Saltar al contenido

D. José Selgas y Carrasco: Los malos periódicos y la prensa hipócrita

enero 4, 2019
Selgas
Los malos periódicos se dividen en dos clases: la de los descarados y la de los hipócritas. La primera es poco abundante y menos temible. La segunda es numerosa, y por distintos conceptos, la más funesta. He paseado mis ojos por los “descarados” y no he podido hallar otra palabra con que compendiar sus horribles doctrinas que ésta: “Aborrecer”.
Aborrecer a Dios, porque frena mis fieros antojos; aborrecer a la Iglesia, porque me habla de Dios; aborrecer a la autoridad, porque me obliga a obedecer la ley; aborrecer a los ricos, porque no he sabido, o no he podido hacerme del número de ellos. Aborrecer, en una palabra, todo lo que sobrepuje el bajo nivel de mis ruines sentimientos.
!Y con eso se pretende educar al pueblo, ennoblecerle, redimirle, emanciparle!  !Falsos apóstoles, mirad vuestra obra!  !Mirad a los pueblos modernos sin Dios y sin ley, desgarrándose a sí mismos las entrañas!  Y el ariete que ha logrado conmover hasta los cimientos el poderoso edificio, es, en primer lugar, el periódico ruin.
¿Quién es capaz de describir el periódico hipócrita?
Aquí hay una división que señalar: la de los torpes y la de los hábiles. El hipócrita torpe encabeza su número con las Cuarenta Horas, Corte de María y Santos del Calendario. Tiene su sección de anuncios religiosos. Eso es el barniz, la máscara, el sayo del fraile que le cubre. ¿Quieres ver el rostro verdadero y los cuernos de Satanás asomando debajo del negro capuz?
Lee la gacetilla, la correspondencia, el fondo, a caza siempre de poner en ridículo el buen nombre del ministrodel altar; elogios a todas horas para toda disposición legal que tienda a mermar la legítima influencia de la Iglesia sobre la sociedad; abogado incansable del matrimonio civil que la Iglesia condena; rabioso enemigo de las Órdenes Religiosas, que son las niñas de los ojos del Catolicismo.  No hay patraña que no invente, ni escándalo que no propale, ni calumnia que no halle acogida en sus desvergonzadas columnas.
La máscara del periódico hábil suele ser la moderación o justo medio. Suele tener una palabrita que es la clave de todos sus equilibrios en la cuerda floja.  Esta palabra dulce, blanda, acomodaticia, es la gran palabra de hoy, la gran palabra del siglo, la palabra compendio de todo sistema filosófico de ciertas gentes.
Esta palabra no es un nombre, ni un verbo; es una simple conjunción, que ningún gramático hubiese soñado llegase a tener con el tiempo tanta importancia. Esta palabra mágica es el “PERO…”.  Un “pero” soltado a tiempo y con habilidad, es el admirable comodín con que se sale de todos los apuros y se contenta a todo el mundo.
Con un buen “PERO” se unen cosas perpetuamente irreconciliables, como son el espíritu católico y el espíritu mundano, revolucionario; el amor a la Iglesia y el entusiasmo por sus opresores. Se pude decir, como se decía no ha mucho: “El Papa está en su derecho al convocar un Concilio  (Vaticano Primero) , “PERO….”, no conoce que los tiempos no están para eso.
Lo de Víctor Manuel es una villanía, “PERO….”, el “Non possumus” del Papa es una terquedad. La Iglesia ha sido la gran civilizadora del mundo, “PERO”…. , en el siglo actual no debiera oponerse a la corriente de las ideas. La unidad católica es un gran bien, “PERO”….. , no por eso queremos la intolerancia.
¿Quién no ha leído éstas y otras frases por el estilo? ¿Quién no conoce alguno de estos periódicos que se erigen en intermediarios y amigables componedores entre la Iglesia y Satanás, dando lecciones a uno y a otro?
¿Qué es un catolicismo con “PEROS”, sino un catolicismo mutilado, un catolicismo falso? !Maldito “PERO”…. , gran encubridor de traiciones y apostasías….!
Recuerda que el periódico impío, dice Selgas, (hoy diríamos los miles de canales de TV impíos, o las llamadas “redes sociales”, o los cientos de periódicos y libros que se publican cada día y que entran en casi todos los hogares cristianos), es el arma privilegiada de Luzbel en el presente siglo, el gran conductor eléctrico de toda la electricidad infernal que conmueve al mundo. 
Quítense los periódicos impíos, (o los canales de TV impíos), y el mal habrá perdido sus más decididos apóstoles, y la sociedad civil sus más peligros agitadores, y la familia cristiana el ariete que a todas horas la está sacudiendo, y que acabará por cuartearla.
**********
(Y me pregunto : ¿En qué otros medios, tanto impresos como visuales se apacientan hoy día, o enriquecen e instruyen su fe, su entendimiento y sus almas  millones de bautizados en todo el mundo, sino en los mismos que Selgas  denunciaba?.
Satanás no podía haber encontrado mejor predicador, ni mejor maestro, ni mejor catequista que la prensa y la TV.  Inocula  su  veneno gota a gota, día tras día,  semana tras semana, mes tras mes, año tras año, por no decir hora tras hora.  ¿Cómo se explica sino el gigantesco cambio de mentalidad, de pensamiento, de vida, de alma,  de costumbres y de todo, de millones y millones de personas en tan poco tiempo, y prácticamente sin que lo adviertan?)
Anuncios
One Comment leave one →
  1. Inés. permalink
    enero 4, 2019 1:52 pm

    Gran razón tenía Selgas, el cristianísimo Selgas, en decir que el gran ariete contra la Iglesia Católica, contra la familia y sus más santas y entrañables costumbres, contra la auténtica vida consagrada, contra la verdadera educación, la que ha formado a los grandes hombres que han significado algo importante en el mundo de la cultura, y de todo tipo de instituciones sociales y políticas a lo largo de los siglos, HA SIDO, ES Y SERÁ los modernos medios de comunicación : PRENSA, RADIO, TV, REDES SOCIALES, ETC. TODO ESO ESTÁ MÁS QUE CUARTEADO YA

    Serían magníficos si fuesen católicos y estuviesen en manos católicas, !cómo no! , pero desdichadamente no lo son, ni están en esas manos. Ésa es la realidad a día de hoy, y no lleva trazas de cambiar ni a corto ni a medio plazo, sino de empeorar todavía más por los grandes avances de una tecnología que a penas tenemos tiempo de asimilar y en medio de una sociedad que ha perdido CASI por completo las únicas fuerzas que podrían contrarrestarlo, que son las de la Fe.

    Y, ¿qué decir de LAS NIÑAS DE LOS OJOS DEL CATOLICISMO, LAS GRANDES ÓRDENES RELIGIOSAS DEL PASADO, hoy convertidas casi también en su totalidad en sentinas de toda clase de vicios, de rebeliones y de herejías?

    Con razón se nos dice en el Apocalipsis, (Ap. 3) : “Conservad lo que tenéis”……. .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: