Skip to content

“De cómo Cristo llama a todos a que se nieguen a sí mismos, tomen su cruz y le sigan”

enero 20, 2014

“MEDITACIONES ESPIRITUALES”

P. LUIS DE LA PUENTE S.J.

1554-1624 

“De cómo Cristo llama a todos a que se nieguen

a sí mismos, tomen su cruz y le sigan”. 

San Miguel combate y vence a Luzbel.

San Miguel combate y vence a Luzbel.

I

“Lucifer, caudillo de los malos”.

Considera a Lucifer sentado en un trono de fuego y humo, con una figura horrible y un rostro espantable, rodeado de innumerables demonios, los cuales se conciertan de hacer guerra a Cristo N. S. y levantar bandera contra la bandera de su Cruz.

Para esto arman lazos de tentaciones a los hombres, induciéndoles a tres vicios que San Juan llama concupiscencia de la carne, codicia de los ojos y soberbia de la vida. Primero los convidan a los regalos de los sentidos, de donde nacen los vicios de gula y sensualidad ; luego a la codicia de hacienda y honra, de donde proceden la avaricia y ambición. Después a la soberbia de la vida, que es apetito de su propia excelencia, con presunción de sí mismos y de su propio parecer. Llámase soberbia de la vida, porque es soberbia grande, viva y bulliciosa, que siempre crece y vive, y de ella brotan los demás vicios y pecados del mundo.

Pondera luego la rabia con que los demonios andan rodeando todo el mundo, sin dejar rincón alguno, buscando a quien devorar ; ya como leones con fuerza y violencia, ya como dragones con astucia de razones aparentes, para engañar a los hombres y traerlos a su servicio.  El estrago que hacen es grandísimo, porque ganan, o mejor, pierden a innumerables hombres. Unos se rinden a la codicia de regalos, otros a la codicia de riquezas y honras mundanas, y otros a la soberbia y altivez de la vida ; y, finalmente, acogen debajo de su bandera a todos los que son enemigos de la cruz de Cristo, los cuales siguen las ideas y máximas del mundo y a la gloria mundana, para confusión suya, porque su fin es la muerte eterna.

Con esta consideración, imitando al mismo Apóstol, me compadeceré con lágrimas de que haya tantos que sigan el bando del demonio, admirándome de que muchos sean tan locos que quieran seguirle, sabiendo y creyendo que el premio de sus servicios ha de ser el infierno. Y haciendo reflexión sobre mi vida pasada o presente, lloraré haber estado algún tiempo en este engaño, suplicando a nuestro Señor me libre de él para siempre.

Cristo-Rey-GYE

II

“De Cristo N. S. sumo capitán de los buenos”

 Considera a Cristo N. S. sentado en un lugar humilde, con rostro apacible y amoroso, rodeado de sus discípulos y de otra mucha gente, diciéndoles a todos : Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.  En las cuales palabras, al contrario del príncipe de este mundo, llama y convida a los hombres a tres cosas : Lo primero a negarse a sí mismos, mortificando las tres codicias del mundo, y los vicios que de ellas proceden ; esto es, a que nieguen y mortifiquen el amor de regalos sensuales, y la codicia de la hacienda y honra vana, y la soberbia interior, mortificando su propio juicio y propia voluntad, toda presunción y apetito de excelencia. Lo segundo, los llama para que lleven su cruz, ofreciéndose a lo contrario de las tres codicias del mundo : A sufrir trabajos y dolores, pobrezas y desprecios, y toda suerte de humillación y sujeción ; porque la cruz especial de Cristo está compuesta de estas tres piezas : pobreza, desprecio y dolor, aunque en cada una se encierran muchas diferencias de trabajos que la acompañan ; y quiere que esta cruz la lleven todos cada día, tomando la parte  que cada día les cupiere, con perseverancia hasta la muerte. Lo tercero, los llama para que le sigan, imitando sus virtudes, y los ejemplos que les da en la abnegación y en llevar su propia cruz, porque está resuelto de no admitir en su escuela ni en su compañía a los que no se resolviesen de abrazarla y sentar plaza debajo de esa bandera ; y así dice, que quien no toma su cruz, y me sigue, no puede ser mi discípulo, ni es digno de estar conmigo.

Luego ponderaré cuán puesta está en razón esta vocación ; porque si soy malo, y desde mi nacimiento inclinado a vicios y pecados, justo es que me niegue a mí mismo, y que mortifique todas mis malas inclinaciones para librarme de los males que nacen de ellas. Y si los regalos, riquezas, honras y excelencias mundanas son cebo de todas las maldades, razón es quitar el amor desordenado de ellas para preservarme de tantas miserias. Y si es fuerza que en esta vida mortal me sucedan muchos trabajos, fatigas, dolores y tribulaciones, ¿qué cosa puede ser más cuerda que hacer de la necesidad virtud, y abrazar mi cruz de buena gana, mereciendo la vida eterna con ella? 

Y si Jesucristo N. S. vino del cielo a llevar su cruz y a abrazarse con dolores, pobrezas y desprecios, ¿qué mucho que yo le siga, haciendo lo que hace mi Capitán, mi Rey y mi Dios?  !Oh Capitán soberano, pues me llamas para que me niegue, ven tú a pelear conmigo contra mí, porque más fuerte ha de ser que yo quién ha de vencerme a mí!  Y pues quieres que lleve cada día mi cruz, dame cada día tu gracia para que no caiga ni desfallezca oprimido por ella.

III

“Razones que da el divino Capitán para que abracemos su bandera”.

Cristo N. S. trae tres razones para persuadirnos a (abrazar) esta vocación. La primera es : Quien quisiere salvar su alma, la perderá ; y quien la perdiere por Mí, la hallará. Que fue decir : vuestra salvación y vuestra vida eterna está en negaros, y en llevar la cruz y en seguirme hasta perder la vida temporal por esta causa, si fuera menester, como yo la perdí ; y quien la perdiere de esta manera, no la perderá del todo, porque yo se la devolveré mejorada y eterna.

Y del mismo modo puedo imaginar que Nuestro Señor me dice : Quién por mí perdiere su hacienda, honra, amigos, regalos o cualquier bien temporal, después lo hallará ; y al contrario, quien lo quisiere ganar, o conservar contra mi voluntad, lo perderá, y con ello su alma para siempre.

  La segunda razón es : ¿De qué le aprovecha al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma?  ¿De qué os aprovechará haber alcanzado todas las riquezas, honras y excelencias del mundo, si al fin os condenáis?  Preguntadlo a los que están ardiendo en el infierno, y os dirán : ¿De qué me aprovechó la soberbia?  Y la abundancia de riquezas, ¿qué bien nos hizo?  Los regalos, las dignidades, las honras y todos los bienes de la tierra, ¿qué provecho nos han traído?  Todo pasó como sombra, y ahora por nuestra maldad estamos en perpetuo tormento.

La tercera razón es : Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y dará a cada uno según sus obras ; que es decir : Yo he de venir a juzgar al mundo con el estandarte y bandera de mi cruz ; y a los que no quisieron llevarla conmigo, condenaré al fuego eterno con los demonios cuyo bando siguieron. Pero a los que oyeron mi llamada y abrazaron mi cruz, los llevaré conmigo a la Gloria de mi Padre.

Comparemos estos dos llamamientos, el que hace Lucifer y el que hace Cristo ; del fin tan desastrado de los que siguen al uno, al fin tan dichoso de los que siguen al otro ; y pues no es posible servir juntamente a dos señores, y no podemos servir a Dios y a las riquezas, a Cristo y a las honras vanas, ni es posible militar bajo las banderas de dos capitanes tan contrarios, procuraré cerrar mis oídos a las sugestiones de Lucifer y abrirlos al llamamiento de Cristo negándome a mí mismo, abrazando mi cruz y siguiendo a mi soberano Capitán debajo de su bandera.  Y me ayudará a considerarlo así cuando llegue la hora de mi muerte, y cuando me vea presentado a juicio ante el tribunal de Cristo, qué querría haber escogido : ¿Riquezas o pobreza, honras o desprecios, regalos o aflicciones, cumplimiento de mi voluntad, o abnegación de ella y de mí mismo?  Y escogeré ahora lo que entonces querría haber escogido.

El llamamiento del demonio, aunque a primera vista promete riquezas, honras, libertad y descanso, todo esto viene mezclado con tantas amarguras, que verdaderamente es trabajosísimo ; y hasta los mismos condenados confiesan que vivieron cansados en el camino de la maldad, y que anduvieron por caminos muy ásperos y dificultosos.

El llamamiento de Cristo, por el contrario, aunque es de abnegación y cruz, ésta viene trazada por la divina Providencia, y ajustada a las fuerzas de cada uno, y mezclada con tantas dulzuras y gracias celestiales que verdaderamente es suavísima en esta vida, de modo que los que han seguido el bando del demonio hallan grande alivio en seguir a Cristo, y el mismo Señor les dice : Venid a Mí todos los que trabajáis y estáis cargados, que yo os recrearé ; tomad mi yugo sobre vosotros, y aprended de Mí, y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es suave y mi carga ligera, que es decir :  Aunque mi yugo es de abnegación, es suave ; y aunque mi carga es cruz, es ligera, con tal que seáis mansos y humildes como Yo, que doy mi gracia a los humildes, con la cual es ligero todo lo que es pesado y amargo de suyo.

!Oh dulcísimo Maestro, sobre cuyos hombros carga (pesa) mi cruz y la de todos los mortales!  Concédeme que oiga tu llamamiento, abrazando los trabajos de la cruz, dejando a tu Providencia los alivios para llevarla, para que, escogiendo en la vida lo que querría haber escogido en la muerte, reciba en tu juicio la corona de la gloria.

6 comentarios leave one →
  1. pepe pecas permalink
    enero 21, 2014 2:15 pm

    Lo que todo cristiano, que se precie de serlo, debemos seguir

  2. Inés. permalink
    enero 22, 2014 2:22 am

    Me pregunto, ¿ cuántos, hoy día, entienden, o están en condiciones de entender , este tan luminoso como verdadero texto del P. Luis de la Puente?

    De que comprendamos lo que significa y a lo que nos obliga depende nuestra salvación en grandísima medida, por no decir en toda medida.

    • enero 22, 2014 10:03 am

      Inés.

      Entender esta verdad es reconocer la realidad de la vida del cristiano; una realidad de confianza en Dios, o de abandono a su Providencia con inocencia como niños.

      Unidad en la Fe

      • Jason permalink
        febrero 2, 2014 3:41 pm

        Hola FC. ¿Podrías explicarme si no te importa, que significa Luzbel para el católico verdadero? Muchas gracias.

      • febrero 4, 2014 12:27 am

        Jason.

        Luzbel significa Luz Bella. El ángel llamado así fue quien se rebeló contra Dios por querer ser como Dios. Dios lo castigó y lo desterró del Cielo, convirtiéndose en Lucifer. El ángel Miguel, fue quien con el poder divino lo arrojó y lo combate en defensa de nuestras almas.

        Unidad en a Fe

  3. Inés. permalink
    enero 23, 2014 1:29 am

    De eso se trata, de entender que esas maravillosas verdades son vitales para nosotros. O por decirlo mejor, de creer que “Quién” nos las anunció es el Hijo de Dios en persona, que por salvarnos se hizo hombre y habitó entre nosotros. La misión y la razón de ser de la Iglesia, la causa por la cual la fundó, es ésa precisamente : La de anunciar esas verdades salvadoras por toda la tierra a fin de que todos las conozcan, les den crédito y las amen.

    “Y nosotros hemos creído lo que era desde el principio, lo que hemos visto, lo que hemos oído, lo que hemos contemplado……. , . Eso es lo que predicamos, de eso damos testimonio y os anunciamos la vida eterna”, decía el Apóstol San Juan.

    “Así como no entiende griego quién nunca lo aprendió”, decía San Bernardo, no es fácil que nadie crea o ame lo que ignora. De ahí el mandato de Cristo nuestro Señor : ” Id , y enseñad a guardar a todas las gentes cuanto os he mandado”……..

    Estoy absolutamente convencida de que el máximo empeño de Dios nuestro Señor es salvar a los hombres, y que para ello dispone de medios ordinarios, extraordinarios y……… desconocidos y ocultos para nosotros. !Y bendito sea por ello!

    “Dios quiere que todos los hombres se salven y alcancen el conocimiento de la verdad”, dice S. Pablo.

    Ojalá que todos quieran lo que Dios quiere y que nadie se pierda.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: