Skip to content

Puede ver ¡sin pupilas…! portentoso milagro del Padre Pío

mayo 18, 2014

Éste sí es un verdadero milagro viviente… no como otros… pero nadie en la Neo Iglesia lo destaca.

Uno de los casos más extraordinarios de curación del Padre Pío es el de Anna María Gemma Di Giorgio. Diversos oftalmólogos han examinado a Anna María, los diagnósticos son los mismos: carece de pupilas y sus ojos tienen opacidades grises y blancas; así nació y sus ojos siguen iguales al examen físico hasta la fecha. En el lenguaje médico esta condición física significa que ella es y ha sido ciega, con esos ojos es imposible que vea.

pADRE pÍO

¿Cómo ve entonces? Anna María nació ciega y creció con esta limitación hasta que tuvo siete años. Su ceguera total nunca le había permitido ver ni el menor atisbo de luz.

La abuela de la niña decidió escribir al Padre Pío, que le contestó diciendo, “te aseguro que rezaré por la pequeña niña, pidiendo para ella lo que más le convenga”.

Poco después la abuelita se fue con la nieta a ver al Padre Pío, en el camino la niña comenzó a decir, “abuela, veo una barca en el mar”, ¡y en el mar había una barca! Esto duró solo unos momentos. Al llegar donde estaba el Padre Pío, éste le tocó los ojos y trazó sobre ellos la Señal de la Cruz… y desde entonces recuperó la vista de forma permanentemente, hasta ahora.

Se trata de un hecho inexplicable para la ciencia. Para los católicos es una curación milagrosa (ocurrida cerca de 1948, en vida del Padre Pío). Lo ocurrido no consistió en la restitución del tejido o de la parte de los ojos de la que carecía la beneficiaria, sino que le proporcionó un mecanismo por medio del cual las ondas de lo que ve llegan a la segunda parte del ojo sin ser procesadas por la primera parte porque ésta sigue siendo inexistente (las pupilas).

Por eso, todas las veces en que ha sido examinada por los médicos, a éstos no les ha quedado más remedio que concluir: “El mecanismo por el cual ella ve, desafía las leyes naturales y la ciencia es incapaz de explicarlo”.

22 comentarios leave one →
  1. Julián Restrepo Henao permalink
    mayo 19, 2014 9:27 am

    Y luego nos quieren engañar con las trucherías milagrosas del masón Roncalli y del hebreo y partisano marxista Wojtyla Katz.

    ¡Padre Pío de Pietrelcina, Ora pro Nobis!

  2. Roberto permalink
    mayo 19, 2014 10:46 am

    ¿Son tantos los milagros del Padre Pío que por que te pones a pelear por que se sabe poco de uno?

    Totalmente anticristiano y ardido tu comentario en el email:

    “Éste sí es un verdadero milagro viviente… no como otros… pero nadie en la Neo Iglesia lo destaca.”

    Pero no es de extrañarse, te la pasas dando de patadas al pesebre de Cristo.

    • mayo 21, 2014 5:02 pm

      Roberto.

      ¿Te haces o eres?

      Los milagros del P. Pío son tantos y en la Neo Iglesia ¡no se difunde uno solo!. De Lourdes igual, de Guadalupe, del Pilar, de Fátima…

      Pero sise trata de los usurpadores y los falsos neo santos, se gastan millones en tinta y anuncios sobre patrañas para tratar de hacerlas pasar por milagros.

      Unidad en la Verdad

  3. Inés. permalink
    mayo 20, 2014 12:43 am

    Preciosa oración la del Padre Pío que condensa en sí misma todas las oraciones : “Pedir a Dios lo que más nos convenga”.

    ¿Y qué puede convenirnos más que la salud del alma, que un día irá unida a la del cuerpo, es decir, la salvación eterna?

    La salud del segundo sin la de la primera nada vale.

  4. Antonio permalink
    mayo 21, 2014 7:46 am

    Digo yo, curioso desde el llano que no muestre sus ojos ¿Qué nos dice que no tenga una simple membrana iridica persistente en vez de una agenesia pupilar?

    • mayo 21, 2014 5:19 pm

      Antonio.

      Díselo al mini ejército de médicos anticristianos, ateos, y escépticos, de toda especialidad, que han revisado su caso hasta el hartazgo, durante décadas, para tratar de “desenmascararla”.

      Es lo que la apologética llama “apólogos involuntarios”.

      Unidad en la Verdad

      • Antonio permalink
        mayo 21, 2014 9:46 pm

        Imagino que Dispondrá Ud de los nombre de dicho “Ejercito”, a fin de que pueda yo informarme. Porque, hasta lo que dice, me sigue sonando a un monton de sofismas y frases bonitas de un monton de ignaros que de medicina saben poco y nada.

      • mayo 22, 2014 6:03 pm

        Antonio.

        Todos los médicos que la revisaron -ya te imaginarás que a una niña que nació con la dicha privación la examinan médicos- han afirmado que es ciega total y no puede ver.

        No hay uno solo que, habiéndola examinado, haya dicho lo contrario.

        Y sobre los “sofismas” que afirmas hemos presentado, ¿nos podrías aclarar alguno, por caridad?.

        Igualmente si nos puedes privar un poco de la ignorancia médica, te agradecemos tu amabilidad en ese campo.

        Unidad en la Verdad

  5. Inés. permalink
    mayo 22, 2014 2:04 am

    En el Cap. IX del Evangelio de San Juan tenemos un ejemplo paradigmático de una más que exhaustiva investigación sobre la curación de un ciego, pero los arrogantes fariseos se negaron a reconocer la evidencia de esa curación que Cristo acababa de hacer, con lo que demostraron ser “mas ciegos” que el que hasta ese día había sido ciego.

    Preguntan al ciego una y otra vez, interrogan a los padres, vuelven a preguntar al ciego, que reitera el testimonio ya dado la primera vez, van, vienen, buscan y rebuscan, indagan, y, poniéndose una venda sobre los ojos, decretan la excomunión del curado ……. .

    Y Cristo sentencia al final del capítulo : “Yo he venido al mundo para un juicio : para que vean los que no ven, y los que ven queden ciegos”.

    • Antonio permalink
      mayo 23, 2014 10:32 pm

      Disculpe que le haga notar que probar un milagro no es de “fariseos” como Ud alega, sino algunos de los obispos y Papas que desde hace muchisimos años buscaban investigar exhaustivamente los milagros de Lourdes, Fatima, Guadalupe, El Padre Pio, San Antonio, Santiago Apostol, etc. para probar su valía serían tambien tachados de fariseos.
      Con respecto @Redacción, me corrijo en la palabra “sofisma”. Lo que quise decir fue “Falacia”. El mismo hecho de decir “ejercito de medicos anticristianos, ateos y escepticos” sin mencionar siquiera un nombre es falaz. Y repetirlo una y otra vez, a fin de hacerlo sonar más cierto, tambien es falaz. Ademas, no veo bibliografía de ningín tipo, ni hablar de bibliografía científica. No es que no crea en los milagros, pero es facil hablar sin un libro ni un artículo cientifico de la London Journal of Medicine o similar a la mano.

      • mayo 24, 2014 1:45 pm

        Antonio.

        ¿Conoces el término “apólogos involuntarios”?

        ¿Sabías que hasta el Vaticano II era necesario NO SER católico para formar parte de la comisión médica internacional que verifica los hechos extraordinarios de Lourdes y de otros casos que pidiesen ser milagros?

        Así era hasta antes de las falsas canonizaciones de los últimos tiempos.

        Pero ahora, la “verificación” médica la realizan solamente “mádicos” del Gemelli que están en la nómina vaticana.

        Unidad en la Verdad

    • Alejandro Cruz Carrillo permalink
      agosto 3, 2016 6:48 pm

      No podían haberlo excomulgado, debido a que este Sacramento aun no era establecido por Jesús, yo creo en la Intercesión del Padre Pio, creo en los muchos dones con los que Dios quiso que el fuera bendecido, tengo una gran Devoción por El, pero veo que los que presentaron este articulo, o algunos que reciben ataques de ignorantes que solo creen lo que la ven o lo que la ciencia pueda probar, no saben como manejarlo y acaban siendo parte de dimes y diretes, si realmente creemos lo que estamos presentando, no haremos caso ni siquiera a diez mil palabras de los hombres, debido a que esas palabras no podran quitar siquiera un solo cabello de nuestra cabeza, quedaremos en silencio como el mismo Padre Pio nos lo enseño, con su actitud ante múltiples ataques y difamaciones, y encontraremos la forma de ofrecer eso a Dios, que el si que sabe la verdad, les aconsejo ser congruentes con lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos, en este caso se cree en algo, se hizo un trabajo bueno, pero lo que decimos no es congruente con lo demás, si reaccionamos defensivamente al ataque, estamos acrecentando ese mal, y nos estamos dejando irritar por alguien que es exactamente lo que quiere, lograr nuestro enojo y quitarnos la paz, y caemos redonditos a la provocación,

      • agosto 4, 2016 11:02 am

        Alejandro.

        Deberías honrar el nombre que llevas.

        Eso es no entender al Padre Pío. Él era un gran polemista, pero en o que a él le correspondía, la fe y la Moral. Muchos otros santos eran polemistas y nuca, pero jamás, la Iglesia condenó a quienes defendieron la Verdad y la Fe… todo lo contrario.

        Pero ahora la Neo Iglesia trata de quebrantar a todos y hacerlos tibios, contemporizadores, de negociar con la mentira, con la herejía, con la traición a Cristo y a Su Iglesia.

        La falsa iglesia hace todo lo que puede para que olvidemos a Jesucristo polemizando, al gran San Pablo, a los Hijos del Trueno, a los grandes santos polemistas como San Alejandro, San Atanasio, al perrillo ladrador San Bernardo, a San Alberico, a San Roberto de Molesme, a Santa Teresa, a Santa Catalina de Siena, a los santos profetas Daniel, Natán, Zacarías, David, al Bautista, a los Macabeos, a San Antonio, a los inquisidores San Pío V y San Pedro de Arbués, a San Agustín y Santo Tomás…

        Unidad en la Verdad

  6. Antonio permalink
    mayo 24, 2014 9:55 pm

    @Redacción, siguen sin decirme dónde está la fuente cientifica y donde figura registrado el nombre de dichos “apólogos involuntarios”. Menciona siquiera uno de este gran “Ejercito”. Quiero creer que no debe ser algo tan dificil.

    • mayo 26, 2014 11:09 am

      Te repetimos, nos podríamos poner a buscar los nombres, pero tú bien sabes que ese caso ya ha sido ventilado no por uno, sino por varios de tus secuaces y por sinceros investigadores.

      Tampoco sabemos qué médicos revisaron al ciego a quien Jesucristo le regresó la vista.

      Ni quiénes revisaron al hombre que perdió la pierna y que luego le creció de nuevo en el caso de la Virgen del Pilar.

      Igual si nos pides los nombres de los médicos no católicos que analizaron los más de 11 mil casos de curaciones extraordinarias en Lourdes o los miles de casos de todos los santos, no los tenemos ahora ¡ni nos vamos a poner a buscarlos! porque para eso está la Iglesia y ustedes, los apólogos involuntarios.

      Lo que no necesita un médico es el HECHO de que esa mujer ve, aunque nació ciega, a pesar de su deficiencia.

      Unidad en la Verdad

  7. Antonio permalink
    mayo 27, 2014 3:58 pm

    Quisiera saber por qué se tardó tanto en publicar mi comentario anterior, cuando otros tantos (llenos de alabanza hacia el blog y sus redactores, podría agregar) tardan solo minutos u horas en ser aprobados. Me parece de poca seriedad, le niega a los foristas la posibilidad de leer y sacar sus propias conclusiones.

    • mayo 28, 2014 10:06 am

      Antonio.

      Con mucho gusto: como habrás leído ya, este sitio no se sostiene con ayuda económica de absolutamente nadie. Es solamente la disposición de un grupo de foristas quienes solamente desean difundir la Fe y la Verdad. Por eso publicamos la defensa -y los ataques- contra la Verdad.

      También sabes que siempre publicamos los comentarios, a menos que contengan blasfemias o insultos, lo cual no es tu caso.

      Si lo hacemos en instantes o hasta días, depende totalmente del tiempo que se tenga para leerlos, revisarlos y en su caso consultar las debidas fuentes para responder de la mejor manera a las dudas legítimas, igual que a las insidias.

      Sobre las “alabanzas” que le hacen al blog, no nos compete, ni nos afecta en lo personal… porque ni siquiera hay una sola persona de la Redacción quien pueda atribuirse ningún mérito. Precisamente por eso no firmamos con nuestros nombres.

      Servido.

      Unidad en la Verdad

  8. cristosvincit permalink
    mayo 27, 2014 7:40 pm

    La verdad de las cosas que el Milagro es auténtico, no como la propaganda irracional y vomitiva de la logia del vaticano a favor de sus secuaces de mala calaña como lo fue Roncalli y Wojtyla Katz…….!

    Padre Pío…un verdadero servidor de Dios y de su Iglesia.

    • mayo 28, 2014 10:17 am

      Antonio nos reclama por el nombre de los oftalmólogos o especialistas que verificaron que esta dama nació sin pupilas.

      Si alguien tiene oportunidad de buscar bibliografía, nombres de los dichos especialistas, favor de aportarlos.

      Y sobre el hecho de que no se da publicidad a este portento, en la ctual Neo Iglesia ¿qué tiene de extraordinario?

      Unidad en la Verdad

      • 2 Tesalonicenses 2 permalink
        abril 12, 2015 9:19 am

        ¿Porque la Iglesia castigó al Padre Pío? ¿Mentía la Iglesía o mentía el Capuchino?

        Después de minuciosas investigaciones, la Santa Sede quiso intervenir directamente. En aquel entonces era una gran celebridad en materia de psicología experimental, el Padre Agustín Gimelli, franciscano, doctor en medicina, fundador de la Universidad Católica de Milán y gran amigo del Papa Pío XI.

        El Padre Gimelli fue a visitar al Padre Pío, pero como no llevaba permiso escrito para examinar sus llagas, este rehúso a mostrárselas. El Padre Gimelli se fue de San Giovanni con la idea de que los estigmas eran falsos, de naturaleza neurótica y publicó su pensamiento en un artículo publicado en una revista muy popular. El Santo Oficio se valió de la opinión de este gran psicólogo e hizo público un decreto el cual declaraba la poca constancia en la sobrenaturalidad de los hechos.

        En los años siguientes hubo otros tres decretos y el último fue condenatorio, prohibiendo las visitas al Padre Pío o mantener alguna relación con él, incluso epistolar. Como consecuencia, el Padre Pío pasó 10 años -de 1923 a 1933- aislado completamente del mundo exterior, entre la paredes de su celda.

      • abril 13, 2015 9:06 pm

        Ya en tiempos del Padre Pío la masonería era sumamente activa en el Vaticano y eran cientos los agentes infiltrados, incluidos Edoardo Gemelli (no Gimelli), y los cardenales Roncalli, Montini, Danielou, Tisserant, Liénart, Lefebvre, Lercaro, y una larga lista.

        A muchos buenos católicos les hicieron la vida muy difícil desde posiciones de poder y el Padre Pío fue un de ellos, con gran provecho para el santo.

        Edoardo Gemelli (verdadero nombre del pseudo franciscano) no tenía tanta ingerencia en el Santo Oficio y aunque luchaba por que se condenara al Padre Pío, no lo logró en definitiva.

        Gemelli era descendiente de una aburguesada familia hebrea de “librepensadores comunistas”, en lenguaje común masón… Y si se acercó a Pío XII, fue gracias a las infiltraciones antes dichas. Su funeral lo presidió el “cardenal” Montini gozó de la visita de numerosos agentes de la bestia. No se olvide que Gemelli es el nombre del hospital que la Sinagoga instaló en la Vaticueva.

        Unidad en la Verdad

      • 2 Tesalonicenses 2 permalink
        abril 12, 2015 3:39 pm

        De acuerdo con un reciente libro, el papa Juan XXIII (1958-1963) no adoptó la perspectiva de su predecesor, y escribió en 1960 sobre el «engaño enorme» del padre Pío.

        El papa había recibido denuncias de algunos eclesiásticos (en esa época se acostumbraba a escribir en latín) que acusaban al monje ―que con frecuencia se azotaba con un látigo con puntas de metal― de «bis in hebdómada copulabat cum muliere» (‘dos veces en la semana copula con mujeres’). El papa Juan XXIII autorizó que controlaran las actividades del sacerdote, incluso que lo espiaran en su confesionario.

        Existieron largas investigaciones para resolver al menos 23 denuncias de seguidores íntimos, que decían que el padre Pío falsificaba los milagros y había tenido relaciones sexuales con sus seguidoras más fieles. En la jerarquía de la Iglesia muchos dudaban de que su estigmas fueran reales (sugerían que las provocaba con ácido nítrico) y que utilizaba agua de colonia para crear el «olor de santidad» que lo hacía famoso.

        Se afirma que las supuestas habilidades místicas del padre Pío fueron comprobadas solo con pruebas anecdóticas. Algunas de sus supuestas bilocaciones son coherentes con meras alucinaciones. Nunca se le pudo controlar continuamente para garantizar que no utilizaba productos químicos (como el ácido carbólico o yodo) para evitar la cicatrización de sus heridas.

        El 25 de junio de 1960, el papa Juan XXIII escribió en su diario íntimo acerca de las actividades del padre Pío:

        Esta mañana recibí por Mons. Parente, informaciones gravísimas sobre el P. P. y cuanto se relaciona con San Giovanni Rotondo. El informador tenía la cara y el corazón destruidos. […] Con la gracia de Dios, me siento tranquilo y casi indiferente como ante una dolorosa y vastísima infatuación religiosa, cuyo fenómeno preocupante comienza con una solución providencial. Lo siento por el P. P., que tiene sin embargo un alma que salvar, y por quien ruego intensamente. Lo acaecido ―esto es, el descubrimiento de estas filmaciones, si vera quae sunt referentur [‘si las verdades a las cuales se refiere’, en latín], sus relaciones íntimas e incorrectas con las mujeres que forman su guardia pretoriana hasta ahora infranqueable en torno a su persona― me hacen pensar en un vastísimo desastre de almas, diabólicamente preparado para desacreditar a la Santa Iglesia en el mundo, y especialmente aquí en Italia. En la calma de mi espíritu, humildemente persisto en creer que el Señor faciat cum tentatione provandum (‘haga de la tentación una prueba’), y de este inmenso engaño vendrá una enseñanza para la claridad y la salud de muchos.
        Papa Juan XXIII, diario del 25 de junio de 1960, en cuatro hojas;
        permaneció inédito hasta 2007, en que fue publicado por Sergio Luzzatto.
        El 29 de julio de 1960 ―apenas un mes después de la anotación del papa―, el monseñor Carlo Maccari (1913-1997), quien más tarde se convertiría en el arzobispo de Ancona, comenzó otra investigación en nombre del papa Juan XXIII y el Santo Oficio. Se dice que el informe de 200 páginas que compiló, aunque nunca se publicó en su totalidad, es devastadoramente crítico. Los rumores en el Vaticano por mucho tiempo sostuvieron que el Expediente Maccari fue un obstáculo insuperable para otorgar la santidad al padre Pío. Los seguidores del padre Pío afirman que el arzobispo Maccari murió en su lecho y que habría orado al padre Pío.5 Sin embargo el arzobispo Maccari falleció el 17 de abril de 1997 en la calle, en un accidente de tránsito.

        En los pasillos del Vaticano el consenso decía que el padre Pío era un ingenuo histérico, o en el peor de los casos, un estafador. El papa Juan XXIII le prohibió decir la misa en público, publicar sus populares oraciones, recibir visitas, y hablar con mujeres en privado.

        Sin embargo, tras la muerte de Juan XXIII (3 de junio de 1963), el papa Pablo VI rechazó las acusaciones de su antecesor, aunque sin aportar ninguna prueba.

        En 2007, el historiador y profesor italiano Sergio Luzzatto (1963-) publicó Padre Pio. Miracoli e politica nell’Italia del Novecento, donde denunció estos hechos. Entrevistó a personas que habían conocido al padre Pío personalmente:

        El padre Pío me llamó en absoluto secreto y me pidió que no les dijera a sus hermanos; me dio personalmente una botella vacía, y me pidió si podría llevarlo a él de vuelta desde Foggia a San Giovanni Rotondo con cuatro gramos de ácido carbólico puro. Me explicó que el ácido era para desinfectar jeringas para inyecciones. También pidió otras cosas, como pastillas Valda.
        Maria De Vito, prima del farmacéutico de Foggia

        Las denuncias fueron recibidas con una instantánea desmentida de los seguidores del padre Pío.

        El señor Luzzatto es un mentiroso […] y propaga calumnias anticatólicas. […] Nos gustaría recordarle al Sr. Luzzatto que ―de acuerdo con la doctrina católica―, la canonización lleva consigo la infalibilidad papal. Nos gustaría sugerir al Sr. Luzzatto que dedique sus energías al estudio de la religión de manera apropiada.

        Pietro Siffi, presidente de la católica Liga Antidifamación

        En 2011, Stefano Campanella (director de Tele Radio Padre Pio, en San Giovanni Rotondo) publicó el libro Obedientia et pax. La verdadera historia de una persecución falsa, donde afirmó que el papa Juan XXIII no había estado en contra del padre Pío.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: