Skip to content

Bergoglio visita a siete curas casados y a sus familias; (¿por qué a siete como si fueran siete templos?)

noviembre 14, 2016
italia-papa-sacerdotes_15823518priests-kwld-u10901661173600fhe-1024x576lastampa-it
(VATICAN INSIDER/ DOMENICO AGASSO JR./ CIUDAD EL VATICANO)
 

El Papa va a consolar a ex sacerdotes que prefirieron formar una familia. Sucedió hoy, 11 de noviembre de 2016, por la tarde, cuando Francisco, a las 15,30 hrs. dejó la Casa Santa Marta para dirigirse al Puente de Nona, barrio en la extrema periferia del este de Roma. 

En un departamento, el Pontífice se reunió con siete familias, todas formadas por jóvenes que durante los últimos años abandonaron el sacerdocio. Papa Bergoglio, indicó la Sala de prensa vaticana, quiso ofrecer un signo de cercanía y de afecto para estos jóvenes que tomaron una decisión a menudo no compartida por sus hermanos sacerdotes y familiares. 

Después de varios años dedicados al ministerio sacerdotal desempeñado en las parroquias, refiere la Sala de Prensa, sucedió que la soledad, la incomprensión, el cansancio por el enorme compromiso y responsabilidad pastoral pusieron en crisis la elección inicial del sacerdocio. Después llegan meses y años de incertidumbres y dudas que a menudo llevan a considerar errónea la decisión que se había tomado: el sacerdocio. Y muchos deciden abandonar el presbiterio y formar una familia. 

Papa Francisco, pues, fue a visitar a estos jóvenes: cuatro de la diócesis de Roma, en donde fueron párrocos de diferentes parroquias de la ciudad, uno de Madrid y otro de América Latina. Todos ellos viven en Roma, menos el último que es de origen siciliano. 

El Papa entró al departamento y se desencadenó un gran entusiasmo, indicó la Sala de prensa de la Santa Sede: «Los niños se reunieron alrededor del Pontífice para abrazarlo, mientras que los padres no contuvieron la conmoción». La visita «del Santo Padre fue fuertemente apreciada por todos los presentes, que sintieron no el juicio del Papa sobre su decisión, sino su cercanía y el afecto de su presencia». El tiempo pasó con velocidad; el Pontífice «escuchó sus historias y siguió con atención las consideraciones que se hacían sobre el desarrollo de los procedimientos jurídicos de cada uno de los casos. Su palabra paternal tranquilizó a todos con la amistad y con la certeza de su interés personal». 

De esta manera, «una vez más, Francisco ha pretendido dar un signo de misericordia a quienes viven en una situación de malestar espiritual y material, subrayando la exigencia de que nadie se sienta privado del amor y de la solidaridad de los pastores». La visita concluyó alrededor de las 17.20. 

En enero de este año, el Pontífice visitó una casa de reposo para ancianos y una para enfermos en estado vegetativo en Tor Spaccata; en febrero fue a ver a una comunidad de tóxico-dependientes en Castelgandolfo; en marzo (el Jueves Santo) visitó el Centro de Acogida para Prófugos Cara de Castelnuovo di Porto; en abril, la visita a los prófugos y migrantes en la isla de Lesbos; en mayo, la comunidad del «Chicco» para personas con graves enfermedades mentales en Ciampino; en junio visitó dos comunidades romanas para sacerdotes ancianos y enfermos. El viernes 29 de julio, durante el viaje a Polonia, el Papa vivió su «Viernes de la Misericordia» con la oración silenciosa en Auschwitz-Birkenau, con la visita a los niños enfermos del hospital infantil de Cracovia y con el Via Crucis con los jóvenes de la JMJ, durante el que participaron jóvenes sirios, iraquíes y de otras zonas del mundo en las que se viven guerras y sufrimientos. El 12 de agosto visitó a un grupo de mujeres que fueron arrancadas de las redes de la prostitución gracias a la Comunidad Juan XXIII fundada por don Preste Benzi; el 16 de septiembre visitó dos estructuras sanitarias para visitar a los recién nacidos con problemas en el hospital San Giovanni de Roma y a pacientes en estado terminal de la Villa Speranza. El mes pasado, el 14 de octubre, el Pontífice visitó la casa para niños con graves problemas familiares «Vilaggio SOS Bambini», en la zona de Boccea. 

6 comentarios leave one →
  1. Enrique permalink
    noviembre 14, 2016 3:06 pm

    ¿Y que acaso a Cristo no lo criticaban por ir a comer a casas de pecadores? El Papa sigue el ejemplo de Cristo y tu el de los criticones.

    • noviembre 16, 2016 10:56 am

      Enrique.

      De hecho sí, todos eran pecadores (menos Jesús y María Santísima…) incluidos los apóstoles…

      Pero la gran diferencia es que hay de pecadores a pecadores:

      Por un lado los fariseos y sus hipocresías, por otro lado los pobres publicanos arrepentidos y débiles.

      Unidad en la Verdad

  2. javier gil permalink
    noviembre 15, 2016 7:20 am

    Lo que nunca hará Bergoglio será visitar a siete sacerdotes célibes para fortalecerlos, confortarlos y confirmarlos en su vida de castidad. ¿Apostamos?

    • noviembre 16, 2016 11:00 am

      Javier.

      No apostamos en contra tuya porque perdemos…

      Unidad en la Verdad

    • noviembre 16, 2016 11:46 am

      Nunca visitaría sacerdotes católicos, visita a estos presbiterones que ni tienen a fe católica ni tampoco jamás recibieron el sacramento del orden. Un hereje seglar visita a otros herejes seglares que contrajeron matrimonio luego de dejar sus funciones como “ministros” en la secta del Anticristo.

  3. Thomas Waibel permalink
    noviembre 15, 2016 3:22 pm

    Un paso más para abolir el celibato en la secta conciliar. Lo cual es lógico. ?Porque no puede casarse una persona que es psicólogo, trabajador social, sindicalista, agitador político o algo parecido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: