Skip to content

Acuerdo Roma-FSSPX: ¿Habrá diferencia con los protocolos de Sión firmados por Lefebvre en 1988?

marzo 23, 2017
Thuc a Lefebvre

Texto transcrito del sitio Einsicht

Pero Lefebvre prefirió seguir unido a la Vaticueva…

Por todas partes (Logia Lefebviana y Logia Vaticana) se habla de que solamente falta la firma del Acuerdo que dotaría de una “regularización” a la secta lefebvriana.

Peguntas que nos llaman la atención:

¿Habrá diferencias clave entre el acuerdo firmado en 1988 por Marcel Lefebvre y el actual?

¿Se permitirá a los FSSPX seguir diciendo que el Vaticano Segundo es herético?

¿Estarán, como el Opus Dei, directamente bajo la obediencia de Roma?

lefebvre-5-maio-1988-protocolo-assinado-e-abandonado

Marcel Lefebvre firmando los acuerdos con la Neo Iglesia conciliar el 5 de mayo de 1988.

TEXTO DEL ACUERDO DE 1988:

Yo, Marcel Lefebvre, arzobispo-obispo emérito de Tulle, junto con los miembros de la Sociedad Sacerdotal de San Pío X, que fundé:

1. Nos comprometemos a ser siempre fieles a la Iglesia Católica y al Romano Pontífice, su Pastor Supremo, el vicario de Cristo, el sucesor del bienaventurado Pedro en el primado y la cabeza del cuerpo de los obispos.

2. Declaramos que aceptaremos la doctrina contenida en el número 25 de la constitución dogmática del Concilio Vaticano II, “Lumen Gentium”, respecto al magisterio eclesiástico y la adhesión que al mismo debemos.

3. En cuanto a ciertos puntos enseñados por el Concilio Vaticano II, respecto de las posteriores reformas de la liturgia y las leyes que parecen difíciles de conciliar con la tradición, nos comprometemos a una actitud positiva de estudio y de comunicación con la Sede Apostólica, evitando toda polémica.

4. Declaramos, además, que vamos a reconocer la validez del sacrificio de la Misa y de los sacramentos celebrados con la intención de hacer lo que hace la Iglesia y de acuerdo con los ritos en las ediciones típicas del misal y los rituales de los sacramentos, promulgada por los Papas Pablo VI y Juan Pablo II.

5. Por último, nos comprometemos a respetar la disciplina común de la Iglesia y las leyes eclesiásticas, particularmente las contenidas en elCódigo de Derecho Canónico promulgado por el Papa Juan Pablo II, a excepción de la disciplina especial concedida a la Fraternidad por ley particular.


Anexo II. Cuestiones jurídicas

Teniendo en cuenta el hecho de que la Sociedad Sacerdotal San Pío X se ha formado durante 18 años como una sociedad de vida común – y en base a un estudio de las sugerencias de Mons. Lefebvre y las conclusiones de la visita realizada por Su Eminencia el Cardenal Gagnon – el modelo canónico más adecuado es el de una sociedad de vida apostólica.

1. Sociedad de Vida Apostólica.

Es una solución canónicamente posible, con la ventaja de la posibilidad de sumar a los laicos en la sociedad clerical de vida apostólica (por ejemplo, hermanos coadjutores). De acuerdo con el Código de Derecho Canónico promulgado en 1983, los cánones 731-746, esta sociedad tiene plena autonomía, se pueden formar a sus miembros, puede incardinar a los sacerdotes y asegura la vida común de todos sus miembros. En sus propios estatutos, con la flexibilidad y posibilidad creativa, a la luz de los modelos conocidos de estas sociedades de vida apostólica, uno se anticipa a una exención determinada en lo que respecta a los obispos diocesanos (cf. Canon 591) en lo que concierne al culto público, la “cura animarum »y otras actividades de apostolado, teniendo en cuenta los cánones 679-683. En cuanto a la jurisdicción sobre los fieles que buscan a los sacerdotes de la sociedad, se les confiere a los Ordinarios del lugar o por la Sede Apostólica.

2. La Comisión Romana.

Será establecida por la Santa Sede una comisión para coordinar las relaciones entre los diversos dicasterios y los obispos diocesanos, así como para resolver los eventuales problemas y contiendas  y dadas las facultades necesarias para el tratamiento de las cuestiones antes indicadas (por ejemplo, el establecimiento, a petición de los fieles de un lugar de culto en un lugar donde no hay casa de la sociedad, “ad mentem,” Canon 383.2).

3. Condición de las personas vinculadas a la Sociedad.

3.1 Los miembros de la sociedad clerical de vida apostólica (sacerdotes y hermanos coadjutores laicos): Se rigen por los estatutos de la sociedad de derecho pontificio.

3.2 Los hombres y las mujeres oblatos, con o sin los votos privados, y los miembros de la Tercera Orden vinculada a la sociedad: pertenecen a una asociación de fieles vinculados a la sociedad en términos de canon 303, y colaborar con ella.

3.3 Las hermanas (es decir, la congregación fundada por el Arzobispo Lefebvre) que hacen votos públicos: Se constituirá un instituto de verdad de la vida consagrada, con su propia estructura y autonomía, aun cuando se prevé una cierta relación por la unidad de la espiritualidad con la superior de la sociedad. Esta congregación – por lo menos al principio – se encargará a la Comisión romano en lugar de la Congregación para los Religiosos.

3.4 Los miembros de las comunidades que viven en el estado de diversos institutos religiosos (carmelitas, benedictinos, dominicos, etc) y moralmente vinculado a la sociedad: Es justo que se les conceda, caso por caso, un estado en particular la regulación de sus relaciones con su respectivo orden .

3.5 Los sacerdotes que como individuos moralmente vinculados con la hermandad recibirá un estatuto personal, teniendo en cuenta sus aspiraciones, y, al mismo tiempo, las obligaciones resultantes de su incardinación. Otros casos particulares de este tipo serán examinados y resueltos por la Comisión Romana. 

En lo que respecta laicos que buscan la ayuda pastoral de las comunidades de la sociedad: ellos permanecen bajo la jurisdicción de los obispos diocesanos – sobre todo para los ritos litúrgicos de las comunidades de la sociedad – y pueden mirar a estas comunidades para la administración de los sacramentos (para el sacramentos del bautismo, la confirmación y el matrimonio, con la previa y necesaria notificación a su propia parroquia; cánones 878, 896, 1122).

NOTA: No hay razón para considerar la complejidad particular:

1. De la cuestión de la recepción por parte de los laicos de los sacramentos del bautismo, confirmación, matrimonio, en las comunidades de la sociedad. 

2. De la cuestión de las comunidades que practican -sin estar conectado a ellos- el estado de tal o cual instituto religioso. 

Corresponde a la Comisión Romana resolver estos temas.

4. Ordenaciones.

Para ordenaciones, es necesario distinguir dos fases:

4.1 Inmediatamente: Para las ordenaciones previstas en breve, el Arzobispo Lefebvre estaría autorizado para conferir o, si no podía, otro obispo ordenado a por él.

4.2 Una vez establecida, la sociedad de vida apostólica:

4.2.1 Cuando sea posible, en la sentencia dictada por el Superior General, sigue el procedimiento normal: la transferencia de los dimisorias a un obispo que está de acuerdo para ordenar a los miembros de la sociedad.

4.2.2 Debido a la situación particular de la fraternidad (cf. infra): se realizará la ordenación de un obispo de la sociedad que, entre otras tareas, tendría la de continuar con las ordenaciones.

5. Problema de un obispo.

5.1 En el plano doctrinal (eclesiológico), la garantía de la estabilidad y el mantenimiento de la vida y la actividad de la sociedad está asegurada por su construcción como una sociedad de vida apostólica de derecho pontificio y la aprobación de sus estatutos por el Santo Padre.

5.2 Sin embargo, por razones prácticas y psicológicas, la consagración de un miembro de obispo de la sociedad parece útil. Por esta razón, en el contexto de la doctrina y la solución jurídica de la conciliación, vamos a sugerir al Santo Padre que nombre un obispo elegido en la sociedad, propuesto por el Arzobispo Lefebvre. 

Como una consecuencia del principio indicado anteriormente (5,1), este obispo no es general normalmente superior de la sociedad. Pero sería bueno que sea un miembro de la Comisión Romana.

6. Los problemas particulares de resolver por Decreto o Declaración.

Levantar el ‘suspensio a divinis “de Mons. Lefebvre y dispensación de las irregularidades en que incurrió a través de las ordenaciones. – La anticipación de una “amnistía” y un acuerdo para las casas de la sociedad y lugares de culto erigido – o usado – hasta ahora sin la autorización de los obispos.

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Miriam permalink
    marzo 23, 2017 1:07 pm

    Necesitamos recoger firmas. Quieren profanar nuestros templos:
    http://citizengo.org/hazteoir/sc/42463-no-expropiacion-catedral-zaragoza?m=5&tcid=34234691

  2. Inés. permalink
    marzo 24, 2017 12:50 am

    Mons. Thuc , que sí fue un verdadero Príncipe de la Iglesia Católica, deja más que claro que : Lefebvre “FUÉ ORDENADO POR UN CARDENAL QUE JAMÁS FUÉ CREYENTE DE NUESTRA RELIGIÓN”, luego malamente podían ser lo que decían ser tanto el uno como el otro….

    No lo fue Lefebvre ni en espíritu ni en verdad, ni en su vida dió señales de querer serlo, ni lo llegó a ser jamás, ni fue fiel ni en lo poco ni en lo mucho. En ese sentido se podría decir que murió impenitente.

    Para ser miembro de la Iglesia Católica hay que tener íntegramente la Fe de la Iglesia Católica, sin quitar ni añadir absolutamente nada, como dice el Señor por boca de San Juan en la conclusión del Apocalipsis.

    Los Protocolos de Sión y la FSSPX son patas de la misma Logia.

  3. Inés. permalink
    marzo 26, 2017 1:22 am

    “!Oh cristianos!, decía Santa Teresa de Jesús. Tiempo es de defender a vuestro Rey y de acompañarle en tan gran soledad, que son muy pocos los vasallos que le han quedado y mucha la multitud que acompaña a Lucifer”.

    “Y lo que peor es, QUE SE MUESTRAN AMIGOS EN LO PÚBLICO Y VÉNDENLE EN LO SECRETO ; casi no halla de quien se fiar”.

    “!Oh amigo verdadero, que mal os paga el que es traidor!”

  4. Inés. permalink
    marzo 26, 2017 1:37 am

    “En nuestros países, los que se llaman cristianos, hace tiempo que no reina la doctrina del Evangelio, sino una doctrina diabólica que nadie ha osado exponer abiertamente….”

    “Esa religión oculta tiene, como la nuestra, una veneradísima trinidad : Moloc, Mammón y Príapo. Algunos añaden a esa trinidad una cuarta persona : Belfagor, el demonio de la confusión intelectual”.

    “La primera causa de la agonía del género humano es el haber renegado del Evangelio y haberlo traicionado. Los hombres no han aceptado los Mandamientos de Cristo ; han obrado al contrario de como enseña el Evangelio”. (G. Papini).

  5. aperies permalink
    marzo 26, 2017 12:53 pm

    Decir protocolos de sión ya es cizaña.

  6. Rufo permalink
    marzo 27, 2017 11:57 am

    El Padre Jesús Calvo llama “cobarde, traidor, vividor, masón y chaquetero” a Salvador Gras, el párroco separatista de Palafolls (Barcelona)
    http://www.alertadigital.com/2017/03/25/el-padre-jesus-calvo-llama-cobarde-traidor-chaquetero-y-mason-a-salvador-gras-el-parroco-separatista-de-palafolls-barcelona/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: