Saltar al contenido

Fortea y su herética defensa del “papado” de Bergoglio; por aclamación…

julio 1, 2020

 

La “legitimidad” del falso papado de Bergoglio, el siniestro Fortea la defiende con un solo argumento:

“Bergoglio fue reconocido por todo el colegio cardenalicio como papa”.

 “No tiene ningún sentido revisar algún defecto del pasado”

Los que se oponen ofrecen “fuentes desconocidas que nadie cuáles son”  

Pero la Iglesia es clara y categórica (Bula Cum ex apostolatus, de los papas Pablo IV 1559 y San Pío V, 1566) :

Si en algún tiempo aconteciese que un Obispo o un Cardenal… electo PONTÍFICE ROMANO, que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía. o incurrido en cisma, o lo hubiese suscitado o cometidola promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, ES NULA, INVÁLIDA Y SIN NINGÚN EFECTO.

Y para descartar el falso argumento de la ACLAMACIÓN argumentado por Fortea, la Cum ex apostolatus reafirma:

…y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romanoo por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos. 

El extraño caso de Hipólito de Roma, antipapa, sí… pero santo

junio 30, 2020
Hipólito de Roma

San Hipólito

(Con información de ReL/ Luis Antequera)
El de San Hipólito es un caso especial dentro de la vida de la Iglesia, pues como bien se dice en el título de este artículo, se trata de un personaje que siendo antipapa como fue, subió sin embargo a los altares, algo posible gracias a su muerte como mártir acompañada de la reconciliación previa.
Se desconoce la fecha de su nacimiento. La inscripción sobre su tumba, compuesta con toda probabilidad por el Papa San Dámaso I, señala que fue cismático. Y según Focio, era discípulo de San Ireneo. El importante y temprano historiador de la Iglesia Eusebio de Cesarea en su “Historia Eclesiástica” dice que era obispo:
“[…] y lo mismo Hipólito que probablemente presidía también otra iglesia” (op. cit. 6, 20).
Y enumera varios de sus escritos:
“Fue entonces precisamente cuando Hipólito compuso también junto con muchos otros comentarios, la obra “sobre la Pascua”, en la cual expone una relación de los tiempos, propone cierta regla de un ciclo de dieciséis años para la Pascua y fija como límite de los tiempos el primer año del Emperador Alejandro. De las demás obras suyas, las que han llegado hasta nosotros son las siguientes: “Sobre el Hexámeron”, “Sobre lo que sigue al Hexámeron”, “Contra Marción”, “Sobre el Cantar”, “Sobre partes de Ezequiel”, “Sobre la Pascua”, “Contra todas las herejías” y muchísimas otras que podrías encontrar conservadas en muchos lugares” (op. cit. 6, 22).
San Jerónimo en su obra “De viris illustribus” también se refiere a él como obispo y vuelve a dar una lista de sus obras. Aunque ni Eusebio ni Jerónimo explican de dónde era obispo, algunos sitúan su diócesis en Oporto (Portugal), San Gelasio I la emplaza en Bostra, ciudad árabe.
Ardiente combatiente de las herejías con las que convivió, Teodoción, el Alogi, Noeto, Epígono, Cleómenes, su vida vendrá marcada sin embargo por la insumisión al papado.
San Ceferino (198-217) lo acusa de pusilánime y de incompetente para regir la Iglesia por su tardanza en combatir al monarquiano Sabelio, para quien Padre e Hijo eran meras manifestaciones de la Naturaleza Divina.
Cuando al morir Ceferino, asciende Calixto en 217, y aunque sólo dura un año en el papado, Hipólito lo acusa de incurrir en la herejía de Teodoto y luego en la de Sabelio, por lo que abandona la comunión y hasta se hace elegir papa por sus seguidores. Continuará como antipapa durante los reinados de Urbano (222 ó 223-230) y Ponciano (230-35).
Son muchas las versiones que circulan sobre su final. La Cronografía de 354 cita su destierro en el año 235 junto al Papa Ponciano, en la isla de Cerdeña, durante el cual se habría reconciliado con Roma, muriendo al tiempo que el Papa Ponciano y mártir como él. Los restos mortales de ambos habrían vuelto a Roma juntos un 13 de agosto (ya sea de 236 o de uno de los años siguientes), siendo enterrados Ponciano en la bóveda papal en la catacumba de Calixto, e Hipólito en la Vía Tiburcina, venerados los dos como mártires. Prudencio, que le dedica el himno XI de su “Peristephanon”, emplaza su martirio en Ostia u Oporto, despedazado por caballos salvajes, idea en la que abundan las “Actas de San Lorenzo”.
De su obra nos ha llegado su “Comentario sobre el Cantar de los Cantares”, su “Comentario al Libro de Daniel” en cuatro libros, probablemente el más completo existente, y un “De Antichristo”. En cuanto al “Philosophumena”, su obra más importante escrita hacia el final de su vida y cuyo título original es “Kata pason aireseon elegchos” (“Refutación de todas las herejías”), su primer libro se conoce desde hace tiempo, y los libros IV a X, se descubren hacia el 1851. Siguen faltando los libros II y III completos y fragmentos del libro IV. Un tratado más corto contra las herejías, el “Sintagma” se reconstruye parcialmente a partir de obras posteriores, y existen fragmentos de las obras que dedicó a Marción, los montanistas, el Alogi y Cayo. Nos han llegado también tres tratados de derecho canónico atribuídos a su pluma, aunque muy probablemente apócrifos: las “Constitutiones per Hippolytum”, la “Ordenanza de la Iglesia Egipcia”, en lengua copta, y los “Canones Hippolyti”.
En 1551 fue descubierta una estatua de mármol esculpida hacia el s. III, que representa al antipapa y santo, en cuyos laterales se hallan grabados su ciclo pascual y una lista de sus obras.

La descarada declaración de Bergoglio en 2013: “Es verdad, en el Vaticano hay un lobby gay”

junio 27, 2020
besito de sodomitas

Bergolglio se besa con una pareja gay en la Vaticueva.

(Transcrito de ElMundo.es el 11 de junio de 2013)

En los casi tres meses que lleva como Papa, Francisco ha dedicado numerosos discursos y homilías a condenar la corrupción, incluida la corrupción que reina en el interior de la Iglesia. Pero ahora ha dado un paso mucho más allá. El Pontífice, por primera vez, ha reconocido abiertamente la existencia de un lobby gay en el interior del Vaticano.

Fue el pasado jueves, durante el encuentro de una hora que el Papa mantuvo con la directiva de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos (CLAR). En ese encuentro, y según recoge la web chilena Reflexión y Liberación, el Papa admitió la existencia de un lobby gay en el Vaticano, de una red de corrupción homosexual. “En la curia hay gente santa, de verdad, hay gente santa. Pero también hay una corriente de corrupción, también la hay, es verdad. Se habla del ‘lobby gay’, y es verdad, está ahí …hay que ver qué podemos hacer”, habría dicho.

Hace ya tiempo que se venía hablando de luchas de poder, malversaciones económicas y relaciones homosexuales dentro de la curia romana. De hecho, la histórica dimisión de Benedicto XVI como Papa ha sido atribuida por varios medios de comunicación al espanto y pesadumbre que para Ratzinger habría supuesto el enterarse fehacientemente de la existencia de ese grupo de poder homosexual y de sus posibles chantajes a importantes miembros del la curia. Pero, hasta ahora, la Santa Sede había siempre rechazado que en el Vaticano hubiera un ‘lobby gay’.

Federico Lombardi, el portavoz de la Santa Sede, no ha querido hacer comentarios sobre las palabras que la web Reflexión y Liberación atribuye al Papa en relación a la existencia de un ‘lobby gay’ dentro del Vaticano. Sin embargo varios vaticanistas consultados por ELMUNDO.es consideran que es perfectamente plausible que Francisco las haya pronunciado, visto que el Pontífice es capaz de abordar sin tapujos cualquier tema, por muy espinoso que sea.

“La reforma de la Curia romana es algo que pedimos casi todos los cardenales en las congregaciones previas al Cónclave. Yo también la pedí”, habría confesado Francisco en su encuentro con la directiva de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos. “La reforma no la puedo hacer yo, estos temas de gestión… Yo soy muy desorganizado, nunca he sido bueno en esto. Pero los cardenales de la comisión la van a llevar adelante”, añadía en relación a la comisión de ocho cardenales que ha creado de para que le ayuden a gobernar la Iglesia y a reformar la curia romana.

Cómo se sodomizó a los dominicos en Estados Unidos y el Vaticano (Discreción: delicadas precisiones)

junio 24, 2020

AVISO: SE INSISTE EN QUE SON EXPRESIONES MUY FUERTES Y GRAVES, NO APTAS PARA MENORES NI PARA ESPÍRITUS MUY SENSIBLES. 

Confirmados 18 casos de Covid-19 entre los coristas del Santuario de Fátima

junio 23, 2020

fatima

La información inicial habla de 16 coristas contagiados, pero una actualización afirma que ya son 18.

(Con información del Diario de Leiria)

El santuario de Fátima, en Portugal, confirmó que dieciséis (dieciocho en la actualización) de sus coristas han dado positivo de coronavirusSegún un comunicado de la institución religiosa, la alarma saltó cuando un empleado dio positivo, por lo que fue aislado y se sometió a test a todas las personas que pudieran haber tenido contacto con él.

Tras la realización de 244 pruebas, dieciséis personas dieron positivo de la Covid-19. Todos los positivos son trabajadores internos del santuario, miembros del coro de Fátima, que, afirma la nota, no han tenido contacto con los peregrinos.

Las peregrinaciones a Fátima fueron suspendidas durante el confinamiento y se volvieron a permitir el 12 de junio.

Concretamente, 39.133 personas han dado positivo por coronavirus desde el inicio de la crisis, que ha dejado además un total de 1.530 fallecidos en el país, según el balance recogido por el diario portugués ‘Publico’.

Bella Dodd fue testigo de que 1.100 jóvenes anticristianos fueron reclutados para infiltrar seminarios católicos

junio 23, 2020

“Es de público conocimiento, por ejemplo, que Bella Dodd, la ex comunista reconvertida al catolicismo, se refirió expresamente a la infiltración comunista en los Seminarios. Ella nos contó que cuando era miembro activo del Partido, tenía frecuentes contactos con no menos de cuatro cardenales que trabajaban para el comunismo”. 

Bella Dodd-1

Entretanto, Pío XII, siguiendo la conducta de Pío XI, había enviado clandestinamente a sacerdotes para que reconfortasen a los católicos que vivían tras la Cortina de Hierro. Esos sacerdotes fueron sistemáticamente detenidos, torturados y asesinados. A otros los mandaron a los gulags. Fortuitamente se descubrió que en el Vaticano había un topo: se trataba del jesuita Alighiero Tondi, un estrecho consejero de Montini. Tondi era un agente de Stalin y su misión era mantenerlo informado acerca de los sacerdotes que eran enviados a la Unión Soviética.

Pero Ud. debe agregar a esto el trato que Pablo VI le dispensó al Cardenal Mindszenty, quien no quería salir de Hungría, después de la revuelta de 1956. El Papa le mandó abandonar Budapest, pero el Cardenal se refugió en la embajada de los EE.UU. El Papa le había prometido solemnemente que conservaría el Primado de Hungría hasta su muerte. Cuando el Cardenal, que había sido torturado por los comunistas, llegó a Roma, Pablo VI lo abrazó cálidamente, pero acto seguido lo hizo marchar a Viena. Al poco tiempo, el Cardenal fue depuesto y se nombró en su lugar a otro, que contaba con el beneplácito del Partido Comunista húngaro. Cuando el Cardenal murió ningún representante de la Iglesia concurrió al funeral.

Más tarde, el Padre Villa recibió otra prueba de la infiltración, suministrada por el entonces Arzobispo (luego Cardenal) Gagnon, a quien Pablo VI le había encomendado una investigación sobre la infiltración dentro de la Iglesia.

El Cardenal armó un voluminoso dossier, con muchos datos preocupantes y pidió audiencia con el Pontífice para entregárselo en mano, petición que le fue denegada. El Papa le hizo llegar un aviso de que el documento estaría depositado en las oficinas de la Congregación para el Clero, bajo doble llave. Pero al día siguiente la cerradura fue violada y el dossier desapareció. El asunto se trató de tapar, pero la prensa se enteró del robo. Monseñor Gagnon, que se había guardado una copia, solicitó una audiencia privada con Pablo VI, pero no se la concedió. Entonces decidió volverse al Canadá. Más tarde, Juan Pablo II lo hizo venir a Roma y le otorgó el capelo.

Situación del episcopado y la traición de Lefebvre: carta de Monseñor Carmona en 1982

junio 21, 2020
Obispos Zamora, Carmona y Thuc.

Obispos Zamora, Carmona y Thuc.

(Transcrito del sitio de la CMRI

Mi querido y verdadero amigo:

En respuesta a su carta, debo decirle lo siguiente.

Es claro que en normales circunstancias, ningún obispo puede consagrar lícitamente a otro obispo. Sin embargo, actualmente estamos viviendo en circunstancias que no son normales y que constituyen un caso inusual para lo cual nada está claramente legislado. Tres cosas caracterizan nuestra sutuacion actual:

1) Desde la muerte de Pío XII, no hemos tenido sino impostores, lo cual significa que por cerca de veinte años la Sagrada Sede ha estado vacante.

2) Casi el episcopado entero se ha embarcado en una nueva religión, y por lo tanto ha apostatado de la verdadera Fe, renunciando a la eterna Iglesia.

3) El hambre de los verdaderos fieles por la palabra de Dios, la cual ya no les está siendo predicada, y la solicitud que ellos nos hacen de la administración de los sacramentos Católicos.

En un principio, pusimos nuestras esperanzas en el Arzobispo Lefebvre, en quien vimos a un verdadero obispo Católico, un defensor de la Fe verdadera, con quien la sucesión apostólica legítima continuaría; pero hemos sido engañados. Lefebvre ha sido afectado; nos hemos sentido traicionados viéndolo hacer tratos con el Vaticano desde donde todos los golpes contra la verdadera Iglesia han venido.

Si bien el hombre falla, Dios no puede hacerlo, tampoco puede Él abandonar a Su Iglesia. Ésta es la razón por la cual, providencialmente y en su tiempo oportuno, el muy ilustre y humilde Arzobispo de Hue, Vietnam, con sus valientes declaraciones, ha presentado a todos los hombres el desastroso estado en el cual la Iglesia se encuentra a sí misma ante los ojos de Dios. Él declaró la vacante de la sagrada sede y la invalidez de la “Nueva Misa”, comprometiéndose a sí mismo como un Arzobispo Católico que haría por la Iglesia todo lo que él pudiese y debiese hacer.

El episcopado fue ofrecido a mi persona. Tuve que pensar mucho acerca de esto antes de que pudiese decidir. Al final, acepté por la sola razón de ayudar en el rescate y triunfo de la Iglesia.

En Octubre 17, el Padre Zamora y yo, fuimos consagrados por el Arzobispo Thuc prácticamente en una catacumba, con sólo dos distinguidos doctores como testigos. Ambos fuimos conscientes de las furiosas tormentas de protesta que vendrían, pero las palabras de nuestro Divino Maestro nos alentaban: “Llorarás y te lamentarás, mientras el mundo se regocija; y estarás triste, pero tu tristeza será tornada en júbilo” (S. Juan 16:20).

En nuestro regreso a México, los ataques empezaron. Algunos dijeron, sin ningún fundamento, que nuestras consagraciones eran inválidas porque habíamos sido consagrados con el nuevo rito; otros, más serios, dijeron que basados en el Canon 953 y 2370, las consagraciones eran válidas pero ilícitas, y que consecuentemente habíamos sido suspendidos.

Como podemos ver, nuestros detractores ignoraron el axioma Qui cum regula ambulat, tuto ambulat — “El que con la regla camina, camina seguro.” Ellos deben recordar, si lo han olvidado, que el Papa Gregorio IX dejó once reglas y Bonifacio VIII ochenta y ocho para la interpretación verdadera de la ley. Estas reglas, de acuerdo al Canon 20, pueden suplir el defecto de la regla en un caso particular, como en el caso en el que actualmente nos encontramos a nosotros mismos. Consecuentemente, la cuarta regla de Gregorio IX expresamente declara: Proper necessitatem, illicitum efficitur licitum“La necesidad hace lícito lo que era ilícito.”

La necesidad de tener obispos y sacerdotes Católicos y la falta de los sacramentos verdaderos pueden ser vistas fácilmente; por lo tanto fuimos válida y lícitamente consagrados.

La regla 88 de Bonifacio VIII también expresamente declara Certum est quod is committit in legem qui legem verbum complectens contra legis nititur— “Cierto es que peca contra la regla quien se apega a la letra y deja de lado el espíritu.” Por lo tanto, es injusto imputar al legislador un deseo de dañar grandemente a la Iglesia durante la vacancia de la Sagrada Sede al prohibir la ordenación de obispos y sacerdotes y la administración de los sagrados sacramentos a los fieles que los solicitan.

Por lo tanto, al aceptar la consagración episcopal de parte del Arzobispo Thuc, hemos confiado en el respaldo de estas reglas, conscientes y ciertos de que habríamos pecado, si al respaldarnos en la letra [de la ley] rechazáramos las consagraciones, puesto que habría solamente un obispo Católico para transmitir la sucesión episcopal.

[Breve párrafo de poca relevancia se omite aquí.]

Por favor, acepte mi más sincero afecto. Ruego a Dios continúe iluminándole de manera que pueda continuar en la batalla, defendiendo los derechos de Cristo y Su Iglesia, ahora tan lastimosamente ofendidos por aquellos que tienen el deber de defenderlos, incluso a costa de sus vidas.

Sinceramente suyo,

Moisés Carmona R.

Mayo 18 de 1982

Circo y teatro: Cuando Bergoglio “interrumpe” una neo misa para enviar saluditos a fieles de Jalisco

junio 18, 2020

China comunista -la que pactó con Bergoglio- prohíbe a padres de familia enseñar religión a sus hijos en encierro

junio 17, 2020

(Transcrito de ReL)

¿La URSS en 1920? No, ha pasado un siglo, estamos en 2020, en plena pandemia de coronavirus, en un mundo de i-Phones rastreables y comunicaciones globales instantáneas. Pero aún se repiten las viejas tácticas de un siglo antes: la carta que el colegio comunista envía a los padres prohibiéndoles transmitir la religión a sus hijos, amenazando con sanciones a quien lo haga y animando a unos padres a delatar a otros o a cualquiera (abuelos, catequistas, amigos) que acerque la fe a los menores de edad. Los padres han de firmar la carta, para constatar que se dan por enterados.

Una de estas cartas ha llegado al equipo de la agencia misionera AsiaNews en China. Se trata de la carta que han enviado a las familias de la Escuela Media n° 6 de Xilinhaote (también llamada Xilinhot), una ciudad de 250.000 habitantes en la región china de Mongolia Inferior.

Con fecha de 25 de marzo de 2020, en lo más duro de la pandemia del coronavirus, las autoridades de la región de Mongolia Inferior aún tienen tiempo y ganas de asegurarse que nadie acerca ninguna religión a los niños, no sea que recen para que sus abuelos no enfermen o para que acabe la pandemia.

La carta usa expresiones clave que hay que saber entender bien, por ejemplo:

– “los estudiantes están tenidos a recibir voluntariamente las ideologías patrióticas, colectivas y comunistas” (significa que serán adoctrinados en ideología comunista obligatoria en las clases, lo quieran o no)

– “formarse un punto de vista científico sobre el mundo y sobre la vida” (el “punto de vista científico” al que se refieren es lo que las autoridades del Partido consideren científico, incluyendo la ideología comunista, que se considera científica)

– “durante la permanencia en la escuela, los estudiantes no pueden ni participar a las actividades religiosos, legales o no, ni usar signos religiosos” (no se refiere sólo a horas de clase o de patio, sino también al tiempo en casa o fin de semana; es ilegal llevar los hijos o nietos la iglesia, mezquita o templo el fin de semana, incluso en los templos legalizados)

– “Los padres u otros no deben obligar a los estudiantes a profesar una religión ni participar en actividades religiosas” (es decir, está prohibido a padres o abuelos enseñar a rezar a sus hijos, llevarlos a misa, hacerles guardar ayunos o poner velas a iconos, etc…)

– “la escuela tiene el deber de educar a los estudiantes que participan en actividades religiosas” (es decir, profesores, funcionarios y hasta compañeros han de detectar a los niños religiosos, denunciarlos y re-educarlos para que dejen de ser religiosos, y denunciar a los padres o abuelos para que sean castigados)

– “aquellos que no cambian actitud serán entregados a las oficinas competentes para hacer cumplir las medidas” (amenaza de expulsiones, multas, perder el trabajo, o incluso cárcel o campo de re-educación)

– “Los padres y la escuela deben permanecer en estrecha colaboración, respetar y poner en práctica estas normas, luchar contra la infiltración y la intervención de la religión en la educación” (padres, maestros y trabajadores han de colaborar y buscar y denunciar a las personas religiosas)

En los últimos años, en toda China se da un mayor interés entre los jóvenes por la religión, incluyendo el cristianismo. Como respuesta, las autoridades en todo el país han publicado unos “Nuevos reglamentos” sobre actividades religiosas que impiden cualquier catequesis o educación en la fe a los menores de 18 años y su entrada en lugares de culto, asimilándola así a actividades moralmente sucias y peligrosas. Siendo un país enorme, en algunas regiones estas prohibiciones se cumplen más a rajatabla y en otras las autoridades locales le dedican menos interés.

En Mongolia Interior, desde 1990 a 2010 las autoridades dejaron actuar a la comunidad cristiana de la región, que fue creciendo. Se consolidó una iglesia católica clandestina en la diócesis de Suiyuan, con unos 30.000 fieles, 35 sacerdotes y 90 religiosas. Celebraban su fe en casas y locales pequeños y no llamaban la atención. A partir de 2012 las autoridades empezaron una nueva etapa de vigilancia anti-religiosa, deteniendo sacerdotes y acosando a catequistas. En verano de 2019 las autoridades se esforzaron en limitar al máximo a los peregrinos católicos que acudían al santuario de la Montaña Mozi, bloqueando los caminos y disuadiendo a los viajeros.

Mongolia Interior es una enorme región china, fronteriza con Mongolia, con 24 millones de habitantes, de los que el 80% son chinos han, y sólo un 17% son de etnia mongola. Sin embargo, en número absolutos, hay más mongoles aquí (4 millones) que en la Mongolia independiente, donde solo viven 2,8 millones de personas.

Carta a los padres en la Escuela Media nº6 de Xilinhaote el 25 de marzo de 2020

En mérito a la participación de los estudiantes de la Escuela media n° 6 Xilinhaote

Carta a los padres: Al fin de garantizar la línea educativa socialista, mantener el orden en la educación en la escuela, les informamos, en conformidad a la Constitución de la República popular china, a la Ley sobre la educación de la República popular china en mérito al Partido, las diferentes etnias, la religión y las políticas educativas, tomando también en consideración la realidad de la escuela, que:

La escuela socialista utiliza el marxismo, el pensamiento de Mao, las teorías de Deng Xiaoping, el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo para una nueva era para educar a los estudiantes, transmitir los conocimientos científico-culturales, formar a los nuevos socialistas que tienen grandes aspiraciones, integridad moral, que están culturizados y con un fuerte sentido de disciplina, prohibiendo todo tipo de actividad religiosa.

Ninguna organización religiosa e individual puede contribuir o instituir las estructuras religiosas dentro de la escuela; está severamente prohibido obligar o inducir a los estudiantes a participar en actividades religiosas.

En el caso de que se verificaran estos hechos, los docentes, los estudiantes y otras organizaciones sociales, individuales están obligados a reportarlos a las autoridades locales y a las oficinas competentes, que tomarán las medidas necesarias en base a las leyes y normas vigentes.

Los estudiantes son los constructores y los continuadores del socialismo, por lo cual, están tenidos a recibir voluntariamente las ideologías patrióticas, colectivas y comunistas, formarse un punto de vista científico sobre el mundo y sobre la vida. Por lo tanto, durante la permanencia en la escuela, los estudiantes no pueden ni participar a las actividades religiosas, legales o no, ni usar signos religiosos.

Los padres u otros no deben obligar a los estudiantes a profesar una religión ni participar en actividades religiosas.

La escuela tiene el deber de educar a los estudiantes que participan en actividades religiosas. Aquellos que no cambian actitud serán entregados a las oficinas competentes para hacer cumplir las medidas.

Los padres y la escuela deben permanecer en estrecha colaboración, respetar y poner en práctica estas normas, luchar contra la infiltración y la intervención de la religión en la educación, garantizando un sano crecimiento de los estudiantes adolescentes.

Firma de los padres

Firma de los estudiantes

Xilinhaote, 25.3.2020

Bula Cum ex apostolatus officio, la clave para entender la realidad de la Iglesia en el fin de los tiempos

junio 15, 2020

 

La Bula Cum ex apostolatus officio (Por nuestro oficio apostólico) del Papa Pablo IV es uno de los documentos magisteriales del papado menos conocido en la historia de la Iglesia. Incluso tras  sus primeros siete años, el mismísimo San Pío V se vio en la necesidad de confirmar este documento en absolutamente todas sus palabras  con sus breve Inter multiplices dado que de inmediato, los destinatarios de este texto profético, se vieron desenmascarados e intentaron eliminarlo de las constituciones y del derecho canónico. 

No obstante que fue publicado hace 461 años y es fuente de los cánones 184.4 del Código de 1917, es un misterio el por qué la gran mayoría de los docentes en los seminarios católicos verdaderos lo desconocían hasta principios del siglo XXI. Desde hace menos de 20 años le surgieron a esta pieza fundamental del magisterio sobre el papado algunos detractores, particularmente entre los lefebvrianos y otras subespecies de herejes “tradicionalistas” quienes lejos de ser coherentes con sus supuesto apego a la Sagrada Tradición Apostólica, intentaron por todos los medios ocultar este documento sacro, lo cual es una prueba fehaciente de su hipocresía y fariseísmo.

El efecto principal de esta sabia enseñanza de los papas es dejar firme el principio divino de que UN HEREJE NO ES VÁLIDAMENTE ELECTO PARA NINGÚN OFICIO ECLESIÁSTICO, ESPECIALMENTE PARA EL PAPADO.

De esto se clarifica providencialmente que tanto Angelo Roncalli (hereje modernista y pro masón manifiesto) electo como Juan XXIII, y sus cinco sucesores, iniciaron la dinastía de antipapas que pretende destruir a la Iglesia Católica entregándola aceleradamente a sus enemigos, tal y como lo planearon desde la famosa instrucción masónica permanente de la Alta Vendita, delatada por órdenes del Papa Pío IX en 1859, justo 300 años después de la promulgación de la Cum ex apostolatus officio.

Con la simple lectura y estudio de la Bula de Pablo IV y San Pío V, es suficiente para entender los hechos que esclarecen la realidad de la Nueva Iglesia Conciliar, como la anti Iglesia Católica:

  1. Se advierte de la enseñanza de falsos pastores que con sus errores que socavarán los cimientos de la Roma Católica.
  2. Recuerda que el profeta Daniel advirtió que el error se encumbraría hasta lo más alto de la Iglesia Militante con la usurpación del Papado.
  3. Define que la enseñanza de previsiones contra esos falsos pastores es de Derecho Divino y nadie la puede alterar, a perpetuidad.
  4. Establece que dichas previsiones y sentencias alcanzan a todos los herejes, sin importar que alguno de ellos haya incluso sido electo al papado, lo cual en cualquier caso resultaría absolutamente inválido.
  5. Sentencia con la excomunión latae sententiae (ipso facto) a cualquier católico que incurra en herejía pertinaz o cisma, incluso y especialmente a eclesiásticos y príncipes seglares. Sean cardenales o de la dignidad que sean. Y también a quienes favorezcan a esos herejes o cismáticos.
  6. La Bula y sus sentencias no dejan duda de que cualquier dignatario del clero queda privado de cualquier oficio eclesiástico por herejía o cisma, aunque sea en secreto y que ninguno de sus nombramientos o asignaciones adquieren validez, bajo absolutamente ninguna circunstancia, negando así la errónea hipótesis de Casiciacum, promovida sin fundamento por supuestos clérigos descendientes del linaje de Monseñor Des Lauriers, quienes afirman el sofisma de que un hereje puede ser papa formaliter, aunque sea un antipapa materialiter y visceversa.
  7. Ordena igualmente que los fieles católicos deben rechazar y alejarse de la obediencia formal o informal de tales ministros herejes  apóstatas y cismáticos.

 

Peter

Tú eres Pedro

Bula Cum ex apostolatus officio

PAULO IV (Año 1559)

SOBRE AUTORIDADES HERÉTICAS Y LA NULIDAD DEL PAPADO DE UN HEREJE

EXORDIO- El Papa tiene el deber de impedir el magisterio del error.

Dado que por nuestro oficio apostólico, divinamente confiado a Nos aunque sin mérito alguno de nuestra parte, Nos compete un cuidado sin límite del rebaño del Señor; y que por consecuencia, a manera del Pastor que vela, en beneficio de la fiel custodia de su grey y de su saludable conducción, estamos obligados a una asidua vigilancia y a procurar con particular atención que sean excluidos del rebaño de Cristo aquellos que en estos tiempos, ya sea por el predominio de sus pecados o por confiar con excesiva licencia en su propia capacidad, se levantan contra la disciplina de la verdadera Fe de un modo realmente perverso, y trastornan con recursos malévolos y totalmente inadecuados la inteligencia de las Sagradas Escrituras, con el propósito de escindir la unidad de la Iglesia Católica y la túnica inconsútil del Señor, y para que no prosigan con la enseñanza del error, los que desprecian ser discípulos de la Verdad.

I. Más alto está el desviado de la Fe. más grave es el peligro.

Considerando la gravedad particular de esta situación y sus peligros al punto que el mismo Romano Pontífice, que como Vicario de Dios y de Nuestro Señor tiene la plena potestad en la tierra, y a todos juzga y no puede ser juzgado por nadie, si fuese encontrado desviado de la Fe, podría ser acusado. y dado que donde surge un peligro mayor, allí más decidida debe ser la providencia para impedir que falsos profetas y otros personajes que detentan jurisdicciones seculares no tiendan lamentables lazos a las almas simples y arrastren consigo hasta la perdición innumerables pueblos confiados a su cuidado y a su gobierno en las cosas espirituales o en las temporales; y para que no acontezca algún día que; cuando al fin veamos en el Lugar Santo la abominación de la desolación, predicha por el profeta Daniel; no sea que parezcamos perros mudos, ni mercenarios, o dañados los malos vinicultores; con la ayuda de Dios para Nuestro empeño pastoral, anhelamos capturar las zorras que tientan desolar la Viña del Señor y rechazar los lobos lejos del rebaño. 

2. Confirmación de toda providencia anterior contra todos los desviados.

Después de madura deliberación con los Cardenales de la Santa Iglesia Romana, hermanos nuestros, con el consejo y el unánime asentimiento de todos ellos, con Nuestra Autoridad Apostólica, aprobamos y renovamos todas y cada una de las sentencias, censuras y castigos de excomunión, suspensión, interdicción y privación, u otras, de cualquier modo adoptadas y promulgadas contra los herejes y cismáticos, por los Pontífices Romanos, nuestros Predecesores, o en nombre de ellos, incluso las disposiciones informales, o de los Sacros Concilios admitidos por la Iglesia, o decretos y estatutos de los Santos Padres, o Cánones Sagrados, o por Constituciones y Resoluciones Apostólicas. Y queremos y decretamos que dichas sentencias, censuras y castigos, SEAN OBSERVADAS PERPETUAMENTE Y SEAN RESTITUIDAS A SU PRÍSTINA VIGENCIA si estuvieran en desuso, y deben permanecer con todo su vigor. Y queremos y decretamos que todos aquellos que hasta ahora hubiesen sido encontrados, o hubiesen confesado, o fuesen convictos de haberse desviado de la Fe Católica, o de haber incurrido en alguna herejía o cisma, o de haberlos suscitado o cometido; o bien LOS QUE EN EL FUTURO SE APARTAREN DE LA FE (lo que Dios se digne impedir según su clemencia y su bondad para con todos), o incurrieran en herejía, o cisma, o los suscitaren o cometieran; o bien los que hubieren de ser sorprendidos de haber caído, incurrido, suscitado o cometido, o lo confiesen, o lo admitan, de cualquier grado, condición y preminencia, incluso Obispos, Arzobispos, Patriarcas, Primados, o de CUALQUIER AUTORIDAD O DIGNIDAD cualquier otra dignidad eclesiástica superior; o bien Cardenales, o Legados perpetuos o temporales de la Sede Apostólica, con cualquier destino; o los que sobresalgan por cualquier autoridad o dignidad temporal, de conde, barón, marqués, duque, rey, emperador, en fin queremos y decretamos que cualquiera de ellos incurra en las antedichas sentencias, censuras y castigos.

3. Privación ipso facto de todo oficio eclesiástico por herejía o cisma.

Considerando que los que no se abstienen de obrar mal por amor de la virtud deben ser reprimidos por temor de los castigos, y que Obispos, Arzobispos, Patriarcas, Primados, o de cualquier otra dignidad eclesiástica superior; o bien Cardenales, Legados, condes, barones, marqueses, duques, reyes, emperadores, que deben enseñar a los demás y servirles de buen ejemplo, a fin de que perseveren en la Fe Católica, con su prevaricación pecan más gravemente que los otros, pues que no sólo se pierden ellos, sino que también arrastran consigo hasta la perdición los pueblos que les fueran confiados; por la misma deliberación y asentimiento de los Cardenales, con esta Nuestra Constitución, válida a perpetuidad, contra tan gran crimen -que no puede haber otro mayor ni más pernicioso en la Iglesia de Dios– en la plenitud de Nuestra Potestad Apostólica, sancionamos, establecemos, decretamos y definimos, que por las sentencias, censuras y castigos mencionados (que permanecen en su vigor y eficacia y que producen su efecto), todos y cada uno de los Obispos, Arzobispos, Patriarcas, Primados, O DE CUALQUIER OTRA DIGNIDAD ECLESIÁSTICA SUPERIOR; o bien Cardenales, Legados, condes, barones, marqueses, duques, reyes, emperadores, que hasta ahora (tal como se aclara precedentemente) hubiesen sido sorprendidos, o hubiesen confesado, o fuesen convictos de haberse desviado (de la Fe católica), o de haber caído en herejía, o de haber incurrido en cisma, o de haberlos suscitado o cometido; o también los que en el FUTURO se apartaran de la Fe católica, o cayeran en herejía, o incurrieran en cisma, o los provocaren, o los cometieren, o los que hubiesen de ser sorprendidos o confesaran o admitieren haberse desviado de la Fe Católica, o haber caído en herejía, o haber incurrido en cisma, o haberlos provocado o cometido, dado que en esto resultan mucho más culpables que los demás, fuera de las sentencias, censuras y castigos, enumerados, (que permanecen en su vigor y eficacia y que producen sus efectos), todos y cada uno de los Obispos, Arzobispos, Patriarcas, Primados, o de cualquier otra DIGNIDAD ECLESIÁSTICA SUPERIOR; o bien Cardenales, Legados, condes, barones, marqueses, duques, reyes, emperadores, quedarán privados también por esa misma causa, sin necesidad de ninguna instrucción de derecho o de hecho, de sus jerarquías, y de sus iglesias catedrales, incluso metropolitanas, patriarcales y primadas; del título de Cardenal, y de la dignidad de cualquier clase de Legación, y además de toda voz activa y pasiva, de toda autoridad, de los monasterios, beneficios y funciones eclesiásticas, con cualquier Orden que fuere, que hayan obtenido por cualquier concesión y dispensación Apostólica, ya sea como titulares, o como encargados o administradores, y en las cuales, sea directamente o de alguna otra manera hubieran tenido algún derecho, o las hubieren adquirido de cualquier otro modo; quedarán así mismo privados de cualquier beneficio, renta o producido, reservados o asignados a ellos. Y del mismo modo serán privados completamente, y en cada caso, de sus condados, baronías, marquesado, ducado, reino e imperio, y en forma perpetua, y de modo absoluto. Y por otro lado siendo del todo contrarios e incapacitados para tales funciones, serán tenidos además como relapsos y exonerados en todo y para todo, incluso si antes hubiesen abjurado públicamente en juicio tales herejías. Y no podrán ser restituidos, repuestos, reintegrados o rehabilitados, en ningún momento, a la prístina dignidad que tuvieron, a sus Iglesias Catedrales, metropolitanas, patriarcales, primadas; al cardenalato, o a cualquier otra dignidad, mayor o menor, o a su voz activa o pasiva, a su autoridad, monasterio, beneficio, o condado, baronía, marquesado, ducado, reino o imperio, antes bien habrán de quedar al arbitrio de aquella potestad que tenga la debida intención de castigarlos, a menos que teniendo en cuenta en ellos aquellos signos de verdadero arrepentimiento y aquellos frutos de una congruente penitencia, por benignidad de la misma Sede Apostólica o por clemencia hubieren de ser relegados en algún monasterio, o en algún otro lugar dotado de un carácter disciplinario para hacer allí perpetua penitencia con el pan del dolor y el agua de la compunción. Y así serán tenidos por todos, de cualquier dignidad, grado, orden, o condición que sea, e incluso, arzobispo, patriarca, primado, cardenal, o de cualquier autoridad temporal, conde, barón, marqués, duque, rey o emperador, o de cualquier otra jerarquía, y así serán tratados y estimados, y además evitados como relapsos y exonerados, de tal modo que habrán de estar excluidos de todo consuelo humanitario.

4. Pronta solución de las vacancias de los oficios eclesiásticos.

Quienes pretenden tener un derecho de patronazgo, o de nombrar personas idóneas para las Sedes Eclesiásticas vacantes por estas cesantías, a fin de que tales cargos, después de haber sido librados de la servidumbre de los heréticos, no estén expuestos a los inconvenientes de una larga vacancia mas sean otorgados a personas capaces de dirigir los pueblos por las vías de la justicia, están obligados a presentar al Romano Pontífice los nombres de tales personas idóneas, dentro del tiempo fijado por derecho, de otra manera, transcurrido el tiempo previsto, la disponibilidad de tales Sedes retorna al Pontífice Romano.

5. Excomunión ipso facto para los que favorezcan a herejes o cismáticos.

Incurren en excomunión ipso facto todos los que conscientemente osen acoger, defender o favorecer a los desviados o les den crédito, o divulguen sus doctrinas; sean considerados infames, y no sean admitidos a funciones públicas o privadas, ni en los Consejos o Sínodos, ni en los Concilios Generales o Provinciales, ni en el Cónclave de Cardenales, o en cualquiera reunión de fieles o en cualquier otra elección. Serán también intestables y no podrán participar de ninguna sucesión hereditaria, y nadie estará además obligado a responderles acerca de ningún asunto. Si tuviese alguno la condición de juez, sus sentencias carecerán de toda validez, y no se podrá someter a ninguna otra causa a su audiencia; o si fuera abogado, su patrocinio será tenido por nulo, y si fuese escribano sus papeles carecerán por completo de eficacia y vigor. Además los clérigos serán privados también por la misma razón, de todas y cada una de sus iglesias, incluso catedrales, metropolitanas, patriarcales y primadas; de sus dignidades, monasterios, beneficios y oficios eclesiásticos incluso como ya se dijo, cualquiera sea el grado y el modo de su obtención. Tanto Clérigos como laicos, incluso los que obtuvieren normalmente y que estuvieren investidos de las dignidades mencionadas, serán privados sin más trámite de sus reinos, ducados, dominios, feudos y de todos los bienes temporales que poseyeran, Sus reinos, ducados, dominios, feudos y bienes serán propiedad pública, y como bienes públicos habrán de producir un efecto de derecho, en propiedad de aquellos que los ocupen por primera vez, siempre que estos estuvieren bajo nuestra obediencia, O de nuestros sucesores los Romanos Pontífices, elegidos canónicamente), en la sinceridad de la Fe y en unión con la Santa Iglesia Romana.

6. Nulidad de todas las promociones o elevaciones de desviados en la Fe.

Agregamos que si en algún tiempo aconteciese que un Obispo, incluso en función de Arzobispo, o de Patriarca, o Primado; o un Cardenal, incluso en función de Legado, o electo PONTÍFICE ROMANO que antes de su promoción al Cardenalato o asunción al Pontificado, se hubiese desviado de la Fe Católica, o hubiese caído en herejía. o incurrido en cisma, o lo hubiese suscitado o cometido, la promoción o la asunción, incluso si ésta hubiera ocurrido con el acuerdo unánime de todos los Cardenales, ES NULA, INVÁLIDA Y SIN NINGÚN EFECTO; y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la subsiguiente posesión o cuasi posesión de gobierno y administración, o por la misma entronización o adoración del Pontífice Romanoo por la obediencia que todos le hayan prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido después de los supuestos antedichos. Tal asunción no será tenida por legítima en ninguna de sus partes, y no será posible considerar que se ha otorgado o se otorga alguna facultad de administrar en las cosas temporales o espirituales a los que son promovidos, en tales circunstancias, a la dignidad de obispo, arzobispo, patriarca o primado, o a los que han asumido la función de Cardenales, o de Pontífice Romano, sino que por el contrario todos y cada uno de los pronunciamientos, hechos, actos y resoluciones y sus consecuentes efectos carecen de fuerza, y no otorgan ninguna validez, y ningún derecho a nadie.

7. Los fieles no deben obedecer sino evitar a los desviados en la Fe.

Y en consecuencia, los que así hubiesen sido promovidos y hubiesen asumido sus funciones, por esa misma razón y sin necesidad de hacer ninguna declaración ulterior, están privados de toda dignidad, lugar, honor, título, autoridad, función y poder; y séales lícito en consecuencia a todas y cada una de las personas subordinadas a los así promovidos y asumidos, si no se hubiesen apartado antes de la Fe, ni hubiesen sido heréticos, ni hubiesen incurrido en cisma, o lo hubiesen suscitado o cometido, tanto a los clérigos seculares y regulare, lo mismo que a los laicos; y a los Cardenales, incluso a los que hubiesen participado en la elección de ese Pontífice Romano, que con anterioridad se apartó de la Fe, y era o herético o cismático, o que hubieren consentido con él otros pormenores y le hubiesen prestado obediencia, y se hubiesen arrodillado ante él; a los jefes, prefectos, capitanes, oficiales, incluso de nuestra materna Urbe y de todo el Estado Pontificio; asimismo a los que por acatamiento o juramento, o caución se hubiesen obligado y comprometido con los que en esas condiciones fueron promovidos o asumieron sus funciones, (séales lícito) sustraerse en cualquier momento e impunemente a la obediencia y devoción de quienes fueron así promovidos o entraron en funciones, y evitarlos como si fuesen hechiceros, paganos, publicanos o heresiarcas, lo que no obsta que estas mismas personas hayan de prestar sin embargo estricta fidelidad y obediencia a los futuros obispos, arzobispos, patriarcas, primados, cardenales o al Romano Pontífice, canónicamente electo. Y además para mayor confusión de esos mismos así promovidos y asumidos, si pretendieren prolongar su gobierno y administración, contra los mismos así promovidos y asumidos (séales lícito) requerir el auxilio del brazo secular, y no por eso los que se sustraen de ese modo a la fidelidad y obediencia para con los promovidos y titulares, ya dichos, estarán sometidos al rigor de algún castigo o censura, como sí lo exigen por el contrario los que cortan la túnica del Señor.

8. Validez de los documentos antiguos y derogación sólo de los contrarios.

No tienen ningún efecto para estas disposiciones las Constituciones y Ordenanzas Apostólicas, así como los privilegios y letras apostólicas, dirigidas a obispos, arzobispos, patriarcas, primados y cardenales, ni cualquier otra resolución, de cualquier tenor y forma, y con cualquier cláusula, ni los decretos, también los de motu propio y de ciencia cierta del Romano Pontífice, o concedidos en razón de la plenitud de la potestad apostólica, o promulgados en consistorios, o de cualquier otra manera; ni tampoco los aprobados en reiteradas ocasiones, o renovados e incluidos en un cuerpo de derecho, o como capítulos de cónclave, o confirmados por juramento, o por confirmación apostólica, o por cualquier otro modo de confirmación, incluso los jurados por Nosotros mismos. Considerando pues esas resoluciones de modo expreso y teniéndolas como insertadas, palabra por palabra, incluso aquellas que hubieran de perdurar por otras disposiciones, y en fin todas la demás que se opongan, por esta vez y de un modo absolutamente especial, derogamos expresamente sus cláusulas dispositivas.

9. Decreto de publicación solemne

A fin de que lleguen noticias ciertas de las presentes letras a quienes interesa, queremos que ellas, o una copia (refrendada por un notario público, con el sello de alguna persona dotada de dignidad eclesiástica) sean publicadas y fijadas en la Basílica del Príncipe de los Apóstoles, y en las puertas de la Cancillería apostólica, y en el extremo de la Plaza de Flora por alguno de nuestros oficiales; y que es suficiente la orden de fijar en esos sitios la copia mencionada, y que dicha fijación o publicación, o la orden de exhibir la copia antedicha, debe ser tenida con carácter de solemne y legítima, y que no se requiere ni se debe esperar otra publicación.

10. Ilicitud de las acciones contrarias y sanción divina.

Por lo tanto, a hombre alguno sea lícito infringir esta página de Nuestra Aprobación, Innovación, Sanción, Estatuto, Derogación, Voluntades, Decretos, o por temeraria osadía, contradecirlos. Pero si alguien pretendiese intentarlo, sepa que habrá de incurrir en la indignación de Dios Omnipotente y en la de sus santos Apóstoles Pedro y Pablo.

Dado en Roma, junto a San Pedro, en el año de la Encarnación del señor 1559, XVº anterior a las calendas de Marzo, año 4º de nuestro Pontificado (15 de febrero de 1559)
A %d blogueros les gusta esto: