Saltar al contenido

“En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe…” Una crónica de los hechos sobre las apariciones de la Virgen de Fátima

mayo 3, 2021

Sor-Lucia-Dos-Santos

Ciento y tres años años atrás, las crónicas daban cuenta de un “milagro”. Tres pastorinhos -diez, nueve y siete años- aseguraban que los días 13 de cada mes mantenían un encuentro con la Virgen María, la madre de Jesús, el hijo de Dios para los cristianos. En sus apariciones, les comunicaba también que el 13 de octubre de 1917 expondría las razones de sus recurrentes visitas a todo el pueblo, que se reunió para presenciar ese evento sobrenatural.

Esa fecha, más de 40 mil habitantes del pueblo y de los alrededores se hicieron presentes para ver la señal que vendría del cielo. El día era lluvioso, pero a la hora acordada, las nubes se disiparon y apareció el sol. “¡Milagro!“, gritaron todos los vecinos de Fátima, Portugal. Los niños se llamaban Lucía Dos Santos y Francisco y Jacinta Marto

Ambos murieron poco después de las apariciones que conmovieron al país. Francisco, en 1919 y Jacinta, en 1920. La epidemia de gripe terminó con sus vidas. Antes, padecieron las burlas y persecuciones de varios de los habitantes que no creían en sus relatos. Lucía sobrevivió a los males de la época y tomó los hábitos. Ingresó en el Convento Santa Teresa, en Coimbra. Moriría mucho después, en 2005. Fue ella quien escribió “los tres secretos de Fátima” que habían sido transmitidos a los tres, certificados y autorizados por la Congregación de la Doctrina de la Fe del Vaticano.

Los dos primeros fueron dados a conocer en agosto de 1941. El tercero, al que sólo el obispo de Leiria tuvo en su poder, y luego fue enviado al Vaticano fue hecho público por en mayo de 2000, aunque la parte que se dio a conocer no coincide con las reveladas primeras frases: » Esto había sido escrito en 1944 por Sor Lucía.

Primer y segundo secreto

Tendré que hablar algo del secreto, y responder al primer punto interrogativo.

¿Qué es el secreto? Me parece que lo puedo decir, pues ya tengo licencia del Cielo. Los representantes de Dios en la Tierra me han autorizado a ello varias veces y en varias cartas; juzgo que V. Excia. Rvma. conserva una de ellas, del R. P. José Bernardo Gonçalves, aquella en la que me manda escribir al Santo Padre. Uno de los puntos que me indica es la revelación del secreto. Sí, ya dije algo; pero, para no alargar más ese escrito que debía ser breve, me limité a lo indispensable, dejando a Dios la oportunidad de un momento más favorable.

Pues bien; ya expuse en el segundo escrito la duda que, desde el 13 de junio al 13 de julio, me atormentó; y cómo en esta aparición todo se desvaneció.

Ahora bien, el secreto consta de tres partes distintas, de las cuales voy a revelar dos.

La primera fue, pues, la visión del infierno.

Nuestra Señora nos mostró un gran mar de fuego que parecía estar debajo de la tierra. Sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana que fluctuaban en el incendio, llevadas por las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo que caían hacia todos los lados, parecidas al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin equilibrio ni peso, entre gritos de dolor y gemidos de desesperación que horrorizaba y hacía estremecer de pavor. Los demonios se distinguían por sus formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes y negros.

Esta visión fue durante un momento, y ¡gracias a nuestra Buena Madre del Cielo, que antes nos había prevenido con la promesa de llevarnos al Cielo! (en la primera aparición). De no haber sido así, creo que hubiésemos muerto de susto y pavor.

Inmediatamente levantamos los ojos hacia Nuestra Señora que nos dijo con bondad y tristeza:

«Visteis el infierno a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si se hace lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra pronto terminará. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas. Al fin, mi Corazón Inmaculado triunfará; el Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será dado al mundo un tiempo de paz. En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe…»

Tercer secreto de Fátima

Tercera parte del secreto revelado el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria-Fátima.

Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.

Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un obispo vestido de blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre». También a otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos ángeles, cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.

Ante la presión de los fieles de todo el mundo, ahora sabemos que la Neo Iglesia digirida por el cabalista Karol Wojtyla Katz inventó una salida al texto del secreto: el falso atentado de la Plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981, esperando que los ingenuos creyesen que se trataba del fin de la profecía de Fátima.

Ver: El falso atentado del 13 de mayo de 1981… “habría sido muy fácil matar a Juan Pablo II, pero no estaba en los planes”: Alí Agca 

Entre las interpretaciones que se hicieron respecto al “tercer secreto” uno fue discutido entre los emisarios del anti-Papa. El hombre vestido de blanco no es otro que el Sumo Pontífice, quien es víctima de un ataque con arma de fuego. El pasaje de la revelación recordó el atentado que sufriera Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981. En aquella oportunidad el papa diría que una mano materna guió la trayectoria de la bala salvándole la vida

Pero cuando se reveló el documento del año 2000 a pregunta que algunos se hicieron fue: ¿qué tiene que ver el atentado fallido de un sicario a sueldo (Alí Agca) con lo que dice la profecía: 

“…fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones”.

Ante la desconfianza de muchos con esa burda interpretación teatral del actor Wojtyla, el cabalista Ratzinger Tauber, heredero del anti-cetro de Juan Pablo II, trató de relativizar el texto original y escribió un “comentario teológico” tratando de desviar la revelación de la pastorinha:

Quien lee con atención el texto del llamado tercer ‘secreto’ de Fátima, que, tras largo tiempo, por voluntad del Santo Padre (sic), viene publicado aquí en su integridad, tal vez quedará desilusionado o asombrado después de todas las especulaciones que se han hecho. No se revela ningún gran misterio; no se ha corrido el velo del futuro. (Nota: todo lo contrario, la visión sí está hablando del futuro) Vemos a la Iglesia de los mártires del siglo apenas transcurrido representada mediante una escena descrita con un lenguaje simbólico difícil de descifrar. ¿Es esto lo que quería comunicar la Madre del Señor a la cristiandad, a la humanidad en un tiempo de grandes problemas y angustias? ¿Nos es de ayuda al inicio del nuevo milenio? O más bien ¿son solamente proyecciones del mundo interior de unos niños crecidos en un ambiente de profunda piedad, pero que a la vez estaban turbados por las tragedias que amenazaban su tiempo? ¿Cómo debemos entender la visión? ¿Qué hay que pensar de ella?“, relató el por entonces cardenal Ratzinger, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Conclusiones

Lo que hasta el momento se ha podido concluir en base a los HECHOS es que, al menos, falta una parte importante del secreto que EXPLICA la visión y que comienza con la frase «EN PORTUGAL SE CONSERVARÁ SIEMPRE EL DOGMA DE LA FE..y que la tercera parte del secreto era una visión escrita en pocas líneas más el mencionado cuaderno con las palabras que quizá explicaban esa visión, las cuales eran terribles y hasta incomprensibles para las personas que los conocieran antes de los años sesentas, fecha en la que se implementó la revolución desde el Vaticano.  

Al momento, salvo esa breve carta revelada el año 2000, no se ha publicado un documento diferente  y que clarifique o se tenga por verdadero sobre la tercera parte del secreto de Fátima y que comienza con la frase del dogma de la Fe en Portugal. 

También se conoció que el burdo montaje teatral de la Plaza de San Pedro con el falso atentado de Alí Agca contra Juan Pablo II nada tiene que ver con la profecía y así lo manifiesta el propio Ratzinger Tauber (alias Benedicto XVI) cuando hace sus comentarios al texto de Sor Lucía. Pero el montaje manifiesta que se quiso dar una interpretación al documento que se dio a conocer el año 2000, lo cual permite pensar que el documento sí es verdadero y por eso le mutilaron la explicación que les dio la Virgen a los pastorcitos y la sustituyeron con las de Ratzinger Tauber.    

Interpretación

Hay preguntas claves acerca de la última carta publicada el año 2000, que nos presentan líneas reveladoras, a la luz de los HECHOS históricos:

Un obispo de blanco

¿Qué significan las palabras cuando ven a la figura del que creyeron era el papa: «algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él» a un obispo vestido de blanco «hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre»

¿Por qué Sor Lucía precisa la visión de un obispo de blanco que ellos CREYERON que era el Papa? Probablemente porque la explicación aún oculta es que no era el Santo Padre, aunque al principio eso les pareció.

Una gran cruz como si fuera de alcornoque

¿Qué significa la vista de  “otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza”?

Se entiende como otros fieles, que se dirigían hacia una gran cruz de maderos huecos, una cruz vacía, como la Iglesia Romana sin ocupantes. Y lo refuerzan con la frase: 

“Atravesó una gran ciudad medio en ruinas (¿Roma?) y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas.

“Bajo los dos brazos de la Cruz había dos ángeles, cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios”.

 

 

 

 

 

 

 

3 comentarios leave one →
  1. seglar permalink
    mayo 13, 2020 11:19 pm

    Excelente artículo.

    Hay un documento que he leído sobre el tercer secreto de Fátima, escrito por Suzanne Pearson (licenciada en Historia y en Ciencias Políticas), quien afirma que conoció al Padre Malachi Martin entre los años 1995 y 1999. Según asegura ella, durante ese tiempo, habló muchas veces sobre Fátima con el Padre Malachi Martin, quien además le ofreció guiarla espiritualmente.

    En ese documento, se explica que, en 1960, cuando Angelo Roncalli (antipapa Juan XXIII) abrió el sobre que contenía el tercer secreto de Fátima, al Padre Malachi Martin se le dio a leer una copia del mismo. Al parecer, el Padre Malachi Martin habló o dio pistas sobre lo que consta en el tercer secreto, por ejemplo: que se iba a producir una gran apostasía, que Satanás tendría mucho poder en el Vaticano, que el mundo iba a sufrir grandes castigos espirituales y físicos (algunos de ellos serían fruto de una nueva forma de energía, muy barata, que mataría a millones de personas) y que Rusia tendría una función central en esos castigos, etc.

    Dejo el enlace de ese documento (formato PDF) titulado “Malachi Martin nos da pistas sobre el Tercer Secreto”:

    Haz clic para acceder a cr107pg23.pdf

    “Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará”
    (Nuestra Señora de Fátima).

    Saludos

  2. Inés. permalink
    mayo 14, 2020 2:21 am

    DIOS NUESTRO SEÑOR DETENDRÁ SU BRAZO SÓLO SI DEJAMOS DE OFENDERLE TAN GRAVÍSIMAMENTE COMO LE OFENDEMOS CADA DÍA, Y SI HACEMOS PENITENCIA POR NUESTROS PECADOS.

    NO HAY OTRO CAMINO, SALVO EL DE LA LIMOSNA A LOS QUE SUFREN NECESIDAD Y PADECEN, “PUES LA LIMOSNA CUBRE MULTITUD DE PECADOS”, SE NOS DICE EN EL EVANGELIO. NO BASTAN LAS PALABRAS, NI BASTA LA SOLA FÉ, COMO TORCIDAMENTE DECÍA LUTERO. LAS OBRAS DEBEN ACOMPAÑAR A LA FÉ Y A LAS PALABRAS. SÓLO ASÍ SE NOS DARÁ CRÉDITO CUANDO SEAMOS EXAMINADOS.

    Y HOY ES MÁS URGENTE QUE NUNCA EL TESTIMONIO DE LA VIDA Y DE LAS OBRAS DE LOS QUE DECIMOS PROFESAR LA VERDADERA FÉ. ÉSE ES EL MEJOR QUE PODEMOS DAR ANTE EL MUNDO, Y ÉSE ES EL QUE DIOS ESPERA DE NOSOTROS. NO HAY MEJOR PREDICADOR QUE EL DE LAS OBRAS HECHAS POR DIOS Y SEGÚN DIOS.

  3. Tesalonicenses permalink
    abril 20, 2021 5:19 pm

    UN PROBLEMA QUE EXIGE UNA EXPLICACIÓN

    La vida de Sor Lucía y los cambios catastróficos en la Iglesia a lo largo del siglo XX dan lugar a un problema que exige una explicación.

    1. ¿Cómo explicamos los cambios dramáticos en el comportamiento de la Hna. Lucía, en su apariencia e incluso en su letra después de 1967?

    FC: salvo versiones de hace cinco años a la fecha, NO HAY evidencia de cambios hasta la fecha en la cual falleció… dichos y conjeturas absurdas.

    2. ¿Cómo explicamos el comportamiento del Vaticano y la jerarquía de la Iglesia que permaneció completamente en silencio sobre el Tercer Secreto durante 40 años y promovió claramente una campaña de silencio y propaganda para crear una comprensión completamente nueva de Fátima, a una que lo diluya en la insignificancia?

    FC: eso es claro, Sor Lucía les decía a Pablo VI y sucesores que el Cielo clamaba por la revelación del Secreto completo. También es claro que estaban esperando el momento y las circunstancias para hacerlo confuso. Si Sor Lucía hubiese sido suplantada desde 1950, no habría sido necesario ese silencio 50 años más.

    3. ¿Cómo explicamos el apoyo total de la Hna. Lucía a esta propaganda, así como sus solicitudes de sumisión completa y ciega a los Antipapas después del Concilio Vaticano II cuando antes de 1960 no dudó en repetir cómo los Papas no habían prestado atención a las palabras de Nuestra Señora? ¿peticiones y cuán desagradable fue esto para Nuestro Señor, Nuestra Señora y ella misma?

    FC: ¿No decían que la sustitución fue antes de 1950?

    Lo que descubrirás es la explicación más razonable para cada pregunta anterior, a saber, que la vidente original de Fátima, la Hermana Lucía, fue reemplazada por una persona completamente diferente, que se parecía a ella y actuaba en su nombre. ¿Sugiere esto la evidencia forense? Abrumadoramente sí.
    FC: por lo visto ignoras las ciencias forenses.

    Nuestro propósito es contratar a los mejores profesionales científicos, médicos y forenses para analizar y evaluar esta evidencia para llegar a la verdad de la identidad de la Hna. Lucía y, en última instancia, descubrir lo que le sucedió a la vidente de Fátima.
    FC: Por principio científico, es antes, no después, cuando se hacen las pruebas para poder afirmar. Eso demuestra que los sustitucionistas no saben de ciencia forense. Ten cuidado, no te vayas a desacreditar tan pronto.

    FUENTE: https://sisterlucytruth.org/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: