Skip to content

Septiembre 12 de 1847; la inmortal epopeya del Batallón de San Patricio

septiembre 12, 2015

Placa_conmemorativa_Batallon_de_San_Patricio 

¿Qué movía a los integrantes del Batallón de San Patricio para pasarse del lado mexicano y combatir a los Estados Unidos en una lucha desigual y plagada de traiciones?

  A pesar de que la furia cabalista se lanza contra los pueblos cristianos, cada determinado tiempo, surge la gloriosa señal de Dios inspirando a un grupo de valientes para dar un verdadero testimonio de amor por la bendita Cruz, por la Virgen Santísima y por la Patria venerada.

  Hace 165 años, en la injusta y traicionera guerra de la hebreo-masonería contra la joven nación mexicana, la Fe y la Verdad fueron defendidos por un puñado de mexicanos, y extraordinariamente en este caso, por un grupo de católicos irlandeses, franceses, polacos,  italianos y de otras nacionalidades comandados por el capitán John Riley, quienes a pesar de la enorme diferencia en poderío, se alzaron contra la maléfica soberbia imperialista de los hebreos cabalistas quienes despedazaban a esta nación fiel a Cristo.

   Un 31 de agosto, falleció el capitán John Riley luego de sobrevivir a la guerra y ser marcado en la cara con un fierro ardientes con la letra D (Desertor), pero esa marca la llevó con compasión por sus pobres hermanos mexicanos y con orgullo por defender la Catolicidad.

  LA COLONIZACIÓN (INFILTRACIÓN) INICIADA CON BANDERA FALSA

 La primera derrota militar infligida al esclavismo le hizo cambiar de táctica. Formuló su plan de deslizamiento, de lenta ocupación con visos legales. Moisés Austin, de Misuri, consiguió autoriza­ción de las autoridades españolas, en 1821, para establecer en Texas a 300 familias de colonos. Obtuvo la concesión porque basó su solicitud en que esas 300 familias serían de católicos perseguidos por el protestantismo. Al morir Moisés, su hijo Esteban obtuvo en 1823, la renovación y ampliación del permiso de colonización, con inmigrantes de Tenesí, Misisipí y la Luisiana. precisándose que los colonos serían “exclusivamente católicos”.

LA DIPLOMACIA DE LA ESCLAVITUD

Joel Robert Poinsett, enviado de la Masonería a dividir a México...

Joel Robert Poinsett, enviado de la Masonería a dividir a México…

El 18 de octubre de 1822, llegó al puerto de Veracruz, a bordo de la corbeta John Adams, el diputado por Charleston, capital mundial de la Masonería, Joel Robert Poinsett, a cuyo genio confiaron las empresas esclavistas explorar el ánimo de los hombres públicos del México de entonces, acerca de cómo podrían ser movidas las fronteras de los EE. UU. hacia el sur. Poinsett había actuado en Río de Janeiro, Argentina y sobre todo en Chile. Hablaba bien el español; era lo que hoy se llama “experto en asuntos de Latinoamérica”.

   Poinsett visitó al emperador Iturbide el 3 de noviembre en el Palacio Imperial, acompañado del Cónsul de Norteamérica, tratando a fondo el objeto de su comisión: los límites. El Emperador le escuchó y aconsejó cambiar impresiones con don Juan Francisco Azcárate, quien más tarde relató al Presidente don Guadalupe Victoria sus entrevistas con el enviado. “Sobre un mapa de América, el dedo de Poinsett fue marcando la frontera anhelada. Percibí -escribe Azcárate- que la idea era absorberse toda la provincia de Texas y parte del Reino de León tomarse la mayor parte de la provincia de Coahuila, la Sonora y California Baja, toda la Alta y el Nuevo México”.

Mapa de México según plan de Poinsett

PROPOSICIONES DE COMPRA Y DE HIPOTECA

  El 15 de marzo de 1827, el Gobierno de EE. UU. dio instrucciones a su Ministro Poinsett para que hiciese saber “que deseaba modificar los límites territoriales existentes, a cambio de un millón de dólares”, proposición que no fue aceptada.

  El 25 de agosto de 1829, el Presidente Jackson dio instrucciones a su Ministro Poinsett en el sentido de elevar la oferta a cinco millones de dólares, que no fue atendida.

  Y como Poinsett advirtiera que el Gobierno Mexicano estaba decididamente en contra de la enajenación territorial, supuso que ofreciendo un préstamo de diez millones de dólares en hipoteca sobre Texas, podría hacerle triunfar en sus propósitos. Pero el Gobierno de México permaneció sordo a sus demandas y el fracaso de estas negociacio­nes incalificables decidió la independencia de Texas, primero, y la guerra con Estados Unidos después, que costó a México algo así como la mitad de su territorio nacional.

Bandera de los “sanpatricios” con su divisa “ERIN GO BRAGH”


LOS COLONOS DE SAN PATRICIO CONVERTIDOS EN BATALLÓN

  Pero vayamos, para terminar, en viaje hacia la hondura del fenómeno sicológico que convirtió a los colonos irlandeses en héroes al servicio de la patria nuestra, para agradecérselos en toda su magnitud:

Hemos visto que a México debieron su tierra en Texas, en primer lugar; hemos demostrado que en Texas vieron a su patria nueva, cuando Texas, por virtud de las maniobras de la esclavitud se desprendió de México. Falta ahora confrontar la circunstancia emocional que sufrieron cuando Texas fue arrastrada a la Unión Americana por obra, otra vez, de los intereses esclavistas. Y parece claro inferir que sintieron naufragado su anhelo de libertad, frustrada su odisea al través de mares y de tierras, comprendieron que esta vez, ya para siempre, quedarían huérfanos de nuevo, en poder de un sistema esclavizante, injusto y desleal, más, mucho más, que el que sufrieron en su cuna irlandesa, porque en Irlanda no se comerciaba con los hombres, no se les criaba como animales para venderlos como esclavos, ni eran incendiados sus templos tal como en Filadelfia.

  Y al ser obligados por el enganchador de colonos, Austin, a empuñar las armas; al ser forzados a formar un batallón, a marchar contra su propia conciencia -remar contra la corriente de su alma-, a disparar contra sus propios anhelos de ser libres, ellos comprendieron que su lugar no estaba allí. Al tomar el primer contacto las tropas invasoras que venían arrastrando al batallón de irlandeses, con las nuestras, en Matamoros, ellos pasaron a ocupar su sitio en nuestras trincheras. Varios de ellos fueron muertos al pasar. Pero los sobrevivientes siguieron con nosotros -Monterrey, Angostura, Cerro Gordo, Churubusco-, derrota tras derrota, esfuerzo tras esfuerzo, muerte tras muerte, hasta caer prisioneros combatiendo.

Ejecución de los “sanpatricios”

EJECUCIÓN EN MASA

Fidel, nuestro clásico del Romancero Nacional, que presenció la escena espantosa de la ejecución en masa, hace ciento sesenta años, la describe de este modo:

“Detrás de la Plaza de San Jacinto, a la espalda de las casas que ven al Oriente, se pusieron de trecho en trecho y se amacizaron gruesos vigones con trabes gruesas, tendidas horizontalmente en la parte superior, colgando otras reatas verticales de espacio en espacio “Los prisioneros fueron distribuidos según los claros de las vigas. A cierta distancia, entre gritos y chasquidos de látigos, ataron con soga corrediza el extremo de los lazos colgantes al cuello de los prisioneros… y, en medio de gritos, hicieron correr a los caballos que tiraban de los carros. Balanceándose en los aires, entre horribles convulsiones y muestras de dolor, quedaron aquellos defensores de nuestra patria…”

  Y Guillermo Prieto concluye: “La agonía de aquellos mártires duró mucho. Los cuerpos de las víctimas fueron sepultados en el florido pueblecito de Tlacopac, situado entre Mixcoac y San Angel”.

 Balada de John Riley

Mi nombre es John Riley
escúchame un momento:
Dejé mí venado en casa, en Irlanda.
Allá imperaba la muerte: hambre o exilio.
Cuando llegué a América
Estaba en mi deber:
Entrar a la Armada
y marchar desde Texas
para unirme a la guerra contra México.
Fue ahí. En esos pueblos y barrancos
cuando comprendí el error que había hecho.
Me vi conquistando pobres y moribundos
católicos con el evangelio de las bayonetas
Yo lo vi en las cárceles donde madres
violadas y niños gritones, denunciaban el hedor pestilente del todo de esa guerra.
Yo y doscientos irlandeses
decidimos levantarnos a la llamada de Él que nos guiaba.
De Dublín a San Diego
dimos testimonio de la libertad negada
Formamos el Batallón de San Patricio
Y peleamos del lado mexicano.
Formamos el Batallón de San Patricio
Y peleamos del lado mexicano.
Marchamos bajo el verde pabellón
de San Patricio
Blasonado con el “Erin Go Bragh”.
Brillaban en él, el arpa y el trébol,
y el lema: “Libertad para México”
Solo cincuenta años después de Wolftone
Todo esto sucedió a cinco mil millas de aquello.
Los yanquis nos llamaron una Legión de Extraños.
Nosotros, desde Dublín a San Diego,
dimos testimonio de la libertad negada.
Formamos el Batallón de San Patricio
Y peleamos del lado mexicano.
Formamos el Batallón de San Patricio
Y peleamos del lado mexicano.
Los combatimos en Matamoros,
porque sus voluntarios violaban a las monjas.
En Monterrey y Cerro Gordo,
nosotros peleamos como hijos de Irlanda.
Fuimos los guerreros rojos de la libertad
luchando junto a estos hombres y mujeres morenos.
Ellos y nosotros, peleamos contra la tiranía
Y me atrevo a decir que… ¡Lo haríamos otra vez!
De Dublín a San Diego
dimos testimonio de la libertad negada.
Formamos el Batallón de San Patricio
y peleamos del lado mexicano.
Formamos el Batallón de San Patricio
y peleamos del lado mexicano.
Los combatimos en cinco grandes batallas.
Churubusco fue la última de ellas.
Abrumados por los cañones de Boston,
caímos después de cada disparo mortal.
Muchos de nosotros murieron
en sus puestos ¡como mexicanos!
Muy lejos de nuestra también ocupada Patria,
fuimos héroes y mártires.
Así es el destino.

Unidad en la Fe

22 comentarios leave one →
  1. agosto 31, 2011 9:07 pm

    No cabe duda que este mundo pertenece a los que se van a condenar.

  2. Inés. permalink
    septiembre 1, 2011 6:40 am

    Gracias a Dios las almas grandes existen, existieron y existirán.

    Los nombres de John Riley y de sus compañeros sin duda están escritos en el Libro de la Vida.

  3. Wulfrano Ruiz Sainz permalink
    septiembre 1, 2011 6:05 pm

    No soportaron tanta injusticia ladrona de parte del país masónico EE.UU.

    • rex castro permalink
      abril 21, 2012 12:01 am

      John Riley hermano te veremos en la eternidad al lado del Señor y nuestra Señora.

      • eugenio moran aguirre permalink
        septiembre 12, 2013 4:40 pm

        imposible olvidarlos, ejemplo para todos los mexicanos, vinieron de la hermosa isla verde, a luchar en los desiertos mexicanos contra la bestia masónica,¿donde estaba el llamado benemérito de las américas el llamado,Benito Juárez?, seguramente escondido bajo los mandiles ridículos de los traidores masones mexicanos.
        , vaya héroe

  4. E. Mario permalink
    septiembre 12, 2013 4:57 pm

    Excelente post.

    LA SALETTE

  5. Miguel permalink
    septiembre 12, 2013 7:10 pm

    Almas ardientes, es lo que fueron,,, realmente hace falta gente de este nivel, la única diferencia es que lo apático de la juventud nos ha hecho dar la lucha por cosas mas efímeras, no por las de verdadera trascendencia, y cuando realmente se tiene que dar esa lucha de importancia, por ejemplo en contra de las uniones homosexuales, el aborto, los falsos profetas, tendemos a doblarnos, quebrarnos o avergonzarnos de lo que nos decimos ser….CATÓLICOS.

    Dios nos perdone nuestra mezquindad y nos ilumine y de valor para alinearnos en el ejercito de la verdad y así dar una verdadera lucha en la comprensión de los tiempos.

  6. septiembre 12, 2013 8:26 pm

    Los católicos además de la Patria natural (que amamos y defendemos) tenemos la Patria Sobrenatural.

    Que el ejemplo del valiente Riley y sus hombres nos anime para seguirlos a nuestro verdadero hogar.

    • Restaurador permalink
      septiembre 12, 2015 4:52 pm

      Coincido plenamente, Lourdes.

  7. septiembre 12, 2013 11:36 pm

    Viva la Fe, viva México, viva Hispanoamérica Católica!!! La muerte sea a todos sus enemigos.

  8. José Espina permalink
    septiembre 13, 2013 3:20 pm

    No es católico desearle la muerte a nadie, ni siquiera a tu más acérrimo rival.

    • septiembre 13, 2013 3:30 pm

      Espina, escucha a San Bernardo de Claraval arengando a los cruzados:

      “¡Maldita la espada que no regrese ensangrentada en defensa de la Fe!… ¡Victoria o Muerte!”

      Unidad en la Verdad

      • José Espina permalink
        septiembre 14, 2013 12:17 am

        Entonces nosotros católicos somos los cruzados de hoy que tenemos que derribar a cuanta cabeza de infiel se nos aparezca. Es así?

        FC: bien sabes que se trata de defensa no de ataque. Si un enemigo de tu persona, de tu Patria o de la Iglesia la ataca de frente, o se infiltra, para tratar de destruirlos, es obvia la obligación que tenemos los católicos.

        Es como vamos a convertir a los que viven en las penumbras del error, masacrándolos? Es como combatir fanatismo con fanatismo.

        FC: no seas insidioso, bien sabes que en la Neo Iglesia nadie está conviertiendo herejes, ni paganos, todo lo contrario; naciones enteras están dejando la Fe, comenzando por Italia, donde decenas de templos católicos han sido convertidos en mezquitas, y Roma calla….

      • sil permalink
        septiembre 14, 2015 3:13 pm

        Excelentes respuestas FC.

  9. alf permalink
    septiembre 24, 2013 1:36 pm

    La película “Héroes sin Patria”, fue censurada en USA y en México se exhibió unos pocos días. Difícil de conseguir pero vale mucho la pena.

    • Jorge de Jesús permalink
      septiembre 24, 2013 5:35 pm

      alf.
      Deseo conseguir la película que acabas de mencionar. Vivo en la ciudad de México y no sé si por estos rumbos hay posibilidad de que yo pueda encontrar “Héroes sin Patria”. Saludos.

      • septiembre 24, 2013 10:39 pm

        Jorge.

        La puedes ver en youtube y además se le encuentra en las tiendas de vídeo.

        Unidad en la Verdad

      • Jorge de Jesús permalink
        septiembre 25, 2013 12:36 am

        Foro Católico:
        Muchas gracias por la recomendación ya que así tendré posibilidad de ver la película.

  10. Candela permalink
    septiembre 12, 2015 4:43 pm

    ¡Qué precioso recordatorio!

  11. septiembre 13, 2015 2:30 am

    Es admirable la nobleza de este grupo de mártires que no dudaron en situarse del bando del más débil por ser el bando de su fe catolica, aún a sabiendas del riesgo que corría su vida en esa nueva batalla de la interminable guerra entre el bien y el mal. Muy lejos las almas de esos santos hombres de la tibieza actual de los que deberían ser los justos de esta era. La masonería, el sionismo, las fuerzas de el mal en general triunfan entre otras cosas porque no encuentran cruzados entre sus enemigos

  12. septiembre 14, 2015 11:48 am

    FC sigue manteniendo su afirmación de que la iglesia ha condenado de herético todos los tipos de milenarismo incluso el defendido por Castellani,

    FC: no mundano… es el propio Castellani quien lo afirma, él es quien nos dice por escrito que le llegó la condena desde Roma, desde el Santo Oficio. ¿No lo leíste?…

    se aprovecha de un tema complejo como el del milenarismo para crear confusión con el objetivo de defender una afirmación inicial insostenible como es la de tildar de herético el milenarismo de Castellani.

    FC: más bien señalamos al milenarismo del marrano Lacunza, del cual se cuelga Castellani.

    Un tema complejo donde existe un milenarismo herético que defiende un reinado terrenal de Cristo (criticados por el propio Castellani) y otros tipos de milenarismo no heréticos (entre los que se encuentra el de Castellani) pero reprobados por la iglesia durante el reinado de Pio XII.

    FC: mmmm no, antes fue “reprobado” por San Jerónimo y San Agustín, hace 17 siglos… ratificada la condena por el indexado del libro de Lacunza hace 200 años y finalmente por el papa Pío XII hace 70 años:

    Catecismo de la Iglesia Católica (#676): Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, “intrínsecamente perverso” (cf. Pío XI, “Divini Redemptoris” que condena el “falso misticismo” de esta “falsificación de la redención de los humildes”; GS 20-21).

    A partir de un decreto del Papa Pío XII, de julio de 1944, la Iglesia condena la idea de que Cristo vaya a reinar visiblemente durante el milenio. Sea en su forma crasa que en su forma mitigada, la Iglesia siempre ha rechazado el milenarismo carnal, sobre todo a partir de exageraciones del hereje Cerinto.

    Cita: http://ec.aciprensa.com/wiki/Milenarismo

    Lo que no aclara y silencia FC de manera interesada es el alcance de dicha reprobación que por mucho que pese a FC no alcanza ni de lejos a catalogarlo como una doctrina herética. En el siguiente artículo se explica perfectamente:

    http://info-caotica.blogspot.com.es/2015/03/sobre-la-acusacion-de-milenarismo.html

    FC: podemos citar otra fuente contra tu cita sin fuente:

    “El milenarismo, en ambas versiones, ha sido específicamente condenado por la Iglesia (CIC 676). El Credo enseña que en la Segunda Venida Cristo venga con gloria para juzgar a vivos y muertos. Por lo tanto Jesús NO vendrá de manera pública y gloriosa antes del final del tiempo.

    La verdadera interpretación de los “mil años”:

    Según el lenguaje hebreo “mil años” significa un tiempo largo indefinido. Jesús estableció su reino en este mundo y ese reino es la Iglesia Católica que durará “mil años” (tiempo indefinido, es decir, hasta Su Segunda Venida CIC 668-669). Se trata de un reino espiritual y humilde, en forma de semilla de mostaza que ha de crecer. No un mesianismo material como esperaban los judíos. El Apocalipsis se refiere al combate espiritual contra las fuerzas del demonio y del mundo rebelde.

    Jesús nunca nos abandonó. Siempre ha estado verdaderamente presente con nosotros en la Iglesia y lo recibimos en la Eucaristía. Al mismo tiempo Jesús ya reina en la eternidad (Cf. 1 Cor. 15,24-27& Ap. 4-5).

    La fe católica que nos viene de los apóstoles enseña que la Segunda Venida de Cristo será gloriosa, visible para todos y definitiva. Marcará el fin de la historia y del tiempo. Toda la humanidad será juzgada. Los buenos irán al cielo y los condenados irán con los demonios al infierno. NO será por lo tanto una venida temporal. Esta verdad descarta no solo el milenarismo sino también el concepto del “rapto” que se ha hecho popular entre los fundamentalistas. “

    http://www.corazones.org/diccionario/milenarismo.htm

    Y tú, en el mejor de los casos, afirmas que no es seguro enseñar lo que dice Castellani…

    Llegados a este y dado que mi tiempo es muy limitado, agradecería que remitieran a la Wikipedia y no a mi la ingente cantidad información, fuentes y documentación que avalan su teoria de un milenarismo herético en todas sus versiones, de ese modo podrán rectificar el error y el mundo entero dejará de estar expuesto a una falsedad que puede guiar sus almas por caminos heréticos.

    Un saludo, ya si eso me avisan cuando la Wikipedia haya rectificado y se haya rendido a sus argumentos y seguimos con la charla.

    FC: jajajaja ¿de verdad crees que tu wikipedia nos interesa?, de veras que no te importa el ridículo…

    • sil permalink
      septiembre 15, 2015 9:13 pm

      Esjatológico: ¿por qué “esjatológico” con jota? Porque así debe ser. Hay dos palabras morfológicamente parecidas en español: “escatológico”, que significa pornográfico —de skatós, término griego que significa ‘excremento’— y “esjatológico”, que significa ‘noticia de lo último’ —de éskhaton, ‘lo último’— las cuales son confundidas hoy día, por error o por descuido o ignorancia o periodismo, incluso en los diccionarios (Espasa, Julio Casares); de modo que, risueñamente, el apóstol San Juan resulta un escritor ¡pornográfico o excremental! Yo hago buen uso; si el buen uso se restaura, mejor, si no, paciencia. Poco cuidado con nuestra lengua se tiene hoy día.
      Leonardo Castellani, El Apokalypsis de san Juan (pág. 313). Buenos Aires: Dictio, 1977.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: