Skip to content

Ritual cabalista de Churchill en la destrucción de la abadía de Montecassino, febrero 15 de 1944

febrero 15, 2014
La Abadía de Montecassino antes del bombardeo del general Freyberg.

La Abadía de Montecassino antes del bombardeo del general Freyberg.

Montesaccino, arrasado por órdenes del hebreo  Churchill, y matando a cientos de inocentes civiles y religiosos.

Montesaccino, arrasado por órdenes del hebreo Churchill, matando a cientos de inocentes civiles y religiosos.

(Transcrito de ReL)

Una investigación histórica desvela nuevos datos sobre la destrucción de la abadía de Montecassino, el lugar donde San Benito, al fundar su primer monasterio en torno a 529, puso los cimientos de la Cristiandad europea, de la cual el edificio era y es símbolo (tras ser reconstruido en 1964), situado 130 km al sur de Roma.

La clave diplomática
L´Osservatore Romano publica este sábado un artículo basado en la obra de Nando TasciottiMontecassino 1944, publicada este año con ocasión del septuagésimo aniversario de la destrucción del monumento por los aliados un 15 de febrero como colofón a intensas batallas en la zona. 

El autor se ha especializado en la parte más desconocida al respecto, a saber, los intercambios diplomáticos en torno a la situación de la abadía,  situada en la Línea Gustav trazada por Hitler para frenar el avance hacia el norte de los aliados.

¿De quién fue la orden?

Durante años se ha debatido sobre la responsabilidad última de que un edificio tan significativo fuese reducido a ruinas. Tanto Franklyn Delano Roosevelt (quien afirmó haberse enterado por los periódicos) como Winston Churchill (quien no quiso hablar del asunto durante mucho tiempo) hicieron descansar la decisión en el alto mando militar, considerada un “crimen de guerra” por los alemanes, un “trágico error” por los norteamericanos y una “necesidad militar” por los británicos.

Éstos alegaban que había soldados germanos dentro y que habían convertido Montecassino en una fortaleza o al menos, por su privilegiada posición, como observatorio estratégico. El Vaticano, por su parte, había asegurado a los contendientes la neutralidad del monasterio. Precisamente contando con ella se habían refugiado allí doscientos civiles que murieron bajo las bombas.

Los datos recogidos por Tasciotti en archivos ingleses, estadounidenses, italianos y alemanes, además de las entrevistas que ha realizado a monjes que estaban allí y a otras personas que ocupaban el lugar, demuestran que los aliados mintieron

El hebreo Wiston Chirchill Jacobson, criminal de guerra y asesino de cristianos.

El hebreo Wiston Chirchill Jacobson, criminal de guerra y asesino de cristianos. En dos ocasiones dirigió sus ataques siguiendo los rituales de sangre anticristianos.

Churchill y Freyberg

“Poderosos y hasta ahora inéditos indicios documentales”, afirma, sugieren que Churchill “no podía no saber”. Es más, entre el 26 de enero y el 14 de febrero, el premier británico intercambió con los generales Alexander y Freyberg al menos diez telegramas sobre el frente de Cassino y sobre la actividad de las tropas neozelandesas que mandaba este último, el gran partidario del bombardeo.

Horas antes de que despegaran las fortalezas volantes que descargaron su tonelaje explosivo sobre Montecassino, Churchill urgía a Alexander “por qué no se ha lanzado aún el ataque de Freyberg“, entre cuyos planes -que Tasciotti considera que el primer ministro no podía desconocer- figuraba como paso “fundamental y preliminar” la eliminación de la posición dominante (por elevada) de la abadía.

El testimonio del abad

Los aliados alegaron siempre que había soldados alemanes en el interior. Y ése era el punto sobre el que Pío XII, que negociaba intensamente a tres bandas (Berlín, Washington, Londres) para salvaguardar el monumento, mayor interés tenía en conocer la verdad. Y la supo cuando llegó a Roma el abad Diamare: no había tropas nazis en Montecassino.

Tasciotti considera que el Papa Eugenio Pacelli pudo hacer más para evitar primero, o condenar después, el bombardeo. Pero una de sus mismas fuentes, el jesuita alemán Peter Gumpel (relator de la causa de beatificación de Pío XII), le explica que la neutralidad del Vaticano en virtud de los Pactos de Letrán de 1929 se extendía en particular a las declaraciones públicas en un caso como el de la guerra.

Una denuncia que habría beneficiado a Hitler

Es más: de nuevo los datos históricos confirman la difícil pero ponderada actitud de Pío XII durante toda la contienda. Su comportamiento con Montecassino desmiente de nuevo a quienes le acusan de no haber denunciado los crímenes nazis, pues, como señala Gaetano Vallini en L´Osservatore Romano, si el pontífice mantuvo un perfil bajo en su rechazo a la destrucción de la abadía fue porque lo contrario habría significado una determinante victoria propagandística del III Reich, al ver acusados a los aliados de: 1) destruir un monumento de gran valor histórico, artístico y religioso; 2) matar en su interior a cientos de no combatientes; y 3) mentir sobre la presencia en el monasterio de tropas enemigas.

El Papa (una de cuyas principales preocupaciones era la posible destrucción de Roma) no quiso ofrecer ese balón de oxígeno a un Hitler que tenía en Italia uno de sus últimos grandes quebraderos de cabeza tras la rendición de Italia en septiembre de 1943 y el inminente desembarco en el norte de Europa que se concretaría en Normandía el 6 de junio de 1944.

Tasciotti, aunque critica a los nazis por incluir la zona de Montecassino en la Línea Gustav que debía parar el asalto a Roma y elogia a los aliados por enfrentarse a Hitler y Mussolini, considera, en conclusión, el arrasamiento como una “mancha histórica” de sus dirigentes políticos (Roosevelt y, sobre todo, Churchill), a quienes atribuye sin dudarlo la responsabilidad última de la dramática destrucción.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. febrero 15, 2014 3:44 pm

    También se cumplen años de la matanza de Dresde por uno de los mayores asesinos de la historia de la humanidad y en nombre de la libertad. Doble crimen: Churchill.
    http://lastermitasdelcielo.wordpress.com/2014/02/13/la-destruccion-de-dresde-el-verdadero-holocausto/

  2. febrero 15, 2014 10:32 pm

    Conspiración masónica luciferina clara.

  3. pepe pecas permalink
    febrero 17, 2014 11:01 am

    No se podía esperar nada bueno del masón churchill

    • Julián Restrepo Henao permalink
      mayo 12, 2014 8:46 am

      Pepe:

      No solamente fue masón este malvado y alcohólico (1). Acuérdate de su ascendencia materna: Winston Leonard Spencer Churchill Jacobson

      (1) Charles Wilson, 1st Baron Moran (Lord Moran). Moran fue médico y biógrafo de Churchill Jacobson. El Dr. Moran confirma la adicción al alcohol de Don Winston en su libro “Winston Churchill: The Struggle for Survival” (1966). En castellano es conocido como:

      “WINSTON CHURCHILL (MEMORIAS DE SU MÉDICO)” de Lord Moran. 812 páginas, 1967, TAURUS Ediciones.

  4. Inés. permalink
    febrero 19, 2014 2:32 am

    Wulfrano :

    No clara, sino clarísima. Tan clara como las innumerables víctimas sacrificadas a Moloch en Vietnan, en Siria, en los Balcanes, en las torres gemelas de N. Y. y en tantos otros lugares del mundo.

  5. Julián Restrepo Henao permalink
    agosto 15, 2014 4:42 pm

    Y LUEGO DE LA BATALLA DE MONTECASSINO, LLEGARON LAS VIOLACIONES EN MASA Y LAS MATANZAS COMETIDAS POR LOS “GOUMIERS” AL MANDO DEL “GENERAL” ALPHONSE JUIN.

    MAROCCHINATE:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Marocchinate

    • Buscador permalink
      marzo 26, 2016 2:53 pm

      “El crimen imperdonable de Alemania antes de la II Guerra Mundial fue su intento de salir del poder económico del sistema de comercio mundial y crear su propio mecanismo de cambio, que le negaría beneficios a la finanza mundial.”
      (Churchill, “The second World War” Bern 1960).

      “Las dos principales causas de la II Guerra Mundial fueron: Primero: el éxito del sistema alemán de trueque. Segundo: la determinación hitleriana de no aceptar préstamos extranjeros [de bancos JUDÍOS]. Su declaración de que los negocios de Alemania serían llevados a cabo de la misma manera que los de un honrado comerciante causó verdadero pánico en los círculos financieros [controlados por JUDÍOS].”
      (Francis Neilson: “The Churchill Legend”, pág. 296).

      “Los grandes banqueros se alarmaron con los éxitos de la política financiera de la Alemania de Hitler, de la misma manera que varias generaciones atrás sus familias se asustaron de los éxitos de la natural economía de Lincoln y de Napoleón. Lo que hubiera sido un laudable progreso para Alemania y otros paises tomando ejemplo de ella fue, en realidad, la principal causa de la Segunda Guerra Mundial. La lucha entre políticas monetarias rivales era inevitable.”
      (Carnelius Carl Veith, “Citadel of Chaos”).

      “Convendría que alguien ejerciera presión sobre Varsovia, porque si el mundo se entera de que le hacemos una guerra a Alemania por un ferrocarril y una carretera, nos cuelgan.”(M. Couldondre, embajador francés en Berlín, a M. Georges Bonnet, ministro de relaciones exteriores de Francia).

      “Alemania emitió dinero libre de deuda y sin intereses a partir de 1935 en adelante, que representa el increíble resurgimiento de Alemania de la depresión a una potencia mundial en cinco años. El gobierno alemán financió sus operaciones enteras 1935-1945 sin oro y sin deuda. Tomó todo el mundo capitalista y comunista para destruir la revolución alemana, y traer de nuevo a Europa bajo la bota de los banqueros.”
      – “Sheldon Emry, En Billions for the Bankers, Debts for the People (1984).

      “Hitler asumió el privilegio de la fabricación del dinero, y no sólo dinero físico, sino también los financieros. Él (Hitler) se hizo cargo de la maquinaria de falsificación y la puso a trabajar en beneficio de la gente. ¿Puedes imaginar lo que habría llegado a pasar si esto se hubiera copiado en otros estados?”
      –Henry Makow, “Hitler no quería la guerra”, 21 de marzo 2004.

      “Los nazis llegaron al poder en 1933 cuando la economía alemana estaba en un colapso total, con obligaciones de reparaciones de guerra ruinosas y cero perspectivas de inversión o de crédito extranjero.A través de una política monetaria independiente de crédito soberano y un programa de obras públicas de pleno empleo, el Tercer Reich fue capaz de convertir a la Alemania en bancarrota, despojada de las colonias de ultramar, en la economía más fuerte de Europa en cuatro años, INCLUSO ANTES DE QUE COMENZAR EL GASTO DE ARMAMENTO.”
      – Henry CK Liu, “el nazismo y el milagro económico alemán”, Asia Times (24 de mayo de 2005).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: