Skip to content

¿Cobardía o complicidad de Lefebvre?… confiesa que renunció a la condenación del comunismo en el Vaticano II

agosto 1, 2016

Lefebvre y Roncalli, quienes siempre se dispensaron una sólida deferencia. Hasta su muerte Lefebvre siempre exigió el uso del misal de Juan XXIII, y sus seguidores lo conservan a pesar de que saben bien que fue modificado a petición del hebreo cabalista Julius Isacc.

Otra confesión de Marcel Lefebvre que pone a los lefevrianos en un verdadero predicamento es aquella conferencia dada en Argentina en agosto de 1981, durante la cual declaraba que siendo presidente de la Cœtus Internationalis Patrum, durante el Concilio Vaticano II, tuvo en sus manos firmas para solicitar la condena del Comunismo. Pero no las entregó finalmente…

Y luego él mimo se rasga las vestiduras….

Este Concilio, donde estaban reunidos 2.500 obispos responsables de la Iglesia Católica ¡no fue capaz de condenar formalmente al comunismo!

Lefebvre, Sigaud y Castro Mayer durante el conciliábulo.

¿Por qué Lefebvre no entregó las firmas de los obispos del grupo que él controlaba?… el mismo lo contesta…. ¡porque no quiso!…..

Lo podemos leer en su conferencia dictada en Argentina en Agosto de 1981, transcrita por la revista Roma y publicada por los lefebvrianos de Stat Veritas  -totalmente ausente de parcialidad contra Lefebvre-: 

Nosotros, por nuestra parte, hicimos todos los esfuerzos posibles para que se condenara al comunismo. Así logramos reunir 450 firmas para pedir esa condenación. Monseñor Sigaud y yo fuimos a ver a Monseñor Felici, el Secretario del Concilio, llevando en nuestras manos las firmas que habíamos reunido dentro del tiempo establecido de acuerdo con el Reglamento interno, a fin de que se propusiera esta condenación del comunismo a los padres conciliares.

Cuando Monseñor Garrone, que era el relator del Concilio hizo referencia a este documento, dijo que tan sólo un obispo había presentado la posibilidad de que se condenase al comunismo, siendo que nosotros habíamos reunido 450 firmas.

Él dijo: “Yo no he oído hablar de eso”. Sabemos que Monseñor Glorieux, que era uno de los secretarios del Concilio, hizo desaparecer esta lista de firmas, de manera que nosotros no pudimos buscar otras para ser presentadas a los padres conciliares. (FC: ¿Y por qué no denunciaron en pleno Concilio, frente a los asistentes, la desaparición de las listas?…¿por qué no solicitaron que de cualquier forma se votara?… ¿cobardía o complicidad?).

Ante esta situación, pensamos dirigirnos a los cardenales y a los obispos de atrás de la cortina de hierro: el Cardenal Wyszynski, el Cardenal Beran y el Cardenal Slipyi que habían sido perseguidos por el comunismo, que habían estado presos. Creíamos que si conseguíamos el apoyo de estos tres cardenales, tal vez podríamos llegar a obtener cerca de mil firmas.

Fuimos los dos entonces a ver al Cardenal Wyszynski, al Cardenal Beran y al Cardenal Slipyi. Habíamos preparado un proyecto con una redacción muy cuidada a cargo de Monseñor Carli, en la que se pedía a los padres conciliares la condenación del comunismo.

En primer lugar, fuimos a ver al Cardenal Beran, que en ese momento era arzobispo de Praga. El Cardenal Beran nos dijo: Estoy totalmente de acuerdo con ustedes, quiero firmar el documento, pero no solo. Si firmo solo, los comunistas van a atacar a mi familia en Checoslovaquia. (FC: Y ¿por qué creería Beran que solamente él iba a firmar el documento, acaso no lo iban a firmar Lefebvre y Sigaud, así como otros de los 450 seguidores del Cœtus Internationalis Patrum?)

Quiero firmar, pero quiero que otros obispos, otros cardenales apoyen también esta posición, porque siendo ‘muchos les será mucho más difícil atacarme. Finalmente, firmó y nosotros le prometimos que si ningún otro obispo firmaba la declaración le devolveríamos su firma.

Luego nos dirigimos a ver al Cardenal Slipyi que vivía en el mismo Vaticano, detrás de la sacristía de San Pedro. Al dar con 61 (FC: suficientes firmas para satisfacer la petición de Berany presentarle el documento, nos dijo:

Estoy totalmente de acuerdo con ustedes. Si hay un error que debemos condenar es el comunismo. Ya saben cual es mi posición, pero yo soy un huésped del Vaticano y estoy seguro que allí, arriba (señalando la cúpula de San Pedro) no quieren que se condene al comunismo. Esto lo sé muy bien.

Por último, fuimos a ver al Cardenal Wyszynski, y al no encontrarlo en sus habitaciones le hablé por teléfono. El Cardenal Wyszynski me dijo: Monseñor, usted sabe cuál fue mi intervención sobre este punto en el Concilio. Yo pedí en el Concilio que se redactara un documento completo para condenar al comunismo y nadie me apoyó; mi proposición fue rechazada, y yo ya no quiero Intervenir más. Entonces nos vimos obligados a devolver su firma al Cardenal Beran, arzobispo de Praga (FC: ¿Y las otras 61 firmas?….).

Esta es la verdadera historia de este documento de condenación del comunismo que nunca fue aprobado por el Concilio. Este solo ejemplo muestra lo que fue el Concilio Vaticano II, un Concilio en el que estaban reunidos 2.500 padres que no se enfrentó el comunismo, el mayor enemigo de Dios, de la Iglesia, de todo principio espiritual. Un Concilio que actúa de esta manera se condena por sí solo”…

FC: Después de esta declaración/confesión de Lefebvre, ¿cómo es que sus seguidores no se pregunten por qué Lefebvre no entregó las firmas de 61 padres conciliares solicitando la condena del comunismo?.

La verdad es que renunció a hacer lo necesario para proponer la condena contra el comunismo. Lo reveló él mismo en su conferencia, nadie lo inventó.

¿Cómo es posible exculparlo, si él formó parte de la traición…por cobardía o complicidad?….

Anuncios
29 comentarios leave one →
  1. noviembre 19, 2012 5:04 pm

    No sé quienes son los obispos con Mons. Lefebvre, pero estoy seguro que no son ni Mons. Geraldo Proença Sigaud ni Mons. Antonio de Castro Mayer.

  2. noviembre 19, 2012 11:46 pm

    Lafiebre era doble agente.

  3. Inés permalink
    noviembre 20, 2012 2:06 am

    A Foro Católico :

    Magnífica conclusión : “Un Concilio que actúa de esta manera, se condena por sí solo”.

    Así es. Hubo de las dos cosas : Cobardía y complicidad.

    • noviembre 20, 2012 10:13 am

      Inés.

      Y conste que él lo dijo, así como apostilló a la Vaticueva como “Logia Vaticana”…

      Unidad en la Fe

  4. Inés permalink
    noviembre 21, 2012 1:45 am

    A Foro Católico :

    Como dicen los juristas, y en este caso , más que aplicable a Lefebvre, : “A confesión de parte”….. , no se necesitan pruebas.

    Me barrunto, ( y puede que no me equivoque), que cuando esos obispos se reunieron en Roma para la apertura y posteriores sesiones del conciliábulo, la inmensa mayoría de ellos ya eran Rabinos, y como Rabinos actuaron. De otra manera cuesta bastante entender lo que sabemos que pasó.

  5. Inés permalink
    noviembre 21, 2012 1:49 am

    Dicho de otra manera : Entendemos muy bien, demasiado bien, por desgracia, lo que pasó y por qué : Ese odio inextinguible a Cristo que persistirá hasta que Él vuelva.

    • noviembre 21, 2012 9:47 pm

      Y si hemos de creer en Sn Malaquias, ya paso “el eclipse del sol”, estamos en “la gloria de israel” y sigue… (puntos suspensivos…)

      Asi que su vuelta, esta a la vuelta ya de la esquina…(quizas!)

  6. Zarkov permalink
    noviembre 23, 2012 2:33 am

    Confieso que hasta hace pocos años yo era un catolico de costumbre, mi fe se sostenia mas por inercia que por creencia. A partir de mis modestos estudios teologicos, propios de un aficionado me doy cuenta que el Concilio Vaticano II no fue sino un colosal fraude, no alcanzo a comprender como se cometieron tantos errores a menos que fuera a proposito. Y los resultados estan a la vista, no me cabe duda que los comunistas estaban infiltrados como “progresistas”.

  7. Inés permalink
    noviembre 25, 2012 1:56 am

    Derechos :

    Que el conciliábulo se negase a condenar una herejía, en este caso, el comunismo, equivale a negarse a condenar todas las demás, cosa que hizo Lefebvre y la casi totalidad de los 2.500 padres conciliares presentes.

    El actual usurpador de la Sede Apostólica lo dijo algunos años después de forma tan contundente que no hay resquicio para la menor duda : “El Concilio fue un contra-Syllabus”…….. , es decir una total y absoluta rebelión contra el infalible Magisterio del Pontífice que lo definió como “el compendio de todas las herejías”.

    Por eso el negarse a condenar una, es negarse a condenarlas todas .

  8. Jorge Rodriguez permalink
    noviembre 9, 2013 6:54 am

    Ustedes sí que son valientes…desde un blog en forma anónima

    • noviembre 9, 2013 8:15 pm

      Jorge.

      Lefebvre no se distinguió por la defensa de la Verdad, a pesar de sus posturas mercadotécnicas. Ése es el hecho.

      El verdadero valor está en defender la Verdad, no en consecuentar a los fariseos.

      Acaso para ti ¿fueron cobardes los cristianos que se ocultaban de la persecusión en las catacumbas?.

      ¿Tú te atreverías a enfrentarte a las fuerzas de los perseguidores nada más para hacerte el valiente?.

      Éso no es valor, es vanidad y egocentrismo.

      Unidad en la Verdad

      • diciembre 26, 2013 9:58 am

        Lo importante no es quién lo dice, sino lo que dice, escribió Kempis. Por otra parte sí hay muchos que dicen las cosas frontalmente, pero está por ahí la tentación como dice Foro Católico, de “hacerse el valiente” Varios creo que ya hemos sentido o caído en esa tentación. Pero la hora puede o tiene que llegar: la de dar la cara. Que el Señor indique el momento.

  9. diciembre 26, 2013 10:03 am

    Con respecto a este asunto de la no condena del comunismo en el Vaticano II y la complicidad negativa de prelado tradicionalistas… Deberíamos basarnos en documentos y realidades establecidas. Recuerden de la actitud de Pío XII ante el nacismo, donde hacer una declaración pública podría significar la muerte de cientos o quizá miles, no sé.

    No desculpo al Vaticano II, pues la posición de los católicos y aliento y esperanza a los tras la Cortina de Hierro, sí tuvo que haberla enviado… era su obligación de estricta caridad y por defensa de la Fe en las almas de esos presos.

    • diciembre 26, 2013 3:52 pm

      Xaverius.

      Te equivocas o mientes deliberadamente…

      El propio Marcel Lefebre es quien dio detalles de cómo se quedó con decenas de firmas en sus manos, y de cómo el propio Montini Alghisi fue quien le encargó ablandar a las órdenes religiosas más reacias a aceptar el conciliábulo… lee sus biografías oficiales y lo encointrarás.

      Y de la militancia de su padre en el exclusivo club de espías illuminati, tampoco hay duda, hay documentos, confesiones y testimonios.

      Sobre Hitler y Pío XII, además de que nada tiene de común este caso, también puedes constatar que en pleno inicio del nazismo, el Papa Pío XI y el nuncio Pacelli elaboraron una encíclica condenando errores doctrinales y abusos de los nazis. Nunca condenó el Holocausto porque tal cuento nunca fue realidad.

      Unidad en la Verdad

      • diciembre 28, 2013 5:31 pm

        Proporcionar información documental o referencias a ella es esencial es estos debate o planteamientos.
        Ahora, recomiendo, en la caridad que me inspira el cristianismo, que el administrador de este blog debe medirse en los juicios contra los que opinamos en sus páginas (y eso que yo es primera o segunda vez que comento algo).

        “Te equivocas o mientes deliberadamente…”‘ ¿De dónde sale tanta animosidad?

        Párrafo 1. No me equivoco pues ahí sólo menciono la necesidad de documentación y ni siquiera exijo que la presenten en ese momento y no niego que exista. Sólo es un comentario general. Así como has sido rápido en reaccionar… y no sé contra qué… espero que tenga alguna disposición a pedir una disculpa a tu comentarista y tal vez amigo (apenas estoy conociendo este blog). Entiendo que caer de vez en cuando en esos exabruptos no sería cosa ajena a un blog aguerrido como me parece éste.
        Mis disculpas de antemano, hermano.

        Párrafo 2. En el menciono, de todas maneras la terrible FALTA, al abandonar a millones de cristianos tras la cortina de Hierro, pues no sólo de condenas se trata, aunque necesarias para aclarar o actualizar posicionamientos, si no de hacer algo positivamente por aquellos hermanos expuestos cotidianamente a tantas vejaciones y atentados contra su Fe. No tengo información si en realidad Roma hizo acciones importantes al respecto, y eso que he leído algo de la historia de la Iglesia en los años 60. He asumido que NO.

        Alabados sean Jesús y María.

        • diciembre 28, 2013 6:03 pm

          Con mucho gusto corregiremos si nos demuestras un error o varios.

          Pero cuando señalamos “te equivocas o mientes deliberadamente” es porque dijiste una mentira o contradicción. Si alguien hace eso es por que miente, deliberadamente o por error. Si es por error, lo corrige y listo. si es por malicia, ya es otra cosa…

          Unidad en la Verdad

    • Tomás permalink
      diciembre 27, 2013 7:56 am

      Los “papas conciliares” no solamente no condenaron el comunismo por razones de prudencia, es decir, para evitar una persecución anti cristiana en el mundo comunista, sino que practicaron la “ostpolitik” totalmente favorable al comunismo, sin recibir prácticamente nada a cambio.

  10. diciembre 28, 2013 5:34 pm

    Tomás menciona la Ostpolitik. Algo sé de ello, sin profundizar, me acuerdo que leí el término y algo de su culpabilidad, hace años, en escritos del hermano Miguel de la Santísima Trinidad. “Ostpolitik” voy a anotar el término en la lista de mi búsqueda de videos en la web para saber, con tiempo, más sobre ello, las autoridades en el tema, y TRATAR de deducir implicaciones.

    No resto importancia a la falta de condena del comunismo tal como Foro Católico me lo presenta en el comentario arriba. Me interesaría profundizar también en el tema.

    Gracias.

  11. agosto 2, 2016 8:04 am

    Un documento muy interesante y revelador. Es increible como Lefebvre se va cayendo poco a poco para quienes en una época lo llegamos a considerar el “nuevo” San Atanasio. Yo también me lo creí. Eso ocurre porque muchas veces, los católicos caemos en el “tradicionalismo” y nos olvidamos que somos “simplemente católicos”, que nuestra lucha es por la fe y la salvación de nuestras almas, porque a la Iglesia, como dijo Disandro, no la salva nadie, ella es la que salva.
    Estos “líderes” y “gurúes” tradicionalistas, todos ellos tienen alma de fundador: Lefebvre fue el primero, luego vinieron el diácono Dolan, Cekada, Morello y más recientemente, Romero y ortos tantos que andan por allí, sueltos por el mundo y todos ellos salidos de la FSSPX. Basta ver los desvaríos del Yoyo-Ceriani.
    Finalmente quisiera aclarar otra cosa: hace pocos días, publiqué en mi blog una foto de Lefebvre dando la comunión (así decía la fuente de la imágen) a una mujer semidesnuda. Es interesante ver como actúa el fariseísmo lefebvrista: no da la comunión, bendice… pero en las capillas lefebvristas no dejan entrar a una mujer que llega en pantalones porque, según ellos, la Biblia prohibe que la muje use pantalones. Bien, yo les haría notar que en la época de la redacción de los textos que componen la Sagrada Escritura no se habían inventado los pantalones. Había túnicas para hombres y túnicas para mujeres… faldas… lo que la Iglesia estableció es el recato y la modestia, tanto para el hombre, como para la mujer y que la mujer vista de mujer y el hombre de hombre. Por eso mismo, el fariseísmo lefebvrista confunde la causa y la consecuencia, el camino con el destino: el problema de que la mujer se vista como hombre es que desea hacerse igual al hombre.
    Si Monseñor aceptó una mujer descubierta está bien, porque era un misionero, ahora si a la capilla llega una oficinista que sale del trabajo, corriendo un día de semana, se la detiene y le dicen “usted no puede entrar así”. Coherencia ante todo.

    PS.: No defiendo que las mujeres entren de manera indecorosa a un templo, sino que estoy señalando el fariseísmo lefebvrista. En todo caso, lo de “templo” habría que remarcar las comillas.

    • agosto 2, 2016 8:19 am

      Tienes razón Raúl.

      Lamentablemente el caso de Marcel Lefebvre es mucho más profundo en el sentido de la traición. Todavía falta revisar el tema de sus familiares y amigos cercanos. Está el poco conocido caso de su tío, el cardenal comunista Charles Lefebvre, íntimo de Liénart y elevado al cardenalato por el masón Roncalli. También está el caso de su íntimo Fracois Ducaud Bourguet, señalado como nada menos que el jefe del Priorato de Sión. Ya conoces también el tema de René Lefebvre padre, nada menos que agente de la luciferina MI6 y principal promotor de que Marcel ingresara al herético Seminario Francés de Roma, reconocido como semillero de agentes de extrema izquierda y de extrema derecha, antagonistas de los papas y de verdaderos defensores de la Fe.

      Y haces bien en aclarar que no está bien que la mujer vaya en pantalones a Misa, no porque sea pecaminoso usar pantalones, sino porque escandalizan como si no llevaran el velo que las distingue del hombre.

      Igualmente se debe aclarar que el objeto del velo no es porque la cabellera al aire sea en sí pecaminosa en la mujer, sino por la sumisión debida que deben mostrar en la Casa de Dios, así como el hombre debe llevar la cabeza descubierta en la Santa Misa, en signo de su responsabilidad como jefes de familia.

      Unidad en la Verdad

      • ¿Quien es Lucifer? permalink
        agosto 3, 2016 10:55 am

        Ignorantes no saben que Lucifer no es lo mismo que Satanas, LUCIFER viene de LUX= luz y FERO= portador, por lo tanto Lucifer es el lucero de la mañana o sea Venus (portador de luz), es aquel que nos trae la luz de la razón nada que ver con Satanas ese principe de las tinieblas con patas de chivo.

        De verdad que en este FORO hay muchos ignorantes empezando por su portavoz que es un paranoico de los ILUMINATIS.

        • agosto 3, 2016 1:35 pm

          Sí claro…

          Por eso necesitamos de “expertos” como tú para que nos aclaren bien lo del luciferismo y sus diferencias con el satanismo…

      • Rufo permalink
        agosto 4, 2016 2:22 am

        ¿Quien es Luci?

        Que sabrás tú pobre diablo.

  12. Luis Abdala permalink
    agosto 3, 2016 3:04 am

    A quien le interesa.tanta babosada? Si realmente estuvieramos en los ultimos tiempos ustedes deberian dedicarse a mostrar al publico el buen camino del Señor. Explicando porque se equivoca Bergoglio y corregirlo.

    FC: mira quién habla… seguramente porque tú lo afirmas Sinagoglio nos va a hacer caso y va a “corregir” sus “pequeños desatinos”…

    Nada de lo que ustedes hacen. Y luego siempre sale ese (editado por insultos baratos) El tema de la apostasia no es para tomarselo asi. Mejor vayan a (editado por insultos baratos)

    • Rufo permalink
      agosto 4, 2016 2:24 am

      FC jajajaj buena respuesta. Si es que es para reírse. El nivel de los comentaristas raya lo grotesco.

    • John_Nada permalink
      agosto 4, 2016 10:18 pm

      Luis abdala: no te has dado cuenta que en eso andan? Se esfuerzan en mostrar las metidas de pata de Blasfemogoglio cada vez. No es de vacaciones.

  13. agosto 3, 2016 6:11 pm

    Lucifer y Abdala.

    Muy sabios resultaron recuerriendo al insulto barato y sin argumentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: