junto a otros 250.000 civiles, mujeres y niños principalmente, corre aullando envuelto en el fuego inextinguible del fósforo líquido? ¿Quién por la niña alemana violada varias veces hasta la muerte por una sucesión de bestias animadas a ello por el judío soviético Ilya Ehrenburg? ¿Quién escribe novelas lacrimógenas por los no menos reales e inocentes niños japoneses de Hiroshima y Nagasaki? ¿Quién por los niños de la misma edad de Anne Frank, masacrados en Paracuellos del Jarama, que en su propio país tampoco cuentan con una calle?. Nadie. No hay “best sellers” para ellos, no hay “dramatizaciones”, ni 50 ediciones, ni cine, ni teatro, ni bombardeo televisivo, ni campañas en su nombre, ni recogidas de firmas, ni movilizaciones entre los partidos políticos del sistema y sus parlamentarios, ni manifestaciones públicas cincuenta años después, ni nadie que quiera recordarles cambiando el nombre de una calle, por pequeña que esta fuera. ¿Por qué? ¿Tal vez porque no cuentan con un lobby que haga del dolor un negocio sin precedentes? ¿Porque les falta la conveniente orquestación de los “mass-media”, que hacen del sufrimiento ajeno un arma política, con la intención de desarmar moralmente a quienes denuncian semejante hipocresía? ¿O deberíamos ser más atrevidos y decir que, simplemente, porque no son judíos? Entonces habría que denunciar y perseguir igualmente a aquellos que por dinero o por oscuros intereses políticos y personales hacen, con los niños que han padecido en el pasado, discriminaciones en razón de su raza, religión o ideas políticas de los padres y sólo se acuerdan de unos niños muy concretos y minoritarios, soslayando a los demás. Se trata, sin duda, de un agravio comparativo.

¿Una calle para una niña o para una falsificacion?

“El Ayuntamiento de Bergen niega el nombre de Anne Frank a una calle”. Efectivamente La Vanguardia informaba de un caso similar al que nos ocupa con el pobre Séneca, con ocasión del intento de imposición de una “Calle Anne Frank” en la ciudad de Bergen, en cuyo municipio se encontraba el campo de Bergen-Belsen, y cuyo ayuntamiento se ha negado de plano a dar el nombre de Anne Frank a la calle que lleva al monumento recordatorio del campo. La propuesta fue hecha después de que años atrás se intentara dar — sin éxito — dicho nombre a una escuela (42). Con todo, entre el 12 de Mayo de 1995 y Otoño de 1996, la autodenominada “Plataforma cívica (!) Anna Frank” bombardeaba a las 230 familias que habitan en la calle Séneca de Barcelona con la petición de cambio de nombre y recogida de firmas consiguiente para solicitar su apoyo en semejante despropósito y lograr dicha permuta del Ayuntamiento y su Consejo Municipal del Distrito. El fin confesado de la campaña es “boicotear las actividades de la Librería Europa”, es decir la libertad de expresión de los demás. Según los organizadores cuentan con el apoyo de más de sesenta organizaciones. Pero aparte del cabezal impreso de un papel de cartas y algunos grupos marginales, las manifestaciones no son en absoluto numerosas (43) y mucho menos representativas de los ciudadanos de Barcelona o los habitantes de la calle Séneca, que no se sienten identificados con los “libertarios” y anarquistas violentos del Barrio de Gracia, ni con los homosexuales, las lesbianas o la extrema izquierda incendiaria, cuyo único hecho patente ha sido arruinar la calle Séneca con pintadas indecibles y reiteradas de bajo nivel cultural, cuando no lanzando piedras y cócteles molotov con grave riesgo para los vecinos. Una triste historia, ciertamente. Un señor se hace millonario a costa de su hija, muerta, haciéndola pasar como autora de una novela que ella no ha escrito. Y encima debe ser puesto ante los tribunales para que pague al auténtico autor. El periodista Gil Mugarza recomienda acertadamente que lo más decoroso y oportuno en relación con la desventurada muchacha, ajena a cuanto haya podido ser un lucrativo éxito editorial y un gigantesco éxito político y económico para la causa sionista, es el dejarla descansar sencillamente en paz.

Es lamentable que la joven, muchos lustros después de su muerte, deba ser sacrificada nuevamente, una vez tras otra, víctima de especulaciones que utilizan a los muertos para solaz y distracción de los vivos.”

NOTAS:

(1 y 2) Weber, Mark: Anne Frank. Publicado en The Journal of Historical Review de Mayo/Junio de 1995, pág. 31.

(3) Daily Telegraph 24.3.1933 y Daily Express de misma fecha.

(4) Irving, David: Pruebas contra el Holocausto. Conferencia en el Hotel Majestic de Barcelona, el 17 de Noviembre de 1989.

(5) Felderer, Ditlieb: Il Diario di Anna Frank: una Frode. Edizioni La Sfinge, Via Marchesi, 30, Parma (Italia), 1990, pág. 6.

(6) Harwood, Richard (Richard Verrall): ¿Murieron realmente seis millones?. Historical Review Press, Inglaterra, 1977.

(7) Enciclopaedia Judaica, citada en Felderer, opus. cit. Pág. 14.

(8) Benz, Wolfgang: Legenden, Lügen, Vorurteile: Ein Wörterbuch zur Zeitgeschichte. DTV Deutscher Taschenbuch Verlag. 2ª Edición, 1992 y Felderer, pág. 13: Enciclopedia Brockhaus, Vol (6-450).

(9) Paz Lopez, María: La niña que contó lo inexplicable. La Vanguardia de Barcelona, el Miércoles día 15.3.95, pág. 2 de “Revista”. Según Benz opus. cit., esta cifra en 1992 era de 16 millones.

(10) Bochaca, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade No 170 de Marzo de 1989. Págs. 18 a 20.

(11) “Anne Frank “Diary” a fake”. Publicado en el periódico Holocaust News, No 1, pág. 3, del Centre for Historical Review. London. Así mismo Enci. Judaica pág. 53 y Felderer op. cit.

(12) Enciclopaedia Judaica, pág. 53. Jerusalén, Israel, 1971-1972.

(13) Roth, Heinz: Anne Frank’s Tagebuch, ein Schwindel., 1979.

(14) Enciclopaedia Britanica. Citado por Felderer.

(15) Bochaca, opus cit.

(16 y 17) Felderer, opus. cit. pág. 13 y pág. 22.

(18) Bochaca, opus cit.

(19) Paz Lopez, opus. cit.

(20) Bochaca, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade p.18-20.

(21) Bochaca, J.: El mito de los seis millones. Ed. Bausp, Barcelona, 1978; pág. 100.

(22) Harwood, opus. cit.

(23) Bochaca, opus. cit. y también Felderer, opus. cit. p. 14.

(24) Citado por “Kommentare zum Zeitgeschehen”. Folge 269. September 1993, p. 65.

(25, 26, 27 y 28) BOCHACA, J.: “El mito de Anne Frank”. Revista Cedade. Págs. 18 a 20.

(29) Gil Mugarza, Bernardo: “Requiem por Anne Frank”, Arriba, 9.5.59.

(30) Felderer, opus. cit. Pág. 15.

(31) Irving, David: “Pruebas contra el Holocausto”. Hotel Majestic, Barcelona, 17.11.89.

(32) Paz Lopez, opus cit.

(33) Bochaca, opus. cit.

(34) New York Post del 9 de Octubre de 1980.

(35) Bochaca, opus cit.

(36) Irving, opus. cit.

(37) Ver Faurisson, Prof. Robert: “Anne Frank’s Handwriting”. Publicado en el The Journal of Historical Review, Vol. 9, Nr 1, Spring 1989. Pag. 97-101. IHR, California. Pruebas caligráficas. Y Vol. 3, Nr 2, summer 1982: “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” así como “Le Journal d’Anne Frank est-il authentique?” en Serge Thion, Vérité Historique ou Vérité Politique? Paris, La Vielle Taupe, 1980.

(38) Bochaca, opus. cit.

(39) Roth, Heinz: Anne Frank’s Tagebuch, ein Schwindel. Odenhausen, Julio de 1979.

(40) Bochaca, opus cit.

(41) Harwood, opus. cit.

(42) Gil Mugarza, opus cit.

(43) En su mayoría, a la media docena de homosexuales, lesbianas, o marginales de extrema izquierda habituales, se suman una cantidad casi siempre doble de periodistas y cámaras, dispuestos a extrapolar el hecho, para mayor beneficio de aquellos que después de salir en las fotos, aspiran a ser subvencionados por el Ayuntamiento y la Generalitat en base a impuestos que pagan los ciudadanos de a pie.

(44) Die Bauernschaft, Junio de 1995.

Pablo VI, apóstol del Anticristo según Polanski en «Rosemary´s Baby»

agosto 30, 2017
Pablo VI en la película Rosemary´s Baby o La Semilla del Diablo.

Interpretación de Pablo VI en la película Rosemary´s Baby o La Semilla del Diablo.

Luego de llamarlo padre y pedirle la bendición (Rosemary es católica), el personaje pontificio se acerca a que le bese el anillo pastoral.

Luego de llamarlo padre y pedirle la bendición (Rosemary es católica), el personaje pontificio se acerca a que le bese el anillo pastoral y en su pecho se destaca un pectoral con doce gemas, el Ephod del sacerdote hebreo.

Su apresurado viaje a Nueva York lo hace llegar justo en la ceremonia. Resalta su balija roja, del mismo color de los zapatos de Montini Alghisi.

Su apresurado viaje a Nueva York lo hace llegar justo en la ceremonia. Resalta su balija roja, del mismo color de los zapatos de Montini Alghisi.

Pablo VI portando el Ephod al ingresar al Yankee Stadium.

Pablo VI portando el Ephod al ingresar al Yankee Stadium.

La película Rosemary´s Baby (Semilla del Diablo, 1969), es por mucho la obra más famosa de dos reconocidos personajes hebreo-cabalistas: el escritor Ira Levin y el cineasta Roman Polanski (Rajmund Roman Liebling, sobreviviente del Holocuento). Trata en resumen su anhelado advenimiento del Anticristo (año cero cabalista, 1966 para los cristianos).

En torno a la película existen muchos secretos que se han protegido o disimulado para evitar que el público tome conciencia de los entrelazos del Nuevo Orden Mundial y la estrecha relación entre personajes de fama mundial, pero unidos por la antireligión cabalista, heredada hace más de 2 milenios y llevada secretamente hasta nuestros días con una estricta precisión y observancia satánicas; el mesianismo hebreo-cabalista.

El libro y la película saltaron indeseablemente a cierta fama, no sólo por ser considerados clásicos del horror, sino por la relevancia de sus revelaciones, ya que se adelantan a otras novelas e historias que desvelan la existencia de una élite mundialista que espera ansiosa el nacimiento de la Bestia y que se mueve en todo el planeta en los diferentes círculos de poder, especialmente en las Naciones Unidas, la Neo Iglesia, la industria cinematográfica y el mundo del oro.

Una de las particularidades de la obra fue la escandalosa sugerencia de que Pablo VI pertenece a una secta satánica y que cuando viajó a Nueva York el 4 de octubre de 1965, estuvo presente  las ceremonia donde Rosemary fue inoculada, incluso él habló con ella para tranquilizarla durante el ultraje.

La cinta también se hizo famosa por el asesinato ritual de Sharon Tate, la joven mujer del director Roman Polanski, a manos de la banda luciferina de Los Ángeles California, cuyo chivo expiatorio fue el enajenado Charles Manson (obsesionado con la música de John Lennon) y un grupo de mujeres quienes pertenecieron a la Iglesia Satánica del fallecido Anton Sandor La Vey (Howard Levi), cuya sede se encuentra en California Street (señalado como el famoso Hotel California de la banda The Eagles).

Oficiales de la fiscalía californiana afirmaron como su hipótesis más sólida, la culminación de un crimen ritual en represalia por las revelaciones realizadas por Roman Polanski en su opera prima: Rosemary´s Baby.

En realidad no resulta extraño que el cabalista Roman Polanski presentara ceremonias y congregaciones satánicas en sus películas. No era ni la primera, ni la segunda vez que lo hacía (antes presentó Cuando los ángeles caen y el baile de los vampiros). Así como Stanley Kubric y otros cabalistas, era de lo más normal que presentaran este tipo de rituales en su repertorio fílmico.

Ella abrió sus ojos y vio ojos amarillos como hornos, olió azufre y raíz de tanis, sintió un aliento húmedo en su boca, oyó gruñidos de lujuria…

 «Esto no es un sueño —pensó ella—. Es algo real que está ocurriendo.» La protesta surgió en sus ojos y garganta; pero algo cubrió su rostro, empapándola con un hedor dulzón.

El Papa entró con una maleta en su mano y un abrigo sobre su brazo.

—Jackie me ha dicho que has sido mordida por un ratón —dijo.
—Sí —contestó Rosemary—. Por eso no fui a verle —ella habló tristemente…
—No te preocupes —le dijo—. No queríamos que arriesgaras tu salud.
—¿Estoy perdonada, Padre? —preguntó.
—Totalmente —le contestó. Alargó su mano para que ella le besara el anillo. En medio tenía una bola de filigrana de plata de menos de una pulgada de diámetro; dentro de ella, muy diminuta, Ana María Alberghetti estaba sentada, esperando. Rosemary la besó y el Papa salió apresuradamente para tomar su avión. (La Semilla del Diablo, Ira Levin)

Roman Polanski y su mujer Sharon Tate

Roman Polanski y su mujer Sharon Tate

Pruebas de que Roman Polanski e Ira Levin se refieren a Giovanni Batista Montini – Pablo VI

Según el libro de Ira Levin, Rosemary y los demás personajes se refieren constantemente a la visita del “Papa Pablo”  a la ciudad de Nueva York justo esos días (del 4 al 6 de octubre de 1965, justo nueve meses antes del nacimiento del Anticristo, el día 6 del mes 6 del año 66 )

  “Hablaron del papel ocasional de Guy en Otro mundo («¡Seguro que lo recuerdo! ¿Estás casada con él?»)… y de la próxima visita a Nueva York del papa Pablo VI. Terry era católica, como Rosemary, aunque ya no era practicante; sin embargo, estaba ansiosa por obtener una entrada para la misa papal que habría de celebrarse en el Yankee Stadium.”

—Aún no ha llegado. ¡Demonios, qué muchedumbre!

El Papa se dirigía al Yankee Stadium.

—Iré en seguida —dijo Rosemary.

—Tu Papa ha armado un buen jaleo con el tráfico hoy —le dijo.

—¿Lo has visto por la televisión? —le preguntó—. Ha sido fantástico; lo han dado todo.

—Eché un vistazo en casa de Alian —contestó él—. ¿Vasos en el congelador?

—Sí. Pronunció un discurso magnífico en las Naciones Unidas. «No más guerra», les dijo.

Rosemary engaña a su marido y no se come toda la comida narcotizada, sólo una parte, y cuando se despierta en forma prematura, se da cuenta de que su marido, o alguien parecido la está tomando sexualmente y ve al personaje de Pablo VI; de pronto la vuelven a narcotizar.

 

  En la película se aprecian los distintivos de Pablo VI, bien reconocidos por los autores hebreos:

la tiara, el ephod, el añillo del pescador y los zapatos rojos.

 

La figura de Pablo VI también es inconfundible por tres señales;

 El ephod de Caifás. Es el pectoral de las 12 gemas (tribus de Israel) que llevaba colgado al pecho Montini Alghisi y que ningún ocupante de la sede petrina usó o ha vuelto a usar en la historia de la Iglesia después de Pablo VI.

La Tiara Papal. Es la tricorona que portó Pablo VI, precisamente el último en la historia de la Iglesia.

El anillo del pescador y la maleta roja. En este caso se trata de artículos propios del pontífice, ya que el vistoso color de la maleta hace referencia a sus zapatos rojizos.

Pablo VI en el Yankee Stadium el 4 de octubre de 1965

Pablo VI en el Yankee Stadium el 4 de octubre de 1965

¿De dónde surge el Ephod o Pectoral de Caifás?

En su “CONTRA-REFORMA”, el Abbé Georges de Nantes publicó, en el número de noviembre de 1970, un artículo de gran impacto en toda Europa, titulado “EL AMULETO DEL PAPA” :

“En el PARIS MATCH del 29 de agosto 1970, en el artículo de Robert Serrou ‘El próximo Papa será un francés’, aparece una ilustración de una gran fotografía del Papa y del Cardenal Villot. Observé esos dos rostros herméticos, en los que se oculta el destino de la Iglesia… Pero, ¿qué es eso, que se descubre sobre el pecho de Paulo VI, encima de su Cruz pectoral? Una curiosa joya, que, me parece, no haber visto nunca a ningún Papa. El objeto debe ser de oro, cuadrado, adornado con doce piedras preciosas, dispuestas en cuatro hileras, tres por tres. Aparece suspendido, en forma muy peculiar, por un cordón, que se añade alrededor del cuello a aquel otro del que pende la Cruz de Cristo.

“Siento miedo de comprender. Sin embargo, no cabe duda alguna. Para describir el objeto, he empleado las mismas palabras, que en el capítulo XXVIII del Exodo, describen el EFOD DEL GRAN SACERDOTE JUDÍO. He aquí, pues, sobre el corazón del Papa, atado a su cuello, el ‘Pectoral del Juicio’, que el Sumo Sacerdote Aaraon y sus sucesores debieron llevar como ornamento ritual, y sobre las doce piedras del cual estaban inscritos los nombres de las doce tribus de Israel, “para evocar continuamente su recuerdo en presencia de Yahveh”. (Ex. XXVIII, 29). Paulo VI lleva la Insignia de Caifás.

¿Quién sabe cuándo, por qué y de quién la ha recibido? ¿Quiere el Papa significar con ello que es el heredero directo del Sacerdote Levítico, como Pontífice de la Iglesia Católica convertido en el nuevo y único Israel de Dios? o ¿es caso que prepara una restauración del judaísmo, como religión del monoteísmo puro, del Libro más sagrado, de la Alianza universal?

“En el Katholikentang (las fiestas anuales de la Alemania Católica) se ha desarrollado este año un culto judío sabático, y en Bruselas, el Cardenal Suenens ha anunciado un próximo CONCILIO, que él llamó CONCILIO DE RECONCILIACIÓN, que tendrá lugar en Jerusalén. y recordemos que la B’nai B’rith y los francmasones sueñan igualmente en la construcción de un ‘TEMPLO DE LA COMPRENSIÓN’, en la Ciudad Santa, semejante al que ya existe en Nueva York. Una maqueta de ese futuro Templo fue ofrecido al Papa hace ya tiempo, como signo de amplio ECUMENISMO.

¡Todo converge!

“¿Quién nos informará a nosotros, soldados de fila, sobre ese ‘Pectoral’ y sobre tantos otros puntos oscuros, que encierran designios tenebrosos? ¿Quién tiene, entre nosotros, derecho a saber si el Papa, al revestirse con el ‘Efod’ de Caifás, pretende asumir el antiguo rito judío, sin temor del Israel, según la carne, o si tiene el proyecto de conducir las iglesias cristianas al ‘judaísmo universal’ y de restaurar en Jerusalén el Sacerdocio Levítico? Ambigüedad de la mirada y del gesto, de los discursos y del ‘amuleto’… Hasta este día, el Crucifijo no había compartido su puestocon ningún otro signo ritual. ¿Será que pronto, sin -ruido, sin palabras, va a desaparecer de sobre el corazón del Papa? Será entonces, cuando en el Vaticano cantará el gallo por última vez…

“¿Qué sabemos nosotros? Nosotros, rebaño católico, nada sabemos de los lejanos proyectos de nuestros Pastores…

Georges de Nantes.

En Roma, el BORGHESE, revista de gran circulación, en su número del 18 de noviembre de 1970, pág. 603, publicó un sensacional arículo, con estos títulos llamatívos: “El Portón de Bronce”.

“PAULO VI: ¿PAPA O ‘GRAN SACERDOTE’?”:

Vaticano, noviembre. – “La impresión en el Vaticano ha sido enorme, casi un choque. Los rumores circulaban hacía tiempo, en los corrillos vaticanos, sin que hubiera nadie que se atreviese a denunciar el hecho. Así las cosas, ha poco tiempo, el Abbé Georges de Nantes difundió la noticia de que el Pontífice Máximo de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana lleva en algunas ocasiones sobre la muceta y con la Cruz pectoral la insignia del “GRAN SACERDOTE HEBREO” Caifás. El eco de esta noticia ha sido enorme detrás del Portón de Bronce.
“Y, sin embargo, no cabe la menor duda: la forma, el color, el ornato de esa insignia corresponde a la descripción dada en el Libro de los Libros. Ningún Papa, en los dos mil años anteriores, había llevado una joya, como esa, minuciosamente descrita en el capítulo XXVIII del Exodo, uno de los libros de la Biblia. Juan Bautista Montini sí la lleva. Y ¿por qué? Nadie se atreve a decir los oscuros motivos, que han dado base a esta decisión, pero todos están de acuerdo en afirmar la posibilidad de un intencional equívoco de parte del Pontífice. El objeto, de oro puro, es cuadrado, adornado con doce piedras preciosas, dispuestas en cuatro hileras, de tres en tres, suspendido del cuello de modo muy particular, gracias a un cordón también aureo, hecho de anillos entrelazados que terminan en una borla. Las doce piedras preciosas son de diverso color.
“En suma, se trata, hablando con toda propiedad, del ‘EFOD DEL GRAN SACERDOTE HEBREO, conocido como el “PECTORAL DEL JUICIO”, que Aaraón y sus sucesores debían llevar como ornamento ritual, y cuyas piedras preciosas corresponden a las doce tribus de Israel. La descripción de este objeto singular está contenida en el Exodo… Exactamente, como se puede ver hoy, en muchas fotografías de Paulo VI…
“Mas, ¿desde cuándo aparece esta increíble unión de la Cruz pectoral con la ‘insignia’ del Gran Sacerdote Hebreo? Para responder a esta pregunta, hemos examinado centenares de fotografías; así hemos podido precisar que la primera aparición de este extraño ‘amuleto’ sobre el pecho del Papa romano data, por lo menos, de 1964, es decir, unos meses después de su visita a Palestina. Parece lógico deducir que el ornamento ritual, de que tratamos, le fue dado en esas circunstancias, ya que Paulo VI estuvo también en territorio de Israel.
“No se trata de un caso aislado, de una alucinación. El emblema del ‘GRAN SACERDOTE LEVITICO’ es visible, claramente visible, sobre todo cuando Paulo VI usa la ‘muceta’, es decir, esa especie de manteleta roja bordada de armiño blanco; en esas ocasiones, en las fotografías, no se ve muchas veces la Cruz pectoral, por las manos juntas con que el Papa parece encubrirla; pero siempre aparece la insignia de Aaraón, porque está unida a un amplio cordón de oro. Sólo en una ocasión el extraño emblema cuelga sobre el hábito blanco de Paulo VI, sin la ‘muceta’. Fue cuando el Pontífice romano estuvo en la India y los fotógrafos le sorprendieron seguido y rodeado de niños hindúes.
“En las diversas fotografías, tomadas durante las visitas de Paulo VI a los lugares santos de la cristiandad, en los varios Santuarios, el “Efod” es siempre visible: así, por ejemplo, con ocasión de su viaje a Fumone, cuando quiso visitar la tumba del Papa Celestino V, la tumba del ‘gran refugiado’; en Santa Sabina, en el Aventino el miércoles de ceniza, cuando se cantaron las letanías de los Santos, innovadas por la liturgia bugniniana, que ahora comienzan con un ‘Sancte Abraham’…; en la Plaza de España, en el homenaje a la Inmaculada; en Santa Inés; en Santa María del Transtévere, y así en otros casos, en los que el Papa lleva esta insignia ritual, es algo raro, por lo menos, si no sospechoso, y que origina dudas que están exigiendo una respuesta distinta de la que estamos acostumbrados a recibir, del silencio equívoco.
¿Estamos, pues, delante de un hecho masónico o delante de un oscuro designio? Es necesario que alguien esclarezca qué significa todo esto. Porque, en verdad, es desconcertante el hecho de que al lado o en lugar de la Cruz pectoral del Sucesor de Pedro (que todavía y no obstante la contestación de los nuevos teólogos es el Vicario de Cristo) aparezca sobre el pecho del Romano Pontífice un emblema que no es cristiano y que por ser tan rico está en contradicción con los postulados de la “Iglesia de los Pobres”.

No sabemos qué explicación pueda darse a ese objeto ritual del gran sacerdote levítico, usado ahora por Paulo VI, el Pontífice Máximo de la Iglesia Católica. La primera explicación, que benignamente insinúa el Abbé de Nantes, no parece ser muy convincente, porque no puede ser admitida. Entre el judaísmo, religión de la promesa y catolicismo, religión. del cumplimiento de esa promesa, no hay propiamente una continuidad, porque el judaísmo actual niega contumazmente el cumplimiento de las divinas promesas en el advenimiento del Cristo prometido; Jesús, el Hijo de Dios y el Hijo de María. El judaísmo, religión actual, niega los dos dogmas fundamentales de nuestra religión, el misterio de la Santísima Trinidad y el misterio de la Encarnación. ¿Cómo es posible que se quiera unir la religión judaica con el verdadero cristianismo basado en esos dos dogmas fundamentales? La promesa, la preparación perdieron su razón de ser, al venir Cristo y todo el judaísmo religión perdió su legitimidad, al fundar Jesucristo su Iglesia, el nuevo Israel, no el Israel según la carne, sino el Israel según el espíritu.

Ahora bien, el “efod” era una insignia eminentemente judaica, que simbólicamente representaba en las funciones rituales del judaísmo religión a las doce tribus de Israel, el Israel según la carne. No hay, pues, nada que justifique el uso de ese objeto ritual en un Papa, que es cabeza visible del nuevo pueblo de Dios, de los hijos de la nueva Alianza. Ya el hecho cierto de que ningún Papa, en los 2000 años de historia de la Iglesia haya usado ese objeto ritual del judaísmo religión, parece demostramos que hay una absoluta incompatibilidad entre la profesión de nuestra fe católica y el uso del “efod” y del “pectoral del juicio”, descritos minuciosamente en el Exodo, como propios y exclusivos del “Gran Sacerdote Levítico”.

Al usarlo públicamente Paulo VI, tenemos derecho y aún obligación grave en conciencia de investigar el por qué de esa decisión pontificia. Con razón el Abbé de Nantes sentía miedo al comprender o vislumbrar siquiera la única explicación satisfactoria, que, por otra parte, está en perfecta coherencia y armonía con otros hechos inexplicables del Papa Montini, con todo su paradójico pontificado y con toda esa subversión y autodemolición que vemos en la Iglesia. Juan Bautista Montini usa el “efod”, porque en su corazón más que Papa, es un “Gran Sacerdote Levítico”. Consciente o inconscientemente -Dios todo lo sabe- el parece asociado con el judaísmo internacional, con sus poderosos dirigentes, con sus instrumentos destructores, el comunismo y la masonería. Por otra parte, en su ascendencia genealógica encontramos raíces ciertas de su origen judío, así como en otros de los cardenales y monseñores y teólogos que han planeado esta espantosa revolución en la Iglesia de Dios. Sí, yo denuncio al judaísmo como la causa activa y eficacísima que, con sus inmensos recursos, ha preparado esta tragedia, que no solamente ha afectado a la Iglesia y a las almas, sino a los Estados y a los pueblos, sembrando la confusión, la inconformidad, la lucha de clases, las guerras intestinas y las guerras internacionales, que han cubierto de sangre y de dolor al mundo entero.

Duele en el alma tener que llegar a estas conclusiones; pero hay un dilema ineludible, en el que tenemos que escoger: o salvamos la Iglesia o nos obstinamos en seguir defendiendo obstinadamente a dos Papas y un Concilio, que han venido a romper la unidad de la Iglesia.

En el artículo de LOOK al que nos referimos antes, Roddy dice: “EL DESCUBRIR ESTAS CONFERENCIAS SECRETAS EN LA CIMA HIZO QUE LOS CONSERVADORES EMPEZASEN A SEÑALAR A LOS JUDÍOS NORTEAMERICANOS COMO EL NUEVO PODER DETRÁS DE LA IGLESIA”. Y tenían razón los conservadores que desde entonces empezaron a sospechar una inmensa y universal infiltración en todos los organismos de la Iglesia, de judíos, de masones, de comunistas, de falsos hermanos, que entraron en los seminarios, noviciados y organismos católicos, con la consigna y los compromisos de procurar escalar discretamente los puestos de comando, para dirigir, desde esos puestos, la revolución interna, que había sido planeada en los antros tenebrosos de la conspiración judeo-masónica-comunista. ¿Hechos? ¿pruebas? Sobran para los que no se obstinan en negarlos.

Tenemos, en primer término, el muy conocido caso del P. Tondi, S. J., que, siendo miembro activo del Partido Comunista Italiano en su juventud, fue seleccionado por los dirigentes del Partido para hacer esta labor de infiltración activa en la Compañía de Jesús. El cripto-comunista pasó con tal éxito todas las pruebas de su formación jesuítica e hizo tan felizmente sus estudios, que, al terminar su tercera probación -el último reto que que la Compañía da a sus operarios-, fue elegido por los superiores al cargo de tanta responsabilidad de Prefecto de Estudios de la Pontificia Universidad Gregoriana, el centro filosófico y teológico más importante de los jesuitas y quizá también de la Iglesia. En ese puesto importantísimo, el oculto comunista, siguiendo ¡lealmente las directivas secretas de sus verdaderas jerarquías, inició y desarrolló felizmente la revolución ideológica, que, más adelante, habria de corromper el pensamiento teológico-filosófico de ese tan importante Centro del saber. Al fin, se descubrieron las conexiones ocultas del jesuita con los altos dirigentes del Comunismo Italiano e Internacional.

En otra parte de su comentado artículo, Joseph Roddy escribe estas palabras reveladoras: “Una agencia publicitaria, suficientemente cercana al Vaticano para obtener la dirección en Roma de los 2.200 Cardenales y Obispos que de afuera habían acudido al Concilio, entregó a cada uno de ellos un libro de 900 páginas ‘Il Complotto contra la Chiesa’ (Complot contra la Iglesia). Entre las infamatorias páginas del libro, HABÍA ALGUNOS VESTIGIOS DE VERDAD. La afirmación, que dicho libro hace, de que la Iglesia había sido infiltrada por los judíos, era una intriga eficaz para los antisemitas; PERO ES UN HECHO INNEGABLE QUE MUCHOS JUDÍOS, ORDENADOS DE SACERDOTES, ESTABAN TRABAJANDO EN ROMA ESA DECLARACIÓN EN FAVOR DE LOS JUDÍOS. Entre ellos estaba el P. Baum, como también Monseñor Juan Oesterreicher, miembros del Secretariado de Bea. Y el mismo Cardenal Bea, según el Diario del Cairo ‘Al Gornhuria’ era un judío llamado Bejar”.

Ante la evidencia de los hechos, la judería internacional y su vocero Roddy no pueden negar el hecho palpable de la infiltración, aunque, como es natural, se guardan mucho de darnos todos los nombres de los infiltrados.

Bea, Baum, Oesterreicher son tan sólo unos nombres, a los que podriamos añadir otros de crípto-judíos, cripto-masones y cripto-comunistas, hábilmente infiltrados en la Iglesia, que, hace ya tiempo, fueron preparando la subversión presente, y lograron escalar los altos puestos, para hacer su acción más eficaz. Con su capacidad personal -los escogidos para esta trascendente labor debían estar dotados con aptitudes optimas-, con la influencia de las altas jerarquías, oportunamente trabajadas, por su aparente entrega, sus oportunas adulaciones y sus bien administrados obsequios, debían los escogidos ganarse la confianza y alcanzar así sus progresivos ascensos. En la intriga, la falsedad y la destreza para la infiltración, los judíos sólo son superados por el diablo. Y, en esta intriga, la mafia judia contó con valiosos instrumentos, no judíos, sino católicos, como el R.P. Thimothy Fitzharris O’Boyle, S. J., quien, instalado en el Instituto Bíblico, protegido por la sombra tutelar del valiosísimo Cardenal Bea, miembro, por otra parte, de la ínclita Compañía de Jesús, pudo servir de enlace de información entre todos los que estaban comprometidos en la infiltración masiva de la Iglesia.

Como se desprende del artículo de Roddy, el judaísmo puso en juego toda su táctica, todos sus más valiosos elementos, todos sus inmensos recursos económicos, para asegurar el golpe definitivo, que ellos querían descargar contra el cristianismo, para poder después dedicarse, sin enemigo de importancia al frente, a realizar los sueños de su “mesianismo materialista” en el gobierno del mundo y en el establecimiento del sincretismo religioso, que eliminase para siempre todo vestigio de Cristo y de su religión. La labor fue lenta, discreta y, a no dudarlo, de éxitos progresivos y sorprendentes. No creo posible, para los no judíos, el llegar nunca a investigar todos los secretos de esta secular conspiración. Por eso esta confesión de parte de Mr. Roddy, aunque incompleta, tiene un valor excepcional, que parece indicarnos el por qué Paulo VI usa el “efod” del Gran Sacerdote Levítico.

La famosa “apertura” hacia la izquierda del Pontífice de la Tolerancia no sólo había abierto el “diálogo salvífico” con los “hermanos separados”, que jamás han pensado en convertirse a nuestra religión, con los “comunistas”, con los que él soñaba establecer “una coexistencia pacífica y mutuamente comprensiva”, sino también con los judíos, que ya no tan invisiblemente estaban dirigiendo la subversión, sin que el bondadoso Papa se diese cuenta de la tremenda conspiración, que amenazaba la vida misma de la Iglesia. Juan XXIII, el Papa de la Tolerancia, no sólo había recibido al yerno de Krushev, sino que había establecido, como nos dice Roddy, un gran diálogo con el Comité Judío-Americano, con la Liga Anti-Difamatoria de la B’nai B’rith y con otros organismos judaicos. La conspiración estaba en marcha y contaba con la ayuda de prominentes eclesiásticos, infiltrados oportunamente en la Iglesia Católica, entre los cuales destacaba la figura del Cardenal Agustín Bea, S. J., la figura gris del Vaticano en estos años de transición y de Concilio.

“Aunque Mateo, Marcos, Lucas y Juan hayan sido mejores evangelistas que historiadores -escribe Roddy- sus escritos, según el dogma católico, fueron divinamente inspirados, y alterarlos sería tan imposible, por lo tanto, como cambiar el centro del sol”. Con verdadera insensatez el escritor judío pretende negar la historicidad de los Santos Evangelios, para eliminar así su testimonio sobre la responsabilidad colectiva del pueblo de Israel, en la pasión y muerte de Jesús; pero, no por eso deja de reconocer lo que los “expertos’ del Cardenal Bea olvidaron, la inspiración divina del texto sagrado, que garantiza el testimonio histórico y de fe de los evangelistas. Sí; alterar los evangelios, aunque sea so pretexto de ecumenismo, es naufragar en la fe. Y en la inviolabilidad de la Sagrada Escritura está la inconsistencia y la equívoca posición de la célebre declaración del Vaticano II sobre los judíos.

Sorprende grandemente, al que con detención lee el artículo de Roddy, la multitud de judíos, que, durante el Concilio, estuvieron trabajando en favor de la famosa declaración conciliar de su exoneración de toda responsabilidad en la pasión y muerte del Señor. El Comité Judío Americano, la B’nai B’rith, el Congreso Mundial. Judío, la Anti-Dífamation Ligue, etc., etc. Aparentemente, las cosas no marchaban muy bien en Roma, donde Shuster llenaba las páginas del “New York Times”, el diario judío de más circulación en el mundo, para preparar la opiníón pública. Fritz Becker, del Congreso Mundial Judío, escribió por esos días: “Nosotros no tenemos los mismos puntos de vista de los Nortemericanos, para pretender llevarlos a la imprenta”. Como si dijera: “debemos obrar con más discreción”. Sin embargo, el Vaticano empezó a ver con buenos ojos el que estos temas se llevasen a la prensa, ya que el viaje de Paulo VI a Tierra Santa acababa de ocurrir, y era necesario desviar la opinión pública de los verdaderos objetivos del Pontífice. Escribe Roddy: “Un experto en relaciones públicas hubiera dicho que la Santa Sede -no la Santa Sede, sino Paulo VI- se había mostrado poco experta en Tierra Santa. Cuando Paulo oró al lado del Patriarca barbado ortodoxo Atenágoras en el sector de Jordania, la visita pareció muy bien. Pero, cuando entró en Israel, tuvo palabras tajantes para el autor del “Vicario” (la obra difamatoria de un judío contra Pío XII) y un discurso encaminado a la conversión de los judíos. Su visita fue tan corta que ni siquiera llegó a mencionar públicamente al joven país que estaba visitando”.

Era necesario disimular diplomáticamente, con el velo de una piadosa peregrinación, los pasos de Paulo VI, cuyos objetivos en ese viaje no debían ser entonces conocidos. Solamente el tiempo y los eventos sucesivos irían poco a poco descubriendo, ante los observadores diligentes, los secretos designios del Papa Montini en su viaje a la Tierra Santa. Por eso Paulo VI estuvo más tiempo en Jordania; por eso aparentó ignorar a Israel; pos eso habló de la conversión de los judíos, aunque de una manera superficial y delicada. Era lo menos que como Papa, sucesor de Pedro, podía hacer. Sin embargo, después de esa visita, empezó a ostentar sobre su pecho el “efod” y el “pectoral del juicio” del Gran Sacerdote Levítico. La frase de Roddy, en su artículo, no viene sino a completar la maniobra del sigilo: “Los observadores del Vaticano, que estudiaron todos los movimientos de Paulo en Tierra Santa, consideraron que había menos esperanza para una declaración en favor de los judíos”(1).

Pero, esa frase, que quiere darnos la impresión de cierto desacuerdo en los criterios y las acciones de los diversos elementos del judaísmo internacional, que estaban comprometidos en esa labor de convencimiento entre los Padres Conciliares, no es sino una típica maniobra de la astucia judaica, que con diversos frentes quiere darnos la impresión de que hay división entre sus filas. Por eso añade Roddy: “Las cosas se veían con más optimismo en el Waldorf Astoria de Nueva York. Allí, con motivo del aniversario del Beth Israel Hospital, los invitados se enteraron de que al Rabino ABBA HILLEL SILVER (el apellido Silver, en español Plata, es característicamente judío y propio de los elementos más iniciados y más aptos para la conspiración judeo-masónica), años atrás, había expresado el Cardenal Francis Spellman los intentos hechos por Israel para obtener un asiento en las Naciones Unidas. Spellman había dicho que, para ayudar a esta causa, él personalmente se dirigiría a los gobiernos de Sud-Améríca, para invitarlos a que compartiesen con él el profundo deseo de que Israel fuera admitido en esa mundial Organización. Más o menos, por ese tiempo. el ‘Papa Americano’ (Spellman) dijo, en una reunión del Comité Judío Americano, que era “absurdo mantener que exista o pueda existir cualquiera culpabilidad hereditaria”. Desde luego esta afirmación del Cardenal neoyorkino es falsa e indica carencia de conocimientos teológicos e históricos. Todos los hombres, que por generación ordinaria descendemos de Adán, venimos a la vida con esta “culpabilidad hereditaria”. “In quo omnes peccaverunt”, dice San Pablo, en Adán, todos pecamos. La culpabilidad personal no se hereda, pero, aun entre los hombres, sí se hereda la culpabilidad colectiva. Los hijos de los supuestos criminales de guerra en Alemania siguen todavía pagando a Israel los daños que los judíos dicen haber sufrido durante el régimen de Hitler.

Congelación de óvulos: el negocio que promete «congela hoy, y serás madre a los 40»

agosto 29, 2017

Cuando la maternidad parece que dejó de ser un don para ser una mercancía. Obstáculos éticos del procedimiento
Autor: Carlos ÁLVAREZ COZZI | Fuente: Leone Grotti / Tempi.it

Según la Universidad McGill, de Montreal (Canadá), el índice de defectos de nacimiento entre los niños fruto de óvulos congelados mediante vitrificación es de un 2,5%. Este porcentaje es comparable a los de fecundación in vitro.

Según la Universidad McGill, de Montreal (Canadá), el índice de defectos de nacimiento entre los niños fruto de óvulos congelados mediante vitrificación es de un 2,5%. Este porcentaje es comparable a los de fecundación in vitro.

Let´s Chill (“Congelémoslos”): este es el título de la segunda “Fiesta de Congelación de Óvulos” que tendrá lugar en Nueva York, en el Crosby Street Hotel y que EggBanxx ha organizado para informar a las mujeres cómo conciliar carrera y maternidad con un método original: basta pagar para congelar los óvulos mientras se esté aún a tiempo, para después fecundarlos en el futuro, en el momento oportuno. 

La publicidad dice: «EggBanxx es la solución fiable para la congelación de los óvulos, creado por mujeres para las mujeres. Creemos que congelar los óvulos debe ser algo fácil, seguro y sin estrés.Con EggBanxx las mujeres pueden preservar su fertilidad congelando sus óvulos para utilizarlos en un futuro a poco precio y en una clínica respetable. Este procedimiento es cada vez más popular entre las mujeres que retrasan la concepción de los hijos mientras llevan adelante su propia educación o carrera, o esperan encontrar el compañero adecuado».

A cambio de 8.000 dólares, más casi 1.000 anuales en concepto de almacenaje,EggBanxx retira los óvulos de la mujer mediante técnicas de fecundación, conservándolos para el futuro.

En estas fiestas, la primera de las cuales tuvo lugar en un hotel de Manhattan el 12 de agosto pasado, se regala un vale de mil dólares.

Así explica la ventaja de congelar los óvulos Leahjane Lavin, la directora de marketing de Eggbanxx, que ya ha experimentado el proceso: «Se ha acabado la presión. Ahora puedoconcentrarme en mi carrera y convertirme en quien quiero ser antes de tener niños».

Otra mujer explica al New York Post: «No tengo un compañero, pero espero tenerlo un día y tener hijos. Quiero disponer de mi fertilidad sin presionar a mi futuro compañero. No quiero encontrarme con casi 40 años, en pánico por no haber encontrado al hombre justo y entonces aceptar e irme con cualquiera que encuentre en la calle» con tal de tener un hijo.

Como ha podido verificar el Huffington Post, que participó en el primer “Egg freezing party”, la media de las participantes eran mujeres cercanas a los cuarenta años.

La ciencia sirve ciertamente para mejorar la vida de las personas pero tiene un límite ético derivado de la ley natural. Que las mujeres posterguen un poco su maternidad a fin de terminar sus estudios y poder dar inicio a su vida profesional es una cosa. Que manipulen el don de la vida congelando sus óvulos antes de los cuarenta, como propone esta técnica, para luego hacerlos fecundar por FIV y así tener un hijo, ya es otra historia. Primero porque aunque la fecundación sea homóloga, ( es decir con los gametos propios de los padres) ésta no se producirá de manera natural producto de una relación sexual entre ella y el padre del hijo que quiere concebir y en segundo término porque la F.I.V. es un procedimiento por definición abortígeno, en tanto siempre se fecundan más óvulos que los necesarios y que los que, luego de la selección genética, se implantan en el útero materno, siendo congelados los “sobrantes” o directamente desechados en una pileta. Como por ejemplo, autoriza expresamente la ley uruguaya sobre reproducción humana asistida aprobada por el Poder Legislativo.

El tema recurrente: si los avances de la ciencia y de la técnica no van de la mano de la ética, en lugar de mejorar se empeora la vida humana, personal y social.

Carlos Álvarez Cozzi:
Jurista y catedrático universitario uruguayo. Experto en bioderecho.

A %d blogueros les gusta esto: