Skip to content

Tergiversa Williamson discurso de Pío XII y asegura: “la Iglesia precisa papas vivientes… aunque sean herejes (satánicos)”

diciembre 1, 2014

Respuesta de Foro Católico a Richard Williamson

sobre su escrito Papas Vivientes

Como ha sido la costumbre de los curas lefebvrianos desde la propia fundación de la FSSPX, las enseñanzas sobre el Papado, la Infalibilidad y el Primado de Jurisdicción claramente definidos como dogma por el Concilio Vaticano Primero, deben ser relativizados y descompuestos, de manera que los fieles confundidos y “perplejos” no puedan ver más allá de sus narices.

En esta ocasión Richard Williamson, quien se ostenta como legítimo obispo católico, mutila un discurso (la especialidad de los agentes de la FSSPX) dado por el Papa Pío XII el 30 de enero (no el 29 de enero) de 1949 a los representantes de un grupo del Instituto Medio Superior de Roma.

De dicho discurso, el prevaricador Williamson concluye que la Iglesia Católica necesita para subsistir de papas vivientes, así sean unos herejes y apóstatas manifiestos, enemigos de la Fe Católica, olvidando que la cabeza de la Iglesia es Cristo y que en la historia han existido decenas de antipapas, algunos de ellos mientras no existía un papa reinante, y no por ello la Iglesia dejó de existir.

Primero debemos revisar lo que SÍ DIJO el Papa Pío XII en aquel discurso de 1949:

Ustedes tienen una doble condición, amados hijos e hijas, les damos cordialmente nuestra paternal bienvenida, a ustedes que representan a la juventud estudiosa de Roma, nuestra ciudad natal y episcopal, para nosotros doblemente unida; ustedes que nos permiten disfrutar hoy el verlos alrededor de nosotros, guiados por sus ilustres presidentes y profesores. Su evento está dedicado a la Cátedra de San Pedro, el primer obispo de Roma, a cuyo culto se dirige también el acto de este homenaje, que le concedió a éste, aunque indigno sucesor.

Ustedes son la juventud romana. ¿Están plenamente conscientes de su privilegio?. ¿El hábito no ha atenuado tal vez la intensidad y viveza?. Muchos jóvenes se trasladan a la ciudad eterna de regiones distantes, sólo por unos días o semanas, y a menudo la conocen mejor que ustedes y aprecian ese privilegio, y lo envidian. Uno crece en una ciudad como ninguna otra en la tierra, rica en historia mundial. El aura de Roma manifiesta una de las memorias más grandes; las piedras de sus monumentos, sus calles y plazas hablan de siglos y milenios, surcadas por los oscuros orígenes de la época real, y continuaron hasta la fecha desde el momento en que, desconocido para el mundo, el humilde pescador de Galilea, el Apóstol Pedro, hizo nacer con sus pasos otra Roma aún más resplandeciente, y, en un sentido mucho más alto que el antiguo regem populum (r verg. Aen., 2I). Vivir en esta aura única en el mundo, de una manera tal que permita apreciar todas estas impresiones sobre los ojos, el espíritu y el corazón, de acuerdo con toda la receptividad del alma de esta juventud, ése es el incomparable privilegio de la juventud romana.

Pero también ustedes – o al menos la mayoría de ustedes – , estudiantes, jóvenes, tienen la ventaja de ser capaces de aprender y desarrollar, mejor que otros, las fuentes de la historia viva. Entre los muchos temas, que forman los programas de sus estudios, a cultivar la lengua latina. ¡El latín!, la lengua antigua, más no muerta, con su excelente eco, aunque después de siglos se silencian los anfiteatros, se desmoronan los templos de los Césares, no hay basílicas silenciosas de Cristo, donde los sacerdotes del Evangelio y los herederos de los mártires repiten los cantos e himnos de los primeros siglos en la lengua reconsagrada de Quiriti. Ahora el idioma de Roma es el lenguaje sagrado que resuena en los divinos ritos, en las aulas teológicas y en los Actos de la Sede Apostólica, en la que en tantos momentos se realiza el dulce saludo a la Reina del Cielo, a tu Madre y a tu Padre, que reina en lo Alto. Pero también es la llave que abre las fuentes de la historia. Lo que el pasado, romano y cristiano, en las inscripciones escritas en los libros ha llegado hasta nosotros, la puerta, con pocas excepciones parciales en los últimos siglos, la casi totalidad de la historia está en la lengua latina.

Pero no quiero que se interpreten nuestras palabras como si fueran indicio de un menor interés para las otras ramas de sus estudios. Nadie más que nosotros estamos convencidos de que todo el mundo está llamado a tener un oficio de responsabilidad, cualquier persona que quiera escribir o hablar, debe tener plenamente y en toda su pureza, libre de barbarismos innecesarios su lengua materna. Hagan que por lo tanto siempre haya a la mano, los buenos libros italianos. Precisamente esta época que viven, con la cinematografía, el libro se convierte en algo aún más importante. La «película», aunque sin culpa, es inherentemente visual, unilateral, y por tanto es probable que haga al espíritu del joven superficial, si no recibe al mismo tiempo el alimento y los beneficios de las lecturas sanas. Sabemos, por la experiencia, lo que es beneficioso y, a menudo es necesario aprender otros idiomas, más allá del propio. Por lo tanto a nosotros mismos, a su edad, nos aplicamos con dedicación al estudio de las lenguas extranjeras, incluso aquellas, como el alemán, que puede parecer a un principiante algo áspero o demasiado difícil.

No ignoramos incluso la tendencia de esta técnica a prevalecer cada vez más en las ciencias especulativas. El peligro sería si se interiorizan con tanta fuerza en el material del elemento, que se  pierdan o debiliten el sentido de la cultura cristiana, rica en valores de verdad y sabiduría, y lleno de lo que la antigüedad tenía eternamente bueno. Pero este peligro será más fácil de evitar, si ustedes piensan más digno de sus atenciones diligentes el estudio de la lengua latina.

Armados con este conocimiento, ustedes serán un día capaces de evitar que las personas se conviertan cada vez más ajenas al pensamiento y espíritu de esa civilización, por lo que sus antepasados, durante más de quince siglos, permanecieron firmemente arraigados en los principios de su fe cristiana.

A través de las pruebas múltiples y entrelazadas juntas desde el pasado, que moran en la propia Roma, corren sin embargo una clara línea de separación. Los restos y huellas de la historia profana, incluso de una gran historia, con fragmentos de mármol y bronce, que las excavaciones ofrecen a la sagacidad de los arqueólogos, para narrar los acontecimientos de los tiempos pasados, hablan de razas y civilizaciones que se desvanecen, de poderes y grandezas extintas. Es la ley general de todo lo que es terrenal: a los altos ascensos, a la vida y la fuerza, suceden con un ritmo incomparablemente más rápido, la decadencia y la muerte. El esplendor del Imperio Romano era maravilloso; parecía creado para milenios; tuvo que pagar también en un trágico suceso su tributo a esa ley: es una advertencia terrible para todos los tiempos, incluyendo éste.

Cuando nos encontramos en presencia de pruebas del pasado cristiano, por antiguas que sean, siempre sentimos algo inmortal: la fe, que proclaman, todavía viva, multiplicada por el tiempo indefinido en el número de aquellos que la profesan; todavía vive la Iglesia, a la que pertenecen, la misma a través de las épocas. Es la Iglesia de Cristo, hoy, en cuanto a su figura visible, más perfecta, más realizada, más preparada que en los días de su aurora naciente y su primer desarrollo externo. En la actualidad la Iglesia, con sus más de trescientos cincuenta millones de fieles esparcidos por toda la tierra, necesita una mayor cohesión, a muy diferentes ordenanzas y leyes, una orientación más efectiva por un gobierno central, que no está en sus inicios, cuando los cristianos no eran más que miles y, con pocas excepciones, pertenecían al mismo estado y la misma civilización del Imperio Romano. Pero la estructura de la Iglesia en sus características esenciales y su vida interna eran entonces, como siempre, la misma; más en determinados puntos de lo que se podría haber esperado la investigación histórica. En su madurez, que nunca sabrá a decrepitud, la Iglesia no ha cambiado la expresión de su rostro; su voz, manteniendo intacta su esencia, tomó sólo una mayor vigor y amplitud.

Con esta afirmación, estamos una vez más en Roma, en la Cátedra de Pedro. Porque Cristo ha puesto en práctica su voluntad de fundar una Iglesia indestructible con la promesa de Pedro, con el establecimiento de la Primacía o, lo que es lo mismo, el Papado. La Iglesia, fundada sobre Pedro y sus Sucesores, y sólo él, iba a ser la Iglesia de Cristo, una en sí misma y firme hasta el fin del mundo por medio de la sumisión a un Jefe personal y visible.

Fue una disposición de la Providencia Divina que Pedro eligiera a Roma como su sede episcopal. Aquí, en el Circo de Nerón, de lo cual tenemos evidencia arqueológica indiscutible, murió como confesor de Cristo; por debajo del punto medio de la gigantesca cúpula fue y es el sitio donde está su tumba. Sus sucesores, los Papas, continuaron su misión hasta el presente.

Hubo muchos en la serie de los Pontífices romanos que, como el Príncipe de los Apóstoles, sellaron con sangre su fidelidad a Aquel, cuyos representantes eran visibles. Muchos han sido muy buenos para la santidad, para el genio, por la ciencia, por la autoridad de sus personas. Hubo algunos otros, cuyas cualidades puramente humanas no han correspondido a la altura de su suprema misión pastoral. Pero las tormentas más formidables desatadas desde el tiempo del apóstol Pedro hasta nuestros días, han sido incapaces de sacudir la Iglesia, ni hacer daño a la misión divina de sus jefes. Cada Papa recibe, en el mismo momento en que acepta su elección, inmediatamente de Cristo, las mismas atribuciones y el mismo privilegio de la Infalibilidad.

Si alguna vez un día (digamos hipotéticamente) la Roma material colapsara, si alguna vez esta misma Basílica Vaticana, el símbolo de la Iglesia Una y Católica invencible y victoriosa, fuera enterrada bajo las ruinas de sus tesoros históricos y las tumbas sagradas que contiene, incluso entonces la Iglesia no sería ni demolida ni agrietada; permanecería siempre fiel la promesa de Cristo a Pedro, PERMANECERÁ SIEMPRE EL PAPADO, una Iglesia indestructible fundada sobre el Papa en ese momento viviente.

As es. ROMA ETERNA EN SENTIDO CRISTIANO ES SOBRENATURAL Y ESTÁ POR ENCIMA DE LA ROMA HISTÓRICA. Su Naturaleza y su Verdad son independientes de ésta.

Eso, amados hijos e hijas, debe hacer que vuestra fe sea inquebrantable, porque se basa en la piedra sobre la que se construye la Iglesia. Proclamen y porten esta fe entre sus compañeros y sus compañeras de clase, con una visión clara, con profunda convicción, con valentía, seguros de la victoria. Y recen por el Papa, que el Señor, que lo quiso hacer Pastor y Obispo de vuestras almas (cfr. 1 Petr. 2, 25), le conceda guiar con la palabra y con el ejemplo a aquellos de los que es responsable y alcance con ellos la vida eterna (cf .. Srta. Rom. Orat. pro Papa).

Como se lee claramente, el Papa Pío XII le explica a los jóvenes estudiantes romanos que:

  1. la Iglesia no está basada en monumentos, edificios y estatuas; ni en el templo mismo de la Basílica Vaticana, sino en el Papado
  2. les deja claro que el Papado es una institución de carácter sobrenatural, no una institución humana o meramente histórica
  3. el Papa es el representante de Jesucristo en la Tierra y al aceptar su elección, de inmediato recibe el poder de la Infalibilidad
  4. al ser el Papa infalible, la Fe de la Iglesia permanece inmutable bajo su guía pastoral 

Sin embargo, para el lefebvriano Williamson:

  1. la Iglesia, la sede romana, está basada en monumentos, en templos y en una silla material
  2. el Papado debe estar representado por un ser viviente, viviendo en la historia, o de lo contrario dejaría de ser Papado
  3. el Papa es la Cabeza de la Iglesia, no Jesucristo
  4. y nada dice Williamson de la Infalibilidad, porque la herejía manifiesta sería señal de no ser un auténtico Papa, sino un Antipapa como lo enseña la Cum ex apostolatus de Pablo IV y San Pío V, tan eludida y odiada por los lefebvrianos 

A continuación reproducimos el escrito mutilado y malinterpretado de Williamson para revisión.

Papas Vivientes

(Transcrito del Eleison 385/Richard Williamson)

La Iglesia precisa Papas vivientes, aunque sean malos.
Exterminar a la Iglesia no podrán, aunque estén locos.

El 29 de Enero de 1949 el Papa Pío XII hizo las siguientes observaciones acerca de la importancia del Papa: “Si alguna vez algún día – puramente hipotéticamente hablando – Roma material fuera a colapsar; si alguna vez esta basílica Vaticana, símbolo de la única y una victoriosa Iglesia Católica, fuera a enterrar debajo de sus ruinas los tesoros históricos y las tumbas sagradas que ella encierra, aún entonces la Iglesia de ninguna manera estaría demolida o dividida. La promesa de Cristo a Pedro todavía sería juzgada verdadera, el Papado duraría para siempre, como la Iglesia, una e indestructible, estando cimentada en el Papa viviente en ese entonces .

FC: en las páginas oficiales del Vaticano no aparece el discurso del Papa Pío XII con fecha 29 de enero, sino el 30 de enero, lo cual manifiesta que ni la fecha identificó correctamente. Williamson tampoco señala el título del discurso, ni a quién se lo ofreció Pío XII, ni aclara que se trataba de magisterio privado, no de magisterio universal.

Dado que estas palabras son doctrina clásica de la Iglesia (solamente se agregó el subrayado), yaciendo como lo hacen en las propias palabras de Nuestro Señor (Mt.XVI,16–18), entonces es pequeña cosa extraña si, continuamente desde 1962 cuando los Papas vivientes devinieron Conciliares, millones sobre millones de Católicos han sido impulsados a devenir asimismo Conciliar y liberal. La única salida al problema que los sedevacantistas pueden ver es negar que los Papas Conciliares hayan sido Papas siquiera, lo cual puede parecer de sentido común, pero para la mayoría de los Católicos parece aún de más sentido común que la Iglesia diseñada por Dios para yacer sobre el Papa viviente no puede haber existido por el último medio siglo (1962–2014) sin uno.

FC: como queda de manifiesto, para Williamson el Papa es vital para la Iglesia, y su afirmación equivale que no puede subsistir la Iglesia sin un Papa viviente.

Es fácil de ver como la declinación de la civilización Cristiana desde el apogeo en la Edad Media ha llevado a la presente corrupción de los Papas vivientes. Es fácil de ver como Dios puede haber permitido esta espantosa corrupción para castigar esa espantosa declinación.

FC: también queda de manifiesto el odio lefebvriano a los últimos papas verdaderos, sin excepción, los cuales según él han sufrido una “espantosa corrupción”  desde la Edad media a la fecha, pasando por San Pío V, los siervos de Dios como Pío IX, León XIII y el insigne San Pío X.

Y luego, el propio Williamson cerrucha la rama sobre la que está sentado:

Lo que es menos fácil de ver es como la Iglesia puede aún vivir cuando los Papas vivientes sobre los cuales ella está cimentada están convencidos que el liberalismo, la guerra a Dios, es católico. En las propias palabras de Nuestro Señor, Un árbol bueno no puede llevar frutos malos, ni un árbol malo frutos buenos (Mt.VII,18).

FC: enseguida Williamson pretende una analogía falsa, estilo luterano, comparando a los papas de poca virtud, con los antipapas herejes y apóstatasy pretende hacer “perdediza” la abismal diferencia:

Pero, un árbol mitad bueno mitad malo puede producir frutos mitad buenos mitad malos. Ahora bien, tomada en su totalidad, una mezcla de bueno y malo es mala, pero eso no significa que tomada parte por parte, las partes buenas de la mezcla sean tan malas como sus partes malas. Cáncer en el hígado me matará, pero eso no significa que yo tenga cáncer en los pulmones. Ahora bien, ningún hombre de Iglesia viviente, no más que cualquier hombre vivo, es enteramente bueno o enteramente malo. Todos somos una mezcla fluctuante hasta el día que morimos. Entonces, ¿puede haber existido alguna vez un Papa viviente cuyos frutos fueron enteramente malignos? La respuesta sólo puede ser, no. En cuyo caso, la Iglesia católica puede haber vivido a medias por los últimos 50 años de los frutos bue nos a medias de los Papas Conciliares con una vida a medias, permitida por Dios para purificar Su Iglesia, pero que El nunca permitiría que fuera tan lejos como para matar a Su Iglesia.

FC: y Williamson pretende que nos traguemos un ferrocarril entero… quiere que creamos que genios como Wojtyla Katz y sus amigos son o fueron unos estúpidos que no saben lo que hacen, mientras que nosotros somos “mucho más listos” que esos tipos que sabían varios idiomas “de corridito” y estudiaron décadas enteras con los profesores más reconocidos del orbe:

Así por ejemplo, Paulo VI lloró por la falta de vocaciones. Benedicto XVI ansiaba la Tradición. Aún el Papa Francisco seguramente pretende llevar los hombres a Dios cuando él arrastra a Dios hacia abajo hacia los hombres. Entonces, los Papas Conciliares están terriblemente equivocados en sus ideas, fatalmente ambiguos en la Fe donde ellos necesitan ser absolutamente sin ambigüedad. La Iglesia ha estado y está muriendo por debajo de ellos, pero cualesquieran sean las partes en ellos que aún están siendo buenas, han permitido a la Iglesia continuar y ellos han sido necesarios como las cabezas vivientes para continuar el cuerpo de la Iglesia viviente, tal como Pío XII dijo. Entonces no temamos que a ellos se les permitirá exterminar a la Iglesia, pero por nuestra parte luchemos contra su liberalismo con dientes y uñas, y recemos para su retorno a la cordura católica porque sí que los precisamos para la vida de nuestra Iglesia.

Kyrie eleison.

9 comentarios leave one →
  1. diciembre 2, 2014 11:54 am

    Cada día más me convenzo el papel de Judas de los FSSPX, Williamson y demás ralea qué de manera vil, mendaz y descarada tergiversan lo dicho por los Papas.

    Aparte de tener un odio visceral por la Infalibilidad, son unos contemporizadores con la Logia Vaticana, en aras de confundir más y más al grueso de católicos perplejos.

    Que excelente las palabras de el último Pastor legítimo cuando afirma: “Así es. ROMA ETERNA EN SENTIDO CRISTIANO ES SOBRENATURAL Y ESTÁ POR ENCIMA DE LA ROMA HISTÓRICA. Su Naturaleza y su Verdad son independientes de ésta.” Palabras que hacen que la Sinagoga se ahogue en su propio veneno.

    Felicidades sinceras Foro Católico, gracias por denunciar a estos lobos vestidos de ovejas, agentes de la Sinagoga: La FSSPX, Williamson y la Logia Vaticana.

  2. James Stuart permalink
    diciembre 2, 2014 1:42 pm

    Aparte todo lo dicho más arriba, que apruebo sin reservas, el obispo Williamson debería recordar que según la inspirada expresión de San León Magno, San Pedro mismo sigue VIVIENDO enseñando y gobernando la Iglesia, ordinariamente, a través de sus sucesores, pero cuando éstos no existen en acto, también sigue estando ahí, manteniendo en su ser y derechos a la Iglesia Romana, aunque de momento, no de manera visible.

    Da especialmente asco leer la torturada y tartúfica prosa del “obispo de la rosa (cruz)”, en que se esfuerza desesperadamente por sembrar la mayor confusión con todo tipo de recursos retóricos y sofísticos, con unos conceptos y términos voluntariamente imprecisos, mezclando a placer lo que siempre se ha distinguido cuidadosamente, todo ello, con el deliberado intento de cerrar el camino a la única postura católica: Desde Juan XXIII, ninguno de los ocupantes conciliares ha podido ser legítimo.

  3. diciembre 2, 2014 4:41 pm

    El hipócrita del pajarillo trinador o el dinosaurio episcopo (como el mismo se autodenomina) concluye haciéndoles el caldo gordo a quienes supuestamente combate.
    Solamente los perplejos comprarán las baratijas del fan numer one de la novicia rebelde. ….

  4. Empera permalink
    diciembre 2, 2014 8:29 pm

    Esa es la vieja táctica de los legionarios como no pueden justificar la apostasía de Francisco entonces el segundo paso es hacer que la gente se conforme con el error.
    San Francisco de Sales y muchos otros santos afirman que un Papa que se muestra hereje por ese mismo hecho cae ipso facto fuera de la iglesia.

    FC: Empera/María; realmente el Magisterio de la Iglesia, a través de las definiciones pontificias, no dice éso. Lo que sí afirma el Papado bimilenario es que un hereje PREVIO no puede llegar a ser Papa y todos sus actos como tal son nulos. Además, si un Papa verdadero pudiera caer en el error de la herejía-apostasía; eso se contrapone al dogma de la Infalibilidad Papal. De hecho, jamás un papa ha profesado la herejía, ni un hereje profeso jamás fue electo papa válidamente.

    El pecado de herejía separa a cualquier cristiano de la iglesia.

    FC: si se obstina en su profesión herética… sí. Es lo que se denomina herejía formal.

    Por eso las revelaciones de Santa Brígida son claras al respecto cualquiera que se sienta en la silla de Pedro y caen el apostasía publicando una adulteración del evangelio este será severamente condenado por Jesucristo mismo.
    http://gloria.tv/media/mFBvz2SEiCy

    San Francisco de Sales (siglo XVII), Doctor de la Iglesia, La Controversia Católica, edición inglesa, pp. 305-306: “Ahora, cuando él [el Papa] es explícitamente hereje, cae ipso facto de su dignidad y fuera de la Iglesia…”.

    FC: entonces respóndenos por favor una duda: ¿puedes tú afirmar con San Francisco de Sales que Roncalli, Montini, Luciani, Wojtyla y Ratzinger también fueron antipapas o no fueron papas legítimos, dado que fueron herejes contumaces durante todo su periodo y antes…?

  5. Empera permalink
    diciembre 2, 2014 8:31 pm

    Mientras Francisco le besa los pies a los Musulmanes, adora con ellos reconociendo así a su falso dios y los alienta a seguir negando a Jesucristo, ellos queman Biblias, profanan y destruyen las iglesias católicas, decapitan niños cristianos, asesina, crucifican , violan y queman vivos a los cristianos en el nombre del dios del Corán. Francisco miente al afirmar que “El Corán es un libro profético de paz”

  6. Adrian permalink
    diciembre 2, 2014 8:47 pm

    Estos comentarios anti M.Williamson, son de consigna en este herético blog.

    FC: Adrian, ya que nos acusas, al menos explícanos dos cosas ¿quién nos encomienda desenmascarar a Williamson? y ¿cuál herejía hemos profesado o defendido en este sitio para que lo califiques de herético?.

  7. Inés. permalink
    diciembre 3, 2014 4:27 am

    Con qué razón dice la Sagrada Escritura : “Maldito el que confía en el hombre” .

    Y…… , “dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni pone el pie en el camino de los pecadores”, (Sal. 1).

  8. Pe. Dom Columba permalink
    diciembre 4, 2014 1:33 pm

    Wilianson e sujo, seu brasão e maçônico, cavalheiro rosa Cruz, o “ex anglicano” continua um herege.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: