Skip to content

Nueva entrevista a Fellay: “No quise decir que el Papa es modernista en teología, sino en la acción”

diciembre 4, 2013

dici

Una muestra de cómo los lefebvrianos se trituran los sesos para tratar de justificar lo que resulta evidente: que Sinagoglio es un hereje consumado y prevaricador.

La entrevista se puede ver con subtítulos en inglés en:

(Transcrita de DICI/ traducción de Foro Católico)

La llegada de un nuevo Papa

La llegada de un nuevo papa puede ser algo así como el restablecimiento del contador de kilometraje a cero. Especialmente con un Papa que se distingue de sus predecesores por su forma de actuar, hablar, e intervenir, y en lo cual hace un gran contraste. Lo anterior provoca que la gente olvide el pontificado anterior, y eso es lo que sucede en alguna medida. Por lo menos respecto a ciertas líneas conservadores o reformistas marcadas por el Papa Benedicto XVI. 
Es cierto que las primeras intervenciones del Papa han causado mucha confusión e incluso casi contradicción, en todo caso, un contraste con respecto a las líneas de reforma.
Un ejemplo: los Franciscanos de la Inmaculada
En su espiritualidad ellos siguen las directrices del padre Maximiliano Kolbe.
Es muy interesante, porque Maximiliano Kolbe deseaba un combate por la Inmaculada, la victoria de Dios sobre los enemigos de Dios -realmente podemos usar ese término- es decir, contra los masones. Es muy interesante observar eso. El combate contra el mundo, contra el espíritu del mundo, les hizo cercanos a nosotros, casi por naturaleza se podría decir; porque para iniciar un combate contra el mundo se requiere la Cruz en alguna parte. Para ello se necesitan los principios eternos de la Iglesia: lo que se llama espíritu cristiano. Este espíritu cristiano se expresa magníficamente en la antigua Misa, en la Misa Tridentina Así que cuando Benedicto XVI publicó su Motu Proprio, con el cual hizo la Misa disponible una vez más, esa congregación decidió en su capítulo, una decisión de la totalidad congregación, para volver a la antigua misa y realmente hacerlo a través de sus dirigentes, dándose cuenta de que iban a tener un montón de problemas, desde que tienen parroquias, pero que, sin embargo, estos problemas no eran insuperables. Algunos de ellos también se comenzaron a plantear ciertas preguntas sobre el Concilio.
Como resultado, hubo algún descontento, un puñado si se considera el número de los miembros de la congregación (alrededor de 300 sacerdotes y hermanos en total), tal vez una docena protestó a Roma, diciendo: “Están tratando de imponernos la antigua misa, están atacando el Concilio. “Esto provocó una reacción muy fuerte por parte de Roma desde el pontificado de Benedicto XVI -es necesario que esto quede claro-. Sin embargo, las conclusiones, las medidas disciplinarias se tomaron bajo el pontificado de Francisco. Estas incluyen, entre otras, la prohibición de la celebración de la misa antigua para todos los miembros de la congregación, con algunas excepciones y permisos, posiblemente, aquí o allí …. Esto es directamente contrario al Motu Proprio que habló de un derecho, que los sacerdotes tenían el derecho de celebrar la misa antigua y por lo tanto no había necesidad de permisos, ya sea del ordinario, o incluso de la Santa Sede. Por lo tanto es muy importante; obviamente ésta es una señal.
Un nuevo enfoque de la Iglesia
“Estamos cerrando el paréntesis.” Este es el lema utilizado por varios progresistas tras la llegada del Papa Francisco. Creo que, en cualquier caso, para los que son llamados progresistas, era lo que querían. En otras palabras, después de Benedicto XVI, querían poner en olvido su pontificado y las iniciativas que tenían la intención de restablecer, para bien o para mal, la situación con algunas correcciones ¿es posible decir “restauración”?. En todo caso, había por lo menos un deseo de sacar a la Iglesia de la catástrofe en la que se encuentra.
El nuevo Papa llega con diferente posición, atacando casi todo. Todo el mundo lo entiende así: se olvida a Benedicto XVI! Era inútil decir: “¡Pero no!. Este es el mismo combate, Benedicto y Francisco realizan el mismo combate!”. Obviamente, la actitud no es la misma en ambos. El enfoque, la definición de los problemas que afectan a la Iglesia, no son el mismo!. Esta idea de introducir reformas que son aún más amplias que todo lo hecho hasta el momento. Por lo mismo, no da la impresión de que van a ser sólo cambios cosméticos, las esperadas reformas del Papa Francisco!.
Entonces, ¿cómo afectará esto a la Iglesia? Es muy difícil decirlo ahora.
Un clima de confusión
La llegada de un nuevo papa hace que la gente se olvide (lo que precedió), como si se volviera a empezar de cero, con un montón de sorpresas, una gran cantidad de errores, porque con sus palabras él ha irritado a casi todo el mundo, no sólo a nosotros, sino todos los conservadores en general. En cuestiones de moralidad, ha tomado posiciones sorprendentes; por ejemplo, la pregunta acerca de los homosexuales: “¿Quién soy yo para juzgarlos?” “Bueno, el Papa, es el juez supremo en la tierra!. Por lo tanto, si hay alguien que puede juzgarlos es él. Él es quien debe juzgar y establecer la ley de Dios al mundo, que es sin duda la mejor!. Lo que el Papa piensa personalmente no nos interesa, lo que esperamos de él es que sea la voz de Cristo y, por tanto, la voz de Dios, que nos repite lo que Dios ha dicho!. Y Dios no dijo: “¿Quién soy yo para juzgar?”. Dios realmente dijo mucho más: las condenas que encontramos en los escritos de San Pablo, y no sólo los del Antiguo Testamento -pensar en Sodoma y Gomorra- son muy explícitas. San Pablo y el Apocalipsis son muy enérgicos en contra de toda esa multitud de pecados antinaturales. Por lo tanto expresiones como esas, incluso si más adelante han sido “explicados correctamente”, dan la impresión de que en muchos temas se dice lo contrario de todo. Esto crea un clima de confusión, las personas son dejadas fuera de equilibrio: esperan necesariamente claridad acerca de la moral, y aún más acerca de la fe, porque los dos están conectados. La fe y la moral son los dos puntos que la Iglesia enseña y donde la infalibilidad puede ser invocada, y de repente vemos a un Papa hacer declaraciones confusas …
Y va mucho más lejos que eso: en una entrevista con los jesuitas, el Papa ataca a aquellos que desean claridad. ¡Increíble!… él no utiliza la palabra claridad; él usa la palabra certidumbre, para los que quieren la seguridad doctrinal. ¡Obviamente la gente quiere claridad! En el trato de las palabras de Dios mismo, nuestro Señor, que dice que ni siquiera un ápice debe cambiarse, es mejor que ser “preciso”!
Un Papa menos creíble
Es difícil llegar a un juicio sobre sus palabras, porque poco más tarde, casi al mismo tiempo, encontramos palabras sobre la fe, sobre puntos de fe, acerca de de la moral, que son muy claras y condena el pecado, al diablo; declaraciones que explican con mucha fuerza y ​​muy claramente que nadie puede ir al cielo sin verdadera contrición por los pecados, y nadie puede esperar la misericordia del Buen Dios a menos que se arrepienta verdaderamente de los pecados. Todos estos son recordatorios de los que estamos muy contentos, recordatorios muy necesarios! Pero, por desgracia ya han perdido gran parte de su fuerza debido a las declaraciones contrarias.
Creo que una de las cosas más lamentables acerca de estas declaraciones es que han echado a perder su credibilidad, se han llevado gran parte de la credibilidad del Sumo Pontífice, de modo que cuando tenga que hablar de cosas importantes, ahora o en el futuro, esas declaraciones se ponen al mismo nivel que los demás. La gente dirá: “Él está tratando de complacer a todo el mundo”. Un movimiento hacia la izquierda, un movimiento hacia la derecha”. Espero estar equivocado, pero me da la impresión de que este será uno de los rasgos de este pontificado.
Cuanto más alto es un puesto de autoridad al que uno se eleva, es mayor el cuidado que se debe tener acerca de lo que se dice, y esto es especialmente cierto en las palabras del Papa. Creo que habla demasiado. En consecuencia, sus palabras se vuelven confusas, vulgares, tal vez en el sentido más profundo de la palabra.   No decet: no es apropiado, es como un Papa no debe actuar.
Ya no se puede saber lo que es una opinión personal y lo que es la doctrina … Las confusiones se producen inmediatamente.”Oh, ¡pero quien habla es el Papa!” Ahora el Papa no es una persona particular. Por supuesto que puede hablar como teólogo privado, pero de todos modos es el Papa! Y los diarios no dicen: “Esto es una opinión particular del Papa,” sino más bien “el Papa es el que dice que la Iglesia piensa de esta manera”.
El Papa, un hombre de acción
No creo que podría atreverme a decir que ya puedo hacer una síntesis. Veo muchos elementos dispares, veo a un hombre de acción. Esta es la primacía de la acción, no hay duda de que no es un hombre de doctrina. Un argentino me dijo: “Ustedes los europeos tendrán mucha dificultad para entender su personalidad, porque el Papa Francisco no es un hombre de doctrina, él es un hombre de acción, de praxis. Él es un hombre muy pragmático, muy cerca de la tierra. “Usted ve que en sus sermones está cerca de la gente y eso es quizás lo que lo hace muy popular, porque lo que él dice toca a todos. También irrita a todos un poco, pero él está muy cerca del suelo. No hay mucha teoría. Usted ve esto claramente: se trata de acción, pura y simple.
Esto es lo que se ve. Pero, ¿cómo afectará esto a la Iglesia? ¿Cuáles serán las consecuencias para la vida de la Iglesia en su conjunto? ¿Es simplemente una voz que clama en el desierto, lo cual no tendrá ningún efecto en absoluto, o por el contrario será una parte de la Iglesia, la parte progresista, la que se beneficia de ella?. Se puede decir que les gustaría tomar ventaja de ello.
Lo que es interesante, incluso ahora, en este análisis de la situación de la Iglesia es ver que las torpes palabras que se pronuncian, algunos sacan conclusiones a partir de ellos, y después de eso viene una “aclaración” (un intento de restablecer la doctrina). 
Ya ha habido una o dos notables aclaraciones o intervenciones por parte del Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que reafirma con toda claridad y firmeza los puntos sin resolver por el Papa. Es como si el Prefecto de la CDF tuviera que censurarlo o corregirlo … es un poco embarazoso! Por último, los progresistas, en cierto punto, van a cambiar su tono y a decir que no es lo que esperaban. Mientras tanto, el Papa les da una esperanza, una esperanza falsa ….
¿Un Papa modernista?
He utilizado la palabra “modernista;” Creo que no fue entendido por todos. Tal vez debería haber dicho un modernista en sus acciones. Una vez más, no es un modernista en el sentido absoluto, teórico: un hombre que desarrolla un sistema coherente conjunto; que no existe coherencia. Hay líneas, por ejemplo, la línea evolutiva, que está conectado precisamente con la acción. Cuando el Papa dice que quiere una nebulosidad en la doctrina, cuando se introduce la duda, y no sólo nebulosidad, pero la duda, yendo tan lejos como para decir que incluso los grandes líderes de la fe, como Moisés, se han permitido dudas…. Sólo conozco una duda en Moisés: el momento en que dudaba y golpeó la roca Debido a que el Buen Dios lo castigó y no era capaz de entrar en la Tierra Prometida. Pues bien, no creo que esta duda es mérito de Moisés, y el resto del tiempo él era bastante contundente en sus afirmaciones … sin lugar a dudas.
Es realmente sorprendente, esta idea de que debe haber dudas sobre todo, es muy peculiar. No voy a decir que esto es una reminiscencia de Descartes, pero … sí crea una atmósfera. Y lo que es realmente peligroso es que se quedan en eso en los periódicos y los medios de comunicación … Él es, en cierta medida, el niño mimado de los medios de comunicación; es bien visto, lo alaban, lo exhiben, pero que no llega a la fondo de la cuestión.
Una situación sin cambios
Se trata de un ambiente que ha llegado junto a la situación real de la Iglesia, pero la situación en sí no ha cambiado. Hemos pasado de un pontificado a otro, y la situación de la Iglesia ha permanecido igual. Las líneas básicas siguen siendo las mismas. En la superficie hay variaciones: se podría decir que se trata de variaciones sobre un tema muy conocido! Las afirmaciones básicas: los encontramos, por ejemplo, sobre el Concilio. El Concilio es una reinterpretación del Evangelio a la luz de la civilización contemporánea o moderna, el Papa ha usado ambos términos.
Creo que deberíamos empezar pidiendo una definición de lo que es la civilización moderna contemporánea. Para nosotros y para los mortales promedio, es, sencillamente, el rechazo de Dios, es “la muerte de Dios”. Es Nietzsche, es la Escuela de Frankfurt, es una rebelión casi universal contra Dios. Esto lo vemos en casi todas partes. Lo vemos en el caso de la Unión Europea, que en su Constitución se niega a reconocer sus raíces cristianas. Lo vemos en todo lo que los medios propagan, en la literatura, en la filosofía, en el arte: todo tiende hacia el nihilismo, a la afirmación del hombre sin Dios, y aún en rebelión contra Dios.
Entonces, ¿cómo podemos volver a leer el Evangelio con esa luz?. Simplemente no es posible, ¡es la cuadratura del círculo!. Estamos de acuerdo con la definición que acabamos de dar y de ella extraemos consecuencias que son radicalmente diferentes de las de Papa Francisco, que va tan lejos como para mostrar, exponer la continuación de su pensamiento diciendo: “Mira las frutas finas, la maravillosa frutos del Concilio: mira la reforma litúrgica… “obviamente que sentimos un escalofrío en nuestra columna vertebral! Desde que la reforma litúrgica fue descrita por su predecesor inmediato como la causa de la crisis de la Iglesia, es difícil de ver y de entender cómo, de pronto, debe ser calificada como ¡uno de los mejores frutos del Concilio!. Sin duda, es un fruto del Concilio, pero si esto es un buen fruto, entonces lo bueno es malo?. Esto hace que su cabeza gire!
Por el momento, no se hace nada para sanar a la Iglesia
Por el momento, nada se ha hecho para remediar la situación de la desviación, de la decadencia en la Iglesia, absolutamente nada, ninguna medida que ayude a toda la Iglesia. Podríamos hablar de la encíclica sobre la fe, y yo no creo que se puede considerar que es una medida eficaz. Por supuesto que no. Eso no toca, no se cura a los enfermos del Cuerpo Místico, enfermos hasta el punto de la muerte, la Iglesia casi a punto de morir. ¿Qué están haciendo para salir de esta situación?. Nada, después de todo, hasta ahora, nada. Las palabras, unas palabras que entran por un oído y salen por el otro. Alguien podría decir que estoy siendo demasiado duro, no lo sé, pero en la práctica, donde se están tomando las medidas anunciadas para corregir? No hay ninguna. En pocas palabras.
La Iglesia, sin embargo tiene promesas de vida eterna
Nuestro Señor dijo muy claramente: las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella. A usted le gustaría, sobre la base de estas mismas palabras, que le encantaría acudir a Nuestro Señor y decirle: “Pero, ¿qué estás haciendo?! Mire, usted está dejando que las cosas sucedan, que parezcan ir en contra de su promesa! “En otras palabras, estamos poco sorprendido por lo que está sucediendo. Aquí estoy hablando de la historia de la Iglesia. Estas palabras, estoy convencido de ello, han sido para la mayoría de los teólogos la fuente de declaraciones acerca de la imposibilidad de ver en la Iglesia, precisamente, lo que estamos viendo ahora. Considerando que es absolutamente imposible, porque está la promesa de Nuestro Señor. Bueno, entonces, no vamos a negar las promesas de Nuestro Señor, vamos a tratar de decir cómo estas promesas, que son infalibles, son todavía posibles en una situación que parece contraria a ellas. Nos parece que esta vez las puertas del infierno se han hecho una entrada de primera clase en la Iglesia. Creo que hay que tener cuidado, no debemos equivocarnos. Sobre todo con este tipo de declaraciones, declaraciones proféticas de Nuestro Señor, es necesario mantener el significado básico. Estos son analogías muy fuertes, hay una realidad que se afirma aquí que es innegable: las puertas del infierno no prevalecerán. Uno de los puntos, y eso es todo. Pero esto no significa que la Iglesia no va a sufrir. 
Bueno, entonces, ¿hasta qué punto se puede ir por este sufrimiento? Y aquí no hay espacio para la interpretación; estamos obligados a extender un poco más lejos de lo que solíamos pensar.
Cuando pensamos en San Pablo, que habla del Hijo de perdición, el cual contará con otros que lo adoran como Dios, por lo tanto, no es sólo un militar o, por decirlo así, un Anticristo civil; se trata de una persona religiosa, una persona que tiene gente que va a adorarlo, que afirma los actos de la religión por sí mismo. Y la abominación de la desolación, se conecta con esto? Creo que sí. Por lo tanto, esto significa que hay, junto a este anuncio de las promesas de la indefectibilidad de la Iglesia, los anuncios de una época terrible para la Iglesia, en la que la gente va a hacerse preguntas. De hecho, esta misma pregunta: ¿pero qué pasa con esto indefectibilidad, estas promesas de Nuestro Señor? La Santísima Virgen … las frases famosas de La Salette, que se repiten, casi palabra por palabra, con León XIII -éstas no son revelaciones, ésta es la Iglesia y, podríamos decir, la Iglesia misma en un acto: León XIII compone un exorcismo, ese famoso exorcismo de León XIII, pero más tarde se eliminan las expresiones más solemnes del exorcismo, que anuncia que Satanás reinará y establecerá su trono en Roma. En pocas palabras. Por lo tanto la sede de la Iglesia de pronto se encontrará la sede del Anticristo. Estas son las mismas palabras de la Santísima Virgen: “Roma se convertirá en la sede del Anticristo.” Estas son las palabras de La Salette. Al igual que: “Roma perderá la fe”, “el eclipse de la Iglesia”, por lo que las palabras muy fuertes que contrastan con la promesa. Esto no quiere decir que la promesa es nula y vacía, obviamente, sigue siendo, pero no descarta un momento de tanto sufrimiento para la Iglesia que se podría considerar como una muerte aparente.
Pasión de Cristo, Pasión de la Iglesia
Creo que hemos llegado a ese punto. La pregunta sigue siendo: ¿en qué medida el Buen Dios pedirá a su Cuerpo Místico acompañar e imitar lo que Su cuerpo físico tuvo que soportar, que era hasta la muerte. ¿Va a ir a ese punto, o va a parar debajo de ella? Todos esperamos que se quede corto. Creo-no sería la primera vez-que el buen Dios va a intervenir para restablecer las cosas, en el momento en que todo el mundo piense “esta vez se acabó”. Creo que esta será una de las pruebas del origen divino de la Iglesia. En el momento en que todos los esfuerzos humanos se han acabado, agotado, en otras palabras, cuando todo está terminado, ese es precisamente el momento en que Él actuará. Creo. Y entonces será una manifestación extraordinaria, en efecto, el hecho de que esta Iglesia es la única que es realmente divino.
La actitud de los fieles
En primer lugar, tienen que mantener la fe. Este es el mensaje principal, se puede decir, de San Pablo; también fue el mensaje de los tiempos de persecución: ser firme,  state  [en latín], aferrarnos, permanecer de pie, firmes en la fe. Mantener la fe no puede ser meramente teórico. No hay tal cosa como lo que yo llamaría la fe “teórica”: la fe de alguien que es capaz de recitar el Credo, que ha aprendido su catecismo, él lo sabe, él es capaz de repetirlo, y por supuesto, este tipo de fe es el principio que usted tiene que tener, o no tienes la fe. Pero esta fe no lleva al cielo. Esto es lo que se tiene que entender. La fe de la que  hablan las Escrituras es la fe que se da en la expresión técnica informada por la caridad. San Pablo estaba hablando acerca de esta relación entre la fe y la caridad, cuando dijo a los corintios: “Si yo tuviese toda la fe, de manera que trasladase los montes,” (que no es poca cosa, ya que una fe que puede mover montañas, no es algo que se ve todos los días!) “, y no tengo amor, nada soy …. No soy más que un metal que resuena o címbalo que retiñe …. “
No es suficiente hacer grandes profesiones de fe, no es suficiente atacar o condenar errores, muchos piensan que han cumplido con su deber como cristianos cuando han hecho esto, pero es un error. No estoy diciendo que usted no debe hacerlo, sino que es una parte, pero la fe de la que san Pablo y la Sagrada Escritura hablan es de la fe que le señaliza, en otras palabras, la fe impregnada de caridad. La caridad es la que da forma a la fe. La caridad es el amor de Dios y en consecuencia, el amor al prójimo. Por lo tanto se trata de una fe que se vuelve hacia este vecino que es, sin duda por error y le recuerda a la verdad, pero de tal manera que, gracias a estos recordatorios, el cristiano podrá sembrar la fe, restablecer a alguien en la verdad , llevar esta alma hacia la verdad. Por lo tanto no es un celo amargo, por el contrario se trata de una fe hecha cálida por la caridad.
El deber del Estado
Lo que los fieles deben hacer es su deber a su estado de vida. Para mantener la fe, una fe bien imbuida de la caridad, profundamente anclada en la caridad, que les permita evitar el desaliento, amargo celo y pesar, y en lugar de experimentar la alegría, la alegría cristiana, que consiste en saber que Dios nos ama tanto que Él está dispuesto a vivir con nosotros, vivir en nosotros por la gracia. Esto arroja luz sobre todo lo que ocurre, y da una alegría que nos hace olvidar los problemas y pone en su lugar problemas que sin duda pueden ser graves. Pero ¿qué son en comparación con el Cielo que se gana precisamente a través de estos ensayos?. Se preparan estos ensayos, organizados por el Buen Dios, no con el fin de hacernos caer, sino con el fin de hacer que ganemos. Dios va tan lejos como para vivir en nosotros, como dice San Pablo: “Y yo vivo, yo ahora no: es Cristo quien vive en mí” ¡Eso es tan hermoso! El cristiano es un tabernáculo de la Santísima Trinidad, un templo de Dios, un templo viviente!
El papel de la Sociedad de San Pío X
Su principal preocupación es realmente lo que hace que la Iglesia viva: la Misa, el Santo Sacrificio de la Misa, es realmente concreto, la aplicación cotidiana de los méritos de Nuestro Señor Jesucristo, todo lo que se ganó, mereció en la Cruz, que es verdaderamente el totalidad de gracias para todos los seres humanos, desde los primeros padres Adán y Eva, hasta los que están en el fin del mundo. Todas las gracias se merecen por Nuestro Señor en la Cruz. La Misa es la perpetuación, la renovación, la representación de este sacrificio, en el altar hay un sacrificio idéntico al de la Cruz, que cada uno y en todos los lugares están a disposición de los cristianos (por extensión se podría decir a disposición de la humanidad) los méritos de Nuestro Señor, su satisfacción, su reparación, a fin de obtener el perdón de todos los pecados, ese océano de los pecados cometidos todos los días, y también para obtener las gracias que necesitamos. La Misa es realmente la bomba que distribuye en todo el Cuerpo Místico las gracias merecidas en la Cruz. Es por eso que podemos decir que es el corazón que distribuye a través de la sangre todo lo que las células del cuerpo necesitan. Eso es lo que la Misa es de aproximadamente: es el corazón. Al cuidar de este corazón, nosotros nos encargamos de toda la vida de la Iglesia.
Restauración de la Iglesia a través de la Misa
Si queremos una restauración de la Iglesia, y desde luego que sí queremos, ¿a dónde tenemos que ir?. A la fuente, y la fuente es la Misa. No cualquier liturgia, sino más bien, una liturgia muy santa. Una que es santa a un grado inimaginable. Una que tiene una santidad extraordinaria que fue verdaderamente forjada por el Espíritu Santo a través de los siglos, compuesta por los santos papas mismos, y por lo tanto con una profundidad extraordinaria. No hay absolutamente ninguna comparación entre la nueva misa y que la Misa… en realidad son dos mundos diferentes y, estaba a punto de decir, los cristianos que están en el menos sensible a la gracia se dan cuenta muy rápidamente. Muy rápidamente. Por desgracia, hoy en día, observamos que muchas personas ni siquiera lo ven. Pero para mí es evidente que la restauración de la Iglesia tiene que empezar por ahí. Por lo tanto, es por eso que estoy profundamente en deuda con el Papa Benedicto XVI por haber restablecido la Misa Eso era de importancia capital. Es de importancia capital.
Formación de sacerdotes 
La Sociedad promueve la Misa, quiere esta Misa, y también promueve el hombre que la dice, y no hay otro que pueda hacerlo, sino sólo el sacerdote. Por lo tanto éste es realmente el propósito mismo de la sociedad: el sacerdocio, el sacerdote, para formar sacerdotes para ayudar a los sacerdotes, sin ninguna limitación, sin limitaciones, nadie va a ser descartado, ¡nadie! Es el sacerdote que Nuestro Señor destina. Recordándole precisamente de los tesoros que muchos ignoran hoy. Es trágico.
Redescubrir el espíritu cristiano
La Misa es aún más importante. La Misa es lo que va a impartir la fe, esto es lo que va a alimentar la fe. Obviamente, si alguien se celebra la Misa sin fe, es un gran problema. Así que no es una cuestión de provocar antagonismos, sino que es una cuestión de verdaderamente unir lo que se supone que debe estar unido. Pero creo que ya con estos dos elementos tenemos enormes recursos para la supervivencia de la Iglesia, con toda franqueza. Digamos que todo el mundo ve que la Iglesia ha sido atacada en varios niveles, sin embargo, el problema más profundo, estoy convencido, es la pérdida del espíritu cristiano. Los cristianos han tratado de llegar a ser como el mundo. Dijeron que lo que todo el tiempo, que era el objetivo del Concilio para dar cabida al mundo moderno. Bueno, no: eso no es posible! Vivimos en este mundo, por eso utilizamos un montón de cosas de él, y se mantienen las circunstancias históricas concretas que pasan lejos. Los cimientos que quedan, es el apego al buen Dios, el servicio prestado al buen Dios, que incluye, por supuesto, la fe, la gracia, y este espíritu cristiano. ¿Quieres ir al cielo? Hay que ir al cielo, y para hacerlo es necesario evitar el pecado y hacer el bien. Las dos cosas. Siempre y cuando no volvamos a esos fundamentos, la Iglesia va a continuar, podríamos decir, a ser maltratadas por un virus letal, que es el virus del mundo moderno, precisamente, la civilización moderna.
El triunfo del Inmaculado Corazón de María
“Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará.” Esta es una declaración absoluta, nada de eso está condicionado por lo que pasó antes. Y es verdaderamente una declaración que provoca la esperanza y la fija en una roca. Obviamente, ya que parece justo que este triunfo se conecta con la consagración (de Rusia), estamos pidiendo la consagración, es totalmente normal. ¿Cuánto tiempo tendremos que esperar para ver que se haga lo que se solicitó, o será el Buen Dios, una vez más, quien pueda conformarse con menos? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que al final llegará este triunfo. Y por lo tanto esto es una certeza. No vamos a hablar de una certeza de la fe, porque esto no es una cuestión de fe, sino que es una palabra dada por la Santísima Virgen, y por lo que ¡sabemos muy bien lo que su palabra vale!. Eso es todo.
10 comentarios leave one →
  1. Inés. permalink
    diciembre 4, 2013 10:54 pm

    En la “iglesia conciliar” todo sigue igual porque son “los mismos perros con idénticos collares”.

  2. Simón Del Temple permalink
    diciembre 5, 2013 3:51 am

    Ya sabemos que desde Lefevbre hasta hoy la FSSPX cojea con los dos pies, como decía el Profeta Elías. No es referente. ¿Para qué citarlos y darles crédito y publicidad en lo que digan o hagan, si nunca van a declarar la Vacancia de la Sede y son un engaño permanente para muchísimos cristianos?

    FC: debemos exhibir sus contradicciones para que los que su fundador llamaba “católicos perplejos” se den cuenta de a quien siguen y en qué falsos apóstoles ponen su esperanza. Es nuestra obligación.

    De eso a que les demos crédito hay un abismo. Porque ellos mismos se ahorcan con su lengua, como de hecho sucede en esta “entrevista” donde Fellay afirma que Sinagoglio actúa como hereje, aunque según él haya diferencia porque supuestamente Sinagoglio, “en teoría” ¡no sabe lo que hace…!.

    ¿Qué solución proponen ustedes a la actual situación?

    FC: lo que la Iglesia nos ha enseñado a lo largo de 20 siglos: ser fieles a la Verdad y predicarla, esperar en Cristo, y rogar porque se haga Su Voluntad, cuando, como y con quien Él lo quiera, poniendo nuestra esperanza en el maternal manto de Nuestra Señora, la Santísima Virgen María.

    ¿Qué están haciendo para restaurar la Jerarquía eclesiástica, que conocemos perfectamente que el Sacerdocio Católico, además de las Ordenes menores, es jerarquía desde el diaconado hasta el episcopado?

    FC: los católicos debemos rogar y respaldar a los verdaderos sacerdotes, no a impostores. Igualmente debemos rechazar a los falsos obispos y a los que los siguen, así como no contemporizar con los agentes de la Sinagoga.

    ¿Con qué Obispos o sacerdotes cuentan para hacer la restauración?

    FC: esa pregunta no es para nosotros los seglares, sino para los clérigos y congregaciones católicas.

    ¿Conocen algunos ? Avisen, así nos contactamos con ellos.

    FC: ustedes tal vez conocen a sacerdotes y obispos verdaderos, como a los de la CMRI y a los de la Sociedad Trento.

    Nuestra disposición está dirigida a ese fin y contamos con algunos verdaderos, lícitos y legítimos Obispos y sacerdotes que están en lo mismo: en la restauración a partir de un Vicario legítimo, fuente y principio de autoridad y confirmador de la Fe Católica. El resto es golpear en el aire.

    FC: ¿quiénes son esos verdaderos y lícitos obispos que mencionas?

    • pepe pecas permalink
      diciembre 6, 2013 11:16 am

      Si, ¿Cúales son esos obispos?

      • Simón Del Temple permalink
        diciembre 6, 2013 5:57 pm

        Pepe: Los Obispos a los que hago referencia, al igual que a los Sacerdotes, nunca han estado en la “iglesia conciliar”, y se han dando cuenta -gracias a Dios- que el deber más “sagrado y urgente” que tienen es el darle a la Iglesia Católica, -la “Sexta” de los siete períodos : FILADELFIA la llama el Apocalísis- el Vicario que no tiene. Somos muchos los que los instamos a que con su “autoridad” sin jurisdicción otorgada, convenzan a sus pares, Obispos Católicos que reconocen la vacancia de la Sede, a reunirse, a declarar públicamente en conjunto la Sede vacante y a elegir, sin escrúpulos ni temores al Vicario de Cristo, sin el Cual todo es caos. La actual es una situación sin precedentes y exige remedios adecuados apoyados en la Doctrina y en la Leyes. San Pedro, como Roca, Principio de unidad y Confirmador en la Fe, siempre tuvo Sucesores, y los seguirá teniendo hasta el final de la Historia humana. Esos tiempos han llegado y la Iglesia Católica será verdadero Ejército en orden de batalla teniendo bien visible a su Cabeza: el último Papa, sino, como dice León XIII de los obispos sin el Papa, no son más que “muchedumbre confusa y perturbada”. El Papa es necesario por Derecho Divino. Jesucristo es Cabeza con él del Cuerpo Místico.

      • diciembre 6, 2013 11:18 pm

        Templario.

        Y ¿cómo sabemos si los obispos y sacerdotes que mencionas son auténticos?.

        ¿De cuál línea espicopal proceden, cuál es su antecesión apostólica y sus posturas doctrinales?

        Unidad en la Verdad

  3. Simón Del Temple permalink
    diciembre 5, 2013 2:42 pm

    Nosotros nos contactamos con mucha gente dispuesta, los hay en Australia, en México, en Argentina, en Brasil, en Europa, hartos de la falta de distinción entre las Dos Mujeres del Apocalipsis que tienen muchos sedevacantistas y muchos católicos tradicionalistas, que creen que la Gran Ramera Apóstata sigue siendo la Iglesia Católica. Nosotros somos católicos que trabajamos para que haya un verdadero Vicario de Cristo, que es el UNICO que como “principio” puede lograr la unidad de los católicos dispersos, y enseñar con un Magisterio sin error. Les decía que para ello contamos con varios Obispos, Sacerdotes y muchos fieles. Por medida de prudencia y seguridad, no estoy en condiciones de revelar datos personales de nadie. Si ustedes están en la misma dirección los contaremos como “alguien” más que se suma en esta Cruzada pre-parusíaca. Creemos que el Falso Profeta -la Bestia de la Tierra- ya está plenamente en funciones, y que no falta mucho para que señale a la Otra Bestia, la que sale del Mar, el Anticristo. La Apostasía como signo previo, la quita de los dos Obstáculos -el Orden Romano y el Sacrificio Perpetuo junto con la usurpación de la Sede-, son preámbulos manifiestos y claros que anuncian la aparición de los Dos Testigos que predicarán la conversión de los Gentiles y de los Judíos, para lo cual es preciso que la VISIBILIDAD de la Iglesia sea notoria -aunque “débil” según la descripción del Apocalipsis- con el último Vicario de Cristo. Nosotros trabajamos para que los que tienen que elegirlo, lo hagan. Si ustedes están en lo mismo, pues trabajemos desde donde estemos para lograrlo. Ya nos encontraremos -Dios nos de la Gracia- en el ejército del Cordero. ¡VIVA CRISTO REY!

  4. diciembre 6, 2013 12:23 pm

    El discurso de Fellay es idéntico al de Marcel Lefebvre: mundano

    Con sus nada apropiados ejemplos pretende desvirtuar lo más sagrado.

    Acusan a Bergoglio de confundir y la Fraternidad hace lo propio con sus perplejos, llamando Papas a los usurpadores.

    Bernard Fellay saca a relucir por alguna razón al “simpático” Maximiliano Kolbe, figura de la shoá para luego hacer una serie acrobática sobre la “misa” lefebvriana que Ratzinger “hizo disponible”. Pero bien se guarda de recordar que esa “misa” es la reformada por Roncalli en 1962, haciendo creer (porque así lo afima) que es la Misa Tridentina.

    De igual manera habla el superior público de los lefebvrianos sobre la infabilidad. De forma ambigua para que nada quede claro.

    Pero lo más importante: “Por sus frutos….”

  5. diciembre 6, 2013 7:26 pm

    Pura mundanalidad, contemporización la de la FSSPX.

    Da rabia estos tipejos, haciéndose pasar por autentico resistente a la herejía del Vaticano apóstata.

    Dan lástima los que aún consideran a Lefebvre y Cía, como bastión tradicional.

  6. Inés. permalink
    diciembre 7, 2013 1:23 am

    Alicia :

    Tal parece que Fellay no ha entendido todavía, (o no quiere entender), que no se puede servir a dos señores al mismo tiempo. Agradar a uno supone necesariamente despreciar al otro.

    Las contorsiones y retorcimientos mentales que hace para tratar de disimularlo ante sus seguidores son verdaderamente patéticas……

  7. Simón Del Temple permalink
    diciembre 7, 2013 3:43 am

    Los Obispos y los Sacerdotes son católicos de rito latino, sin jurisdicción ordinaria (pues como saben, el único que se las puede dar es el Papa, y no hay) que actúan ejerciendo su episcopado según el estado de necesidad, amparados por el Derecho, pero de manera supletoria y temporal hasta que un verdadero Vicario los confirme en el cargo. Han recibido la transmisión episcopal por una consagración válida y legítima, en la línea directa de Mons. Thuc, el primer Obispo católico que declaró la vacancia de la Sede.
    Nosotros procuramos que los Obispos y los Sacerdotes católicos se decidan de una vez y dejen de actuar cada uno por su lado, haciendo creer a los fieles que el Papa no hace falta, y creando sutilmente una mentalidad democrática en la que todos ellos son “autoridad”. Jesucristo fundó Su Iglesia con autoridad monárquica, y con la indolencia en actuar´, los Obispos y los Sacerdotes están creando una “iglesia acéfala” y episcopaliana. Por eso que instamos a los fieles que no lo permitan y les hagan ver a los Obispos y Sacerdotes que sin el Papa, ellos no son nada. Queremos la reconstrucción de la Jerarquía eclesiástica -de Derecho Divino- desde su Cabeza, y trabajamos para ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: