Skip to content

Tras cincuenta años sin sacerdotes ni sacramentos, más de 10 mil católicos del Tíbet mantienen su fe tradicional

mayo 23, 2015

“Zacarías había depositado en cada iglesia del vecindario agua bendita de Lourdes diluida en agua limpia. Si un fiel se enfermaba, se le daba una gota. Tres días después, se había restablecido”

Católicos del Tíbet sobreviven al comunismo.

Católicos del Tíbet sobreviven al comunismo y al modernismo.

(Transcrito de EFE)

En pleno macizo himalayo, el pueblo de Baihanluo solo es accesible a pie o a caballo. Su iglesia de madera fue fundada a finales del siglo XIX por misioneros católicos de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París.

El Papa Gregorio XVI (1831-1846) le había confiado a estos sacerdotes franceses la evangelización del Tíbet. Esos misioneros vivieron una epopeya sangrienta, martirizados por los lamas hostiles a la llegada de Cristo al país de Buda.

Los padres iniciaron su tarea evangelizadora subiendo los valles del río Salouen (llamado “Nu” en mandarín) y del Mekong, hasta el altiplano.

Aislados del mundo exterior por el invierno, establecieron las “misiones perdidas” en las pendientes donde los lamas conservaban una función feudal.

“Era el salvaje oeste de China. En chino, el río Nu era como el valle de la muerte. Un dicho popular aconsejaba vender a la esposa antes de llegar (al valle), porque uno no sabía si iba a regresar”, explica a AFP Constantin de Slizewicz, autor de la obra “Los pueblos olvidados del Tíbet”.

La persecución comunista

Tras la llegada al poder de los comunistas, en 1949, estos misioneros extranjeros y “esbirros del imperialismo”, fueron detenidos, maltratados y expulsados.

“Las iglesias fueron cerradas o transformadas en colegios y graneros. Los cristianos no tenían derecho a tener objetos religiosos so pena de encarcelamiento, y los que tenían un papel importante fueron perseguidos y llevados al laogai (campos de trabajos forzados chinos)”, precisa Slizewicz.

Varios pueblecitos remotos conservan iglesias, donde se reúnen para rezar sin sacerdotes las oraciones que hace 50 años aprendieron de los misioneros franceses

A pesar de todo, la religión católica subsistió clandestinamente en las poblaciones rurales.

“El tibetano está fascinado por Dios. Han dedicado su vida a la fe. Estos tibetanos convertidos al catolicismo no lo hacen a medias”, continúa Constantin de Slizewicz.

“Durante casi 50 años de ausencia de sacerdotes y sacramentos, no olvidaron ni una palabra de las enseñanzas un siglo atrás de estos padres”.

Cuidaron las tumbas de los misioneros franceses, han seguido orando con los catequistas y celebran las Pascuas y la Navidad, en sustitución del buey y la mula del pesebre por un yak y la mula. Algunos nunca han olvidado su latín o cómo recitar El Padre Nuestro

El catequista que sobrevivió y volvió

En Baihanluo, un lugar apartado que se halla sobre un promontorio, entre 400 y 500 feligreses se reúnen en las fiestas y conservan fresco el recuerdo del hermano Zacarías, un misionero que murió, con 100 años, hace una década.

Este catequista de la étnia loutse sobrevivió a las purgas comunistas, huyendo a Taiwan. Después de 30 años de exilio, volvió para participar en la restauración católica local.

“Zacarías había depositado en cada iglesia del vecindario agua bendita de Lourdes diluida en agua limpia. Si un fiel se enfermaba, se le daba una gota. Tres días después, se había restablecido”, asegura Zha Xi, de 32 años y bautizado como “José”, que acaba de concluir su seminario en Kunming y Chengdu, y ahora se prepara para asumir su ministerio.

Los libros que mantuvieron las enseñanzas de siempre.

Los libros que mantuvieron las enseñanzas de siempre son verdaderas reliquias.

Las reliquias de Malle 

En su interior encontrará libros corroída por la humedad, abandonado en la salida repentina de sacerdotes franceses: una colección del periódico L’Illustration 1930 y libros de oración tibetanas publicados en 1897 por la Imprenta de la Sociedad de Misiones Extranjeras Hong Kong.

El maletero también contiene reliquias a un tazón grande con el sello “Creil y Montereau,” una fábrica de loza francesa que floreció en la segunda mitad del siglo XIX.

Estos objetos han escapado al saqueo del maoísmo.

Pero no la iglesia de Zhongding, en el siguiente valle, que tuvo que ser completamente renovado después de la apertura de China bajo Deng Xiaoping. Aquí está enterrado Annet Génestier, un misionero nativo de Puy-de-Dôme (centro de Francia) fallecido en 1937, se conserva su pipa, después de medio siglo de andar por las montañas tibetanas..

Su sucesor lejano es el padre Francisco, Han Sheng por su nombre chino. “Los misioneros franceses introdujeron en la región conocimientos científicos modernos”, subraya este sacerdote de 39 años.

“Los árboles han sido plantados por los franceses. Las campanas de las iglesias también fueron traídas de Francia, así como las herramientas agrícolas”.

Debido a que en China las autoridades imponen a los creyentes a unirse a una organización afiliada al Partido Comunista, se desarrolló una “Iglesia subterránea” . Según Han Sheng, la gran región del Tíbet tiene más de 10.000 católicos.

Sí se divide entre 16 iglesias del condado de Gongshan. “Carecemos de sacerdotes”, insiste.

Yu Xiulian, campesino de 75 años que recibieron el nombre de bautismo de Madeleine, confirma: “Aquí los católicos somos los más numerosos, aquí a la gente común nos gustaría ampliar las iglesias, pero falta el dinero…”

Los católicos del Tíbet, sobrepasan los 10 mil.

Los católicos del Tíbet, sobrepasan los 10 mil.

Por la noche, encontramos al Padre Francisco en Nidadang, un pueblo cercano. En la iglesia a través del cual sopla una corriente de aire helado, las mujeres se sientan junto con los niños, los hombres a la derecha. Son los agricultores de todas las edades, vestidos simplemente, la piel curtida por la altitud y por el trabajo del campo.

Al lado del altar, el sacerdote oye confesiones. Uno por uno, los fieles vienen a arrodillarse a confiar sus pecados en su oído.

“Si seguimos Su Palabra, iremos al cielo,” incansablemente cantan en la iglesia.

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. Lucía permalink
    mayo 24, 2015 1:07 am

    ¡Que buena noticia! me da muchísimo gusto.

  2. Inés. permalink
    mayo 24, 2015 1:22 am

    !Qué maravilloso ejemplo!

    El Señor bendiga a nuestros hermanos del Tibet.

  3. Candela permalink
    mayo 24, 2015 12:16 pm

    ¡Alabado sea Dios por siempre!

  4. mayo 24, 2015 1:56 pm

    Se estremece el corazón.

  5. María permalink
    mayo 24, 2015 2:44 pm

    Gracias por la notica. Bendito sea! Salmos 67

  6. Manolo permalink
    mayo 24, 2015 10:15 pm

    El paganismo es abominable, horrible y produce repugnancia en quien lo practica. Pero al no conocer la Religión Verdadera, el vacío de Dios es usurpado por budas y mil demonios afeminados. Pesará sobre los “papas” conciliares el haber abandonado a estos fieles a su suerte, mientras enviaba legiones de adolescentes a morir dentro de grupos terroristas de izquierda en américa latina.

  7. sil permalink
    mayo 24, 2015 11:42 pm

    http://wwwmileschristi.blogspot.com.es/2013/10/alighiero-tondi-y-montini-o-como-se.html

    ALIGHIERO TONDI Y MONTINI O CÓMO SE ABRIÓ PASO LA APOSTASÍA
    En nuestro artículo sobre la estrategia de la KGB para la demolición de la Iglesia, encontramos que los servicios de inteligencia de la Unión Soviética enviaban agentes para infiltrarse en el clero, ascender en la jerarquía y fundar la secta conciliar. Y uno de los episodios más relevantes fue el espionaje hecho por el espía Alighiero Tondi, secretario de Giovanni Battista Montini Alghisi (pro-secretario de Estado del Vaticano en tiempos de Pío XII). Por causa de Tondi, miles de sacerdotes y obispos fueron martirizados en la Cortina de Hierro. De ahí que Tondi fue reducido a laico, Montini fue retirado de la Curia Romana y Pío XII juró NUNCA NOMBRARLO CARDENAL (aunque luego fue nombrado como tal por el masón Roncalli Marzolla/Juan XXIII, y finalmente lo sucedió como Paulo VI).

    (Tomado de la revista “Bonum Certamen”, edición Mayo-Junio de 1981. Por el P. Henri Moureaux)
    Me encontraba yo en Roma, cuando el murmullo de un acontecimiento se extendía entre los habitantes de la Ciudad. En efecto, se había visto salir del Vaticano a un hombre esposado, al que un coche celular se lo había llevado. Este hombre despojado de su sotana por orden de Pío XII, no era otro que Mons. Alighiero Tondi, jesuita, secretario particular de Mons. Juan Bautista Montini, éste a su vez, Prosecretario de Estado de Pío XII–.(Alighiero Tondi, joven italiano, era miembro del Partido Comunista; ingresó en el Instituto de los Jesuitas por orden del Partido. En el año 1943 fue ordenado sacerdote.)

    “He tratado este asunto en dos números de Bonum Certamen”. Pero como ha producido un revuelo escandaloso, debo resumir los hechos.

    Pío XII, envió detrás del Telón de Hierro, sacerdotes disfrazados de viajantes para proporcionar los sacramentos a los Católicos, así como a Obispos, para realizar ordenaciones. Estos desgraciados fueron arrestados y después fusilados en la URSS. En vano Pío XII buscaba explicar este drama, cuando el Arzobispo de Riga, le reveló que un espía vivía en el Vaticano.

    Entonces lo hizo vigilar por agentes de policía disfrazados de prelados. (Encomendó la operación a un agente francés especializado en contraespionaje.) El resultado no tardó en producirse: Mons. A. Tondi fue sorprendido en el momento en que estaba fotocopiando documentos secretos. Interrogado, declaró que era agente de la KGB, formado en Moscú y que transmitía a sus jefes de la URSS, los documentos que podía robar a Pío XII. Los documentos eran dirigidos a Moscú por mediación de Togliatti (Secretario General del Partido Comunista Italiano), amigo de infancia de Juan Bautista Montini. Ante esta revelación, Pío XII cayó enfermo; tras destituir a aquél, trasladó a Milán a Mons. Montini.-En cuanto a Mons. Tondi, fue condenado a dos años de prisión, donde se casó con su querida, Carmen Zanti, militante del Partido Comunista. Terminada la condena, Mons. A Tondi y su concubina, se trasladaron a la Alemania del Este.

    A aquel le fue dado el cargo de Secretario de Walther Hulbrich, hombre fuerte del comunismo alemán. Fue también profesor de Ateísmo en la Universidad Marxista Leninista”. (Por cuenta del Partido Comunista hizo muchos viajes. Pronunció innumerables discursos, y escribió libros contra la Iglesia).

    “Al advenimiento de Paulo VI, Mons. Tondi y su concubina, volvieron a Roma; él se instaló en el Vaticano en calidad de empleado civil; ella fue elevada a muy altas funciones del Partido Comunista. Pronto, Paulo VI, sin ninguna retractación ni reparación, y confesando Tondi que aún guardaba la Cédula del Partido Comunista, legitimó su matrimonio civil por “sanatio in rádice”, es decir, sin necesidad de tener que presentarse ante ningún sacerdote. (C.F. “Aurore”, del 12 de Marzo de 1965)”.

    ¿Había abjurado de su ateísmo la ex secretaria de Togliatti? Para nada. Cuando murió, en 1979, su sepelio dio lugar a una enorme manifestación del Partido Comunista, como si se tratase del mismísimo Togliatti o de Enrico Berlinguer…

    “Un religioso amigo, bien enterado de lo que pasa en el Vaticano, me aseguró que Mons. A. Tondi, colocado por Paulo VI en un puesto muy secundario, era en realidad su Embajador Personal en sus contactos con la URSS”.

    ——————————————————————————————————
    “Sobrevenido Juan Pablo II, se perdió por un tiempo el rastro de este individuo, cuando súbitamente, aparece en el primer plano de las noticias religiosas. La prensa italiana hace saber que Mons. A. Tondi, pide al Cardenal Seper, en Octubre de 1980, ser reintegrado al sacerdocio. Y, en diciembre de 1980, Juan Pablo II, lo reintegró al Sacerdocio sin condiciones”. Y quizá para honrar su anterior actividad como profesor de ateísmo, fue designado prelado de honor… No abundan los espías conocidos en la historia de la Santa Sede; seguramente ninguno de ellos tuvo la insólita fortuna de Alighiero Tondi. “Con gran estupor, han visto católicos a Mons. A. Tondi decir misa en público, la misa del Ordo-Bugnini, claro está; pero sin casulla y adornado con mil caprichos…”
    —————————————————————————————————–

  8. Inés. permalink
    mayo 25, 2015 1:12 am

    Así es, Manolo. Tiene Vd. muchísima razón.

    Esos falsos pastores nunca le niegan víctimas a Moloc ni a los Baales. Se las facilitan a millares. Las guerras, y toda clase de envenenamientos espirituales, sirven precisamente para eso.

  9. Juan permalink
    mayo 25, 2015 5:25 am

    Y los Papas Conciliares apoyando el Budismo con sus reuniones y sus discursos de igualdad y amor, mientras abandonan a su suerte a estos humildes católicos del Tíbet, aunque bueno, realmente se puede decir que es hasta una gracia de Dios, pues según la noticia los católicos tibetanos se ciñen a las enseñanzas de los Padres que fueron antes del Vaticano II, hasta saben el Padre Nuestro en latín, así que al menos no se ven afectados espiritualmente por la Iglesia Conciliar, pues es preferible que no reciban dinero del Vaticano para iglesias a que reciban apoyo y dinero de ese Vaticano apóstata y sean muchos engañados en las falsas doctrinas….

Trackbacks

  1. Que este abandono no os abata | Mater Inmaculata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: