Skip to content

Envía Sinagoglio simbólico obsequio al misterioso principito Alexander bar Rothschild

abril 3, 2014
La reina cabalista anglicana departe con su homólogo Sinagoglio.

La reina cabalista anglicana departe con su homólogo Sinagoglio.

(Transcrito de Vatican Insider)

Un encuentro muy cordial y también muy breve, que duró unos 20 minutos. Formal, pero enmarcado por el típico humor británico del duque de Edimburgo, Felipe. Hoy por la tarde se llevó a cabo el encuentro entre la reina Isabel II, que también es la “líder” de la Iglesia de Inglaterra, y Papa Francisco. La pareja real llegó a Roma por la mañana y, después de un almuerzo con el presidente del país, Giorgio Napolitano, se dirigió hacia el Vaticano, para volver inmediatamente hacia Londres. 

Debido a un pequeño retraso, la soberana se disculpó con Francisco diciendo que «tuvimos un almuerzo muy agradable con el presidente» Giorgio Napolitano. «Welcome», le dijo el Pontífice, que durante el encuentro contó con el apoyo de un intérprete. El encuentro (cuyo carácter fue definido de oficial pero informal) se llevó a cabo en un estudio que se encuentra al lado del Aula Pablo VI y no en el Palacio Apostólico ni en la Casa Santa Marta, en donde vive el Papa. En la pequeña placita que se encuentra enfrente, «la reina fue recibida por el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, en compañía de mons. Mamberti, Secretario para las relaciones con los Estados y mons. Camilleri, subsecretario para las relaciones con los Estados. En la entrada del estudio interior también estaba presente el cardenal Cormac Murphy-O’Connor, arzobispo emérito de Westminster», indicó el vocero vaticano Federico Lombardi. 

Después de unos veinte minutos a puertas cerradas, se procedió con el tradicional intercambio de regalos. Los soberanos ingleses regalaron a Francisco una canasta con comida (un poco de miel, jugo de manzana, sidra…): «Traje algo de todas nuestras tierras para usted personalmente», explicó Isabel II. En particular, «esta miel es de mi jardín, espero que sea algo insólito para usted», añadió. El duque Felipe le regaló dos botellas de whisky, mismas que Francisco recibió no sin cierta sorpresa y curiosidad. Otro de los regalos para el Papa (tradición entre los soberanos del Reino Unido) fueron dos fotos enmarcadas de la reina y el duque: «Me temo –explicó la reina– que debo darle estas fotos…». 

Una esfera similar a ésta le fue obsequiada por Sinagoglio al futuro jefe de la secta Anglicana.

Una esfera similar a ésta le fue obsequiada por Sinagoglio al futuro jefe de la secta Anglicana.

El Papa, por su parte, entregó una esfera de lapislázuli, que representa el globo, rematada en una cruz argentina de San Eduardo; pero este regalo es en realidad para el príncipe Jorge de Cambridge, el hijo de 8 meses de William y Kate, bisnieto de la reina: «Es para el nene», dijo el Papa en español. «Pues va a estar muy contento, cuando sea un poco más grande», comentó la reina. A la soberaran, en cambio el Pontífice le regaló el decreto de San Eduardo el confesor, rey de Inglaterra y fundador de la estructura que después se convertiría en la abadía de Westminster. Se trata de la edición facsimilar de un documento del 29 de mayo de 1679, con el que se extiende el culto de San Edoardo a la Iglesia universal. «¡Ah, entonces lo canonizaron!», comentó Felipe, a quien Francisco también hizo un presente: tres medallas del Pontificado, de oro, plata y bronce: «¡Es la única medalla de oro que he ganado!», bromeó el consorte al recibirlas. Los argumentos políticos y la cuestión de las Islas Malvinas quedaron, pues, fuera del encuentro.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. abril 3, 2014 10:05 pm

    Todavía me estoy vomitando.

    • Roberto permalink
      abril 4, 2014 9:53 am

      Soberbia pura y mentira tu comentario. Tienes que sonfesarte si quieres comulgar de nuevo.

      • abril 4, 2014 11:14 am

        Otra vez Roberto.

        Demuestra que es mentira, de lo contrario eres un prevaricador.

        Unidad en la Verdad

    • Joel permalink
      abril 4, 2014 11:15 am

      Pues no beba tanto.

  2. abril 4, 2014 11:00 pm

    Ese “nene” me trae el recuerdo de la movie “Rosemery´s Baby” en la parte final donde las elités gobernantes esperaban con alegría y gran anciedad la venida del hijo de la perdición. Algo que es seguro, que en definitiva, ese bebe no es niño cualquiera, y sabremos mucho de el en estos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: