Skip to content

El árbol de navidad comunista: ¿una costumbre cristiana? (Parte segunda)

noviembre 30, 2016

Lenin y el abeto de Navidad

La Unión Soviética realizó una campaña de propaganda en favor del Abeto de Navidad mediante un cuento El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki – Lenin y los Niños.

El cuento El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki – Lenin y los Niños habla de una celebración de año nuevo que se llevó a cabo en la Escuela Forestal de Sokolniki. Esta escuela dio asilo a hijos de revolucionarios, huérfanos de guerra, niños enfermos, vagabundos, etc. Allí se les daba formación académica, y simultáneamente se les formaba en el trabajo, el arte y la ciencia, con altos valores comunistas: en la igualdad, la cooperación, la fraternidad, entre otras cosas. Sumado a lo anterior, la Escuela Forestal era uno de los lugares donde se podía dar atención médica y recuperación a los enfermos durante la Guerra Civil.

Ilustraciones de la propaganda comunista El Árbol de Año Nuevo en Sokolniki- Lenin y los Niños

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El origen anticristiano del Árbol de “Navidad”

arbol plaza roja de moscú

Desde la Revolución Comunista Atea, un gigantesco árbol se coloca en la Plaza Roja de Moscú. 

El conocido “árbol de navidad”, en realidad es el “árbol del universo” de origen druida, tal y como lo afirman TODAS las narraciones del mismo. No existe una sola que asegure que el “árbol del universo” tiene una tradición originada en el cristianismo. Incluso la Nueva Iglesia conciliar reconoce que el origen se remonta al paganismo naturalista.

Todas las fuentes señalan a los sacerdotes druidas, los mismos del Halloween, los que sacrificaban seres humanos a sus dioses paganos, como los autores del “árbol del universo”, aunque para ellos era:

arbol pagano

“Celebrar el cumpleaños de uno de sus dioses adornando un árbol perenne, coincidiendo en cercanía con la fecha de la Navidad cristiana”.

El árbol tenía el nombre de Divino Idrasil (Árbol del Universo), en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard y el Valhalla; mientras que en las raíces profundas se encontraba EL INFIERNO.

Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín); y en las raíces más profundas estaba Helheim (el infierno o reino de los muertos).

Rockefeller-Center-Christmas-Tree-1950s

El árbol de Navidad del Rockefeller Center (años cincuentas)

¿Quién lo inventó?

(Transcrito de Dutche Welle/ Heike Jüngst / RML)

El árbol de Navidad es “un invento”, afirma el ensayista Bernd Brunner en un libro que titula justamente: “La invención del árbol de Navidad”. Según sus investigaciones, ningún texto de historia da cuenta de una fecha de nacimiento exacta de la ahora central pieza del decorado navideño, no sólo en Alemania.

Podría haber aparecido por primera vez en Friburgo, en el año 1419, donde se dice que una panadería-dulcería lo adornó con galletas de especias y nueces. Pero nadie puede demostrarlo. Otras ciudades como Tallin, la capital de Estonia, o Riga, la de Letonia, se adjudican también la invención y exposición del primer árbol de Navidad. Pero la leyenda de Friburgo es de todos hermosa: en año nuevo, según se cuenta, se les permitió a los niños sacudir y saquear el árbol repleto de golosinas.

Las más antiguas pruebas documentales de la presencia de un árbol de Navidad provienen del suroeste del espacio lingüístico germano, sobre todo de zonas protestantes. Desde la alsaciana Sélestat (Schlettstadt, en alsaciano y alemán) se ha transmitido hasta nuestros días la noticia de que personas notables de la localidad adornaron un árbol con manzanas y obleas, que luego podían ser degustadas el Día de Reyes.

Existen además pruebas documentales de que la Catedral de Estrasburgo exhibió un árbol de Navidad en 1539. Y aunque fueron los gremios y asociaciones quienes terminaron por establecer la presencia de estos arbustos coníferos siempre verdes en sus sedes, la costumbre no se expandió a las casas sino hasta entrado el siglo XIX. Eso sí, sólo las clases adineradas podían darse este lujo. Al pueblo le tocó conformarse en principio con gajos de frescura y duración limitadas.

De culto de brujas a tradición protestante

wicca

Estdiantes Wicca en la Universidad de Vanderbilt

Los estudiantes Wicca y paganos de la Universidad de Vanderbilt pueden tener un día de excusa fuera de la clases para bailar alrededor del árbol de los hechiceros. 
La Oficina de asuntos religiosos de la Universidad Vanderbilt envió a los profesores en el calendario 2011-12 de “días santos, religiosos y ceremonias” (una política relacionada con las ausencias justificadas del estudiante), en la cual aparecen cuatro de los días en el calendario que serían considerados como “Wicca / Pagan”. 
La Wicca o brujería, es una forma de paganismo, un término general para las creencias en múltiples dioses y diosas. Algunos creyentes religiosos consideran el paganismo es una tendencia contracorriente, ya que se opone a la tradición monoteísta del cristianismo, el judaísmo y el Islam. 
LutherXmas

Los Lutero junto al “árbol navideño”

Sobre las más profundas raíces de esta tradición circulan también numerosas teorías. Antiguas culturas, que practicaron la adoración de bosques y plantas sagradas, consideraban que en los llamados árboles de hojas perennes habitaban dioses, que eran fuentes de vida. Se les asociaba con la salud, fertilidad, fuerza vital, protección. Los romanos coronaban sus casas con ramas de laurel para saludar el nuevo año. Pero el actual árbol cristiano surgió con la novena de Navidad, en el Medioevo, cuando la doctrina cristiana comenzó a representarse como pieza teatral para los fieles iletrados.

Durante mucho tiempo, las iglesias se negaron a tolerar el árbol pagano.

arbol oficial

Paulatinamente, los árboles paganos fueron introducidos en los pueblos desde el poder de los gobiernos de los países protestantes.

“Pero el pueblo se impuso y la iglesia evangélica, siguiendo su tradición democrática, convirtió al árbol de Navidad en símbolo de estas festividades para todo creyente protestante”, sonríe Myers.

Según fuentes históricas, fue hacia fines del siglo XIX que el árbol de Navidad apareció también en las regiones católicas de Alemania y Austria.

El primer árbol iluminado se registra alrededor del año 1611, cuando la duquesa Dorothea Sibylle de Silesia le agregó velas al decorado. En torno a 1830 se sumaron las esferas de cristal soplado. Según la leyenda, la idea de estas esferas coloridas se le ocurrió a un pobre vidriero de la oriental Lauscha, en Turingia, que no podía darse el lujo de colgar en el árbol las caras nueces y manzanas de los ricos. Cierto o no, el hecho es que, hasta el día de hoy, la región es internacionalmente conocida como una de las más importantes en el arte del soplado de vidrio en  Europa Central.

De cristal o plástico, las esferas son hoy parte indiscutible del decorado del árbol navideño. Chillonas o clásicas, de uno o varios colores, según se ponga de moda. Con el paso del tiempo la decoración del árbol se ha vuelto cada vez más opulenta y suntuosa. Y las más “increíbles” tendencias de la moda se muestran cada año en la Christmasworld, la mayor feria internacional de decoración navideña, en Fráncfort del Meno, cuenta también el pastor Jeffrey Myers. Si uno se fija en todo lo que allí se muestra, puede llegar a la conclusión de que el árbol ha vuelto a su origen pagano, dice.

El pastor ya estuvo en la feria una vez, en un pabellón de la iglesia evangélica, para insistir en el significado religioso de la festividad: aunque nadie sepa la fecha exacta del nacimiento de Jesús de Nazareth, la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesucristo y “muchos lo han olvidado”, cree Myers. No obstante, en Alemania, el pastor se siente a gusto: después de enterarse de todas las tendencias, los alemanes siguen colgando en el árbol lo mismo que colgaban en su niñez. De ahí que, por estas tierras, las clásicas bolas rojas, plateadas y doradas sigan brillando entre las ramas siempreverdes del abeto navideño.

4 comentarios leave one →
  1. Tomás permalink
    diciembre 19, 2015 6:42 pm

    Si no recuerdo mal Wojtyla mandó colocar un árbol de navidad en la Plaza de San Pedro.

    • diciembre 20, 2015 4:18 pm

      Sí, el cabalista Wojtyla Katz lo mandó colocar a partir de los años ochentas…

      Unidad en la Verdad

  2. Rufo permalink
    noviembre 30, 2016 3:22 pm

    ¿REDACCIÓN, PODRÍAS DARME TU OPINIÓN SOBRE ESTO?

    Creo que para liberar al nacionalismo occidental de la MENTALIDAD de la modernidad desde una PERSPECTIVA TRADICIONAL habría que restituir al catolicismo primeramente la perspectiva integral METAFÍSICA, ya que el catolicismo adolece de una falta de perspectiva completa o TOTAL de la realidad (además de sufrir diversas y graves confusiones). Me explico: e lcristianismo está limitado al grado del conocimiento propio de la TEOLOGÍA (que es el conocimiento del SER) pero omite una parte de la METAFÍSICA, que implica también el conocimiento del NO-SER o SOBRE-SER (por tanto a ambos, SER Y SOBRE-SER) lo que supone la visión completa de la REALIDAD TOTAL: esto es, CUERPO-ALMA-ESPÍRITU (por el lado de la perspctiva completa metafísica) contra la perspectiva incompleta crsitiana que, por lo demás, tiende a confundir ALMA con ESPÍRITU sin alcanzar la comprensión integra de este último. Qué implica esto: que el nacionalismo (añadiré que, desde mi pespectiva, EL ÚNICO NACIONALISMO, SENSU PROPRIO, ES EL ETNO-NACIONALISMO, donde se diferencia prístinamente entre NACIÓN-ETNICA Y ESTADO, por lo que NACIÓN EQUIVALE A ETNIA Y NO A ESTADO como pretenden muchos pseudo-nacionalistas o pseudo-nacionalistas homogeneizadores o jacobinos) tal nacionalismo, decía, afecta fundamentalmente a los aspectos corporal y psíquico (psiqué/alma) de la realidad total, no “afectando” al aspecto propiamente espíritual, por lo que JAMÁS el nacionalismo tiene, necesariamente, que pretender aspirar a tener un VALOR ABSOLUTO, ya que sólo EL ESPÍRITU (este sí y no el alma) está dotado de UNIVERSALIDAD (o sea de valor absoluto) por lo que trasciende INFINITAMENTE el ambito de la realidad propio del nacionalimo; es decir, que el espíritu, trasciende al cuerpo y al alma infinitamente, así que TAL NACIONALISMO NI CAERÍA EN EL MATERALISMO, NI COMULGARÍA CON LA MODERNIDAD como pretende Duguín. Aquí se puede ver que la defensa de aspectos como la RAZA, los cuales son perfectamente validos y legítimos (en su ámbito de realidad psicocorpórea, que no espiritual) no tiene por qué implicar en ninguna medida una caída en el materialismo o una especie de reclusión en la mentalidad propia de la modernidad.

    • diciembre 1, 2016 10:41 am

      No opinamos; simplemente observamos que ese escrito es un sofisma, elaborado, pero sofisma.

      Quien lo escribió, es el típico “etno-nacionalista” cuya pretensión lo lleva a una falsa espiritualidad “Metafísica”.

      Entre otros errores, pretende que la Teología Cristiana omite el conocimiento del No-Ser, que en realidad no existe pero sí es pretendida por Lucifer y sus ángeles caídos quienes afirman que son el No-Ser.

      Unidad en la Verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: