Skip to content

Sinagoglio y su prevaricación de hoy: “Un cristiano que se pavonea por todas partes… es un pagano”

diciembre 18, 2013
Bergoglio se presenta, de pie, ante el cuerpo incorrupto de San Pío V.

“Pero, es una cosa muy fea cuando se ve un cristiano que no quiere agacharse, que no quiere servir, un cristiano que se pavonea por todas partes: ¿está feo no? Eso es no ser cristiano: ¡eso es ser pagano!…” Sinagoglio no se hincó ante el cuerpo incorrupto de San Pío V en su visita a la Basílica de Santa María la Mayor.

Prevaricación o prevaricato, es un delito que consiste en que una autoridad o juez dicta una sentencia arbitraria a sabiendas de que dicha resolución es injusta.

La calificación de “pagano” se utilizaba desde la Roma del siglo IV para designar a quienes en aquella época adoraban a los dioses y, por ende, rechazaban la creencia en un Dios único.

“Pero, es una cosa muy fea cuando se ve un cristiano que no quiere agacharse, que no quiere servir, un cristiano que se pavonea por todas partes: ¿está feo no? Eso es no ser cristiano: ¡eso es ser pagano! (adorador de dioses)

(Transcrito de Vatican Insider)

Con la Navidad el Señor se convierte en “uno de nosotros”, “se ha encarnado en hombre, para salvarnos, para levantarnos del polvo de nuestras miserias, de nuestras dificultades, de nuestros pecados”. La Navidad es el signo que exhorta a todos los cristianos a hacer lo que ha cumplido Dios: “se agacha”, se acerca al sufrimiento de los más pobres y se empeña para aliviarlos. Lo ha dicho el papa Francisco en la audiencia general –la última de 2013– de esta mañana en la Plaza de San Pedro.

El Pontífice ha reflexionado “sobre la Navidad, la Navidad de Jesús, fiesta de confianza y esperanza, que supera la incerteza y el pesimismo. Y la razón de nuestra esperanza es ésta: Dios está con nosotros y Dios se fía todavía de nosotros. Pero, pensad bien esto: Dios está con nosotros, y Dios se fía de nosotros. Pero, ¿es generoso este Padre Dios? Dios viene a vivir con los hombres, elige la tierra como su casa para estar junto al hombre y hacerse encontrar allí donde el hombre transcurre sus días en la felicidad y en el dolor”. Por lo tanto, “la tierra no es sólo un ‘valle de lágrimas’, sino el sitio donde Dios mismo ha puesto su tienda, es el sitio del encuentro entre Dios y el hombre, de la solidaridad de Dios con los hombres”. 

El Señor ha querido “compartir nuestra condición humana hasta el punto de encarnarse en la persona de Jesús, que es el verdadero hombre y verdadero Dios. Pero hay otra cosa aún más sorprendente. La presencia de Dios en medio de la humanidad no se produce en un mundo ideal, sino en un mundo real, marcado por tantas cosas buenas y malas, marcado por las divisiones, la maldad, pobreza, prepotencias y guerras”. Es así que Dios “ha elegido vivir nuestra historia como es, con todo el peso de sus límite y sus dramas. Haciéndolo así, ha demostrado de manera insuperable su inclinación misericordiosa y amor hacia las criaturas humanas”.  

El Papa ha subrayado: “Él es el Dios-con-nosotros; Jesús es Dios-con-nosotros: ¿vosotros creéis esto? (la gente responde: ¡si!) Pero, hagamos juntos esta confesión: Jesús es Dios-con-nosotros. Todos: Jesús es Dios-con-nosotros. Una vez más: (la gente repite: Jesús es Dios-con-nosotros). Bien. Gracias. Jesús es Dios-con-nosotros, desde siempre y para siempre con nosotros en el sufrimiento y en el dolor de la historia”. Y la Navidad de Jesús “es la manifestación de que Dios se ha puesto de la parte del hombre, para salvarnos, para levantarnos del polvo de nuestras miserias, de nuestras dificultades y de nuestros pecados”.  

Este es el “gran ‘regalo’ del Niño de Belén: “Dios se ha puesto de parte de los hombres, con su amor real y concreto. Y este amor, que enardece nuestro corazón, nos ‘regala’ una energía espiritual que nos sostiene en medio de las luchas y fatigas de cada día. El nacimiento de Jesús, de hecho, nos trae la bella noticia de que somos amados inmensamente y singularmente por Dios, y este amor no solo nos lo da a conocer, nos lo regala, ¡nos lo comunica!”.

Francisco ha continuado observando que “de la contemplación feliz del misterio del Hijo de Dios que nace por nosotros, podemos sacar dos consideraciones”.

La primera: “Si en Navidad Dios se manifiesta no como uno que está en lo alto y que domina el universo, sino como uno que se agacha, baja a la tierra humilde y pobre, significa que si queremos ser como Él, no podemos situarnos por encima de los demás, sino que hemos de ponernos a su servicio, ser solidarios, especialmente con los más débiles y marginados, haciéndoles sentir así la cercanía de Dios”. 

El Papa que ha puesto a los pobres en el centro de su pontificado, ha comentado: “Pero, es una cosa muy fea cuando se ve un cristiano que no quiere agacharse, que no quiere servir, un cristiano que se pavonea por todas partes: ¿está feo no? Eso es no ser cristiano: ¡eso es ser pagano! El cristiano sirve, se pone al nivel de los otros…¡Hagamos las cosas de modo que nuestros hermanos y hermanas no se sientan nunca solos! Que nuestra presencia solidaria a su lado no sólo con palabras, sino con gestos, demuestre la cercanía de Dios a todos”.

Y después la segunda constatación: “Si Dios, por medio de Jesús, en su encarnación, se ha comprometido con los hombres hasta el punto de hacerse uno de nosotros, el trato que damos a nuestros hermanos o hermanas se lo estamos dando a Él. Nos lo recuerda el mismo Jesús: quien habrá alimentado, acogido, visitado, amado uno de los más pequeños y de los más pobres entre los pobres de los hombres, habrá hecho lo mismo al Hijo de Dios. Al contrario, quien rechaza, olvida, ignora al más pequeño y pobre de entre los hombres, habrá rechazado al mismo Dios (cfr Mt 25,35-46)”.

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. Armando permalink
    diciembre 18, 2013 4:28 pm

    Jajaja. Ahora a Sinagoglio le molesta que un verdadero cristiano se sienta orgulloso por defender su fe. Pienso que es él el que debería agachar la cabeza por ser un hereje traidor, un fariseo.

    • Jorge de Jesús permalink
      diciembre 19, 2013 9:13 pm

      Pero no se agachará, ya que es un títere de la Sinagoga de Satanás.

  2. Roberto permalink
    diciembre 18, 2013 4:33 pm

    Se acercó a venerar a un santo, no a Dios. Luego entonces ¿que problema tienes? Si no lo hubiera venerado entonces tendrías razón, pero como ya acostumbras con todo lo que escribes aquí, de nuevo te equivocas.

    • diciembre 18, 2013 6:26 pm

      Roberto.

      ¿No es de lo que se queja tu (anti)papa?

      Y un santo, al que veneramos, ¿no debe ser de rodillas?; incluso al venerar el anillo episcopal nos arrodillamos, nos arrodillamos para rezar ante todos los santos, porque ellos son portadores de Dios en sus almas y sus cuerpos. Quienes eliminaron la recta devoción por los santos fueron los luteranos, como tú pareces…

      Unidad en la Verdad

    • Armando permalink
      diciembre 19, 2013 3:07 am

      Y sigue el neci…perdón, la mata dando. Roberto, ¿qué no comprendes que el embustero de Bergüenza, Sinagoglio, Bergugly o como se le quiera llamar es UN HEREJE? Entiende que Bergodio es un masón sionista y modernista que solo le interesa contradecir los Diez Mandamientos, la tradición y las enseñanzas infalibles de Papas como León XIII o San Pío X.

  3. pepe pecas permalink
    diciembre 19, 2013 2:54 pm

    Hay de aquellos que causen escándalo a uno de estos pequeños………….bergugly es un miserable, porque escandaliza con su andar, con su decir y con su hacer

  4. Inés. permalink
    diciembre 20, 2013 12:24 am

    Pepe pecas :

    Fue elegido por sus “hermanitos” precisamente para el oficio de destruir , engañar y escandalizar.

  5. pedro permalink
    agosto 6, 2014 6:40 pm

    ¿orgulloso de qué Armando? La fe es un don, no te pertenece y la fuerza para defenderla tambien es un don, tampoco te pertenece. ¿orgulloso de qué?…eso es ser pagano: pretendes ocupar el lugar del Señor.

    Tiene razón Roberto: veneramos a los santos, no los adoramos. El culto de adoración es sólo para el Señor. La genuflexión es sólo ante el Sagrario, y si nos ponemos de rodillas para orar es porque ante la presencia de Dios nos humillamos, porque entendemos que ante Él somos nada.

    FC: solamente un detalle, ante Dios somos criaturas, pero somos. Dios no crea “nadas”.

  6. pedro permalink
    agosto 7, 2014 5:24 pm

    Bien, pero ¿dónde está el error del Santo Padre?, ¿cuál es su prevaricación?. La verdad no los entiendo…

    • agosto 9, 2014 4:07 pm

      pedro.

      Si entiendes primero la definición de pagano sabrás entonces que es una prevaricación acusar de pagano a un orgulloso.

      Unidad en la Verdad

  7. pedro permalink
    agosto 11, 2014 7:35 am

    Si entiendes cuál es el objeto por el cual está orgulloso, entenderás que no hay prevaricación. Dicho de otro modo: la humildad y el servicio a los demás nos aleja de adorar nuestra limitada noción de Dios, que es creación nuestra, y nos acerca a la Persona Divina, a Aquel que dice “Yo soy”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: