Skip to content

Hans Kung, condiscípulo y colega del heresiarca Anás Ratzinger, solicita el suicidio asistido

octubre 2, 2013
"No creo en la Iglesia, creo en Dios...", igual diría Lucifer.

“No creo en la Iglesia, creo en Dios…”, igual diría Lucifer.

(Transcrito de Efe/Faro de Vigo)

El teólogo suizo Hans Küng, al que el papa Juan Pablo II inhabilitó para oficiar por sus posturas críticas frente al Vaticano, se plantea recurrir al suicidio asistido para poner fin a su vida, ante la progresión que sufre de la enfermedad de Parkinson.

“No quiero seguir viviendo como una sombra de mi mismo”, escribe el teólogo, en el tercer y último volumen de sus memorias, según un avance difundido este martes por su editor alemán, Piper Verlag.

Küng, de 85 años, sufre Parkinson en estado avanzado y teme perder pronto y completamente la visión, ante lo cual considera la posibilidad de ponerse en manos de una clínica suiza donde practican los suicidios asistidos.

“El ser humano tiene el derecho a morir cuando ya no tiene ninguna esperanza de seguir llevando lo que según su entender es una existencia humana”, escribe el teólogo y catedrático de la Universidad alemana de Turingia (sur de Alemania).

Küng vive completamente retirado de la vida pública desde que cumplió los 85 años, a principios de 2013, y tras este volumen de memorias no tiene intención de escribir ningún otro libro.

Portada-libro-Kung-tiene-salvación-la-Iglesia

“No estoy cansado de la vida, sino harto de vivir“, apunta, para añadir que no tiene intención de cumplir los 90 años.

El teólogo empezó a escribir sus memorias en 1980 y el tercer volumen se podrá esta semana a la venta.

Considerado el más destacado teólogo crítico con la postura oficial del Vaticano, a Küng le retiró Juan Pablo II en 1979 el permiso para oficiar como sacerdote y enseñar teología católica.

Recientemente expresó su confianza en ser rehabilitado por Francisco , como “reparación” a lo que considera una injusticia del Vaticano.

Küng fue compañero de Josef Ratzinger, el papa Benedicto XVI, en la Facultad de Teología de Tubinga, en la que ambos fueron profesores, y los dos estuvieron como asesores en el Concilio Vaticano II y al comienzo de su carrera pertenecieron a un grupo de teólogos católicos alemanes liberales y aperturistas.

No obstante, con los años Ratzinger dio un viraje hacia la ortodoxia conservadora, mientras que Küng llegó a perder incluso la licencia para enseñar teología católica tras cuestionar el dogma de la infalibilidad papal.

8 comentarios leave one →
  1. octubre 2, 2013 11:45 pm

    Hans Küng-“fusion”, “enemigo”- amigo de Ratz-Tauber, mató su alma al afirmar esta herejía del “homicidio piadoso”….solo puedo repetirle lo que dijo San Atanasio: “Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe Católica; el que no la guarde íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre”.

    Da pena ajena este tipo, igual o peor de miserable que las herejías de Theilard de Chardin y su aberrante “Punto Omega” y su apología de la evolución darwinista.

  2. Inés. permalink
    octubre 3, 2013 12:05 am

    Elige morir al más puro estilo pagano, porque nunca ha creído, vivido y pensado en clave cristiana. Nadie tiene derecho al suicidio, absolutamente contrario al Quinto Mandamiento de la Ley de Dios.

    Está claro por sus declaraciones que la cruz le escandaliza, que el dolor le escandaliza todavía más y que nada espera.

    Si no rectifica, !y desdichado de él si no lo hace! , no es sólo la visión física la que va a perder……. .

  3. Enrique permalink
    octubre 3, 2013 10:59 am

    ¿Criticas en tu foro a este teólogo ateo, pero también criticas a quien lo inhabilitó? ¿o a quien fué su colega, pero que no comparte su posición? Te contradices “Judas-Foro Católico”, pero parece que esa es tu naturaleza, atacar pero demostrarte incongruente.

    • octubre 3, 2013 3:11 pm

      Enrique.

      No. No criticamos a Hans Küng, él sólo se pone en la picota por su escandalosa herejía y mentalidad anticristiana, cuando en su juventud fue el “teólogo” más renombrado del Conciliábulo, hombro con hombro junto al hebreo Ratzinger Tauber.

      Y Küng no comparte la posición de los católicos, más bien comparte la de los lefebvrianos, porque de hecho niega y relativiza la infalibilidad y el Primado de Jurisdicción..

      Unidad en la Fe

  4. Candela permalink
    octubre 3, 2013 11:01 am

    Este ‘fantasma’ de ser humano, así lo describiría, probablemente, el Santo Cura de Ars, ha perdido la cordura. Pretende, nada más y nada menos que convertir unos vulgares deseos, los suyos propios, en ley universal. Adolece de grande acopio de luciferino orgullo.
    No teme la ira divina, da igual, la sufrirá. Vende su popularidad muy cara, aún la razón de un filósofo, hila más fino; ‘No compro tan caro el arrepentirme y el pesarme’, ( Demóstenes, Aulus Gelius. 1, 1, c. 8). Pidiéndole una mala mujer un precio excesivo por pecar.
    Y, una mujer, en la Antigüedad, es la que ‘clama’ al cielo; pues, hasta los paganos reconocen la superioridad de la ley moral inexpresada, no escrita, por encima de todas las leyes escritas –positivas- por el hombre. Bellamente expresada por el más grande dramaturgo griego, Sófocles, en su Antígona, cuando ésta da sepultura al cuerpo de su hermano Polínices, la sorprenden en este acto y es llevada ante la presencia del Rey Creonte, el clásico escritor, nos regala con este sin par combate verbal (‘a mente armada’, dirá, Lois):
    “Creonte: ¿Tú no desconocerías nuestro edicto, que prohibía hacer esto?
    Antígona: No podía haberlo ignorado, tú lo hiciste claro.
    Creonte: ¿Cómo, entonces, tú trasgredías la ley publicada?
    Antígona: Yo pensé que tus designios no son de tal poder, que uno que es mortal, puede así infringir las infalibles e inexpresadas leyes del cielo, no existen ellas ni de ahora ni de siempre y ninguno puede decir, ¡a qué hora ellas vieron la luz! Yo no podría, ni por el temor que inspire alguna voluntad humana incurrir en las penas infringidas, por dios, a los que vulneren esas leyes del cielo”.

  5. octubre 3, 2013 12:50 pm

    Habría que preguntarle a Küng de qué dios habla… porque no creo que hable de Dios Jesucristo, Nuestro Señor.

  6. octubre 3, 2013 1:15 pm

    Inés, kung pretende arrastrar a otros a la condenación eterna. Más cobarde que quitarse la vida por propia mano

    Por otro lado, los de Faro de vigo que publican la nota se equivocan cuando escriben que Ratzinger dió un giro hacia la ortodoxia……Ratzinger no conserva nada…. pues perdió la fe hace mucho tiempo, por lo tanto, no puede ser “conservador”…..

  7. Inés. permalink
    octubre 4, 2013 12:53 am

    Alicia :

    Muy buena puntualización. No se puede conservar lo que no se tiene.

    Faro de Vigo “se equivoca intencionadamente”. Colabora con la comedia del falso conservadurismo y de la no menos falsa ortodoxia de Ratzinger.

    Küng pretende, en efecto, lo que dices : Arrastrar consigo al mayor número posible de almas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: