Skip to content

¿Por qué los hebreos dominan Hollywood?

julio 10, 2017

SPIELBERG-800x532

(Transcrito de HispanTV)

Los judíos forman solo el 2 % de la población estadounidense, sin embargo, se consideran la mayoría en Hollywood, escribe el diario suizo NZZ am Sonntag en un informe.

NZZ am Sonntag, en su informe, revela lo que pasa detrás de las cortinas de Hollywood y asegura, con detalle, que este emporio cinematográfico está bajo el dominio de los judíos.

Según el diario suizo, casi todos los estudios cinematográficos en EE.UU. están bajo la batuta de los judíos, e incluso, la mayoría de los miembros del jurado del premio Oscar, los guionistas y los famosos comediantes son judíos. NZZ am Sonntag plantea una pregunta e intenta responderla. “¿Por qué los judíos ponen tanta atención al campo de la producción de películas?”.

Después de la llegada al poder de Hitler en Alemania, los judíos perdieron el control sobre los estudios cinematográficos germanos y austriacos, que hasta aquel entonces estaban dirigidos por ellos; entonces, se vieron obligados a huir a Estados Unidos y a afianzarse en su industria del cine, asegura el diario.

Los inmigrantes judíos, agrega la fuente, conocían concretamente los intereses de los ciudadanos norteamericanos. Por tanto, descubrieron el sueño de EE.UU. que actualmente es el principal polo de Hollywood.

Los judíos se esforzaban para que no se revelara su identidad, razón por la cual cambiaron sus nombres para pasar como estadounidenses. Como ejemplo se puede indicar a Hirsch Moses que cambió su nombre a Harry Warner.

Los judíos desempeñaban el papel de los nazis en las películas antinazistas, resalta un experto de Hollywood, que para corroborar su afirmación dice que, al echar vistazo a las películas de aquel entonces, se puede observar que los judíos jugaban el rol de los nazis. A continuación, NZZ am Sonntag resalta que los críticos del judaísmo y del régimen de Israel carecen de lugar en Hollywood.

Mel Gibson, el famoso director y actor estadounidense ha vivido esta realidad, pues, justo después de criticar a los judíos, fue rechazado por el estudio de los Hermanos de Warner para dirigir una película.

Los resultados de un sondeo de opinión, llevado a cabo en 2008 en EE.UU., revelan que los ciudadanos norteamericanos creen que los judíos dominan Hollywood.

Se dice, incluso, quien aspira ser famoso debe casarse con una mujer judía, pues se considera un privilegio. A modo de colofón, el diario suizo se refiere a la película antiraní Argo (de Ben Affleck), ganadora de la estatuilla dorada, como una prueba de la influencia de los judíos en Hollywood, pues, subraya los judíos son los protagonistas en el jurado del Oscar.

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. luciano tanto permalink
    julio 10, 2017 5:17 pm

    la probada y venenosa pasión cristiana(!) por el odio al judío, malicia inoxidable.

    • julio 11, 2017 1:03 pm

      Luciano.

      Más bien es al revés… la probada y venenosa perfidia y odio de los hebreos cabalistas contra el Mesías y Su Iglesia.

      Unidad en la Verdad

      • luciano tanto permalink
        julio 11, 2017 6:39 pm

        …respuesta descontada. la historia enseña solo a quienes quieren aprender.

  2. Clemente permalink
    julio 10, 2017 5:23 pm

    Galtung: “Los judíos controlan los medios internacionales”
    https://actualidad.rt.com/sociedad/view/42488-Galtung-Los-jud%C3%ADos-controlan-medios-internacionales

    Corporaciones sionistas controlan el 96% de los medios de comunicación del mundo
    http://www.alertadigital.com/2014/07/15/las-corporaciones-sionistas-controlan-el-96-de-los-medios-de-comunicacion-del-mundo/

  3. Rufo permalink
    julio 11, 2017 10:02 am

    El judío como adversario en la batalla por la obscenidad, la pornografía y la moralidad sexual -Parte 1: Comienza la batalla.

    http://es.dailystormer.com/2017/07/11/el-judio-como-adversario-en-la-batalla-por-la-obscenidad-la-pornografia-y-la-moralidad-sexual-parte-1-comienza-la-batalla/

  4. Restaurador permalink
    julio 11, 2017 2:11 pm

    Luciano, no seas como tantos y mejor fíjate:

    EL COSTO POR DECIR LA VERDAD. Esto le pasó al rapero, productor, empresario y actor “Jay-Z” (Shawn Corey Carter):

    MUNDO HEBRAICO 👿 😈

    ACUSAN AL RAPERO JAY-Z DE ANTISEMITISMO POR LA LÍNEA DE UNA CANCIÓN

    http://www.enlacejudio.com/2017/07/10/acusan-jay-z-antisemitismo/

    ¿ACASO ES MENTIRA LO QUE CARTER ESCRIBIÓ EN LA CANCIÓN?

    • Restaurador permalink
      julio 12, 2017 9:36 am

      La canción “The Story of O.J.” (perteneciente al álbum “4:44” del cantante Jay-Z) dice:

      “¿Quieres saber qué es más importante que aventar dinero en un table dance? El Crédito. ¿Te has preguntado por qué los judíos poseen toda la propiedad en America? Así es como lo hicieron.” 😯 💡 😥

      ¿ESTÁ MINTIENDO EL RAPERO JAY-Z?

      • julio 16, 2017 1:05 pm

        @Restaurador.

        Interesante como un genre de música tan primitivo, puede decir tantas verdades….estara en la mira acaso como lo estuvo Tupac Shakur?

      • Restaurador permalink
        julio 18, 2017 8:07 am

        cristosvincit:

        Tal vez sea más fácil de lo que nosotros podamos advertir. ¿Cómo? Puede que Jay-Z -como tantos otros- hayan visto los MILLONES de estadounidenses que viven en “Intermodal container” (contenedores), “caravanas” (casas rodantes de remolque) o “autocaravanas” (autoportantes o motorhome). Y ni hablar de los 40 MILLONES (sí, millones) de indigentes que viven en las calles (casi la población de Argentina).

  5. Inés. permalink
    julio 12, 2017 1:23 am

    !Qué ecuanimidad tan extraordinaria y fuera de lo común la de los judíos miembros del jurado que premia las películas!

    Es talmente aquello de : “Juan palomo, yo me lo guiso y yo me lo como”……., lo merezcan o no.

  6. menganito permalink
    julio 12, 2017 4:37 pm

    Conociendo Hollywood.

    ¿POR QUÉ EL BOSQUE DE ABETOS NO FUE EL BOSQUE SAGRADO?
    La visión reduccionista de las cosas alimenta dos errores respecto Hollywood, la que algunos llaman la Meca del Cine.

    El primero alimenta, con visión escéptica, que todo lo que allí se hace es condenable, permisivo, corruptor y pestífero. No percibe que ha habido muchos films no hollywoodienses que han salido también de sus entrañas, cierto que sin apoyo masivo y como subproducto comercial de una gran industria que podía permitirse tales lujos, eso sí, sin negar formal y explícitamente las ideas dominantes del Establismenth. Esta visión Hollwood es, mejor fue, pues ya no queda más que un cartelito y un supuesto “glamour” de la palabreja, una cloaca de la que sólo salían excrecencias de liberalismo y paganismo hacia el resto del mundo.

    En general no se equivocaban mucho, máxime viendo el rumbo que han tomado las cosas tras la IIGM, en la que cual y desde la que tuvo mucho que ver la ESTANDARIZACIÓN ECUMÉNICA OFICIADA DESDE HOLLYWOOD pese a su variedad superficial.

    Esta visión es injusta con muchos valores rescatables y porque también influía la demanda y recepción de un público de una sociedad norteamericana que aún conservaba el sentido común en el que la Iglesia católica de EEUU (siempre liberal) era poderosa en índoles morales en un pueblo nacido y marcado por el puritanismo protestante aún no tan degradado como en esta época de absolutas “libertades”.
    La profusión de ideas y talentos así como la posibilidad de recepción en ese universo de los EEUU permitía elabarorar ciertas miradas laterales, no uniformadas por la mentalidad que terminó por imponerse en los ’60.

    El segundo es de signo opuesto y también simplista, oponiéndose, dialécticamente al anterior. Postula una visión blanca o rosada de Hollywood según la cual desde los grandes estudios se habría mantenido una visión contraria a los WASP (american way of life) en la que postulan que en Hollywood decidían los judíos asociados a los católicos.

    Así afirman que el cine de EEUU, especialmente en su etapa clásica, era una cuña respecto a la visión política, económica, cultural y sobre todo religiosa de la llamada forma de vida estadounidense.

    Y esta es la paradoja. Hollywood, especialmente en su etapa clásica, no participó del “modo de vida americano”. Algunos sostienen que hay una leyenda negra respecto Hollywood. Este es un argumento ligero fundado en un error religioso contaminado de liberalismo que desconoce totalmente sobre la naturaleza e identidad del auténtico poder.

    Pero ambas posturas son simplistas. Antes de entrar a fondo y, saber por qué el bosque de abetos no fue el bosque sagrado, hagamos un poco de historia.

    HISTORIA DE HOLLYWOOD.
    Un dato interesante es que Hollywood, o la industria del cine, nace antes de que nazca el cine como tal (según lo inventó D.W. Griffith).

    Hollywood como lugar de cine nace a raíz de la feroz pelea entre el poderoso cartel comandado por Edison en el Este (MPPC o Motion Pictures Patents Company) que agrupaba compañías como la Biograph, la Vitagraph, la Essanay y otras estadounidenses y las francesas: Pathé y Mélies, era un grupo monopolista enfrentado a otro grupo de autodenominados “independientes” que eran unos advenedizos empresarios judíos que habían ascendido meteóricamente en actividades ajenas al cine y que querían explotar unos beneficios exhorbitantes en el sector del cine.
    Era una guerra entre los WASP de la MPPC (protestantes EEUU) y hábiles y advenedizos judíos en ascenso, la IMP (Independent Motion Pictures Distributing and Sales. Dirigida por Carl Laemmle cuya compañía usaba como logotipo un sello rojo, con figura diabólica, con su tridente, rabo y cuernos bien reconocibles sobre el que aparecían las siglas IMP y que en 1912 se transformaría en la Universal).

    Y fue esa guerra la que definió la formación de “La Meca del Cine”.

    Para huir de los pleitos constantes por dominar ese jugoso mercado, del aún creciente cinematógrafo, pues todavía no era cine), un adelantado, el productor William Selig se trasladó (1907) a Los Ángeles para filmar exteriores y encontrar un lugar adecuado para establecerse. Otros productores le imitaron llegando al suburbio de Los Ángeles denominado Hollywood (bosque de acebos).

    Algunos asociaron la movida con la anterior y legendaria conquista del Far West, especialmente por las continuas, duras y violentas disputas así como por los extrafalarios personajes que por allí pululaban.

    Considerando el nacimiento del cine (no como técnica, sino como lenguaje en 1908) con el corto de D.W. Griffith es exacto decir que Hollywood nace antes que el cine exista, tal y como lo conocemos hoy. Es decir el cine nace como fábrica e industria antes que como taller o lugar de arte que aún no se había inventado.

    Fueron Griffith y sus descubrimientos los que permitieron descubrir las nuevas posibilidades sobre las que se sutentaría dicha industria pues Griffith no sólo inventó el cine sino también el espectador de cine.

    Griffith era un americano de Kentucky, veterano actor sudista el que desarrolló el lenguaje del cine influyendo en todos los que se acercaron a esta nueva expresión artística. Fue el inventor y/o sistematizador de todos los recursos que formaron el lenguaje del nuevo medio y que desde entonces conocemos como cine.

    El cine americano surge de estos pioneros que construyeron la MAYOR Y MÁS INFLUYENTE INDUSTRIA CULTURAL DEL MUNDO y que albergó los más grandes talentos y que DIFUNDIÓ UN MODO DE VER LA VIDA SUBORDINADO AL SISTEMA EN EL QUE NACÍA Y SE DESARROLLABA.

    EL CINE OBRA E INSTRUMENTO JUDÍO.
    Es sabido que el cine, como industria, es obra de judíos, como ellos mismos reconocen. Los productores que fundaron el sistema fueron:

    · Carl Laemmle (1867-1939) judío alemán, peón agrícola, mancebo de farmacia, propietario de una franquicia en Chicago. Fundará la Universal (tras una precursora (1909) denominada Yankee Film Company).
    · Wilhelm Fuchs (1879-1952), (a) William Fox, judío húngaro, tintorero, fundador de la FOX.
    · hermanos Warner (Harry; Jack; Albert y Sam), judíos polacos propietarios de negocio de bicicletas fundaron la Warner Bros.
    · Marcus Loew (1870-1927), hijo de judíos alemanes, sastre y corredor de pieles se unirá con el judío polaco Schmel Gelbfisz (a) Samuel Goldfish (1884-1974) ex empleado de una casa de guantes creando la Metro-Goldwyn-Mayer (logo con león).
    · Harry Cohn, judío de Nueva York, presidente de la Columbia Pictures.

    A finales de los ’50 ya sólo había dos productoras en manos no judías: la 20th Century Fox (del griego Spyrous Skouras) y RKO de Howard Huges.

    Surgirán luego otras productoras judías como la Selznick International Pictures del judío David Selznick.

    ¿CÓMO Y DE QUÉ MANERA ARTICULARON SU PODER? ¿QUÉ CLASE DE VISIÓN DEL MUNDO TENÍAN Y QUERÍAN OFRECER?
    Recordemos primero cuál era el país que acogió a todos estos inmigrantes en el que prosperaron y se ¿integraron? Sin dificultad y gustosamente.

    EEUU es un país de naturaleza contradictoria. Nacido revolucionario sus Padres Fundadores fueron hombres con buen sentido y virtudes naturales pero con malos principios. Eran protestantes, puritanos y masones que quisieron construir un país en base a la HEREJÍA, es decir, ir contra todo lo que es estable, es de suyo una contradicción.

    El mismo Washington era un gentleman con propiedades en las que MANTENÍA ESCLAVOS, masón y revolucionario. Por un lado honesto, por otro rebelde, siempre en tensión que transmitiría al país que forjó fruto de colocar la LIBERTAD antes que LA VERDAD y por eso la Verdad quedaría oscurecida ¿o acaso el cine nos muestra, más allá de la unción que da cuando trata la Declaración de Independencia que 53 de los 65 firmantes de la misma eran masones? ¿o que la tan retratada Guerra Civil no fue más que una disputa entre Logias?

    Según Chesterton EEUU es una República en que el Presidente debería denominarse Rey pues para el genial pensador EEUU es la última monarquía medieval. Pero este “rey” obedecía y OBEDECE a poderes ocultos que lo transfroman en UN LACAYO de los que realmente toman las decisiones en tan enorme potencia.
    EEUU es un país en que un hombre del Sur: Lincoln, puede comandar el Norte durante la Guerra Civil. Es en este país donde el LIBERALISMO está firmemente aposentado.

    Ocultando, aparentemente, esas contradicciones es donde la oleada de inmigrantes “europeos” hizo pie. La idea suprema de la libertad, la confianza en el sistema democrático, la certidumbre de estar en la “tierra de las oportunidades”, la pujanza económica y el naturalismo están firmemente asentados en el ideario del norteamericano medio.

    Pero también es donde el PODER ECONÓMICO ESTÁ EN MANOS DE BANQUEROS Y FINANCIEROS INTERNACIONALES DOMINANDO PLENAMENTE la Unión (tras la fraudulenta creación de la Federal Reserve* en 1913).

    Nota: http://www.burbuja.info/inmobiliaria…rve-board.html

    La MASONERÍA, el PODER JUDÍO, las innumerables SECTAS PROTESTANTES, y algo los católicos se reparten, en diferente proporción, su influencia en una sociedad dinámica y en crecimiento, especialmente tras la IGM. El problema es que el catolicismo estadounidense se cormprometió, con el mundo, en lo que se denominó americanismo, trasladando, sin más trámite a la vida diaria de los católicos el “espíritu americano” secular, que deriva directamente del puritanismo y del ILUMINISMO BRITÁNICO (R.P. Juan Carlos Iscara en “La Americanizacion de la Iglesia Católica”, revistas “Iesus Christus” nº 114, novi/dic 2007: “piénsese, por ejemplo, en los católicos norteamericanos … la fe es … antigua, metafísica, poética, elaborada, ascética, autocrítica e intolerante. Confronta al hombre, naturalmente jactancioso -tal es el estadounidense- con miles de negaciones y amenazas. En la cosmovisión norteamericana todo está en las antípodas de tal sistema. Sin embargo, el católico norteamericano vive completamente en paz. La impronta que deja en todo, incluso en la religión, es graciosamente americana”.

    Era el modernismo religioso con todos sus derechos y prerrogativas en una sociedad “tolerante”. Los judíos, por su parte, ya insertos desde la primera oleada inmigratoria se adaptaron como en ningún otro lugar (mejor incluso que en Argentina) tal vez, como opina Isaac Shamir, porque encontraron en el liberalismo imperante una especie de judaísmo secularizado (“la tiranía del liberalismo”, Working toward Peace through Education & Information ).

    Así, con el cine puede surgir la posibilidad de un lenguaje contradictor de los postulados de un mundo desacralizado y antitradicional (por la posibilidad de instaurar un lenguaje simbólico que permita saltar a lo trascendente, si bien con símbolos falsos o vaciados de su poder unificador en el concepto total de la película) que se extendía a la par que el poder creciente de los mass media, el dominio financiero y finalmente, con las guerras, se demostró que ese nuevo lenguaje podía refinarse y FALSIFICARSE PARA CONTINUAR, SUTILMENTE, LA GUERRA CON OTROS MEDIOS.

    Sembrado el terreno mediante “lo cultural” la SUPREMACÍA MUNDIAL sería más fácil, pero las contradicciones propias de la sociedad norteamericana se reflejarían también dentro de Hollywood.

    Según una reflexión del genial Chesterton: “Es habitual condenar al estadounidense, como materialista, por su culto al éxito. Pero, efectivamente, ese mismo culto, como cualquier culto, aún el culto al diablo, prueba que, más que un materialista, es un místico” (Mi Visión de EEUU, Edit. Losada, 2010).

    Entendemos así cómo y por qué el cine sólo pudo surgir en EEUU y no en otro lugar, referido al legado de Griffith y a ese sentido del culto ceremonioso y simbólico en la forma de vincularse a la realidad, un tipo de misticismo que fuera de la segura guía de la Iglesia Católica se terminó desviando, no hacia el materialismo sino hacia un nuevo neopaganismo que logró, en nuestros tiempos, abrazar lo ABERRANTE E INCOMUNICABLE, previa degradación del sentido SIMBÓLICO-RITUAL de la vida.

    Mientras Europa estaba estancada en la inmovilidad, propia de quienes se someten a la máquina, en EEUU la máquina fue sometida por el hombre que la tomó como objeto para elevar su dinámico misticismo. El europeo se postró ante la máquina porque ya no se postraba ante Dios. El norteamericano no se postraba ante la máquina porque su místico culto del éxito le exigía movilizarse.

    Cierto que una reverencia residual de puritanismo y del catolicismo liberal tomó para sí esa reutilización de la máquina y mirar al mundo como si este fuera joven.
    Así es cómo el cine norteamericano pudo reintroducir la figura del héroe y la épica sin los que el cine no hubiera sido lo que fue, pero ¿Qué clase de héroe o arquetipo modeló Hollyvood? Ese es otro tema.

    Lo cierto es que el materialista europeo agotaba su mirada en el rectángulo fijo de la pantalla de Lumiére y Mélies. El místico americano, en cambio, no podía quedarse quiero y expandía su mirada hacia un vasto horizonte.

    Evidentemente no todo misticismo es bueno, el culto del comercio acechando tras la poesía crearía una contradicción que derivará en la insatisfacción de ver nobles cualidades por adaptarlas a un forceps de felicidad final que asegure el éxito. Es esa doble vertiente del misticismo vinculada con la vida mediante la fantasía y la realidad lo que hará la FÁBRICA DE SUEÑOS que producirá films y obtendrá ríos de dinero.

    Hay films que vinculan con su lenguaje, tributario de la tradición simbólica occidental, con la realidad metafísica, mientras el culto del puro éxito lleva a evadir de la realidad a quienes a quienes desde los grandes estudios corren tras el éxito y el poder mensurable en taquillas y recaudación.

    La fuerza que le daba el misticismo al cine y la industria llevaba consigo, como el alma de EEUU, una tensión que no era paradoja, sino falta de cohesión que se resolvería y hoy se ha resuelto como veremos.

    Que el cine EEUU no fuera materialista no quiere decir que no fuera liberal (pues el primer principio liberal es el de: “la absoluta soberanía del individuo con entera independencia de Dios y de su autoridad”).

    La inmensa mayoría de obras de Hollywood, aparte de ocasionales invocaciones a Dios, puede asumirse en palabras de Pío XII: “con frecuencia a Dios no se le niega, ni se le injuria ni se le blasfema, sólo que Él está ausente. La propaganda de una vida terrestre sin Dios es abierta, continua. Con razón se ha observado que generalmente, aún en los films considerados moralmente irreprensibles, los hombres viven y mueren como si Dios no existiera, ni la Redención, ni la Iglesia. No queremos ponernos a discutir las intenciones, pero no es menos verdadero que las consecuencias de estas representaciones cinematográficas son ya extensas y profundas”

    Más aún y más allá de esta imposibilidad, en muchísimos casos no es dable advertir al director donde, más allá de sus personajes, él sí puede crear una estructura secreta que nos conduzca a comprender un Orden en el que el hombre no puede sustraerse a Dios.

    Esta contradicción que ha marcado desde su inicio el cine de EEUU y el uso del cine por el poder puede verse en el mismo Griffith. Hijo de un general sudista derrotado en la guerra de Secesión demostró adscribirse a la causa sudista con su monumental obra maestra: “El Nacimiento de una Nación” (1914) pero esta inocultable propuesta no le impidió colaborar activamente con el victorioso liberalismo masónico como se ve en las ingenuas y propagandísticas “Corazones del Mundo” (filmada por expreso deseo de Lloyd George premier británico durante la IGM), “Americam”, “Abraham Lincoln” o “Huérfanos de la Tempestad” (de 1921 y que termina con el himno de la revolución “francesa” al igual que “Casablanca” de innegable influencias masónicas una y otra).
    Claro que podía darse el gusto de glorificar el Sur, de modo romántico, superficial y encantador pero no podía poner en cuestión el carácter PREDESTINADO de América ni indagar en la verdad histórica, entre otras cosas sobre la auténtica causa del magnicidio de Lincoln.

    Posiblemente fue su obra “El Nacimiento de Una Nación” cuando el PODER (político-económico) comprendió el poder persuasivo del cine (como lo comprendieron los comunistas rusos financiados por los banqueros judíos norteamericanos: el judío Leon Bronstein (a) Trotsky con pasaporte falso y una gran suma de dinero, unos 20 millones $ en oro, abandonó Nueva York a bordo del buque SS Kristianiafior (27 marzo 1917 con 275 judíos, agitadores y revolucionarios profesionales correligionarios suyos.

    Aunque los canadienses los detuvieron en Halifax porque pensaban que Trotsky intentaba encender una revolución en Rusia lo que permitiría desviar gran número de soldados alemanes a Francia (frente Occidental) originando muchas bajas canadienses allí destinados. Pero tras cinco días de detención recuperaron la libertad y bienes por la mediación del judío Sir William Wiseman, socio financiero de la banca judía Kuhn&Loeb con lo que pudieron seguir viaje hacia San Petesburgo y reunirse con Lenin (Moscú, abril 1917).

    Por cierto ¿qué hacía Trotsky en 1916 en la costa Oeste participando de extra en películas?
    Luego el banquero judío Jacob Schiff envió un telegrama de adhesión a un mitin bolchevique realizado en el Carnegie Hall, y en el que el orador judío Kennan proclamó la financiación de Schiff para la propaganda revolucionaria (New York Times, 10 abril 1917).

    La financiación de la Revolución “rusa” es el hecho histórico más nítido e irrefutable de los últimos 50 años según: Jorge Aníbal Rivero y Pedro Eduardo Rivero o para Jacques Delacroix en su obra ¿Quién Financió a Lenin? ( y por cierto Lenin, en 1922, dijo: “de todas las artes el cine, es para nosotros, la más importante”).

    Otra parte que nunca se comenta es que desde que el PODER comprendió el arma que podía ser el cine, el gran crecimiento de los estudios se debió a la financiación de los bancos judíos. El primero en tal financiación fue el Bank of “America” (de Rockefeller), le seguirían los Morgan. La Warner estaba escudada por la banca judía Goldman Sachs&Co., pero no simplificaremos diciendo que era condición decisiva para filmar una película.
    La orientación general de un estudio ante un gran hecho: guerra, educativo, histórico, ifluyente como la religión, etc. es obvio que NO ES INDEPENDIENTE DE ESOS PODERES y FINANCIADORES (el que paga manda).

    Tampoco perdamos de vista que la confrontación Norte-Sur fue una disputa interna entre protestantes y logias masónicas. Evidentemente hubo un ideal de vida y una tradición en el Sur de EEUU opuestos al modernismo liberal del Norte. Como escribió Richard Weaver: “En EEUU, la nueva y vieja Europa entraron en conflicto en 1861. El Sur había acariciado el ideal (caballeresco) y había insuflado renovadas fuerzas, en parte debido a su organización social, pero sobre todo, por su educación basada en la retórica y las leyes. La tradición pedagógica del Sur se correspondían con la sabiduría y elocuencia de Cicerón”.

    Esto nos permite comprender porqué las más influyentes y creativas figuras políticas del país, de Jefferson a Lincoln, eran originarios de ese ámbito.

    La guerra civil supuso la derrota del humanismo ciceroniano y, desde esa fecha, la adopción por el Sur del comercio y la tecnología en su vida económica y la dialéctica de Nueva Inglaterra y Alemania en sus afanes pedagógicos. El caballero pasó a ser un personaje improductivo y excéntrico arropado por una sentimentalidad que ya no podía comprender” (Richard Weaver en “Las Ideas Tienen Consecuencias” pg. 73, Ciudadela, Madrid 2008).

    Durante la guerra los Estados del Sur, tal vez ya por esa “sentimentalidad difusa” carente de la perspectiva universal que sólo da el catolicismo, habían sido adoptados por la Masonería que servía y sirve a los a los agentes de la Banca Internacional.

    Las diferencias Norte/Sur fueron azuzadas por los agentes de los Rothschild a los que la división de EEUU les venía muy bien para someterlos luego más fácilmente a ambos. Cuando se dio la Secesión Judah P. Benjamín, el principal agente Rothschild, se convirtió en Secretario de Guerra y de Estado de la Confederación del Sur.

    Los Rothschild mediante sus banqueros dependientes: Er Languer en el Sur y Belmont (Schonberg) en el Norte financiaban a ambas partes.

    En las declaraciones de Bismarck ante Conrad Siem (1876) el canciller masón alemán explicaba: “que los Rothschild, amos de Europa, temían que EEUU, no dependiera de ellos si seguían existiendo como una sola nación. Y previeron un enorme botín si conseguían reemplazar la vigorosa república -segura de sí y capaz de autoabastecese- por dos débiles democracias endeudadas con ellos.

    Por eso enviaron agitadores que removieran el tema de la esclavitud y cavaran un abismo entre ambas partes de la república” (¿Por qué los Banqueros Aman la Izquierda? De Henry Makow, enero 2004).

    Además Abraham Lincoln, el glorificado innumerables veces en el cine por motivos como evitar la esclavitud o folklóricamente, pero NUNCA por la verdadera razón: EVITAR LA ESCLAVITUD DE SU PAÍS BAJO LA BANCA Y FINANZA INTERNACIONAL.
    Fue el presidente Lincoln el que INAUGURÓ UNA POLÍTICA MONETARIA QUE INDEPENDIZÓ A EEUU DE LOS FINANCIEROS INTERNACIONALES. Por eso y bajo el impulso del judío Disraeli Gran Bretaña, y Francia, estuvieron a punto de intervenir en apoyo del Sur. A los ingleses se les prometía retomar la parte septentrional de EEUU y a Francia (empeñada en la aventura mexicana) la Lousiana y Texas.

    Curiosamente los EEUU serían salvados por la intervención del Zar, Alejandro II, que notificó a Francia e Inglaterra de que consideraría cualquier intervención de ayuyda al Sur como una declaración de guerra a Rusia y dejó claras sus intenciones enviando dos escuadras navales, una a Nueva York y la otra a San Francisco que puso a las órdenes de Linconln.

    Algo que el cine siempre ha ocultado convenientemente mediante mascaradas patrióticas edulcaradas recalcando la verdad a medias de que fue asesinado por un actor John Wilkes Booth, algo que es cierto, pero no dicen que era masón (de la misma logia que el presidente de la Confederación: Jefferson Davies “Caballeros del Círculo Dorado” ni que Booth era íntimo amigo del judío Simon Wolf que más tarde fundaría la hoy tan poderosa ADL (Liga Antidifamatoria Americana) y también perteneciente a una masonería muy especial la B’nai B’rith que sólo admite en sus filas a judíos y menos aún EL AUTÉNTICO MOTIVO DEL MAGNICIDIO “haber salvado (temporalmente) a la Unión de la división y la ESCLAVITUD de los FINANCIEROS INTERNACIONALES.
    Así, en 1865, LOS EEUU PIERDEN SU SOBERANÍA MONETARIA Y POLÍTICA entrando en la Historia como un INSTRUMENTO DEL GOBIERNO MUNDIAL.

    Por cierto, otro masón enormemente influyente fue Albert Pike que hasta su muerte (1891) encabezó el Rito Escocés en EEUU. Fue general confederado y partició en Memphis de la fundación del KKK (Ku Klux Klan) organización terrorista y racista (exaltada en el film Nacimiento de una Nación).

    Pike ya había declarado la guerra a la Iglesia Católica y a Cristo en su libro: La Moral y el Dogma (1871). También fue cofundador, con Giuseppe Mazzini del Rito Reformado del Nuevo Palladium, adorador de Lucifer.

    En RESUMEN si el cine oculta en sus fábulas del Sur y la Guerra de Secesión la verdad histórica ¿Es realmente un factor de oposición al Sistema o un elemento más del Establismenth?

    ¿Qué valores transmite la película Lo Que el Viento se Llevó? Precisamente el viento se llevó los auténticos valores que permitirían a un norteamericano oponerse a ese liberalismo democrático imperante. O recuperar, aunque fuera por una sola vez, el EJEMPLO HISTÓRICO Y COMPLETO de Lincoln para que puedan comprender cómo y por qué fueron y siguen siendo engañados. Pero esto ni lo dió, ni da ni dará el cine que seguirá sirviendo al poder establecido.

    Tal vez un poco de luz sobre el tema nos lo brinde la película de un italiano católico (al estilo useño, no lo olvidemos) Obsesión (1975) de Briam de Palma que pone las cosas en su sitio en el cine, aunque de forma indirecta.

    La historia del film transcurre entre 1950-70, el protagonista: Michael Courtland (Cliff Robertson), sureño rico, caballeresco y ceremonioso de Nueva Orleáns, es estafado y engañado por su amigo y socio. El sureño Michael, no contaminado por la loca ambición de su socio, es un individuo que vive, empero, fuera de la realidad, anclado al pasado nostálgico y romántico pues sólo vive de las formalidades sin vida espiritual y sin estudiar para comprender la realidad. Sus buenos ideales, anegados de nostalgia, los que le impiden reconocer a su enemigo que tiene a su lado.

    Algo similar le ocurrió a Griffith y todos los que mantienen su mirada en el pasado anclada sobre sentimientos. El pobre Griffith, genio creador del cine, maestro consumado, exuberante y sentimental, fue dejado de lado en su anquilosada visión del pasado para, finalmente, a su muerte (1948), recibir las exequias en un templo masónico de Hollywood. Dejando claras unas cuantas cosas.

    Otro axioma dice que los grandes estudios se forjaron con la doble inmigración, judía y católica, de origen austrohúngara que desplazaron a Griffith, como si hubiera un pacto judío-católico para representar en sus producciones cinematográficas una continuidad del Imperio Austrohúngaro (disuelto tras la IGM) oponiéndose así a los postulados del modernismo liberal yanqui con una política del barroco.

    Efectivamente fueron esos miles de judíos y católicos los que formaron una alianza construyendo un leviatán industrial para (como en toda relación de poder) darse un lugar, y una vez conseguido volcar la fuerza contra los que se les oponían. Justo lo que hicieron y sostuvieron durante décadas los Mayer, los Warner, los Zanuck, y de consuno por los Ford, Walsh, Hitchcock y Minnelli.

    Entendido el esbozo sobre la Guerra de Secesión anterior, es ingenuo creer que un poder que doblega naciones enteras, provoca guerras internacionales, depone y asesina presidentes de EEUU, propietario de los grandes y mayores bancos internacionales, de la prensa y educación (generalmente mediante fundaciones libres de impuestos), es TAN INOPERANTE O ESTÚPIDA PARA DEJAR ESCAPAR LA MAYOR Y MÁS INFLUYENTE INDUSTRIA DEL ESPECTÁCULO Y PROPAGANDA DEL MUNDO : el cine EEUU.

    Tenemos la confesión de uno de sus agentes circunstanciales: Joseph S. Nye, sub Secretario de defensa de EEUU en “Más Hollywood, jeans y cultura americana que gestas guerreras”: “la cultura popular suele ser con frecuencia una fuente importante de poder “blando”. Simples artículos como los pantalones vaqueros, la Coca-Cola o las películas de Hollywood, contribuyen a la obtención de resultados favorables respecto de al menos dos de los más importantes objetivos norteamericanos tras 1945. Uno la reconstrucción democrática de Europa tras la IIGM, y la victoria en la Guerra Fría.
    El Plan Marshall y la OTAN fueron instrumentos decisivos pero las ideas transmitidas por la cultura popular americana reforzó su efecto”.

    Y si no queda claro Elmer Davis Director de la Agencia de Propaganda durante la Guerra (OWI: Office of War Information) declaró: “la manera más fácil de inyectar una idea de propaganda en las mentes de más gente es envolverla con un film de entretenimiento cuando no son conscientes de que están siendo bombardeados con propaganda”.

    Así se rodaron, entre otras, Why We Fight (serie de films documentales dirigidos por el gran Frank Capra, y escritos por los hermanos judíos Julius y Philip Epstein que también fueron guionistas de otros films propagandísticos como Casablanca y Mr. Skeffington.

    Por tanto la tesis del contrapoder judío-católico se basa, únicamente, en una teoría sin encaje en la práctica o en las obras del cine ni en los hechos.

    Lo cual no quiere decir que no pueda haber algún film que se oponga a la moderna corriente liberal, pero de hacerlo no será como una decisión deliberada de un gran estudio que depende del sistema para sobrevivir.

    A los defensores del pacto judío-católico les preguntaremos ¿en qué sentido?. Sólo cabe hacer tal cosa en el terreno religioso (no otra cosa define el ser judío o católico). Pues en el cado de que no haya tal práctica o cosmovisión influida por la religión entonces serán dos personas agnósticas o ateas charlando y su condición religiosa no definiría su denominación.

    Cuando se habla de judíos y católicos se habla de dos religiones que son como agua y aceite. Y si llegan a un acuerdo será dejando de lado su condición (judía y/o católica) y hablar de judíos y/o católico será desacertado.

    Pero basta ver cómo el cine aborda los temas religiosos bíblicos y católicos, para conocer quién tiene la última palabra y la influencia de los católicos en este punto en Hollywood.

    Así, Cecil B. de Mille debió modificar su versión original de “Rey de Reyes” (1927) por la presión de la logia B’nai B’riht, cambiándola por una versión light e INFIEL a la historia de la Pasión de Cristo. Luego la versión de 1961 aún sería más falsa.
    Tambien vemos que el único director católico (sin resabios de liberalismo) o no asimilable, del todo, al sistema es Alfred Hitchcock que nunca recibió un Oscar, siendo tratado más como un “simple” entretenedor que como un gran artista.

    La tesis queda reducida al factor austro-húngaro basado en que algunos productores, guionistas, directores y técnicos eran judíos de esa procedencia. Y no fueron tantos como parece, aunque todos fueron incapaces de asimilar la religión católica del país de procedencia, asimilaron rápido y muy bien la nueva “religión” del liberalismo made in USA. De los 70 directores (época clásica Hollywood) 42 nacieron en EEUU, 28 en el extranjero, de los cuales eran austro húngaros Billy Wilder y Otto Preminger que aunque muy talentosos eran también muy corrosivos y liberales (con problemas con la Iglesia Católica).

    También Michael Curtiz, (director de la propagandística Casablanca).
    André de Thoth, director mediano.
    Edgar G. Ulmer, talentoso director de films serie B.
    Fritz Lang, posiblemente el mejor de todos.
    Charles Vidor, mediocre autor de la muy publicitad Gilda.
    Joseph von Stenberg, buen director.
    Erich von Stroheim, inasimilable por ninguna cinematografía.
    Y el más premiado y sobrevalorado de todos: Fred Zinemann autor de bazofias como A la Hora Señalada, De Aquí a la Eternidad, etc.

    Hubo alemanes como William Dieterle (la oscarizada: La Vida de Emile Zola), Henry Koster (El Manto Sagrado en alguna versión se concluye que a Cristo lo mataron los fascistas (romanos) por defender la democracia, el manto, no la túnica, tiene poderes mágicos, etc. ), Ernst Lubitsch (consumado y disolvente comediante), Curtis Bernhardt (muy buen director), Douglas Sirk (maestro del melodrama aunque sobrevalorado), y Robert Siodmak (uno de los mejores no muy valorado).
    Los dos últimos volvieron a Alemania tras la guerra.

    También hubo nacidos rusos como Anatole Litvak y Lewis Milestone.
    Nacidos cumanos: Jean Negulesco, italianos, Frank Capra, Canadá, Francia, Australia, etc.

    Es decir que los nacidos y criados en el Imperio Austro-húngaro son simplemente 10 sin una influencia DECISIVA en el cine EEUU o de tenerla era de signo negativo (de los buenos films católicos, no de fábula consfesional, sino de auténtico sentido católico) pues ninguno de los que se hicieron en Hollywood,contrario al estilo de vida americano, salió de sus manos. Excepto tal vez el mediocre Un Hombre de Dos Reinos, premiado por razones políticas, y el que su director Fred Zinemann contradijo con otros muchos films liberales.

    Tampoco es creíble que los técnicos, músicos, y actores austro-húngaros tuvieran un peso notable.

    Del mismo modo que decir que el cine clásico de EEUU es obra de descendientes italianos como Minnelli, de ingleses católicos como Hitchcock o alemanes como Lang es otra simplificación. Desgraciadamente el cine clásico de EEUU es mucho más que eso.

    Aunque una generalización próxima a la verdad, dicha por los propios interesados: “el cine fue un gigantesco paso hacia la sociedad de consumo de finales del XX. Fueron los judíos de Hollywood los que refinaron, pulieron y popularizaron el concepto del modelo de vida “americano” mostrando a los trabajadores comunes la existencia de una vida mejor”

    Y esta visión exclusivamente terrena se unió a la “vocación salvacionista” del “destino manifiesto” norteamericano, salvar a la humanidad del “oscurantismo”, de las guerras, de las revoluciones, de la miseria de la condición humana mediante la fórmula inscrita en la Constitución y las leyes norteamericanas de las que el American way of life es su traducción fiel, invariable para todos los pueblos que la adoptarán con pedagogía americana.

    Vocación salvadora a la que contribuyen los artistas judíos creando superhéroes que de la historieta han pasado al film: superman, batman, capitán américa, etc. etc. criaturas de origen judío que han hecho luchar incluso contra los nazis.
    En una exposición parisina de tal temática, de Superman al gato del Rabino), con el significativo título de “Superjudíos”.

    También lo fue el hombre araña superhéroe que nos muestra cómo se asimiló a América. El psicólogo y profesor de la Escuela Integral Hebreo Uruguaya: Yehudá Ribco en su página digital: serjudío.com señala una serie de características, explícitas e implícitas, de Superman en su etapa más conocida de defensor de la justicia que a su parecer estarían vinculadas con el Judaísmo.

    Para empezar Superman nació en la mente de un adolescente judío (1933) con la meta de proteger a los indefensos en la era del auge de Hitler y el comienzo de la era del mal lo que explica el nombre de varios personajes y del planeta natal del superhéroe con su salvación en un “arca” espacial (referencia bíblica de Moisés) para vivir en el exilio (diáspora) pues su patria fue destruida por un cataclismo. Como muchos judíos Superman es un extranjero que cuando oculta su identidad se muestra débil y apocado pero cuando actúa según su auténtica naturaleza es increíblemente poderoso.
    Cuando Superman está cerca de la criptonita (personajes impuros) pierde sus poderes. Y recalca más aún su naturaleza judía al ver la otra faceta de estos superhéroes que no son santos e impolutos demócratas pues alternan sus hazañas ante malvados que atacan la libertad con sadomasoquismo (mujeres con látigos y torturas exóticas) en ejemplares con portadas eróticas como “Superman y el sexo con látigos” como la de Joe Shuster “Secret Identity: The Fetish Art of Superman’s Co-creator Joe Shuster”.

    PREGUNTAS QUE HOLLYWOOD NO RESPONDE.
    Hay un lado oscuro de Hollywood que no quiere responder a muchas cuestiones. Por ejemplo:
    · ¿Por qué convirtieron en leyenda al productor Irving Thalberg (muerto 1936) y velado en la sede del B’nai B’rith?.
    · ¿Por qué el símbolo que entregan en la ceremonia de los Oscar lleva el nombre de Irving G. Thalberg?
    · ¿Por qué Hollywood, con la Metro de Thalberg a la cabeza, contrató a Buñuel en su etapa surrealista tras escandalizar con su anarquismo anticlerical de “La Edad de Oro”.
    · ¿Por qué durante la Guerra de España los “republicanos” lo enviaron a Hollywood que haría varias películas favorables a las tesis comunistas?, entre otras: The angel wore red (Nunnally Johnson, 1960); Por quién doblan las campanas (Sam Wood, 1943); Behold a pale horse (Fred Zinemann, 1963).
    · ¿Por qué el masón y presidente Roosvelt puso a su hijo James de vicepresidente de Goldwyng en 1963? comentando James: “Hollywood era realmente muy importante para mi padre”.
    · ¿Por qué afirma A. Scoot Berg en su libro sobre la Goldwyng que “ahora que por primera vez EEUU y los judíos tenían un enemigo común (IIGM) Hollywood empezó a encontrar su verdadera religión?”
    · ¿Cuál es esa religión?

    Si bien la causa roja no fue apoyada por el gobierno por la presión de los católicos norteamericanos, pero tanto el presidente Roosvelt como la industria del cine fomentaron ese cine pro comunista.

    Uno de los presidentes de la orden (cuyo nombre completo es The Independent Order of B’nai B’rith u Orden Independiente de los Hijos de la Alianza) ha escrito: “los miembros de la BB están destinados a preservar nuestra preciosa herencia judía … el refuerzo de nuestros rangos a través del mundo dará más peso a nuestra voz”

    Los Hijos de la Alianza son a la vez la punta de lanza del pueblo judío y los poderosos jefes de las obediencias masónicas en la LUCHA CONTRA LA RELIGIÓN CATÓLICA y en la creación y organización de sectas y grupos que operan revoluciones, disuelven naciones y pueblos, para poder INSTAURAR UN PODER SUPREMO MUNDIAL que esté en sus manos (EL NUEVO ORDEN MUNDIAL).

    Y su influencia es tal que los candidatos a la Presidencia de EEUU TIENEN QUE PRESENTARSE ANTE ELLOS (antes de o para poder ser) elegidos y los BB están representados en la inmensa mayoría de organizaciones internacionales: ONU, UNESCO, y en toda ONG que se precie, etc. Hasta tiene sus entradas en el Vaticano (según Tribuna Judía del 23 diciembre 1985).

    Y a ella pertenecen los hombres más influyentes, ricos y poderosos del mundo como los banqueros Schiff, Warburg, Gugenheim, … que financiaron la revolución bolchevique en Rusia en 1917 según la revista Iesus Christus, nº 47, sep/oct 1936 en su artículo: “Hacia el gobierno mundial y su religión universal: la acción de la B’nai B’rith”.

    La BB creó una serie de logias entre profesionales entre la miríada de judíos dedicados al cine, consiguiendo suficiente influencia para que ninguna película muestre signos antijudíos, modificar escenas, etc. En los ’60 las logias de la BB en Hollywood tenían unos 1.600 afiliados (exclusivamente judíos, los no judíos no son aceptados en la Orden ni en las esferas superiores de la Masonería, subordinada a ésta).

    La infiltración comunista (estalinista) en el cine de EEUU fue tan evidente que el propio Sistema para encubrirse y no permitir una genuina repulsa creó una comisión, la “Alianza Cinematográfica para la Defensa de los Ideales Norteamericanos” liderada por John Waine, Gary Cooper y Walt Disney entre otros, extraña mezcla.

    Por conveniencia de la Guerra Fría se suscitó una reacción del liberalismo (no descartamos que muchos participantes lo hicieran de buena fe, convencidos del peligro rojo) y se dejó expurgar los eslabones inferiores aunque nunca atacó ni entró en la infiltración en las altas esferas del poder.

    Pero incluso así no faltó la reacción del rabino Edgar Magnin afirmando: “no tengo ninguna duda de que el Comité va a la caza de judíos” dejemos al lector que se pregunte si es que ¿tal vez será porque judaísmo y comunismo tienen el mismo origen?

    Uno de los géneros que sirvió más perversa y brillantemente a promover conductas permisivas y corrosivas, destilando de forma amable y simpática escenas de moral fueron las comedios de enredos matrimoniales tan usadas y abusadas por cine y TV. El tema del divorcio como motivo recurrente analizado fríamente muestra la faceta de un género revolucionario.

    Como dice Castellani: “no sería exacto decir que LAS LUCHAS SOCIALES DE NUESTRO TIEMPO NACEN DIRECTAMENTE DE LA RUPTURA DE LA LEY DEL MATRIMONIO SACRO pero ambos aparecen juntos y tienen una causa común: la FILOSOFÍA ANTITRADICONAL DEL LIBERALISMO nacido del empirismo “inglés” impulsado por la filosofía antitradicional de Descartes.

    El primer proyecto de divorcio surge en la Revolución “francesa”, en la Asamblea Legislativa, pero sería la Tercera República la que lo instauraría en Francia (ley Naquet).

    El protestantismo dio el mal ejemplo de divorcio (Enrique VIII) y la aprobación de Lutero a la bigamia del príncipe Hesse aunque no lo convirtió en ley, al igual que Napoleón I que lo usó para sí pero no lo permitio a terceros. Aunque había una ley de divorico heredada de la Revolución, Napoleón, no la reglamentó ni usó sino que hizo declarar nulo su matrimonio con Josefina por cinco cardenales venales.

    Cuando aparece el divorcio ya estaban bien sentados el Capitalismo y el Proletariado en Inglaterra y estalló la lucha social. Al CAPITALISMO LE CONVIENE EL DIVORCIO, ESTÁ DENTRO DE SU FILOSOFÍA.

    Por otra parte Carlos Marx con su Manifiesto Comunista es el testigo de la ley de Vico, haciendo valer en su favor, la disolución del matrimonio sacro entre los burgueses y dice: “vosotros que acusáis a los comunistas de propiciar el amor libre vivís en un hervidero de adulterios, legalizados o no, vosotros vivís, de hecho, el amor libre”.
    ESTAS RUPTURAS SOCIALES, en parte fruto de las pasiones, ESTÁN APOYADAS Y COBRAN CONSISTENCIA POR LA RUPTURA DE LA TRADICIÓN FILOSÓFICA POR UNA FILOSOFÍA ANTITRADICIONALISTA.
    La liviandad con que en tales comedias se trata el divorcio (desorden con el que se quiere reparar un orden alterado, o la apelación sentimental de que el fin justifica los medios) algo impuesto y aceptado por nuestra decadente sociedad se une a las películas y series de TV en que la mujer pasa a ocupar el rol masculino tomando la iniciativa, aún como anomalía, pero ya como rol protagónico erotizante del hombre por la mujer que emancipada en cuestiones de amor ocupaba un nuevo puesto en la “movilización total”, es el amor libre o matrimonio de Hollywood.

    Aunque aparentemene Hollywood era capaz de abordar todos los temas imaginables hubo, y hay, algunos tabús, indicando que la supuesta oposición al poder político-económico no existe en realidad.

    Por ejemplo la Pasión de Jesucristo, pese a tratarse varias veces, JAMÁS SE HIZO SIGUIENDO LOS EVANGELIOS Y DATOS HISTÓRICOS, sino de forma edulcarada, light, para no enojar a los judíos actuales.

    Nunca se mostraron los horrores del comunismo, salvo una tibia oposición aparente durante la guerra fría que únicamente servía a la falsa trampa dialéctica capitalismo vs comunismo.

    Otros tabús fueron el genocidio armenio, las bomas atómicas sobre población civil japonesa, las matanzas de civiles y represión tras la IIGM por parte de los aliados, la fosa de katyn, la destrucción de Monte Casino, el islamismo, el martirio de cientos de miles de católicos en países orientales, etc. etc.

    EL MUNDO MODERNO DESCRISTIANIZADO NO DIFIERE, EN NADA ESENCIAL, DEL ISLAMISMO salvo por algún atavismo cristiano y la desesperada resistencia de algún fortín católico aún en pie.

    Tomando, por ejemplo, libros que documentan fidedignamente la mentalidd común yanki en lo concerniente a la MORAL Y RELIGIÓN (Babbit y Elmer Gantry de Sinclair Lewis, o la veintena de novelas de Erle Stanley Gadner, o la ingeniosa obra maestra de Kenneth Fearing: The big clock, etc.) se comprueba que ese pueblo vivaz y poderoso no es amoral ni inmoral (como lo tachan los resentidos de Sudamérica) sino que tiene una moral y una religión (y más afirmada que la golpeada e infiltrada católica en Sudamérica), pero dicha moral y religión corresponden rasgo por rasgo y punto por punto más al mensaje de Mahoma que al de Cristo.

    E igual comprobación puede hacerse leyendo las obras de los demás países protestantes.

    La profecía de De Maistre se ha cumplido tanto en la Moral como en la Dogmática. A saber:
    En lo Dogmático: creencia en un solo Dios inaccesible, supresión (o falsificación) de la mística, negación de la Encarnación, y en general, del misterio, naturalismo, antisacramentalismo, apelamiento a la emoción y la acción, socialización de lo religioso.
    En lo Moral: poligamia, esclavitud, guerra santa, culto a la riqueza (becerro oro), …

    La mentalidad actual del protestantismo degenerado es MAHOMETANISMO CULTURAL Y RELIGIOSO, su cosmovisión, su mensaje actual no difiere, esencialmente, de el del Islam. Aquí una llamada a Europa, la posible entrada de Turquía en la UE será el cambio del fiel religioso de Europa hacia el Islam, de manerar inevitable y definitivo.

    En un documental “Hollywoodism, Jewis, Movies and the American Dream” dirigida por Sincha Jacovici (el mismo que produjo el falso documental de James Cameron: El Sepulcro Perdido de Jesús) y escrito por Stuarta Samuels se dice que: “la gran ironía de Hollywood es que los americanos llegaron a definirse a sí mismos por la fantasía de América creada por judíos venidos de Europa que inicialmente no fueron admitidos en el poder de la América real”
    Vemos la reivindicación de que los valores artísticos de Hollywood son obra absoluta y totalmente judía.

    Actualmente los judíos controlan todos los medios y resortes de las noticias, mass media, entretenimiento y comunicación. Pero también es cierto que de 1935 a 1965 los judíos de Hollywood fueron forzados a reprimir sus tendencias en las películas que producían por aquel entonces. La era dorada de Hollywood NO FUE UN ESFUERZO CONJUNTO CATÓLICO-JUDÍO, sino de los católicos reprimiendo los peores instintos judíos.

    Al final los católcios perdieron con terribles consecuencias para los EEUU y el resto del mundo.

    El tipo judío, representado por el rabino Dresner declinó pero el judío tipo, representado por Woody Allen se elevó hasta convertirse en un icono cultural.
    LOS CATÓLICOS PERDIERON LA GUERRA (entre otras cosas) PORQUE ACEPTARON LOS VALORES JUDÍOS SOBRE LA SEXUALIDAD representados por Woody Allen, IGUAL QUE HABÍAN ACEPTADO VALORES WASP SOBRE LA ANTICONCEPCIÓN (E. Michael Jones en “El Judío Revolucionario”).

    Como relata Michael Jones (Time, 1970): “los mencionados pecados sexuales, encarnados por Woody Allen, no se aplican a todos los judíos ni a toda su cultura. Los EEUU se están volviendo más judíos … entre los intelectuales EEUU el judío es un héroe cultural”.

    Este artíuculo (Time) fue precedido por otro más revelador (Revista Look, 25 enero 1966): “explicando CÓMO LOS JUDÍOS MODIFICARON LA ENSEÑANZA CATÓLICA”.
    Y que fue retomado por Leo Pfeffer en un discurso (octubre 1976): “El Triunfo del Humanismo Secular” en el que declaraba: “LA VICTORIA EN LA GUERRA CULTURAL ANUNCIANDO QUE LOS JUDÍOS HABÍAN DERROTADO A LOS CATÓLICOS tras 40 años de guerra por la cultura americana. Los términos de la paz impuesta a los católicos derrotados incluían: ABORTO, PORNOGRAFÍA, PÉRDIDA DEL CONTROL DE LAS UNIVERSIDADES “CATÓLICAS”, redefinición de la perversión y la TRANSFORMACIÓN DE SU DISCURSO”.

    La evidencia es clara, a diario, en cine, televisión, publicidad, espectáculos, … DONDE RIGE UNA AGENDA MÁS SATÁNICA QUE ANTICRISTIANA.

    Según el periodista James Hirsen, en su obra: “Tales fron the left coast”: “el mismo Hollywood que tanto prsume de tolernacia e inclusión, es muy hostil a los compañeros que quieren ser conservadores, republicanos o cristianos”.

    Para producirse el cambio radical en Hollywood antes cambió la sociedad norteamericana y LA AGENDA MUNDIALISTA RESPECTO DE EEUU que fueron arrastrados a guerras que tenían que perder, una nueva oleada de derrotismo y sumisión que se esparcía con la TV, cine, drogas, rock’n and roll.

    EEUU de ser el campeón de la libertad pasó a ser el malo de la película, los grandes directores y productores de antaño han desaparecido y han sido sustituidos por gerentes y empleados de grandes corporaciones multimediáticas que obedecen y dependen de la agenda sionista del lobby israelí. Y ya NO EXISTE LA FUERZA CATÓLICA QUE PUEDA IMPEDÍRSELO.

    A tal punto llega el tal dominio judío sobre EEUU que lo reconoció hasta el Primer Ministro israelí Ariel Sharon (3 octubre 1961): “cada vez que hacemos algo, se nos dice que EEUU van a responder así o asá … yo quiero aclarar que no deben inquietarse por las presiones americanas sobre Israel. Nosotros, el pueblo judío, controlamos América y los norteamericanos lo saben”.
    Por eso a Norteamérica se le llama el Imperio Conquistado.

    No sorprende entonces que se facturen films como “Bastardos sin gloria” aberrante película que celebra y glorifidca el terrorismo judío contra los alemanes, incluyendo tortura y asesinatos “selectivos”. Y que muestra la hipocresía del Sistema que por una escena similar, pero mucho menos violenta, calificó (el por otro lado excelente film: Dirty Harry de 1971) de fascista.
    O el triunfo de la sexualidad depravada en comedias tributarias del modelo Woody Allen.

    Una muestra contundente del nuevo orden instaurado tras la victoria yanki-comunista-sionista de la IIGM lo da la película Hellboy, absolutamente satánica.
    Cerca del final de la IIGM un asesor “paranormal” (católico?) de Roosvelt conduce a unas tropas a Escocia, donde un grupo de ocultistas nazis, ayudados por Rasputín planean desatar las fuerzas demoníacas que servirán a Hitler para su reinado del mal en todo el mundo. Los yankis lo impiden aunque no pueden evitar que caiga en la tierra un pequeño demonio del agujero abierto hacia la oscuridad. Por supuesto el pequeño demonio es adoptado por los yankis y el sabio “católico” que lo convertirán en bueno y luchará contra las malvadas fuerzas del mal nazis.

    Es decir, la reivindicación del diablo desde el lado democrático-católico con CLARAS OFENSAS A LA RELIGIÓN CATÓLICA. Esta película sigue las reminiscencias siempre presentes en Hollywood de “redimir al diablo”, como la precursora película (1924): “El Diablo Santificado” (A sainted devil) con Rodolfo Valentino.

    Aunque los hechos se muestran cada vez más claramente cada vez son menos los que están dispuestas a verlas y más los que las niegan.

    Como decía Castellani: “dime quien te divierte y te diré quién te domina”.

    Antes nos divertía Cervantes y Lope de Vega, ahora el cine JUDÍO de “yankilandia”.

  7. Restaurador permalink
    julio 16, 2017 1:31 pm

    MUNDO HEBRAICO 👿 😈

    Dinamarca financiará la ayuda para los anticonceptivos en África con el objetivo de “limitar la inmigración hacia Europa”

    http://europauniversal.blogspot.com.ar/2017/07/dinamarca-financiara-la-ayuda-para-los.html

  8. Restaurador permalink
    julio 21, 2017 2:27 pm

    luciano poco:

    Aquí te lo reconocen las incomprendidas blancas palomitas de siempre. Fíjate:

    MUNDO HEBRAICO 👿 😈

    CÓMO LOS JUDÍOS INVENTARON EL CINE

    http://www.enlacejudio.com/2017/07/21/los-judios-inventaron-cine/

    ¿Necesitas más pruebas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: