Saltar al contenido

Continúa Müller apedreando el tejado de Bergoglio: “Lutero hizo una revolución, no una reforma”

octubre 24, 2017
95 tesis martin lutero

Lutero, enemigo del Dogma, de los Sacramentos y del Papado hasta la muerte.

Foro Católico: el neo cardenal Gerhard Müller no ceja su fobia contra el “magisterio” del antipapa Bergoglio. Ahora le echa en cara que Lutero y su Revolución (no Reforma) no es para andarla festejando. En pocas palabras le dice protestante. Algo que todo católico con preparación básica lo debe entender. Otra cosa relevante es la descarada postura de Müller, quien siempre apoyó los dislates de Bergugly, y ahora anda engorilado nada más porque le quitaron el Santo Oficio. 

(ReL/Traducción de Carmelo López-Arias)

Durante este 2017 se están multiplicando los actos de conmemoración por los 500 años de la Reforma protestante que provocó Martín Lutero. Algunos de estos actos se están produciendo también en el seno de la Iglesia Católica. Esta semana, en la Universidad Lateranense, el secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana, monseñor Nunzio Galantino, llegó a decir que “la reforma iniciada por Martín Lutero hace 500 años fue un acontecimiento del Espíritu Santo”. 

Ante situaciones como esta, el cardenal (neo) Gerhard Müller, ha querido aclarar en un contundente artículo publicado en La Nuova Bussola Quotidiana estas declaraciones y mostrar cuál es la verdadera herencia dejada por Lutero y porque la Reforma tuvo “un efecto contrario a la voluntad de Dios”:

La de Lutero no fue reforma, sino una revolución

Hay una gran confusión hoy al hablar de Lutero, y hay que decir claramente que desde el punto de vista de la teología dogmática, desde el punto de vista de la doctrina de la Iglesia, no fue una reforma, sino una revolución, esto es, un cambio total de los fundamentos de la fe católica. No es realista sostener que su intención era solo luchar contra algunos abusos con las indulgencias o contra los pecados de la Iglesia del Renacimiento. Abusos y malas acciones han existido siempre en la Iglesia, no solo en el Renacimiento, sino también hoy. Somos una Iglesia santa a causa de la gracia de Dios y de los sacramentos, pero todos los hombres de la Iglesia son pecadores, todos tienen necesidad de perdón, de contrición, de penitencia.

Esta distinción es muy importante. Y en el libro escrito por Lutero en 1520, De captitivate Babylonica ecclesiaeaparece absolutamente claro que Lutero dejó atrás todos los principios de la fe católica, de la Sagrada Escritura, de la Tradición apostólica, del magisterio del Papa y de los Concilios, del episcopado. En este sentido, trastocó el concepto de desarrollo homogéneo de la doctrina cristiana, tal como se explicaba en el Medioevo, llegando a negar el sacramento como signo eficaz de la gracia contenida en él; sustituyó esta eficacia objetiva de los sacramentos por una fe subjetiva. Lutero abolió cinco sacramentos, y negó también la Eucaristía: el carácter sacrificial del sacramento de la Eucaristía, y la conversión real de la sustancia del pan y del vino en la sustancia del cuerpo y de la sangre de Jesucristo. Y aún más: definió el sacramento del orden episcopal, el sacramento del orden, como una invención del Papa (definido como el Anticristo) y no como parte de la Iglesia de Jesucristo. Nosotros decimos, por el contrario, que la jerarquía sacramental, en comunión con el sucesor de Pedro, es un elemento esencial de la Iglesia católica, no solo un principio de una organización humana.

Por esto no podemos aceptar que la reforma de Lutero sea definida como una reforma de la Iglesia en sentido católico. Una reforma católica es una renovación de la fe vivida en la gracia, en la renovación de las costumbres, de la ética, una renovación espiritual y moral de los cristianos; no una nueva fundación, una nueva Iglesia.

Por tanto es inaceptable afirmar que la reforma de Lutero “fue un acontecimiento del Espíritu Santo”. Al contrario, fue contra el Espíritu Santo. Porque el Espíritu Santo ayuda a la Iglesia a conservar su continuidad por medio del magisterio de la Iglesia, sobre todo en el servicio del ministerio petrino: Jesús fundó Su Iglesia solo sobre Pedro (Mt 16, 18), que es “la Iglesia del Dios vivo, columna y sostenimiento de la verdad” (1 Tim 3, 15). El Espíritu Santo no se contradice a sí mismo.

Se oyen muchas voces que hablan con demasiado entusiasmo de Lutero, sin conocer exactamente su teología, sus polémicas y los efectos desastrosos de este movimiento, que supuso la destrucción de la unidad de millones de cristianos con la Iglesia católica. Podemos valorar positivamente su buena voluntad, su lúcida explicación de los misterios de la fe común, pero no sus afirmaciones contra la fe católica, sobre todo en lo que respecta a los sacramentos y a la estructura jerárquico-apostólica de la Iglesia.

Ni siquiera es correcto afirmar que Lutero tenía inicialmente buenas intenciones, entendiendo con ello que fue la posterior actitud rígida de la Iglesia la que le empujó por el camino equivocado. No es verdad: Lutero tenía, sí, la intención de luchar contra el comercio de indulgencias, pero su objetivo no era la indulgencia como tal sino en cuanto elemento del sacramento de la penitencia.

Tampoco es cierto que la Iglesia haya rechazado el diálogo: Lutero primero tuvo primero una disputa con Johann Eck, luego el Papa envió como legado al cardenal Gaetano para dialogar con él. Se puede discutir sobre las formas, pero cuando se trata de la esencia de la doctrina, es preciso señalar que la autoridad de la Iglesia no cometió errores. De lo contrario, habría que sostener que la Iglesia ha enseñado durante mil años errores de fe, cuando sabemos –y este es un elemento esencial de la doctrina- que la Iglesia no puede equivocarse en la transmisión de la salvación en los sacramentos.

No se debe confundir los errores personales y los pecados de las personas de la Iglesia con errores en doctrina y los sacramentos. Quien lo hace cree que la Iglesia es sólo una organización hecha por hombres y niega el principio de que Jesús mismo fundó su Iglesia y la protege en la transmisión de la fe y de la gracia en los sacramentos a través del Espíritu Santo. Su Iglesia no es sólo una organización humana: es el cuerpo de Cristo, donde existe la infalibilidad del Concilio y del Papa en una modalidad precisamente descrita. Todos los concilios hablan de la infalibilidad del Magisterio, en la proposición de la fe católica. En la confusión actual, muchos han llegado para revertir la realidad: creen que el Papa es infalible cuando habla en privado, pero luego, cuando los papas a lo largo de la historia han propuesto la fe católica, dicen que es falible.

Ciertamente, han pasado 500 años, no es el momento de la controversia sino de la búsqueda de la reconciliación: pero no a costa de la verdad. No se debe confundir. Si por una parte debemos saber entender la eficacia del Espíritu Santo en aquellos otros cristianos no católicos de buena voluntad, que no han cometido personalmente este pecado de separación de la Iglesia, por otra no podemos cambiar la historia, lo que sucedió hace ya 500 años. Una cosa es tener el deseo de tener buenas relaciones con los cristianos católicos de hoy, con el fin de acercarse a una plena comunión con la jerarquía católica y con la aceptación de la tradición apostólica, según la doctrina católica; otra cosa es la incomprensión o la falsificación de lo que sucedió hace 500 años y del efecto desastroso que tuvo. Un efecto contrario a la voluntad de Dios: “…”Para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado (Juan, 17,21)”.

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Rafael permalink
    octubre 24, 2017 3:11 pm

    LA SINAGOGA EN TODO SU ESPLENDOR, TODOS CONTRA TODOS, PERO SOLO COMO ESTRATEGIA.

  2. Miguel de San Miguel permalink
    octubre 24, 2017 6:36 pm

    He leído y observado desde hace años a este Bergoglio y me temo que no es meramente un “idiota” sino un enemigo encarnizado de Cristo y un cínico satanista. Algunos de sus gestos son tan elocuentes y desvergonzados que mueven a la ira.

    • aperies permalink
      noviembre 24, 2017 6:41 am

      ¿cuando aparecerá un Matatías que eche al falsario de Roma a patadas, como mínimo?
      Primer Libro de Macabeos 2,15-29.

  3. Inés. permalink
    octubre 25, 2017 12:40 am

    RAFAEL :

    POR COMPLETO DE ACUERDO CON VD.

    MÜLLER NO HACE MÁS QUE REPRESENTAR EL PAPEL QUE LE HAN ENCOMENDADO EN ESTA FARSA.

    ¿QUÉ QUIERE DECIR CON ESA FRASE DE QUE “UNA COSA ES EL DESEO DE TENER BUENAS RELACIONES CON LOS CRISTIANOS CATÓLICOS DE HOY, CON EL FIN DE ACERCARSE A UNA PLENA COMUNIÓN CON LA JERARQUÍA CATÓLICA, Y OTRA LA FALSIFICACIÓN DE LO SUCEDIDO HACE 500 AÑOS?

    ¿DESDE CUANDO LA IGLESIA HA TENIDO LA NECESIDAD DE ESTAR EN COMUNIÓN PLENA CON LOS MIEMBROS QUE ESTÁN EN SU SENO, CON LOS QUE NO SE HAN SEPARADO VOLUNTARIAMENTE DE ELLA A LO LARGO DE LOS SIGLOS, CON LOS QUE NO SE HAN DESVIADO UN ÁPICE NI A LA DERECHA NI A LA IZQUIERDA, CON LOS QUE FORMAN EL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO?

    ¿NO SON ACASO LAS RAMAS DESGAJADAS DE SU TRONCO LAS QUE TIENEN LA NECESIDAD DE RECONCILIARSE CON ELLA? , LOS LUTEROS, LOS CALVINOS, LOS ARRIOS, LOS NESTORIOS, LOS PELAGIO, ETC. ETC. ……

    ¿Y SON LOS USURPADORES, QUE ESTÁN A CIEN MIL LEGUAS DE LA COMUNIÓN CON LA IGLESIA CATÓLICA, LOS QUE VAN A RECONCILIAR A CUANTOS VOLUNTARIAMENTE SE APARTARON DE ELLA ?

    PARA ESO TENDRÍAN QUE EMPEZAR POR SÍ MISMOS, Y NADA HAY QUE NOS MUEVA A `PENSAR QUE TAL COSA VAYA A SUCEDER……. HAN IDO YA DEMASIADO LEJOS.

  4. Guillermo Hispánico permalink
    octubre 25, 2017 7:21 am

    Y las iglesias y sectas que a partir de ella nacieron no fueron reformadas, sino deformadas.

  5. octubre 25, 2017 4:56 pm

    También “in illo tempore” estaba el patio revuelto. Había entre toda esa gente un grupo de personas que seguían a un tal Juan, que luego se llamó “el Bautista”. Gente de poco nivel social. Luego apareció otro pobretón, un tal Jesús, y la historia continúa… ahora el patio está más confundido que nunca.

  6. Inés. permalink
    octubre 26, 2017 12:53 am

    ERRADOS, CON H , Y SIN ELLA, ESTÁN CUANTOS SE HAN AUTOEXCLUÍDO DEL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO.

    “SALIERON DE ENTRE NOSOTROS, PERO NO ERAN DE LOS NUESTROS”, (1 Jn. 2, 19)

    !QUÉ VERDAD ES ESA DE QUE NO HAY PEOR CUÑA QUE LA DE LA PROPIA MADERA!

  7. Braunau am Inn permalink
    octubre 28, 2017 5:13 pm

    Hola Redacción. Pego aquí este artículo que me parece muy interesante pero no sé inglés lo suficientemente bien como para comprenderlo. Si fueran tan amables…

    Communion in the hand—a sure sign of heresy

    There has been a lot written about Communion in the hand over the years, and I think all good Catholics would be aware of its shocking disrespectfulness and also that it is not at all traditional. However there is another aspect of it which nobody seems to have treated, and that is that as a practice it is evidence of heresy.

    Let’s firstly ensure that it is understood that actions demonstrate heresy as clearly as words. The following are well-known pre-Vatican II canonists quoted by da Silveira in his brilliant “Essay on Heresy.”
    “External heresy is that which is manifested by exterior signs (words, signs, actions, omissions of actions).” (Merkelbach, pg. 570)
    “External heresy is an error against the faith, revealed by a word or by some other exterior indication.” (Prummer, pg. 365)

    “To incur such an excommunication ‘latae sententiae, specially reserved to the Sovereign Pontiff,’ it is necessary that the heresy, after having been interiorly conceived should be exteriorly manifested by a word, a writing or an action.” (Tanquerey, Syn. Theol., Mor. et Past., pg. 475)
    “External heresy adds to the internal heresy a sufficient exterior manifestation, expressed by such words, signs or actions as would be conclusive.” (Wernz-Vidal, pg. 444)
    The next point which should be understood is that Canon Law states that treating the Sacred Species with disrespect is an action which makes one suspect of heresy (CIC 2320).
    Finally, one only has to spend a few minutes in a Novus Ordo chapel during “Communion” to witness the most abominable disrespect imaginable, on a widespread basis. These actions speak louder than words, but in this particular case we are not constrained to rely on the actions to tell us what is internal. Various surveys taken amongst “Conciliar Catholics” have revealed that as many as 70% deny the Real Presence.

    Now, what does this tell us of the hierarchy which has imposed this outrage, and which tolerates in perfect peace the result (i.e. the widespread heresy)? Simply put, it shows us that they are not Catholics, that they have no authority, and that good Catholics are obliged to avoid them.

    John Lane
    Perth, Western Australia
    January 25, 1998
    Conversion of St. Paul

  8. aperies permalink
    noviembre 24, 2017 6:47 am

    Müller …..¡MÜLLER!… …responda si puede que fue lo que hizo montini con la misa ¿no fue acaso la peor de las revoluciones? ¡¡por favor!!

Trackbacks

  1. Retrocede Müller en señalamientos de herejía contra Bergoglio: “en comunión de divorciados… puede haber atenuantes” | FORO CATÓLICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: