Saltar al contenido.

Confirman la traición a Pío XI y los cristeros mediante la “operación de inteligencia”

agosto 11, 2018
Guízar Ruiz y Díaz

Los obispos que pactaron la RENDICIÓN: el hebreo “san” Rafael Guízar Valencia, y sus lacayos Leopoldo Ruiz y Pascual Díaz Berreto. 

Foro Católico: Es poco conocido que el pacto para entregar al Ejército Cristero en manos del gobierno anticristiano en 1929 fue realizado por el cripto hebreo Rafael Guízar y Valencia, y que su propio sobrino, el iscariote que entregó al general Enrique Gorostieta, Jesús Degollado Guízar, el jefe sucesor que licenció a los cristeros para que, desarmados, fueran capturados y ejecutados por los federales.

A estos hechos, el investigador europeo Andrés Beltramo los nombra “operación inteligencia”, la cual fue orquestada desde el Vaticano por el masón cardenal Gasparri, mediante las negociaciones secretas del masón embajador yanqui en México Dwight Morrow, enlace con el cotijeño Guízar y Valencia.

El masón Pietro Gasparri traicionó a Pío XI en más e una forma… 

Cristeros

Cristeros masacrados

Al descubierto la “operación de inteligencia”

(Transcrito de Vatican Insider/Andrés Beltramo)

La Guerra Cristera laceró a México. Una insurrección católica (1926-1929) que enfrentó la persecución legal y política contra la fe y contra la Iglesia. Recientes estudios sacaron a la luz detalles hasta ahora desconocidos sobre ese conflicto interno. Documentos de los Archivos Vaticanos pusieron al descubierto una “operación de inteligencia” para convencer a Pío XI de avalar la suspensión del culto, la antesala del alzamiento de los cristeros. Y el rocambolesco error que permitió los inequitativos acuerdos con los cuales se puso fin a la Cristiada.

Muchos detalles de este atormentado periodo en la historia mexicana eran desconocidos hasta hace muy poco. Apenas en 2006 el Vaticano abrió sus Archivos Secretos correspondientes al papado de Pío XI (1922-1939). Sólo entonces pudieron descartarse o confirmarse numerosas hipótesis. Paolo Valvo, investigador italiano de la Università Cattolica del Sacro Cuore, se sumergió en esos documentos y pudo reconstruir parte de la historia. Tras una minuciosa lectura se dio cuenta que el Papa fue engañado en dos momentos cruciales de la guerra: el estallido y la conclusión. “Primero Pío XI aprobó tácitamente la determinación del episcopado mexicano, en julio de 1926, de suspender el culto público en todo el país. Fue una decisión fundamental que dio una aceleración al conflicto, seguida unas semanas después, en agosto, de los primeros levantamientos armados de los cristeros”, precisó Valvo, en entrevista con el Vatican Insider.

Sobre este particular, hasta ahora se sabía que los obispos mexicanos habían enviado un telegrama a la Santa Sede pidiendo al Papa la autorización para suspender el culto, asegurándole que la mayoría de ellos estaban de acuerdo con esa medida. El pontífice contestó autorizando a los obispos hacer lo más oportuno para salvaguardar la unidad del pueblo frente a un gobierno anticlerical como el del presidente Plutarco Elías Calles.

El Papa Pío XI fue víctima de la “operación inteligencia”

En los archivos vaticanos se descubrió que las premisas de este intercambio de telegramas estuvieron afectadas por algunos errores. El más grave es que no era verdadero que la mayoría de los obispos estaba a favor de la suspensión del culto. Hubo sí una minoría de obispos intransigentes, muy combativos, que lograron imponer su voluntad sobre la mayoría que era más bien moderada, pero dejó espacio a los intransigentes. Por eso la información dada a Pío XI y por la cual él tomó su decisión era falsa”, explicó el estudioso. Incluso fue más allá y se dijo convencido que el Papa fue víctima de una “operación de inteligencia” que contó con la contribución de algunos personajes en Roma y el Vaticano.

El segundo engaño tuvo lugar en 1929 y fue producto de un increíble error involuntario (…). En junio de ese año, los obispos mexicanos Pascual Díaz y Leopoldo Ruíz y Flores llevaron adelante negociaciones con el presidente Emilio Portés Gil para acabar con una situación ya insostenible. Luego de tres años sin misas y con las iglesias cerradas, la Santa Sede estaba ansiosa por encontrar una vía de salida.

Así, tras alcanzar un acuerdo, los clérigos enviaron un telegrama a Roma en el cual se presentaba el resultado de la negociación y se pedía una aprobación. Cinco días después, el secretario de Estado del Vaticano de entonces, Pietro Gasparri, respondió con una serie de puntos críticos hacia el contenido de los arreglos.

El primer punto decía telegráfico: “Su Santidad deseosísima llegar acuerdo pacífico y justo”. Pero la diplomacia chilena, involucrada como correo, tradujo mal esa línea del italiano al español. ¿El resultado?: “Su Santidad deseosísima llegar acuerdo pacífico y laico”. Los obispos mexicanos, desconcertados, replicaron en otro mensaje: “Explique significado última palabra punto primero”. El secretario de Estado Vaticano respondió: “Última palabra del punto primero significa con justicia”.

Así, el arzobispo Ruíz y Flores, que era también delegado apostólico, le dijo al embajador estadounidense en México, Dwight Morrow, que –a su entender- aquello de “pacífico y laico” significaba que los acuerdos deberían ser conformes con la legislación mexicana. “Esto permitió llegar a ese acuerdo desventajoso sobre unas bases que seguramente Pío XI no tuvo en cuenta. Esto no se sabrá exactamente porque el Papa nunca se pronunció en 1929 sobre los arreglos, negociados sobre unas bases que quizás él no había aprobado”, añadió Valvo.

Finalmente, el 29 de septiembre de 1932, el Papa dedicó una encíclica (“Acerba Animi”) a los acontecimientos mexicanos. Fue una de tres cartas que escribió sobre el tema en esos años. En ella denunció la actitud persecutoria y anticlerical del gobierno, además de atacarlo por no cumplir los acuerdos de 1929. En ese mismo texto explicó a las razones por las cuales la Santa Sede había aceptado los arreglos. Arreglos que no habían arreglado casi nada y hacia los cuales se elevaban muchas críticas en diversos sectores mexicanos, los cuales no entendían por qué se habían aceptado sus condiciones.

Valvo estableció que las dificultades de aquellos años quedaron relativamente superadas durante la presidencia de Lázaro Cárdenas (1934-1940), cuando se alcanzó un “modus vivendi” por el cual ya no se aplicaron las leyes anticlericales.

El punto más alto de aquel mejoramiento en las relaciones institucionales se plasmó en el apoyo público que brindaron los arzobispos de Guadalajara y México, Luis Garibi Rivera y Luis María Martínez y Rodríguez respectivamente, a la expropiación petrolera determinada por el presidente.

“Esta decisión fue resultado de un camino de años en el cual estaba claro que la situación para la Iglesia estaba mejorando. También en el Vaticano había la misma percepción, en algunos documentos de la Secretaría de Estado se reflexionaba mucho sobre el presidente Cárdenas y se decía que si bien era anticlerical la situación en el país parece acercarse a un entendimiento recíproco entre la Iglesia y el Estado”, indicó el estudioso.

Y añadió: “Por eso la Iglesia y la Santa Sede eran favorables a un entendimiento, mientras a Cárdenas las circunstancias históricas le permitieron comprender que no era provechoso para él, para su gobierno y para la estabilidad del país seguir con ese régimen de persecución abierta”.

Los secuaces de Gasparri

La “operación inteligencia” habría sido operada por Pietro Gasparri en el Vaticano, con el enlace del embajador yanqui Dwigth Morrow,  el hebreo Elías Calles, el obispo hebreo “san” Rafael Guízar y Valencia (quien siempre se opuso a la Cristiada), y su sobrino Jesús Degollado Guízar, quien actuó como el iscariote del general Enrique Gorostieta. Los obispones Ruiz y Barreto fueron los mensajeros. 

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Humberto Jesús Guillén y Morales permalink
    agosto 11, 2018 12:17 pm

    Los cristeros no podían derrocar al gobierno ilegítimo revolucionario porque el gobierno masón estadunidense apoyaba con armamento y personal de apoyo al ejército anticlerical.
    Cualquier acuerdo al que se hubiera llegado hubiera sido desfavorable para la causa cristera. Parece que los cristeros estaban metidos en un callejón sin salida.

  2. Rufo permalink
    agosto 12, 2018 8:20 am

    ¿Ha sido envenenada el agua bendita de Nôtre Dame de París? La pregunta ha surgido a raíz de que muchos turistas se quejaran de hormigueo después de usar agua bendita, según informa Le Parisien.
    http://ramblalibre.com/2018/08/12/ha-sido-envenenada-el-agua-bendita-de-notre-dame-de-paris/#.W3AylFYhi2c.twitter

  3. Rafael permalink
    agosto 13, 2018 11:15 am

    DOLOROSISIMO PARA NUESTROS CORAZONES CATOLICOS, SABER QUE LA MANO DEL DRAGON DESDE ESOS TIEMPOS YA ESTABA ENCIMA DE LA CATOLICIDAD, INFILTRADA POR LA MASONERIA Y EL JUDAISMO INTERNACIONAL, Y COMO VEMOS QUE ESTAN MAS ORGANIZADOS QUE NOSOTROS, YA QUE DESDE SIGLOS ATRAS TRAEN UN PLAN BIEN CONCEBIDO PARA IR PAULATINAMENTE CON LA DESTRUCCION DE TODO LO QUE HUELA Y SEPA A CATOLICO.
    LO QUE PADECEMOS HOY CON LA DESOLACION DE LA CASA DE DIOS, ES UNO DE LOS MAS GRANDES PASOS QUE SE HAN DADO.
    PERO NO CUENTAN CON LA PROMESA QUE NOS HIZO LA SANTISIMA VIRGEN MARIA “AL FINAL MI SAGRADO CORAZON TRIUNFARA” CUANDO SERA? SOLO EN LA VOLUNTAD DE DIOS SE SABE…
    SEA PARA GLORIA DE DIOS.

Trackbacks

  1. México: ¿Qué harán el Papa y los cristeros esta vez? | En la diversidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: