Skip to content

Un vídeo muy valioso: la Santa Misa celebrada por el Padre Pío de Pietrelcina

abril 13, 2015

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Rosa Blanca Prado y Colón de Carvajal permalink
    abril 14, 2015 3:35 am

    Ustedes no reconocen a Pio de Pietrelcina como santo,al haber sido canonizado por San Juan Pablo II,al que consideran Papa no válido…pero si le considerarán santo por sus estigmas y demás gracias sobrenaturales que no niego. Pero han de saber que si Pio de Pietrelcina fue canonizado fue por el empecinamiento personal de Juan Pablo II,porque el proceso de canonización de Pietrelcina se hubiese archivado “in secula seculorum”,tal como reconoceron los postuladores de la Congregación de las Causas de los Santos. El motivo: Pietrelcina tenía muy mal carácter,un carácter endiablado que le impulsaba a gritar,chillar y humillar a sus feligreses.

    Incluso en sus propios escritos el mismo menciona su manera poco caritativa de hablar y actuar,sin ninguna autocrítica. Se consideraba por encima de todos y con vía libre para hacerlo todo. Leer sus escritos dejan mucho desconcierto sobre si eso lo puede hacer un santo. Tenía una personalidad muy dura y áspera,cosa que un verdadero santo jamás puede tener pues su personalidad ha de ser mansa,misericordiosa y justa,aun en el rigor. Aunque pueda parecer difícil creer,en países como España,a una hora en avión de Italia,Pietrelcina es un auténtico desconocido. Este hombre se encargó de que solo en el el sur de Italia fuese considerado santo,donde sus pobres e ingenuas gentes lo admiten todo de alguien con estigmas,hasta el carácter más endiablado y despiadado. Pero fuera del sur de Italia,Pietrelcina o no es conocido o no es querido. En cualquier lugar de España cualquier capuchino contemporáneo,como el Padre Leopoldo,es más amado y venerado.

    Que me considere fiel devota y seguidora de San Juan Pablo II no me impide la crítica que de que este Papa canonizó a personas equivocadas por empeño personal propio: Pio de Pietrerlcina,Faustina Kowalska (en mi opinión una monja de grandes fantasías y delirios) y Escrivá de Balaguer (profundamente elitista y soberbio) son ejemplos de personas a los que no se debió canonizar,pues no tenían ninguna virtud heroica. Que Pietrelcina fuese un instrumento de Dios para la conversión no quiere decir que este hombre tuviese la gracia de la santidad. Además ¿que tipo de fe crean los estigmas? ¿una fe madura,espiritual,activa…? ¿o solo una en la que se depende exclusivamente de milagros y santones?.

    Espero no me censuren este escrito. Al fin y al cabo critico la política de canonizaciones de San Juan Pablo II,en que muchas veces se apresuraba y se guiaba solo por sus opiniones personales,y no por en bien del pueblo cristiano si dichos santos eran maestros y ejemplos o no lo eran.

  2. abril 14, 2015 10:44 am

    Como siempre, la Santa Misa es hermosa

  3. Hernan permalink
    abril 14, 2015 5:40 pm

    Foro Católico dejate de (edit)con estos videos, se ve que no entendés nada de nada, sos puro voluntarismo nomás , este cura no era nada, sino que solo era un soberbio, un chanta no te das cuenta que este no era vidente ni nada, visitó a Montini, a Wojtila y a Lefebvre y nunca se dio cuenta que eran antipapas e impostores, a este sí que lo compre quien no lo conoce.

    FC: casi nunca salió de san Giovanni Rotondo…. ¿cuándo los visitó?…

    • Juan permalink
      abril 16, 2015 8:34 am

      Además de que un vidente no es un ser perfectísimo que lo sabe todo. El Padre Pío recibía sus visiones por un don de Dios, y como es Dios quien lo da, es Él el que decide qué mostrarle y qué no. Si Dios no le mostró al Padre Pío la situación que estaba empezando en la Iglesia (ya que el Padre no salía) tendrá sus razones. Creer que un vidente lo debe saber todo es creer que no es Dios quien muestra las cosas que quiere sino que es el mismo vidente el que decide ver o que Dios le otorga toda su Sabiduría al vidente, todo lo cual es absurdo y falso.

    • Mr. Smith permalink
      abril 23, 2015 11:34 am

      Me temo que Hernan ha visto demasiados cómis de superhéroes.

  4. julio 29, 2016 11:23 pm

    San Pío de Pietrelcina reconoció la dignidad e investidura del arzobispo Marcel Lefebvre, tanto como sacerdote como arzobispo, recibiendo de él la bendición y besando su anillo.

    • julio 30, 2016 6:26 pm

      Alejandro.

      Eso lo venimos escuchando de los lefebvrianos hace años… sobre la afirmación de Lefebvre.

      Aunque hay otra versión publicada en el libro titulado ‘Padre Pio Gleanings’ (Selecciones del Padre Pio) de Pascal Cataneo, el cual ha sido traducido al inglés. En las páginas 58 y 59 se puede leer el siguiente pasaje:

      “El Arzobispo tuvo un encuentro con el Padre Pío en la presencia del profesor Bruno Rabajotti. Este testigo reportó que en un momento en particular el Padre Pío miró a Lefebvre de forma muy severa y dijo: ‘Nunca cause discordia entre sus hermanos y siempre practique la regla de obediencia, y sobre todo, cuando le parezca a Ud. que los errores de quienes representan la autoridad son muy serios. No existe otro camino que la obediencia, especialmente para aquellos quienes hemos hecho este voto’.

      “El Padre Pío le pudo haber dado este consejo debido a que él mismo tuvo que obedecer algunas órdenes cuestionables, su actitud era poner esto en las manos de Dios, porque Él (Dios) encontraría la manera de que la verdad triunfase. Parece que el Arzobispo Lefebvre no veía las cosas de la misma forma, incluso cuando respondió al Padre Pío de la siguiente manera: ‘Lo recordaré, Padre’.”

      “Entonces el Padre Pío lo miró fijamente y, viendo lo que muy pronto ocurriría, dijo: ‘¡No, usted lo olvidará! usted desgarrará a la comunidad de los fieles, oponiéndose a la voluntad de sus superiores e incluso irá en contra de las órdenes del Papa mismo, y este afán sucederá muy pronto.”

      “Usted olvidará la promesa que hizo hoy y toda la Iglesia será herida por usted. No se ponga en el lugar de juez, no tome poderes que no le corresponden y no se considere como la voz del pueblo de Dios, que Dios ya ha hablado por ellos.”

      “No siembre la discordia y la disensión. Sin embargo, ¡sé que lo hará!’. Desafortunadamente, la verdad de la profecía del Padre Pío fue obvia para todos”.

      Lefebvre lo desmintió y afirmó lo que tú señalas. Cabe señalar que en ese tiempo (a principios de 1967), Lefebvre tenía una estupenda relación con Montini y que efectivamente, años más tarde, lo desobedeció y fue excomulgado.

      Realmente lo decimos de esta forma porque no hay otra: LEFEBVRE SE OPUSO Y DESOBEDECIÓ A QUIEN RECONOCÍA COMO PAPA, y si fue verdad la reprimenda del Padre Pío, a eso se refiere…

      Por otro lado, venimos escuchando que el Padre Pío supuestamente aprobó las apariciones de Garabandal, contra la condena de los obispos, usurpando así la canónica potestad episcopal… cosa que jamás haría un santo.

      Otros incluso afirman que el Padre Pío celebró el Novus Ordo de Pablo VI… y otras mil que no hizo realmente.

      Lo que sí recordamos es que de Arrio se decía que era un santo, y que antes y durante el Concilio de Nicea muchos afirmaban sobre su pureza de espíritu y criticaban como groseros e infames a los seguidores de San Alejandro y San Atanasio por ser fieles a la Verdad, y quienes en los HECHOS demostraron los errores de Arrio.

      Si el Padre Pío de Pietrelcina viviera, quizá hay quien piense que podría clarificarnos algo o mucho de Lefebvre y el Vaticano II; pero como con la mayoría de los santos, nos parece diría que a él no le corresponde realizar esos actos de jurisdicción y magisterio.

      Pero suponiendo, por razonar contigo, que el Padre Pío hubiese pedido la bendición a Lefebvre como se la pidió y recibió de algunos herejes de su tiempo, como los prelados de Pablo VI, ¿cómo nos explicaría después el humilde capuchino lo de la ascendencia de Liénart, la aprobación de las actas heréticas del conciliábulo, el sabotaje de la Coetus Internationalis Patrum, la traición de Lefebvre al contradecir públicamente al papado, y luego firmar los Protocolos de Sión de 1988, la celebración en privado de misas del Novus Ordo y muchas más…?

      Dinos por favor: ¿qué diría el padre Pío de todo lo anterior, sin mencionar los pésimos frutos de la FSSPX desde sus inicios hasta hoy en día…?

      Lo menos que podemos decir de Lefebvre es que es una personalidad llena de contradicciones.

      Finalmente, ¿tú crees que si el Padre Pío no condenó a Juan XXIII, a Pablo VI; a los miles de obispos apóstatas y a cuantos herejes se le acercaban o no… debemos tenerlos por santos, por no herejes?. ¿La misión del Padre Pío era desenmascarar a todos los lobos con piel de oveja y avisarnos de ello?.

      Unidad en la Verdad

      • agosto 15, 2016 2:30 am

        ¿Y Ud. sabe quién es Rabajotti? Me asombra en primer lugar que Ud. le de tanto peso al testimonio de un personaje tan oscuro como el “profesor” Bruno Rabajotti (que es de donde Fr. Cataneo toma el relato que Ud. refiere), cuyos testimonios acerca del Padre Pío son excéntricos, por decir lo menos, no sólo en la ocasión del encuentro con Mons. Lefebvre, sino en los encuentros que el masón Rabajotti tuvo con el santo.

        FC: lo extraño sería que confiáramos solamente en el testimonio de la parte interesada, la de Marcel Lefebvre. Las continuas variaciones del hereje Lefebvre no son merecedoras de una confianza ciega. Y Fr. Cataneo sí le dio crédito a Bruno Rabajotti (a quien ignoramos por qué pones su oficio de profesor entre comillas). Si tú desconfías de la versión que Cataneo, quien conoce de cerca a Rabajotti, y no estuviste presente, entonces es tu decisión particularísima.

        Esto lo puede leer en otra de las muchas biografías a modo que existen sobre el extraordinario franciscano, en esta ocasión de Fede Franco (Il segreto di Padre Pio), donde este personaje se dedica a menospreciar los dones sobrenaturales del Padre Pío, presentándolos como si estuvieran al alcance natural de todos, y donde este oscuro personaje, Rabajotti, se presenta como el “hijo espiritual favorito” de Padre Pío; en general, Rabajotti presenta al Padre Pío bajo una luz agnóstica, propia de sus propias convicciones, y con el ánimo de desvirtuar a un santo tan grande como Padre Pío, y que de paso desea llevarse entre las patas a Mons. Lefebvre.

        FC: desconocemos esos dichos, pero no vemos la relación.

        Con el solo testimonio de los HECHOS tenemos suficientes motivos para poner en duda y confirmar la heterodoxia de Marcel Lefebvre, lo del capítulo de la visita al Padre Pío, es adicional. Solamente presentamos la versión formal del libro de Fr. Cataneo no difundida por los sitios lefebrvianos.
        +

        En mi página tengo además del testimonio del propio Mons. Lefebvre sobre tal encuentro
        (https://bibliaytradicion.wordpress.com/2011/01/31/el-padre-san-pio-de-pietrelcina-y-el-arzobispo-marcel-lefebvre-que-sucedio-realmente-durante-su-encuentro/), dos fotografías, una de las cuales se observa a Padre Pío besando el anillo de Mons, Lefebvre. En tal encuentro jamás estuvo presente el tal “profesor” Rabajotti, por lo menos así lo deja en claro Mons. lefebvre, quien sólo dice que asistían al franciscano dos de sus hermanos capuchinos, y quien se dirigía a confesa.

        FC: ¿afirmas con plena seguridad que Rabajotti no estuvo presente? Lefebvre, quien sí estuvo ahí, nunca lo afirmó como tú… ¿cómo lo sabes?… ¿estuviste ahí?… si no lo sabes, solo demuestras una parcialidad irracional en favor del cismático Lefebvre.

        +

        Hasta aquí respecto al encuentro.

        +

        Sus otros argumentos sobre Garabandal o sobre los papas me parecen excesivos y siempre en la línea que Ud. sigue, el sedevacantismo, por lo menos le puedo reconocer eso, aunque en el proceso cometa exageraciones, injusticias y analogías poco claras.

        FC: te corregimos, no por ignorancia sino por necedad tuya; haces de lado las condenas de la Iglesia contra las dichas “apariciones” y la evidente muerte de Joey Lomangino, quien sería receptor viviente del “milagro”. Contra HECHOS no hay argumentos.

        Es muy maniqueo que basado en las inexistentes condenaciones a los hombres de la Iglesia contemporáneos por parte de San Pío de Pietrelcina, debamos nosotros tenerlos por santos. Eso es absurdo y maniqueo.

        FC: eso lo dices tú, no nosotros.

        La realidad es que un santo como Padre Pío sabía su lugar, el del humilde monje, nunca desconoció a los papas de su tiempo, se manifestó contra el aggiornamiento de la Iglesia, jamás celebró la Misa moderna, todo a pesar de la presión que tuvo de sus hermanos y del silenciamiento que se le impuso. Él es un gran ejemplo contemporáneo de mesura y ausencia de aspavientos espectaculares.

        FC: de acuerdo en eso. El Padre Pío nunca desconoció a ningún Papa, ni tampoco a obispos herejes, a prelados apóstatas y demás alimañas espirituales. Y lo que debes entender es que no tenía por qué hacerlo… no era el papel que Dios le dio, como tampoco a San Vicente Ferrer le correspondía desconocer a Pedro de Luna (antipapa Benedicto XIII) como Papa, quien lo nombró legado y hastaq confesor.

        Adicionalmente, el encuentro ocurriría en 1967, cuando la FSSPX no existía ni por supuesto se habría consagrado a los cuatro obispos. La obra de Fr. Cataneo se imprime por primera vez en 1988, el mismo año de las consagraciones en Econe.

        FC: este “argumento” tuyo no tiene razón de ser porque un libro no se imprime unos días después de escribirse, sino luego de meses de trabajo. Y la excomunión de Lefebvre le fue notificada en julio de ese año.

        En el año 1988 concurrían fuertemente los intereses modernistas y los masónicos, las de Fr. Cataneo y las de Rabajotti. De Fr. Cataneo no podría decir que lo hace por malicia, sino dejándose llevar por las circunstancias de su tiempo; de Rabajotti por supuesto que es lógico que lo hace por malicia.

        FC: Lo que es un HECHO, es que Marcel, te guste o no, hizo exactamente lo que Cataneo y Rabajotti dicen que hizo: DESOBEDECER A QUIEN RECONOCÍA COMO PAPA y que tú también reconoces como Papa, lo cual lo convirtió -por definición- en un vil cismático, y por la renegada consagración, reo de excomunión latae sententiae (Canon 1382 de tu actual Código de Derecho Canónico).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: