Skip to content

Hasta un neosacerdote reconoce el Misterio de la Iniquidad profetizado por San Daniel

mayo 2, 2015
Libro de un sacerdote de la Neo Iglesia, y por lo mismo interesante que reconozca cierta parte de la doctrina sobre los últimos tiempos.

Libro de un sacerdote de la Neo Iglesia, y por lo mismo interesante que reconozca cierta parte de la doctrina sobre los últimos tiempos: 

Cases: “quizá (Daniel) anuncia un poder humano que intentará suplantar el poder divino que en la Tierra ejerce la Iglesia”

(Transcrito de ReL)

¿Cuándo tendrá lugar el fin del mundo? Esta pregunta recorre la historia de las inquietudes humanas, a pesar de la claridad de las palabras de Jesucristo: “En cuanto a aquel día y aquella hora,nadie la conoce” (Mt 24, 36; Mc 13, 32).

¿Por qué no quiso revelárnosla? “Cosa comprensible, pues el temor, el desaliento, el cansancio o la despreocupación podrían hacer mella y conviene que cada uno luche en el presente“: es la explicación que aporta Enrique Cases, químico, teólogo y sacerdote, profesor en la Universidad de Navarra y en la Universidad Internacional de Cataluña, en un libro rompedor por su temática y que acaba de ver la luz, editado por Stella Maris. Se trata de Jesús contra Satán, que aborda con claridad en la doctrina y audacia en el planteamiento las cuestiones demonológicas y escatológicas siempre candentes

Entre ellas, la siempre debatida cuestión de las señales preparatorias del final de los tiempos

Tres conjuntos de señales

Que nunca vayamos a saber ni el día ni la hora no impide que signos premonitorios, sobre los cuales disertaron con profusión los Padres de la Iglesia, vayan a advertirnos de que debemos intensificar la preparación.

Enrique Cases apunta tres conjuntos de señales.

“Lo primero es el engaño, las guerras y las catástrofes naturales”, apunta. En numerosas ocasiones a lo largo de la historia han tenido lugar, “pero parece que serán más intensas estas pruebas antes del fin definitivo“, que sólo será “el comienzo de los dolores”.

La segunda serie de señales la representa “la aparición de persecuciones similares a las que padeció Cristo”. Ante el temor que van a producir esas persecuciones, dice Enrique Cases, el Señor promete “una ayuda especial del Espíritu Santo para perseverar“.

Un signo claro de que ha llegado esa hora es “la abominación de la desolación” en el lugar santo, que profetizó Daniel y anunciará el fin del mundo como anunció en su día la ruina de Jerusalén. Dentro de lo incierto de esa expresión, el autor sugiere que “quizá anuncia un poder humano que intentará suplantar el poder divino que en la tierra ejerce la Iglesia”. El único consuelo en esos tiempos será “la conversión de los judíos“.

Por último, una tercera serie de señales es “la aparición de falsos cristos y falsos profetas, capaces de hacer prodigios” y de engañar, si fuera posible, a los elegidos: una “gran apostasía” unida a la aparición de “un anticristo”.

El día de la ira
La exposición que hace Jesús sobre esos días concluye con la señal del Hijo del Hombre, que “vendrá sobre las nubes con gran poder y gloria”, como señalan los Evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas): “Realmente es el día de la ira, de la paz y de la revelación del justo juicio de Dios, que retribuirá a cada uno según sus obras” antes del “gozo de la resturación definitiva“, concluye el autor de Jesús contra Satán.

Un libro que aborda de principio a fin la lucha milenaria del demonio contra el hombre, y contra Cristo durante su vida terrenal, con esa incertidumbre que tenía sobre Aquel a quien tentaba o contra quien lanzó a escribas, sacerdotes y jefes del templo.

Cases aborda además una temática de actualidad al analizar por qué la transgresión moral se presenta como liberadora en las ideologías que triunfan en nuestro tiempo, un indudable éxito de márketing -llamémosle así- del demonio.

“El encanto que lo negativo (metáforma de lo demoniaco) ejerce sobre la cultura contemporánea depende de esta singular idea”, remata el autor de Jesús contra Satán: “Que los caminos del paraíso pasen por el infierno… A partir de una noción errónea de Dios se llega a auténticas locuras… en una mezcla de misticismo y pecado realmente diabólica”.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. 7777 permalink
    mayo 3, 2015 12:33 am

    Este señor tiene los mismos estudios que el Papa, químico, teólogo, sacerdote (+)……

  2. Javier permalink
    mayo 3, 2015 2:27 am

    Tal vez ese sacerdote, por miopía espiritual o por maldad deliberada, no se da cuenta de su contribución personal a la abominación de la desolación, porque la culpa la tienen siempre “los demás”.

  3. Eugenio permalink
    mayo 4, 2015 9:37 am

    Otro tibio. Denuncia y no soluciona.

  4. mayo 23, 2016 5:37 am

    La abominable desolación que predice Daniel con respecto al la razón del fin del Mundo se refiere a la Ciencia de la Investigación de la Genética como nuevo Pecado Origen que pretende manipular trastocar y cambiar el principio origen del ser responsable.

    En su día no mucho ha Dios dijo al Hombre: -Debes de destruir el mundo; Mira que si la ciencia de los hombres en su investigar la Genética llega hasta donde tu ve; Hasta los elegidos perderán la fe.-

    Y se lo dijo al Hombre o a aquel de quien se dice: El Hombre es directamente proporcional en grad de inteligencia y evolución alcanzada al tiempo que le separa del principio de la creación y el fin de la misma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: