Skip to content

P. LUIS DE LA PUENTE: DE LA OPOSICIÓN ABSOLUTA ENTRE JESUCRISTO Y EL MUNDO

mayo 19, 2016

MEDITACIONES ESPIRITUALES

DEL P. LUIS DE LA PUENTE, S. J.

(POR EL PADRE FCO. DE P. GARZÓN DE LA MISMA COMPAÑÍA)

TOMO I

“DE LA OPOSICIÓN ABSOLUTA ENTRE JESUCRISTO Y EL MUNDO”

fieles

P. Luis de la Puente S.J.: “Tengamos odio a todo lo que pueda separarnos del espíritu de Jesucristo, y valor para hacer la guerra a las ideas, principios y obras de los mundanos.”

Una de las más constantes y espantosas revelaciones del Evangelio es la oposición absoluta, irreconciliable y eterna que existe entre Jesucristo y el mundo.  El divino Maestro que daba al pérfido Judas el dulce nombre de amigo en el momento en que, por un beso traidor, le iba a entregar a los sayones; el que en la cruz oró al Eterno Padre por los que le crucificaban; el mansísimo Cordero que no tenía más que palabras de perdón y misericordia para los ladrones, las adúlteras y toda suerte de pecadores, no habla una sola voz del mundo que no sea para anatematizarlo, maldecirlo y condenarlo.  Pues bien, en el momento en que ora por todos los hombres, para que todos se conviertan y vivan de su fe y de su amor, excluye hasta de sus divinas oraciones dos cosas solamente: el infierno y el mundo.

El infierno porque es un mal sin remedio, la malicia eterna, porque el infierno no puede arrepentirse ni amar, porque el infierno se nutre y vive del odio, y la misericordia de Dios no tiene allí donde ejercitar su perdón ; y el mundo porque, a semejanza del infierno, “está fijo todo él en el mal”, porque vive y se nutre sólo del vicio y del pecado : la luz de la verdad no puede entrar en él, porque si puede convertirse un pecador, el mundo no se convertirá.

En efecto, la víspera de su muerte, cuando el divino Maestro derramaba del fondo de su corazón torrentes de amor sobre sus discípulos y para todos los hombres, para el mundo no tiene más que palabras de espantosos anatemas.  Palabras divinas que prueban con luz meridiana que existe una ciudad terrena enemiga de Dios, fundada sobre el mal y el pecado, una Babilonia abiertamente opuesta a la Jerusalén celestial y a su Rey eterno, que es Cristo, y que todos los que forman parte de aquella Babilonia, si no se convierten y abren los ojos al sol que ilumina a todo hombre, serán reprobados irremisiblemente.

Esta oposición absoluta de Jesucristo y del mundo es tal, porque el mundo es la contradicción de Jesucristo en su doctrina, en sus planes, en sus fines altísimos y divinos. La doctrina de Cristo es la verdad, que es el mismo Cristo, camino, verdad y vida ; la doctrina del mundo es la falsedad y la mentira; los planes de Cristo son salvar al mundo por la humildad, la abnegación y la cruz; el mundo sólo vive para perder a los hombres haciéndolos vivir para la soberbia y el placer; el fin de Cristo S. N. es elevar, ennoblecer y en cierto modo deificar la naturaleza humana; el del mundo embrutecerla por las tres concupiscencias : la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida, y degradarla con toda clase de vicios infames y de pecados, que convierten en bestias a los hombres creados para la gloria. No puede darse, pues, mayor oposición, ni más cruda guerra; son como la luz y las tinieblas, la verdad y la mentira, el espíritu y la materia, el cielo y el infierno, Dios y Satanás. 

Hayamos sido o seamos pecadores, como la Samaritana, como la Magdalena, como Pedro, como Pablo y como mil otros más, aún nos podemos salvar.  Una sola obra es imposible a la misma bondad divina: salvarnos mientras seamos del mundo, obremos como el mundo o vivamos de la doctrina del mundo.  Hay pues en el hombre y en su alma, como dos regiones separadas y opuestas, la una elevada y noble, donde brilla la luz de la verdad y la justicia, y la otra miserable y baja, en donde rugen las malas pasiones, los vicios y las concupiscencias, como un populacho alborotado en contra de la Ley de Dios y de la doctrina de Cristo. Ese es el mundo dentro de cada uno de nosotros.

Pero al reunirnos en sociedad, cada hombre trae a ella ese fondo de malicia que, uniéndose a la perversidad de muchos, lo emponzoña y pervierte todo hasta hacer del mundo la imagen del infierno.  Criterio moral, o del bien y del mal, perverso y pervertido, llamando vicio a la virtud, y virtud el pecado;  falsas máximas, aceptadas como verdades evidentes; un evangelio del demonio y de la carne en abierta oposición con el de Cristo; el placer, el lujo, la ambición y todos los pecados capitales, constituidos en reyes e ídolos de las gentes; todo eso, y todavía mucho peor que eso, es el mundo.

Mira, por tanto, que el mundo que debes odiar, como lo odiaba Cristo N. S. , so pena de ser réprobo y excluido hasta de las oraciones de tu Redentor, es, en primer lugar, el conjunto de máximas por las que se rigen los mundanos, abiertamente opuestas a las del Evangelio.  En segundo lugar, el mundo se constituye por esa sociedad en donde gentes, que se llaman cristianas porque están bautizadas, se reúnen para gustar placeres o pecaminosos o peligrosos; en donde se olvidan o se escarnecen los preceptos de la moral cristiana, se hacen o se dicen o se representan cosas que Jesucristo reprueba, maldice y condena por medio de la Iglesia. El mundo, en una palabra, es la sociedad de Satanás, la ciudad del mal, que defiende y da derechos al error y al vicio, la que está en abierta lucha con la ciudad de Dios; tierra de maldición, tierra en donde todo lo enseñorean las pasiones más brutales, donde la vanidad, la calumnia, la deshonestidad y cien vicios y pecados más son los ídolos de millones de esclavos, que se creen felices por breves instantes, besando sus cadenas y amando su esclavitud.

A ese mundo renunció el cristiano en el bautismo, y a él tiene que renunciar todo el que quiera seguir a Cristo, porque no puede haber unión entre la luz y las tinieblas, entre el mundo que no conoció a Cristo, ni lo quiso recibir, ni lo recibirá jamás, y Cristo, que nos prohíbe amar al mundo y las cosas del mundo, (Jn. II, 15).

ES IMPOSIBLE SER DE CRISTO Y AL MISMO TIEMPO DEL MUNDO

El espíritu de Cristo, que es la verdad y el bien absoluto, y el espíritu del mundo, que es la mentira y el mal, han formado aquí abajo dos reinos, que tienen sus máximas, sus leyes, sus ciudades y sus ciudadanos. Estos dos imperios, el de Jesucristo y el de Satanás, se han repartido toda la tierra, comprenden a todos los hombres. Todos tenemos, pues, que pertenecer a Babilonia o a Jerusalén, a Jesús o a Belial, porque es imposible pertenecer a las dos ciudades a la vez, como lo es no ser de ninguna. Esta es la situación de todos los hombres.

En el exterior podremos vivir tal vez confundidos, como viven confundidas las plantas sanas con las venenosas, pero hay algo interior que nos distingue : el principio que nos mueve a obrar, las máximas que nos rigen, el Evangelio que practicamos ; y Dios, que no juzga por lo exterior, sabe bien quiénes son los suyos y quiénes sus enemigos.  Es fácil engañarse a sí mismo y confiar en ciertas apariencias de bien, en ciertas devociones y rezos, y hasta en la frecuencia de sacramentos; pero mira y vé qué amas, si tu guía es el Evangelio de Cristo o las máximas mundanas, si amas la modestia o el lujo, si el recato en el vestir o la loca tiranía de la moda ; en una palabra, si la cruz o el regalo, y así verás a qué ciudad perteneces, si a la ciudad de la luz y de Cristo, o a la de las tinieblas y Belial, si eres de Cristo o de Satanás, si de los predestinados o de los réprobos.

Es imposible servir a dos señores. Esa es la práctica de gentes que quieren unir lo irreconciliable, y la gran habilidad del mundo, que quiere ser señor, igualándose con Dios, y dice a los suyos que es posible servirle a él y servir a Dios; que todo tiene su tiempo y que hay que dar al corazón y a la edad lo suyo.  De aquí ese escándalo constante de la piedad y de la religión, de ver personas que se creen espirituales porque dan a Dios los desperdicios del mundo, y que en realidad no sirven a dos señores, sino a uno solo, es decir, a Satanás, pues mientras van con el cuerpo al templo, a la oración y a la cofradía, van con toda su alma al centro de la profanación y del mundo.   !Y creerán que Dios se honra con esos restos despreciables de lo que el mundo desdeña, y no más bien que se le deshonra y ultraja!  Esa alianza es imposible, y Dios prefiere mil veces el odio franco de sus enemigos a una apariencia de falsa amistad. Un enemigo declarado es menos de temer que el disimulado o dudoso, porque del uno nos podemos defender; pero como no desconfiamos del otro, quedamos expuestos a todas sus asechanzas. 

Dios no quiere un corazón dividido; si le das un émulo o competidor  a Jesucristo, le das un enemigo, haciéndote tú al mismo tiempo enemigo suyo. Pero, ¿qué competidor le dan las personas mundanas? Su más cruel enemigo, que es el mundo. Es menester, pues,  romper son Jesucristo, si no quieres romper enteramente con el mundo; no hay término medio. Querer unir al mundo con Jesucristo, es ultrajar a Jesucristo. 

Tengamos odio a todo lo que pueda separarnos del espíritu de Jesucristo, y valor para hacer la guerra a las ideas, principios y obras de los mundanos.

Anuncios
19 comentarios leave one →
  1. Arturo permalink
    mayo 19, 2016 7:31 am

    Buen día a Foro Católico le tengo una pregunta:

    Cómo católico que ideología económica se acerca más a los valores cristianos?

    Últimamente he estudiado mucho sobre economía y he tendido a inclinarme hacía el liberalismo clásico, ya que todas las corrientes económicas colectivistas (socialismo) inducen a la injusticia, la esclavitud y la corrupción.

    El liberalismo clásico por ejemplo menciona que la caridad debería ser siempre voluntaria y no coaccionada por el Estado, otro ejemplo es que se debe garantizar la libertad de comprar y vender entre los individuos, ya que la intromisión del Estado genera miseria así como injusticia y corrupción.

    Y hago esta pregunta desde el punto de vista exclusivamente económico, ya que socialmente los supuestos liberales confunden y análogan perversamente el liberalismo económico con el libertinaje moral y social.

    Espero su opinión

    • mayo 19, 2016 11:35 am

      Arturo.

      Gracias por la pregunta, de por sí interesante.

      La escuela liberal sostiene que para nada importan las necesidades ni la justa disposición de la propiedad, afirma que hay que sacar dinero de donde caiga… y como sea.

      La economía es la justa disposición de los bienes.

      Todos los ismos como el comunismo, liberalismo, capitalismo, o del ismo que sean, desparraman en su gran mayoría contra el orden justo de la disposición de los bienes. Más que un problema de producción, de almacenamiento, de ventas, de mercados, el problema es la cabalización de la economía.

      Nuestra respuesta más cercana es: la economía tiene leyes propias y obedecen al orden temporal, sin necesidad de adoctrinarla con falsas creencias de luchas de clases, de intereses (usura), de estatismo, de proteccionismo o de paternalismo.

      Pero, en el caso de la emisión de moneda, el Estado debe garantizar la emisión de moneda en forma ordenada, sin la intervención de intereses privados cuya especulación empobrece a los pueblos en forma descomunal.

      La participación del Estado es legítima en cuanto a eso. Un ejemplo claro fue la economía del nacional socialismo alemán, el cual protegía a su pueblo, y a sus industriales, en forma justa y frenaba la inflación, promoviendo lo contrario, la deflación, a través de la productividad.

      Deberías leer Economía Destructora y Supracapitalismo, ambas obras atribuidas a Salvador Borrego.

      Unidad en la Verdad

    • Restaurador permalink
      mayo 19, 2016 1:09 pm

      Arturo:

      La economía que más se acerca a los valores cristianos es la que simultáneamente combate a la usura, a la especulación y a la lucha de clases.

      “La sociedad se rige por las fuerzas del mercado (oferta y demanda) y su sacrosanta “mano invisible”. La competencia pura y perfecta es la clave. El laissez-faire (dejad hacer), que se transforma muy rápidamente en laissez-passer (dejad pasar), es el lema de la visión liberal. Así, la circulación de bienes, personas y capitales no debe sufrir ningún obstáculo. Las fronteras deben ser abolidas y el concepto de nacionalidad desaparece en favor de una ciudadanía universal. Todos los individuos devienen en seres cosmopolitas, desarraigados, intercambiables. El liberalismo ha recorrido un trayecto que nos ha llevado desde la “economía con mercado” a la “economía de mercado”, hasta acabar en una “sociedad de mercado”. El Mercado es el nuevo Dios del capitalismo.” (Jesús J. Sebastián Lorente)

      Ante tu pregunta, es IMPRESCINDIBLE leer:

      “EL ENIGMA CAPITALISTA” de Joaquín Bochaca.

      • Arturo permalink
        mayo 19, 2016 6:41 pm

        Gracias a Redacción y Restaurador por sus atentas respuestas, estoy leyendo un texto y me gustaría compartirles un extracto del mismo que originó mi cuestionamiento, y espero me puedan dar su opinión.

        FC: gracias a ti por compartir esa inquietud.

        “Más que un problema de órden filosófico o de otra índole, el problema del liberalismo frente al catolicismo posee raíces de enfrentamiento político. Es decir, según Zanotti, la Iglesia era reacia y condenatoria hacia las ideas de la Revolución Francesa y el movimiento intelectual y cultural que la acompañó, el cual desembocó en la posición política moderna de separación entre Iglesia y Estado.

        FC: esa es la versión cabalista, según ellos se trata de una lucha por el poder… cuando en realidad es una batalla por las almas; nada más ni nada menos.

        La oposición del liberalismo masónico es en todo los órdenes: de derecho natural, filosófico, económico, político, social y sobre todo moral-espiritual.

        Luego de iniciar con este bosquejo histórico, el académico austroliberal comenzó a centrar la discusión en el aspecto meramente económico, el cual esencialmente es un conflicto entre socialismo y economía de mercado.

        FC: lo dicho, la versión cabalista.

        La contraposición más frecuentemente discutida, de acuerdo con Zanotti, es la que se encuentra entre la Doctrina Social de la Iglesia y una economía de libre mercado. Pero para el profesor, a nivel de principios generales tal choque es inexistente. Zanotti destacó el trabajo de Santo Tomas de Aquino, Doctor de la Iglesia, destacando sus planteos sobre la propiedad privada como derecho secundario, no porque sea menos importante, sino por derivarse de su utilidad como parte de una Ley natural. En este punto, encuentra Zanotti una importante coincidencia: la Iglesia reconocía la utilidad de la propiedad, al igual que muchos pensadores liberales como Friedrich A. Hayek y Ludwing von Mises la reconocían de utilidad para el órden espontáneo.

        FC: si no fuera una estupidez malévola haría gracia… evidentemente la Iglesia reconoce el derecho natural a la propiedad, pero en ningún momento acepta la injusticia de la usura, de los intereses, del materialismo ateo, de la explotación de los pobres, de la especulación utilitarista y de los monopolios de la plutocracia hebrea… o lo que es lo mismo el colectivismo anticristiano, objetivo final del liberalismo hebreo.

        En relación al principio de subsidiariedad, Zanotti detalló como Pío XII destaca este principio, respondiendo a preguntas tales como si el Estado debe ocuparse de lo que el privado no puede, y definiendo consecuentemente un posible estatismo o no. La incompatibilidad del liberalismo con la Doctrina Social de la Iglesia radica en el enfoque social, sostiene, pero en materia de temas de mercado no existe tal contraposición.

        FC: por suuesto que existe oposición, lo acabamos de señalar: la injusticia de la usura, de los intereses, del materialismo ateo, de la explotación de los pobres, de la especulación utilitarista y de los monopolios de la plutocracia hebrea… o lo que es lo mismo el colectivismo anticristiano, objetivo final del liberalismo hebreo.

        El tema del salario justo no quedó afuera. Según Zanotti, Pío XI reconoció a la productividad como criterio para un salario justo, con lo cual no existiría una contradicción total en esta cuestión.

        FC: si hay contradicción parcial, en realidad es total… ningún sistema económico vejatorio e injusto se puede llamar poquito vejatorio o poquito injusto.

        La pregunta que hay que hacer, dice el académico liberal, no es cómo subir simplemente el salario nominal, sino más bien cómo aumentar el salario para que llegue a ese ideal de justicia. Y esto se puede hacer, enfatizó, procurando aumentar la inversión y bienes de capital, aumentando la productividad marginal, en el marco de un Estado de Derecho.”

        FC: desde la pregunta está frito… no se trata de subir salarios… se trata de no tener que subirlos, como demostró Hitler con su gran economía forjada a través de la verdadera productividad y el verdadero salario, el cual permitía a los alemanes que su marco aumentara cada día su valor, y así no era necesario nada más….

        El litro de leche, la pieza de pan y un par de zapatos costaban cada vez menos, porque la producción era más y de mejor calidad cada día. Así el mismo salario alcanzaba más cada año…

        Dios les bendiga a ambos y María siempre Santísima les proteja

      • Arturo permalink
        mayo 20, 2016 12:52 pm

        De nuevo muchísimas gracias por tu atenta respuesta Redacción, Dios te lo multiplique, creo que en materia económica voy alcanzando poco a poco un discernimiento más claro y definitivo sobre toda esta cuestión del plano temporal.

        Tendré que leer los libros recomendados ya que en los textos de historia económica que poseo, en todos sin excepción se maneja a la política económica del Tercer Reich como fuertemente colectivista y estatista cuasi comunista. Por lo que desconozco en gran medida las características económicas de la Alemania nazi.

        Paz en Cristo

      • mayo 22, 2016 9:12 am

        Arturo.

        Que los nacional socialistas hayan tenido errores doctrinales en lo político, y algunas manifestaciones anticristianas por parte de algunos, no significa que su economía sea comunista, nada de eso.

        Lo que sucede es que la mayoría caemos desde la escuela en el dogmatismo de creer que el comunismo existe como algo diferente al capitalismo. Cuando en realidad son exactamente lo mismo, el comunismo es un súper capitalismo de Estado, como lo explica claramente Salvador Borrego.

        También Pedro Sembrador explica que el comunismo no existe como tal, que en realidad es un sistema idéntico al capitalismo, pero a nivel de esclavizar a la sociedad bajo un satanismo disimulado.

        Unidad en la Verdad

      • Arturo permalink
        mayo 22, 2016 3:18 pm

        De acuerdo, muchas gracias.

        Paz en Cristo

  2. Restaurador permalink
    mayo 19, 2016 9:43 am

    ¡¡¡ EXCELENTE POST !!! 😯

  3. mayo 19, 2016 3:47 pm

    Reblogueó esto en Laus Deo.

    • mayo 20, 2016 11:59 am

      Una pregunta:

      ¿Qué caso tiene mezclar un texto que combate al mundo con otro donde se destaca la figura del mundano Juan Pablo II (Wojtyla), amador intenso del mundo?.

      Unidad en la Verdad

  4. Restaurador permalink
    mayo 21, 2016 4:56 pm

    Foro Católico:

    El Pueblo hebreo, antes y durante su sometimiento al Imperio egipcio de los faraones, practicaba el culto primitivo de Abraham, es decir, todavía no tenían la Religión judía o mosaica.

    Por lo tanto, mi pregunta es:

    ¿En qué PRECISO momento de la historia el Pueblo hebreo comenzó con la práctica de la Religión judía o mosaica, reemplazando así a la primitiva de Abraham y su gente hebrea llamándose judíos:

    a) cuando Dios entrega los Diez Mandamientos a Moisés, b) después del Becerro de oro, c) cuando el Pueblo hebreo se establece en las tierras del Canaán, d) cuando los doce hijos de Jacob fundan las doce tribus de Israel, e) o en qué otro momento bíblico que yo haya olvidado u omitido?

    Es decir, ellos son hebreos por su etnia/pueblo/sangre, PERO, ¿cuándo empiezan a ser JUDÍOS por su Religión, es decir, por la misma que suplantó a la primitiva de Abraham y por la misma que luego fue suplantada y perfeccionada por el cristianismo? Muchas gracias.


    FC: como explica la Historia Sagrada, la Religión Primitiva se fue perdiendo luego del Diluvio tras la confusión de la Torre de Babel, sin embargo, gracias a los patriarcas, algunos pueblos como el hebreo las conservaron íntegras, hasta Abraham, quien las comunicó a sus hijos e hijas.

    Aunque Moisés fue quien recibió los Mandamientos, ya las bases de la Religión Judía se habían establecido desde Adán y fueron trasmitidas oralmente por los patriarcas hasta Jacob y sus hijos, los padres de las doce tribus de Israel.

    En realidad la Religión Judía era exactamente la misma en dogma respecto de la llamada Religión Primitiva, centra en la Encarnación y la en la Esperanza de la Redención. Solamente fue añadiendo algunos preceptos morales mediante los patriarcas y los profetas hasta llegar a Cristo, quien dio la Religión definitiva.

    Saludos cordiales.

    FC: igualmente. Dios te bendiga y la Virgen te ampare.

    ¿Ya viste la caída de máscara de “librepensador”?

    Unidad en la Verdad

    • Restaurador permalink
      mayo 22, 2016 12:19 pm

      Foro Católico:

      Me parece que no me entendiste.

      El problema radica en que los hebreos no se decían judíos antes y durante su esclavitud en Egipto, por ésa razón es que yo te pregunté, ¿cuándo los hebreos comenzaron a llamarse judíos en cuanto a su religión, no a su raza?

      FC: sí te entendimos. Los judíos nunca instituyeron una religión Judía, en realidad la heredaron de la revelada por Dios a Adán, y ésta llegó íntegra hasta Abraham, quien es llamado el primer hebreo (venido de lejos) tras su llegada a Canaán desde Mesopotamia. Pero no era más que la religión prístina, también llamada Primitiva.

      Por eso Moisés y los hebreos esclavizados en Egipto no se llamaban a sí mismos judíos sino israelitas, término recibido del patriarca de las doce tribus, Jacob, también llamado Israel.

      Sin embargo, tampoco se le llamó religión hebrea, seguía siendo la religión Primitiva o “de nuestros padres”.

      El término judío proviene del reino de Judá, cuando ya habitaban lo que hoy se llama Israel y estaba dividido en dos reinos: el de Judá (dos tribus) y el de Israel (diez tribus).

      En cuanto a su religión, desde el siglo VIII antes de Cristo, a la religión Primitiva se le comenzó a identificar con el término Judía. Pero, insistimos, la religión Judía, en el dogma, en realidad fue la misma que recibieron Adán y los primeros patriarcas; pero, como solamente ellos fueron fieles y la preservaron hasta la llegada de Cristo, por eso se le llamó religión Judía.

      ♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

      Con respecto al precitado forista y a otros indolentes que defienden a presidentes neoliberales y corruptos, he “aprendido” a no contestarles por canallas y por estar cegados por el odio. Tales fueron las descalificaciones de varios foristas por haber osado criticar al liberal y corporatocrático presidente Mauricio “Panama Papers” Macri.

      • Restaurador permalink
        mayo 23, 2016 11:29 am

        Foro Católico:

        Entonces, ¿coincides en que el término “judío” proviene del reino de Judá, ya que antes de la conformación de los dos reinos, los habitantes del “Pueblo Elegido” se autodenominaban como hebreos o israelitas, verdad?

      • mayo 23, 2016 12:26 pm

        Afirmativo.

        Y luego se identifica como Religión Judía, por ser ese pueblo judío elegido por Dios como depositario de la profecía del Mesías Redentor. De ahí el nombre de Religión Judía.

        Nosotros, con los papas, les llamamos hebreos cabalistas a los deicidas actuales porque renunciaron a esa Religión heredada de Adán, de los Patriarcas y los Profetas, para convertirse en un pueblo enemigo de la Fe Judía de antes y de la Fe Cristiana (ésta última perfeccionamiento de la Judía o de la Primitiva).

        A la pregunta de si les podemos llamar judíos a los hebreos cabalistas/talmudistas, responderemos siempre que no en cuanto a la Fe, y que malamente o inadecuadamente en cuanto a nacionalidad porque fueron desterrados de Judea tras la invasión de Tito en el año 70 y las persecuciones de la época Romana y la Edad Media.

        Los hebreos eran desde entonces un pueblo sin Estado visible ni nación, aunque regresaron a Israel en 1948, pero en forma ilegítima a través del genocidio de los palestinos y otros pueblos residentes en ese país.

        Unidad en la Verdad

    • rot permalink
      mayo 22, 2016 12:39 pm

      El hebreo es una lengua semítica, no una raza. En todo caso el linaje puede ser semítico pues proviene de Sem uno de los tres hijos de Noé.
      ¿cuales fueron las bases de la Religión Primitiva?

      • Restaurador permalink
        mayo 23, 2016 11:52 am

        rot:

        Si el hebreo es sólo una lengua semítica, y no una raza -como tú dices-, entonces, ¿cómo se entiende que San José y la Santísima Virgen María, por sólo dar dos ejemplos, fueron hebreos de religión judía?

        Hebreos = etnia, lengua, sangre y raza.

        Judíos = extinta religión.

        Los árabes también tienen un linaje semítico.

  5. Aurora permalink
    mayo 26, 2016 7:59 am

    ¿Alguien me podría responder si el gran poder de los hebreos en el mundo y su presencia infiltrante en todos los lugares de poder, su dominio pleno de las finanzas y la ciencia, los medios de comunicación y las ideologías socio-económicas, es por el poder mágico de la cábala ?

    Y si es así, como Dios Todopoderoso no hace jueguecitos de magia ¿quién les da ese poder? ¿El Demonio o seres diabólicos? Pero no me encaja. ¿Cuantos estamos vivos gracias a descubrimientos médicos hebreos? ¿y cuantos usamos tecnología creadas por hebreos ?

    ¿Pero por qué los ha habido también tan malos y asesinos?: Los Rotschild, Marx, Engels, Luxemburg, Lenin, Stalin, Trotski, Kissinger, Disraeli, Meir, la casta Bildelberg y de Wall Street, los anarquistas hebreos que propagaron la ideología abortista, sexualista y antimatrimonio? ¿por qué mayoría de asesinos seriales y mafiosos rusos son hebreos? Agradecería respuestas.

    • mayo 27, 2016 7:48 am

      Aurora.

      La realidad, los HECHOS, son los que nos responden esa pregunta.

      Dios ha permitido que sea el pueblo deicida el que castigue a la humanidad por nuestros pecados. Y la vedad es que la gran mayoría de los descubrimientos médicos que hablas no son y nunca fueron de origen hebreo. Todo lo contrario, ellos son quuiees inventaron el criminal sistema de patentes para racionar y vender a precios exorbitantes los medicamentos, muchos de ellos adulterados para mitigar en lugar de curar. Pregúntate por qué han prohibido sustancias como las sulfas, el DDT; racionan el Tamiflu e imponen el ácido fólico y antibióticos a las mujeres embarzadas.

      A tu última pregunta te podemos responder que porque los rabinos desde tiempos de Cristo hicieron un pacto con Lucifer, por eso Nuestro Señor los acusó y denunció abiertamente como la Sinagoga de Satanás-

      Pero si quieres muchas más pruebas puedes leer el tratado del Padre Julio Meivielle: EL JUDÍO EN EL MISTERIO DE LA HISTORIA.

      Unidad en la Verdad

Trackbacks

  1. “DE LA OPOSICIÓN ABSOLUTA ENTRE JESUCRISTO Y EL MUNDO” | HIRANIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: