Saltar al contenido

El árbol de navidad comunista: una costumbre anticristiana

noviembre 29, 2020

Lenin y el abeto de Navidad

La Unión Soviética realizó una campaña de propaganda en favor del Abeto de Navidad mediante un cuento El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki – Lenin y los Niños.

El cuento El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki – Lenin y los Niños habla de una celebración de año nuevo que se llevó a cabo en la Escuela Forestal de Sokolniki. Esta escuela dio asilo a hijos de revolucionarios, huérfanos de guerra, niños enfermos, vagabundos, etc. Allí se les daba formación académica, y simultáneamente se les formaba en el trabajo, el arte y la ciencia, con altos valores comunistas: en la igualdad, la cooperación, la fraternidad, entre otras cosas. Sumado a lo anterior, la Escuela Forestal era uno de los lugares donde se podía dar atención médica y recuperación a los enfermos durante la Guerra Civil.

Ilustraciones de la propaganda comunista El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki- Lenin y los Niños

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El origen anticristiano del Árbol de «Navidad»

arbol plaza roja de moscú

Desde la Revolución Comunista Atea, un gigantesco árbol se coloca en la Plaza Roja de Moscú. 

El conocido “árbol de navidad”, en realidad es el “árbol del universo” de origen druida, tal y como lo afirman TODAS las narraciones del mismo. No existe una sola que asegure que el “árbol del universo” tiene una tradición originada en el cristianismo. Incluso la Nueva Iglesia conciliar reconoce que el origen se remonta al paganismo naturalista.

Todas las fuentes señalan a los sacerdotes druidas, los mismos del Halloween, los que sacrificaban seres humanos a sus dioses paganos, como los autores del “árbol del universo”, aunque para ellos era:

arbol pagano

“Celebrar el cumpleaños de uno de sus dioses adornando un árbol perenne, coincidiendo en cercanía con la fecha de la Navidad cristiana”.

El árbol tenía el nombre de Divino Idrasil (Árbol del Universo), en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard y el Valhalla; mientras que en las raíces profundas se encontraba EL INFIERNO.

Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín); y en las raíces más profundas estaba Helheim (el infierno o reino de los muertos).

Rockefeller-Center-Christmas-Tree-1950s

El árbol de Navidad del Rockefeller Center (años cincuentas)

¿Quién lo inventó?

(Transcrito de Dutche Welle/ Heike Jüngst / RML)

El árbol de Navidad es “un invento”, afirma el ensayista Bernd Brunner en un libro que titula justamente: “La invención del árbol de Navidad”. Según sus investigaciones, ningún texto de historia da cuenta de una fecha de nacimiento exacta de la ahora central pieza del decorado navideño, no sólo en Alemania.

Podría haber aparecido por primera vez en Friburgo, en el año 1419, donde se dice que una panadería-dulcería lo adornó con galletas de especias y nueces. Pero nadie puede demostrarlo. Otras ciudades como Tallin, la capital de Estonia, o Riga, la de Letonia, se adjudican también la invención y exposición del primer árbol de Navidad. Pero la leyenda de Friburgo es de todos hermosa: en año nuevo, según se cuenta, se les permitió a los niños sacudir y saquear el árbol repleto de golosinas.

Las más antiguas pruebas documentales de la presencia de un árbol de Navidad provienen del suroeste del espacio lingüístico germano, sobre todo de zonas protestantes. Desde la alsaciana Sélestat (Schlettstadt, en alsaciano y alemán) se ha transmitido hasta nuestros días la noticia de que personas notables de la localidad adornaron un árbol con manzanas y obleas, que luego podían ser degustadas el Día de Reyes.

Existen además pruebas documentales de que la Catedral de Estrasburgo exhibió un árbol de Navidad en 1539. Y aunque fueron los gremios y asociaciones quienes terminaron por establecer la presencia de estos arbustos coníferos siempre verdes en sus sedes, la costumbre no se expandió a las casas sino hasta entrado el siglo XIX. Eso sí, sólo las clases adineradas podían darse este lujo. Al pueblo le tocó conformarse en principio con gajos de frescura y duración limitadas.

De culto de brujas a tradición protestante

wicca

Estdiantes Wicca en la Universidad de Vanderbilt

Los estudiantes Wicca y paganos de la Universidad de Vanderbilt pueden tener un día de excusa fuera de la clases para bailar alrededor del árbol de los hechiceros. 
La Oficina de asuntos religiosos de la Universidad Vanderbilt envió a los profesores en el calendario 2011-12 de «días santos, religiosos y ceremonias» (una política relacionada con las ausencias justificadas del estudiante), en la cual aparecen cuatro de los días en el calendario que serían considerados como «Wicca / Pagan». 
La Wicca o brujería, es una forma de paganismo, un término general para las creencias en múltiples dioses y diosas. Algunos creyentes religiosos consideran el paganismo es una tendencia contracorriente, ya que se opone a la tradición monoteísta del cristianismo, el judaísmo y el Islam. 
LutherXmas

Los Lutero junto al «árbol navideño»

Sobre las más profundas raíces de esta tradición circulan también numerosas teorías. Antiguas culturas, que practicaron la adoración de bosques y plantas sagradas, consideraban que en los llamados árboles de hojas perennes habitaban dioses, que eran fuentes de vida. Se les asociaba con la salud, fertilidad, fuerza vital, protección. Los romanos coronaban sus casas con ramas de laurel para saludar el nuevo año. Pero el actual árbol cristiano surgió con la novena de Navidad, en el Medioevo, cuando la doctrina cristiana comenzó a representarse como pieza teatral para los fieles iletrados.

Durante mucho tiempo, las iglesias se negaron a tolerar el árbol pagano.

arbol oficial

Paulatinamente, los árboles paganos fueron introducidos en los pueblos desde el poder de los gobiernos de los países protestantes.

“Pero el pueblo se impuso y la iglesia evangélica, siguiendo su tradición democrática, convirtió al árbol de Navidad en símbolo de estas festividades para todo creyente protestante”, sonríe Myers.

Según fuentes históricas, fue hacia fines del siglo XIX que el árbol de Navidad apareció también en las regiones católicas de Alemania y Austria.

El primer árbol iluminado se registra alrededor del año 1611, cuando la duquesa Dorothea Sibylle de Silesia le agregó velas al decorado. En torno a 1830 se sumaron las esferas de cristal soplado. Según la leyenda, la idea de estas esferas coloridas se le ocurrió a un pobre vidriero de la oriental Lauscha, en Turingia, que no podía darse el lujo de colgar en el árbol las caras nueces y manzanas de los ricos. Cierto o no, el hecho es que, hasta el día de hoy, la región es internacionalmente conocida como una de las más importantes en el arte del soplado de vidrio en  Europa Central.

De cristal o plástico, las esferas son hoy parte indiscutible del decorado del árbol navideño. Chillonas o clásicas, de uno o varios colores, según se ponga de moda. Con el paso del tiempo la decoración del árbol se ha vuelto cada vez más opulenta y suntuosa. Y las más “increíbles” tendencias de la moda se muestran cada año en la Christmasworld, la mayor feria internacional de decoración navideña, en Fráncfort del Meno, cuenta también el pastor Jeffrey Myers. Si uno se fija en todo lo que allí se muestra, puede llegar a la conclusión de que el árbol ha vuelto a su origen pagano, dice.

El pastor ya estuvo en la feria una vez, en un pabellón de la iglesia evangélica, para insistir en el significado religioso de la festividad: aunque nadie sepa la fecha exacta del nacimiento de Jesús de Nazareth, la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesucristo y «muchos lo han olvidado», cree Myers. No obstante, en Alemania, el pastor se siente a gusto: después de enterarse de todas las tendencias, los alemanes siguen colgando en el árbol lo mismo que colgaban en su niñez. De ahí que, por estas tierras, las clásicas bolas rojas, plateadas y doradas sigan brillando entre las ramas siempreverdes del abeto navideño.

19 comentarios leave one →
  1. Tomás permalink
    diciembre 19, 2015 6:42 pm

    Si no recuerdo mal Wojtyla mandó colocar un árbol de navidad en la Plaza de San Pedro.

    • diciembre 20, 2015 4:18 pm

      Sí, el cabalista Wojtyla Katz lo mandó colocar a partir de los años ochentas…

      Unidad en la Verdad

  2. Rufo permalink
    noviembre 30, 2016 3:22 pm

    ¿REDACCIÓN, PODRÍAS DARME TU OPINIÓN SOBRE ESTO?

    Creo que para liberar al nacionalismo occidental de la MENTALIDAD de la modernidad desde una PERSPECTIVA TRADICIONAL habría que restituir al catolicismo primeramente la perspectiva integral METAFÍSICA, ya que el catolicismo adolece de una falta de perspectiva completa o TOTAL de la realidad (además de sufrir diversas y graves confusiones). Me explico: e lcristianismo está limitado al grado del conocimiento propio de la TEOLOGÍA (que es el conocimiento del SER) pero omite una parte de la METAFÍSICA, que implica también el conocimiento del NO-SER o SOBRE-SER (por tanto a ambos, SER Y SOBRE-SER) lo que supone la visión completa de la REALIDAD TOTAL: esto es, CUERPO-ALMA-ESPÍRITU (por el lado de la perspctiva completa metafísica) contra la perspectiva incompleta crsitiana que, por lo demás, tiende a confundir ALMA con ESPÍRITU sin alcanzar la comprensión integra de este último. Qué implica esto: que el nacionalismo (añadiré que, desde mi pespectiva, EL ÚNICO NACIONALISMO, SENSU PROPRIO, ES EL ETNO-NACIONALISMO, donde se diferencia prístinamente entre NACIÓN-ETNICA Y ESTADO, por lo que NACIÓN EQUIVALE A ETNIA Y NO A ESTADO como pretenden muchos pseudo-nacionalistas o pseudo-nacionalistas homogeneizadores o jacobinos) tal nacionalismo, decía, afecta fundamentalmente a los aspectos corporal y psíquico (psiqué/alma) de la realidad total, no «afectando» al aspecto propiamente espíritual, por lo que JAMÁS el nacionalismo tiene, necesariamente, que pretender aspirar a tener un VALOR ABSOLUTO, ya que sólo EL ESPÍRITU (este sí y no el alma) está dotado de UNIVERSALIDAD (o sea de valor absoluto) por lo que trasciende INFINITAMENTE el ambito de la realidad propio del nacionalimo; es decir, que el espíritu, trasciende al cuerpo y al alma infinitamente, así que TAL NACIONALISMO NI CAERÍA EN EL MATERALISMO, NI COMULGARÍA CON LA MODERNIDAD como pretende Duguín. Aquí se puede ver que la defensa de aspectos como la RAZA, los cuales son perfectamente validos y legítimos (en su ámbito de realidad psicocorpórea, que no espiritual) no tiene por qué implicar en ninguna medida una caída en el materialismo o una especie de reclusión en la mentalidad propia de la modernidad.

    • diciembre 1, 2016 10:41 am

      No opinamos; simplemente observamos que ese escrito es un sofisma, elaborado, pero sofisma.

      Quien lo escribió, es el típico «etno-nacionalista» cuya pretensión lo lleva a una falsa espiritualidad «Metafísica».

      Entre otros errores, pretende que la Teología Cristiana omite el conocimiento del No-Ser, que en realidad no existe pero sí es pretendida por Lucifer y sus ángeles caídos quienes afirman que son el No-Ser.

      Unidad en la Verdad

  3. Rufo permalink
    diciembre 23, 2016 10:48 am

    El Príncipe de Gales pide a los británicos que piensen en Mahoma en Navidad

    http://gaceta.es/noticias/principe-gales-pide-los-britanicos-piensen-mahoma-navidad-22122016-1921

  4. Restaurador permalink
    noviembre 30, 2017 11:08 am

    MUNDO CRISTIANO ❤

    44 menos

    Faltarán en la próxima partida
    cuando el ancla se aparte de la orilla,
    tendrá la ausencia un crepitar de quilla
    un quebranto salino en plena herida.

    Faltarán cuando el casco se sumerja
    dejando malecones y banderas,
    ojos diestros en velas o escolleras,
    cuando la eslora con el mar converja.

    Faltarán de vigías, la torreta
    preguntará por ellos a los vientos,
    sus nombres nos dirán los barloventos,
    su arrojo el ondular de una corbeta.

    Faltarán si la hélice reclama
    su cuidado seguro, justo y propio,
    si el timón o el ahusado periscopio
    añoran una voz y una proclama.

    Faltarán al singlar del mar inmenso
    afondando heroísmos argentinos,
    custodiando los náufragos caminos
    con sigilo marcial, austero, intenso.

    Faltarán en las mesas navideñas,
    en la sala de partos,en los puertos,
    en las rondas de mates, los abiertos
    fogones al amparo de las leñas.

    Cuarenta y cuatro menos, las rompientes
    serán sus tumbas, nuevas alboradas,
    que nadie se equivoque, camaradas,
    ninguno ha muerto en el San Juan: ¡Presentes!

    Antonio Caponnetto

    ¡¡¡ VIVA LA MARINA DE GUERRA ARGENTINA !!!

    • noviembre 30, 2017 3:37 pm

      Aunque sea obra del voluble e indeciso Antonio Caponnetto, es un bello poema.

      Unidad en la Verdad

  5. Restaurador permalink
    noviembre 30, 2017 1:10 pm

    SAN JUAN

    Algunos están señalando culpables, y los hay. Desde hace largas décadas venimos asistiendo a un proceso inexorable cuanto cruel, de inmovilización y desmovilización de las Fuerzas Armadas Argentinas.

    No les han ahorrado agravios, ultrajes, vejámenes, hostilizaciones físicas y espirituales. No se las ha dejado de injuriar y de presentarlas a las nuevas generaciones como un hato brutal de genocidas.

    La prisión retiene a muchos que deberían ser tenidos por héroes, y de la libertad hacen gala el grueso de los enemigos de Dios y de la Patria.

    El menosprecio, claro, les ha ensuciado el alma y es lo más grave. Pero les ha enfermado la materia, que hoy significa el derrumbe de sus armamentos, y la dolorosa patencia de constatar nuestra poca valía física.

    Tanta, que ante dramas como el del hundimiento del Submarino San Juan, rogamos el auxilio a los mismos que asesinaron ayer a los nuestros en la gran batalla del Atlántico Sur. Y no lo llamamos menoscabo a la soberanía sino solidaridad internacionalista. ¡Cuántas malditas elipsis van y vienen, sustituyendo a la palabra veraz que defina como un tajo!

    No son exculpables de este drama las empinadas cúpulas castrenses, cómplices de aquellos precitados enemigos; pero peor aún: verdugos de sus propios camaradas.

    Le entregaron sus fueros, sus galones, sus heridas, sus años de servicio; y al final los dejaron morir entre herrumbres, ante el gozo caínico de los cernícalos marxistas.

    Mucho menos son exculpables los políticos, desde un mediano antaño hasta el reciente hogaño. Si sus nombres no damos es porque todos tienen el mismo y excecrable nombre: democracia.

    A otros, que culpas no mentan, se les ha dado por comparaciones que tienen su asidero. La más certera: tener en vilo a una sociedad por un desaparecido ficto,que apareció al fin para exhibir la nadidad crapulosa de su talla de anarquista blasfemo, y que no guarde proporción alguna ese vivir con el corazón en vilo por los que hasta hoy son una cuarentena larga de desaparecidos reales y honorables. Subleva tanta inequidad manifiesta.

    No negamos las razones de los unos y los otros que aquí quedan retratados. Si sirviera para algo, les llegue nuestro apoyo.

    Sálvese no obstante un desacuerdo que no es de poca monta: la palabra justiciera que castigue a los infames, cargada de pasión y de vehemencia, no puede ser sinónimo de coprolalia, de exabruptalidad y de guturalidad.

    Esta moda malsana no vuelve más eficaz nuestra santa ira. La vulgariza y la destina al olvido.

    Se preguntaba Hölderlin para qué los poetas en tiempos de angustia. Ellos –dice el germano‒ son semejantes a los sacerdotes del dios de las viñas, que en las noches sagradas andan de un lagar al otro custodiando las semillas y las siembras. Ellos nos sirven de testigos mientras llegue la hora en que aparezcan muchos héroes, crecidos en la cuna del bronce. A menudo, un frágil navío no puede contenerlos, pero después la vida no es sino soñar con ellos. Porque es mejor soñar con los héroes, que vivir sin ellos y en constante espera.

    Sería pertinente recordar estas enseñanzas a los que ahora no cesan de rezumar rencores, resentimientos y angustias sin horizontes sobrenaturales. A los que ahora no cesan su verborrea vacua y huera de todo horizonte sobrenatural y trascendente.

    Stella Maris permita que estén vivos. Pero si los tripulantes del Submarino San Juan han muerto, su sangre no fue vanamente derramada.

    Brotará al unísono, como la voz imprecante e impetrante de un nuevo Jonás, para espetarle al rostro de la ciudad apóstata y crepuscular, que no se puede vivir sin héroes y sin santos. Que no se debe vivir sustituyendo a aquéllos por los paródicos próceres del espectáculo, y escupiendo a los otros en nombre del secularismo.

    Sin duda emergerá del mar esa sangre inocente para limpiar tanta hediondez política, tanta falsedad histórica, tanto orgullo nefando por la contranataura; tanto pacifismo budista y tanto veneno cultural y espiritual desparramado a mansalva.

    Si nuestros pastores fueran católicos; ya mismo, y en comunión con el Pontífice ‒que se supone que aún recuerda que nació en estos lares y que fue bautizado en la Fe Verdadera‒ deberían repetir sin pérdida de tiempo una antiquísima costumbre de la España Medieval, que fue costumbre también de otras patrias cristianas.

    Ante situaciones como las que estamos padeciendo se exorcizaba el océano furioso, acción litúrgica que hacían solemnemente delante de los marinos todos, formados marcialmente cual peregrinos épicos, recitando precisamente el Prólogo del Evangelio de SAN JUAN. Y a continuación, esa brava marinería, arrojaba reliquias veneradas a las olas.

    A ver si hay un capellán católico e hispanocriollo en estos lares, que nos convoque a esta acción urgente y urgida. Allí estaremos entonces. Junto a los familiares, los deudos, los que aguardan sin arriar la esperanza, y los que ya han anclado la esperanza en la proa celeste. Allí estaremos, bandera azul y blanca enarbolada, Cruz en alto.

    Porque es mejor exorcizar el océano que confiar en la tecnología de los gringos hipócritas. Y es más eficaz aún que toda la parafernalia de la tierra, el entonar a coro, junto a los mojones de un puerto trinitario, las estrofas imbatibles e invictas del Salve Regina.

    Antonio Caponnetto

  6. Restaurador permalink
    noviembre 30, 2017 6:31 pm

    MUNDO CRISTIANO ❤

    ¡VIVAN LOS 44 HÉROES DE LA MARINA DE GUERRA ARGENTINA!

  7. aperies permalink
    diciembre 2, 2017 9:21 pm


    amuzki mejicana con un judío en Tel Aviv comprando un arbolito…..

  8. Ana María permalink
    diciembre 4, 2017 11:11 am

    Qué hay sobre la Corona de Adviento con las ramas verdes de pino, el listón rojo y las velas de colores?

    • diciembre 5, 2017 8:19 pm

      Al igual que el «árbol navideño» es de origen pagano-protestante. Se reconoce a Johann Hinrich Wichern, un pastor protestante alemán, como su principal promotor moderno.

      Unidad en la Verdad

  9. Juan permalink
    diciembre 8, 2020 9:04 pm

    ¿Y el de San Bonifacio?

    • diciembre 9, 2020 10:54 pm

      No hay árbol de San Bonifacio, él eliminó el árbol y puso la Cruz en su lugar, como todos los misioneros en todo el mundo.

  10. enero 16, 2021 2:33 pm

    ¿Por qué eliminaron a los TEMPLARIOS?

  11. Tesalonicenses permalink
    marzo 16, 2021 3:10 pm

    El Dr. Thomas Droleskey publica un libro de 812 páginas contra el falso Papa: «Bergoglio en guerra contra la fe católica»

Trackbacks

  1. El árbol de navidad comunista: una costumbre anticristiana — FORO CATÓLICO – Soy el Ecológico

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: