Saltar al contenido

Neo cardenal hebreo Dolan de NY, disminuye misas por razones financieras

noviembre 3, 2017
Timothy+Dolan+Hands+Out+Meals+Needy+aKW4GX0JDGWl

Dolan (Mathew) ahora se disfraza de… dólares.

Foro Católico: para el converso Timothy (Mathew) Dolan Radcliff, es más importante la rentabilidad financiera, que la supuesta misa.

(Cameron Doody)

Pese a tener una de las más valiosas carteras de inversiones tanto financieras como inmobiliarias de cualquier diócesis del mundo, la archidiócesis de Nueva York se encuentra con que sus arcas están cada vez más vacías y sus costes cada vez más elevados. Es por eso -para intentar ahorrar gastos- que el arzobispo de la ciudad, el (neo)cardenal Timothy (Mathew) Dolan, está presionando a sus curas a que oficien menos misas.

La prueba de la nueva estrategia del purpurado norteamericano a celebrar menos eucaristías para tener más dinero se encuentra en el boletín parroquial publicado este pasado fin de semana en la parroquia de St. Patrick’s, Yorktown Heights.

En este folleto, monseñor Joseph Giandurco, explica el nuevo horario de celebraciones eucarísticas que se ha propuesto para la parroquia.

Para estas navidades habrá una reducción en el número de comuniones, admite el sacerdote, debido a ausencias de otros curas que colaboran en la comunidad y también la necesidad de “ser realistas” con el horario de misas. Pero esto no es nada comparado con el horario previsto para el próximo verano, desde cuando desaparecerá al menos una misa dominical a la que ha venido asistiendo gran parte de la comunidad.

“Muchos católicos en la archidiócesis de Nueva York no saben que el cardenal Dolan ha pedido a todos los pastores intentar recortar el número de misas en todas nuestras parroquias debido a varios factores: menos gente que vienen a misa; menos curas disponibles en parroquias; [y] gastos crecientes para todo lo relacionado con el tener demasiadas misas”, explica monseñor Giandurco en su nota.

El párroco añade que “honestamente” ni él ni el cardenal Dolan quieren recortar las misas, “pero es por razones prácticas que lo estamos considerando”.

Anuncios
15 comentarios leave one →
  1. Restaurador permalink
    noviembre 3, 2017 6:54 am

    ¿El grandullón de Dolan es hebreo?

  2. Inés. permalink
    noviembre 3, 2017 12:26 pm

    !!Acabáramos!!……..

  3. Rosa-Pravda Cohen de Kahal permalink
    noviembre 5, 2017 1:43 pm

    Juan Carlos:

    Ahora sé porque nunca mencionas a San Juan de la Cruz, Santo, Místico y Doctor de tu Iglesia, glorificado por los Papas de a Extinta Iglesia y gran colaborador de Teresa de Jesús en la Reforma del Carmelo. Solo que no lo denigras porque está ya canonizado por los papas que están en tu lista de “verdaderos”, pero tu silencio sobre él siempre me ha sido sospechoso…y tu obsesión por la “pureza de sangre” te lleva a las puertas del infierno.

    Pero tu anticristiana forma de juzgar a las las personas, por tener apellidos de orígen hebraico, es como escupir hacia arriba, que lo escupido te llega a la cara.

    Porque si por apellidos hebreos se debe juzgar a alguien como potencia enemigos de tu Iglesia,…. mejor que cierres este blog y desaparezcas. Todo aquel que tenga orígenes españoles, el riesgo de tener un apellido nacido en familias hebreas es muy alto. Y a veces, toca esa lotería.

    ¿Por eso haces este blog y has abrazado una fe llena de odio ?.

    Yo puedo ayudarte, Juan Carlos, a liberarte de ese auto-odio que he comprendido que sientes….

    • noviembre 7, 2017 3:19 pm

      ¿Qué?…

      Ahora sí que no entendimos nada…

      Salvo eso de que no mencionamos al gran San Juan de la Cruz.

      Te preguntamos… ¿por qué se supone que deberíamos de huir de este santo?… ¿Qué hizo o dijo -según tú- que nos deba provocar alguna “incomodidad”?…

      Unidad en la Verdad

      • Rosa-Pravda Cohen de Kahal permalink
        noviembre 8, 2017 7:49 am

        Juan Carlos:

        Para mi, nada hizo Juan de la Cruz para que os tenga que provocar incomodidad. De hecho los Papas preconciliares lo llenaron de gloria y honra, desde canonizarlo a proclamarlo Doctor de la Iglesia. Para mi
        era un hombre bueno, autor de poesías de belleza infinita y de experiencias de amor divino profundas. Le tengo gran respeto y aprecio, como a la propia Teresa de Jesús. Pero la cuestión no es Juan de la Cruz.

        Lo que me refiero es que tu obsesión por los apellidos acabará contigo. Todo español y descendiente de españoles tiene antepasados hebreos, ya que era inevitable la mezcla sobretodo en casos de los conversos.

        FC: madame, en la Sinagoga no coinciden con tu opinión. Tú deberías saber que tu pueblo tiende a la endogamia, en forma enfermiza, y que los cristianos tenían prohibido emparentar con neo conversos, lo cual redujo mucho las posibilidades de mezclas. Lo anterior lo prueban las trazas genéticas.

        Y a diferencia de los moros, hebreos hubo en todas las tierras peninsulares de la actual España. Y tener apellidos hebraicos no convierte a nadie en falso converso o criptohebreo.

        FC: Error. Los moros llegaron a casi toda la península y ellos sí se mezclaron con los españoles, particularmente en Andalucía y Valencia, incluso en Tarragona… pero los hebreos, hasta 1492, permanecían casi exclusivamente en sus ghetos y practicando la endogamia, salvo algunos casos al estilo descrito por Shakespeare.

        Por eso en ti hay cierto racismo. Rechazas de hecho a María Coronel de Ágreda o consideras falsa conversa a Edith Stein. Y por María de Ágreda siento gran rechazo, pero me parece injusto que reniegues de ella solo por su hipotético origen.

        FC: Contario a los de tu estirpe, nunca hemos rechazado a alguien por su sangre, sino por su espíritu heterodoxo. Tal es el caso de los falsos conversos. Pero, en cambio, a personajes como Bernard Nathanson o como Johanes Pfeferkorn y Edgardo Mortara, los consideramos verdaderos cristianos, independientemente de su sangre hebrea.

        En la propia España hubo muchos casos de conversiones sinceras, y en el caso de que no las fuese, el matrimonio con cristianos sin sangre hebrea produjo descendientes sin nada de criptohebraísmo.

        FC: lo sabemos.

        Hubo estirpes de criptohebreos, como las estirpes Ruz o Pujol, que generación tras generación mantuvieron su misión de lucha. Otras desaparecieron, pero se conservó apellidos. Y tú precisamente juzgas por el apellido. Y el ejemplo que siempre pones de Nathanson no me sirve. ¿Por qué no pones más ejemplos de las muchas conversiones sinceras que hay y que hubo ?

        FC: lo acabamos de hacer. Pero además, tú misma eres un clásico ejemplo de que tenemos razón en ser precavidos. Recordamos perfectamente cómo, durante años, te hiciste pasar por cristiana y fingías ser devota católica y en realidad eras marrana.

        • Braunau am Inn permalink
          noviembre 8, 2017 11:06 am

          “…eras marrana” jajajajajajajaja, disculpa, no he podido contenerme

  4. Rosa-Pravda Cohen de Kahal permalink
    noviembre 8, 2017 3:17 pm

    Juan Carlos:

    De nuevo yerras. Si mi pueblo se caracteriza por algo es por su mezcla, como lo demuestra los askenazis, muchos de ellos rubios, pelirrojos y de ojos azules. Steven Spielberg, Barbra Streisand, Mark Zuckerberg, Rachel Weisz, Sarah Michelle- Gellar, Tony Curtis, Lauren Bacall, Gwyneth Paltrow, Roman Polanski, Jacobo Zabludovsky, William Levy, etc… son la mejor prueba de rasgos nada semíticos, mientras Carl Sagan ,Strauss- Kahn o Mayim Bialik tendrían unos rasgos más judaicos. Algunos eras muy mixtos y de gran belleza física, como Hedy Lamarr, actriz y científica, o Joan Collins.

    Los askhenazis nacen de la mezcla con el pueblo khazaro, converso al judaísmo talmúdico, y que se mezclaron con los hebreos semitas de Rusia, Polonia y Alemania. Fue un gran milagro la conversión kházara, debido a la disminución de población hebrea por las conversiones. La mayoría de hebreos de Estados Unidos son askhenazis, y los sefardís son menos, pero hay casos, como el de la maravillosa cantante Eydie Gorme.

    Los sefardís estamos menos mezclados, en efecto, pero lo estamos, pero no se nota apenas porque el pueblo español es un pueblo mediterráneo con aportaciones celtas y germánicas.

    No me pongas como excusa de tus sopechas raciales. El criptohebraísmo ya no existe apenas. Dejo de tener un sentido hace décadas, con la Reforma de la Iglesia y la consolidación de las democracias sociales.

    • noviembre 9, 2017 8:52 am

      Madame de Carvajal.

      Nos provoca un poco de tedio recurrir de nuevo al discurso de si ahora los hebreos se han mezclado más que en la España del siglo XV.

      Lo que es un hecho, es que en “Sefarad” los tuyos habitaban en ghetos y se mezclaban muy poco con los cristianos o los musulmanes. Luego, en 1492, la mayoría fueron expulsados y los pocos que quedaron no dejaron de casarse entre sí… por al menos 300 años. Tú misma nos narraste a dónde fueron a dar tus antecesores, fuera de España.

      Durante esa época de oro, nuestros antecesores los cristianos españoles crecieron sin las “valiosas” aportaciones genéticas de los hebreos. Los católicos crecieron con sus apellidos castellanos, vascos, navarros, gallegos y demás… con sus características físicas, tradiciones familiares, artísticas, académicas y económicas. Fue la época en la cual los peninsulares colonizaron América, Filipinas, Marruecos, las Azores, las Canarias y llevaron a todas partes las misiones cristianas, y aunque algunos marranos se colaban en las tripulaciones, seguían con la costumbre de casarse entre sí.

      Unidad en la Verdad

  5. Restaurador permalink
    noviembre 9, 2017 12:05 pm

    Rosa/Mayim/Iván:

    Tú dices: “Los askhenazis nacen de la mezcla con el pueblo khazaro, converso al judaísmo talmúdico, y que se mezclaron con los hebreos semitas de Rusia, Polonia y Alemania. Fue un gran milagro la conversión kházara, debido a la disminución de población hebrea por las conversiones.”

    Respuesta: Sigo sosteniendo de que no eres hebreo, ya que siempre dices burradas. Y el rabino Irving Gatell, con gran honestidad intelectual sobre el tema Jazaria, te refuta tu burrada de los jázaros. Fíjate y aprende:

    Se supone que los judíos son Jázaros desde el siglo X. Bien: ¿por qué no existe NINGÚN registro documental que hable del asunto? ¿Por qué NINGÚN rabino sefaradí -por ejemplo- se quejó de que “en el norte de Europa una tribu eslava está empezando a sustituir a nuestros hermanos judíos”, o algo semejante? ¿Por qué NADIE absolutamente habló del tema?

    Una sustitución completa de una población, con todas las afectaciones obvias al lenguaje, las tradiciones, la identidad, la comida, la religión, no puede pasar desapercibida. Entonces, el hecho de que entre el siglo X y el siglo XIX (900 años) NADIE haya hablado del asunto de una sustitución, nos deja con dos alternativas: o bien ni los judíos sefarditas, ni el clero católico, ni el clero protestante, eran capaces de distinguir a un eslavo de un judío, o bien el asunto de la sustitución es un cuento.

    El primer autor en proponer (y recalco: proponer) que los judíos ashkenazíes serían (y recalco: serían) una población mixta, hebrea y eslava, fue Ernest Renan en 1882 en su libro “El Judaísmo como religión y como raza”. Luego, sus ideas fueron retomadas por Lothrop Stoddard (uno de los principales teóricos del racismo) que en 1926 escribió un texto en donde propuso, por primera vez, que el origen de los judíos de Europa del Este sería mayoritariamente Jázaro.

    Sin embargo, los adherentes a esta creencia apelan a que un autor judío validó esta teoría: Arthur Koestler.

    Arthur Koestler (1905-1983) fue, básicamente, un novelista con una vida trágica. Comunista y luego anti-comunista, sionista y luego anti-sionista, religioso y luego ateo, vivió siempre afectado por serios desequilibrios emocionales, y acabó por suicidarse.

    Koestler fue el primer judío con cierta reputación en el mundo de las letras en afirmar que los Ashkenazíes eran, en realidad, Jázaros, pero sus investigaciones fueron rápidamente desacreditadas por otros especialistas, señalando que Koestler tenía una facilidad sorprendente para confundirse. El mejor ejemplo es el hecho de que Koestler se basó, principalmente, en el libro “Historia de los Judíos Jázaros”, de Douglas Morton Dunlop (1909-1987), uno de los más destacados orientalistas de Oxford. Curiosamente, en ese libro el propio Dunlop explica que la evidencia para vincular al Judaísmo Ashkenazí con los Jázaros está sustentada en evidencia muy frágil, y semejante idea no merece ser considerada más que una presunción.

    Peor aún: el propio Koestler admitió que había elaborado su libro “La Treceava Tribu” para intentar deslindar a los judíos del clásico antisemitismo europeo, al tratar de convencer al lector que los judíos modernos no podían ser responsabilizados por la muerte de Jesús por ser jázaros.

    Y a todo esto, ¿qué es lo que sabemos de los Jázaros? Sabemos que fueron un reino establecido en la zona norte del Caúcaso, principalmente alrededor de la Península de Crimea. Sabemos también que se desarrollaron durante el primer milenio de la Era Común, y llegaron a ser una fuerte potencia militar que mantuvo a raya las invasiones islámicas, pero que también combatió con éxito en muchos momentos al Imperio Bizantino. Finalmente, sabemos que en el siglo X su sistema político colapsó y el reino fue destruido.
    Hasta donde se ha podido comprobar, su población no fue étnicamente homogénea, y estuvo compuesta tanto por eslavos -muy emparentados con los actuales búlgaros- como por grupos muy cercanos a los turcos.

    De su religión no hay gran cosa: sabemos que originalmente adoraban al dios Tengri, pero según las crónicas de la época, optaron por cambiar de religión. El problema es que no sabemos a ciencia cierta a qué religión se cambiaron. Hay crónicas cristianas que dicen que se hicieron cristianos; hay crónicas musulmanas que dicen que se convirtieron al Islam; finalmente, hay una crónica judía que dice que el gobernante se convirtió al Judaísmo. Lo que sí es cierto es que, hasta el final de su existencia como reino, Jazaria fue un lugar muy tolerante en materia religiosa, y prueba de ello es el hecho de que el rey tuviera dos consejeros judíos, dos musulmanes, dos cristianos y uno pagano.

    Se supone que a mediados del siglo VIII hubo una conversión al Judaísmo, pero HASTA DONDE LAS INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS HAN PODIDO DEMOSTRAR dicha conversión sólo incluyó a la aristocracia. NO EXISTE EVIDENCIA alguna que nos haga suponer que hubo una conversión masiva de la población. Incluso, en los estudios más extensos que se han hecho sobre Jazaria, el tema de la supuesta conversión al Judaísmo siempre es tocado de manera colateral. En realidad, resulta irrelevante para los estudios Jázaros.

    Con el colapso del Reino Jázaro, la población se dispersó en las zonas aledañas, y en ese punto es donde se supone que los que habían tomado la religión judía se dirigieron desde Crimea hacia Ucrania, y luego a Rusia y Polonia, fundando de ese modo el Judaísmo en Europa del Este, considerado el mayoritario hasta la fecha y el que fundó el Estado de Israel en 1948.

    Hay tres argumentos que refutan esta suposición. El primero, el puro sentido común. El segundo, de manera bastante contundente, las investigaciones genéticas modernas. Y el tercero, de manera definitivamente irrefutable, el lingüístico.

    UN POCO DE SENTIDO COMÚN NOS DICE QUE:

    El Judaísmo Ashkenazí no se inventó de la noche a la mañana. Fue un proceso que tomó siglos enteros, y en los cuales se vieron involucradas muchas migraciones de judíos que, desde Italia, atravesaron los Alpes y se establecieron en Europa del Norte, principalmente lo que hoy es Alemania (de hecho, el nombre hebreo para Alemania es Ashkenaz; “Judaísmo Ashkenazí” equivale, en su contexto inicial, a “Judaísmo Alemán”).

    Ya en las etapas finales del Imperio Romano, hacia el año 300, había grandes poblaciones judías alrededor de Colonia (Köln) y de París. Esta fue la base para la consolidación de un Judaísmo con características locales (noreuropeas). Hacia el siglo X, cuando se supone que los Jázaros “fundaron” el Judaísmo Ashkenazí, en realidad existían comunidades judías desde Francia hasta Rusia, por lo que hablar de una sustitución resulta absurdo. Semejante proceso social, cultural, demográfico y hasta religioso no hubiera pasado desapercibido para la gente de alrededor (judíos y cristianos por igual), y el puro hecho de que NO EXISTA ninguna fuente documental que hable de algo semejante, es suficiente prueba para desacreditar el resto de la teoría.

    Pero sigamos, que hay mejores argumentos.

    LAS INVESTIGACIONES GENÉTICAS:

    El estudio del cromosoma Y -heredado de varón a varón- de las poblaciones nos permite reconstruir los flujos migratorios de la humanidad, ya que contiene una cápsula de información genética conocida como Haplogrupo, que permanece intacta sin importar cuántos siglos pasen. Me refiero a esto: si un vikingo llegó hace mil años a donde vivían mis ancestros y se le ocurrió casarse con una de mis ancestras y yo soy descendiente directo, por la línea paterna, de ese vikingo, mi información genética va a demostrar que, de uno u otro modo, llegaron vikingos al lugar donde vivían mis ancestros.

    Todas las investigaciones relacionadas con el tema del Haplogrupo en las comunidades Ashkenazíes -las más destacadas son las de Michael Hammer (2000), Ariella Oppenheim (2000 y 2001), la University College London (2002), Doron Behar (2008) y Steven Bray (2010)- han demostrado inequívocamente que la abrumadora mayoría de los Judíos Ashkenazíes -franceses, ingleses, alemanes, polacos, rusos, ucranianos, lo que gusten- comparten el mismo Haplogrupo que los judíos sefarditas, marroquíes y persas, y si se rastrean cápsulas más antiguas, la misma marca que el resto de los grupos semíticos (principalmente árabes).

    Otra línea de estudio son las enfermedades congénitas, toda vez que dos grupos que comparten varias de ellas es porque están genéticamente emparentados. En este caso, se ha logrado establecer que muchas enfermedades propias de los semitas (árabes y judíos por igual) son perfectamente compartidas por los Ashkenazíes. Por ejemplo, la mutación 185delAG, relacionada con el cáncer de seno, es característica de Ashkenazíes y Judíos Marroquíes; otra mutación causante de la llamada Factor XI Deficiency es compartida por Ashkenazíes y Judíos Iraquíes; la llamada Fiebre Mediterránea Familiar es compartida por Ashkenazíes, Iraquíes, Druzos, Armenios, Norafricanos, Sefarditas, Árabes y Turcos; la mutación DFNB1, causante de sordera, es compartida por Ashkenazíes y Palestinos; la mutación G2019S, relacionada con el Mal de Parkinson, es compartida por Ashkenazíes y Árabes; la mutación I1307K, que causa cáncer de colon, es compartida por Ashkenazíes, Sefarditas y Árabes.

    Aquí no hay vuelta de hoja: todas estas características señalan un origen genético común, científicamente comprobado.

    LA CUESTIÓN LINGÜÍSTICA:

    Hace tiempo leía en un artículo que “los Jázaros fueron los que originaron el Judaísmo de habla Yiddish…”. Me sorprende, pero todo parece indicar que el autor nunca estuvo conciente de que escribió una impresionante necedad.

    Veámoslo de este modo: los Jázaros eran, básicamente, eslavos y turcos. Hablaban, por lo tanto, dialectos eslavos y turcos. Los que supuestamente fundaron el Judaísmo Ashkenazí fueron del bando eslavo, muy emparentados con los búlgaros. Hablaban, por lo tanto, algo parecido al búlgaro. ¿Me quieren explicar, entonces, por qué fundaron un Judaísmo de HABLA GERMÁNICA?

    Vamos, porque el Yiddish es una lengua germánica, tanto que un alemán lo puede entender moderadamente bien (y viceversa).

    Carece de cualquier sentido: ¿qué carambas tuvo que suceder para que un grupo eslavo abandonara su territorio eslavo (Crimea), se estableciera en otro territorio eslavo (Ucrania, Rusia, Polonia) pero desarrollara TODA UNA CULTURA cuyo vehículo de comunicación HASTA EL DÍA DE HOY es un idioma GERMÁNICO?

    Nada. No tuvo que pasar nada. Es, simplemente, imposible. Si los Judíos Ashkenazíes (entiéndase en su contexto antiguo: Judíos Alemanes) hablan en un idioma germánico, es porque vienen de… Germania. Luego entonces, la simple evidencia lingüística DEMUESTRA que aún los Judíos Ashkenazíes de Europa del Este son descendientes de las comunidades que, entre los siglos III y X estuvieron asentadas en lo que hoy es Alemania. Y eso nos obliga a descartar a los Jázaros.

    Siendo lo más objetivos posibles, se tiene que aceptar que la migración judía que originó a las comunidades de Europa del Este vino, en parte, de judíos netamente israelitas que se habían establecido primeramente en Alemania, pero también en parte de judíos netamente jázaros (conversos) que huyeron de Crimea cuando se colapso Jazaria. El punto es saber cuál grupo fue el mayoritario y, en consecuencia, asimiló al otro.

    El lenguaje resuelve la pregunta: si el grupo resultante de esa fusión siguió hablando durante el siguiente milenio en algo parecido al alemán, es porque el grupo mayoritario fue, desde un principio, el de origen alemán, no el de origen eslavo. De hecho, los eslavismos en el Yiddish son mínimos, y de todos modos se pueden explicar por el simple hecho de que la cultura Yiddish no floreció en Alemania, sino en países eslavos. Pero el hecho de que el Judaísmo Ashkenazí de Europa del Este no floreciera expresándose en un idioma eslavo, demuestra que no fue generado por eslavos huyendo de un país eslavo y estableciéndose en otros países eslavos. Se necesita ser un absoluto ignorante para creer semejante absurdo.

    Hay más respecto al tema lingüístico: los judíos somos LOS ÚNICOS en toda la historia que hemos hablado y escrito en hebreo. Aunque este idioma se dejó de usar coloquialmente desde el siglo VI AEC y quedó limitado, básicamente, al uso litúrgico-sinagogal y como idioma obligado para la elaboración de textos religiosos, es obvio que la intrusión de un grupo predominantemente eslavo habría generado una digresión en la evolución lingüística, que sería fácilmente detectable por los especialistas.

    Es a lo que me refería previamente al decir que no se puede sustituir a un grupo de la noche a la mañana, ni de un siglo a otro: algo tan estrambótico dejaría múltiples huellas, y el terreno en donde estas serían más evidentes sería en el lingüístico.

    Y aquí el ejemplo es fácil de poner: ya sabemos que el hebreo ashkenazí se pronuncia de un modo “extraño” (usted debe conocer las cinco vocales: A, E, I, OY y U). ¿Por qué? Porque está influenciado por un idioma GERMÁNICO: el Yiddish. Si hubiese existido una intromisión eslava, la influencia debería ser eslava. Tan simple como eso.

    En cambio, el uso del idioma hebreo entre los Ashkenazíes -yekes, polacos, litviks, galitzianos, lo que quieran-, y sobre todo el uso de los idiomas alternos (alemán, polaco, ruso, pero sobre todo Yiddish) evidencia una evolución lingüística normal si tomamos en cuenta las múltiples migraciones que estas comunidades sufrieron. En ningún momento aparece la huella de una sustitución masiva de la población.

    ¿A qué tipo de “huella” me refiero? Pongo otro ejemplo: hay un proceso de dos siglos -nótese lo extenso- en el que todas las culturas del Mediterráneo fueron invadidas por una identidad cultural y, por lo tanto, lingüística, proveniente del extranjero: Roma. Los romanos hablaban latín, y en su calidad de gobernantes, impusieron el latín en sus colonias. ¿Qué fue lo que sucedió en sus conquistas occidentales? Que el latín se fusionó con las hablas locales, y así surgieron las Lenguas Romances. Ese es un claro ejemplo de cómo un proceso de conquistas que abarca los siglos I AEC y I EC repercuten, afectan y transforman la evolución lingüística que, hasta antes de eso, se vivía en los lugares conquistados.

    O veamos lo que sucede con el español entre los hispanos en los Estados Unidos: cuando un hispano se tiene que asimilar a un entorno angloparlante, irremediablemente se acostumbra a hablar en inglés, y lo más seguro es que sus hijos y nietos ni siquiera aprendan a hablar español. En cambio, si encontramos a un hispano en algún barrio de Los Ángeles, pero hablando en “spanglish”, se hace evidente que se desenvuelve en un medio donde los angloparlantes son minoría, y por eso allí se ha desarrollado una variante del español que ya no puede ser identificada como español.

    Entonces, si los judíos establecidos en Alemania hablaban Yiddish, y se llevaron el Yiddish a Europa del Este, al ser supuestamente asimilados por una abrumadora multitud de Jázaros, el Yiddish debía haberse transformado. En realidad, desaparecido.

    Pero no. Sobrevivió, y con bastante buena salud, al punto de que pudo soportar el embate de la II GM. Eso sólo puede ser entendido de una manera: el grupo de judíos alemanes fue mayor, abrumadoramente mayor, al de judíos jázaros. Por eso, los posibles judíos jázaros se asimilaron a la cultura Yiddish.

    CONCLUSIONES

    El mito de un Judaísmo Jázaro es un típico mito surgido en las postrimerías del siglo XIX, y consolidado con el auge de las “teorías” del siglo XX. Carece de cualquier sustento en la realidad.

    Así pues, espero que cualquiera que quiera refutar mi texto, lo haga con argumentos precisos. Y los pido en el tema capital de la controversia: el lingüístico.

    Que me expliquen cómo carambas un grupo de eslavos que huían de una catástrofe hacia otros países eslavos, acabaron por desarrollar una de las más bellas lenguas germánicas que hayan existido.

    • Braunau am Inn permalink
      noviembre 9, 2017 3:28 pm

      Magnífica lección de historia además de irrefutable.

  6. febrero 9, 2019 11:16 pm

    Restaurador!!

    Queda claro que eres azkenazi….

    Lo que también me queda claro y que creo muy importante a resaltar es que…el argumento sionista de “PUEBLO ELEGIDO” con esa ansia propiamente imperialista colonial europea-supremacista “blanca” y desplazar a quien fuese necesario saltándose a la torera sus propias aseveraciones del 1er congreso sionista 1897, de no perjudicar con ello a las poblaciones “originales” en la región (claramente para engañar a cualquier interlocutor que se presentara), y que mira tú por dónde resultó ser justo en el lugar que geopolítica y económicamente vino a ser de mayor interés para la expansión del dominio mundial financiero (NWO), entre tantas opciones como hubo y sin olvidar su parentesco secular con los jesuitas, además de tu esfuerzo en la redacción de semejante tostón, más al claro mestizaje de la raza semita, queda DEMOSTRADO que el Israel actual es una FALACIA MONUMENTAL y un episodio que se estudiará como al nazismo alemán y otras barbaridades de la INHUMANIDAD CAINITA que padece de las mismas enfermedades que enumeras tan detalladamente (como si fueran exclusivas judías) eh? eh? que se te ve el plumero…y va a ser que están en realidad homogéneamente repartidas por todo el maldito globo.

    Y eso que yo tengo ascendencia sefardí pero desde luego no quiero ser de ningún pueblo elegido por dios, que ya conocemos a dónde llevan esos pensamientos de observación exclusivamente umbilical.

    Como PD también tengo que decir que siglos atrás los judíos escondían su origen porque se les perseguía por razones religiosas y HOY, a la vista de tu extensa defensa con un nick de m***da también se esconden pero por sionistas, que ya son otras razones y buenas al efecto diría yo.

    Haya Salud que dinero ya os lo repartís entre vosotros….ahí te dejo esto a continuación para que desdigas a tus propios “congéneres” disidentes sionistas.

    http://esmateria.com/2013/01/17/los-judios-vienen-del-caucaso-y-no-del-antiguo-israel/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: