Skip to content

El apóstol Santiago y los orígenes del cristianismo en España y América

julio 25, 2016
MataMoros

Santiago el Mayor, “hijo del trueno” y apóstol para Hispanoamérica.

Testimonios documentales sobre la predicación del apóstol Santiago en España

  1. Entre los siglos V y IX se desarrolla la veneración hacia todos los Apóstoles. Se generalizan progresivamente sus fiestas, que en principio eran locales.

  Durante ese tiempo, en libros litúrgicos de Oriente y Occidente, o por separado, se compilan los datos referentes a todos los Apóstoles en breves Índices (calendarios de sus fiestas, breviarios, Nomina Apostolorum,…)

  Unos recogen datos biográficos (nacimiento, predicación, muerte, sepultura); otros se limitan a señalar la passio con el lugar de la muerte, que es lo que conmemora la fiesta correspondiente.

  Por lo que toca a Santiago, algunos textos orientales, como también la Passio latina, evocan su predicación en Judea y Samaria. Los actos griegos, coptos y etiópicos afirman la predicación a los judíos de la Diáspora.

  2. Distintos textos latinos añaden la predicación en Hispania o en Hispania et occidentalia loca.

    El Breviarium Apostolorum ex nomine ubi predicaverunt, orti vel obiti sunt (que circula por todo el Occidente desde finales del s.VI o comienzos del VII) dice de Santiago:

hic Spaniae et occidentalia loca praedicat…“.

  En el mismo sentido se puede citar la lista Nomina Apostolorum per singulos cibitates ubi predicaverunt evangelium (Norte de África, s.VIII y anteriores): Jacobus Zebedei in Spania.

  3. El opúsculo hispano de comienzos del s.VII, De ortu et obitu Patrum qui in Scriptura laudibus efferuntur, muy difundido también por Occidente, como obra de San Isidoro de Sevilla, en la noticia biográfica dedicada particularmente a Santiago (cap.71) dice:”Spaniae et occidentalium locorum Evangelium praedicavit et in occasum mundi lucem praedicationes infudit”.

  4. Una serie de textos que destacan la predicación de los Apóstoles por todo el mundo y su distribución según las sortes propias que cada uno había recibido, asignan Hispania a Santiago: San Isidoro de Sevilla, San Beda el Venerable, San Beato de Liébana

5. San Aldhelmo de Malmesbury (Inglaterra), a fines del s.VII, en el poema dedicado al altar de Santiago dentro de una basílica que los tenía dedicados a los Doce Apóstoles, señala la predicación en España:

primitus hispanas convertit dogmate gentes“.

  El himno a Santiago O Dei verbum, de la Liturgia hispana (s.VIII, reino de Asturias), asigna también al Apóstol como tierra de misión España, donde preside, cumpliéndose la petición de que los Zebedeos estuviesen a derecha e izquierda en el Reino de Jesús: Juan en Asia, Santiago en Hispania.

  Después del siglo XI, la creencia en la predicación de Santiago en España posee la universalidad en la Iglesia Occidental y se extiende también por Oriente. Es un dato firme de la literatura hagiográfica y de la liturgia.

  La polémica acerca de la cuestión se ha detenido excesivamente en el intento de demostrar con argumentos positivos que es imposible o inverosímil la predicación de Santiago en España. A la luz de la ciencia histórica actual esos argumentos no son válidos:

  • Si se admite la incierta opinión de que durante un buen número de años los Apóstoles no consideraban abierto el camino a los gentiles, solo puede entenderse de una prioridad a favor de los judíos, lo que no excluye a los judíos de la diáspora.
  • Deducir del libro de los Hechos que los Apóstoles no salieron de Jerusalén hasta después de la muerte de Santiago, supone violentar la verdadera estructura del libro que no es una historia completa de los Apóstoles.
  • El criterio paulino de predicar donde Cristo no había sido nombrado (Rom 15, 20), además de no tener un sentido absolutamente excluyente, no sería aplicable a territorios amplios donde pudieron quedar grandes zonas sin evangelizar. Acaso el proyecto paulino de ir a España responde también al programa de la última fase de su vida: consolidar cristiandades ya constituidas.
  • Por último, el máximo argumento, minuciosamente analizado por Duchesne, del silencio de los escritores españoles antiguos no tiene consistencia al advertir que, aún mayor, afecta a la predicación de San Pablo y a otros hechos importantes de la historia de la Iglesia antigua.
  • Donde tiene campo abierto la crítica histórica es en lo tocante a la génesis, propagación y valor, de la convicción occidental de los siglos VI-VIII.
  • Es una suposición infundada el que todos los textos deriven de otro único (elBreviarium) que habría sido manipulado para introducir en él la noticia de la predicación (Duchesne).
  •  Tampoco hay suficientes razones para sostener, como hace Lipsius, que la idea fue promovida por la Iglesia española del sigo VII con el fin de sustituir con otro Apóstol a San Pablo, cuya adscripción a España sería mal vista por Roma que lo reclamaba en exclusiva para sí. La principal razón es que la primera mención española de San Pablo aparece en San Isidoro, quien también habla de Santiago.
  • Gams supone que el hecho de la traslación del Cuerpo de Santiago muerto dio ocasión, en virtud de una modalidad lingüística, para que se terminara hablando del viaje de Santiago vivo. Pero esto exigiría una localización notoria de la sepultura antes de que aparezcan las menciones de la predicación.

  Por último cabe preguntarse si la convicción occidental de la alta Edad Media es manifestación de una tradición más antigua.

  De ella pueden encontrarse indicios en los numerosos textos (ss.IV-V) que, refiriéndose de un modo genérico a la predicación de los Apóstoles por todo el mundo, sin ligar necesariamente a cada Apóstol con un país determinado, mencionan expresamente a Hispania.Los textos, vistos aisladamente, podrían interpretarse de otra forma pero, a la luz de las menciones de los siglos VII-VIII pueden también entenderse como alusiones y vestigios de la misma corriente tradicional que aflora luego por escrito.

Féretro del Apóstol Santiago

Culto sepulcral y traslación

  1. Aunque la Passio y otros Actos Indices, de acuedo con Hch 12,2 ponen la muerte de Santiago bajo Herodes y la sitúan casi siempre en Jerusalén, añadiendo algunos ibique sepultus est, es notable que no haya noticia de un culto sepulcral, al menos duradero, en Jerusalén ni en otro lugar de Palestina.

  2. El De ortu et obitu Patrum, el Breviarium Apostolorum y otros textos, incluso orientales, señalan como lugar de la sepultura de Santiago un lugar designado por dos vocablos con variantes en los manuscritos:

a.      Acha o Achi (Aca – Aci) o Achaia (en copias tardías, Arca, Arce).

b.      Marmarica (o Marmorica).

  El modo como surge este topónimo en los textos sugiere la idea de una inventio o traslado. A partir de este tiempo, en los ss.VII-VIII, Santiago (que antes no se contaba entre los Apóstoles de culto extendido) comienza a tener iglesias dedicadas y veneración de reliquias en Galicia, Francia e Inglaterra lo que requiere un foco, un sepulcro, donde quiera que estuviese.

  Manuel Ximénez: “Traslado del cuerpo del apostol Santiago” (s.XV)

  3. En la primera mitad del siglo IX se nos manifiesta en Galicia un culto intenso y creciente al Cuerpo de Santiago, cuya presencia allí presupone un traslado. Ahora bien, ¿qué hay en el origen de esta veneración? ¿Un traslado contemporáneo? ¿Un descubrimiento inesperado del sepulcro? ¿Un lento proceso de identificación de un sepulcro ya conocido? ¿La simple exaltación de una devoción ya existente?

  Todas estas hipótesis tienen partidarios y coinciden en dar por seguro el dato de la tradición compostelana, según el cual hubo un descubrimiento en tiempos del obispo de Iría Teodomiro (c.813) y sólo difieren a la hora de interpretarlo: ¿fue un descubrimiento total? ¿o sólo el hallazgo y exhumación de un cuerpo que ya era objeto de culto local, mas no era accesible por estar soterrado?

  El lugar de Galicia en que recibe culto el Cuerpo de Santiago se denomina en la abundante documentación local de los ss.IX-XI Arcis, o ArchisMarmoricis Marmaricis y sin que se pueda establecer ninguna dependencia literaria con los textos antiguos que hemos citado.

  El hecho de la localización del Cuerpo de Santiago en Galicia, anterior a las leyendas explicativas, admitido con naturalidad por la Iglesia, sería inexplicable sin datos precedentes que permitiesen relacionar con Galicia una sepultura que los textos muy conocidos de los Hechos y de la Passio inducirían necesariamente a situar en Palestina. La búsqueda de esos datos es un quehacer pendiente:

  • ¿Traslación en el siglo I como suponen las narraciones medievales?: es posible, aunque menos normal que

  • ¿Traslación del siglo IV en adelante, con o sin etapas intermedias, en tiempo próximo a la mención del Arca Marmarica?: sería congruente con la abundancia de traslados de otros santos, con las adaptaciones del edificio sepulcral, con la cronología litúrgica (fiesta del 25-julio).

Iglesia de Santiago Tlatelolco (México) construida por orden de Hernán de Cortés y donde asistía Juan Diego al catecismo.

El Apóstol en tierras de la Nueva España

Bernal Díaz del Castillo, relata en su obra Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, cómo los españoles invocaban la ayuda de Santiago Apóstol en sus expediciones por el Nuevo Mundo.

La primera ocasión que sucedió esto fue en el año de 1519 cuando Hernán Cortés y su tropa llegaron al río que ellos nombraron Grijalba y que se conocía por los naturales como Tabasco. Arribaron en la desembocadura de éste por medio de canoas porque no podían entrar los navíos grandes, ahí los indígenas les presentaron batalla a los españoles que todavía no habían tocado tierra, viéndose en apuros, sobre todo el capitán que se encontraba en una zona fangosa y:

[…] en aquella lama estaba Cortés peleando, y se le quedó un alpargato en el cieno que no le pudo sacar, y descalzo el un pie salió a tierra, y luego le sacaron el alpargato y se calzó. Y entre tanto que Cortés estaba en esto, todos nosotros, así capitanes como soldados, fuimos sobre ellos nombrando a Señor Santiago, y les hicimos retraer […].

Después del triunfo de la batalla para los españoles, Cortés tomó posesión de aquella tierra en nombre del rey. Más tarde los conquistadores pidieron nuevamente a Santiago que los ayudara en la batalla de Tlaxcala en 1519, donde Cortés lo invocó clamando ¡Santiago, y a ellos! , derrotando a los naturales comandados por Xicotenga. Igualmente cuando Cortés mandó pacificar la provincia de Chiapas, estando capitaneando Luis Marín, se percató de que eran tantos los contrarios que animó a sus compañeros gritándoles ¡Ea, señores, ¡Santiago y a ellos!, o cuando el capitán Gonzalo de Sandoval estuvo en la provincia de Chalco, donde le esperaron gente de campaña, en este lugar se escuchó una vez más el grito de guerra de los españoles.

Al leer a Díaz del Castillo se vuelve evidente que los conquistadores tenían una profunda devoción al Apóstol. Algunos de ellos llegaron a México vistiendo el hábito de Santiago. Como españoles, el nombrar al Apóstol era tener de inmediato su segura protección, porque a pesar de la valentía con que luchaban los indígenas, la mayoría de las veces se replegaban o salían derrotados.

  Santiago Apóstol preparó el camino para la Virgen María en España y también preparó su llegada al “Nuevo Mundo”. El es el Apóstol de la Virgen María, también es conocido como el Apóstol de la Paz.

En 1519, Cortes llegó a Veracruz, y en Lantigua construyó la primera Iglesia dedicada a Santiago Apóstol en el continente Americano. También en 1521, cuando México fue conquistada, Cortes construyó una Iglesia en las ruinas de los Aztecas que al igual fue dedicada a Santiago Apóstol. A esta Iglesia era que Juan Diego se dirigía el 9 de diciembre de 1531, para recibir clases de catecismo y oír la Santa Misa, ya que era la fiesta de la Inmaculada Concepción.

Unidad en la Fe

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. julio 25, 2011 2:03 am

    Muchas gracias por tan bella reseña de las glorias españolas en tierra mejicana. ¡Viva Méjico! ¡Viva España!

    • E. Mario permalink
      noviembre 30, 2012 3:55 pm

      Wulfrano.

      ¿Tú o los más de 130 millones de mexicanos que escriben México con “equis” están equivocados? 🙂 😀 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆

      “México, creo en ti,
      Porque escribes tu nombre con la X
      Que algo tiene de cruz y de calvario:
      Porque el águila brava de tu escudo
      Se divierte jugando a los “volados:
      Con la vida y, a veces, con la muerte.”

      México viene del náhuatl Mēxihco y NO se pronunciaba con “jota”. 😉

      “Los pocos que lo escriben con jota lo hacen bajo diversas doctrinas, que nada tienen que ver con el amor y la devoción por la Patria.” (Logan)

      LA SALETTE

      • toni permalink
        mayo 15, 2016 12:14 pm

        pero la X si es pronunciada como j el antiguo español. lo mismo que h y f son intercambialbes…

  2. julio 26, 2011 3:42 pm

    Nos dice el padre Jean Croisset:

    “Desde luego conocieron todos que Santiago era uno de los discípulos más favorecidos. Pocos milagros hizo el Salvador de que él no hubiese sido testigo. Hallose presente cuando sanó a la suegra de san Pedro. En la resurrección de la hija de Jairo, príncipe de la sinagoga, también quiso el Hijo de Dios que le acompañasen san Pedro, Santiago y san Juan, tres discípulos particularmente amados suyos, á quienes por todo el discurso de su vida distinguió con singulares demostraciones de amor y ternura.”

    Fue muy especial la que demostró en el Tabor, llamándolos para testigos de su gloriosa Transfiguración.”

    fue este bienaventurado Apóstol uno de los tres que acompañaron al Salvador al monte de las Olivas, para servirle, digámoslo así, de consuelo en aquella mortal tristeza”

    Año Christiano, Julio, día XXV, pag 522 y 523. 1862

  3. julio 26, 2011 3:57 pm

    Más adelante prosigue el jesuita Croisset:

    “Es constante y muy autorizada tradición de todas las iglesias de España, que Santiago fue su primer Apóstol; y que antes que los Apóstoles se separasen para anunciar el Evangelio a todo el universo, viendo que después de la muerte de san Esteban no se podía predicar a Jesucristo en la Judea, Santiago se embarcó, pasó los mares y llevó a España las primeras luces de la fe. Venérase aun en Zaragoza el sagrado pilar donde el cual la devota piedad cree con grandes fundamentos que se le apareció la Santísima Virgen, estando aún en vida mortal esta Señora, y le mandó fabricar en aquel mismo sitio una capilla dedicada a su santo nombre; asegurándole tomaba desde luego de su especial patrocinio una nación que hasta el fin de los siglos había de ser muy devota suya”

    obra ctada, pag 524.

  4. Inés permalink
    julio 27, 2011 4:31 am

    Así es, Alicia, he tenido la dicha de leer esos párrafos en esa joya del AÑO CRISTIANO del P. Croisset.

  5. ADOLF DEGRELLE permalink
    julio 26, 2012 8:31 am

    Santiago Apóstol, ora pro nobis, pecatoribus!!!

  6. noviembre 30, 2012 10:14 pm

    @ Mario. La jota suena como “j”. La equis “X” suena como “ks”. Yo escribo como pronuncio. Pronuncio “Méjico”; y no pronuncio “Méksico” (como sí lo hacen los gringos).

    • E. Mario permalink
      diciembre 2, 2012 1:43 pm

      Wulfrano.

      Y según tú, ¿cómo se debería escribir, Méjico y Tejas o México y Texas?

      “Los pocos que lo escriben con jota lo hacen bajo diversas doctrinas, que nada tienen que ver con el amor y la devoción por la Patria.” (Logan)

      LA SALETTE

    • diciembre 2, 2012 10:23 pm

      @ Mario. Texas pertenece a los EE.UU. Y los gringos lo pronuncian “Teksas”. Luego está bien Texas. Lo correcto escrito, pues, es Méjico y Texas.

      • E. Mario permalink
        diciembre 3, 2012 7:42 am

        Wulfrano.

        Texas NO “pertenece” a U.S.A., fue ROBADO y USURPADO por U.S.A.. Ahora bien, según tu intransigente postura, ¿por qué no peticionas a la página católica Foro Católico para que escriba en sus posts “Méjico” en vez de México? 💡

        LA SALETTE

  7. Lentulo permalink
    julio 27, 2013 12:01 am

    Solo basta leer la Bula “Deus Omnipotens” emitida por el recordado Santo Padre Leon XIII y baste para que todo catolico acepte tanto el fallo cientifico como religioso de la predica del Apostol Santiago en Hispania y la posterior traida de sus restos luego de morir martir en Jerusalen, asi como la presencia junto a su sepulcro de dos de los 6 varones apostolicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: