Skip to content

Condena de los herejes dimonianos contra Jorge Loring: “sí se condenó… como sucederá a quienes no hagan una abjuración explícita del Bautismo de Deseo”

mayo 5, 2017

Loring1

A continuación presentamos una muestra de la perversión a la que han llegado los hermanos Dimond, quienes afirman que quienes como Jorge Loring sostengan la enseñanza de la Iglesia acerca del Bautismo de Deseo, incluidos Santo Tomás de Aquino, Pío IX, San Pío X, Pío XI y Pío XII, así como todos los catecismos impartidos por sacerdotes, obispos, papas y todos los files desde hace siglos… Todos se condenan -según los Dimond- si no han “hecho una abjuración explicita” del Bautismo de Deseo o de Sangre.

Más allá de que los dimonianos no son nadie para condenar al infierno a ninguna persona, resalta la contradicción de que acusan a Jorge Loring de practicar el Novus Ordo cuando ellos mismos -los Dimond- recomiendan asistir en forma provisional a misas del Rito Baizantino, aunque sea celebrado por curas de la Neo Iglesia. Por supuesto esos neo curas no han “abjurado explícitamente” del Bautismo de Deseo. 

En ningún caso se justifican los errores de buena o mala fe que un sacerdote ordenado católico -como Jorge Loring u otro- puedan enseñar, pero es un hecho que su libro Para Salvarte,  fue aprobado por la Iglesia y como tal es recomendable en sus primeras ediciones, las anteriores al conciliábulo Vaticano II.

Asimismo sucede con otras obras como la colección El Verdadero Católico (EVC) de Don Germán Hesrrasti cuya edición fue alterada después por su hijo, Pedro Herrasti, y es un verdadero desastre doctrinal.

Pero como es necesario exponer la realidad de los dimonianos, presentamos la condena al infierno por ellos promulgada contra toda la Iglesia Católica.  

Su libro “Para Condenarte” contiene muchísimas herejías. Incluso enseñó la favorita de FC, donde dijo que incluso los infieles pueden recibir el ”bautismo de deseo” y que esta es opinión de Santo Tomás. También dijo que “El hombre tiene derecho a practicar lo que él cree que es verdad”. Cualquiera que lea su libro, puede ver que él terminó abrazando todas las herejías del Vaticano II y fue un modernista notorio con un sabor más “conservador”. No importa lo que haya escrito en 1950 o 1970, pues, lo que escribió más cercano a su muerte es lo que más definiría su posición teológica. Dios mediante, dentro de unos días vamos a publicar un escrito exponiendo sus herejías.

Por cierto, para los que siguen con la duda, hay varios videos en YouTube donde Loring aparentemente oficia la nueva misa inválida de espaldas al pueblo y en el momento de la “consagración”, dice la nueva forma de Pablo VI. Se puede oír bien claro que dice la palabra “todos” en vez de “muchos” (por no mencionar que omite “misterio de fe”).

La verdad es que Loring sí se condenó. Porque al menos que él hubiese hecho una abjuración explicita de sus herejías escritas en su libro, no se puede juzgar que él pudo salvarse.

San Roberto Belarmino: “… pues los hombres no están obligados, o capacitados de leer los corazones, pero CUANDO VEN QUE ALGUIEN ES UN HEREJE POR SUS OBRAS EXTERIORES, LO JUZGAN PURO Y SIMPLEMENTE QUE ES UN HEREJE, Y LO CONDENAN COMO UN HEREJE”.

Sinceramente,
Monasterio de la Sagrada Familia

Sobre las enseñanzas y magisterio papal sobre el Bautismo de Deseo, adherimos a continuación las citas recopiladas por la Congregación de María Reina Inmaculada (CMRI) en su sitio web:

El bautismo de sangre y deseo

Probado a partir de las enseñanzas papales, del Concilio de Trento, el Código de Derecho Canónico de 1917, el Martirologio romano, los Padres, Doctores y teólogos de la Iglesia.

Últimamente, su Excelencia ha estado esclareciendo la enseñanza eclesiástica acerca de la necesidad del bautismo. Como veremos en las siguientes citas, para salvarse es necesario pertenecer a la Iglesia católica, al menos por deseo. También es necesario acordarse de que, sin la fe y la caridad sobrenatural, la salvación es imposible, tanto si se ha recibido el sacramento del bautismo como si no. Al adulto que busca conocer y hacer la voluntad de Dios se le da la gracia suficiente para que obre lo necesario y obtenga la salvación.

1. CONCILIO DE TRENTO 1545-1563

Cánones sobre los sacramentos en general (canon n.º 4):

«Si alguno dijere que los sacramentos de la nueva ley no son necesarios, sino superfluos para salvarse; y aun cuando no todos sean necesarios a cada particular, asimismo dijere que los hombres sin ellos, o sin el deseo de ellos (sine eis auteorum voto), alcanzan de Dios, por la sola fe, la gracia de la ustificación; sea excomulgado».

Decreto sobre la justificación (session 6ª, capítulo 4º):

«En esas palabras se describe la justificación del pecador: de suerte que es tránsito de aquel estado en que el hombre nace hijo del primer Adán, al estado de gracia y adopción de los hijos (Ro. 8:15) de Dios por el segundo Adán, Jesucristo nuestro Salvador; y esta traslación no se puede lograr, después de promulgado el Evangelio,sin el bautismo o sin el deseo de él (sine lavacro regenerationis aut eius voto);según está escrito: El que no naciere de agua y del Espíritu Santo no puede entrar en el reino de Dios (Juan 3:5)».

2. SAN ALFONSO Mª DE LIGORIO

Teología moral (libro 6º):

«Mas el bautismo del deseo es una conversion perfecta a Dios por contrición, o por amor a Él sobre todas las cosas, con deseo explícito o implícito del verdadero bautismo de agua, del cual toma su lugar en cuanto a la remisión de la culpa, pero no en cuanto a la impresión del carácter [bautismal] o a la supresión de toda deuda debida al castigo. Se llama de “viento” [flaminis] porque toma lugar bajo el impulso del Espíritu Santo, a quien se el da este nombre [flamen]. Ahora bien, es de fide que los hombres se salvan también por el bautismo del deseo, por virtud del canonApostolicam De Presbytero Non Baptizato y del Concilio de Trento, sesión 6ª, capítulo 4º, donde está dicho que nadie puede salvarse “sin el bautismo o su deseo”».

3. CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO DE 1917

Sobre el entierro eclesiástico (canon 1239.2):

«Los catecúmenos que sin culpa propia mueren sin el bautismo, han de ser tratados como los bautizados».

The Sacred Canons por los Rev. PP. John A. Abbo. St.T.L., J.C.D., y Jerome D. Hannan, A.M., LL.B., S.T.D., J.C.D.

Comentario al Código:

«La razón de esta regla estriba en que justamente se cree que ellos encontraron la muerte unidos a Cristo por el bautismo del deseo».

4. INOCENCIO III (1198-1216)

Apostolicam:

«A vuestra pregunta respondemos de la siguiente manera: Afirmamos sin vacilación alguna (basados en la autoridad de los santos padres Agustín y Ambrosio) que el sacerdote de quien decís (en vuestra carta) murió sin el agua del bautismo, por haber perseverado en la fe de la Santa Madre Iglesia y en la confesión del nombre de Cristo, fue liberado del pecado original y obtuvo la dicha de la patria celestial.Leed (hermano) en el octavo libro de la obra La Ciudad de Dios de san Agustín donde, entre otras cosas, escribe que “el bautismo es administrado invisiblemente a quien ha sido excluido no por el desprecio a la religión, sino por la muerte”.Leed también otra vez el libro del bienaventurado Ambrosio en lo concerniente a la muerte de Valentiniano, donde lo mismo dice. Por lo tanto, en las cuestiones que atañen a los muertos, debéis sostener las opiniones de los doctos Padres, y en vuestra iglesia habéis de uniros en oración y de hacer que se ofrezcan sacrificios a Dios por el sacerdote mencionado» (Denzinger 388).

Debitum pastoralis officii, agosto 28 de1206:

«Vos habéis, efectivamente, insinuado que un cierto judío, por haber vivido únicamente entre judíos, en la hora de la muerte se sumergió en agua diciendo: “Me bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén”.

«Respondemos que, como debe haber una distinción entre el bautizante y el bautizado, como se deduce de las palabras del Señor, cuando dice a los Apóstoles: “Id y bautizad a todas las naciones en el nombre, etc.” (cf. Mt. 28:19), el dicho judío debe ser bautizado nuevamente por otro, de tal manera que pueda mostrarse que el bautizado es uno y el que bautiza es otro… Sin embargo, si el susodicho hubiera muerto inmediatamente, hubiera al instante volado a su hogar celestial por virtud de la fe en el sacramento, aunque no por el sacramento de la fe»(Denzinger 413).

5. SAN PÍO V (1566-1572)

Ex omnibus afflictionibus, 1º de octubre de 1567:

Condenó las siguientes proposiciones erróneas de Miguel du Bay:

o La sincera y perfecta caridad, nacida «de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida» (I Ti. 1:5), puede hallarse en los catecúmenos así como en los penitentes que no han obtenido la remisión de los pecados.

o La caridad, que es la plenitud de la ley, no siempre va ligada a la remisión de los pecados.

o Antes de obtener la remisión de los pecados, un catecúmeno puede vivir justamente, recta y santamente, y puede observar los mandamientos de Dios ycumplir la ley por la caridad, que sólo se recibe en el bautismo.

6. SAN AMBROSIO

«Os oigo expresar pena porque [Valentiniano] no recibió el sacramento del bautismo. Decídme, ¿qué más hay en nosotros excepto voluntad y súplica? Mas él por largo tiempo deseó ser iniciado… y expresó su intención de ser bautizado… Sin duda lo recibió porque lo pidió».

7. SAN AGUSTÍN, La Ciudad de Dios

«No vacilo en colocar al catecúmeno católico, que arde en el amor a Dios, antes que el hereje bautizado… El centurión Cornelio, antes de su bautismo, fue mejor que Simón [Mago], quien había sido bautizado. Pues, Cornelio, aún antes del bautismo estaba lleno del Espíritu Santo; mientras que Simón, después del bautismo, estaba inchado de un espíritu inmundo» (De Bapt.C. Donat., IV, 21).

8. SANTO TOMÁS DE AQUINO

Summa, Artículo 1º, Parte III, Q. 68:

«Respondo que, el sacramento del Bautismo puede faltarle a alguien de dos maneras. Primero, tanto en la realidad como en el deseo; tal es el caso, de los que no están bautizados ni quieren ser bautizados: lo cual claramente indica desprecio por el sacramento, y esto en cuanto tienen uso del libre albedrío. Consecuentemente, a quienes de esta manera les falta el bautismo no pueden alcanzar la salvación: pues ni sacramental ni mentalmente están incorporados en Cristo, el único medio por el cual puede obtenerse la salvación.

«En segundo lugar, el sacramento del bautismo puede faltarle a alguien en la realidad, pero no en el deseo: por ejemplo, cuando un hombre desea ser bautizado, y por algún infortunio es interceptado por la muerte antes de recibir el bautismo. Éste puede alcanzar la salvación sin haber sido bautizado en la realidad en virtud de su deseo: efecto de la fe que obra por la caridad, y por el cual Dios, cuyo poder aún no está atado a los sacramentos visibles, santifica al hombre internamente.De ahí que Ambrosio diga de Valentiniano, quien murió siendo aún catecúmeno: “Perdí al que iba a regenerar: más él no perdió las gracias por las que oró”».

9. SAN ROBERTO BELARMINO

Liber II, Caput XXX:

«Boni Catechumeni sunt de Ecclesia, interna unione tantum, non autem externa» (Los buenos catecúmenos son de la Iglesia, aunque por unión interna solamente y no por unión externa).

10. MARTIROLOGIO ROMANO

Enero 23: en Roma, santa Emerenciana, virgen y mártir, fue apedreada por los paganos siendo todavía catecúmena al encontrarse orando en la tumba de santa Inés, de quien era hermanastra.

Abril 12: en Braga, Portugal, san Víctor, mártir, rehusó adorar un ídolo cuando todavía era catecúmeno, y confesó a Cristo Jesús con gran constancia; así, después de muchos tormentos y de ser decapitado,mereció ser bautizado en su propia sangre.

11. PÍO IX (1846-1878)

Singulari Quadam, 1854:

174. «Claramente, debe sostenerse como artículo de fe que fuera de la Iglesia apostólica romana nadie puede salvarse; que la Iglesia es la única arca de salvación; y que quien no entre en ella perecerá en el diluvio. Por otro lado, asimismo debe sostenerse como cierto que quienes están afectados por ignorancia de la verdadera religión, si fuese ignorancia invencible, no están sujetos a culpa alguna en esta cuestión ante los ojos del Señor. Ahora bien, ¿quién podría presumir en sí mismo la habilidad de establecer las fronteras de tal ignorancia, tomando en consideración las diferencias naturales de los pueblos, tierras, talentos nativos y muchos otros factores? Solamente cuando hayamos sido librados de los lazos de este cuerpo y hayamos visto a Dios como es en sí (ver Juan 3:2),comprenderemos realmente qué tan íntimo y hermoso es el lazo que une la misericordia divina con la justicia divina».

Quanto Conficiamur Moerore (1863):

«…Todos sabemos que los afligidos de ignorancia invencible respecto a nuestra santa religión, si guardan con solicitud los preceptos de la ley natural, escritos por Dios en el corazón de los hombres, si están preparados para obedecer a Dios y si llevan una vida virtuosa y sumisa, pueden alcanzar la vida eterna por el poder de la luz y la gracia divinas».

12. PÍO XII (1939-1958)

Cuerpo Místico de Cristo (junio 29, 1943):

«Como bien sabéis, Venerables Hermanos, desde el mismo comienzo de Nuestro Pontificado, hemos confiado al cielo la protección y guía de quienes no pertenecen al orgnanismo visible de la Iglesia católica, declarando solemnemente que, a ejemplo del Buen Pastor, nada deseamos más ardientemente que tengan vida y la tengan con mayor abundancia… Pues, aunque inconscientemente estén relacionados al Cuerpo Místico del Redentor en deseo y resolución, sin embargo, siguen estando privados de tantos y tan grandes dones y socorros celestiales, que sólo se pueden gozar en la Iglesia católica.

13. RVDO. A. TANQUERY, Dogmatic Brevior; Art. IV, sección I, II – 1945 (1024 -1)

El bautismo de deseo.— La contrición, o caridad perfecta, en unión con un deseo implícito pr el bautismo, toma en los adultos el lugar del bautismo de agua por lo que respecta al perdón de los pecados.

Esto es cierto.

Explicación: a) Un deseo implícito por el bautismo, esto es, uno que se incluye en un propósito general de guardar todos los mandamientos de Dios, es, según el consentimiento de todos, suficiente para el invenciblemente ignorante de la ley del bautismo; e igualmente, según la opinión más común, en quien sabe de la necesidad del bautismo.

b) La caridad perfecta, en unión con el deseo del bautismo, perdona el pecado original y el actual, y, por tanto, infunde la gracia santificane; pero no imprime el carácter bautismal y no remite por sí misma la totalidad del castigo temporal debido al pecado; de donde se infiere que, cuando se ofrezca la oportunidad, la obligación de recibir el bautismo de agua aún permanece en el que ha sido santificado de esta manera.

14. P. DOMINIC PRUMMER, O.P., Moral Theology, 1949:

  • «El bautismo del deseo, que es un acto de caridad perfecto que incluye, al menos implícitamente, el deseo del bautismo de agua»;
  • «El bautismo de sangre, que significa el martirio sobrellevado por Cristo antes de la recepción del bautismo de agua»;
  • «En cuanto a los efectos del bautismo de sangre y del deseo… ambos producen la gracia santificante. …El bautismo de sangre remite usualmente todos los pecados veniales y la pena temporal…».

15. P. FRANCIS O’CONNELL, Outlines of Moral Theology, 1953:

  • «El bautismo del deseo… es un acto de caridad divina o de contrición perfecta…»;
  • «Esto (i.e. el bautismo de sangre y del deseo) presupone en la persona un deseo al menos implícito de recibir el sacramento»;
  • «… Aun si un infante pudiera obtener el beneficio del bautismo de sangre al ser asesinado por alguien motivado por odio hacia la fe cristiana . . .».

16. MONS. J. H. HERVÉ, Manuale Theologiae Dogmaticae (Vol. III: cap. IV), 1931

II. A quién puede sustituírsele el bautismo de agua:

Los varios bautismos: a partir del Tridentinum mismo y de las cosas declaradas,queda en pie que el bautismo es necesario, ya sea de hecho o en deseo; por tanto, en un caso extraordinario, puede ser sustituido. Además, según la doctrina católica, existen dos cosas por las que puede ser sustituido el bautismo, a saber, un acto de caridad perfecta junto al deseo del bautismo, y la muerte como mártir. Como estas dos cosas compensan el bautismo de agua, también son llamadas bautismo, a fin de que sean comprendidos bajo un solo nombre genérico, por así decir; de tal manera que el acto de caridad junto con el deseo de bautismo se llama baptismus flaminis (bautismo del espíritu), y el otro, martyrium (bautismo de sangre).

17. PP. H. NOLDEN, S. J., y A. SCHMIT, S. J., Summa theologiae moralis (Vol. III de Sacramentis), libro 2º Quaestio prima, 1921

El bautismo de espíritu (flaminis) es caridad o contrición perfecta, en la que se incluye el deseo de recibir de hecho el sacramento del bautismo; la caridad o contrición perfecta, sin embargo, tienen el poder de conferir la gracia santificante.

18. P. ARTHUR VERMEERSCH, S. J., Theologiae Moralis (Vol. III), Tractatus II, 1948:

El bautismo de espíritu (flaminis) es un acto de perfecta caridad o contrición, en cuanto contiene al menos un deseo tácito por el sacramento. De ahí que únicamente lo alcanzan los adultos. No imprime el carácter, …pero borra todo pecado mortal junto con la sentencia de la pena eterna, según el pasaje «el que me ama, será amado por mi Padre» (Juan 14:21).

19. P. LUDOVICO BILLOT, S. J., De Ecclesiae Sacramentis (Vol. I); Quaestio LXVI; Thesis XXIV – 1931:

El bautismo de espíritu (flaminis), llamado también de arrepentimiento o de deseo, no es otra cosa que un acto de caridad o de perfecta contrición que incluye el deseo del sacramento, según lo dicho anteriormente, a saber, que el corazón de todos es movido por el Espíritu Santo para que crea y ame a Dios, y se arrepienta de sus pecados.

20. PP. ALOYSIA SABETTI, S. J., y TIMOTEO BARRETT, S. J.,Compendium Theologiae Moralis, Tractatus XII De Baptismo, capítulo I, 1926

El bautismo, puerta y fundamento de los sacramentos, tanto de hecho como en deseo, es necesario para la salvación de todos…

Del bautismo de agua, que es llamado de río (baptismus fluminis), procede el bautismo de espíritu (baptismus flaminis) y de sangre, los cuales puden sustituir al bautismo real si éste fuera imposible. El primero es una conversión total a Dios por la contrición o caridad perfecta, en cuanto contiene un deseo explícito o al menos implícito de recibir el bautismo de agua…El bautismo de espíritu (flaminis)y el bautismo de sangre son llamados bautismo de deseo (in voto).

21. P. EDUARDUS GENICOT, S. J., Theologiae Moralis Institutiones(Vol. II), Tractatus XII, 1902

El bautismo del Espíritu (flaminis) consiste en un acto de perfecta caridad o contrición, junto al cual se une siempre una infusión de gracia santificante. . .

Ambos son llamados «de deseo» (in voto)…; la caridad perfecta, por llevar siempre junto el deseo, al menos el implícito, de recibir este sacramento, es absolutamente necesaria para la salvación.

22. RVDO. GEORGE HARDOCK, 1859:

«…La gracia de Dios ocasionalmente puede ser de tal manera con el hombre, y tal puede ser la caridad y contrición de éste que puede tener remisión, justificación y santificación antes de recibir los sacramentos externos del bautismo, la confirmación y la penitencia; como vemos en este ejemplo, donde, en la predicación de Pedro, todos recibieron el Espíritu Santo antes que cualquier sacramento…»

23. HECHOS DE LOS APÓSTOLES 10:47:

«Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?».

El 13 de mayo de 1981… “habría sido muy fácil matarlo, pero no estaba en los planes”: Alí Agca

mayo 4, 2017

La farsa del «atentado» en San Pedro que intentó suplantar el verdadero Secreto de Fátima

Y LA GRAN PREGUNTA:

¿En cuál cárcel del mundo permitirían que un asesino tuviera a solas, al alcance de sus manos asesinas, a su víctima… un frágil anciano?

RESPUESTA: A MENOS QUE SE SEPA QUE NO HAY NADA QUÉ TEMER…

¿En cuál cárcel del mundo se pondría a la víctima al alcance de la mano del victimario entrenado y fanático?... EN NINGUNA.

¿En cuál cárcel del mundo se pondría a la víctima al alcance de la mano del victimario entrenado y fanático?… ¡EN NINGUNA!. Menos aún si la víctima es un ancianito y en la celda existen objetos contundentes para terminar el trabajo y el victimario ni siquiera está esposado ni custodiado… 

Al arribo de Karol Wojtyla (Juan Pablo II) en octubre de 1979 a la sede romana, millones de fieles se preguntaban si ahora sí se daría a conocer el “Tercer Secreto de Fátima”, cuyo contenido debería haber sido difundido como más tarde en 1960.

Todavía hoy desconocido el verdadero contenido completo, el contenido mutilado dado a conocer el año 2000 hablaba del advenimiento de un “obispo vestido de blanco.. el cual creímos que era el Papa” quien subiría hacia una tosca cruz hueca (“como de alcornoque”) y sería muerto con balas y flechas.  

Ante este texto, la Vaticueva urdió un plan para presentar un montaje ante las cámaras que semejara lo dicho en este pasaje mutilado. 

El montaje del atentado contra Juan Pablo II fue denunciado por el propio ejecutor material, el sicario (prescindible ) Alí Agca, quien al tratar de entender, con una insistente perplejidad le grita al mundo: ¡TODO FUE UN MONTAJE DEL VATICANO! y también ¡NUNCA QUISE MATAR AL PAPA!

En noviembre de 2010,  luego de acusar al número dos de la Curia en 1981 -el cardenal masón Agostino Casaroli- de contratarlo para realizar una farsa, un falso atentado, el actual vativocero Lombardi no respondió nada, de hecho nadie lo ha desmentido hasta el momento.

La acusación de Agca fue categórica;

“El cardenal Agustino Casaroli, el segundo hombre en el Vaticano, ordenó esto”, declaró Agca refiriéndose al “primer ministro” del Estado del Vaticano. ” (ABC.es)

“Definitivamente, el Gobierno del Vaticano estuvo detrás del intento de asesinato (del Papa). El cardenal Agustino Casaroli, el segundo hombre en el Vaticano, decidió esto” (El País.es)

Casaroli, fue quien afirma dio la orden del atentado, a través de un agente del Vaticano que identificó como el “Padre Michele”.

“Hice prácticas para el ataque junto con el Padre Michele y otro agente del Vaticano. Me reuní varias veces con él e incluso fuimos a la Plaza de San Pedro para planear el atentado”, afirmó Agca.  (El País.es)

Karol Wojtyla, el laureado actor del “atentado” de 1981 ya era actor mucho antes de ser sacerdote

Karol Wojtyla en el teatro Rapsódico

Durante la Segunda Guerra Mundial, Wojtyla prestó juramento en el movimiento polaco de resistencia de la ¨Unia¨, que en sus orígenes principalmente se constituirá para proteger a los judíos de la diáspora perseguidos por el IIIer. Reich, pero que acabará desarrollando actividades clandestinas contra el régimen fascista. En este momento, seguirá ayudando a familias judías para que puedan escapar de la persecución del régimen nacionalsocialista y se integrará en la rama política de la ¨Unia¨ como miembro no combatiente, y en su vertiente cultural se convertirá en el máximo responsable del grupo teatral en la clandestinidad que tomará el nombre de ¨Teatro Rapsódico¨ y que por medio de sus representaciones y obras teatrales conseguirá el objetivo de exaltar su doctrina anti nazi.

La misma actuación...

La misma actuación…

Un defensor de Casaroli, el periodista Carlos Villa Roiz de la revista mexicana Impacto, sin quererlo ni advertirlo, evidenció la realidad…

“Sus acusaciones (de Agca) se evaporan con la propia biografía del cardenal Casaroli, quien realizó 49 viajes internacionales con Juan Pablo II entre 1979 –año en el que fue designado cardenal- y el 1 de diciembre de 1990, cuando Juan Pablo II aceptó la renuncia que había presentado al haber cumplido 75 años de edad.

Durante este tiempo (11 años), Casaroli se desempeñó como secretario de Estado del Vaticano y el atentado tuvo lugar en 1981, en los primeros años del pontificado de Juan Pablo II.

¿Por qué Wojtyla conservaría a Casaroli nueve años luego de saberlo involucrado en el atentado?…

¿Por qué si Juan Pablo II sabía en 1983 que el organizador del atentado era su mano derecha, el masón Casaroli, no lo destituyó y sí lo conservó en el cargo hasta 1990, año en que cumplió la edad de retiro?.

Agca afirmó al diario italiano La Repubblica que “el diablo está dentro del Vaticano”. Y añade, “sin ayuda de sacerdotes y cardenales no hubiera podido realizar aquel acto”:

“El turco Mehmet Alí Agca, quien disparó contra el Papa Juan Pablo II en 1981, reveló ayer que contó con la ayuda desde el interior del Vaticano de algunos sacerdotes y cardenales para organizar el atentado, en una entrevista concedida al diario La Repubblica.

«Sin la ayuda de algunos sacerdotes y cardenales nunca hubiera podido realizarlo. El diablo está también dentro de esas murallas», declaró Alí Agca, que se encuentra en la cárcel de máxima seguridad de Kartal Maltepe en Turquía.  

El ex miembro del movimiento Lobos Grises, que según declara esta preparando un libro sobre lo que sucedió aquel 13 de mayo de 1981 cuando disparó en la Plaza de San Pedro al Papa Juan Pablo II y de su conversación en la cárcel romana de Rebbia con el mismo Papa, explica que nadie sabía que cometería el atentado y que sólo pudo realizarlo con la ayuda de personas dentro de la ciudad del Vaticano. (Diario de Navarra (01/04/05).

Agca precisó también que durante su encuentro de 22 minutos en la cárcel en Italia con Wojtyla Katz , en diciembre de 1983, éste no le preguntó nada sobre la autoría del atentado, porque según Agca, Juan Pablo II

 “sabía muy bien quién estaba detrás de ello” (El País.es)

1379759h765

Agca: “habría sido muy fácil matarlo, pero no estaba en los planes”

“Nunca quise matar al Papa”: Agca

Además Agca afirma que “nunca” quiso matar a Wojtyla, lo cual es completamente razonable conforme a la forma tan torpe de disparar contra el actor polaco, sin apuntar, por encima de las cabezas de la gente, con un arma mal elegida y sin machas de sangre… 

Agca aseguró en una entrevista “habría sido muy fácil matarlo, pero no estaba en los planes”.. (Revista Italiana Gente) 

Otra evidencia: si Alí Agca tueviera la consgna de matar a Juan Pablo II ¿qué tipo de institución se permitiría encerrar al sicario y a la supuesta víctima en la misma habitación, sin protección…?… a menos que se tuviera la seguridad de que no había tal intención…

Karol Wojtyla y Alí Agca estuvieron a menos de medio metro de distancia, incluso en contacto físico, por 22 minutos y sin una sola persona que pudiera proteger a la víctima… ¿no fue esta la mejor oportunidad que tuvo un sicario para terminar su trabajo?

El objetivo del autoatentado; “darle una interpretación” falsa al Secreto de Fátima

Tras la elevación de Juan Pablo II en 1979, la presión del público sobre la Logia Vaticana aumentaba, luego de pasados 19 años de la fecha  indicada (1960) por la  Santísima Virgen en Fátima, no se había dado a conocer la última parte del Secreto (llamado Tercer Secreto).

A mediados de octubre de 1943, en el transcurso de una visita a la Hermana Lucía en el Convento de las Doroteas de Tui (España), a unos 400 km de Fátima, y en la frontera con Portugal, D. José Alves Correia da Silva le indicó formalmente que escribiese el Secreto. La Hermana Lucía intentó obedecer la orden del Obispo, pero no fue capaz de hacerlo durante dos meses y medio.

Finalmente, la Santísima Virgen María se le apareció nuevamente a Lucía el 2 de enero de 1944, para darle fuerzas y confirmar que era realmente la voluntad de Dios que ella revelase la parte final del Secreto. Sólo después de esto la Hermana Lucía consiguió superar su turbación y escribir el Tercer Secreto de Fátima. Aun así, fue tan sólo en 9 de enero de aquel año cuando ella le escribió al Obispo D. José Alves Correia da Silva la siguiente nota, en la que le comunicaba que por fin se había escrito el Secreto:

“Ya he escrito lo que me mandó; Dios quiso probarme un poco, pero por fin era ésa su voluntad: Está lacrada dentro de un sobre, y éste, en los cuadernos.” (Sor Lucía)

En vista de ello, se deduce con claridad que el Secreto suponía la existencia de dos documentos: uno, dentro de un sobre lacrado; y otro, que estaba en el cuaderno de apuntes de la Hermana Lucía (de no ser así, ¿por qué razón ella le iría entregar el cuaderno junto con el sobre lacrado?).

La publicación del Secreto debería hacerse no antes de 1944 ni después de 1960 porque, como después lo explicaría la Hermana Lucía, “Sería más claro en ese momento”.

“la Hermana Lucía “le hizo prometer,” según el Canónigo Galamba, “que el Tercer Secreto sería abierto y leído al mundo ya fuese después de su muerte o en 1960, lo que ocurriera primero”… (Fátima org)

“…cuando en 1946 el canónigo Barthas le preguntó a la vidente por qué era necesario esperar hasta 1960, ella le respondió en presencia del Obispo da Silva, “Porque así lo desea la Santísima Virgen”.

El contenido de la tercera parte del Secreto de Fátima fue escrito por Sor Lucía y entregado al obispo de Lieria, Mons. José Correia da Silva, quien lo custodió desde 1944 hasta 1957, pero nunca lo abrió.

El 8 de febrero de 1960 (transcurrido poco más de un a o desde la convocación del Concilio), el Vaticano divulgó a través de la agencia noticiosa A.N.I. la siguiente noticia anónima:

Ciudad del Vaticano, 8 de febrero de 1960 — «En círculos altamente fidedignos del Vaticano se acaba de declarar al representante de la United Press International que es muy posible que nunca venga a ser abierta la carta en que la Hermana Lucía escribió las palabras que Nuestra Señora confirió a los tres pastorcitos, como secreto en la Cova da Iría.»

En el mismo comunicado, a pesar de haber reconocido décadas atrás la veracidad de las apariciones de Fátima, se pone groseramente en duda la credibilidad del Mensaje de la Virgen en su totalidad:

Aunque la Iglesia reconozca las apariciones de Fátima, no desea tomar el compromiso de garantizar la veracidad de las palabras que los tres pastorcitos dijeron que Nuestra Señora les había dirigido.

Tras ese increíble anuncio, la presión del público aumentaba, y por todo el orbe cristiano emergían las peticiones de que se develara al fin el Secreto ocultado en Roma, aumentando las sospechas de los católicos que cada vez más se percataban del camino que había tomado el Vaticano tras la asunción del modernista Juan XXIII y del doctrinalmente catastrófico conciliábulo Vaticano II.

La presión obligaría al Vaticano  modernista a tomar una determinación, o se publicaba… o se suplantaba.

Lo anterior brinda una explicación lógica de  cómo surgió la decisión de simular un hecho que pareciera era el fin del famoso (y molesto para algunos) Secreto de Fátima.

Del acto teatral en la Plaza de San Pedro en 1981, a la develación del Secreto, pero mutilado y malinterpretado

La tercera parte del Secreto, según la propia Vaticueva, habla de una lluvia de balas y flechas que abaten y dan muerte a un obispo de blanco que representa al Papado, quien caminaba sobre los cadáveres de gran cantidad de mártires.

En ninguna forma corresponde esto a lo sucedido en la Plaza de San Pedro  el 13 de mayo de 1981.

El “atentado” de 1981, desde el punto de vista criminalístico, es una verdadera farsa.

El nuevo “proyectil mágico”

En el asesinato de John F. Kennedy, la prueba fechaciente de que se trató de una conspiración fue el descubrimiento por el fiscal Garrison de la existencia de una “bala mágica”.

Este proyectil fue nombrado con el irónico mote debido  a que la versión oficial pretendía hacer creer a todos que; un sólo proyectil había ocasionado múltiples lesiones, con diferentes  ángulos y terminó sin deformaciones en la camilla del agonizante presidente.

Qui bono?, o ¿quién gana con el crimen?.

Esta es la primera pregunta que se hace un verdadero investigador al tratar de encontrar el móvil de un crimen.

Ya desde el siglo I, cuando los rabinos de Roma y la concubina hebrea Popea convencieron a Nerón de incendiar la Ciudad y culpar a los cristianos; lo primero que se preguntaron los senadores y principales fue ¿qué ganaban los cristianos con ese crimen?… ¿la feroz persecusión…?… no cuadraba.

¿Qué ganaban los soviéticos -tan favorecidos históricamente por Casaroli- organizando un atentado ineficaz y a la vista de todo el mundo, pudiendo simplemente envenenar o desprestigiar a su víctima, tal y como lo hacían en muchos casos?…

¿Quién o quienes fueron beneficiados por el atentado fallido?. La respuesta es lógica… Karol Wojtyla y sus compinches.  

Segunda pregunta; ¿quién tenía la capacidad para efectuar el falso atentado de esa forma?

Siguiendo la historia del Incendio en Roma, ¿quién tenía la capacidad operativa para llevarlo a cabo, sin que tuviera que perder más de lo ganado?, esas personas eran el propio líder de Roma, el Emperador y sus secuaces. 

En una analogía de casos, el propio líder romano tenía en 1981 ese poder.

Tercera pregunta: ¿quién o quienes podían cubrir o direccionar las acusaciones?

En la Roma antigua, el César por consejo de los rabinos dirigió las acusaciones y el móvil hacia la “corruptos y heréticos” cristianos, pero con el tiempo se conoció la verdad.

En la Roma moderna, el móvil se centró en el mensaje de Fátima y no se desveló la identidad de los autores intelectuales… hasta que se comienza a conocer la verdad. 

Los beneficiados son evidentes… se simuló un atentado buscando sobre todo la notoriedad ante el público, en una muy vigilada y concurrida Plaza de San Pedro, en una fecha de gran asistencia y con deliberado simbolismo, como lo es el día de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima.

Luego del falso atentado de 1981,  la llamada Logia Vaticana difundió que ése era el famoso Secreto y que con esto quedaba develado y cumplido.

“al respecto al atentado dijo:” una mano tiró la bala, otra la desvió”, refiriendose a la Virgen María”.

Con este montaje espectacular Wojtyla obtuvo el tiempo y el espacio necesarios para consolidar el camino hacia la apostasía de la mayor parte de los ministros y fieles, sin demasiadas molestias en el sentido de revelar el Secreto.

Con eventos como el de Asís en 1986, la Nueva Iglesia inauguraba una era de camino a la Apostasía y el contubernio con la Gran Ramera, una nueva iglesia sincrética que fusionara en su seno a todas las herejías, a todas las perversiones y a todas los enemigos de Cristo. Tal como lo anunciara hace veinte siglos el último Apóstol en el Apocalipsis.

nO SANGRE

Más preguntas:

1. La “bala mágica”.  ¿Porqué se habla de una bala solitaria que hizo tres perforaciones en la parte frontal; una en la mano, otra en el abdomen y otra más en el brazo.

2. Sin sangre. A pesar de la gran velocidad que imprimieron al vehículo de Juan Pablo II, en ninguna gráfica se advierte una sola mancha de sangre en sus ropajes al momento de ser trasladado al Gemelli.

3. Veloz recuperación. Para haber recibido tres disparos, su recuperación fue absoluta y en un muy corto tiempo.

Declaraciones de Sor Lucía al R.P. Agustín Fuentes hace 61 años

mayo 3, 2017
fatima-660x330

Dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo; el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María. Y, AL SER LOS ÚLTIMOS REMEDIOS, QUIERE DECIR QUE SON LOS ÚLTIMOS, QUE YA NO VA A HABER OTROS”. (Sor Lucía al R.P. Fuentes)

El Padre Joaquín Alonso, Claretiano, recibió en 1966 el encargo relatar una historia crítica y completa de las REVELACIONES, para defenderlas de los ataques y escepticismos modernistas. Misión que le confirió Monseñor João Venancio, obispo de Fátima. 

Durante dieciséis años fue el archivista oficial de Fátima, escribió una obra monumental sobre el Mensaje de Fátima, titulada Fátima, Textos y Estudios Críticos. El libro consta de 24 volúmenes conteniendo 5.396 documentos y una vez finalizada su redacción, en 1975, el Obispo de Leiría-Fátima, Mons. Alberto Cosme do Amaral, impidió su publicación. Desde entonces, se logró publicar sólo dos de los 24 volúmenes, los que se editaron a duras penas.

R.P. Augustín Fuentes Anguiano, junto a su madre Imelda Anguiano.

R.P. Augustín Fuentes Anguiano, junto a su madre Imelda Anguiano.

El Padre Alonso, estudió los archivos, habló con Sor Lucia, y testificó públicamente que las “Declaraciones de Sor Lucía al P. Agustín Fuentes”, en 1957, eran auténticas y verídicas y las consignó en uno de esos libros “La verdad sobre el Secreto de Fátima, Fátima sin mitos” y recibieron el imprimatur de  Mons. Sánchez de Santa Cruz, México: 

Se habla en las declaraciones de un mensaje recibido «de los labios mismos» de la vidente de Fátima:

«Quiero contaros la última conversación que tuve con ella, que fué el 26 de diciembre del año pasado: La encontré en su convento muy triste, pálida y demacrada; y me dijo: “Padre, la Santísima Virgen está muy triste, porque nadie hace caso a su Mensaje, ni los buenos ni los malos. Los buenos, porque prosiguen su camino de bondad; pero sin hacer caso a este mensaje.
Los malos, porque no viendo el castigo de Dios, actualmente sobre ellos, a causa de sus pecados, prosiguen también su camino de maldad, sin hacer caso a este Mensaje. Pero, créame Padre, Dios va a castigar al mundo y lo va a castigar de una manera tremenda.
El castigo del cielo es inminente. ¿Qué falta, Padre, para 1960; y qué sucederá entonces? Será una cosa muy triste para todos; y no una cosa alegre si antes el mundo no hace oración y penitencia. No puedo detallar más, ya que es aún secreto que, por voluntad de la Santísima Virgen, solamente pudieran saberlo tanto el Santo Padre como el señor Obispo de Fátima.»
«Ambos no han querido saberlo para no influenciarse. Es la tercera parte del Mensaje de Nuestra Señora, (TERCER SECRETO), que aún permanece secreto hasta esa fecha de 1960. Dígales, Padre, que la Santísima Virgen, repetidas veces, tanto a mis primos Francisco y Jacinta, como a mí, nos dijo, que muchas naciones de la tierra desaparecerán sobre la faz de la misma, que Rusia sería el instrumento del castigo del Cielo para todo el mundo, si antes no alcanzábamos la conversión de esa pobrecita Nación (…).»

Sor Lucía me decía también:

Padre, el demonio está librando una batalla decisiva contra la Virgen; y como sabe qué es lo que más ofende a Dios y lo que, en menos tiempo, le hará ganar mayor número de almas, está tratando de ganar a las almas consagradas a Dios, ya que de esta manera también deja el campo de las almas desamparado, y (el demonio) más fácilmente se apodera de ellas.»
«Dígales también, Padre, que mis primos Francisco y Jacinta se sacrificaron porque vieron siempre a la Santísima Virgen muy triste en todas sus apariciones. Nunca se sonrió con nosotros, y esa tristeza y angustia que notábamos en la Santísima Virgen, a causa de las ofensas a Dios y de los castigos que amenazaban a los pecadores, nos llegaban al alma; y no sabíamos qué idear para encontrar en nuestra imaginación infantil medios para hacer oración y sacrificio (…).

Lo segundo que santificó a los niños fue la visión del infierno (…). Por esto, Padre, no es mi misión indicarle al mundo los castigos materiales que ciertamente vendrán sobre la tierra si el mundo antes no hace oración y penitencia. No. Mi misión es indicarles a todos el inminente peligro en que estamos de perder para siempre nuestra alma si seguimos aferrados al pecado.»

«Padre —me decía Sor Lucía—, no esperemos que venga de Roma una llamada a la penitencia, de parte del Santo Padre, para todo el mundo; ni esperemos tampoco que venga de parte de los señores Obispos cada uno en su diócesis; ni siquiera tampoco de parte de las Congregaciones Religiosas. No; ya Nuestro Señor usó muchas veces estos medios, y el mundo no le ha hecho caso.

Por eso, ahora que cada uno de nosotros comience por sí mismo su reforma espiritual; que tiene que salvar no sólo su alma, sino salvar a todas las almas que Dios ha puesto en su camino… Padre, la Santísima Virgen no me dijo que nos encontramos en los últimos tiempos del mundo, pero me lo dio a demostrar por tres motivos:

El primero, porque me dijo que el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen y una batalla decisiva, es una batalla final en donde se va a saber de qué partido es la victoria, de qué partido es la derrota. Así que ahora, o somos de Dios, o somos del demonio; no hay término medio.

Lo segundo, porque me dijo, tanto a mis primos como a mí, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo; el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María. Y, al ser los últimos remedios, quiere decir que son los últimos, que ya no va a haber otros.

Y tercero, porque siempre en los planos de la Divina Providencia, cuando Dios va a castigar al mundo, agota antes todos los demás medios; y cuando ha visto que el mundo no le ha hecho caso a ninguno de ellos, entonces, como si dijéramos a nuestro modo imperfecto de hablar, nos presenta con cierto temor el último medio de salvación, su Santísima Madre.

Si despreciamos y rechazamos este último medio, ya no tendremos perdón del cielo; porque hemos cometido un pecado, que en el Evangelio suele llamarse pecado contra el Espíritu Santo; que consiste en rechazar abiertamente, con todo conocimiento y voluntad, la salvación que se presenta en las manos.

Y también porque Nuestro Señor es muy buen hijo… y no permite que ofendamos y despreciemos a su Santísima Madre, teniendo como testimonio patente la historia de varios siglos de la Iglesia que, con ejemplos terribles, nos indica cómo Nuestro Señor siempre ha salido en defensa del honor de su Santísima Madre.»

«Dos son los medios para salvar al mundo, me decía Sor Lucía de Jesús: la oración y el sacrificio (…) Y luego, el Santo Rosario. Mire Padre, la Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario. De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, sea temporal o sobre todo espiritual, que se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros; o a la vida de nuestras familias, sean familias del mundo o Comunidades Religiosas; o la vida de los pueblos y naciones.

No hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario.

Con el Santo Rosario nos salvaremos, nos santificaremos, consolaremos a Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas almas. Y luego, la devoción al Corazón Inmaculado de María, Santísima Madre, poniéndonosla como sede de la clemencia, de la bondad y el perdón; y como puerta segura para entrar al cielo. Esta es la primera parte del Mensaje referente a Nuestra Señora de Fátima; y la segunda parte, que, aunque es más breve, no es menos importante, se refiere al Santo Padre.»

Las Declaraciones del Reverendo Padre Agustin Fuentes, investigador oficial, postulador, del Vaticano en la causa de beatificación de Francisco y Jacinta, fueron conocidas por el Papa Pío XII y más tarde publicadas con licencia eclesiástica en la revista “Fatima Findlings” -Junio de 1959, y en el “Messaggero dell Cuore di Maria.” -Septiembre de 1961

Alice von Hildebrand denunció infiltración en Neo Iglesia, Bergoglio le dio un galardón… y ella ¡lo aceptó!

mayo 2, 2017
reconocmineto a Alice von Hildebrand

La distinción como Dama Gran Cruz de la Orden Ecuestre de San Gregorio, un importante título honorífico en reconocimiento a su servicio a la Iglesia desde la investigación filosófica y su testimonio personal de vida”

¿CÓMO SE PUEDE ENTENDER ESA EXTRAÑA DISTINCIÓN TRAS LA DENUNCIA?

(Pregunta aún sin respuesta para nosotros)

La denuncia de Alice von Hildebrand sobre la realidad de la Neo Iglesia

(Tomado de The Latin Mass 2001. Agradecemos a Clemente)

La Doctora Alice Jourdain (Bruselas 1923- ) fue alumna y luego esposa de Dietrich von Hildebrand (1899-1977), uno de los mayores pensadores católicos del siglo pasado, autor de textos fundamentales como Etica cristiana, Santidad y eficacia en el mundo y El corazón (un análisis de la afectividad humana y divina) y dos muy importantes sobre el modernismo: El caballo de Troya en la Iglesia de Dios y la ya mencionada The Devastated Vineyard, esta última nunca editada en castellano. El matrimonio escribió juntamente varias obras, entre ellas una admirable: El arte de vivir.

THE LATIN MASS: Dra. von Hildebrand, en la época en que el Papa Juan XXIII convocó el Concilio Vaticano Segundo, ¿usted ya percibía la necesidad de una reforma en la Iglesia?

ALICE VON HILDERBRAND: La mayor parte de las percepciones sobre esto fueron obtenidas por mi esposo. Él siempre decía que los miembros de la Iglesia, debido a los efectos del pecado original y del pecado actual, están siempre en necesidad de reforma. La enseñanza de la Iglesia, sin embargo, viene de Dios. Ni una iota puede ser cambiada o considerada en necesidad de reforma.

TLM: Con relación a la presente crisis, ¿cuándo comenzó Ud. a percibir que algo andaba mal en la Iglesia?

AVH. En Febrero de 1965 estábamos con mi marido en Florencia, aprovechando el año sabático. Dietrich estaba leyendo un libro y de pronto lo escuché sollozar. Como tenía problemas cardíacos, pensé que algo andaba mal y corrí para ver qué pasaba. Lo encontré con los ojos llorosos y con una revista en la mano. Le pregunté que pasaba y me dijo que acababa de leer un artículo que para él era prueba de que el diablo había entrado en la Iglesia. Debo decir que mi marido ya se había dado cuenta, muchos años atrás, de que se estaba perdiendo el sentido de lo sobrenatural, pero que la belleza y la sacralidad de la liturgia tridentina habían ocultado el fenómeno. por lo menos hasta el Concilio. Además, tenía en claro que después de la condenación de San Pío X, los modernistas habían pasado a la clandestinidad, adoptando técnicas mucho más sutiles de infiltración. Sobre este asunto, escribió The Devastated Vineyard, (La Viña devastada), señalando que el Vaticano II había sido como un huracán para la Iglesia. Con la pérdida del sentido de lo sobrenatural, también se perdió la necesidad del sacrificio. El Vaticano II provocó que muchos obispos y sacerdotes dijeran que la Iglesia tenía que adaptarse al mundo. Grandes Papas como San Pío X afirmaban exactamente lo contrario: el mundo debía adaptarse a la Iglesia. (FC: aquí la señora Von Hildebrand omite señalar al mismísimo Juan -Roncalli- XXIII y su famosa frase del “viento fresco en la Iglesia”.)

TLM: ¿Entonces Ud. cree que la acelerada pérdida del sentido de lo sobrenatural no es un accidente en la historia?

AVH: De ninguna manera y mi marido opinaba igual que yo: en la Iglesia se había verificado, durante la mayor parte del siglo XX, una infiltración sistemática de los enemigos diabólicos. El era optimista por naturaleza, pero durante los últimos años de su vida, a veces la tristeza lo consumía:

“Han destruido la Santa Esposa de Cristo”, solía repetir, refiriéndose a “la abominación del lugar santo”, de que habla el profeta Daniel.

TLM: El Papa Pío XII lo denominaba a su marido como el Doctor de la Iglesia en el siglo XX. Con ese título ¿no podía tener acceso al Papa Pablo VI para expresarle sus temores?

AVH: Fue lo que hizo. Nunca olvidaré la audiencia privada que tuvimos con Pablo VI, el 21 de junio de 1965, poco antes de que terminase el Concilio. El Papa nos recibió de pie y en cuanto mi marido empezó a suplicarle que condenase las herejías que desembozadamente se manifestaban, lo interrumpió bruscamente, diciéndole “¡Escríbalo, escríbalo!”. Pocos momentos después, mi marido, por segunda vez, le insistió sobre la gravedad de la situación, recibiendo la misma respuesta. El Papa estaba sumamente incómodo y pocos minutos después hizo un gesto a su secretario, el P. Capovilla, para que nos trajese rosarios y medallas, señal de que la audiencia había finalizado.

Cuando volvimos a Florencia, mi marido escribió un largo documento -aún no publicado- que fue entregado a Pablo VI en septiembre de 1965, el día anterior a la última sesión del Concilio. Releyéndolo cuidadosamente, le dijo a su sobrino Dieter Settler, entonces embajador alemán ante la Santa Sede, que el documento era “un poco duro”. Razón no le faltaba: había pedido una clara y completa condenación de todas las declaraciones conciliares heréticas.

TLM: Supongo que Ud. se dará cuenta de que, al hablar de nfiltración, muchos pondrán los ojos en blanco, exasperados, diciendo ¡No queremos oír hablar de conspiraciones!

Bella Dodd-1

AVH: Yo solamente puedo hablarle de lo que conozco. Es de público conocimiento, for ejemplo, que Bella Dodd**, la ex comunista reconvertida al catolicismo, se refirió expresamente a la infiltración comunista en los Seminarios. Ella nos contó que cuando era miembro activo del Partido, tenía frecuentes contactos con no menos de cuatro cardenales que trabajaban para el comunismo. Muchas veces escuché decir en los EE.UU. que “los europeos olíamos conspiraciones en todas partes”. Pero desde el principio, el Maligno ha conspirado contra la Iglesia, tratando de destruir la Misa y de socavar la creencia en la Presencia Real de Nuestro Señor en la Eucaristía. Este es un hecho innegable y absolutamente real.

Por otra parte, como europea que soy, tentada estoy de decir que muchos estadounidenses son ingenuos y como no saben mucho de historia, suelen ser prisioneros de la ilusión. Rousseau tuvo mucha influencia en este país. Cuando en la Última Cena Nuestro Señor les dijo a sus apóstoles que uno de ellos lo traicionaría, se quedaron desconcertados. Judas había hecho su juego tan arteramente que nadie sospechaba de él. Un conspirador astuto y avezado sabe como ocultar sus propósitos, dando muestras exteriores de ortodoxia.

TLM: Antes de que yo comenzase con mis preguntas, Ud. me habló de dos libros muy importantes. ¿Esas obras tenían documentación probatoria de la infiltración comunista en la Iglesia?

AVH: Los libros que le mencioné aparecieron en 1998 y en 2000, y fueron escritos por el Padre Luigi Villa, de la diócesis de Brescia, quien, por expreso pedido del Padre Pío había dedicado muchos años de su vida a investigar la posible infiltración de masones y comunistas en la Iglesia. Mi marido y yo lo conocimos al Padre Villa en los años 60. Él insistía que ninguna afirmación suya carecía de fundamentos. Cuando apareció “¿Pablo VI, Beato?” lo envió a cada uno de los obispos italianos. Ninguno acusó recibo ni refutó nada de lo que se decía.

En ese libro el Padre Villa se refiere a las desobediencias de Monseñor Montini, entonces Subsecretario de Estado, respecto a las directivas de Pío XII, que tenía clara conciencia de la amenaza comunista y había prohibido que los funcionarios del Vaticano anduviesen en tratos con Moscú. Para su consternación, se enteró a través del Obispo de Upsala (Suecia) que sus órdenes estrictas no habían sido acatadas. Al principio, se resistía a creerlo, hasta que le llevaron pruebas concluyentes de que Montini mantenía frecuentes contactos con los soviéticos.

Montini2

Montini, infiltrado en la Secretaría de Estado… esperando el momento…

Entretanto, Pío XII, siguiendo la conducta de Pío XI, había enviado clandestinamente a sacerdotes para que reconfortasen a los católicos que vivían tras la Cortina de Hierro. Esos sacerdotes fueron sistemáticamente detenidos, torturados y asesinados. A otros los mandaron a los gulags. Fortuitamente se descubrió que en el Vaticano había un topo: se trataba del jesuita Alighiero Tondi, un estrecho consejero de Montini. Tondi era un agente de Stalin y su misión era mantenerlo informado acerca de los sacerdotes que eran enviados a la Unión Soviética.

Pero Ud. debe agregar a esto el trato que Pablo VI le dispensó al Cardenal Mindszenty, quien no quería salir de Hungría, después de la revuelta de 1956. El Papa le mandó abandonar Budapest, pero el Cardenal se refugió en la embajada de los EE.UU. El Papa le había prometido solemnemente que conservaría el Primado de Hungría hasta su muerte. Cuando el Cardenal, que había sido torturado por los comunistas, llegó a Roma, Pablo VI lo abrazó cálidamente, pero acto seguido lo hizo marchar a Viena. Al poco tiempo, el Cardenal fue depuesto y se nombró en su lugar a otro, que contaba con el beneplácito del Partido Comunista húngaro. Cuando el Cardenal murió ningún representante de la Iglesia concurrió al funeral.

Más tarde, el Padre Villa recibió otra prueba de la infiltración, suministrada por el entonces Arzobispo (luego Cardenal) Gagnon, a quien Pablo VI le había encomendado una investigación sobre la infiltración dentro de la Iglesia.

El Cardenal armó un voluminoso dossier, con muchos datos preocupantes y pidió audiencia con el Pontífice para entregárselo en mano, petición que le fue denegada. El Papa le hizo llegar un aviso de que el documento estaría depositado en las oficinas de la Congregación para el Clero, bajo doble llave. Pero al día siguiente la cerradura fue violada y el dossier desapareció. El asunto se trató de tapar, pero la prensa se enteró del robo. Monseñor Gagnon, que se había guardado una copia, solicitó una audiencia privada con Pablo VI, pero no se la concedió. Entonces decidió volverse al Canadá. Más tarde, Juan Pablo II lo hizo venir a Roma y le otorgó el capelo.

Gagnon

Y la obvia pregunta: ¿por qué Gagnon (enmedio) no dijo más de la profunda y masiva infiltración y aceptó el capelo cardenalicio?

TLM: ¿Por qué el Padre Villa escribió esos libros criticando a Pablo VI?

AVH: Debo decirle que el Padre era reticente en cuanto a su publicación. Pero cuando varios obispos impulsaron la beatificación de Pablo VI, se decidió a imprimirlos. En definitiva, lo que hizo fue nada más que seguir las instrucciones de la Curia, acerca de que cualquier hecho negativo respecto de los candidatos a la beatificación debía ser entregado a la Congregación respectiva.

Teniendo en cuenta el tumultuoso pontificado de Pablo VI, y las confusas señales que había dado, refiriéndose a que “el humo de Satanás había entrado en la Iglesia”, pero negándose a condenar oficialmente las herejías; la encíclica Humanae Vitae -honra de su pontificad – aunque eludió su proclamación ex cátedra; la promulgación del Credo del Pueblo de Dios en 1968, pero sin ordenar su carácter obligatorio para todos los católicos; su desobediencia a las órdenes de Pío XII sobre no mantener contacto alguno con Moscú y su política de apaciguamiento con el gobierno de Hungría, renegando de la solemne promesa hecha al Cardenal Mindszenty; su desconsideración hacia la persona del bendito Cardenal Slipyj, que había pasado 17 años en el gulag y finalmente su actitud con el Cardenal Gagnon. En fin, todo esto hablaba contra la beatificación de Pablo VI y el libro del Padre Villa finalmente apareció con el titulo de Paolo Sesto, Mesto (Pablo Sexto, el amargo).

Pero el Padre pagó un precio muy duro por sus dos libros, ocasionándole enormes aflicciones. Es que el común de los católicos tiene veneración ilimitada por el Pontífice. Pero Nuestro Señor nunca prometió que tendríamos Papas perfectos. Lo que sí prometió es que las puertas del infierno no prevalecerían. No olvidemos que, a pesar de que hubo Papas malísimos, y algunos muy mediocres, la Iglesia fue bendecida con grandes Pontífices. Ocho de ellos fueron canonizados y varios beatificados, historia triunfal que no tiene parangón con lo que sucedió en el plano secular.

TLM: ¿Entonces Ud. tiene un juicio negativo sobre el pontificado de Pablo VI?

AVH: Sólo Dios puede juzgar a Pablo VI. Pero no puede negarse que su pontificado fue complicado y trágico. Bajo su gobierno fueron introducidos muchísimos más cambios en quince años, que durante todos los siglos anteriores. Por cierto que es sumamente intranquilizador leer los testimonios de ex comunistas como Bella Dodd y estudiar los documentos masónicos del siglo XIX, y también por ejemplo, conocer las actividades de personajes como el cura apóstata Paul Roca (1). Allí se puede apreciar en toda su amplitud cómo se cumplieron los objetivos de las logias: el éxodo de sacerdotes y monjas después del Vaticano II, la aparición de una corriente teológica con graves errores nunca censurados, el feminismo, la presión para que se abandone el celibato, la inmoralidad en los clérigos, las liturgias blasfemas.

TLM: Y desde luego están los tremendos y radicales cambios hechos en la sacra liturgia, junto con un ecumenismo absolutamente falaz.

Nueva Misa

La Nueva Misa de Pablo VI o Novus Ordo Missae… “Nadie más que un ciego puede negar que los planes del Enemigo se cumplieron. (Alicia von Hilderand)”

AVH: Nadie más que un ciego puede negar que los planes del Enemigo se cumplieron. Muchos se sorprendieron por lo que hizo Hitler, aunque no mi marido, que había leído concienzudamente “Mein Kampf”. Pero los dirigentes prefirieron no creer…

Pero por más grave que sea la situación, ningún católico fiel debe olvidar que Nuestro Señor prometió permanecer junto con su Iglesia hasta el fin de los tiempos. No viene mal una pequeña meditación sobre el relato evangélico, cuando Cristo dormía, mientras la barca de los Apóstoles zozobraba, en medio de una feroz tormenta. Aterrorizados los despertaron y Él les reprochó: “¿Por qué teméis, hombres de poca fe?” e hizo que la tempestad cesase de inmediato.

TLM: Me doy cuenta por sus referencias sobre el ecumenismo que a Ud. no le cae nada bien la actitud de “convergencia” con otras religiones. Antes la Iglesia tenía la misión de convertir…

Le cuento algo que le causó enorme tristeza a mi marido .En 1946, enseñando en Fordham, se presentó en una de sus clases, un estudiante judío que había servido en la Armada durante la guerra. Al terminar la exposición lo abordó a Dietrich para decirle que él había vivido una singular experiencia en el Pacífico, contemplando una bellísima puesta de sol. Ese espectáculo lo llevó a preguntarse sobre Dios. El muchacho venía de Columbia, donde no encontró la respuesta a su inquietud. Pero un amigo le habló de Fordham y del profesor Dietrich von Hildebrand, a cuyas clases empezó a concurrir regularmente. Al finalizar una de ellas, salieron a caminar juntos y durante el paseo le contó a Dietrich que muchos profesores, al enterarse de que era judío, le aseguraron que no tratarían de convertirlo. Mi marido, estupefacto, detuvo la marcha y le preguntó:”¿Qué le dijeron?”. Al repetirle la anécdota, Dietrich le aseguró que “iría hasta el fin del mundo, con tal de que Ud.se haga católico”. Al poco tiempo, el estudiante judío se convirtió e ingresó a la Cartuja, ordenándose luego de sacerdote.

TLM: Ud. pasó muchos años enseñando en Hunter College.

AVH: Así es y le podría hablar de las numerosas estudiantes que se convirtieron, atraídos por la Verdad. Pero no fui yo quien lo hizo: simplemente recé para ser un instrumento de Dios y para que Él me ayudase a vivir según el Evangelio. Eso únicamente se obtiene con la gracia de Dios. Lamentablemente, algunos católicos que se dicen tradicionalistas, creen que la Verdad es una posesión personal y no un don de Dios. Semejante actitud los puede conducir al fanatismo. La Fe no es un juguete intelectual ni tampoco una partida de ajedrez. Deberían procurar cambiar de postura, sobre todo si defienden la Misa tradicional. Lo que todos debemos intentar es tratar de ser santos.

TLM: Entonces, ¿Ud. cree que esa es la única solución para remediar la crisis de la Iglesia?

AVH: No olvidemos que estamos luchando no sólo contra la sangre y la carne, sino también contra “Potestades y Principados”. Esto debería servir para causarnos temor y hacernos redoblar el esfuerzo para ser santos, y rezar para que la Esposa de Cristo salga de esta crisis espantosa más radiante que nunca. La respuesta católica es siempre la misma: fidelidad absoluta a las enseñanzas de las Iglesia y a la Santa Sede, recepción frecuente de los Sacramentos, rezo del Rosario, lectura espiritual diaria y agradecer el que hayamos recibido la plenitud de la Revelación. “Gaudete, iterum dico vobis, Gaudete”.

TLM: No quiero terminar la entrevista sin conocer su opinión sobre la Misa en latín. ¿Sería su restablecimiento una solución para la crisis?

AVH: El diablo odia la misa tradicional, y la odia porque es la más perfecta reformulación de todas las enseñanzas de la Iglesia. Y sobre esto Dietrich me dio la clave. Porque, mucho antes del Concilio, los sacerdotes que la rezaban ya habían perdido el sentido de lo sobrenatural y trascendente. La recitaban rapidísimo, casi murmurando y sin articular bien las palabras, señal de que intentaban introducir en la Misa su propia secularización (2). La misa tradicional no permitía irreverencia alguna y por eso muchos malos sacerdotes se alegraron cuando se la dejó de celebrar.


Notas.

1 – Paul Roca (1830-1893). Nacido en Francia, se ordenó sacerdote en 1858 y comenzó a vincularse con círculos gnósticos y esotéricos. Pese a la suspensión de Roma, siguió presentándose como si aun fuese miembro de la Iglesia, anunciando el advenimiento de una “divina sinarquía”, bajo la autoridad de un Papa convertido al “cristianismo científico y socialista”. (Cfr. La masonería dentro de la Iglesia, Cruz y Fierro Editores, Buenos Aires, 1968, pp.39-59. El prólogo es de Julio Meinvielle).

2 – Dietrich von Hildebrand ya había detectado ese espíritu de secularización, que lo llevó a publicar en 1953 The New Tower of Babel, obra nunca traducida al castellano.

3 – Bella Dodd (1904-1964), nacida en Italia, se llamaba María Asunta Isabella Visono. Abogada, fue una de las principales dirigentes del Partido Comunista de los EE.UU., del cual fue expulsada en 1949. Se reconvirtió al catolicismo en 1951 y luego escribió “School of Darkness”.

Alice von Hildebrand acerca del Secreto de Fátima: “infiltración en la Iglesia hasta lo más alto”

mayo 2, 2017
Alice von Hildebrand

Dra. Alice von Hildebrand: “infiltración en la Iglesia hasta lo más alto”

(Transcripción de One Peter 5/ traducción de Clemente)

La grave declaración de la doctora Alice von Hildebrand pasó desapercibida.

Esta es la traducción del correo eléctrónico enviado con fecha 6 de Mayo de 2016 por la doctora Alice von Hildebrand al padre Brian Harrison, a quien ella autoriza hacer público en la revista One Peter 5.

Querido padre,

Creo que las dos siguientes conversaciones, que yo recuerdo muy bien desde la década de 1960, son de particular interés ahora, en estos tiempos profundamente problemáticos, medio siglo después. Dado que aparentemente corroboran el testimonio del cardenal Ciappi de que parte del secreto de Nuestra Señora de Fátima era la chocante predicción de que la gran apostasía en la Iglesia comenzaría “en la parte superior.”

La primera conversación fue en junio de 1965. Estábamos en Florencia, en la casa donde nació mi marido, y donde pasé mi primer año sabático. Mi marido invitó a un sacerdote llamado Monseñor Mario Boehm, a quien había conocido en Roma poco después de su conversión, y que había sido uno de los principales editores de L’Osservatore Romano durante muchos años. El tema de Fátima surgió.

Mi marido planteó la pregunta: “¿Por qué el tercer secreto de Fátima no fue revelado?” Puesto que la Santa Virgen había dicho que se debería compartir con los fieles en 1960.

Don Mario: No se ha revelado debido a su contenido.

Mi marido: ¿Cuán terrible era ese contenido?

Mons. Boehm (como italiano bien entrenado) no dijo que lo había leído, pero dio a entender que el contenido era temible: “infiltración de la Iglesia hasta lo más alto”.

Nos hizo añicos, pero confirmó el temor de mi marido de que la forma en que el Vaticano II fue interpretada, iba a exponer a la Iglesia a terribles peligros. Por desgracia, este temor fue fundado.

La segunda conversación es una con Bella Dodd con quien yo he hablado en ocasiones anteriores. Nos la encontramos en el otoño de 1965 y nos visitamos aquí en New Rochelle, Nueva York, donde yo aún vivía en 1966 ó 1967. Ella había sido una comunista vehemente desde sus días de estudiante en el Hunter College – un semillero de comunismo. (Es por eso que yo fui sistemáticamente perseguida allí, como se relata en mi libro, Memorias de un error feliz.) Bella había sembrado las semillas de esta filosofía diabólica en el Hunter Colege, pero se convirtió en 1952 bajo la dirección del Arzobispo Fulton Sheen. Permítanme repetir la conversación entre ella y mi marido:

DVH: Me temo que la iglesia ha sido infiltrada.

Bella: Usted lo teme, querido profesor; yo, ¡lo sé! Cuando yo era una comunista vehemente, estuve trabajando en estrecho contacto con cuatro cardenales en el Vaticano, aliados nuestros, ellos todavía están muy activos en la actualidad.

DVH: ¿Quiénes son ellos? Mi sobrino Dieter Sattler es un alemán destinado en la Santa Sede.

Pero Bella, que estaba bajo la dirección espiritual del Arzobispo Sheen, se negó a darle esta información.

El único recurso que tenemos ahora es la oración, y la firme convicción de que no prevalecerán las puertas del infierno. San Mateo. capítulo XXIV nos ha advertido.

Unidos en la fe y orando,

Soy, querido Padre, respetuosamente suya en Cristo,

Alice von Hildebrand

La nota que obligó a Ratzinger a salir de su retiro: amigo personal afirma que una parte del Tercer Secreto de Fátima no fue revelado

mayo 1, 2017
Dollinger Ratzinger

Según Dollinger: Ratzinger Tauber habría reconocido que la parte no publicada del Tercer Secreto habla de “un mal concilio y una mala misa”.

CARDENAL RATZINGER: “NO PUBLICAMOS COMPLETO EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA”

Por Maike Hickson/ Traducción del inglés de Foro Católico

Hoy en día, en la Fiesta de Pentecostés, tuvimos una conversación telefónica con el Padre Ingo Dollinger, sacerdote alemán y ex profesor de teología en Brasil, quien ahora es anciano y físicamente débil. Ha sido amigo personal del Papa emérito Benedicto XVI durante muchos años.

El padre Dollinger confirmó inesperadamente por teléfono los siguientes hechos:

No mucho tiempo después de la publicación del Tercer Secreto de Fátima, en junio de 2000, por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Joseph Ratzinger le dijo al padre Dollinger durante una conversación personal ¡que todavía hay una parte del Tercer Secreto que no se ha publicado! “Hay más de lo que hemos publicado” dijo Ratzinger. También le dijo a Dollinger que la parte publicada del Secreto es auténtica y que la parte no publicada del Secreto habla de “un mal concilio y una mala misa” que habría de venir en un futuro próximo.

El Padre Dollinger me dio permiso para publicar estos hechos en esta fiesta del Espíritu Santo y él me dio su bendición.

El Padre Dollinger fue ordenado sacerdote en 1954 y se desempeñó como secretario del muy respetado obispo de Augsburgo, Josef Stimpfle. En la providencia de Dios, me encontré con este obispo una vez, cuando todavía no era católico, y me sentí profundamente conmovida por su humildad, calidez y bienvenida. Me invitó a visitarlo una vez en Augsburgo. Cuando estaba en el proceso de conversión, se lo hice saber, pero luego, a mi pesar, descubrí que el obispo Stimpfle ya había fallecido. (Se le echará mucho de menos.)

El Padre Dollinger estaba también involucrado con los debates de la Conferencia Episcopal de Alemania en relación con la masonería en la década de 1970 al final de los cuales vino la afirmación de que la masonería no es compatible con la fe católica.

Más tarde enseñó Teología Moral en el Seminario de la Orden de los Canónigos Regulares de la Santa Cruz, que pertenece al Opus Angelorum. El Obispo Atanasio Schneider, obispo auxiliar de Astana, Kazajstán, es miembro de esa misma Orden de los Canónigos Regulares de la Santa Cruz.

Lo más importante, el padre Dollinger tuvo al Padre Pío (de Pietrelcina, fallecido en 1968) como confesor durante muchos años y fue cercano a él. Dollinger es también conocido personalmente por uno de mis queridos familiares.

Esta sensible información pertinente al Tercer Secreto, ha estado circulando entre ciertos grupos de católicos durante años, y ahora me ha sido confirmada, personalmente, por el Padre Dollinger al mismo tiempo de que la Iglesia parece haber caído en un pozo de confusión. Ésta podría ayudar a explicar, al menos en parte, por qué estamos donde estamos ahora.

Es importante destacar el amor misericordioso de la Madre de Dios para advertir y preparar a sus hijos respecto a la batalla en que la Iglesia se encuentra ahora. A pesar de la decisión de los que están en puestos de responsabilidad dentro de la Iglesia, Ella se ha asegurado que la verdad completa será revelada y difundida.

Esta información también podría explicar por qué el Papa Benedicto XVI, una vez que se había convertido en Papa, trató de resolver algunas de las injusticias que están directamente relacionadas con la revelación de Dollinger, a saber: liberó la misa tradicional de la supresión; levantó la excomunión de los obispos de la Sociedad San Pío X (FSSPX); y, por último, en 2010 declaró públicamente en Fátima: “sería un error pensar que la misión profética de Fátima ha concluido”. También añadió estas palabras en una entrevista durante su viaje en avión a Fátima:

En cuanto a las cosas nuevas que podemos encontrar hoy en este mensaje, existe también el hecho de que los ataques contra el Papa y la Iglesia no sólo vienen desde fuera, sino que los sufrimientos vienen precisamente de dentro de la Iglesia, del pecado existente dentro de la Iglesia. Esto también es algo que siempre hemos conocido, pero hoy lo estamos viendo de una manera realmente aterradora: que la más grande persecución de la Iglesia no viene de sus enemigos externos, sino que surge de pecado dentro de la Iglesia, y que la Iglesia tiene así una profunda necesidad de volver a aprender la penitencia, de aceptar la purificación, de aprender el perdón, por un lado; pero también la necesidad de justicia.

Con esta declaración, el Papa contradice efectivamente sus propias palabras de junio de 2000, cuando había declarado:

En primer lugar debemos afirmar con el Cardenal Sodano: «… los acontecimientos referentes a la tercera parte del «secreto» de Fátima pertenecen al pasado”. En la medida a los acontecimientos individualmente descritos, ya pertenecen al pasado. Aquellos que esperan impresionantes revelaciones apocalípticas sobre el fin del mundo o el futuro curso de la historia se ven orillados a estar decepcionados.

Todas estas acciones de Benedicto XVI muestran que tenía que saber, en su conciencia, que de alguna manera tenía que corregir ciertas injusticias y confusas ambigüedades del pasado reciente. Defendió la misa tradicional, devolvió la dignidad a la FSSPX, y él reinsertó la importancia del mensaje de Fátima. Además, también trató de abordar el misterio del Vaticano II, aunque, al parecer, de una manera demasiado vaga.

En este contexto, podría valer la pena mencionar que mi marido y yo estábamos juntos cuando un sacerdote nos dijo que se había reunido en privado con el Papa Benedicto XVI y que el propio Benedicto considera al arzobispo Marcel Lefebvre “como el más grande teólogo del siglo 20.” Mi marido y yo aseguramos haber oído estas palabras exactas -directamente de este cura- palabras que fueron supuestamente dichas por el Papa Benedicto en el contexto de la propuesta del Papa para introducir las enseñanzas de Marcel Lefebvre más ampliamente en la Iglesia Católica.

Mientras contemplamos la gravedad de las omisiones acumuladas y retrasos relativos a la liberación real de la pleno Tercer Secreto, y cuando el cielo había pedido que lo hiciera -no más tarde de 1960 – estamos agradecidos al Espíritu Santo porque Él aparentemente ha hecho posible esta conversación telefónica hoy en la fiesta de Pentecostés.

Que el verdadero mensaje de Fátima – junto con las recientes revelaciones de P. Brian Harrison y el Dr. Alice von Hildebrand acerca de lo que también contiene – repartidas de este modo ayuden a liberar a todos los fieles católicos de cualquier servidumbre de medias verdades y falsas lealtades. Que todos libremente y plenamente se adhieran a la Verdad completa del mensaje de la Misericordia de María – que sin duda, bajo la Gracia, ayudan a hacernos libres!


maike-hickson-799152_tn

Acerca de la autora:

La Dra. Maike Hickson, nació y creció en Alemania, estudió Historia y Literatura Francesa en la Universidad de Hannover y vivió durante varios años en Suiza, donde escribió su tesis doctoral. Está casada con el Dr. Robert Hickson, y han sido bendecidos con dos hijos preciosos. Ella es feliz ama de casa a quien le gusta escribir artículos cuando el tiempo lo permite. Sus artículos han aparecido en revistas americanas y europeas como Catholicism.org, LifeSiteNews, el vagabundo, Culture Wars, Catholic Family News, Christian Orden, A propósito, y Zeit-Fragen.


LA NOTICIA OFICIAL DE INFOVATICANA

rATZINGER fÁTIMA

AUTOGOL DE LA VATICUEVA…

(Transcrito de Infovaticana)

El Padre Ingo Dollinger, sacerdote alemán y amigo personal del Papa Emérito Benedicto XVI, ha confirmado a Maike Hickson, del portal One Peter Five, que aún se desconoce el contenido completo del tercer secreto que la Virgen contó a los videntes de Fátima. Como amigo personal del cardenal Joseph Ratzinger, Dollinger pudo conocer de su mano que una parte del secreto aún 

Respecto al contenido que aún no ha salido a la luz pública, Ratzinger informó a su amigo de que se trata de “un mal concilio” y otros sucesos negativos que llegarían en un futuro cercano. Si bien hay una parte del secreto que permanece oculta, Ratzinger también confirmó que lo que hasta el momento se ha sabido del tercer secreto de las apariciones marianas es cierto.

Esta conversación entre Ratzinger y Dollinger tuvo lugar, según afirma el sacerdote alemán, poco después de que la Congregación para la Doctrina de la Fe publicara en junio del año 2000 el contenido del tercer secreto de Fátima siguiendo el deseo del Papa Juan Pablo II.

En el documento publicado por la Congregación para la Doctrina de la Fe se afirma que “Fátima es sin duda la más profética de las apariciones modernas”, al tiempo que se aclara que la primera y la segunda parte del secreto revelado por la Virgen a los videntes en Fátima hace referencia “a la aterradora visión del infierno, la devoción al Corazón Inmaculado de María, la segunda guerra mundial y la previsión de los daños ingentes que Rusia provocaría a la humanidad”. El tercer secreto, por su parte, hace referencia al inmenso sufrimiento de los testigos de la fe del último siglo del segundo milenio y al “Obispo vestido de blanco” que camina con fatiga hacia la Cruz entre los cadáveres de los martirizados, cae a tierra como muerto, bajo los disparos de arma de fuego. Esta visión tiene su correspondencia en el atentado del que Juan Pablo II fue víctima el 13 de mayo de 1981.

El tercer secreto, escrito en 1944 por la vidente Sor Lucía, fue custodiado por los pontífices hasta que Juan Pablo II decidió hacerlo público. El 17 de agosto de 1959, el Comisario del Santo Oficio, el Padre Pierre Paul Philippe, llevó el sobre que contenía la tercera parte del secreto de Fátima a Juan XXIII, quien decidió devolver el sobre lacrado al Santo Oficio y no revelar su contenido.

Pablo VI, por su parte, leyó el contenido de este secreto el 27 de marzo de 1965 y devolvió el sobre al Archivo del Santo Oficio, con la decisión de no publicar el texto. En 1981, Juan Pablo II pidió el sobre con la tercera parte del secreto después del atentado del 13 de mayo y decidió realizar la consagración del mundo al Corazón Inmaculado de María. Los dos primeros secretos de Fátima en la redacción hecha por Sor Lucía:

Tendré que hablar algo del secreto, y responder al primer punto interrogativo. ¿Qué es el secreto? Me parece que lo puedo decir, pues ya tengo licencia del Cielo. Los representantes de Dios en la tierra me han autorizado a ello varias veces y en varias cartas; juzgo que V. Excia. Rvma. conserva una de ellas, del R. P. José Bernardo Gonçalves, aquella en que me manda escribir al Santo Padre. Uno de los puntos que me indica es la revelación del secreto. Sí, ya dije algo; pero, para no alargar más ese escrito que debía ser breve, me limité a lo indispensable, dejando a Dios la oportunidad de un momento más favorable. Pues bien; ya expuse en el segundo escrito, la duda que, desde el 13 de junio al 13 de julio, me atormentó; y cómo en esta aparición todo se desvaneció.

Ahora bien, el secreto consta de tres partes distintas, de las cuales voy a revelar dos. La primera fue, pues, la visión del infierno. Nuestra Señora nos mostró un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra. Sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana que fluctuaban en el incendio, llevadas por las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo que caían hacia todos los lados, parecidas al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin equilibrio ni peso, entre gritos de dolor y gemidos de desesperación que horrorizaba y hacía estremecer de pavor.

Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros. Esta visión fue durante un momento, y ¡gracias a nuestra Buena Madre del Cielo, que antes nos había prevenido con la promesa de llevarnos al Cielo! (en la primera aparición). De no haber sido así, creo que hubiésemos muerto de susto y pavor. Inmediatamente levantamos los ojos hacia Nuestra Señora que nos dijo con bondad y tristeza: — Visteis el infierno a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si se hace lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra pronto terminará. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas. Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz.

Tercer secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima:

Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía. Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un Obispo vestido de Blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.


EL “DESMENTIDO OFICIAL” DE RATZINGER TAUBER DESDE LA VATICUEVA:

Fátima Ratzinger

Algunos artículos publicados recientemente atribuyen al profesor Ingo Dollinger declaraciones según las cuales el cardenal Joseph Ratzinger, después de la publicación, en junio del año 2000, del Tercer secreto de Fátima, le habría confiado que dicha publicación no era completa.

A tal propósito, el Papa emérito Benedicto XVI comunica que “no ha hablado nunca con el profesor Dollinger acerca de Fátima” y afirma claramente que las frases atribuidas al profesor Dollinger sobre ese tema son “pura invención, absolutamente no verdaderas” y reitera decididamente: “La publicación del Tercer secreto de Fátima es completa”.

(Transcrito de ReD

El Papa emérito Benedicto XVI se ha visto obligado a salir de su retiro para desmentir, en un rotundo comunicado emitido por la Santa Sede, que exista parte del tercer secreto de Fátima que no haya sido publicada. En la nota, Ratzinger califica de “puras invenciones” las declaraciones del teólogo alemán Ingo Dollinger, quien había asegurado que existía una parte de la profecía no hecha pública en el año 2000.

“La publicación del Tercer Secreto de Fátima es completa”, apuntó el Vaticano, quien subraya cómo el Papa emérito considera “pura invención, absolutamente no verdaderas”, las declaraciones de Dollinger.

La profecía de Fátima está dividida en tres partes o secretos y fue supuestamente revelada por la Virgen a tres niños pastores portugueses, Lucía, Jacinta y Francisco, en tres apariciones datadas el 13 de mayo, el 13 de julio y el 13 de octubre de 1917.

Los secretos hablan, entre otras cosas, sobre las dos guerras mundiales o la caída del comunismo en Rusia y fueron narradas por Lucía al Vaticano, que las ha ido desvelando a partir de 1941.

El “tercer secreto” de las apariciones fue revelado en el año 2000 y trata, según el Vaticano, sobre el atentado sufrido por Juan Pablo II el 13 de mayo -festividad de la Vírgen de Fátima- de 1981 en la Plaza de San Pedro a manos del terrorista turco Ali Agca.

Lanzará Sinagoga película ‘Fátima, el último misterio’, para desviar el verdadero mensaje

abril 28, 2017

Será comentada por puras “finísimas personas” como el marrano chueta  Joaquín Navarro-Valls; el “bello” Georg Gänswein; la criptohebrea Angela Coelho; el exasesor del Primer Ministro de Portugal, César das Neves; el asesor del presidente de Rusia, Igor Boloborodov; el “teólogo” alemán Manfred Hauke, y el polaco Grzegorz Bartosik.

(EUROPA PRESS/ La Vanguardia)

La película documental ‘Fátima, el Último Misterio’ (Goya Producciones), que investiga las profecías del secreto de Fátima y su influencia en los cambios históricos sucedidos desde 1917 hasta la actualidad, se estrenará el próximo 4 de mayo en el Cine Paz de Madrid, con motivo del Centenario de las famosas apariciones de la Virgen en 1917.

“La originalidad de esta película –afirma su director, Andrés Garrigó– estriba en sacar a la luz la misteriosa correlación entre lo que la Virgen pidió o profetizó en Fátima y las grandes transformaciones del mundo en estos últimos 100 años. Para muchos creyentes esos cambios fueron auténticos milagros”.

El largometraje, que cuenta con la participación de 30 expertos de 12 países, se ve reforzado por una trama de ficción dirigida por Pablo Moreno, y protagonizada por Eva Higueras, que enlaza con personas de la época actual, algunas de ellas escépticas respecto a los hechos milagrosos.

Entre los expertos entrevistados destacan el portavoz de Juan Pablo II, Joaquín Navarro-Valls; el secretario de Benedicto XVI, Georg Gänswein; la postuladora de las causas de los tres pastorcillos, Angela Coelho; el exasesor del Primer Ministro de Portugal, César das Neves; el asesor del presidente de Rusia, Igor Boloborodov; el teólogo alemán Manfred Hauke, y el polaco Grzegorz Bartosik.

Después de su paso por salas de cine, ‘Fátima, el Último Misterio’, que cuenta con la web ‘www.fatimaeldocumental.com’, estará disponible en televisión y DVD. Además, diversas cadenas nacionales y extranjeras ya han adquirido los derechos de emisión en más de diez idiomas.

Sobre el Bautismo (Parte 5ª.). Responde San Bernardo de Claraval a los dimonianos de “Vaticano Católico”

abril 27, 2017
santaemerenciana13gran

Martirio de Santa Emerenciana, catecúmena.

Martirio_de_Sao_Vitor_de_Braga

Martirio de Sao Vitor de Braga

Los laicos Dimond, durante años se han caracterizado por presentarse en el “mercado sedevacantista” como la opción “más radical” acusando de herejes a todos los católicos que no comulgan con sus desvíos doctrinales, incluidas sendas excomuniones a quienes aceptan la doctrina del Bautismo de Deseo o de Sangre.

En síntesis, la aberración dimoniana afirma que: SIN EL BAUTISMO POR AGUA, NADIE SE SALVA, mientras que la Iglesia señala en su Martirologio  Romano:

Enero 23: en Roma, santa Emerenciana, virgen y mártir, fue apedreada por los paganos siendo todavía catecúmena al encontrarse orando en la tumba de santa Inés, de quien era hermanastra.

Abril 12: en Braga, Portugal, san Víctor, mártir, rehusó adorar un ídolo cuando todavía era catecúmeno, y confesó a Cristo Jesús con gran constancia; así, después de muchos tormentos y de ser decapitado, mereció ser bautizado en su propia sangre.

A continuación presentamos la primera parte del TRATADO ACERCA DEL BAUTISMO realizado hace casi nueve siglos por el insigne San Bernardo, último de los Padres de la Iglesia.

SAN BERNARDO

TRATADO SOBRE EL BAUTISMO

“SOBRE SI LOS ÁNGELES CONOCIERON

EL DIVINO PLAN DE LA ENCARNACIÓN”

PARTE V

Me insinuáis vos, hacia el fin de vuestra carta, en términos sumamente amistosos, cómo algunas personas han puesto reparos a la sentencia que insinué yo, exponiendo el Evangelio, conviene a saber, que el consejo de Dios sobre la Encarnación del Verbo no había sido revelado ni siquiera a los ángeles, antes de ser manifestado a la Virgen.

Paréceme que las tales personas no se muestran alarmadas en esto con justo motivo, porque pueden reparar lo primero de todo, en que yo no afirmo nada categóricamente, sino que tengo la precaución de servirme como  de atenuante para suspender mi juicio definitivo, de la disyuntiva o.

Porque después de aducir yo una causa por la cual me parecía que no sin razón el Evangelista, habiendo afirmado que “el arcángel San Gabriel había sido enviado”, añadía, “por Dios”, me aventuraba a citar una segunda causa, pero con reserva y sin decidirme a abrazar una más bien que otra; tanto para no verme obligado a defenderlas, como para que el lector tuviese libertad de elegir la que más le contentara.

En el caso mismo de adelantar que el consejo y plan de Dios había estado oculto a los ángeles hasta aquel preciso momento, no porque ellos ignorasen el propósito de Dios de obrar nuestra redención en la tierra, ya que lo había revelado a muchos hombres y les había concedido la gracia de preverlo y predecirlo, sino porque desconocían las circunstancias del tiempo, del lugar, del modo, y aún la persona de la Virgen en cuyas purísimas entrañas se había de verificar, no veo por qué no me hayan de creer, pues no digo nada increíble. Cierto que cada uno puede seguir con toda libertad el sentido en que halle más devoción, con tal que no se le opongan razones de verdadero peso, o decida esta cuestión la autoridad de quien merezca ser respetado.

¿Qué razón me obliga a creer que era ya conocido de los ángeles aquel tiempo del cual  dice el Apóstol: “Cuando llegó la plenitud de los tiempos Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y sujeto a la ley”?  Más verosímil me parece que como se ignora, según testimonio del mismo Cristo, el día de su última venida, así estuviera también oculto el tiempo de su primer advenimiento.  ¿Quién sabe si la sabiduría de Dios, tratándose de la Encarnación, no les dijo a los ángeles, en otro idioma espiritual que ellos entienden, lo que luego manifestó en lenguaje sensible a los Apóstoles sobre el último día del juicio, a saber: “No os es dado a conocer los tiempos y los instantes que el Padre se ha reservado en su poder”?

¿Qué razón me obliga a creer que los ángeles distinguían ya la ciudad de Nazaret entre todas las otras ciudades, antes que un Arcángel saludara en ella a una Virgen y le anunciara que había de concebir al Hijo de Dios?  A la verdad los profetas habían predicho que Jesús nacería en Belén y que moriría en Jerusalén; pero yo no leo en ningún lugar de la Escritura que hubiese de ser concebido en Nazaret. Lo que se dice: “Será llamado nazareno”, no tanto se refiere a que había de ser concebido en Nazaret, cuanto a que en aquel lugar crecería y se educaría cuando volviera de Egipto.

Ved por qué los judíos le argüían a Nicodemo, diciendo: “Escudriña y mira si hallas en las Escrituras que haya de salir algún profeta de Galilea”. Y por cierto que hablaban a un hombre que conocía bien la ley, pues era maestro en Israel y nada ignoraba de lo que a este punto podía referirse. Con todo, instábanle a que revolviera los Libros Santos.   Más a mano tuvieron el testimonio de los profetas, cuando vacilando Herodes, le dijeron enseguida que el Mesías debía nacer en Belén. Y así, Jesucristo nació en esta ciudad y murió en la de Jerusalén como estaba predicho.

Natanael, instruído igualmente en la ley, habiendo oído decir a Felipe que Jesús, hijo de José, era de Nazaret, preguntó sin salir de su asombro: “¿De Nazaret puede venir algo bueno?” Quedó sorprendido de que le anunciaran que Cristo era de Nazaret, pues no recordaba que la Escritura hablase en ninguno de sus pasajes de esta ciudad.

Pudo esconderse a los ángeles, como se les escondió a los profetas, el lugar donde había dispuesto Dios que se verificase la Encarnación del Verbo. Además de esto, ¿cómo se podría probar que los ángeles conocieron el medio incomprensible que Dios había de emplear, cuando vemos que hasta la misma Virgen procura informarse acerca de este particular con toda solicitud y cuidado?

Yo tengo para mí que ni siquiera lo sabía el mismo nuncio celestial que llevaba la embajada, según parece confesarlo él mismo, cuando dice: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti”, no parece sino que remite a la Virgen al magisterio del Espíritu Santo, a fin de que por su divina inspiración le revele lo que al ángel no presume de saber. Y enseguida añade : “Y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra”, como para hacerle notar cuán secretísimo era este misterio, y cuán incomprensible e inefable era el modo con que la augusta Trinidad había de realizar sólo con la Virgen y en la Virgen la concepción divina.

¿Qué prueba tenemos de que los ángeles conocieran a la Virgen de nombre, o de rostro, y de que sabían que era la elegida para ser madre del mismo Dios, a excepción del Arcángel que hemos de creer le dio el Señor para guardián, desde su nacimiento? Si el demonio no la conoció, aún después de la Encarnación, pues le engañó verla casada con San José, podemos creer igualmente que tampoco la conocieron los ángeles antes de la concepción del Señor, como a futura Madre de Dios.  Pues los espíritus infernales, aunque están destituídos de toda participación de la gracia espiritual, no han perdido en manera alguna su penetración natural y su industriosa agudeza.

Ya ves, pues, cuántas razones tengo para creer, sin ir contra la fe, ni contra la autoridad de las Escrituras, que la revelación de este inefable misterio se ocultó a los ángeles para revelárselo a la Virgen antes que a nadie, al menos por lo que toca a las circunstancias. De éstas, la primera fue el tiempo, la segunda el lugar, la tercera el modo y la cuarta la elección de la persona de la Virgen.

Esto es lo que habéis de responder a los hermanos que me reprenden por haber afirmado en alabanza de la Virgen María, que al decir el Evangelista que el Arcángel “fue enviado por Dios”, quiso significarnos con estas palabras que dicho Arcángel había sido destinado expresamente a esta embajada, a fin de que nadie imaginara que Dios había comunicado a algún otro espíritu el plan de la Encarnación, antes de descubrirlo a la Virgen. Y hablando del plan y consejo de Dios, no de la obra misma de la Redención, refiriéndome a las circunstancias de tiempo, lugar, modo y persona.

Quedad con Dios.

*******

Renuncia de Ratzinger “es un juego de sombras y vicios, debilidades, sexo, negocios y dinero…”: Vatileaks

abril 26, 2017
libro-sua-santit-g-nuzzi_

Nuzzi: “Quiero que todo el mundo conozca la batalla definitiva entre el bien y el mal que está teniendo lugar tras la plaza de San Pedro”

(Transcrito de El Mundo)

La obra de Gianluigi Nuzzi, periodista italiano que expuso el escándalo de Vatileaks, será la base de un drama para televisión. La productora Leone Film Group ha adquirido los derechos de sus libros para desarrollar una serie de habla inglesa sobre la corrupta administración del Vaticano.

Entre los títulos que abordará la producción se encuentran Su Santidad: los papeles secretos de Benedicto XVI, recopilación de cartas confidenciales entre el Papa Benedicto XVI y su secretario personal, el sacerdote alemán Georg Gänswein, un libro previo a la histórica renuncia de Joseph Ratzinger que denunciaba las tramas e intrigas que esconde el pequeño Estado; y Los mercaderes en el templo, también basado en documentos confidenciales y centrado en episodios más recientes de corrupción y los intentos de la curia vaticana por sabotear las reformas del Papa Francisco. El escándalo de Vatileaks, destapado por Nuzzi, obligó a las autoridades vaticanas a realizar varias detenciones. El periodista también fue juzgado en el conocido como Vatileaks II, pero finalmente fue absuelto.

Nuzzi defiende que sus libros contienen la mayor filtración de documentos de la Historia de la Iglesia Católica.

“Desde que comencé a escribirlos en 2008 entré en un increíble mundo de thriller con vigilancias, encuentros en lugares oscuros, recuperación de documentos papales, descubrimiento de secretos y escándalos”, afirmó el periodista en un comunicado. “Es un juego de sombras y vicios, debilidades, sexo, negocios y dineroQuiero que todo el mundo conozca la batalla definitiva entre el bien y el mal que está teniendo lugar tras la plaza de San Pedro“.

Volviendo a la serie, Nuzzi supervisará su desarrollo y colaborará en el proceso de escritura junto a un guionista americano, que actualmente está vendiendo el proyecto en Los Ángeles. La idea es que el showrunner y el director también sean estadounidenses.

Frente al Papa ficticio interpretado por Jude Law en The Young Pope, el objetivo de Leone Film Group es “hacer una serie basada en hechos reales, basada en los documentos sobre los que Nuzzi ha escrito”, afirmó Raffaella Leone, directora gerente de la productora.

Leone Film Group, compañía fundada por el célebre cineasta Sergio Leone, está apostando por crecer en la pequeña pantalla. Sus próximos proyectos para televisión incluyen el western Colt, una serie en inglés centrada en el revólver que Clint Eastwood llevaba en Por un puñado de dólares; y la adaptación de I Beati Paoli, que escribirá y dirigirá el oscarizado director de Cinema ParadisoGiuseppe Tornatore.

Sobre el Bautismo (4ª PARTE). Responde San Bernardo de Claraval a los dimonianos de “Vaticano Católico”

abril 26, 2017
san-alfonso-María-de-Ligorio-kjkjljljl-e1470059351237-1024x615

San Alfonso María de Ligorio, doctor de la Iglesia.

Los laicos Dimond, durante años se han caracterizado por presentarse en el “mercado sedevacantista” como la opción “más radical” acusando de herejes a todos los católicos que no comulgan con sus desvíos doctrinales, incluidas sendas excomuniones a quienes aceptan la doctrina del Bautismo de Deseo o de Sangre.

En síntesis, la aberración dimoniana afirma que: SIN EL BAUTISMO POR AGUA, NADIE SE SALVA, mientras que San Alfonso Mª de Ligorio señala:

Teología Moral (libro 6º):

«Mas el bautismo del deseo es una conversión perfecta a Dios por contrición, o por amor a Él sobre todas las cosas, con deseo explícito o implícito del verdadero bautismo de agua, del cual toma su lugar en cuanto a la remisión de la culpa, pero no en cuanto a la impresión del carácter [bautismal] o a la supresión de toda deuda debida al castigo. Se llama de “viento” [flaminis] porque toma lugar bajo el impulso del Espíritu Santo, a quien se el da este nombre [flamen]. Ahora bien, es de fide que los hombres se salvan también por el bautismo del deseo, por virtud del canon Apostolicam De Presbytero Non Baptizato y del Concilio de Trento, sesión 6ª, capítulo 4º, donde está dicho que nadie puede salvarse “sin el bautismo o su deseo”».

SAN  BERNARDO

TRATADO SOBRE EL BAUTISMO

“PRÚEBASE QUE HAY PECADOS DE IGNORANCIA”

PARTE IV

Para tratar de la tercera proposición que sostiene el mencionado autor, y refutarla y destruirla, no creo que hayamos menester de mucho trabajo; no sólo porque es manifiestamente falsa, sino porque además el mismo autor la contradice en su primera proposición.

Cuando en la plática secreta sostenida entre Jesús y Nicodemo, a escondidas y durante la noche, hace él como un lazo tendido a la ignorancia de los hombres dispersos por todo el orbe de la tierra, pues afirma que nadie desde entonces podía salvarse sin el bautismo, ¿no reconoce ya por el mismo caso que se dan pecados de ignorancia y pecados mortales?

A no ser que su protervia le lleve a decir que Dios condena a los hombres sin tener ellos culpa alguna.

De todos modos, como es de temer que, si desdeñamos contestar al necio todavía crezca mucho más su necedad,  y presumiendo de sabio, y cobrando alas con nuestro silencio, multiplique por todas partes las semillas de su error, y así, hablando a los tontos, haga que sea infinito el número de los hijos de su tontería, pienso que será bueno confundir la mentira con algunos testimonios precisos y claros de la Verdad.

Es probable que ese hombre, que dice no existen pecados de ignorancia, consiguientemente no ruegue jamás a Dios que le perdone los que comete de este modo, sino que se burle y haga escarnio del Profeta cuando le oiga suplicar al Señor diciendo: “No os acordéis de los delitos de mi juventud ni de mis pecados de ignorancia”, (Ps. 24, 7).

Quizá se atreva con el mismo Dios y le reprenderá porque condena tales pecados y exige satisfacción por ellos, ya que por la boca de Moisés dice en el Levítico: “Si alguno peca por ignorancia y delinque en cualquier punto de lo que se prohíbe por la ley del Señor, y, reo de pecado, reconoce su iniquidad, debe ofrecer al sacerdote un cordero blanco sin mancha alguna, según la medida y estimación de su pecado”.

Si la ignorancia no puede ser nunca pecado, ¿por qué en la Epístola a los Hebreos se dice que el sumo Sacerdote entraba una vez al año en el “Sancta Sanctorum” y llevaba la sangre de las víctimas para ofrecerla al Señor por sus ignorancias y por las de su pueblo? Si el pecado de ignorancia no existe, digamos que Saulo no pecó cuando perseguía a la Iglesia de Dios, puesto que hacía esto en completa ignorancia, permaneciendo en su incredulidad.

Al contrario, más bien se habrá de decir que obraba muy bien cuando blasfemaba, cuando perseguía a los cristianos y los colmaba de injurias, cuando no respiraba más que odio y muerte contra los discípulos de Jesucristo, puesto que no buscaba otra cosa que señalarse en el celo por las tradiciones de sus padres. Por tanto, no debió decir: “He alcanzado misericordia”, sino: He recibido mi recompensa, puesto que la ignorancia le guardaba inmune de pecado, y encima de esto, el celo le hacía digno de galardones.

Si por ignorancia nunca se peca, ¿por qué condenar a los tiranos y verdugos de los Apóstoles, ya que ellos no sabían que hacían mal cuando mataban, sino que creían prestar servicio a Dios?

¿Por qué el mismo Jesucristo, Nuestro Señor y Salvador, clavado en la cruz, oraba por sus verdugos, puesto que según el testimonio del mismo Cristo no sabían lo que se hacían, y por consiguiente no pecaban, según nuestro autor?

No podemos creer, Dios nos libre de ello, que el Señor mintió cuando dijo claramente que los judíos ignoraban lo que hacían, aún cuando supusiéramos que el Apóstol había querido excusar a los de su casta, como hombre al fin y al cabo, en aquellas palabras: “Si le hubieran conocido, jamás hubieran crucificado al Señor de la gloria”, (1 Cor. 2, 8).

¿Qué? ¿Todos estos pasajes de la Escritura no muestran suficientemente en qué tinieblas de ignorancia está sumido quién osa afirmar que no se puede pecar por ignorancia? ¿A qué añadir más?

*********

A %d blogueros les gusta esto: