Saltar al contenido.

El Papado; obstáculo para la aparición del Anticristo, según San Pablo y Santo Tomás

julio 28, 2018
santo_tomas_aquino.jpg

Sto. Tomás de Aquino

“HISTORIA DE LA FAMILIA EN TODOS LOS PUEBLOS ANTIGUOS Y MODERNOS”
POR MONS. GAUME
NEVERS, 8 de Junio de 1844
“DE LOS SIGNOS Y SEÑALES DE LOS TIEMPOS”

SAN PABLO, SANTO TOMÁS Y EL OBSTÁCULO QUE IMPIDE LA APARICIÓN DEL HOMBRE DE PECADO

Si el Santo dijo la verdad al anunciar la proximidad del juicio final, han debido aparecer después de su muerte los signos precursores del fin de los siglos. Estos signos son de dos especies : “lejanos y próximos” ; muchos de los primeros están indicados por la tradición, como la caída del Imperio Romano y el fin del reinado de Mahoma, seguido del grande imperio anticristiano ; y otros están consignados en la Escritura, como la predicación del Evangelio por toda la tierra y la apostasía general. Los signos próximos están reservados más bien para acompañar que para anunciar mucho tiempo antes la terrible catástrofe, y se cuentan dos principales, la conversión de los judíos y la agonía de la naturaleza.
Pero, ¿puede negarse la divinidad de la misión de San Vicente Ferrer si han aparecido en todo o en parte los demás signos después de la aparición del Ángel del juicio? ¿No es muy lógico y justo temer que las tendencias anticristianas de la época actual no sean una crisis pasajera, sino la preparación cada vez más rápida del formidable imperio, último perseguidor y heraldo inmediato del gran Juez? Volvamos a la historia, y estudiemos los hechos sin parcialidad,  sin deseo de exagerar lo que es, o de negar lo que no es, sino con toda la calma de la razón.
Primer signo : “Caída del Imperio Romano”.  ¿No habéis leído en los Padres de la Iglesia que los primeros cristianos, iluminados por una tradición profética, oraban con especial fervor por la conservación del Imperio Romano, porque miraban su caída como el preludio inminente del fin del mundo? “Tenemos, dice Tertuliano, mayor motivo para orar por los Césares y por la conservación del Imperio, pues “sabemos” que mientras dure el imperio romano, no se efectuará la gran catástrofe que amenaza al universo, el mismo fin del mundo que deben acompañar tan horribles desastres”, (Apol.  XXXII).
“Nadie duda, añade Lactancio,  que estará cercano el fin de los reinos y del mundo cuando caiga el Imperio Romano, pues él sostiene el universo. Por esta razón debemos rogar a Dios con la frente hundida en el polvo, para que se aplace la ejecución de sus decretos, y para retardar la venida del abominable tirano que ha de derrocar el Imperio Romano y apagar esta antorcha cuya desaparición acarreará el fin del mundo”, (Divin. Institut. lib. VII, de Vit. Beat. c. 25).
“El demonio, dice San Cirilo de Jerusalén, suscitará un hombre famoso que usurpará el poder del Imperio Romano, y vendrá este Anticristo cuando se acabe la época del imperio romano y se aproxime el juicio final”.  San Jerónimo advierte en la segunda epístola a los Tesalonicenses, que era prudente que el Apóstol no declarase abiertamente que era precisa la destrucción del Imperio Romano para que apareciese el Anticristo ; y citando después las palabras  de San Pablo, las explica de este modo :  “El mundo existirá mientras el Imperio Romano, que domina ahora a todas las naciones, no se retire o sea derrocado, y entonces vendrá el Anticristo”.
Aún es más explícito San Juan Crisóstomo, el cual desarrollando el mismo texto de San Pablo, se expresa en estos términos : “Se podrá preguntar qué es lo que entiende el Apóstol por estas palabras : “Vosotros sabéis lo que impide que aparezca”, y supongo que se querrá saber por qué ha hablado con tanta oscuridad.  ¿Qué es lo que le impide que aparezca?  Unos dicen que la gracia del Espíritu Santo, otros que el Imperio Romano, y yo me inclino a esta última opinión. ¿Por qué?  Porque si hubiese querido hablar del Espíritu Santo, se hubiese explicado con más claridad, y además hace mucho tiempo que han cesado los dones gratuitos. Pero como se trata del Imperio Romano, es preciso hablar de un modo encubierto y enigmático para no irritar inútilmente a los romanos. Dice, pues, tan solo que “aquel que tiene, tenga hasta que haya sido quitado” ; es decir, que vendrá el Anticristo cuando haya sido quitado del mundo el Imperio Romano. Cuando sea destruido este imperio, el Anticristo lo hallará vacante, se apoderará de él, y tratará de abrogarse el imperio de los hombres y hasta el de Dios. Porque así como los demás imperios que le han precedido han sido derrocados, del mismo modo será destruido este por el Anticristo, y el Anticristo por Jesucristo. Esto es lo que nos muestra Daniel del modo más evidente”.
Así hablan también San Agustín y los más ilustres Santos Padres y una multitud de escritores eclesiásticos y comentadores. Esta tradición es admitida en la enseñanza católica, no como un artículo de fe, sino con toda la autoridad de los grandes hombres que la apoyan.  ¿Cuáles son, pregunta un catecismo justamente célebre y enteramente ortodoxo, (Catecismo de Turlot, Doctor en Teología),  los signos precursores del juicio final?  Principalmente tres : la predicación del Evangelio por todo el mundo,  la abolición del imperio de Roma por una rebelión general, y la venida del Anticristo. 
Esta creencia, conservada fielmente a través de los siglos, ha sido objeto de los más grandes genios del Cristianismo y hasta de los hombres separados de la Iglesia, y todos han creído  que la caída del Imperio Romano sería el preludio inminente del fin de todas las cosas.
Ya se comprenda por imperio romano, con la generalidad de los intérpretes, el imperio puramente temporal, desaparecido hace siglos ; ya, como opina Santo Tomás, se entienda también el imperio espiritual ejercido por el Pontífice romano sobre las naciones cristianas, ¿es posible dejar de ver hoy día, dice Mons. Gaume, casi verificada la caída de este Imperio? ¿Y qué se ha hecho del poder espiritual del soberano Pontífice sobre las “naciones” cristianas?  Para la parte protestante de Europa el Papa es el Anticristo, y para la otra un soberano “extranjero”.  ¿En qué reino, en que país, el Papa es aun el oráculo regulador, y Padre obedecido de los reyes y de las naciones?
Y podrán decirnos ahora : ya que la caída del imperio romano, signo tradicional de la última catástrofe debía comenzar después de su paso,  ¿cómo ha podido anunciar el Ángel del juicio en su época con toda verdad que se acercaba el fin del mundo?
Así como las profecías de Nuestro Señor fueron tanto más claras, y tanto más completas las señales precursoras cuanto más se aproximaba la plenitud de los tiempos, del mismo modo los precursores del Anticristo le son más parecidos a medida que lo anuncian desde menos distancia.
*******
santo-tomc3a1s-e1394219869587
Foro Católico: A nuestro entender, Santo Tomás de Aquino es el que más próximo está a desentrañar las aparentes misteriosas palabras de San Pablo a los Tesalonicenses cuando les decía: “Vosotros sabéis lo que impide que aparezca el hombre de pecado, el Anticristo”.  Por qué lo que sabían los tesalonicenses tan claramente no lo podíamos saber nosotros también. 
Sto. Tomás dice que no se debe entender la caída del Imperio Romano en el sentido político, que es evidente que se produjo hace siglos ya,  sino en el espiritual, que es el ejercido por el soberano Pontífice sobre las naciones cristianas, y el Imperio espiritual del Vicario de Cristo se gobierna desde Roma.
 “Vosotros sabéis lo que impide que aparezca el hombre de pecado”.
¿Y qué es lo que ha impedido hasta ahora que aparezca, sino un hecho de todos conocido en tiempo de San Pablo y obvio para todos los que le escuchaban, y que debe serlo también para nosotros: que no aparecería mientras en Roma hubiese un verdadero y legítimo Vicario de Cristo ejerciendo el poder e imperio espiritual, y el hecho incuestionable es que no hay ya quien ejerza ese poder espiritual, que no tenemos, un verdadero Vicario de Cristo  en Roma desde hace sesenta años. ¿Y no es eso un claro signo de los tiempos?
¿Y qué se ha hecho, decía Mons. Gaume en su tiempo, cuando todavía había en Roma un verdadero Vicario de Cristo que ejercía el poder, de ese imperio espiritual como soberano Pontífice sobre las “naciones cristianas”?
¿Y qué se ha hecho en los nuestros después de ver a seis usurpadores seguidos en la Cátedra de San Pedro y que nunca han sido verdaderos Vicarios de Cristo, y puede que ni cristianos? ¿No es eso un clarísimo signo de los tiempos también?   Ya ha sido usurpado ese imperio espiritual, el papado, que era el obstáculo que detenía la aparición del hombre de pecado.
“Sabemos que mientras dure el imperio romano, es decir el papado,  decía Tertuliano, tenemos mayor motivo para orar por la conservación del imperio romano. Lo mismo decía Lactancio:  “El imperio sostiene el universo”, es decir,  el papado.   Y San Juan Crisóstomo dice que el Anticristo “hallará vacante el imperio”, (sin Papa), y se apoderará de él, y tratará de abrogarse el imperio de los hombres y hasta el de Dios”.
Por eso a San Pablo le bastó con indicárselo a sus fieles de Tesalónica, y a nosotros : “vosotros sabéis que es lo que detiene la aparición del hombre de pecado”, pues sabían muy bien que San Pedro era el Vicario de Cristo en la tierra, así que no era necesario explayarse más para que le comprendiesen, y puestas así las cosas, ahora la puerta está más abierta que nunca para una intervención de Dios, el único que puede y arreglará esta situación.
Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. julio 28, 2018 2:06 am

    El Papado católico terminó el 9 de Octubre de 1958.

    • julio 28, 2018 10:45 pm

      El Papado es perenne. Los papas, individualmente, no son el Papado. No sabemos ahora cómo Dios restaurará la piedra angular de Su Iglesia. Unidad en la Verdad

  2. Simón Del Temple permalink
    julio 28, 2018 4:26 am

    Quisiera agregar una reflexión. San Pablo en su Epístola a los Tesalonicenses escribe: “lo que detiene”, y “el que detiene”, como si estuviera refiriéndose a DOS cosas concretas. Y así como la Apostasía generalizada es signo precursor del Anticristo, San Pablo abunda en detalles (no para los cristianos de su tiempo, sino para los cristianos del fin de los tiempos inmersos en la Gran Apostasía) agregando que Dos serán las señales claras de la caída del Imperio Romano espiritual, y así -entendemos- que “el que detiene” la manifestación del Anticristo es la institución del Papado, y el otro signo: “lo que detiene” para que no haya obstáculo al cumplimiento de la Profecía, es la abolición del Orden Sagrado que tiene por fin propio el ofrecimiento del Santo Sacrificio. Por tanto, habiendo sido quitado este doble obstáculo, los cristianos esperamos: la aparición de los Dos Testigos, la aparición -en el mismo tiempo de ellos- del Adversario de Cristo, el Inicuo, la “bestia del mar”, la conversión de los judíos a la Fe verdadera, y la Parusía o Manifestación de Cristo-Rey.
    Dentro de estos cuatro acontecimientos cabría hacer una explicación abundante sobre cada uno de ellos, pero este no es el lugar, pues se trata tan solo de hacer un comentario sobre lo publicado en el blog simplemente.

  3. julio 28, 2018 4:32 am

    Hola Redacción. Me encantaría que invenstigáseis los hechos que se recogen en este precioso articulo que enlazo a continuación y que creo que son importantísimos. Serían tres los puntales que Nuestra Señora nos deja: En Fátima, en La Salette y en Quito.

    Profecía de nuestra Señora del Buen Suceso de la Purificación en Quito, Ecuador (S. XVI).

    https://adelantelafe.com/la-virgen-preanuncio-hace-4-siglos-en-quito-la-crisis-de-la-iglesia-del-siglo-xx/

    Dejo unos extractos:

    “Serán los preferidos de Su Corazón sobre todo los que vivirán al final del siglo XX porque en ese periodo el infierno se desencadenará y muchas almas se perderán”.

    “El pequeño número de almas en las que el culto de la fe y de la moral se mantendrán padecerán un sufrimiento cruel e indecible… Las pocas almas fieles a la gracia sufrirán de modo cruel e indescriptible, como un prolongado martirio; por este sufrimiento serán considerados mártires.”

    “El demonio intentará perseguir a los Ministros del Señor de todos los modos posibles y actuará con cruel y sutil astucia para desviarlos del espíritu de sus vocaciones, corrompiendo a muchos de ellos. Estos sacerdotes corruptos, que serán motivo de escándalo para los cristianos, provocarán que el odio de los malos cristianos y de los enemigos de la Iglesia Católica y Apostólica Romana recaiga sobre todos los sacerdotes. Este aparente triunfo de Satanás provocará enormes sufrimientos a los buenos Pastores de la Iglesia.

    Ya no existirá casi la inocencia en los niños, ni pudor en las mujeres, y en este momento de gran miseria de la Iglesia, los que deberían hablar permanecerán en silencio.”

    Nuestro Señor Jesucristo: “Sabe además que la Justicia Divina manda terribles castigos sobre enteras naciones, no sólo por los pecados de la gente, sino también por los de sacerdotes y religiosos. Porque estos últimos son llamados, por la perfección de su estado, a ser la sal de la tierra, los maestros de la verdad y los que mantienen alejada la Ira Divina.

    Desviándose de su misión divina, se degradan hasta tal punto que, a los ojos de Dios, son precisamente ellos los que aceleran el rigor de los castigos. Porque separándose de Mí acaban viviendo sólo una vida superficial del alma y mantenerse lejos de Mí no es digno de Mis Ministros. Con su frialdad y falta de confianza actúan como si para ellos Yo fuera un extraño”.

    “El pequeño número de almas que, escondidas, conservarán el tesoro de la Fe y de las virtudes, sufrirán de manera indeciblemente cruel un prolongado martirio. Muchos de ellos morirán por la violencia de los sufrimientos y los que se sacrificarán por la Iglesia y por la Patria serán considerados Mártires. Para liberar a los hombres del vínculo de estas herejías, aquellos a los que el amor misericordioso de Mi Santísimo Hijo destinará para la Restauración, deberán tener una gran fuerza de voluntad, constancia, valentía y mucha confianza en Dios. Para probar esta fe y confianza del justo, habrá momentos en los que todo parecerá perdido y paralizado: este será el feliz inicio de la completa Restauración.”

    Recurrid a Ella en todas vuestras necesidades espirituales y temporales. Cuando vuestra alma sufre por las tentaciones y está inmersa en el dolor y, si por divina permisión, la estrella de vuestra vocación está escondida a la vista de vuestra alma, dirigíos a Ella, con confianza, con estas palabras: “Estrella del mar en tempestad de mi vida mortal, pueda tu luz iluminarme de modo que no pueda alejarme del camino que me lleva al Cielo”.

    Un fuerte saludo.

    • julio 28, 2018 10:02 pm

      Gonzalo.

      No hemos encontrado una censura eclesiástica oficial sobre dichas revelaciones.

      Hasta lo que hemos podido obtener de las supuestas profecías de Mariana de Jesús Torres, no hemos encontrando en el tiempo una referencia que precisamente las ubique antes del siglo XX. Solamente versiones de versiones. Dicha visión es promovida hace un par de décadas por los secuaces del cripto hebreo Plinio Correa de Oliveira, fundador de Tradición Familia y Propiedad (TFP) en Brasil.

      Particularmente nos hace sospechar mucho que según sus “biógrafos oficiales”, SUPUESTAMENTE Mariana de Jesús Torres ¡es la única persona en la historia del género humano que haya muerto tres veces y resucitado dos… más la que le falta al final de los tiempos!. Ni siquiera Jesucristo o la Virgen han tenido o tendrán dos resurrecciones, o como en este caso ¡tres resurrecciones!. ¿No es de Fe que todos tendremos una sola muerte y una sola resurrección, como Nuestro Señor Jesucristo y todos los santos?

      Sus “biógrafos” sostienen que una de esas “resurrecciones” fue a petición de una mujer que le dijo: “Madre Marianita qué bonita ha sido, pero no duerma ya más, despiértese y levántese, otra madrecita tan bonita también está durmiendo”

      También es preciso entender que la advocación mariana del Buen Suceso no procede de esa supuesta revelación, sino desde la época de la Reconquista española donde se le veneraba oficialmente como patrona asimismo en diferentes lugares del orbe cristiano, desde el siglo XVI en adelante.

      Unidad en la Verdad

      • julio 29, 2018 10:23 am

        Gracias forocatólico.

        Es levantar la guardia un instante y caer en el error.

        Gracias de nuevo por sacerme de él.

      • Lilith Manchievik de Blank permalink
        julio 31, 2018 3:06 pm

        Juan Carlos:

        Te equivocas profundamente con eso de que ” solo tendremos una muerte y una resurrección”, así, como por decreto divino… como hebraica y cabalista, no tengo que creer en los postulados románicos. Pero no soy yo, sino la ciencia, la que dice que hay personas que han muerto y han regresado a la vida. Es el llamado “Fenómeno Lázaro”, ( por la leyenda de Lázaro de Bethania ).Según estadisticas, hasta la mitad de los médicos de urgencias han visto al menos un caso de personas sin latido cardíaco más de diez minutos y han vuelto a la vida.

        Muchos ahogados en aguas frías han podido estar hasta 20 minutos sin latido cardíaco, ya que la hipotermia impide que las neuronas del cerebro sufran lesiones por la falta de oxigeno. Con las técnicas de reanimación modernas esas personas muertas por hipotermia han resucitado.

        Y en una actual técnica quirúrgica para operar el corazón o el cerebro, se producen hipotermias y el corazón se para, y así se le puede operar más facilmente. Pues esas personas han estado tecnicamente muertas y viven ahora.

        Es famoso el caso de la cantante Pam Reynolds, que tuvo esa operación en que estuvo medicamente muerta y experimento la Luz y el Amor Divino.

        Esas personas muertas hasta durante una hora, han visto a Dios, y no es el dios lleno de ira y venganza, que condena a suplicios eternos, en el que desdichadamente creeis y que os hace tan infelices y que os mata por dentro.

        Dentro del ámbito católico, esta el caso de la monja árabe Santa María de Jesús Crucificado, asesinada por un musulmán en Egipto, visitó el Cielo y resucitó en una cueva, donde según su testimonio, fue cuidada por la Virgen María hasta que se recuperó.

        • agosto 1, 2018 4:23 am

          Rosy.

          No te negamos que haya casos como el de San Lázaro.

          Pero dinos un solo santo con tres resurrecciones y aceptamos tu punto.

          Unidad en la Verdad

  4. Inés. permalink
    julio 28, 2018 1:17 pm

    “VENDRÁ EL ANTICRISTO, DECÍA S. JUAN CRISÓSTOMO, CUANDO SEA QUITADO EL IMPERIO ROMANO”, ES DECIR, CUANDO LOS PAPAS, LOS VERDADEROS VICARIOS DE CRISTO EN LA TIERRA YA NO PUEDAN SEGUIR EJERCIENDO EL IMPERIO ESPIRITUAL QUE DIOS QUISO QUE TUVIERAN HASTA QUE EL VOLVIESE A JUZGAR AL MUNDO

    ¿ACASO NO ES LO MISMO “QUITADO” QUE “SUPRIMIDO” DE FACTO, O BIEN “USURPADO”, COMO AHORA SUCEDE, O NEGADO POR TODAS LAS NACIONES QUE UN DÍA HABÍAN SIDO CRISTIANAS, Y QUE DEJARON DE SERLO, EN SUS CONSTITUCIONES POLÍTICAS, EN SUS GOBIERNOS, EN SUS LEYES, Y EN TODAS SUS INSTITUCIONES?

    “EL MUNDO EXISTIRÁ MIENTRAS EL IMPERIO ROMANO, (EL PAPADO), NO SE RETIRE, NO SEA DERROCADO”, DECÍA S. JERÓNIMO. ES MÁS QUE EVIDENTE Y CLARO QUE EL IMPERIO ROMANO DE OCCIDENTE DESAPARECIÓ POR COMPLETO COMO ENTIDAD POLÍTICA Y COMO TAL IMPERIO A COMIENZOS DEL SIGLO V, Y EL DE ORIENTE CUANDO CAYÓ CONSTANTINOPLA EN 1453.

    ¿Y EN QUÉ CABEZA CABE QUE SAN PABLO RELACIONARA LA APARICIÓN DEL ANTICRISTO A LA DURACIÓN, MÁS O MENOS LARGA EN EL TIEMPO, DE UN IMPERIO POLÍTICO QUE, COMO EL ROMANO, EL ASIRIO, EL PERSA , EL BABILONIO O CUALQUIER OTRO, TENÍA QUE DERRUMBARSE MÁS TARDE O MÁS TEMPRANO PUES TODO ES EFÍMERO EN ESTE MUNDO. Y DIOS NO SE VALE PARA SUS DESIGNIOS DE LO EFÍMERO, SALVO PARA QUE SEAMOS CONSCIENTES DE LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS, Y DE LO QUE ESAS SEÑALES O SIGNOS SIGNIFICAN EN RELACIÓN CON SU IGLESIA Y CON NUESTRA SALVACIÓN. BIEN CLARO LO DEJÓ CONSTAR EN EL EVANGELIO : “MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO”, AUNQUE SE DESENVUELVA EN ESTE MUNDO.

    SE PUEDE DECIR SIN TEMOR A ERRAR QUE EL OBSTÁCULO QUE POR VEINTE SIGLOS HA IMPEDIDO LA APARICIÓN DEL HOMBRE DE PECADO DESAPARECIÓ TRAS LA MUERTE DEL ÚLTIMO PAPA QUE EJERCIÓ LEGÍTIMAMENTE EL IMPERIO ESPIRITUAL EN LA IGLESIA CATÓLICA, S. S. PÍO XII, EN 1958, Y SALVO QUE DIOS DISPONGA OTRA COSA, NADA NOS AUTORIZA A PENSAR QUE LAS COSAS VAYAN A IR POR OTRO CAMINO……

    “EL PODER ESPIRITUAL ES EL QUE SOSTIENE EL UNIVERSO” , DECÍA LACTANCIO FIRMIANO. SABIO ES EL QUE SABE VER MÁS ALLÁ……….

  5. Inés. permalink
    julio 29, 2018 12:42 am

    NO OLVIDEMOS QUE NUESTRO SEÑOR NOS REPROCHA EN EL EVANGELIO EL NO SABER DISCERNIR “LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS”, Y ESE NO SABER, SE DEBE, EN MI OPINIÓN A QUE EN EL CRISTIANO DE HOY , DE ESTE TIEMPO QUE NOS HA TOCADO VIVIR, SE HA EMBOTADO, POR DECIRLO ASÍ, SU PERSPICACIA ESPIRITUAL, Y YA NO VE LO QUE TENDRÍA QUE VER, Y NO SE DA CUENTA DEL GRANDÍSIMO PELIGRO QUE CORRE SU ALMA.

    POCOS VEN LA TREMENDA DECADENCIA ESPIRITUAL DE LOS HOMBRES Y DEL MUNDO, CADA VEZ MÁS ALEJADO DE DIOS, Y ESO A LA FUERZA TIENE QUE TENER CONSECUENCIAS, Y NADA BUENAS, PARA AMBOS.

    “Y ASÍ COMO LAS PROFECÍAS DE NUESTRO SEÑOR FUERON TANTO MÁS CLARAS, Y MÁS COMPLETAS LAS SEÑALES PRECURSORAS DE SU ADVENIMIENTO CUANTO MÁS SE APROXIMABA LA PLENITUD DE LOS TIEMPOS, COMO DECÍA S. PABLO, DEL MISMO MODO LOS PRECURSORES DEL ANTICRISTO LE SON CADA VEZ MÁS PARECIDOS A MEDIDA QUE LAS SEÑALES LO ANUNCIAN DESDE MENOR DISTANCIA”, (MONS. GAUME).

Trackbacks

  1. El Papado; obstáculo para la aparición del Anticristo, según San Pablo y Santo Tomás – Un Católico Perplejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: