Skip to content

Decreto del Santo Oficio contra el milenarismo de Lacunza y Méramo

febrero 25, 2016

Pio XII

Y el día siguiente, jueves 20 del mismo mes y año, nuestro Santísimo Padre Pío, por la divina Providencia Papa XII, en la acostumbrada audiencia concedida al excelentísimo y reverendísimo asesor del Santo Oficio, aprobó, confirmó y mandó publicar esta respuesta de los eminentísimos Padres:

Así, pues, apoyándose en esta respuesta y en la condenación ya hecha por este Santo Oficio de la obra del P. Lacunza, V. E. procurará vigilar cuidadosamente para que dicha doctrina bajo ningún pretexto se enseñe, propague, defienda o recomiende, sea de viva voz, sea por cualquier escrito.

     Para conseguirlo podrá emplear V. E. los medios necesarios no sólo de persuasión, sino también de autoridad, dando, si fuere oportuno, las instrucciones que fueren necesarias a los que enseñan en el seminario y en los institutos.

     Y si surgiere algo de mayor gravedad, no omita V. E. comunicárselo al Santo Oficio.

    Desde los primeros siglos de la Iglesia no han faltado partidarios del milenarismo.
     Algunos libros apócrifos del judaismo precristiano, como el libro III de los Oráculos sibilinos, el libro de Enoc etiópico, el libro de los Jubileos y el Apocalipsis de Baruc, hablan de los tiempos venideros, en los cuales las fieras salvajes se amansarán, los hombres gozarán de toda clase de bienes materiales, vivirán tantos o más años que los patriarcas antediluvianos y serán de estatura gigante. Esta concepción, que unas veces va unida a bienes espirituales y a la presencia del Mesías y otras nada tiene que ver con éste, presenta en los diversos libros duración distinta, y es la que se conoce con el nombre de milenarismo craso.
     De los judíos pasó a los primeros cristianos, que creyeron ver un fundamento para ella en la afirmación del capítulo XX del Apocalipsis de San Juan, según la cual Cristo habrá de reinar mil años con los justos antes del juicio final (El pasaje es oscuro, como todo el libro del Apocalipsis; pero no habla de cuerpos resucitados, y puede cómodamente entenderse del espacio que media entre la muerte y el juicio final, durante el cual Cristo reina en el cielo con los justos). Cerinto y los ebionitas, según Eusebio, participaron de esta creencia (Historia Eclesiástica III 28: MG 20, 275); la supone el capítulo XV de la Epístola del Pseudo-Bernabé, y la aceptan San Papías (Cf. Funck, Patrum Apostolicorum opera, vol.2, Papiae Frag. I), San Justino (Dial, cum Tryph.. MG 6,663), San Ireneo (Adversus haereses, V 31. MG 7, 11210-1218), Tertuliano (Adversus Marción, III 24: ML 2355) y otros de menor importancia. Todos éstos habían de un reinado espiritual de Cristo sobre la tierra, bien sobre los hombres que en ella viven, bien sobre los justos resucitados, pero siempre antes del juicio final. Esta forma de milenarismo suele llamarse milenarismo mitigado.
     Ya San Justino, en el lugar citado, decía que muchos buenos católicos no lo admitían. Y así lo rechazaron expresamente Eusebio, Orígenes, Dionisio Alejandrino, San Basilio, San Jerónimo y San Agustín; cuyo argumento principal es que la Iglesia sólo admite en el Símbolo una doble venida de Cristo: la primera a redimirnos y la segunda a juzgarnos.
     El presente decreto del Santo Oficio declara que el milenarismo mitigado no se puede enseñar con seguridad. Con esta declaración oficial obtiene valor para la Iglesia universal la precedente respuesta privada del mismo Santo Oficio al arzobispo de Santiago de Chile, de 11 de julio de 1941, a propósito de un brote reciente de estos errores en el territorio de su jurisdicción (Véase el texto latino con las Annotationes del P. Silvio Rosadini en Periódica, 31).
     La carta del Santo Oficio decía así:
«Palacio del Santo Oficio, 11 julio 1941.
Excmo. y Revdmo. Sr. :
     Se ha recibido en este Santo Oficio la carta número 126/40, de 22 de abril de 1940, en que V. E. daba noticia de que en esa archidiócesis había quienes defendían el sistema de los milenaristas espirituales y que cada día iba en aumento el número de los admiradores de tal doctrina y de la obra del P. Lacunza Venida del Mesías en gloria y majestad. Al mismo tiempo, V. E. pedía a la Santa Sede las normas oportunas.
     Llevado el asunto a la reunión plenaria del miércoles día 9 de este mes, los Emmos. y Revdmos. Cardenales de esta Suprema Sagrada Congregación mandaron responder:
     El sistema del milenarismo aun mitigado —o sea, del que enseña que, según la revelación católica, Cristo Nuestro Señor ha de venir corporalmente a reinar en la tierra antes del juicio final, previa la resurrección de muchos justos o sin ella— no se puede enseñar sin peligro.
     Así, pues, apoyándose en esta respuesta y en la condenación ya hecha por este Santo Oficio de la obra del P. Lacunza, V. E. procurará vigilar cuidadosamente para que dicha doctrina bajo ningún pretexto se enseñe, propague, defienda o recomiende, sea de viva voz, sea por cualquier escrito.
     Para conseguirlo podrá emplear V. E. los medios necesarios no sólo de persuasión, sino también de autoridad, dando, si fuere oportuno, las instrucciones que fueren necesarias a los que enseñan en el seminario y en los institutos.
     Y si surgiere algo de mayor gravedad, no omita V. E. comunicárselo al Santo Oficio.
     Aprovecho la ocasión para testimoniarle el sentimiento de mi estimación y quedo de V. E. afectísimo, F. Card. Marcchetti Selvaggiani. — Excmo. y Revdmo. Sr. D. José M. Caro Rodríguez, arzobispo de Santiago de Chile.»
     La precedente carta habla de un milenarismo que se enseñara como perteneciente a la revelación cristiana. El decreto del Santo Oficio para la Iglesia universal prescinde de las razones que dicho milenarismo invoque en su favor.
655
     En estos últimos tiempos se ha preguntado más de una  vez a esta Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio qué se debe pensar del sistema del milenarismo mitigado, que enseña que Cristo Nuestro Señor antes del juicio final, previa la resurrección de muchos justos o sin ella, ha de venir visiblemente a reinar en esta tierra.
     Propuesto el asunto a examen en la reunión plenaria del miércoles 19 de julio de 1944, los eminentísimos y reverendísimos señores cardenales encargados de la tutela de la fe y de las costumbres, oído previamente el voto de los reverendos consultores, decretaron responder que el sistema del milenarismo mitigado no se puede enseñar con seguridad.
     Y el día siguiente, jueves 20 del mismo mes y año, nuestro Santísimo Padre Pío, por la divina Providencia Papa XII, en la acostumbrada audiencia concedida al excelentísimo y reverendísimo asesor del Santo Oficio, aprobó, confirmó y mandó publicar esta respuesta de los eminentísimos Padres.
     Dado en Roma, desde el Palacio del Santo Oficio, a 21 de julio de 1944.—J. Pepe, notario de la Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio.
DOCTRINA PONTIFICIA
Documentos Bíblicos
B.A.C.
Anuncios
50 comentarios leave one →
  1. Restaurador permalink
    febrero 25, 2016 9:52 am

    ¡¡¡ EXCELENTE POST !!! 😯

  2. manu permalink
    febrero 25, 2016 10:16 am

    Los sigo detenidamente pero creo que esto aqui lo sacan y lo toman fuera de contexto
    Los texto de lacunza para su tiempo no podia leerse como se puede ahora leer en estos fin de los tiempos es como muchos catolicos creen ( y cometen el error) de seguir el heliocentrismo y las teorias copernicas que esta en el index y eso no evita que muchos acepten esas falsas teorias
    Todo modo he leido su post como hago con todo su trabajo y lo tomo como reflexion y mesura saludos y Viva Cristoy Rey

    • febrero 25, 2016 6:15 pm

      Manu.

      No entendemos bien tu comentario. Pero nos queda claro que tú crees que la Iglesia se pronunció en un tema de astronomía, y te equivocas. No es la Iglesia una autoridad científica para determinar si una enseñanza astronómica es falsa o verdadera. Y lo que la Iglesia condenó de Galileo Galileo fueron sus críticas teológicas, las cuales pretendía sustentar en base a estudios astronómicos.

      Galileo pretendía criticar la veracidad de las Sagradas Escrituras en base a las narraciones del Antiguo Testamento cuando el Sol se detuvo por los ruegos de Moisés. Según Galileo, la Biblia estaba equivocada porque ya se sabía, desde Copérnico, que la Tierra giraba alrededor del Sol. Lo que hizo la Iglesia es DEMOSTRARLE que la Biblia no era un prontuario científico o una revista de astronomía, sino que ese pasaje era una narración espiritual de un evento, tal como lo habían hecho todos los pueblos desde la antigüedad y que aún hoy en día, la gente común sigue diciendo que el sol se pone a tal o cual hora.

      El Índex no ha condenado jamás un libro científico en cuanto a ciencia.

      Sobre los escritos del hebreo cabalista Lacunza, esta condena del Santo Oficio es más de un siglo posterior a los escritos de este hereje y contemporánea a las enseñanzas de Leonardo Castellani, en quien se basa el hereje Méramo Chaljub.

      Esperamos en Dios que tu disposición a la Verdad sea lo suficientemente firme.

      La condena contra Lacunza y sus escritos jamás fue desechada, por los papas verdaderos, y así se lo hicieron saber al cardenal Caro, de Santiago de Chile, quien luchaba frontalmente contra la masonería.

      Unidad en la Verdad

      • manu permalink
        febrero 26, 2016 8:41 am

        Lo siento la Iglesia ha tomado la Biblia literalmente el Genesis y ud no puedo negar eso y ese es mi punto hay la teoria del heliocentrismo de Galileo que la Iglesia le llamo la atencion sobre sus errores

      • febrero 26, 2016 3:33 pm

        Manu.

        O te equivocas, o mientes deliberadamente.

        Todo católico medianamente instruido sabe que no es materia de Fe que la Tierra gire alrededor del Sol, o viceversa. Y la ciencia sí ha demostrado por evidencias, que es la Tierra la que se traslada alrededor del Sol. lo sabe también cualquier bachiller que estudia física y se puede demostrar con diversos experimentos físicos.

        La simple ubicación de los planetas y estrellas generan trazos imposibles en un universo geocéntrico.

        Y de nuevo; fue Copérnico, no Galileo, quien inicialmente postuló que la Tierra giraba en órbita alrededor del Sol. Galileo nada más se metió a teólogo y salió mal librado…

        Unidad en la Verdad

      • manu permalink
        febrero 26, 2016 8:46 am

        Y le recuerdo que es una teoria no comprobada y que los modernistas ya dentro de la Iglesia se empeño ha que se aceptara por lo menos sus principios del heliicentrismo…pero bueno para no desviar es que el index ha estado a Galileo y eso no quiere decir que ahora no se acepte

      • febrero 27, 2016 12:16 am

        Galileo no estuvo en el index……
        pero, qué ganas de confundir…..

      • manu permalink
        marzo 1, 2016 7:23 am

        Utiliza una falsa teoria que no ha sido jamas comprobada como es el heliocentrismo y que mas bien fue usada para atacar la Iglesia debwria de salir de ese modernismo y fijarse que muchas teorias que imponen wn la educacion son mas bien postura filosofica que verdades cientificas como evolucionismo big bang tierra de millones de años
        No meta la mano al fuego por el Modernismo y es mas hasta es poco cientifico de su parte ya que la Ciencia la verdadera ciencia no da nada por asentado sino esta verdaderamente comprobado y ya que es fielmenye creyente de una teoria falsa le sugiero que revise e investige com los experimentos tipo Michelson-Morley, que se han venido realizando desde finales del siglo XVIII, incluyendo los de Aragó, Fresnel, Fizeau, Airy y se de cuenta

      • marzo 1, 2016 10:29 am

        Manu.

        De verdad que rechazas el intelecto que Dios te dio.

        En realidad los geocentristas cometen el mismo error que Galileo, suponer que la astronomía es un tema para la Fe y no para la ciencia.

        Es tan simple como entender que la Tierra da una vuelta sobre su eje cada 24 horas, tal y como lo han observado muchos con sus propios ojos desde las estaciones espaciales, desde la Luna y desde los cientos de satélites artificiales. No es que el Sol ¡orbite alrededor de la Tierra!.

        Si el Sol, como afirman los torpes geocentristas, girase alrededor de la Tierra, habría muchas contradicciones con la razón y se violarían muchas leyes físicas.

        El Sol contiene 99.8% de toda la masa del Sistema Solar entero.

        El Sol tiene 864,000 millas (1,392,500 kilómetros) de diámetro. Esto es 109 veces el diámetro de la Tierra.

        El Sol pesa alrededor de 333,000 veces tanto como la Tierra.

        Es tan grande que alrededor de 1,300,000 planetas Tierras podrían caber dentro del Sol.

        ¡La Tierra tiene la medida de una mancha solar promedio!

        Y finalmente, ¿por qué habrían de girar los demás planetas alrededor de todos los soles del universo, como se observa con los telescopios, y solamente nuestro Sol se somete a la Tierra?.

        Unidad en la Verdad

      • manu permalink
        marzo 2, 2016 2:07 pm

        Eres soberbio y no porque defienda la Verdad que ya por eso no es excusa para estar en pecado ya con eso sino que defiende presupuesto seudocientifista para vender una verdad que no tiene que ver con la Verdad ya etiquentandome que rechazo la razon por no no plegarme ya mas a una educacion laica que imparte valores masonicos y que en cierto modo tu vocifera aunque no es tu culpa o no es culpa de uds porque todos nosotros ya estamos impregnados y vivimos en el posmodernismo tocando ya las puertas abiertas a ese desierto ninillista que se nos muestra en esta sociedad degradada y que Ud(s) tampoco escapan de ese tufillo que es el Modernismo cloaca de todas las herejias pero aqui el detalle es hacer una introspeccion y limpiarnos de esaa suciedades y no despachar a cualquiera de bruto simplemente porque le llama la atencion sobre un punto .
        Vuelvo a decir los sigo son muy buenos en temas y en investigaciones aportan mucho sobre las falsas apariciones sobre el NOM etc pero en otros temas tienen claroscuros y se escudan en la pedanteria pretendiendo soberbiamente abarcar multiples temas que hasta escapa de sus esferas de conocimientos y no tener humildad de aceptarlo o por lo menos decir que no se domina y que otros (no digo yo) pueden aportar y dar mas claridad para defender la Fe
        Saludos
        Viva Cristo Rey

      • marzo 2, 2016 3:10 pm

        Lo mismo te decimos. Pero la verdad es que en ese tema existen evidencias científicas incontrovertibles.

        Unidad en la Verdad

      • marzo 9, 2016 8:47 am

        Los libros de Galileo, Kepler, y alguno, mas sí estuvieron en el Indice, pero fueron sacados de el Indice (de tapadillo) en 1897 durante el pontificado deel Papa León XIII al crear una de una nueva Constitución, llamada Officiorum ac munerum, para regular el Índice.
        En los comentarios que escribí en este artículo del Blog Sursum Corda está explicado en detalle:
        http://sursumcordablog.blogspot.com.ar/2014/11/un-comentario-interesante.html

        FC: no todos los libros ni por cualquier cosa, sino por criticar las Sagradas Escrituras.

        Una cosa mas, para la física moderna, la tierra gira alrededor del sol, en un sistema de referencia fijo al sol. A su vez el sol gira alrededor de la tierra en un sistema de referencia fijo a la tierra. No se a demostrado que exista un sistema de referencia (o coordenadas) preferencial o absoluto que deba ser usado obligatoriamente.

        FC: para la ciencia, es claro que los cuerpos de masa inferior giran alrededor de los cuerpos de masa mayor. Tal es el caso de nuestro Sol y los planetas, o de la Luna alrededor de la Tierra.

  3. febrero 25, 2016 11:18 am

    Este texto fue denunciado ante las autoridades eclesiásticas como herético, debido a sus doctrinas milenaristas; y prohibido finalmente por la Inquisición. Como la gran mayoría de los autores jesuitas que publicaron en el exilio, Lacunza intentó recurrir a la Corona española para que autorizara una edición de su obra en castellano. Las negativas fueron constantes; y Lacunza murió en 1801 sin ver publicado su trabajo.
    En 1812, y a despecho de la negativa de la curia eclesiástica de aprobar la obra, Venida del Mesías en gloria y majestad fue publicada en Cádiz en tres tomos con el seudónimo de Josafat Ben-Ezra. Aunque fue denunciada al Tribunal de la Inquisición que ordenó la confiscación de todos los ejemplares, surgieron nuevas ediciones en Inglaterra y Francia, y copias manuscritas del libro circularon ampliamente entre sacerdotes, teólogos y monjes. La obra alcanzó gran notoriedad en el Viejo y el Nuevo Mundo, a la par que generó fuertes reacciones en su contra, en especial de la censura eclesiástica que la denunció por “ilusa, visionaria y herética”.
    http://naturaboni.blogspot.mx/2013/10/manuel-lacunza.html

    Existe un gran parecido con lo que predican los testigos de jehová…….

    • Fernando Emanuel permalink
      febrero 25, 2016 12:46 pm

      Claro que se parece! ellos tomaron el libro de lacunza y lo desdibujaron!!
      Un Pastor hizo una traducción al inglés fue publicada en 1827 por Edward Irving, el precursor de la británica “Iglesia Católica Apostólica”, bajo el título de “The Coming of the Messiah”.
      Para Irving la lectura de la obra había alcanzado la categoría de revelación. Lacunza influyó en los actuales herederos espirituales del movimiento: los Adventistas del Séptimo Día,ciertos sectores de la Iglesia bautista, y los Testigos de Jehová, siendo un eslabón de una misma cadena de interpretación bíblica. De hecho un extracto manuscrito de La venida del Mesías en gloria y majestad, firmado por Juan Josafat Ben-Ezra y datado en 1820, es guardado como uno de los principales tesoros bibliográficos de la biblioteca de la Universidad Adventista de Chile

  4. Fernando Emanuel permalink
    febrero 25, 2016 12:40 pm

    https://radiocristiandad.wordpress.com/2014/06/01/p-ceriani-lacunza-el-reino-visible-y-los-decretos-del-santo-oficio/

    Tomar las cosas a la lijera y en forma totalitaria puede llevar a grandes errores,prueba de eso son por ejemplo los hermanos Dimons y su interpretación Fenesta…..y también citan y citan,papas,concilios,evangelio y todo lo que se les ocurra,pero cuando la polvareda de argumentos mal interpretados asienta vemos el error conceptual instalado como punto de partida y todos los testimonios buscados solamente para justificar el mismo..aun forzándolos…Con esta Prohibición pasa lo mismo.Tiene un alcance una noción y un porque,totalizar e interpretar estrechamente hace caer en grandes errores.Recomiendo el texto que he publicado del blog en gloria y majestad,republicado por radio cristiandad.Saludos

    • febrero 26, 2016 7:09 am

      Broemer.

      Primer error. El Santo Oficio, que condenó los escritos del hebreo cabalista Lacunza (Josafat Ben Ezra) desde principios del siglo XIX, nunca actuaba a la ligera. Igualmente cuando ordenó que cesaran las promociones lacunzianas más de 100 años después, como hemos demostrado con este documento del Santo Oficio.

      Segundo error. No citar ni consultar los escritos de los papas, concilios y el Santo Oficio equivale a protestantismo, a andar a ciegas por el mar del mundo. Si eso te parece mal, entonces tienes un problema mucho muy serio contra la Fe católica.

      Tercer error. Comparar a los dimonianos con los católicos es una insidia injusta, malintencionada y estúpida. Precisamente los dimonianos son un ejemplo de lo que hace a diario el cincunciso Méramo Chaljub, quien cita la doctrina y el dogma, pero cotidianamente mutila lo que esclarece y edifica.

      Por eso nosotros, los católicos, sí amamos la verdad, pero toda la Verdad. Y la verdad es que promover el libro del milenarista marrano Manuel Lacunza y otros herejes, como continuamente hacen Méramo y otros de sus seguidores, los hace reos de sanciones canónicas muy graves ya que este texto quedó y permaneció en el Índex de libros prohibidos. Sin mencionar la excomunión lalate sententiae que pesa contra los herejes obstinados.

      Te retamos a que demuestres que no es verdad este documento, ni que el libro de Lacunza no estaba en la última edición del Índex, y que tus defendidos, Méramo y Castellani no desobedecieron pertinazmente tanto el Índex pontificio como el mandato de Pío XII contra la enseñanza de su cabalista milenarismo.

      Unidad en la Verdad

    • manu permalink
      febrero 26, 2016 8:50 am

      Lo leere con calma y tus palabras conducen a far mas claridad y lo leere mas alla de mis preconcivisiones
      Saludos

  5. martin permalink
    febrero 25, 2016 2:10 pm

    Disculpen sus mercedes pero no se con quien ir me podrían ayudar para saber que biblia debo comprar por favor gracias

    • Restaurador permalink
      febrero 25, 2016 6:46 pm

      Martín:

      Puedes optar por la versión de Monseñor Straubinger, con interesantísimos comentarios.

  6. febrero 25, 2016 6:19 pm

    Es muy interesante que esta obra gozó de gran difusión en Hispanoamérica en época de la Revolución y Guerra de Independencia. Para mi tesis me vi obligado a leerla y también, a revisar una gran cantidad de bibliografía sobre “La Venida…”. Hay algo que me llama la atención y es que, las lecturas de la época no se enfocaron tanto en la hermenéutica de la Historia de Lacunza, como en una realizar una re-lectura del texto en clave política: la Gran Apostasía era, o bien la supresión de los jesuitas, la condena a los jansenistas, la crisis de las monarquías, etc. Los gobiernos revolucionarios, compuestos por clérigos (de inclinaciones jansenistas) que habían leído con fervor el texto de Lacunza, terminaron usándolo como argumento para legitimar los gobiernos que iban surgiendo a medida que el poder realista caía en las principales metrópolis americanas.
    El caso de Buenos Aires es impresionante: el texto se usó para componer sermones, se imprimieron versiones abreviadas, comentarios sintéticos, y fue profusamente glosado en las tesis de grado del Colegio Real de San Carlos y en las Actas del Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires… aún en una época tan tardía como 1830, el Dean Diego Zabaleta lo recomendaba a los fieles.
    No obstante, creo que la relación de Lacunza con el dispensacionalismo y el millerismo (que posteriormente se tornó en Adventismo) no está lo suficientemente estudiado.

    • febrero 26, 2016 7:32 am

      Raúl Miguel.

      Quizá la explicación de lo que mencionas es que Buenos Aires era la ciudad con más hebreos públicos y marranos de toda Hispanoamérica, tal como lo reseña Martínez Zuviría en su serie Kahal-Oro-Juana Tabor-666, y lo demuestra la historia.

      Incluso existe un sermonario de un cripto-hebreo de apellido Lehman, muy promovido entre los curas del sur de América, que promueve ideas milenaristas y cabalistas con todo e imprimátur de un obispo posterior a la condenación del Santo Oficio…

      Unidad en la Verdad

      • febrero 27, 2016 5:52 pm

        Los Judios no emigraron a argentina hasta finales del siglo XIX
        https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_los_jud%C3%ADos_en_Argentina

      • febrero 27, 2016 11:22 pm

        Jorge.

        No entendemos. ¿Por qué nos niegas la afirmación y enseguida nos ofreces como prueba a tu favor un texto que te contradice?.

        “La historia de los judíos en Argentina es bastante extensa, ya que es anterior a la propia República. Los judíos han vivido durante siglos en ese país.”

        O no lo leíste bien, o solo quieres entender las cosas a tu gusto…

        Unidad en la Verdad

      • febrero 28, 2016 8:31 am

        Dice: “A mediados del siglo XIX los judíos que vivían en la Argentina no superaban los 100.”

      • febrero 28, 2016 11:10 am

        Jorge.

        Dice que no había registros. Pero además… ¿y los marranos?… eran legión. Por eso ahora Bs As es la ciudad con más hebreos de América, salvo New York.

        Unidad en la Verdad

      • Restaurador permalink
        febrero 28, 2016 3:02 pm

        Jorge:

        Si te basas en “Kipápedia” estás frito, ya que JAMÁS te mencionará a la oligarquía marrana porteña. Te recomiendo que leas:

        “LOS CONVERSOS EN LAS INDIAS” de Federico Rivanera Carlés.

        Además, es IMPRESCINDIBLE que sepas que Argentina es el quinto o sexto país con mayor porcentaje de hebreos en todo el mundo. Luego de Estados Unidos, es Argentina la que ostenta la mayor cantidad de hebreos en el Continente Americano.

  7. febrero 25, 2016 11:54 pm

    Cristo ya viene a Juzgar. Lo demás son baldes llenos de saliva.

  8. febrero 26, 2016 12:12 pm

    ¿Por fin reinar corporalmente o visiblemente? ¿Corporalmente visible? ¿Invisible incorporalmente?

    • febrero 26, 2016 4:03 pm

      Valle.

      Si reina corporalmente, es visiblemente. Ley física. Si no reina corporalmente sólo lo puedes ver por una gracia especial.

      Unidad en la Verdad

      • Anonimo permalink
        febrero 28, 2016 7:56 pm

        ¿Pero no reina corporalmente en la Eucaristía?

      • febrero 29, 2016 10:25 am

        En forma mística sí. Al consumir las hostias consagradas éstas al fin se disuelven, más no así el Cuerpo de Cristo que permanece en el Cielo. Misterio de Fe.

        Unidad en la Verdad

      • Antonio permalink
        marzo 3, 2016 9:45 am

        Pero místico no es real, ¿Hay presencia mística o presencia real?

      • marzo 3, 2016 10:39 am

        ¿Quién te dijo que místico no es real?…

        ¡Claro que es real!

        Ahora bien, si quieres una explicación racional al Milagro de los milagros, entonces no podemos complacerte…

        Unidad en la Verdad

  9. febrero 27, 2016 5:55 pm

    Bien, no puede ser enseñado con seguridad. Eso no es lo mismo que decir que es herético, ni siquiera que es error. Para mi equivale a decir que “no sabemos si es cierto o no”. Luego si uno lo enseña, avisando que es “sin seguridad”, una hipótesis, una de las exégesis probables etc. ¿pasa algo terrible?

    • febrero 27, 2016 11:56 pm

      Jorge.

      Antes que nada… gracias. No habíamos caído en la cuenta de nuestro error, ya que el decreto verdadero dice que la doctrina de Lacunza “NO PUEDE ENSEÑARSE SIN PELIGRO”, mientras que los lacunzianos sustituyen esa frase por la de “NO PUEDE ENSEÑARSE CON SEGURIDAD”.

      Así que te agradecemos que nos hayas, involuntariamente, abierto los ojos a dos verdades: una en lo que ya dijimos, y dos, en que los lacunzianos maliciosamente manipularon el texto del Santo Oficio, los cual demuestra su espíritu insidioso.

      Ya demás aprovechamos para resumirte:

      1° Conste que es una CONDENA formal contra Lacunza. No una sugerencia o un ruego del Santo Oficio.

      2° Y la condena es porque dicha doctrina no tiene ningún fundamento en la Revelación, sino en la imaginación del rabinismo mesiánico de Lacunza y otros sabihondos cabalistas.

      3° ¿Y qué debemos entender con no se puede enseñar con seguridad un milenarismo mitigado, es decir simulando?,

      4° ¿Acaso debemos entender que es verdadera doctrina cristiana pero que la Iglesia no quiere enseñarla?.

      5° ¿Debemos entender que el Papa Pío XII y toda la Congregación del Santo Oficio con Ottavanni al frente tienen miedo de que nos enteremos de la verdad?.

      6° Si tú tienes razón, entonces debemos desobedecer como tú y enseñar libremente una doctrina milenarista, o aún peor revelarnos contra la autoridad del Papa Pío XII y el santo Oficio, así como contra el Papa .

      Méramo y tus amigos deberán sudar terror nada más de pensar en lo que les atraerá que se obstinen en confundir a los fieles con sus errores condenados y libros indexados.

      Unidad en la Verdad

      • febrero 28, 2016 8:35 am

        Bueno, vamos prohibir que se lea, o directamente a a quitar, el nada oscuro capitulo XX del Apocalipsis porque va contra el decreto del Santo Oficio

      • febrero 28, 2016 11:13 am

        Tu respuesta es muestra de la típica soberbia de los herejes lacuncianos. Si no se aceptan sus doctrinas desviadas quieren prohibir a los papas, a los santos, a las Escrituras y al mismísimo Dios.

        Unidad en la Verdad

    • Axioma permalink
      febrero 28, 2016 8:41 am

      La verdad de Fe prima a la verdad de interpretación.

      • Miguel de San Miguel permalink
        febrero 29, 2016 1:58 pm

        Axioma, puesto que la verdad es solo una, no existe “la verdad de la Fe” y “la verdad de la interpretación”. La verdad no es divisible ni parcial.

  10. febrero 28, 2016 11:58 am

    Invito a un amigo a recoger setas en el bosque. Y le advierto: NO PUEDO decirte CON SEGURIDAD que encontraremos setas. Pero tenemos suerte: hay setas, muchas setas etc. Como el no sabe nada de setas, me pregunta sobre tal o cual seta, si es buena o mala. Y le aseguro según el caso: Mira, esta seta puedo decirte SIN PELIGRO que es comestible; en cambio, esta otra seta NO PUEDO decirte SIN PELIGRO que es comestible. — — — En palabras directas: La certeza de una verdad o de una falsedad (da igual que tipo éstas, salvo las empíricas etc.), es relativa a la salvación del alma. Nuestra mente que alimenta con verdades nuestro alma en nada se difiere de nuestro estomago que alimenta nuestro cuerpo, por ejemplo, con setas. — El milenarismo (y no importa como lo nombran), es herético: no hace falta que lo diga el Magisterio de la Iglesia para que lo diga yo también; solo hay que leer cualquier buena historia de la Iglesia y ver que casi siempre fue así, o sea, lo dijeron antes, y solo se escandalizaron los heréticos, jamás el Magisterio de la Iglesia. — — — El texto de más arriba advierte CON SEGURIDAD (y la seguridad deriva de la autoridad del Santo Oficio), que el milenarismo mitigado NO se puede enseñar SIN PELIGRO. El que enseña el milenarismo hace lo mismo que haría yo si fuera yo asaz perdido en la niebla: bueno, amigo mío, NO se CON SEGURIDAD si es tóxica o no esta seta, mortal o no esta otra seta; tu cómelas y luego veremos que pasa…

    • febrero 29, 2016 10:21 am

      G.

      Sana reflexión. Acá el problema es la trascendencia del HECHO de que a Méramo Chaljub, Ceriani ¿Arioni? y un montón de lefebvrianos les importa nada esa condena,como si no estuviera indexado el librajo y como si a ellos no les alcanzaran las condenas canónicas por exhibir su afán de confundir a la gente con esas doctrinas rabínicas y perversas, más que peligrosas, como reseña el eminentísimo teólogo, comisario general de la Orden de San Francisco en Indias, Juan Francisco Bestard, apenas unos años después de la publicación ilegal de la obra.

      Unidad en la Verdad

      • febrero 29, 2016 11:32 am

        Coincidimos con g y redacción. La obstinación de los castellanistas y lacuncianos por difundir el veneno del milenarismo (en cualquiera de sus formas) los convierte en herejes.

  11. Miguel de San Miguel permalink
    febrero 29, 2016 1:28 am

    Redacción: Sigo recibiendo las comunicaciones de lo publicado. Las leeré pues.

  12. Morales e hijos permalink
    febrero 29, 2016 4:17 pm

    Foro Catolico hace poco fue el Oscar y le dieron muchos premios a “Primera Plana”
    ¿Que opinas tú y los demas foristas de esta pelicula?

    Recomendarias verla o no.
    Digo como padre de familia me preocupa que vean mis hijos.

    • febrero 29, 2016 5:11 pm

      Morales.

      No la hemos visto, quizá algún otro forista pueda responder con prudencia a esa pregunta…

      Unidad en la Verdad

  13. Miguel de San Miguel permalink
    febrero 29, 2016 4:47 pm

    Redacción:
    no me has dado de baja cuando lo pedí; he seguido leyendo y, como ves, he comentado algo.
    Escribes arriba sobre la soberbia de otros. A mí me preocupa seriamente la mía propia.

    • Axioma permalink
      febrero 29, 2016 9:13 pm

      “Axioma, puesto que la verdad es solo una, no existe “la verdad de la Fe” y “la verdad de la interpretación”. La verdad no es divisible ni parcial”

      Verdad de Fe: “…y de nuevo vendrá a juzgar a vivos y muertos y Su Reino no tendrá fin”.

      Verdad de interpretación: ¿Es o no verdad que el capítulo XX del Apocalipsis dice literalmente lo del reino milenario después de la Parusía? Y que tú y todo milenarista o cualquier estudiante de secundaria interpretan según lo que leen, lo cual es correcto, pero primero está el Magisterio de la Iglesia.

      Te aclaro que el axioma no es mio sino de los exégetas católicos y te lo digo para que sepas que a mí no es al que estás contradiciendo.

      • marzo 1, 2016 9:54 am

        Axioma.

        El Milenarismo fue condenado como herético. Esa es la verdad.

        Unidad en la Verdad

      • Miguel de San Miguel permalink
        marzo 1, 2016 10:05 am

        Axioma:
        no solamente el milenarismo fue condenado como herético sino que además el Apocalipsis (como el resto de la literatura apocalíptica) no fue redactado ni por ende debe entenderse literalmente.
        Al margen de eso en ningún caso la verdad es divisible o parcial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: