Skip to content

Don Antonio Caponnetto… no sabe lo que nos gustaría que fuese auténtico

marzo 10, 2016

A finales del año pasado, Antonio Caponnetto, editor de Cabildo, publicó una decaración que concluye con palabras que nos entristecen, no por lo que dice, sino por lo que hace… 

Dios dé a Don Antonio la auténtica Fe para que realmente sea congruente con lo que hace y escribe:

capponetto

Estamos tan felices de nuestra coherencia en soledad, de nuestra congruencia de décadas, de nuestra tozuda rectitud doctrinal, de nuestra lealtad empecinada a los ideales juveniles, y de nuestra perseverancia en la Verdad, con pobreza absoluta de medios y de recursos, que queremos compartir la felicidad con amigos y enemigos. Se duerme en paz sabiéndose piedra de escándalo y signo de contradicción. Esto es; tratando de cumplir con el mandato evangélico. 

No; gracias a Dios, Cabildo no está invitado a las ternezas de los diálogos consensuantes. Ni los pide, ni los necesita, ni los recibe; y lanza hacia todo el Régimen, sin distinciones, el furor de su menosprecio y el reto de su batalla. Cabildo abomina de la democracia, la conduzcan mancos, tullidos, mujerzuelas psicópatas o danzarines apátridas. 

Una vez más, solos e intransigentes. Por la Nación contra el caos. Porque alguien tiene que decir la Verdad. Porque seguimos repitiendo con León Degrelle: “más que nunca iré recto, sin ceder en nada; duro con mi alma, duro con mis deseos, duro con mi juventud”.

ANTONIO CAPONNETTO

Buenos Ares, 16 de diciembre de 2015.

Se agradece difundir

19 comentarios leave one →
  1. Tomás permalink
    marzo 10, 2016 4:56 am

    Un buen ejemplo de la “coherencia” de Caponnetto es decir que Bergoglio es un hereje, pero al mismo tiempo reconocerlo como Papa, pero al mismo tiempo no obedecerle en todos los asuntos concernientes a la Fe, moral, disciplina general y gobierno de la Iglesia, tal como lo exige el dogma del Primado de Pedro.

  2. Restaurador permalink
    marzo 10, 2016 8:24 am

    La triste realidad. Me duele mucho, ya que tengo varios libros de él.

  3. marzo 10, 2016 2:01 pm

    Pues no se si sea tibio o caliente eso es muy difícil yo estoy igual que el Dr. Antonio Caponnetto. La pregunta es entonces ¿vale la misa de los padres postconciliares? ¿no vale que pasa?

    • marzo 10, 2016 2:18 pm

      Gustavo.

      Pues no sabemos si don Antonio dice que vale o no, o que es altamente dudosa la nueva misa, sin mencionar las órdenes de los neo curas. El problema es que reconoce como papa y acusa como ultra hereje plus a la misma persona.

      Unidad en la Verdad

  4. Inés. permalink
    marzo 11, 2016 2:27 am

    En efecto, A. Caponnetto, prefiere no pronunciarse acerca de la validez, invalidez, o nulidad absoluta, o abominación repulsiva de la “misa postconciliar” , lo que hace pensar que el que calla ante lo más sagrado de la Fe Católica , como es la Santa Misa, OTORGA, es decir, que la da por buena sabiendo, como sabe, quiénes elaboraron el Novus Ordo” : Lo peor de cada casa….. Hace verdaderos prodigios de retorcimiento mental y lingüístico para no pillarse los dedos, para no comprometerse, como vulgarmente se dice.

    El mero hecho de llamarla como la llamaron : “Novus Ordo”, los delata de principio a fin. Ni siquiera les sirve como disfraz. Se ve a cien mil leguas lo que esconden y lo que son : Enemigos de Cristo.

    !De qué manera tan distinta hablaba San Pablo! : “Si yo quisiera contentar y servir al mundo y a los hombres, no arriesgaría mí vida a todas horas predicando el Evangelio”.

    No está el panorama como para andarse con medias tintas, ni con eufemismos, ni con evasivas : “O conmigo, o contra Mí”, dice el Señor. Y esa decisión nadie la puede ignorar y menos soslayar.

    • alesolap permalink
      marzo 20, 2016 9:12 am

      Que uno pueda estar en desacuerdo con Caponnetto, es algo que puede concebirse perfectamente. Por lo pronto, ése es claramente mi caso, en lo que a su análisis de la crisis eclesial se refiere. Pero atreverse a acusarlo de “Enemigo de Cristo”, sinceramente, me parece algo totalmente excesivo, por no decir grotesco. Decir que él “prefiere no pronunciarse” equivale a erigirse en juez de su conciencia, lo cual es lo propio de Dios, acusándolo así de estar obrando con mala fe: no se puede andar juzgando de esa manera al prójimo, y mucho menos andar difamándolo alegremente en público. Es ésa una falta grave contra la justicia y contra la caridad. Yo prefiero pensar que él aún no ha llegado a comprender cabalmente la hondura de la crisis conciliar, sin poner en entredicho su honestidad intelectua ni mancillar su reputación, y pedirle a Dios que lo esclarezca.

      • marzo 20, 2016 8:40 pm

        alesolap

        Nosotros, por el contraro, preferimos equivocarnos acusándolo por los hechos, por lo que vemos, que equivocarnos solapando su clara contradicción.

        Y lo que queremos para nosotros los queremos para él. Qué triste sería que alguien nos viera publicando contradicciones de esa manera, y nunca nos lo dijera.

        Unidad en la Verdad

  5. alesolap permalink
    marzo 21, 2016 1:10 pm

    Decírselo, pues claro, estoy totalmente de acuerdo. En cambio, llamar a Don Antonio “Enemigo de Cristo” (no ustedes, sino Inés, en el comentario de marras), me parece que es sencillamante un despropósito y un acto contrario a la justicia y a la caridad, pues se trata lisa y llanamente una difamación y una calumnia. No se puede mancillar de ese modo la reputación de la gente…

    • marzo 22, 2016 10:20 am

      ¿Y de qué estamos hablando… sino de fariseísmo?.

      ¿Y quiénes fueron y son los peores enemigos de Cristo?.

      ¿Qué es per para la Iglesia, ser un pagano o ser un tibio fariseo contemporizador línea media?.

      Unidad en la Verdad

      • alesolap permalink
        marzo 23, 2016 12:52 pm

        Estoy de acuerdo en que los fariseos son los peores enemigos de Cristo. Lo que me choca es que endilguen públicamente la etiqueta de fariseo a Antonio Caponnetto, porque me parece que no se puede juzgar la conciencia de las personas de esa manera, sólo Dios ve quien obra con conciencia recta y quien lo hace de mala fe.

        FC: estamos de acuerdo contigo en que solamente Dios puede juzgar y sentenciar nuestras conciencias… salvo en el hecho de que no estamos juzgando la conciencia de Caponnetto, sino sus palabras públicas y escritas, así como también tú juzgas las nuestras.

        También es verdad que se puede conocer la rectitud y la buena fe con las palabras y actos externos.

        Se puede decir de alguien que uno no comparte su posición, que uno está en desacuerdo con él, que uno considera que su análisis de la crisis conciliar es erróneo, etc., pero de ahí a tratarlo públicamente de “enemigo de Cristo” y de “fariseo” no me parece correcto, pues no veo como se podría evitar el juicio temerario y la difamación.

        FC: cuando tú ves a un sacerdote, obispo o incluso “papa”, contradiciendo las enseñanzas de la Iglesia, a conciencia, con pleno conocimiento de ello, muy claramente lo puedes llamar -al menos- hereje, y sí además se quiere hacer pasar por defensor de la Fe, le puedes añadir el título de fariseo sin mentir ni ser temerario, por sus propias obras.

        Y respóndenos un par de preguntas: ¿conoce Antonio Caponnetto al menos una parte del cúmulo de herejías, sacrilegios, abominaciones y prevaricaciones de su paisano Jorge Mario Bergoglio?… si sí los conoce ¿se atreve aún a llamarlo Papa?…

        Cambiando de tema, les deseo tengan una buena Semana Santa y que el Señor los bendiga. Un saludo cordial en Jesús y María.

        http://catolicosalerta.com.ar/noticias06/la-impostura-bergogliana.html

        FC: Igualmente te deseamos la bendición de la Gracia de Nuestro Señor Jesucristo.

        Unidad en la Verdad

  6. amoasofía permalink
    septiembre 18, 2016 4:57 pm

    Lo que sí me “huele” el sedevacantismo es a neofascismo, incluso a neonacismo. Esta página FORO CATÓLICO es sedevacantista a tope, o sea, es extrema derecha política, y tal vez sociológica. De ahí su no disimulado ODIO a todo lo que suene a izquierda, democracia, judaísmo, derechos humanos, libertad religiosa, libertad de conciencia, libertad de pensamiento, libertades civiles…

    FC: te equivocas en todo. Tan falsas son las derechas como las izquierdas y los centros. Son puras etiquetas inventadas durante la Revolución Francesa por la masonería. También es del todo falso que odiamos al Judaísmo, puesto que fue la religión verdadera hasta la fundación de la Iglesia Católica.

    El “sedevacantismo” es tan real como tus izquierdas, derechas y centros. Sobre los derechos humanos, ni siquiera entiendes el concepto. La libertad de conciencia y pensamiento es como afirmar que tienes libertad de respirar o no. Un absurdo estúpido.

    Todas estas etiquetas fueron inventadas para marear a los ignorantes y que no sepan distinguir lo blanco de lo negro, la realidad de la mitología y el ser del no ser.

    Ustedes no son católicos, por más que ahora mismo puedan sacar de la chistera 500 citas del Magisterio anterior a Juan XXIII para demostrar que el no católico soy yo justamente por aceptar a “papas” herejes, precisamente de Juan XXIII en adelante, y por aceptar el Concilio Vaticano II.

    FC: para ser católico solamente necesitas dos cosas: ser bautizado y no incurrir en cisma, herejía o apostasía.

    Pontifican y juzgan y condenan.

    FC: mira ¡quién habla!. Eres un hipócrita.

    Y esto es tan indisimulado que lo hacen que… ¿Quiénes son ustedes para asegurar que Hans Küng no tiene fe en Dios, en Cristo, en la Iglesia, pongamos que de manera “errada, errática, herética, insuficiente”, pero real?

    Calculo que me habré leído el 80 % de los libros de Hans Küng, y ciertamente están llenos de heterodoxias, de expresiones y afirmaciones a mi juicio injustas contra la Iglesia, contra Pablo VI, contra Juan Pablo II, contra Benedicto XVI, pero solo Dios conoce si Hans Küng es un hombre que sigue conservando la fe en Cristo y en la Iglesia, aunque sea, repito, de manera distorcionada, deficiente, agónica, endeble?

    FC: jajaja, no lo podíamos haber evidenciado tan claramente como tú. Gracias por tu apología involuntaria de nuestro punto.

    A este respecto, el literato, filósofo y profesor español Miguel de Unamuno también rompió con la práctica sacramental antes de cumplir los 40 años de vida, y sin embargo toda su obra literaria y filosófica expresa una “agónica y no poco heterodoxa” búsqueda de Dios, de infinito, de inmortalidad? ¿Creía en Dios Unamuno, o era ateo?

    FC: los católicos medianamente instruidos no creemos en la existencia de Dios, la SABEMOS. Es efecto de un poco de ejercicio racional.

    En lo que creemos es en Su Doctrina, la cual niegan y distorsionan los herejes. Por eso decimos que mientes si niegas una sola verdad enseñada por Jesucristo y Su Iglesia.

    Y otra cosa que no entiendo es la inquina contra el “lefebvrismo”, pues si tanto el sedevacantismo como el lefebvrismo son la extremísima derecha eclesial, ¿dónde radica tal inquina?

    FC: ahí tienes; los católicos no podemos estar de acuerdo con los lefebvrianos, precisamente porque ejercen el “derechismo” en la Neo Iglesia, tan perdido, herético y nefasto como tu “izquierdismo”.

    Buenas noches.

  7. Restaurador permalink
    septiembre 21, 2016 12:13 pm

    amoasofía:

    Veo que el Marxismo Cultural te quemó el cerebro con el sofisma de las derechas, los centros y las izquierdas. Fíjate y aprende:

    Un reiterado infantilismo es el que cometen bastantes camaradas del nacionalismo cuando, por querer desafiar a un interlocutor, dicen: “yo soy de derecha”. Anida allí una dialéctica muy bien urdida por el Marxismo Cultural, la cual consiste en encasillar humillantemente a quienes sostienen los valores de Dios y de Patria, manifestando que “los de derecha son reaccionarios, fascistas, golpistas, nazis, milicos, antisemitas o retrógrados”. Y desde los sectores liberales y conservadores, es decir, la verdadera posición de derecha como veremos más adelante, alegan que “los de derecha son retrógrados, demagogos, atrasados, antisemitas o populistas”. Nos encontramos, entonces, con que el sistema trata a quienes sostenemos los valores permanentes de Dios y de Patria con los siguientes epítetos:

    Desde la izquierda: reaccionarios, fascistas (o fachos), golpistas, nazis, milicos, retrógrados.

    Desde la derecha: retrógrados, demagogos, atrasados, antisemitas, populistas.

    En este aparente juego de títulos y etiquetas, unos (los izquierdistas) se asumen como tales, seguramente apañados por esa avalancha de subversión cultural mundial que hoy los tiene como lo “políticamente correcto”. Los otros (los derechistas) no se asumen como tales, aún a sabiendas de que a una postura de izquierda le merece, como contrapeso, otra postura de derecha. La globalización necesita posturas de izquierda y de derecha para ejercer su dominio lo más tranquilo posible; si nos detenemos en el tiempo, notaremos que fue el período de la llamada “Guerra Fría” la que mantuvo en una regia coordinación y cooperación a los regímenes que adoptaban políticas de derecha e izquierda. Podemos nombrar, para el caso, los convenios económicos de la ex URSS con el “Proceso de Reorganización Nacional” (1976-83), o los acuerdos firmados entre la China comunista de Mao Tse Tung con el gobierno republicano estadounidense de Richard Nixon, entre 1972-1974. Y como éstos, varios ejemplos más de ese equilibrio entre posiciones aparentemente contrapuestas se nos vienen a la mente al ir desarrollando esta temática.

    Pero, ¿qué es la izquierda, qué la derecha y qué el centro? En el presente siglo XXI, y de acuerdo a los medios masivos de desinformación, el ideario político se movilizó únicamente por y desde posiciones de “derecha” o “izquierda”. Ya no hay, ni hubo, ni existió siquiera, para los desinformadores, una tercera posición que se oponga a ser parte de “la derecha” o de “la izquierda”. En tan pobre análisis mediático, Juan Manuel de Rosas y Hitler fueron “de derecha”, y están al lado de los generales Jorge R. Videla y Augusto Pinochet. La Biblia y el calefón, todo junto (como escribió Enrique Santos Discépolo en el certero tango “Cambalache”).

    Es esa mediocridad de los tiempos que corren la que omite decir que la Confederación Argentina de Juan Manuel de Rosas, el Paraguay de Francisco Solano López y la Alemania de Adolf Hitler fueron una tercera posición alejada de posturas de derecha y de izquierda, porque, como intentábamos explicarlo, a la globalización le conviene resumir todo en derechas e izquierdas. Una ideología política superadora de dichos planteamientos, como supo serlo el Nacionalsocialismo o el Federalismo de don Juan Manuel de Rosas, equivale a asestarle a la Sinarquía Internacional una bofetada ejemplar.

    ORIGEN DE LA “IZQUIERDA-CENTRO-DERECHA”

    Veamos lo que entendía el periodista Víctor Sueiro sobre los vocablos políticos “izquierda”, “centro”, “derecha”, según una nota de abril de 1991 de la revista Conocer y Saber:

    “Es mucho más fácil barrer una escalera desde abajo hacia arriba que analizar aquí el descalabro político-social que se vivía en Francia poco antes, durante y después de la famosa revolución que en 1789 cambió la historia del mundo, para bien o para mal. Lo que no admite discusión es que, en efecto había un gran descalabro de tipo político-social. Para tratar de que las cosas salgan lo mejor posible se reunían cuando podían o era necesario los llamados Estados Generales, lo que hoy sería una Asamblea General Constituyente, ya que todos estaban representados allí. No vamos a decir que se ponían de acuerdo porque mentiríamos. Pero estar, estaban.

    Por entonces los Estados Generales eran tres: la Nobleza, el Clero y el Pueblo. Se ubicaban siempre en los mismos lugares cada grupo. Y si uno los miraba de frente, encarándolos, la Nobleza se hallaba a la derecha; el Clero en el centro y el Pueblo –primera vez tenía voz y voto- a la izquierda. Según parece de allí surgió y para siempre esa identificación. También nacía allí lo que muchísimo después se llamaría “lucha de clases”, aunque el tiempo y otros detalles de la vida han mezclado a menudo a unos con otros, lo cual no es ni bueno ni malo. Sencillamente ocurre. Y en las revistas políticas lo cuentan muy lindo, pero ésta es otra historia y no la nuestra.”

    A esta explicación del desaparecido Sueiro, hay que añadir algunas cosas más. Como que su opinión sobre el origen de la “izquierda-centro-derecha” es la que más comúnmente se ha difundido. Por lo tanto, triste resulta identificarse, como lo hacen muchos nacionalistas y católicos, con “la derecha”, si tenemos en cuenta que su origen se remonta a la masónica Revolución Francesa de 1789.

    A finales del siglo XVIII, ser de izquierda significaba ser liberal, por más paradójico que hoy resulte esta afirmación. Sino, veamos lo que la propia masonería entiende sobre el ser liberal (obra “Masonería – Historia de los Hermanos Tres Puntos”, de Alberto J. Triana -Padre Atilio Röttjer-):

    “El liberalismo -última consecuencia del racionalismo- ha minado civilizaciones, aplastado religiones y destruido patrias. La difusión de esta ideología liberal se la debemos a los masones que concentraron la quintaesencia de su ideario en los treinta y cinco volúmenes de la Enciclopedia, editada por la Gran Logia de Francia, bajo la dirección de Diderot y D’Alembert, desde 1751 al 1765. Federico Nicolás -el Diderot alemán- hizo otro tanto en Alemania con su “Biblioteca Universal”.

    El masón [Emilio] Grisar ya había dicho refiriéndose a la doctrina encarnada en todos los miembros de la “hermandad”: “El liberalismo somos nosotros; nosotros su pensamiento, su alma y su vida”. Como el liberalismo masónico se halla en diametral oposición con el catolicismo, el órgano oficial de la masonería belga reconoció, en abril de 1875, que “lógicamente nadie puede ser “liberal” en política y católico romano en religión.”

    Valga esta última sentencia para varios liberales que se dicen católicos como el periodista Mariano Grondona, entre otros. Como vemos, el liberalismo fue tomado por la masonería en los siglos XVIII y XIX como aquella ideología política que, emergiendo de la burguesía triunfante de la Revolución Francesa, estaba llamada a destruir todo vestigio de religión, de patria y de moralidad.

    Teniendo en cuenta que el propio poder mundial distorsionó al liberalismo hasta convertirlo en una tendencia política de derecha, si un hombre de Fe y nacionalista se dice “de derecha”, estaría contrariando absolutamente sus propias creencias: o sería una perfecta víctima de la dialéctica proveniente de la izquierda del sistema mundial, o bien, estaríamos ante un perfecto idiota con nula o escasa preparación.

    Como quiera que sea, y tal cual lo sostienen los propios personeros de la Internacional Masónica, ningún católico ni ningún nacionalista puede considerarse un hombre político de “derecha”, “centro” e “izquierda”. Simplemente porque lo que se planteó para el mundo a partir de 1789 es la antítesis perfecta y absoluta de lo que predica un cristiano y un ser que ama sus tradiciones, sus valores y sus costumbres, o sea, todo aquello que le brinda su terruño patrio.

    GRAN BRETAÑA PIONERA EN LA DIVISIÓN POLÍTICA “IZQUIERDA-CENTRO-DERECHA”

    No obstante todo lo anterior, parece ser que en verdad el origen de la división “izquierda-centro-derecha” que aplica el poder mundial en la política está situado en Inglaterra, en el siglo XIII.

    Una carta de lectores titulada “Nace la izquierda”, suscripta por el arquitecto y urbanista Carlos Daniel Colombo para el diario “La Nación” el 26 de julio de 2003, así decía:

    “En las últimas semanas he leído y escuchado diversas opiniones sobre el alineamiento del gobierno del doctor Kirchner a políticas de izquierda. Algunas opiniones vertidas por algunos periodistas dan como iniciadores del uso del término a los asambleístas de la Revolución Francesa.

    Sin embargo, según tengo entendido, dicha diferenciación se gestó en el siglo XIII en Gran Bretaña, durante el reinado de Eduardo I, cuando comienza a establecerse de manera informal la Cámara de los Comunes, separada de la Cámara de los Lores.

    Aparece poco después la figura del “speaker” o moderador, representante en un principio del rey, quien efectivamente dividió a dicha cámara en dos, los que se sentaban a la izquierda, los liberales primero y laboristas luego, y los que se sentaban a la derecha, los conservadores.”

    Y al desentrañar la evolución del liberalismo de una política de izquierda a otra emparentada con la derecha, siempre bajo las reglas del poder mundial, sigue diciendo el arquitecto Colombo:

    “Durante su evolución a lo largo de varios siglos el ala izquierda de la Cámara de los Comunes aprobó leyes, tales como, la de la abolición de la esclavitud en 1833, así como la prohibición del trabajo de los niños, seguridad en las fábricas, límite de 8 horas para la jornada de trabajo de los mineros, seguro de desempleo y servicio de asistencia médica gratuita, etcétera, leyes que contribuyeron a crear lo que es conocido hoy como el “welfare state” o estado de bienestar.

    Algunas de estas leyes fueron adoptadas e incluidas posteriormente en nuestra legislación.

    Irónicamente debido a estas leyes aprobadas por los legisladores “izquierdistas”, el pueblo británico es hoy uno de los más conservadores del mundo.”

    +++++

    Una postal de la mentada “Guerra Fría”, donde la derecha y la izquierda políticas se unen: corría el año 1979, y dos personajes del poder mundial se mostraban charlando distendidamente. Ellos son el liberal general Benito Reynaldo Bignone y el marxista-leninista Fidel Castro Ruz. Era cuando en la ONU (Organización de las Naciones Unidas), ambos regímenes cubrían sus violaciones a los DD.HH., una vez que los mismos perdieron el apoyo que les dieron las potencias imperialistas:

    LA VERDAD OS HARÁ LIBRES

  8. amoasofía permalink
    septiembre 22, 2016 4:56 am

    FC, el sedevacantismo es la extrema derecha, no hay más que ver cómo visten, cómo son, cómo actúan los curas de la FSSPX, que son la extrema derecha eclesial “lefebvrista”.

    FC: insistimos, aunque la bruja se vista de seda… cabalista se queda.

    ¿O me vas a decir ahora que ustedes son simpatizantes de lo libertario, del anarquismo, de la democracia y los derechos humanos? ¡Pero si ni siquiera aceptan el Vaticano II!

    FC: los católicos no podemos ser “partidarios” de errores tan atroces como el anarquismo satánico, la falsa democracia, y los falsos derechos humanos. El conciliábulo Vaticano II no se acepta ni a sí mismo.

    El sedevacantismo es una tendencia eclesial de integrismo a ultranza, valga la redundancia.

    FC: ¿….?

    Y es profundamente inmisericorde: juzgan y condenan al Infierno a todos los que no son sedevacantistas, aunque sean “lefebvrianos”, que viene a ser casi lo mismo, aunque tú digas que no, que no sé si eres cura o quién eres.

    FC: no somos clérigos, sino simples fieles.

    No hay más que ver cómo insisten en tratar de preferir y defender ustedes exclusivamente las formas eclesiales más conservadoras, para tomar conciencia de la movida integrista que es el sedevacantismo.

    FC: ¿…..?

    Lo cual es algo que a mí me trae sin cuidado, aunque sí que me molesta que se dediquen a rechazar, insultar, juzgar y condenar a todo el que no es sedevacantista.

    FC: nosotros no somos “sedevacantistas”. Según tú, ¿nos rechazamos nosotros mismos?.

    Esto es radicalmente injusto, despiadado, inmisericorde, y no permite modalidad alguna de diálogo desde la diferencia, al no reconocer nada positivo ni loable ni verdadero ni noble ni humano en lo que no es -según el riguroso juicio de ustedes, claro-, 100% católico puro, sin mancha alguna, o sea, integrista.

    FC: que reconozcamos que el catolicismo es la única religión verdadera, nos nos hace impecables, o “100 por ciento puros”, pero sí nos da lo necesario para buscar la santidad de nuestras vidas.

    Te equivocas en lo tocante a mi “izquierdismo”, aunque en lo social estoy más próximo a postulados obreristas que a los partidos de derechas o al falangismo y al fascismo, corrientes estas últimas que han de ser las preferidas por los sedevacantistas, me figuro, pues al rechazar la democracia liberal no queda otra que el confesionalismo católico de Estado.

    FC: allá diles a los “sedevacantistas”, a nosotros nos nos interesan ni profesamos ninguna de las “corrientes” o etiquetas extrañas que te encanta endilgarnos.

    Por lo demás, tengo entendido que el sedevacantismo surge de la no aceptación del Concilio Vaticano II, con todo lo que ello significa o implica. Inicialmente, comieron de un huevo y sobraba con los seguidores de las tesis de Marcel Lefebvre, si bien acabaron rompiendo con él. De hecho, fray Antonio Cekada, que hoy día es sedevacantista, estudió en Econe, Francia, el seminario de la FSSPX, y fue ordenado, cómo no iba a ser, por monseñor Marcel Lefebvre; con el tiempo, radicalizando sus posiciones inicialmente “lefebvristas”, hubo de desembocar en el sedevacantismo. Ni que decir que no tengo el gusto de conocer a fray Antonio Cekada, igual es un encanto de hombre, un celoso sacerdote de Cristo aunque hoy por hoy no esté en comunión con la Sede Apostólica, pero desde luego no hay que ser ningún adivino para, solo viendo la “pinta” de este hombre, caer en la cuenta de que no debe creer que es hermosa la música de Bob Dylan, pongamos; esto es, reputará que nada bueno, positivo, noble, loable, apreciable, humano y saludable se puede esperar de la modernidad, ni que las otras religiones o credos tengan aspectos positivos, ni que la democracia liberal o burguesa sirva para algo, etcétera.

    FC: ¿qué tiene que ver la música del hebreo Bob Dylan con la Doctrina Cristiana?.

    El sacerdote colombiano Basilio Méramo, que es acérrimo “lefebvrista”, y por tanto muy criticado y hasta ridiculizado en páginas sedevacantistas,

    FC: mientes… él se dice “sedevacantista”…

    critica al filósofo francés Jacques Maritain (una de las más sobresalientes figuras del personalismo comunitario, corriente ni que precisar que herética para la extrema derecha eclesial a la que pertenecen “lefebvristas” y sedevacantistas) en lo que significa alejamiento de las tesis tomistas más puras, y en todo lo que significó el pensamiento de Jacques Maritain en el alumbramiento del Concilio Vaticano II. Me supongo que conoces que su esposa era de origen judío, ambos se convirtieron a la fe católica, no tuvieron hijos, vivieron en votos de castidad casi todo su muy largo matrimonio, mas al sacerdote colombiano Basilio Méramo le parece que el judaísmo de origen de Raissa Maritain jugó en contra de la comprensión de la fe católica en su esposo Jacques Maritain. Solo que yo veo en esta valoración del muy erudito sacerdote colombiano Basilio Méramo un rejo del secular “antisemitismo” que también alcanzó a la Iglesia católica, aunque más al protestantismo vía Martín Lutero, y que sigue presente en el ala católica más escorada hacia la derecha: monseñor Williamson, por ejemplo, expulsado hace un par de años de la FSSPX, es negacionista del Holocausto.

    FC: en realidad el lefebvriano Méramo Chaljub es semita, así que no puede ser antisemita. Y Williamson es una de las cabezas de la hidra lefebvriana. Sobre la hebera Raisa y el herejete Maritain, traidor a la Fe y falso filósofo tomista, en realidad no alumbra siquiera debajo de una cama.

    En páginas de este estilo o espectro, se le eche en cara al papa Benedicto XVI sus ascendentes hebreos por parte de madre, como si ello fuera una deshonra, un baldón imperdonable, el llevar sangre judía.

    FC: claro que a Ratzinger no le echamos en cara su hebraísmo, solamente descubrimos algo que él oculta… precisamente porque explica sus acciones tan salvajemente eficaces contra la verdadera Iglesia Católica.

    Y desde luego, “lefebvrianos” y sedevacantistas he alcanzado a conocer en mis andanzas por “Facebook” simpatizantes del nazismo. Yo por edad no lo recuerdo, pero conozco que en la liturgia de la misa anterior a la reforma litúrgica del Vaticano II, esto es, de Pablo VI (vamos, en la “Vetus Ordo Misae”), aún se rezaba por la conversión de “los pérfidos judíos deicidas de Cristo”. Esta oración ya la suprimió el santo papa Juan XXIII, aunque, como es bien sabido, para ustedes los sedevacantistas ni es santo ni fue siquiera católico sino masón, hereje, gordinflón comelón, falso papa…

    FC: lo de gordinflón lo dices por tu cuenta…

    No hace falta señalar que no soy “lefebvrista”, pero a diferencia de ustedes, yo no tengo ninguna dificultad en reconocer que el “lefebvriano” Basilio Méramo me parece un buen creyente en Cristo, un aplicado sacerdote, por lo que he escuchado de él, por lo que he leído de él, y hasta por lo que algunos me han contado de él.

    FC: jajaja para tus estándares de “catolicidad”… no lo dudamos.

    Este eclesiástico, que atesora una formación filosófica y teológica muy superior a la mía, sin duda, sin falsa modestia, tiene su opción “lefebvrista” que no es la mía y que lo sitúa fuera de la plena comunión con la Santa Sede. Un imberbe teológico y filosófico como yo no le va a discutir al padre Méramo estas cosas, no tengo previsto llevar a cabo con el susodicho ninguna discusión en clave David contra Goliat, solo que me parece injusto y tremendamente intolerante que en páginas sedevacantistas que he visitado se despellejen a tradicionalistas que están en otra trinchera, según tenía yo entendido, no muy distante de la trinchera sedevantista: como que ambas están fuera de la plena comunión con la Sede Apostólica, como que los sedevacantistas vienen a ser “exlefebvrianos” que a base de radicalizar su disconformidad con la “Roma pagana, apóstata, sede del Anticristo”, etcétera, han optado por alejarse de ella, desligarse de ella.

    FC: lo que no entiendes es que la Sinagoga tiene agentes encubiertos en las filas lefebvrianas, son los dedicados a controla la reacción…y como muchos, sostienen que en materia de Fe el problema es la pureza de formas, pero ellos mismos las destrozan con sus aberraciones. La contradicción los evidencia.

    Sobre el hereje Méramo Chaljub, siempre ha difundidos los escritos prohibidos del milenarismo lacunziano, a costa de incurrir en severas penas canónicas, las cuales le importan un bledo.

    Ciertamente, se me hace hoy por hoy, no digo que difícil sino imposible, afirmar que no hay nada bueno, positivo, loable, verdadero, humano, saludable y noble en las vidas, obras y legados de personalidades no católicas de la talla de Martín Luther King, Dietrich Bonhöefer, Jurgen Moltmann, Karl Barth, Albert Schweitzer (cristianos protestantes los cinco, brillantes teólogos, al menos cuatro de ellos), Mahatma Gandhi (hinduista), Thomas Merton (bueno, este fue católico, pero ciertamente no poco heterodoxo, monje trapense norteamericano, brillante escritor, ecumenista, empeñado en el diálogo interreligioso…), los anarquistas Pedro Kropotkin, Diego Abad de Santillán, Ángel Pestaña, Salvador Seguí, Cipriano Mera, la pedagoga italiana, feminista y mujer de arraigadas convicciones cristianas María Montessori (FC: jajaja) … Incluso volviendo la mirada a nuestra Iglesia católica, ¿te parece justo y veraz calificar a la Madre Terea de Calcuta, recientemente canonizada, de “hereje, apóstata, falsa profeta y mujer que se pudre en el Infierno, en compañía de todos los papas del Concilio Vaticano II y de todos los teólogos que vertebraron ese Conciliábulo de Satanás”? Expresiones exactamente como esta, literalmente como esta, he alcanzado a leer yo en sitios sedevacantistas.

    FC: nosotros nunca hemos afirmado que Doña Agnes Baouxaiu se esté consumiendo en el infierno. Aunque lo consideramos sumamente difícil, esperamos y se haya arrepentido a tiempo. Sobre los demás herejes que mencionas, ni cómo defenderlos.

    Permíteme, PC, que te haga la confidencia de los últimos libros que me he leído (algunos los he releído). Una biografía del carmelita Tito Brandsma asesinado en un campo de concentración nazi, beatificado por el santo papa Juan Pablo II en 1985, otra sobre el gran anarquista y teórico del mismo, científico y polígrafo Pedro Kropotkin (escrita por un excura español llamado Luis Blanco Hernández, hoy casado, padre, maestro de escuela, también fue alcalde por aclamación popular, con unas pintas de auténtico anarquista decimonónico con su largo cabello y poblada barba blanca, o sea, según ustedes, un perfecto hereje), una tercera sobre ese gigante teórico y práctico del anarquismo que se llamó Diego Abad de Santillán, una cuarta sobre el jesuita vasco Ignacio Ellacuría, una quinta sobre Mahatma Gandhi, una sexta sobre Viktor E. Frankl, una séptima sobre Thomas Merton, y tres libritos más sobre el médico, teólogo, filósofo, misionero, músico y musicólogo Albert Schweitzer, Premio Nobel de la Paz en 1952, cristiano protestante, un penúltimo que cito sobre María Montessori, y el último o décimo sobre el pacifista cristiano Lanza del Vasto: todos publicados en la colección Sinergia, auspiciada por el Instituto Emmanuel Mounier, SOLITEC e IMDOSOC. Asimismo he leído con gran aprovechamiento intelectual y espiritual un título de ese “hereje y masón” que debió ser el cardenal jesuita italiano Carlo Maria Martini: “La audacia de la esperanza”, Verbo Divino, 2005. Y ya el último, o sea el que hace el número 12: “Juan XXIII, biografía espiritual del papa de la unidad y la paz”, de Vicente Cárcel Ortí: Edicep, 2000.


    FC: vaya…. puras “finísimas personas”. Con razón….

    Pues bien, no sé si es que soy un ingenuo irredento o un hereje contumaz, pero lo cierto es que a mí no se me ocurre ahora, ni se me ocurrió en ningún momento durante la lectura de estos doce libros, lanzar anatemas contra los autores biografiados, estudiados, ni contra los autores de tales ensayos; otro particular, ciertamente, es que durante las horas dedicadas a leer esos doce libros yo no mantuve una actitud pasiva o acrítica hacia lo que leía, todo lo contrario, siempre intenté discernir, comprender, aprehender, separar la paja del trigo. Pero repito, no sé si por mi condición de ingenuo o de hereje anticatólico es por lo que no esgrimí en ningún momento esa actitud de juicio implacable y de condena al Hades que me parece muy característica de los sitios sedevacantistas.

    FC: allá exprésalo a los “sedevacantistas”, a nosotros tu apología contradictoria no nos va ni nos viene…

    Ya sí para acabar, perdona la extensión de mi réplica; perdonen los lectores, si finalmente ve la luz. Pero en fin, todo sea porque es muy probable que yo no vuelva a comentar nada en este foro. Gracias, y disculpen las molestias.

    Saludos en Cristo y en su Iglesia.

    FC: Saludos en la Verdadera Iglesia.

    • sil permalink
      septiembre 23, 2016 7:31 am

      amoasofía y sus libros…. jaja, con razón tanta ensalada bolche, que no rusa, en esa cabecita.

  9. amoasofia permalink
    septiembre 23, 2016 4:28 am

    FC, tú podrás cantar misa, como suele decirse coloquialmente, pero ustedes son sedevacantistas, no están por tanto en comunión con la Sede Apostólica.

    FC: nada más explícanos, con apego a la verdad, qué diantres es ser “sedevacantista”. Y ya de pasada te decimos con la Virgen de La Salette: “Roma perderá la Fe y se convertirá en la sede del Anticristo”. Cumplido en la primera parte.

    Son la extrema derecha eclesial, y van dando carnés de catolicismo por la vida. Siendo sectarios, o lo que e lo mismo, cismáticos y heréticos, son soberbios: atacan “ad hominen”, desprecian, no son capaces de reconocer lo bueno, loable, positivo, verdadero, noble, humano que hay en el prójimo, y finalmente juzgan y condenan.

    FC: jajajaja mira quién nos acusa de “juzgar y condenar”… eres hipócrita y grosero. Pero además, eso de concebir en la Iglesia derechas e izquierdas sí es una herejía sectaria, cismática y es prevaricación.

    Sobre ser heréticos… explícanos qué verdad de la Iglesia hemos contradicho o negado de alguna forma….

    Porque tu falso papa, usurpador, las ha negado y contradicho varias veces…

    Unidad en la Verdad

    Dios te bendiga.

    FC: a ti te ablande la dura cerviz

  10. amoasofia permalink
    septiembre 24, 2016 1:57 pm

    Sectarios, neofascistas, intolerantes, cismáticos, fuera por tanto de la comunión con la Sede Apostólica. Esto es lo que ustedes son.

    FC: ¡qué furia…! ahora dinos por qué tan mal la pasaste…

    Y soberbios que se creen jueces condenadores del prójimo.

    FC: ¿qué acabas de hacer?

    Pero bueno, tienen remedio, creo: en INFOCATOLICA tienen el “magisterio” del padre José María Iraburo, sobre todo lo que en su blog “Reforma o Apostasía” tiene sobre el “lefebvrismo”, les puede hacer bien el leerlo, meditarlo.

    FC: ya los hemos repasado… la verdad es que Iraburu tiene toda la razón cuando llama cismáticos a los lefebvrianos.

    Al que firma como Sil, sin conocerme de nada, va el nota y se intenta mofar de uno, en plan soberbio, integrista, lo típico de aquí, creyéndose en posesión de la verdad absoluta. FC, me llamas “hipócrita y grosero”, pero ¿ustedes de qué van?

    FC: nosotros no andamos diciendo que no debemos juzgar a nadie… como tú lo haces luego y antes de soltarnos una larga lista de anatemas truchos.

    Ustedes son herejes y cismáticos recalcitrantes porque se quedaron en 1958, con PÍO XII.

    FC: jajaja ¿está diciendo que el Papa Pío XII y los 259 papas anteriores eran “herejes y cismáticos recalcitrantes”?…

    Con esa separación tú solo te excluiste de la verdadera Iglesia. ¿No te diste cuenta?

    No son católicos, se erigen en intérpretes del Magisterio, cuando es la Sede Apostólica la que es intérprete de la Sagrada Escritura.

    FC: y ¿cuándo hemos dicho otra cosa?.

    Son tan soberbios que hasta -al menos algunos de los foristas de sitios como este y similares- mandan a la condenación eterna a Juan XXIII, a Pablo VI, a Juan Pablo I, a Juan Pablo II…

    FC: otra vez filosofio… ya te dijimos que nosotros jamás los hemos condenado al infierno… sabemos que la sentencia definitiva es de Jesucristo.

    Esto que digo está escrito en sitios como este y similares, y es ciertamente el colmo de la insensatez, la soberbia, el sectarismo, la intransigencia y la falta de respeto.

    Tolerancia cero con el intolerante. Saludos.

    FC: jajajaja ese grito de guerra lo escuchamos en un desfile gay por televisión. Ciertamente los sodomitas son los más intolerantes de los intolerantes…

  11. sil permalink
    septiembre 25, 2016 4:46 pm

    se quedaron en 1958, con PÍO XII.

    ¡gracias por el elogio!

  12. septiembre 28, 2016 8:57 am

    Sedevacantistas de Foro Católico: a otros con ese hueso.

    FC: primeros explícanos bien qué eso de “sedevacantista”…

    Ustedes son SEDEVACANTISTAS, por eso disparan contra todo lo que no es sedevacantista, lefebvristas incluidos, que suele ser el primer paso para el sedevacantismo, o el más inmediato al menos.

    Y como no respetan la democracia, o sea, la libertad de pensar, sentir y creer (claro, como que llaman Conciliábulo de Satanás al Concilio Vaticano II), dan leña a tutiplén, y luego increíblemente se hacen las víctimas, los agredidos.

    FC: jajaja esa definición de “democracia” (la libertad de pensar, sentir y creer) no la conocíamos… lo que realmente señalas se llama LIBRE ALBEDRÍO.

    AGREDEN incluso a intelectuales claramente de derechas y por ende contrarios a la democracia liberal o burguesa como el Dr. Antonio Caponetto -pero para mí sin duda un señor respetable, digno, benemérito, etcétera, cuya fe en Cristo y su Iglesia no se me ocurre juzgar a mí, aunque discrepe de muchas de sus ideas, de otras no, en tanto ustedes sí lo juzgan, al Dr. Caponetto-, porque ustedes son aún más de derechas.

    FC: lo gracioso es que Caponnetto afirma justamente lo que nosotros acerca de la “democracia”, las “derechas” e “izquierdas”…. que son paparruchas.

    Como salta a la vista, durante todo este diálogo que he mantenido con ustedes la actitud de creerse en posesión de la verdad absoluta la han venido protagonizando ustedes, que encima se pretender erigir en la voz autorizada de la Sede Apostólica, cuando esto no les compete a ustedes.

    FC: oootra vez con el chantaje antiquísimo de “se sienten poseedores de la verdad obsoluta”… Ya suenas anticuado con tu fijación relativista. Por supuesto que la verdad es absoluta y, la aceptas o la rechazas… no hay medias tintas.

    Pero lo que como tú se ven alejados de la razón, y se dicen muy racionales, salen con este antiguo chantaje para tratar de escapar de la realidad.

    Y encima el “cachondeo” de pretender usar un par de afirmaciones del P. José María Iraburu para defender la causa sedevacantista, manda pelotas esto.

    Doy por zanjada ya esta controversia. Saludos.

    FC: eso mismo dijiste la última vez, y la penúltima… así que por aquí nos encontraremos después…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: