Skip to content

“Consigamos poner en la Sede de Pedro a uno de los nuestros y así los católicos nos seguirán a nosotros creyendo que siguen al Papa”: masones franceses a principios del siglo XX

mayo 31, 2017
Pedro Rizo

Masones Franceses: “Consigamos poner en la Sede de Pedro a uno de los nuestros…”

Tímida, pero certera, afirmación de Pedro Rizo en su editorial Plano Picado y Contrapicado del 13 de mayo pasado

Parece mentira lo que está ocurriendo en el gobierno de la Iglesia, pasa ya de medio siglo. Algo así como si el Espíritu Santo abandonara a sus pastores o, más insólito, como si hace muchos años no lo hubieran tenido de su parte. Allá ellos; cabeza tienen para pensar. Y ante el hecho de insistir en nuevas estupideces de ininteligible caridad con los negadores de Nuestro Señor, nuestra jerarquía parece obligada a estar y figurar como si fueran lo que fueron pero ya no son. Porque como es obvio si no guardan la fe ya no son nada. O, si acaso, la nada con gaseosa de sedas y púrpuras. Es así de crudo y fuerte, y así seguirá siendo en tanto que no expulsen de la Iglesia a los enemigos que se han adueñado de sus voluntades y con ellas del aparato de gobierno. 

Luego añade una nota: Documentos de logias masónicas intervenidos por la policía del Mariscal Petain describían un plan con este objetivo:

roncalli-e-auriol

El masón francés Vincent Auriol, impone la biretta cardenalicia a Angelo Roncalli, futuro antipapa Juan XXIII.

“Consigamos poner en la Sede de Pedro a uno de los nuestros y así los católicos nos seguirán a nosotros creyendo que siguen al Papa”.

 

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Restaurador permalink
    mayo 31, 2017 12:04 pm

    Y LO LOGRARON, PARA NUESTRA DESGRACIA.

  2. sil permalink
    junio 4, 2017 5:16 pm

    Lo he leído en estos términos:
    ….que caminen bajo nuestro estandarte pensando que lo hacen bajo las llaves de Pedro. Instrucción permanente de alta vendita.
    Mas claro agua,

  3. sil permalink
    junio 4, 2017 5:22 pm

    Hch 5, 32

    Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen.

    Está claro porqué los que gobiernan la iglesia desde hace más de cincuenta años ya no tienen la asistencia del ES.

  4. Andy_Barr permalink
    junio 6, 2017 6:30 pm

    Su triunfo es efímero, porque se olvidan del mensaje de Fátima, por fin Rusia será consagrada y mi sagrado corazón triunfara y habrá un tiempo de paz

  5. Clemente permalink
    junio 7, 2017 9:54 am

    Más pruebas sobre la infiltración.

    El obispo Fulton J. Sheen (8 de mayo de 1895 – 9 de diciembre de 1979) fue un poderoso combatiente contra la infiltración comunista en la Iglesia Católica.
    Como Obispo auxiliar de Nueva York, mientras daba un discurso en Santa Susana de Roma, reveló que “en 1936 los comunistas estadounidenses reclutaron a algunos agentes para infiltrarse en las comunidades religiosas para destruirlas desde dentro. Se hizo un llamamiento a voluntarios para convertirse en sacerdotes y estudiar en los seminarios” (André Mignot, Les Fumees de Satanás, p14).

    En 1952, el Obispo Sheen conoció y convirtió a Bella Dodd, una maestra y activista del Partido Comunista. Después de su deserción, ella reveló que uno de sus trabajos como agente comunista era alentar a los jóvenes radicales para entrar en los seminarios católicos. Afirmó que antes de que ella abandonase el partido en los EE.UU., había alentado a casi 1.000 jóvenes radicales a infiltrarse en los seminarios y órdenes religiosas: “En la década de 1930, nosotros pusimos a mil cien hombres en el sacerdocio con el fin de destruir la Iglesia desde dentro. La idea era que estos hombres fuesen ordenados, y luego ascendieran en la escala de influencia y autoridad como monseñores y obispos”

    El Hermano Joseph Natale, fundador del Monasterio Mayor de la Sagrada Familia, estuvo presente en una de las conferencias de Bella Dodd en la década de 1950. Relata:

    “Escuché a esa mujer durante cuatro horas y ella mantuvo mis pelos de punta. Todo lo que dijo se ha cumplido a la letra. Se podría pensar que era el profeta más grande del mundo, pero no era profeta. Ella era sólo expositora del plan de batalla, paso a paso, de la subversión comunista dentro de la Iglesia Católica. Explicó que de todas las religiones del mundo, la Iglesia Católica era la única a la cual temían los comunistas, porque era su único opositor efectivo. En ese entonces, ella dijo: “En este momento se encuentran en los lugares más altos en la Iglesia. Están trabajando para lograr un cambio con el fin de que la Iglesia Católica no sea efectiva contra el comunismo… estos cambios serían tan drásticos que usted no se reconocerá a la Iglesia Católica. La idea general es destruir, no a la institución de la Iglesia, sino más bien la fe de la gente, e incluso utilizar la institución de la Iglesia, si es posible, para destruir la fe a través de la promoción de una pseudo-religión – algo parecido al catolicismo, pero que no sea la Iglesia Católica verdadera. Esto sería necesario para avergonzar a los líderes de la Iglesia Católica y forzarlos en dirección a una “apertura al mundo”, y una actitud más flexible hacia todas las religiones y filosofías. Los comunistas entonces podrían aprovechar esta apertura con el fin de socavar a la Iglesia.”

    Otro testimonio de Manning Johnson, que perteneció al Partido comunista en la década de 1940 y principios de los 50, tiempo durante el cual el escribió el libro “Color, el comunismo y el sentido común”, testificó en 1953 – después de abandonar el PC – ante la Cámara de las Naciones Unidas-la Comisión Interamericana en relación con la Agenda de Actividades Comunista y la Iglesia Católica:
    “Una vez que la táctica de infiltración de las organizaciones religiosas se estableció por el Kremlin… los comunistas descubrieron que la destrucción de la religión podría ir mucho más rápido a través de la infiltración de la Iglesia (Católica) por los comunistas que operando sobre la misma Iglesia. La dirección del Partido Comunista de los Estados Unidos se dio cuenta de que la táctica de infiltración en este país tendría que adaptarse a las condiciones americanas (Europa también tenía sus células) y la composición religiosa peculiar de este país. En las primeras etapas, se determinó que era necesario con sólo pequeñas fuerzas a su disposición, concentrar a los agentes comunistas en los seminarios. La conclusión práctica diseñada por los dirigentes Rojos era que estas instituciones permitieran que una minoría comunista pequeña influyera en la ideología de los futuros clérigos en los caminos conducentes a los propósitos Comunistas. Esta política de infiltración de los seminarios fue un éxito incluso más allá de nuestras expectativas comunistas.”

  6. Clemente permalink
    junio 7, 2017 10:13 am

    El Obispo Rudolph Graber, en su libro, “Athanasius y la Iglesia de Nuestro Tiempo” (1974), citó a un prominente Francmasón quien declaró que “la meta de la Francmasonería ya no es la destrucción de la Iglesia, sino hacer uso de ella al infiltrarla”

    Los Católicos no sólo tienen que estar preocupados por los masones en su medio, sino también por los comunistas.

    A principios de los años de 1950, la Sra. Bella Dodd dio a conocer un gran testimonio sobre la infiltración comunista en la Iglesia y el Estado ante el Comité de Actividades No-Americanas de la Casa de Representantes, y también proveyó explicaciones detalladas de la subversión comunista en la Iglesia.
    Hablando como una antigua funcionaria de alto rango del Partido Comunista Americano, la Sra. Dodd dijo: “En los años de 1930s nosotros colocamos a mil cien hombres dentro del sacerdocio para poder destruir la Iglesia desde adentro.” Doce años antes del Vaticano II, ella dijo: “Ahora mismo ellos están en los lugares más altos dentro de la Iglesia”. Ella predijo cambios en la Iglesia que serían tan drásticos que “ustedes no reconocerán la Iglesia Católica.”

    La doctora Alice von Hildebrand recordó, durante una entrevista con la revista Latin Mass 2001: “Bella Dodd le dijo a mi marido y a mí que cuando ella era un miembro activo de partido [Comunista], ella había tratado con no menos de cuatro cardenales dentro del Vaticano ‘quienes estaban trabajando para nosotros’.”

    También sabemos de la infiltración comunista dentro de la Iglesia Católica por un libro, A.A. 1025.
    Estas son las memorias de un agente comunista quien se infiltró dentro de la Iglesia Católica en 1938, fue al seminario, se convirtió en un sacerdote quien ejercía enorme poder detrás de las escenas, y quien participó en el Vaticano II.
    Él logró fomentar la adopción de documentos ambiguos del Concilio, los cuales trazaron la base para futuros experimentos por parte de prelados y sacerdotes ingenuos. Él declaró: “‘El Espíritu del Concilio’ para mí se ha convertido en un triunfo magistral.”

    No se conoce la identidad verdadera de este agente excepto por el número de código AA-1025 dado por la Policía Secreta Rusa, significando número 1025 Anti-Apóstol. Hubo muchos agentes 1024 como él, antes que él. Algunos han alcanzado el rango de Arzobispo y Cardenal, muchos de los cuales pudieron haber sido jefes de departamentos en la curia (gobierno papal) y dentro de congregaciones religiosas.

    Él murió en un hospital después de un accidente de carro, y la enfermera quien lo atendió, Marie Carre, descubrió sus memorias personales en su maletín. Después de leerlas, decidió publicarlas para que el mundo conociera el porqué la Iglesia Católica ha estado pasando por cambios destructivos muy a pesar de sus fieles.
    La traducción al ingles está publicada bajo el título AA 1025: The Memoirs of an Anti-Apostle (Las Memorias de un Anti-Apóstol) por Éditions Saint-Raphael, 31, rue King Ouest, Suite 212, Sherbrooke, Québec, Canadá, 1988.

    Dentro del diario del agente comunista se encuentran muchos detalles escalofriantes que contienen planes para la destrucción de los fieles dentro de la Iglesia Católica. Este agente comunista escribe:

    “Para debilitar aún más la noción de la ‘Verdadera Presencia’ de Cristo, todo recato tendrá que ser eliminado. Ya no más vestimentas bordadas costosas, no más música llamada sagrada, especialmente los cantos Gregorianos, sino una música al estilo jazz, no más persignarse, no más genuflexiones, sino más bien sólo dignas actitudes rigurosas… Es más, los fieles tendrán que quitarse la costumbre de arrodillarse, y esto será completamente prohibido cuando reciban la Comunión… Muy pronto, la Hostia será colocada en la mano para borrar toda noción de que es Sagrada.”

    Alice von Hildebrand reportó el siguiente incidente en entrevista con la revista Latin Mass 2001 .Mencionó al sacerdote italiano Don Luigi Villa (diócesis de Brescia), quien publicó dos libros en 1998 y en 2000. El Padre Villa, por solicitud del Padre Pío, dedicó muchos años de su vida a la investigación de la infiltración, tanto de los francmasones como de los comunistas dentro de la Iglesia:

    “El Cardenal Gagnon relata al Padre Villa otro testimonio de la infiltración:
    Paulo VI le pidió a Gagnon que encabezara una investigación concerniente a la infiltración de poderosos enemigos dentro de la Iglesia.
    El Cardenal Gagnon, en ese tiempo Arzobispo, aceptó esta desagradable tarea, y recopiló un grueso dossier, rico en hechos preocupantes. Cuando terminó, solicitó una audiencia con Paulo VI para entregarle personalmente el manuscrito.

    Esta solicitud para una reunión fue negada. Paulo VI dio la orden de que el documento fuese entregado en las oficinas de la Congregación para el Clero, específicamente que fuera colocada en una caja fuerte con doble llave. Al día siguiente, la caja fuerte fue descerrajada, su contenido robado y el manuscrito misteriosamente desapareció.

    El delito fue reportado hasta en el L’Osservatore Romano, quizá bajo presión porque había sido informado primero por la prensa seglar. El Cardenal Gagnon, por supuesto, tenía una copia, y una vez más solicitó una audiencia privada con Paulo VI. Una vez más su solicitud fue denegada.

    Él entonces se dispuso a salir de Roma y regresar a su tierra natal, Canadá. Más tarde, fue llamado de regreso a Roma por Juan Pablo II y nombrado cardenal.”

  7. aperies permalink
    junio 9, 2017 3:02 pm

    .
    http://catapulta.com.ar/?p=3429
    “Una diócesis católica del Reino Unido anima a los fieles para que visiten-con espíritu de ecumenismo y de diálogo- santuarios paganos para reverenciar a las imágenes y comer comida bendecida en los rituales. En las directivas, la diócesis de Hallam cuyo obispo es Ralph Heskett, establece que los católicos lleven flores a Buda, el arco a las deidades hindúes y también un arco para el libro sagrado Sikh”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: