Skip to content

Antiguo grabado de Batalla de Lepanto en 1571 contradice a los enemigos de la Virgen de Guadalupe

octubre 7, 2013

Una grabado, muestra una escena de la batalla de Lepanto representando a la galera Andrea Doria, donde se advierte la presencia clara de la Virgen de Guadalupe de México.

La Virgen de Guadalupe estuvo presente en Lepanto

 En 1571, 40 años después de las apariciones de la Santísima Virgen de Guadalupe en América, el almirante Juan Andrea Doria llevaba consigo una pequeña réplica de la Virgen de Guadalupe (Patrona de México y Emperatriz de América). Esta imagen se encuentra en la iglesia de San Estéfano en Aveto, Italia.

  La fuente principal para determinar si la imagen guadalupana estuvo en Lepanto, es un libro de Antonio Domenico Rossi, titulado La B.V. di Guadalupe e S. Stefano d´Aveto. Note i Documenti, publicado por Tipografía Artística Colombo en 1910.

En ella, Mons. Rossi proporciona una historia del culto a la Virgen de Guadalupe en el valle de Aveto (Italia). En la iglesia de Santo Stefano d´Aveto se encuentra una imagen de la Virgen de Guadalupe en lienzo, que donó en 1811 a dicha iglesia Su Eminencia el cardenal Juan Doria Pamphili, secretario de estado de S.S. Pío VII, y quien era descendiente del almirante Andrea Doria. La donación a esta iglesia interesa por los testimonios que rodean a dicha imagen, y que se refieren, precisamente, a la presencia que haya tenido en la jornada de Lepanto.

El abuelo de Mons. Rossi, el abogado del mismo nombre Antonio Domenico Rossi, escribió una Memoria que se conserva en el archivo parroquial de Santo Stefano d´Aveto, donde dice: 

La advocación de la Virgen de Guadalupe capitaneó la Batalla de Lepanto en 1571.

La advocación de la Virgen de Guadalupe capitaneó la Batalla de Lepanto en 1571.

“Dicho cuadro es una copia verdadera del original que existe en México, y fue llevado a Génova en las galeras del Almirante de España Juan Andrés Doria. Si se confronta el tiempo en que fue llevado como imagen principal de la capitana de dichas galeras, es razonable creer que el mencionado cuadro estuvo en la nave capitana en la famosa batalla de Lepanto en el día de la inolvidable victoria de los cristianos sobre los turcos, ganada por interés de María Santísima”.


Este hecho desmiente las aseveraciones del hebreo Guillermo Shulenburg, ex abad de la Basílica de Guadalupe durante 33 años, al final de los cuales se atrevió a negar la historicidad de la Guadalupana afirmando en forma perversa que no había pruebas documentales de las apariciones de Nuestra Señora de Guadalupe y que las versiones de éstas fueron un invento de la Iglesia durante el siglo XVII, más de 150 años después de la fecha conocida de las mismas (diciembre de 1531).

  Además estas blasfemas y mentirosas afirmaciones las realizó luego de enriquecerse a costa de las millonarias contribuciones a la Basílica y gustaba de coleccionar autos de lujo, mansiones y obras de arte.

  Si embargo, luego se confirmó que existían numerosas y certificadas pruebas y testimonios de las apariciones, de contemporáneos de Juan Diego y el obispo Fray Juan de Zumárraga, testigos presenciales de la aparición de la bendita imagen.

  Una de esas pruebas es precisamente la aparición en Europa de un estandarte de la Santísima Virgen de Guadalupe en el buque insignia del almirante Juan Andrea Doria, durante el triunfo de la Batalla de Lepanto contra los mahometanos, el 7 de octubre de 1571.  

 Otras reliquias de la victoria

Santo Cristo de Lepanto

La reliquia mas importante es El Cristo de Lepanto que se encuentra en la Catedral de Barcelona.

 También en Barcelona, en el Museo Marítimo de Barcelona, en el astillero medieval, se guarda una reproducción a escala real (60 metros de eslora total) de la nave La Real de Juan de Austria, Capitán de la Santa Liga de Lepanto.

Los musulmanes ya habían arrasado con la cristiandad en el norte de Africa, en el medio oriente y otras regiones. España y Portugal se había librado después 8 siglos de lucha. La amenaza se cernía una vez mas sobre toda Europa. Los turcos se preparaban para dominarla y acabar con el Cristianismo.

 La situación para los cristianos era desesperada. Italia se encontraba desolada por una hambruna, el arsenal de Venecia estaba devastado por un incendio. Aprovechando esa situación los turcos invadieron a Chipre con un formidable ejército. Los defensores de Chipre fueron sometidos a las mas crueles torturas.

San Pío V recibe la visión de la victoria católica en Lepanto

  El Papa San Pío V trató de unificar a los cristianos para defender el continente pero contó con muy poco apoyo.  Por fin se ratificó la alianza en mayo del 1571. La responsabilidad de defender el cristianismo cayó principalmente en Felipe II, rey de España, los venecianos y genoveses. Para evitar rencillas, se declaró al Papa como jefe de la liga, Marco Antonio Colonna como general de los galeones y Don Juan de Austria, generalísimo.  El ejército contaba con 20,000 buenos soldados, además de marineros. La flota tenía 101 galeones y otros barcos mas pequeños. El Papa envió su bendición apostólica y predijo la victoria. Ordenó además que sacaran a cualquier soldado cuyo comportamiento pudiese ofender al Señor.

  San Pío V, miembro de la Orden de Santo Domingo, y consciente del poder de la devoción al Rosario, pidió a toda la Cristiandad que lo rezara y que hiciera ayuno, suplicándole a la Santísima Virgen su auxilio ante aquel peligro.

  Poco antes del amanecer del 7 de Octubre la Liga Cristiana encontró a la flota turca anclada en el puerto de Lepanto. Al ver los turcos a los cristianos, fortalecieron sus tropas y salieron en orden de batalla. Los turcos poseían la flota mas poderosa del mundo, contaban con 300 galeras, además tenían miles de cristianos esclavos de remeros. Los cristianos estaban en gran desventaja siendo su flota mucho mas pequeña, pero poseían un arma insuperable: el Santo Rosario. En la bandera de la nave capitana de la escuadra cristiana ondeaban la Santa Cruz y el Santo Rosario.

  La línea de combate era de 2 kilómetros y medio. A la armada cristiana se le dificultaban los movimientos por las rocas y escollos que destacan de la costa y un viento fuerte que le era contrario. La mas numerosa escuadra turca, sin embargotenía facilidad de movimiento en el ancho golfo y el viento la favorecía grandemente.

  Mientras tanto, miles de cristianos en todo el mundo dirigían su plegaria a la Santísima Virgen con el rosario en mano, para que ayudara a los cristianos en aquella batalla decisiva.

  Don Juan mantuvo el centro y tuvo por segundos a Colonna y al general Veneciano, Venieri. Andrés Doria dirigía el ala derecha y Austin Barbarigo la izquierda. Pedro Justiniani, quien comandaba los galeones de Malta, y Pablo Jourdain estaban en cada extremo de la línea. El Marques de Santa Cruz estaba en reserva con 60 barcos listo para relevar a cualquier parte en peligro. Juan de Córdova con 8 barcos avanzaba para espiar y proveer información y 6 barcos Venecianos formaban la avanzada de la flota.

  La flota turca, con 330 barcos de todos tipos, tenía casi el mismo orden de batalla, pero según su costumbre, en forma de creciente. No utilizaban un escuadrón de reserva por lo que su línea era mucho mas ancha y así tenían gran ventaja al comenzar la batalla. Hali estaba en el centro, frente a Don Juan de Austria; Petauch era su segundo; Louchali y Siroc capitaneaban las dos alas contra Doria y Barbarigo.

  Don Juan dio la señal de batalla enarbolando la bandera enviada por el Papa con la imagen de Cristo crucificado y de la Virgen y se santiguó. Los generales cristianos animaron a sus soldados y dieron la señal para rezar. Los soldados cayeron de rodillas ante el crucifijo y continuaron en esa postura de oración ferviente hasta que las flotas se aproximaron. Los turcos se lanzaron sobre los cristianos con gran rapidez, pues el viento les era muy favorable, especialmente siendo superiores en número y en el ancho de su línea.  Pero el viento que era muy fuerte, se calmó justo al comenzar la batalla. Pronto el viento comenzó en la otra dirección, ahora favorable a los cristianos. El humo y el fuego de la artillería se iba sobre el enemigo, casi cegándolos y al fin agotándolos.

 La batalla fue terrible y sangrienta. Después de tres horas de lucha, el ala izquierda cristiana, bajo Barbarigo, logró hundir el galeón de Siroch. Su pérdida desanimó a su escuadrón y, presionado por los venecianos, se retiró hacia la costa. Don Juan, viendo esta ventaja, redobló el fuego, matando así a Hali, el general turco, abordó su galeón, bajó su bandera y gritó: ¡victoria!. Los cristianos procedieron a devastar el centro.

  Louchali, el turco, con gran ventaja numérica y un frente mas ancho, mantenía a Doria y el ala derecha a distancia hasta que el Marqués de Santa Cruz vino en su ayuda. El turco entonces escapó con 30 galeones, el resto habiendo sido hundidos o capturados.

  La batalla duró desde alrededor de las 6 de la mañana hasta la noche, cuando la oscuridad y aguas picadas obligaron a los cristianos a buscar refugio.

  El Papa Pío V, desde el Vaticano, no cesó de pedirle a Dios, con manos elevadas como Moisés. Durante la batallase hizo procesión del rosario en la iglesia de Minerva en la que se pedía por la victoria. El Papa estaba conversando con algunos cardenales pero, de repente los dejó, se quedó algún tiempo con sus ojos fijos en el cielo, cerrando el marco de la ventana dijo: “No es hora de hablar mas sino de dar gracias a Dios por la victoria que ha concedido a las armas cristianas”. Este hecho fue cuidadosamente atestado y auténticamente inscrito en aquel momento y después en el proceso de canonización de Pío V.

  Las autoridades después compararon el preciso momento de las palabras del Papa Pio V con los registros de la batalla y encontraron que concordaban de forma precisa. Pero la mayor razón de reconocer el milagro de la victoria naval es porlos testimonios de los prisioneros capturados en la batalla. Ellos testificaron con una convicción incuestionable de que habían visto a Jesucristo, San Pedro, San Pablo y a una gran multitud de ángeles, espadas en manos, luchando contra Selim y los turcos, cegándolos con humo.  

  En la batalla de Lepanto murieron unos 30,000 turcos junto con su general, Hali.  5,000 fueron tomados prisioneros, entre ellos oficiales de alto rango. 15,000 esclavos fueron encontrados encadenados en las galeras y fueron liberados. Perdieron mas de 200 barcos y galeones. Los cristianos recuperaron además un gran botín de tesoros que los turcos habían pirateado.

  Los turcos con su orgulloso emperador fueron presa de la mayor consternación ante la derrota. Dios, que en su justicia había permitido que parte de las naciones cristianas cayeran bajo la opresión turca, impuso aquel día un límite y no permitió que el cristianismo desapareciera. El Dios que pone límites a las aguas y conoce cada grano de arena, escuchó la oración y manifestó su poder salvador. Fue la última batalla entre galeones de remos.

  Los cristianos lograron una milagrosa victoria que cambió el curso de la historia. Con este triunfo se reforzó intensamente la devoción al Santo Rosario.

  En gratitud perpetua a Dios por la victoria, el Papa Pio V instituyó la fiesta de la Virgen de las Victorias, después conocida como la fiesta del Rosario, para el primer domingo de Octubre. A la letanía de Nuestra Señora añadió “Auxilio de los cristianos“. El Papa Pío V murió el primero de mayo de 1572, fue beatificado por Clemente X en 1672 y canonizado por Clemente XI en 1712.  Sus restos mortales están en la basílica de Santa María la Mayor en Roma.

  En 1569, (dos años antes de la batalla) el mismo Papa, en su Carta Apostólica ”Acostumbraron los Romanos Pontífices”ilustró – y en cierto modo, definió – la forma tradicional del Rosario.

En 1573, el Papa Gregorio XIII le cambió el nombre a la fiesta, por el de Nuestra Señora del Rosario. El Papa Clemente XI extendió la fiesta del Santo Rosario a toda la Iglesia de Occidente, en 1716 (El mismo Papa canonizó al Papa Pío V en 1712). El Papa Benedicto XIII la introdujo en el Breviario Romano y San Pío X la fijó en el 7 de Octubre y afirmó:

“Dénme un ejército que rece el Rosario y vencerá al mundo”.

  Lo acontecido en Lepanto por intercesión de la Virgen y el rezo del rosario se repitió:
-en Viena, liberada por Juan Sobinski

  -en Polonia, donde, en agradecimiento a Nuestra Señora por la victoria obtenida, se estableció la fiesta del Dulce Nombre de María.

  -En Rumania.

Hoy los cristianos estamos en situación similar, en una lucha entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte.  Esta se refleja en la destrucción de las familias y también en la crisis de los gobiernos en todos los países. El enemigo parece muy superior en sus fuerzas: Ellos tienen la prensa, la TV, las universidades, el dinero…. La mayoría de los cristianos están dormidos, arrastrados por el paganismo imperante. Pero no podemos lamentarnos de no tener los recursos que tiene el enemigo. Tampoco podemos esperar a que todos los católicos despierten del letargo en que el mundo los tiene envueltos. Nosotros tenemos las armas mas poderosas: La fe y el Santo Rosario. El Señor ganará la batalla con la entrega total de unos pocos humildes y totalmente fieles al Señor, a María y a la Iglesia.  Hombres y mujeres que no se avergüenzan de ser católicos y de luchar con todo el corazón.

La victoria no será fácil. Lepanto no fue fácil. La lucha fue sin cuartel, con enormes sufrimientos. Hoy no será fácil. Pero no tengan miedo pues Dios da la gracia. Hay que actuar YA, poniendo la confianza en el Señor y sabiendo usar sus armas que son espirituales y no según nuestra lógica.  Hay que unirse al Papa el Vicario de Cristo y seguir sus direcciones.

 En el Monasterio de Ntra Sra. de Guadalupe en España podemos contemplar un enorme farol capturado de uno de los navíos de guerra musulmanes en la Batalla de Lepanto.

  En Roma, en el techo de Santa Maria en Aracoeli podemos observar las decoraciones en oro tomadas de las galerasturcas.

En el palacio Doges de Venecia hay una gigantesca bandera islámica, trofeo de la victoria sobre uno de los barcos turcos en la batalla de Lepanto.

  En la Basílica Santa María la Mayor, cerca de la tumba del Papa Pío V, había otra bandera islámica de la batalla, pero fue devuelta a Estambul en 1965 como gesto de concordia.

23 comentarios leave one →
  1. octubre 8, 2011 12:58 am

    ¡Gracias, Foro Católico, por tan bella remembranza de la grandeza de Nuestra Señora!

  2. GMoreno permalink
    octubre 8, 2011 9:41 am

    Excelente artìculo para un glorioso aniversario !!!

    • octubre 8, 2011 9:47 pm

      Queridos amigos de Foro Católico. Aprovecho la oportunidad para informarles que ya tengo un blogspot. Es http://www.sedefinita.wordpress.com .

      • agosto 6, 2015 11:50 am

        Un blogspot que, entre otras incoherencias o falsedades, se dedica a denigrar la memoria de Monseñor Phêrô Máctinô Ngô Đình Thục.

        LA VERDAD OS HARÁ LIBRES…

      • agosto 6, 2015 7:39 pm

        @Wulfrano.

        Deja de decir cosas en contra de unos de los grandes defensores de la Fe, Monseñor Thuc, sino tienes pruebas de los que dices caes en calumnia.

        Y tu desvario de la “sedefinita” es herejía pura.

  3. Inés. permalink
    octubre 9, 2011 4:57 am

    Conmueve el hecho de que a los combatientes se les instase a confesar antes de la batalla…..

    Conmueve asimismo que S.S. San Pío V ordenase retirar de las galeras a cualquier soldado cuyo comportamiento ofendiese a Nuestro Señor……

    En la retaguardia de la Cristiandad millones de almas rezaban por la victoria…….

    No fue nuestro brazo el que venció en Lepanto…….

  4. octubre 14, 2011 5:10 pm

    After reading your blog post I browsed your website a bit and noticed you aren’t ranking nearly as well in Google as you could be. I possess a handful of blogs myself and I think you should take a look here: http://dominateseowithwordpress.com You’ll find it’s a very nice tool that can bring you a lot more visitors. Keep up the quality posts

  5. carolius permalink
    octubre 7, 2013 2:31 pm

    ¿Y sabemos de qué fecha es y dónde está el grabado a que hace referencia el título?
    Por otra parte, gracias Foro Católico por este post

    • octubre 7, 2013 5:20 pm

      Carolius.

      El cuadro del que habla Doria es la imagen original de Nuestra Señora de Guadalupe en México, es decir la Tilma de Juan Diego.

      Esa imagen llegó al capitán Andrés Doria, quien la fijó en su nave durante la Batalla de Lepanto en 1571.

      Unidad en la Verdad

      • carolius permalink
        octubre 8, 2013 10:35 am

        Gracias, es que pensé que en el título se referían a la imagen que se observa en las fotografías que vienen en el mismo artículo, supuse que era un grabado acerca de la batalla en la que se puede observar que estaba la imagen de la Virgen de Guadalupe

  6. Jorge de Jesús permalink
    octubre 7, 2013 5:28 pm

    Foro Católico:
    Tengo una duda. A finales del siglo XIX, el historiador mexicano Joaquín García Icazbalceta se dedicó a investigar sobre las apariciones de la Virgen de Guadalupe en 1531 y llegó a la conclusión de que la virgen nunca existió y que en realidad se trató de un invento y no de un milagro y que la imagen de Santa María de Guadalupe fue pintada por Marco Cipac de Aquino en 1555 como urgencia de los españoles en hacer que los indios mexicanos se convirtieran al catolicismo lo más pronto posible. Asimismo, otro historiador mexicano, Edmundo O’ Gorman sostiene que la Guadalupana sí fue un invento que llegó a arraigarse en el pueblo mexicano. Ahora mis pregunta son: ¿Estos historiadores también son tan falsos como el hebreo Schulenburg? y ¿La Historia se ha corrompido tanto a tal grado que los historiadores de hoy en día sirven más a intereses mezquinos que a la Verdad?

    • octubre 8, 2013 5:04 pm

      Jorge.

      Contra un falso católico como el hebreo O´Gorman, hay una gran cantidad de pruebas verdaderas opuestas a sus afirmaciones gratuitas.

      En cambio, el estudio incompleto del apólogo involuntario, Joaquín García Icazbalceta, ha sido un excelente medio para ayudar a confirmar la historicidad y veracidad de las apariciones.

      Lejos de perjudicar a la verdad, García Icazbalceta brindó u servicio a la verdad con su carta antiaparicionista.

      En su estudio “lo que la historia nos dice sobre la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe a Juan Diego” solamente pudo afirmar lo siguiente:

      1. que no había encontrado ningún documento contemporáneo que hiciera referencia a la aparición.

      Eso no prueba mas allá de que él no los consiguió, no el hecho de que no existieran donde él los buscó, tal es el caso del famoso códice Escalada, codex firmado por Fray Bernardino de Sahagún en 1548:

      2. según García Icazbalceta la Imagen de la Virgen de Miguel Sánchez, de 1648, fue la primera imagen de la guadalupana.

      Además de la prueba del Codex Escalada.

      3. la falta de mención sobre la aparición en todos los documentos nahuas mencionados por los historiadores

      ¿Y entonces qué es el Nican Mopohua del indígena Don Antonio Valeriano, reproducida luego por Luis Lasso de la Vega, además de los demás códices?

      4. la imposibilidad del brote de las flores en el mes de diciembre.

      Dicha imposibilidad es precisamente el milagro-prueba pedido por el obispo Zumárraga

      5. y la improbabilidad de que “Guadalupe” fuera un nombre náhuatl.

      Porque el nombre en náhuatl era Coatlaxopeu, es decir “la que quebrantó la cabeza de la serpiente”, el cumplimiento de la profecía:

      «Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te pisará la cabeza mientras tú herirás su talón.» (Génesis 3, 15)

      Unidad en la Fe

      • Jorge de Jesús permalink
        octubre 9, 2013 12:40 am

        Muchas gracias Foro Católico por aclarar una vez más mis dudas. Y respecto al “historiador” O’ Gorman tengo algunas anécdotas que contar sobre su persona. Su hermano Juan fue quien pintó la fachada de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México con símbolos esotéricos. Asimismo, y por las experiencias de algunos profesores míos que tuvieron la “fortuna” de que el hebreo O’ Gorman fuera su maestro en la carrera de Historia, cuentan que era alguien egocéntrico y a quien no le gustaban las críticas hacia su persona, ya que se jactaba en ser la “máxima autoridad” en cuanto a la enseñanza de la Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, además de atacar cada que podía a la religión católica, diciendo que esta es un mal para la humanidad y que había que extirparla para liberar al hombre de la ignorancia y la superstición. Pero ¡quién iba a decirlo!, momentos antes de su muerte, ocurrida en 1995, pidió que un sacerdote del Novus Ordo le diera la extremaunción y que rogara a Dios y en especial por la Santísima Virgen de Guadalupe por la salvación de su alma. ¡Qué pena que muchos historiadores de hoy en día se vuelvan escépticos, soberbios y ateos! Y lo peor es que adquieran una personalidad como la del hebreo O’ Gorman: egocéntricos, mezquinos y manipuladores de la Verdad, es por esta razón que el ateísmo disfrazado de “laicismo” y que es uno de los tentáculos de la Sinagoga de Satanás se empeña en la perdición de almas al hacer que éstas no abran sus corazones a Dios y también debido en gran parte a la manipulación histórica por parte del Kahal hebraico al imponer como verdades los mitos de la “Shoá”, las revoluciones “inglesa”, “francesa” y “rusa”, así como las “independencias” de Hispanoamérica y de las colonias francesas, portuguesas y españolas en África y Asia, entre otras mentiras que la Sinagoga de Satanás promueve en las personas, especialmente jóvenes para promover la disolución social y combatir a su más acérrimo enemigo: el catolicismo. .

      • octubre 9, 2013 10:24 am

        Jorge

        Un hermano de Edmundo, el arquitecto Juan O´Gorman, fue seguidor de un hebreo llamado Beto Kerstetter y además se hizo cargo de la construcción de la casa de, nada menos, los hebreos Frida Kahlo y Diego Rivera.

        Ojalá su ascendencia no haya prevalecido en las almas de los O´Gorman.

        Unidad en la Fe

  7. Miguel permalink
    octubre 7, 2013 10:16 pm

    Hay que unirse al Papa, vicario de cristo?.

    ¿No quedamos que si se comete una herejía en automático se deja ser Papa puesto que no se puede ser Papa y hereje a la vez?

    Fuera de esa pregunta, excelente material Foro Católico, y efectivamente nuestro papel es pedir, rezar, implorar, trabajar y esperar en Dios y su Santísima Madre, puesto que Dios no defrauda.

    Dios los bendiga

    • octubre 8, 2013 4:34 pm

      Miguel.

      ¿Por qué la pregunta?

      Efectivamente los católicos debemos estar unidos al Papa, al Vicario de Cristo… claro que no a los falsos papas, a quienes debemos combatir y denunciar.

      Por otra parte, tienes un error común entre los católicos verdaderos; consideran que si un papa verdadero comete una herejía como papa, deja de ser papa.

      El error consiste en que un papa verdadero es infalible y no puede enseñar un error doctrinal de Fe o Moral. Es dogma de Fe.

      No es el caso, por supuesto, de quienes eran herejes previamente antes de ser “electos”, ya que sus elecciones son nulas y por tanto carecen desde siempre del carisma de la Infalibilidad y demás cualidades de los papas.

      Tel es el caso de Roncalli hasta la fecha.

      Unidad en la Fe

    • octubre 8, 2013 4:55 pm

      Miguel:

      Aquí nunca se ha dicho que un Papa deje de serlo automáticamente al cometer herejía. Es imposible que un Papa sea un hereje.

      De ello nos hablan Sus Santidades Pablo IV y San Pío V.

      • Miguel permalink
        octubre 9, 2013 2:46 pm

        Gracias por la aclaración, pero ¿me podrías dar alguna referencia para documentarme?

  8. Andrea permalink
    octubre 8, 2013 6:27 am

    Me parece terrible que el propio abad de la basilica haya tratado de negar historicidad a la aparicion de la santisima Virgen de Guiadalupe esto me lleva reflexionar: Quien elige a quien? Y por que no se recurre al Espiritu Santo al elegir a todo el clero? Por que un señor puede ser una “autoridad” tanto tiempo ( con los desastres que se mencionan) y alegremente ser luego blasfemo? Por que no hay un sistema mejor para elegir a las autoridades? Por que muchos curas buenos deben ser perseguidos por la jerarquia y otros que no lo son son tolerados alegremente?Conozco un caso de un cura exorcista en Sud america que fue perseguido por ejercer su ministerio simplemente por que el colectivo de “colegas” no lo podia ni ver por el exito que tenia en cuanto a la gente que lo visitaba. este colectiovo se alio con personas de dentro de la Iglesia que faltaban al primer mandamiento( eran concretamente esoteristas y a la vez catequistas y ministros de la Eucaristia y alegrememte tolerados)y fue difamado y su obispo lo congelo debiendo vivir de la ayuda de una hermana soltera y un poco de un hermano. Este cura bueno fue perseguido como si fuera malo. Entonces si hay malos que son tolerados como este abad que pasa en los que se dicen que deben tener discernimiento para elegir bien. Cuantos curas al poco de ordenados consternan a los feligreses al presentar a su “novia” o peor aun defienden al colectivo homosexual? Quie pasa en los que eligen Y aqui me refiero a la Autoridad por que si se halla uno en el llano no se puede pedir mucho pero para que estas personas malas lleguen a ser lo que son existieron otras personas que por lo menos dicho en forma suave no tuvieron ” discernimiento de espiritu” utilizando terminos de San Ignacio para promoverlos y elegirlos. Perdon me fui del tema pero el caso que menciono me toca muy de cerca. Y me molesta mucho que desde dentro de la Iglesia se trabaja en contra de la misma Iglesia por lo menos por desidia de las autoridades que prefieren ordenar cualquier cosa que se mueva a sufrir la escasez de curas pero que sean verdaderos santos y ascetasy lo demas para arriba..

  9. Ignacio permalink
    junio 29, 2014 11:57 pm

    “En 1571, 40 años después de las apariciones de la Santísima Virgen de Guadalupe en América, el almirante Juan Andrea Doria llevaba consigo una pequeña réplica de la Virgen de Guadalupe (Patrona de México y Emperatriz de América). Esta imagen se encuentra en la iglesia de San Estéfano en Aveto, Italia”………..

    El Almirante Genovés Andrea Doria….falleció en 1560….

    La Batalla de Lepanto fue después de 1570…………..

    ¿Existen dos “Andrea Doria” ?….alguien me puede ilustrar…?

    Gracias..

    PS. ¡¡

    en 1548 Doria tenía 80 años !!

  10. Usuario permalink
    agosto 5, 2015 9:26 pm

    ¿qué significa “MRA”? ¿alguno de ustedes sabe?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: