Saltar al contenido

Más denuncias por abusos sexuales apuntan a Ratzinger Tauber; se evidenció que mintió

julio 15, 2022
El «cimen solicitationis»; fue un plan maestro llevado a cabo con diligencia para proteger al ejército de sátiros pederastas de todo el mundo. Su autor: Joseph Ratzinger Tauber.

(Euronews y agencias)

Un informe sobre abusos sexuales a menores, acusa al (anti)papa emérito Benedicto XVI de no haber actuado en al menos cuatro casos de pederastia. El documento calificado como un «balance del horror» describe los presuntos casos de pederastia en la archidiócesis alemana de Múnich y acusa al entonces arzobispo, cardenal Ratzinger, de inacción en cuatro casos ocurridos bajo su jerarquía. Ratzinger, de 94 años, ha negado las acusaciones.

«El entonces arzobispo, cardenal Ratzinger, debe ser acusado de mala gestión de al menos cuatro casos de abuso sexual», declaró Martin Pusch, abogado del bufete Westpfahl Spilker Wastl, que realizó el informe.

Los abusos ocurrieron entre 1977 y 1982. El informe menciona al actual cardenal de Múnich, Reinhard Marx, quien presentó su dimisión el año pasado como gesto ante los abusos cometidos en la Iglesia católica. Su renuncia fue rechazada por el papa Francisco. Cerca de 4.000 menores sufrieron abusos por parte de la Iglesia católica en Alemania en unas siete décadas, según investigaciones.

Una investigación alemana encargada por la iglesia acusó el jueves al papa emérito Benedicto XVI de “irregularidades” en su manejo de casos de abuso sexual durante el tiempo que estuvo al frente de la archidiócesis de Munich entre 1977 y 1982.

El bufete de abogados que llevó a cabo la investigación dijo que las afirmaciones de Benedict de no tener conocimiento directo de los casos no eran creíbles. Sus hallazgos equivalieron a un juicio abrasador sobre una de las figuras católicas más influyentes del siglo pasado.

En una conferencia de prensa para presentar su informe de casi 1.900 páginas, la firma dijo que Benedicto, conocido como el cardenal Joseph Ratzinger en el momento de los casos, podría ser acusado de irregularidades en cuatro de ellos, incluido uno en el que aceptó a sabiendas a un sacerdote en su arquidiócesis incluso después de que el clérigo fuera condenado por abuso sexual en un tribunal penal.

“Los presentes hallazgos indican que el cardenal Ratzinger tenía conocimiento de la historia del sacerdote”, dijo Martin Pusch, uno de los abogados involucrados en el informe.

El informe, encargado por la archidiócesis de Múnich y compilado por el bufete de abogados alemán Westpfahl Spilker Wastl, ofrece una visión extremadamente rara de cómo alguien que se convirtió en Papa actuó tras bambalinas en una de las crisis definitorias de la iglesia moderna. Los casos pertenecen a un tiempo mucho antes de que la escala de abuso clerical fuera de conocimiento público.

Si bien el enfoque se ha centrado en el papel del ex Papa, el informe, que se publicó después de una conferencia de prensa al mediodía, analiza más de siete décadas de casos dentro de la arquidiócesis. Identificó al menos a 497 víctimas durante ese período e investigó las denuncias contra 261 personas, 205 de las cuales eran clérigos. Esas cifras no reflejan todo el alcance del abuso que los investigadores creen que estaba ocurriendo, dijo Pusch. “Estamos convencidos de que el campo oscuro en este sentido es mucho más amplio”, dijo.

Cientos de páginas del informe se centran en un sacerdote que abusó sexualmente de niños, el reverendo Peter Hullermann. Las primeras acusaciones contra Hullermann surgieron a fines de la década de 1970, y en 1980, cuando Benedicto XVI era arzobispo, fue trasladado de su diócesis de Essen a Munich para someterse a “terapia”.

Los abogados dijeron que la declaración de Benedicto XVI de que no estuvo presente en la reunión durante la cual se reasignó a Hullermann no era plausible en su opinión. Ulrich Wastl, otro abogado involucrado en la investigación, describió su respuesta como “sorprendente”, ya que no figuraba como ausente en las actas de la reunión.

Los investigadores dijeron que Gerhard Gruber, vicario general de la arquidiócesis durante el tiempo de Ratzinger como arzobispo, les había dicho que fue «presionado para asumir la responsabilidad exclusiva» cuando el escándalo estalló públicamente en 2010. Dijo a los investigadores que «no tiene dudas» de que Ratzinger tenía conocimiento del caso de Hullerman cuando fue asignado al cuidado pastoral, dijo Wastl.

Matthias Katsch, un portavoz del grupo de víctimas de Eckiger Tisch, dijo que “el edificio de mentiras para proteger al Papa Benedicto acaba de derrumbarse con estrépito”.

Los informes de noticias alemanes han planteado preguntas durante mucho tiempo sobre cuán cómplice fue el Papa retirado al permitir que el sacerdote permaneciera en el trabajo de la iglesia que involucra a niños y continuara abusando.

En 1986, Hullermann recibió una sentencia de prisión suspendida por abusar de niños, pero aún se le permitió permanecer en la iglesia. Solo fue removido en 2010, cuando se descubrió que todavía estaba trabajando en contacto cercano con niños.

En el caso del sacerdote con la condena por abuso, quien fue reasignado desde el exterior, el informe dice que había sido sentenciado a un año y cuatro meses de prisión por un “gran número” de casos de indecencia sexual grave con víctimas masculinas de 15 años y más. 16 en la década de 1960. Después de ser liberado de la prisión, presionó para regresar a Munich, donde Benedict lo asignó como pastor en algún momento a mediados o finales de la década de 1970, según el informe.

Como Benedicto había estado de vacaciones en la diócesis y pasó al menos parte de su tiempo en el antiguo lugar de trabajo del sacerdote con su sucesor, los expertos dijeron que sospechan que sabía sobre la condena. “El arzobispo cardenal Ratzinger, a través de su comportamiento en este caso, dio prioridad unilateralmente a los intereses de la iglesia y los sacerdotes sobre los intereses de la parte lesionada”, dice el informe. En sus respuestas al bufete de abogados, el ex papa dijo que no recordaba al sacerdote, que no tenía conocimiento de su condena y que su sucesor no le había informado.

El Vaticano dijo en un comunicado que prestaría «atención apropiada» al informe y reiteró la «vergüenza y remordimiento de la iglesia por los abusos cometidos por clérigos contra menores».

El secretario personal de Benedicto XVI, el arzobispo Georg Gänswein, no respondió a una solicitud de comentarios. El brazo oficial de noticias del Vaticano citó a Gänswein el jueves diciendo que Benedicto XVI no tenía conocimiento del informe, pero que lo examinaría.

“El Papa emérito, como ya ha repetido en varias ocasiones durante los años de su pontificado, expresa su conmoción y vergüenza por los abusos de menores cometidos por clérigos, y expresa su cercanía personal y oración por todas las víctimas, algunas de las cuales ha se reunió con motivo de sus viajes apostólicos”, dijo Gänswein.

Incluso antes de la publicación de la investigación del jueves, el escándalo de abuso en varios continentes había perdurado como una parte dolorosa del legado de Benedicto XVI. Durante su mandato como pontífice, lidió con una explosión de casos en la iglesia global, en lo que representó la mayor crisis del catolicismo en décadas.

Fue más allá que su predecesor, el Papa Juan Pablo II, al abordar los problemas, expulsando a cientos de sacerdotes y reuniéndose con víctimas de abusos del clero en los Estados Unidos, la primera reunión de este tipo para un Papa. Pero los defensores vieron sus pasos como insuficientes, señalando que tardó en comprender la naturaleza sistémica de los crímenes de los clérigos y su encubrimiento.

Lo más significativo es que no castigó a los obispos que enterraron casos o trasladaron a abusadores conocidos a nuevas parroquias. Y promulgó pocas reformas significativas para salvaguardar la iglesia antes de renunciar en 2013, citando lo que describió como su “edad avanzada”.

Algunos observadores de la iglesia señalan que Benedicto, quien pasó su carrera defendiendo a la iglesia contra fuerzas externas como el secularismo, ayudó a fomentar la inclinación del Vaticano por el secreto en los casos de abuso. Benedicto tiene quizás un conocimiento más directo de la crisis que cualquier figura católica moderna, porque presidió el poderoso departamento doctrinal del Vaticano, que supervisa los casos de abuso y el castigo, antes de convertirse en Papa.

Monseñor Stephen Rossetti, profesor de la Universidad Católica y psicólogo sobre problemas de salud mental dentro de la iglesia, dijo que es importante entender que Benedicto habría sido arzobispo en las décadas de 1970 y 1980 cuando el abuso se malinterpretaba tanto en contextos religiosos como seculares.

Desde entonces, se han desarrollado políticas de la iglesia que prohíben el sacerdocio a los hombres si han abusado de un menor, y los casos de abuso deben denunciarse a las autoridades civiles. “Al leer sobre eso, parece bastante blanco y negro, pero si estuvieras allí hace 40 años, habría sido un poco más turbio, no tan blanco y negro como suena”, dijo Rossetti. “En retrospectiva, probablemente, si fuera hoy, lo manejaría de manera diferente”.

El actual arzobispo de Munich y Freising es el cardenal Reinhard Marx, un aliado cercano del papa Francisco y uno de los miembros del consejo asesor del papa. El año pasado, Marx ofreció renunciar, diciendo que sentía que era necesario “compartir la responsabilidad por la catástrofe del abuso sexual por parte de funcionarios de la Iglesia en las últimas décadas”, que incluía fallas institucionales y sistémicas. Pero Francisco rechazó la solicitud de Marx de renunciar, diciendo que, en cambio, debería continuar como un «pastor» y llevar a cabo reformas.

Marx, quien fue criticado por su manejo de dos casos en el informe del jueves, dijo que estaba «conmocionado y avergonzado» y se disculpó en nombre de la iglesia.

Ratzinger admitió que mintió

En solamente dos años, afirma la Logia Vaticana, Ratzinger Tauber despidió a 400 neocuras por casos comprobados de pederastia. Cuatro por semana.

(Telesur)

El (anti)papa emérito Benedicto XVI admitió este lunes que estuvo en una reunión en 1980 en la cual se habló de un sacerdote señalado por abuso sexual contra menores, atribuyendo su anterior negación de haber estado allí a un error en la edición de su declaración, ello con vistas a un informe presentado la semana pasada sobre casos de pederastia en la iglesia Católica alemana.

Medios de prensa señalan que, contrario a lo que dijo previamente, según estas nuevas informaciones, el papa Benedicto, para entonces cardenal Joseph Ratzinger, sí asistió a una reunión en la cual se habló de un sacerdote que había cometido varias veces abuso sexual contra menores.

Según una información del secretario privado de Ratzinger, Georg Gänswein, el sacerdote mencionado fue trasladado más tarde a Baviera.

Este fraile es uno de los casos centrales del informe sobre abusos sexuales contra menores que el bufete de abogados Westphal Spilker Wastl (WSW) presentó en nombre de la Arquidiócesis de Múnich y Freising. 

En el informe se acusó a Benedicto XVI de mala conducta en un total de cuatro casos. Al rectificar la declaración, Ratzinger, de 94 años, enfatizó que esto no sucedió por mala fe, sino como resultado de un descuido en la edición de su testimonio, según indica Gänswein en su comunicado.

Gänswein también quiso dejar en claro que en aquella reunión de enero de 1980 no se decidió acerca de una misión pastoral del sacerdote mencionado, sino que se accedió a la solicitud de darle alojamiento a este en Múnich durante el tratamiento psicológico al que se sometió. 

Según el informe sobre abusos contra menores de la Arquidiócesis de Múnich y Freising, al menos 497 niños y niñas fueron abusados sexualmente entre 1945 y 2019 por parte de sacerdotes, diáconos y otros empleados eclesiásticos. 

De acuerdo a las indagaciones reveladas en este informe, hay al menos 235 presuntos perpetradores de dichos abusos sexuales, entre ellos, 173 sacerdotes y nueve diáconos. Sin embargo, esa solo sería la cifra visible, y se supone que hay un número mucho mayor de casos de abuso no denunciados.

Benedicto XVI se convirtió en el primer papa en renunciar en siglos cuando lo hizo en 2013. Su mandato se vio ensombrecido por un escándalo mundial de abuso sexual en la iglesia Católica. Los recientes hallazgos de los investigadores ahora lo implican directamente en una falla en prevenir y castigar el abuso.

7 comentarios leave one →
  1. Rubio permalink
    julio 20, 2022 6:43 am

    Foro, en base a esto: Código de Derecho Canónico vigente (Canon 823 § 1):
    No es lícito celebrar la Misa en templos de herejes o cismáticos, aunque anteriormente hayan sido bendecidos o consagrados. (Non licet Missam celebrare in templo haereticorum vel schismaticorum, etsi olim rite consecrato aut benedicto).

    Supongamos que estamos en 1950 y unos paganos entran en una iglesia a hacer ritos anticristianos y posteriormente son echados por los fieles… ¿Hay alguna forma de restaurar o desagraviar ese templo para volver a celebrar la Misa de nuevo válidamente allí?

  2. El Ciclón y la Araña permalink
    julio 20, 2022 4:40 pm

    Bergoglio estudia introducir el «pecado ecológico» en el catecismo.

    https://www.abc.es/sociedad/abci-papa-estudia-introducir-pecado-ecologico-catecismo-201911151546_noticia.html

  3. Miguel de San Miguel permalink
    noviembre 10, 2022 1:37 pm

    Sugerir que una persona comete delitos sin probarlos es difamar. Desacreditar a una persona publicando algo contra ella sin probar las acusaciones es difamar. Aquí se comete difamación y ésta es una acusación probada. Está probado que los acusadores no demuestran sus acusaciones. Naturalmente no me refiero sólo a las herejías supuestas o reales de Ratzinger sino a todo lo que se vierte aquí contra él. Son muchas acusaciones pero basta que una sola sea infundada para darse el delito y pecado de difamación.

    • noviembre 12, 2022 10:13 pm

      No sugerimos, lo acusamos categóricamente de lo que consta por sus propios hechos, declaraciones y testimonios acreditados. Consta que es hereje, consta de que él firmó la instrucción Crimen Solicitationis que favorecía a los miles de pederastas esparcidos por el orbe. Consta que no hizo nada para castigarlos y sí para ocultarlos. Consta que no solo no combatió, sino que protegió otros cientos de crímenes desde la Vaticueva. Y consta que muchos apólogos cómplices se ensucian, como tú, tratando de mitigar y disimular la gravedad de sus muchos crímenes.

      Unidad en la Verdad

      • Miguel de San Miguel permalink
        noviembre 13, 2022 3:26 am

        Todo buen teólogo catolico sabe que Ratzinger cometió errores graves pero todo buen conocedor de la aldea vaticana sabe además que su autoridad como papa era meramente nominal. REPITO: no pruebas tus acusaciones, difamas y persistes en tus errores.

        • noviembre 15, 2022 9:53 am

          Un Papa no dice herejías. No es necesario ser teólogo para reconocer, por sus obras y dichos, las herejías, apostasía, cisma y escándalo de Joseph Ratzinger Tauber; descendiente por línea materna de un linaje de sacerdotes luciferinos, incluido el propio Judah Loew ben Bezalel, alias El Maharal y media docena de rabinos cabalistas. Si para ti el linaje, la famosa reunión de Asís, la operación Crimen Solicitationis y otra decena de hechos públicos.

          Es más, tan solo con estar sentado en la Cátedra y no hacer nada contra el ejército de luciferinos que lo rodean, lo convierte en cómplice. Y la verdad es que desconoces o simulas desconocer la realidad de la Logia Vaticana, basta con visitarla un día para darse cuenta de quién gobierna ahí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: