Saltar al contenido

Recuperan la Virgen de la Victoria que encabezó la Batalla de Lepanto en 1571

octubre 7, 2018

Restauran la Virgen de la Victoria, en el Museo Naval de Madrid

¿Ha visto los portaaviones de la VI Flota que patrullan en el Estrecho de Ormuz? Pues algo así era ella aquel 7 de octubre de 1571, cuando los buques de la Liga Santa, de los que era la nao capitana, se zurraron la badana contra el Turco en Lepanto.

Ella, la Galera Real, era el buque más formidable de su tiempo, y además de reunir toda la tecnología punta del momento, era en su zona de popa un auténtico palacete con lujosa ornamentación en rojo y oro y las numerosas esculturas y bajorrelieves. Un buque a la medida de su dueño, Su Majestad Católica Felipe II y su bravísimo huésped y capitán, Don Juan de Austria, Almirante en Jefe de la arriesgada marinería en aquella batalla que cambió el curso de la Historia.

«La Real» se vio cara a cara con «La Sultana», el buque insignia de los otomanos, en el que viajaba Alí Pachá, que fue abordada. Era tal el portento de la galera que se cuenta que dos navíos auxiliares tenían que pegarse a su popa para empujarla.

Vuelta a nacer

Y como es habitual entre la gente del mar, en aguas infestadas de infieles y luteranos, no podía faltar una virgen que amparase y protegiese a las tropas. «La Real» la llevaba y durante años se la perdió la pista, pero ha vuelto a nacer y está ahora mismo en una de las salas de restauración del Museo Naval a los cuidados del restaurador José María Gálvez Farfán que quiere volver a vestirla de gala.

Es una Virgen del Rosario, que tal festividad era cuando se derrotó al Gran Turco y se la conoce también como Virgen de la Victoria pues ella los guió hacia la gloria y el triunfo.

La Virgen fue un regalo hecho por los alilados venecianos a don Juan de Austria. Cuando éste dejó los mares quiso que la virgen, curtida también en el trance de Lepanto, descansara en manos de la Cofradía de las Galeras de la iglesia de San Juan de Lebrón de El Puerto de Santa María. Tras idas y venidas y algunas zozobras surcando los mares de la vida, llegó al Colegio de Guardiamarinas, en el año de 1854. Allí fue restaurada pero el tiempo fue inclemente con ella. Hasta hoy.

Cara a cara, la virgen impresiona y a fuer de ser sinceros el medio rostro que aquí se muestra sin duda debió infundir algo más que ánimos a los nuestros en aquel envite heroico y decisivo de Lepanto.

Está siendo restaurada en el Museo Naval de Madrid

Esta imagen de la Madre de Dios fue un regalo hecho por los aliados venecianos a don Juan de Austria. Cuando éste dejó los mares quiso que la virgen, pasara a manos de la Cofradía de las Galeras de la iglesia de San Juan de Lebrón de El Puerto de Santa María. En 1854 llegó al Colegio de Guardiamarinas, donde fue restaurada. 

Restauración en vivo y en directo 

Revelación a San Pío V de la victoria en Lepanto.

Ni Elena Gallardo, ni Fernando Fernández, ni Vega Bautista habían nacido cuando aquello de Lepanto, pero cinco siglos después también son protagonistas de la Historia, porque son los tres jovencísimos restauradores que en el Museo Naval trabajan sobre «Visión del Papa Pío V de la victoria en la batalla de Lepanto», un cuadro de autor desconocido, cuya restauración se puede ver en vivo y en directo en el propio museo desde ayer. Un trabajo al detalle. Sonríe Vega: «No puedes pasarte un ápice, hay que tener un pulso muy bueno. Por eso no es extraño que los restauradores suframos tendinitis».
Aun teniendo en cuenta el carácter laudatorio del lienzo y hasta cierto tono propagandístico, es una obra impactante, con un sinfín de personajes, navíos, oropeles, rostros aterrorizados por el fragor de la batalla y hasta la presencia de Pío V, que como dice Ana Ros, Conservadora Jefe de pintura del Museo parece «como si estuviera recibiendo online la noticia de la victoria», aunque evidentemente tardó varios días en conocerse entre los cristianos. Otro detalle curioso es que Su Santidad tiene a sus espaldas el Vaticano, por supuesto, pero un Vaticano en el que es reconocible la ciudad de Málaga y varios de sus edificios. Sin duda, un cuadro que vale un imperio y una restauración que va viento en popa.
Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. enero 26, 2012 1:59 am

    ¡Muy buenas noticias!

  2. E. Mario permalink
    enero 26, 2012 11:30 am

    “LA ESPADA ESTÁ AL SERVICIO DE LA CRUZ” (Meinvielle)

    LA SALETTE

  3. Inés permalink
    enero 27, 2012 1:02 am

    E. Mario

    Justo lo que afirmaba sin complejos San Bernardo.

  4. Inés permalink
    enero 28, 2012 3:10 am

    E. Mario :

    ¿Quién reclama el pendón conquistado por D. Juan de Austria en esa misma y gloriosa batalla de Lepanto que fue devuelto a los turcos , si no recuerdo mal, por Montini, que hubiese preferido que las cosas hubiesen sucedido al revés?

    Fue como decirles : “Perdón por haberles derrotado, no volverá a ocurrir en lo que de mí dependa”.

    No cabe mayor bajeza que preferir la media luna a la Cruz……..

    • enero 28, 2012 11:34 pm

      Una traición más a la Iglesia hecha por el rabino Montini.

    • E. Mario permalink
      enero 29, 2012 10:43 am

      Es verdad Inés. Algo parecido (en el viraje político) sucedió con el rechazo de canonizar a Isabel la Católica y a Pío XII. Para Karol Wojtyla Katz fue menester las canonizaciones de personas dudosas, tal es el caso de Kolbe y Stein.

      En el presente Mundo Judaico se encuentra “DESTERRADA” la Gran Reina Isabel I de Castilla. Para la Vaticueva, no hay que defender a los verdaderos paladines de la Cristiandad como Isabel I o como Eugenio Pacelli (que hizo lo que pudo, puesto que el Vaticano ya estaba infiltrado).

      LA SALETTE

    • Tomás Waibel permalink
      octubre 8, 2018 4:21 am

      La secta conciliar está reparando ese “error” apoyando la inmigración masiva de musulmanes en Europa.

  5. Inés permalink
    febrero 2, 2012 2:18 am

    Mario :

    La Iglesia Católica ha elevado siempre a los altares a sus mejores ovejas, y no sin cuidadoso y exhaustivo examen previo de sus virtudes.

    La “iglesia conciliar” pone en sus peanas a los mejores lobos de su camada, a los que más se han distinguido en combatir a la primera, a los que más muerden, a los que más estragos hacen……

  6. Candela permalink
    febrero 2, 2012 1:04 pm

    Inés, muy aguda, como siempre. Aunque nos duela, describes muy bien la abominación.
    ¡Ave María Purísima!

  7. Jaime permalink
    marzo 7, 2012 3:10 am

    Muy interesante el post, una talla y una pintura muy importantes

    Si os interesa Lepanto, os dejo el blog http://www.rojoamanecerenlepanto.blogspot.com

    De la novela histórica “Rojo amanecer en Lepanto” de Luis Zueco

  8. Tomás Waibel permalink
    octubre 8, 2018 4:18 am

    Recemos a la Virgen y a San Pío V para que protejan Europa y a todo el mundo del dominio musulmán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: