Saltar al contenido

DE CÓMO LLEGÓ LA FE CATÓLICA A INGLATERRA

mayo 25, 2019
AgustinCanterbury_27Mayo

Saint Austin of Canterbury

WILLIAM COBBETT
1763-1835

“HISTORIA DE LA REFORMA PROTESTANTE”

CARTA II

(Origen de la Iglesia Católica. Historia de la Iglesia de Inglaterra hasta la época de la “reforma”. Principio de la “reforma” por Enrique VIII.)

Kensington, 30 de diciembre de 1824

Antes de pasar adelante he de preveniros, a fin de que no creáis que fue una “reforma” la que se hizo en Inglaterra ; nada de eso ; fue más bien la “devastación” de un país que en aquella época era cabalmente el más feliz que el mundo había conocido. Aunque mi objeto principal es probar que dicha “reforma ha empobrecido y degradado” la masa del pueblo, sin embargo, para presentárosla bajo el verdadero punto de vista que la caracteriza e inspiraros contra sus autores y apologistas el grado de indignación que justamente merecen, necesito poneros a la vista un cuadro fiel de los objetos en que aquellos ejercitaron su talento devastador.

La mayor parte de esos libros que se conocen con el título de “Historia de Inglaterra” no son casi más que novelas ; en ellos se trata de batallas, de negociaciones, de intrigas, de amores de reyes, de reinas y de nobles, y se refieren las intrigas y escándalos de los tiempos antiguos ; a esto es a lo que están reducidos. Hay Historias de Inglaterra, por ejemplo la del doctor Goldsmith, “para el uso de la juventud”, que, por más que un joven la lea, no sabrá más historia de Inglaterra de la que sabía antes de haberla leído. Para que una Historia sea verdaderamente útil, debe enseñarnos cómo se formaron las leyes, los usos y las instituciones ; las causas a que debieron su origen, “el efecto que produjeron”, y cómo contribuyeron a la felicidad pública ; y esto es precisamente lo que no ha parecido importante a la mayor parte de esos hombres que se dicen historiadores. El mejor medio para conocer bien la naturaleza y las partes constituyentes de una cosa, es hacerla por nosotros mismos ; si no podemos hacerla, es preciso verla hacer ; y si no nos es posible ni una cosa ni otra, a lo menos debemos procurar conocer, en cuanto esté a nuestro alcance, cómo se hizo y cuál fue su origen. Mi objeto es hablaros primeramente de la Iglesia Católica en general, y después de la Iglesia Católica en Inglaterra, bajo de cuyo punto comprenderé las parroquias, los monasterios, los diezmos y otras rentas de la Iglesia. Pero con arreglo al principio que dejamos sentado, es muy esencial que os explique ante todo cuál fue el “origen” de la Iglesia Católica, y cómo se establecieron en Inglaterra las iglesias, los monasterios, los diezmos y demás rentas de la Iglesia. Sin más que tener sobre esto algunas nociones exactas, conoceréis perfectamente CUÁL FUÉ EL OBJETO A QUE SE DIRIGIÓ LA DEVASTACIÓN QUE HICIERON ENRIQUE VIII Y LOS HÉROES DE LA REFORMA”. Y aún me persuado que después de haber leído esta parte de mi opúsculo, tendréis más y mejores noticias de lo relativo a vuestro país que las que podríais adquirir leyendo algunos centenares de esos libros voluminosos llamados “Historia de Inglaterra”.

La Iglesia Católica TRAE SU ORIGEN DE JESUCRISTO MISMO, QUIEN PUSO A PEDRO A LA CABEZA DE ELLA. Este Apóstol se llamaba Simón, pero su Maestro le llamó Pedro, que significa “peñasco, piedra”, y le dijo : “Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Leed el Evangelio de San Mateo (cap. XVI, v.18 y 19), y el de San Juan cap. XXI, (v. 15 y sig.), y allí veréis que, o es preciso negar la verdad de las Santas Escrituras, o confesar que Jesucristo mismo prometió a la Iglesia un Jefe, una Cabeza, para todos los siglos venideros. San Pedro murió mártir en Roma unos sesenta años después del nacimiento de Jesucristo, pero “fue reemplazado por otro” ; y es evidentísimo que desde aquella época hasta el día de hoy jamás se ha roto la cadena de sus sucesores. Cuando dije que se me podía objetar que no hubo Papa en Roma durante los tres primeros siglos, no quise dar a entender que esto fuese cierto, sino solamente anticiparme a un pretexto que en todo caso no podía aplicarse a Inglaterra, puesto que este reino FUÉ CONVERTIDO Y HECHO CRISTIANO POR MISIONEROS ENVIADOS POR UN PAPA, SUCESOR DE OTROS PAPAS QUE YA HABÍAN TENIDO SU SILLA EN ROMA DURANTE MUCHOS SIGLOS. Lo que en esto hay de cierto es que, en virtud de las persecuciones que la Iglesia sufrió durante los tres primeros siglos, los sucesores de San Pedro no siempre pudieron mantener abiertamente su supremacía, PERO NO POR ESO DEJARON DE EXISTIR SIN INTERRUPCIÓN ALGUNA, SINO QUE AL CONTRARIO, HUBO CONSTANTEMENTE UN PAPA, CUYA SUPREMACÍA FUÉ SIEMPRE RECONOCIDA POR LA IGLESIA, ES DECIR, POR TODOS LOS CRISTIANOS QUE ENTONCES EXISTÍAN EN EL MUNDO. Este Jefe o Cabeza de la Iglesia Católica fue llamado después “Pope” en inglés, y Pape en francés ; en latín se le llamó Papa, que es una unión abreviada de las dos palabras latinas “pater patrum”, que significa “padre de los padres” ; y de aquí se ha derivado el nombre de papá, que los niños de todas las naciones cristianas dan a sus padres, y que denota el respeto más profundo y el afecto más tierno y más sincero.

Así pues, cada Papa al ocupar sucesivamente la silla de Roma SE HACÍA LA CABEZA O JEFE DE LA IGLESIA, Y SU PODER Y AUTORIDAD SUPREMA ERAN RECONOCIDOS POR TODOS LOS OBISPOS Y TODOS LOS PREDICADORES CRISTIANOS DE TODAS LAS NACIONES EN QUE EXISTÍA ESTA RELIGIÓN. El Papa era auxiliado en el gobierno de la Iglesia, y aún lo es hoy día, por una corporación cuyos miembros tienen el título de Cardenales, o grandes consejeros, y además, en todos los países de la Cristiandad, y en la misma Inglaterra, ha tenido la Iglesia en muchas y diferentes épocas Concilios para examinar y arreglar asuntos del mayor interés para la conservación de su unidad y su mejor régimen. Los Papas han sido elegidos indiferentemente entre los hombres de todas las naciones cristianas. El Papa Adriano IV era inglés e hijo de un pobre labrador ; en sus primeros años entró a servir en un monasterio, allí le dieron estudios, más adelante tomó el hábito, y habiéndose hecho después célebre por su ciencia, su talento y su piedad, llegó a ser el Jefe de la Iglesia.

Esta misma sucesión de Papas continuó sin la menor interrupción aun a pesar de las grandes e innumerables revoluciones de los reinos y de los imperios. Cayó el Imperio Romano, que al principio de la era cristiana había llegado a la cima de la gloria, y se extendía a casi toda Europa y a una parte de Asía y de África, pero no así la dignidad de Papa, que se conservó siempre ; de manera que en la época en que comenzó “la devastación” de Inglaterra, llamada comúnmente “reforma”, habían existido ya durante quince siglos, SUCEDIÉNDOSE UNOS A OTROS SIN LA MENOR INTERRUPCIÓN, COMO DOSCIENTOS Y SESENTA PAPAS. La historia de la Iglesia Católica de Inglaterra hasta la época de la “reforma” es para nosotros asunto de la mayor importancia. Un solo golpe de vista y una simple relación de los principales hechos, bastará para demostrar la falsedad, la injusticia e ingratitud de los que han procurado envilecer a la Iglesia Católica, a sus Papas, a sus monjes, a sus sacerdotes. No faltarán algunos que, apoyados en buenas autoridades, han presumido que la Religión Católica fue introduciéndose parcialmente en Inglaterra desde el segundo siglo después del nacimiento de Jesucristo ; pero lo que para nosotros es evidentísimo es que, efectivamente existía ya en ella en el año 596, es decir, 923 años antes de que Enrique VIII empezase a destruirla. En aquel tiempo Inglaterra estaba gobernada por siete reyes, lo cual de llamaba Heptarquía, Y TODOS SUS HABITANTES ERAN PAGANOS. Sí, “nuestros abuelos” eran paganos ; adoraban dioses hechos por sus propias manos y sacrificaban niños en los altares de sus ídolos. Este era el estado de Inglaterra cuando el Papa Gregorio I envió a ella cuarenta monjes dirigidos por el monje Austin o Agustín a predicar a los ingleses el Evangelio. Examinad el calendario de nuestro libro ordinario de oraciones, y en él veréis el nombre de Gregorio el Grande en el día 12 de Mayo, y el de Agustín el 26 de Mayo. Es probable que la primera de estas épocas fuese en la que el Papa dio sus órdenes a Agustín, y la segunda en la que éste desembarcó en el condado de Kent. Yo os ruego que tengáis presente que este gran acontecimiento se verificó en el año 596.

Los escritores protestantes han tratado de hacernos creer que, aunque “hasta este tiempo” poco más o menos permaneció “pura” la Iglesia Católica, y siguió las huellas de los Apóstoles, “de allí en adelante empezó ya a corromperse”. Aplauden el carácter y la conducta del Papa San Gregorio igualmente que la de San Agustín, y por vergüenza no han omitido sus nombres en el calendario ; sin embargo se empeñan en probar que “no hubo Religión cristiana pura desde el momento en que el Papa fue el jefe visible y reconocido de la Iglesia, y empezó a ejercer la autoridad suprema”. Unos dicen que fue 300 años, otros que 400, otros que 500, otros que 600 antes que la Iglesia Católica dejase de ser la verdadera Iglesia de Cristo. Sin embargo, ninguno niega, ni ha tratado de negar que la Religión Católica, tal como se profesaba en Roma, “la Religión Católica Romana” fuese la que se introdujo en Inglaterra en el año 596 con todos sus Dogmas, sus ritos, sus ceremonias y sus prácticas religiosas, TALES COMO EXISTÍAN AL TIEMPO DE LA REFORMA ; y que si hoy es radicalmente mala, debía serlo también en el año 596, de lo cual deberíamos sacar la consecuencia no menos horrible que impía, “de que nuestros abuelos, a quienes debemos la construcción de nuestras iglesias, y cuya carne y cuyos huesos forman la tierra de nuestros cementerios, están dando horribles alaridos en las regiones de los condenados”. El árbol se conoce por su fruto ; tengamos, pues, siempre presente que LA FE CATÓLICA, TAL COMO HOY SE PROFESA, ES LA QUE FUÉ INTRODUCIDA EN INGLATERRA POR GREGORIO EL GRANDE. Y bien penetrados de este hecho, examinemos cuales fueron loe efectos de su introducción ; pero antes veamos cómo se arraigó esta creencia a pesar de las guerras, de las invasiones, de la tiranía y de las revoluciones que acontecieron.

Luego que San Agustín desembarcó en Inglaterra, se dirigió al rey sajón, a cuyos estados correspondía el actual condado de Kent, y obtuvo el permiso de predicar ante el pueblo. Sus progresos fueron tan grandes como rápidos, y aún convirtió al mismo rey, quien, tanto a él como a sus compañeros, les dispensó señalados favores. Les dio cuanto podían necesitar, y les cedió una casa en Cantorbery, en la que vivían en comunidad, y desde la cual se internaban en el país para predicar el Evangelio. Como su comunidad disminuía por la muerte, se le concedió reemplazarlos con otros, de lo que se siguió aumentarse considerablemente su número. Por último, construyeron una iglesia en Cantorbery, de la que fue Obispo San Agustín. A medida que el cristianismo se fue propagando en la isla, se fueron formando otras comunidades semejantes a las de Cantorbery en varias ciudades, como en Londres, en Winchester, en Exeter, en Worcester, en Norwich, en York y otras muchas en las que hoy día existen catedrales y obispos. De aquí provinieron después esos nobles y majestuosos edificios de que tanto nos envanecemos como obras de nuestros abuelos, mientras que, no solamente somos tan locos, tan injustos y tan inconsecuentes, que amancillamos la respetable memoria de éstos, tachándolos de ignorantes, de supersticiosos e idólatras, sino que desplegamos la pobreza de nuestro espíritu desfigurando y deshonrando esos grandiosos monumentos, pegando a los nuestros que parecen hechos por muchachos con pan mascado, y de los que apenas hay uno entre diez que no sea obra de la vanidad y de la corrupción.

En aquel tiempo el clero vivía de las oblaciones y ofrendas de los fieles, y de los diezmos que algunas veces pagaban los propietarios de las tierras, o hacían pagar a sus arrendatarios, aunque por lo general no hubo obligación de pagarlos hasta mucho tiempo después de la llegada de San Agustín. De este modo vivió el clero por espacio de muchos años en comunidad ; pero en adelante no le fue posible seguir todo él en adelante en este método de vida, porque a medida que los propietarios de tierras, cuyo número entonces era muy corto, abrazaba el cristianismo, querían tener sacerdotes “inmediatos a sus personas” y siempre dispuestos a celebrar los oficios de su religión. Con este objeto construyeron iglesias en sus estados, y en general, inmediatas a los lugares donde habitaban, tanto para su mayor comodidad, como para la de sus vasallos y arrendatarios, por cuya razón vemos hoy en muchos parajes iglesias unidas a las casas de campo de los señores del país. Al construir estas iglesias, construían también una casa para el sacerdote, y algunas veces unían a ella un campo, un prado para uso del sacerdote, lo cual se llamaba su gleba, palabra que en sentido literal significa la primera capa de la tierra levantada por el arado ; además hacían donación a las iglesias del diezmo del producto de sus tierras, conforme al uso adoptado en los demás países católicos. ESTE FUÉ EL ORIGEN DE LAS PARROQUIAS, palabra que significa “jurisdicción del clero”, así como el territorio de una ciudad significa la jurisdicción de la misma ; de manera que los estados del señor del país eran entonces una parroquia. Éste se reservó el derecho de nombrar el párroco, pero, una vez nombrado, no podía destituirlo, sino que era independiente de su autoridad, y toda la dotación de este era enteramente propiedad de la Iglesia. Mas no creamos que la Iglesia llegó a poseer propiedades tan considerables sin carga alguna ; no, señores, entró a poseerlas con condiciones muy importantes, que hoy conviene examinar muy particularmente, porque sentimos más que nunca su falta de cumplimiento. Jamás ha podido subsistir en la sociedad un estado de cosas en que la propiedad territorial fuese un monopolio reconocido y sancionado por la Ley, y sin que los propietarios tuviesen la obligación “de cuidar de los indigentes” y evitar que muriesen de hambre ; así es que los propietarios de tierras en Inglaterra cuidaban de sus vasallos, y de todas las personas que dependían de ellos ; pero cuando el cristianismo, cuya base principal es la caridad, se estableció en el reino, tomó el clero tomó a su cargo el cuidado de los indigentes. A primera vista parecerá una cosa monstruosa que se diese una casa, una pequeña hacienda y la décima parte del producto de un terreno de mucha consideración a un sacerdote que no podía tener mujer, ni por consiguiente hijos ; pero es preciso no perder de vista que estos bienes, además de servir para manutención de los sacerdotes, estaban destinados a otras atenciones no menos recomendables, como lo manifiestan de un modo indudable las siguientes órdenes de un Obispo de York sobre el modo de distribuir los productos de los beneficios : “Los sacerdotes, dice, recibirán del pueblo el diezmo, llevarán una cuenta exacta de las sumas que entren en su poder, y después harán sus distribuciones en presencia de personas temerosas de Dios, y con arreglo a las leyes canónicas. Destinarán la primera parte a las reparaciones y ornamentos de la iglesia ; la segunda la distribuirán por sí mismos con misericordia y humildad “entre los pobres y los extranjeros”, y reservarán la tercera parte para sus propias necesidades”. Estos reglamentos sufrieron algunas alteraciones que los mismos Obispos creyeron conveniente hacer en ellos en diversas épocas, pero en todas se destinó constantemente “a lo menos la mitad del producto del beneficio al socorro de los indigentes y a la conservación y los ornamentos de las iglesias”. De este modo el socorro de los pobres llegó a ser una de las principales obligaciones y costumbres de la Iglesia. Antes de su establecimiento esto era una obligación de los propietarios de las tierras ; y así debía ser, pues como observa el mismo Blackstone, “el indigente tiene derecho para pedir a la parte más opulenta de la sociedad con que socorrer sus necesidades, y así lo dictan los principios en que se funda la sociedad”. ¿Y a quién podía confiarse más convenientemente este cargo que al clero, que, al mismo tiempo que en ella cumplía con sus deberes para con Dios, desempeñaba también una obra de caridad dando de comer al hambriento, vistiendo al desnudo, asistiendo a los enfermos, consolando a las viudas y siendo el apoyo de los huérfanos? De este modo, las disposiciones inciertas y la caridad precaria y caprichosa de los ricos fueron reemplazadas por la mano segura, caritativa e imparcial de un hombre cuya residencia era fija, t de un célibe que a un mismo tiempo distribuía socorros espirituales y corporales a los pobres, a los desgraciados y a los extranjeros.

Muy pronto veremos como eran tratados y asistidos los pobres en aquel tiempo, y como empezaron a degradarse y empobrecerse las clases trabajadoras “desde el momento mismo en que los diezmos y las demás rentas de la Iglesia pasaron al poder de un clero protestante”. Esto nos proporcionará también ocasión de conocer de plano la inaudita barbarie con que en aquella época fue tratado el pueblo irlandés ; pero antes es preciso que os hable de esos establecimientos llamados “monasterios”, que formaban una gran parte de la Iglesia Católica, los cuales son un objeto digno del mayor interés y de la mayor atención. No parece sino que cuando los escritores protestantes se proponen hablar de los monjes, de los religiosos mendicantes y de las monjas, buscan y hacer correr de su pluma las expresiones más malignas y envenenadas. Blackstone habla de “la ignorancia y superstición monacal” ; y todos los días oímos a los ministros y obispos protestantes ridiculizar lo que ellos llaman “frailería”, hablar de los “zánganos” de los monasterios, y en fin envilecer todos esos antiguos establecimientos como muy a propósito, dicen, para degradar la naturaleza humana, juntándose a todas estas invectivas las de treinta o cuarenta sectas mestizas, cuyas trompetas están colocadas en todos los extremos del reino.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Inés. permalink
    mayo 26, 2019 1:22 am

    Y ESA INGLATERRA, Y ESE PUEBLO INGLÉS QUE RECIBIÓ LA VERDADERA FE POR MEDIO DE LOS MONJES ENVIADOS POR EL GRAN PAPA GREGORIO EL GRANDE, DESPUÉS DE CINCO SIGLOS SIGUEN OBEDECIENDO COMO BORREGOS Y SIN AVERGONZARSE A SIMPLES LAICOS COMO FUERON ENRIQUE VIII, EL MULTIHEREJE Y APÓSTATA CRANMER, LA HIENA DE SU HIJA BASTARDA ISABEL, Y EN LA ACTUALIDAD “SU MASÓNICA, HERÉTICA Y CABALISTA MAJESTAD” LA REINA ISABEL II.

    LA FALSA IGLESIA ANGLICANA, ESTABLECIDA POR LA VOLUNTAD DE UN SEGLAR , DE UN SIMPLE LAICO, Y APOYADA Y SOSTENIDA POR LAS LEYES DE UN PARLAMENTO INTEGRADO EN SU MAYORÍA POR LA ARISTOCRACIA , SE ADUEÑÓ POR SÍ Y ANTE SÍ DE LOS LEGÍTIMOS BIENES DE LA IGLESIA CATÓLICA. FUÉ IMPUESTA A PUNTA DE BAYONETA.

    ENTONCES LA GRAN MAYORÍA DEL PUEBLO INGLÉS PERMANECIÓ FIEL A LA FE DE SUS PADRES Y ABUELOS , (LA FE QUE LES HABÍA PREDICADO SAN AGUSTÍN DE CANTORBERY), A PESAR DE LAS ATROCIDADES QUE SUFRIERON , DE LOS RÍOS DE SANGRE QUE HICIERON DERRAMAR Y DE LAS DEVASTACIONES, DESTRUCCIONES Y LATROCINIOS EN GRAN ESCALA QUE PERPETRARON DE UNA PUNTA A OTRA DEL PAÍS DURANTE MÁS DE TRECIENTOS AÑOS, Y CONTINÚAN PERPETRANDO A DÍA DE HOY.

  2. mayo 31, 2019 9:45 am

    Warner y Universal amenazan con boicot al estado de Georgia si aplica la ley antiaborto. Netflix y Disney también han dicho que reconsiderarían producir en el estado conocido como el Hollywood del sur.

    https://www.infobae.com/america/eeuu/2019/05/30/warner-y-universal-amenazan-con-boicot-al-estado-de-georgia-si-aplica-la-ley-antiaborto/

  3. Luis permalink
    junio 9, 2019 10:24 am

    Les dejo este enlace sobre Pentecostés que creo que les gustará. Además en esta web hay mucho y buen contenido católico además con muy buenas fotografías

    https://vivimoslapasion.com/pentecostes/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: