Saltar al contenido

13 de mayo de 1981, la farsa del «atentado» en San Pedro que intentó suplantar el verdadero Secreto de Fátima

mayo 13, 2013

¿En cuál cárcel del mundo permitirían que un asesino profesional se reuniera solo con su víctima, sin estar esposado y al alcance de sus manos asesinas?…

¿y si además esa persona fuera un frágil anciano, líder de un pueblo, y que por su causa estuviera siendo juzgado para pugar toda una vida en prisión…?

Al arribo de Karol Wojtyla (Juan Pablo II) en octubre de 1979 a la sede romana, millones de fieles se preguntaban si ahora sí se daría a conocer el “Tercer Secreto de Fátima”, cuyo contenido debería haber sido difundido como más tarde en 1960.

Todavía hoy desconocido el verdadero contenido completo, el contenido mutilado dado a conocer el año 2000 hablaba del advenimiento de un “obispo vestido de blanco.. el cual creímos que era el Papa” quien subiría hacia una tosca cruz hueca (“como de alcornoque”) y sería muerto con balas y flechas.  

Ante este texto, la Vaticueva urdió un plan para presentar un montaje ante las cámaras que semejara lo dicho en este pasaje mutilado. 

El montaje del atentado contra Juan Pablo II fue denunciado por el propio ejecutor material, el sicario (prescindible ) Alí Agca, quien al tratar de entender, con una insistente perplejidad le grita al mundo: ¡TODO FUE UN MONTAJE DEL VATICANO! y también ¡NUNCA QUISE MATAR AL PAPA!

En noviembre de 2010,  luego de acusar al número dos de la Curia en 1981 -el cardenal masón Agostino Casaroli- de contratarlo para realizar una farsa, un falso atentado, el actual vativocero Lombardi no respondió nada, de hecho nadie lo ha desmentido hasta el momento.

¿En cuál cárcel del mundo se pondría a la víctima al alcance de la mano del victimario entrenado y fanático?... EN NINGUNA.

¿En cuál cárcel del mundo se pondría a la víctima al alcance de la mano del victimario entrenado y fanático?… ¡EN NINGUNA!. Menos aún si la víctima es un ancianito y en la celda existen objetos contundentes para terminar el trabajo y el victimario ni siquiera está esposado ni custodiado… 

La acusación de Agca fue categórica;

“El cardenal Agustino Casaroli, el segundo hombre en el Vaticano, ordenó esto”, declaró Agca refiriéndose al “primer ministro” del Estado del Vaticano. ” (ABC.es)

“Definitivamente, el Gobierno del Vaticano estuvo detrás del intento de asesinato (del Papa). El cardenal Agustino Casaroli, el segundo hombre en el Vaticano, decidió esto” (El País.es)

Casaroli, fue quien afirma dio la orden del atentado, a través de un agente del Vaticano que identificó como el “Padre Michele”.

“Hice prácticas para el ataque junto con el Padre Michele y otro agente del Vaticano. Me reuní varias veces con él e incluso fuimos a la Plaza de San Pedro para planear el atentado”, afirmó Agca.  (El País.es)

Karol Wojtyla, el verdadero autor y actor del “atentado” de 1981

Karol Wojtyla maestro actor consagrado desde los cuarentas.

La misma actuación...

La misma actuación…

Un defensor de Casaroli, el periodista Carlos Villa Roiz de la revista mexicana Impacto, sin quererlo ni advertirlo, evidenció la realidad…

“Sus acusaciones (de Agca) se evaporan con la propia biografía del cardenal Casaroli, quien realizó 49 viajes internacionales con Juan Pablo II entre 1979 –año en el que fue designado cardenal- y el 1 de diciembre de 1990, cuando Juan Pablo II aceptó la renuncia que había presentado al haber cumplido 75 años de edad.

Durante este tiempo (11 años), Casaroli se desempeñó como secretario de Estado del Vaticano y el atentado tuvo lugar en 1981, en los primeros años del pontificado de Juan Pablo II.

¿Por qué Wojtyla conservaría a Casaroli nueve años luego de saberlo involucrado en el atentado?…

¿Por qué si Juan Pablo II sabía en 1983 que el organizador del atentado era su mano derecha, el masón Casaroli, no lo destituyó y sí lo conservó en el cargo hasta 1990, año en que cumplió la edad de retiro?.

Agca afirmó al diario italiano La Repubblica que “el diablo está dentro del Vaticano”. Y añade, “sin ayuda de sacerdotes y cardenales no hubiera podido realizar aquel acto”:

“El turco Mehmet Alí Agca, quien disparó contra el Papa Juan Pablo II en 1981, reveló ayer que contó con la ayuda desde el interior del Vaticano de algunos sacerdotes y cardenales para organizar el atentado, en una entrevista concedida al diario La Repubblica.

«Sin la ayuda de algunos sacerdotes y cardenales nunca hubiera podido realizarlo. El diablo está también dentro de esas murallas», declaró Alí Agca, que se encuentra en la cárcel de máxima seguridad de Kartal Maltepe en Turquía.  

El ex miembro del movimiento Lobos Grises, que según declara esta preparando un libro sobre lo que sucedió aquel 13 de mayo de 1981 cuando disparó en la Plaza de San Pedro al Papa Juan Pablo II y de su conversación en la cárcel romana de Rebbia con el mismo Papa, explica que nadie sabía que cometería el atentado y que sólo pudo realizarlo con la ayuda de personas dentro de la ciudad del Vaticano. (Diario de Navarra (01/04/05).

Agca precisó también que durante su encuentro de 22 minutos en la cárcel en Italia con Wojtyla Katz , en diciembre de 1983, éste no le preguntó nada sobre la autoría del atentado, porque según Agca, Juan Pablo II

 “sabía muy bien quién estaba detrás de ello” (El País.es)

juan_pablo_II_agca

“Nunca quise matar al Papa”: Agca

Además Agca afirma que “nunca” quiso matar a Wojtyla, lo cual es completamente razonable conforme a la forma tan torpe de disparar contra el actor polaco, sin apuntar, por encima de las cabezas de la gente, con un arma mal elegida y sin machas de sangre… 

Agca aseguró en una entrevista “habría sido muy fácil matarlo, pero no estaba en los planes”.. (Revista Italiana Gente) 

Otra evidencia: si Alí Agca tueviera la consgna de matar a Juan Pablo II ¿qué tipo de institución se permitiría encerrar al sicario y a la supuesta víctima en la misma habitación, sin protección…?… a menos que se tuviera la seguridad de que no había tal intención…

Karol Wojtyla y Alí Agca estuvieron a menos de medio metro de distancia, incluso en contacto físico, por 22 minutos y sin una sola persona que pudiera proteger a la víctima… ¿no fue esta la mejor oportunidad que tuvo un sicario para terminar su trabajo?…

El objetivo del autoatentado; “darle una interpretación” falsa al Secreto de Fátima

Tras la elevación de Juan Pablo II en 1979, la presión del público sobre la Logia Vaticana aumentaba, luego de pasados 19 años de la fecha  indicada (1960) por la  Santísima Virgen en Fátima, no se había dado a conocer la última parte del Secreto (llamado Tercer Secreto).

A mediados de octubre de 1943, en el transcurso de una visita a la Hermana Lucía en el Convento de las Doroteas de Tui (España), a unos 400 km de Fátima, y en la frontera con Portugal, D. José Alves Correia da Silva le indicó formalmente que escribiese el Secreto. La Hermana Lucía intentó obedecer la orden del Obispo, pero no fue capaz de hacerlo durante dos meses y medio.

Finalmente, la Santísima Virgen María se le apareció nuevamente a Lucía el 2 de enero de 1944, para darle fuerzas y confirmar que era realmente la voluntad de Dios que ella revelase la parte final del Secreto. Sólo después de esto la Hermana Lucía consiguió superar su turbación y escribir el Tercer Secreto de Fátima. Aun así, fue tan sólo en 9 de enero de aquel año cuando ella le escribió al Obispo D. José Alves Correia da Silva la siguiente nota, en la que le comunicaba que por fin se había escrito el Secreto:

“Ya he escrito lo que me mandó; Dios quiso probarme un poco, pero por fin era ésa su voluntad: Está lacrada dentro de un sobre, y éste, en los cuadernos.” (Sor Lucía)

En vista de ello, se deduce con claridad que el Secreto suponía la existencia de dos documentos: uno, dentro de un sobre lacrado; y otro, que estaba en el cuaderno de apuntes de la Hermana Lucía (de no ser así, ¿por qué razón ella le iría entregar el cuaderno junto con el sobre lacrado?).

La publicación del Secreto debería hacerse no antes de 1944 ni después de 1960 porque, como después lo explicaría la Hermana Lucía, “Sería más claro en ese momento”.

“la Hermana Lucía “le hizo prometer,” según el Canónigo Galamba, “que el Tercer Secreto sería abierto y leído al mundo ya fuese después de su muerte o en 1960, lo que ocurriera primero”… (Fátima org)

“…cuando en 1946 el canónigo Barthas le preguntó a la vidente por qué era necesario esperar hasta 1960, ella le respondió en presencia del Obispo da Silva, “Porque así lo desea la Santísima Virgen”.

El contenido de la tercera parte del Secreto de Fátima fue escrito por Sor Lucía y entregado al obispo de Lieria, Mons. José Correia da Silva, quien lo custodió desde 1944 hasta 1957, pero nunca lo abrió.

El Vaticano, del 8 de febrero de 1960 (divulgada a través de un comunicado de la agencia de noticias portuguesa, ANI), sobre la decisión de no revelar el Secreto. Dice la declaración del Vaticano:

“… es muy posible que nunca venga a ser abierta la carta en la que la Hermana Lucía escribió las palabras que Nuestra Señora confirió a los tres pastorcitos, como secreto en la Cova da Iría.” 

Tras ese increíble anuncio, la presión del público aumentaba, y por todo el orbe cristiano emergían las peticiones de que se develara al fin el Secreto ocultado en Roma, aumentando las sospechas de los católicos que cada vez más se percataban del camino que había tomado el Vaticano tras la asunción del modernista Juan XXIII y del doctrinalmente catastrófico conciliábulo Vaticano II.

La presión obligaría al Vaticano  modernista a tomar una determinación, o se publicaba… o se suplantaba.

Lo anterior brinda una explicación lógica de  cómo surgió la decisión de simular un hecho que pareciera era el fin del famoso (y molesto para algunos) Secreto de Fátima.

 Del acto teatral en la Plaza de San Pedro en 1981, a la develación del Secreto, pero mutilado y malinterpretado

La tercera parte del Secreto, según la propia Vaticueva, habla de una lluvia de balas y flechas que abaten y dan muerte a un obispo de blanco que representa al Papado, quien caminaba sobre los cadáveres de gran cantidad de mártires.

En ninguna forma corresponde esto a lo sucedido en la Plaza de San Pedro  el 13 de mayo de 1981.

El “atentado” de 1981, desde el punto de vista criminalístico, es una verdadera farsa.

El nuevo “proyectil mágico”

En el asesinato de John F. Kennedy, la prueba fechaciente de que se trató de una conspiración fue el descubrimiento por el fiscal Garrison de la existencia de una “bala mágica”.

Este proyectil fue nombrado con el irónico mote debido  a que la versión oficial pretendía hacer creer a todos que; un sólo proyectil había ocasionado múltiples lesiones, con diferentes  ángulos y terminó sin deformaciones en la camilla del agonizante presidente.

Qui bono?, o ¿quién gana con el crimen?.

Esta es la primera pregunta que se hace un verdadero investigador al tratar de encontrar el móvil de un crimen.

Ya desde el siglo I, cuando los rabinos de Roma y la concubina hebrea Popea convencieron a Nerón de incendiar la Ciudad y culpar a los cristianos; lo primero que se preguntaron los senadores y principales fue ¿qué ganaban los cristianos con ese crimen?… ¿la feroz persecusión…?… no cuadraba.

¿Qué ganaban los soviéticos -tan favorecidos históricamente por Casaroli- organizando un atentado ineficaz y a la vista de todo el mundo, pudiendo simplemente envenenar o desprestigiar a su víctima, tal y como lo hacían en muchos casos?…

¿Quién o quienes fueron beneficiados por el atentado fallido?. La respuesta es lógica… Karol Wojtyla y sus compinches.  

Segunda pregunta; ¿quién tenía la capacidad para efectuar el falso atentado de esa forma?

Siguiendo la historia del Incendio en Roma, ¿quién tenía la capacidad operativa para llevarlo a cabo, sin que tuviera que perder más de lo ganado?, esas personas eran el propio líder de Roma, el Emperador y sus secuaces. 

En una analogía de casos, el propio líder romano tenía en 1981 ese poder.

Tercera pregunta: ¿quién o quienes podían cubrir o direccionar las acusaciones?

En la Roma antigua, el César por consejo de los rabinos dirigió las acusaciones y el móvil hacia la “corruptos y heréticos” cristianos, pero con el tiempo se conoció la verdad.

En la Roma moderna, el móvil se centró en el mensaje de Fátima y no se desveló la identidad de los autores intelectuales… hasta que se comienza a conocer la verdad. 

Los beneficiados son evidentes… se simuló un atentado buscando sobre todo la notoriedad ante el público, en una muy vigilada y concurrida Plaza de San Pedro, en una fecha de gran asistencia y con deliberado simbolismo, como lo es el día de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima.

Luego del falso atentado de 1981,  la llamada Logia Vaticana difundió que ése era el famoso Secreto y que con esto quedaba develado y cumplido.

“al respecto al atentado dijo:” una mano tiró la bala, otra la ´desvió”, refiriendose a la Virgen María”.

Con este montaje espectacular Wojtyla obtuvo el tiempo y el espacio necesarios para consolidar el camino hacia la apostasía de la mayor parte de los ministros y fieles, sin demasiadas molestias en el sentido de revelar el Secreto.

Con eventos como el de Asís en 1986, la Nueva Iglesia inauguraba una era de camino a la Apostasía y el contubernio con la Gran Ramera, una nueva iglesia sincrética que fusionara en su seno a todas las herejías, a todas las perversiones y a todas los enemigos de Cristo. Tal como lo anunciara hace veinte siglos el último Apóstol en el Apocalipsis.

Más preguntas:

1. La “bala mágica”.  ¿Porqué se habla de una bala solitaria que hizo tres perforaciones en la parte frontal; una en la mano, otra en el abdomen y otra más en el brazo.

2. Sin sangre. A pesar de la gran velocidad que imprimieron al vehículo de Juan Pablo II, en ninguna gráfica se advierte una sola mancha de sangre en sus ropajes al momento de ser trasladado al Gemelli.

3. Veloz recuperación. Para haber recibido tres disparos, su recuperación fue absoluta y en un muy corto tiempo.

About these ads
12 comentarios leave one →
  1. abril 28, 2013 9:15 pm

    Era de suponer; que a la Logia Vaticana le importa tener en el más absoluto de los secretos el mensaje de Nuestra Señora a toda costa.

    Y que mejor que una “falsa bandera”, y así magnificar al hereje más grande de todos los tiempos.

    Pero todo sale a la luz.

  2. mayo 13, 2013 6:15 pm

    Virgen de Fátima

    Aparición del 13 de mayo de 1917 en Portugal.

    Otras Apariciones a Lucía en España

    Posteriormente, siendo Lucía Hna. Religiosa de Santa Dorotea, la Virgen se le apareció nuevamente en España,:

    El 10 de Diciembre de 1925 y el 15 de Febrero de 1926 en el Convento de Pontevedra
    Le pidió la devoción de los cinco primeros sábados y le comunico las condiciones para dicho ejercicio: rezar un tercio del Sacratísimo Rosario meditando los Misterios, confesar y comulgar en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María y la Consagración de Rusia al mismo Inmaculado Corazón.

    La noche del 13-14 de Junio de 1929, en el Convento de Tuy.
    Lucía, murió carmelita, en Coimbra.

    En Portugal, a pesar de la gran devoción popular, no se celebra fiesta civil.
    En España, una pequeña procesión rezando también el Sacratísimo Rosario
    Y, sólo hay una pequeña capillita en la celda y la Iglesia del convento. No se erigieron Iglesias en honor de la aparición de la Virgen Santísima.

  3. mayo 17, 2013 2:37 am

    cristosvincit :

    Me he preguntado más de una vez, ¿quién les impide a estos facinerosos arrimar una cerilla al sobre que contiene el escrito de Sor Lucía?

    ¿Quién nos dice que no lo han hecho ya?

    • mayo 18, 2013 2:00 pm

      @Inés: Aunque le echen toneladas métricas de concreto hidráulico al secreto de Nuestra Señora, no podrán ocultar lo evidente: La apostasía del Vaticano, en pos del maligno.

  4. mayo 17, 2013 2:50 am

    A Alí Vasca le pagaron buen dinero para fingir ser el disparador.

    • mayo 18, 2013 12:16 pm

      Ruiz.

      ¿Y cómo se entiende la cantidad de años que el turco Ağca tuvo que pasar encarcelado?

      LA SALETTE

      • mayo 19, 2013 11:13 am

        Mario.

        La primera pregunta es la trascendente: ¿cómo explicas que dejaran a Wojtyla solo, al alcance de las manos, de su supuesto asesino?. Sólo hay una respuesta.

        La pregunta que planteas tiene varias soluciones, entre ellas el que un asesino contratado, no solamente recibe dinero para él, además de que bien sabe que lo pueden asesinar y ya le habían perdonado la vida previamente a condición de inculparse por un falso intento de homicidio.

        Unidad en la Verdad

      • mayo 20, 2013 1:00 pm

        Añadiendo a lo que dice “Foro Católico”, tengo entendido que Agca tenía varias cuentas pendientes, entre ellas de pena capital. Así que el trato con la Vaticueva, vía Casaroli, le benefició enormente.

  5. mayo 17, 2013 2:30 pm

    Wulfrano :

    En este asunto no hace falta suponer nada. Sabemos la verdad y sabemos también quiénes urdieron esta farsa.

    No sólo lo sabemos, sino que tenemos la certeza.

  6. mayo 19, 2013 2:10 pm

    cristosvincit :

    Por completo de acuerdo.

Trackbacks

  1. “Todo el pueblo de Israel” espera a Llámamejorge… (hum…). Y algo más | AMOR DE LA VERDAD
  2. APOLOGÍA PRO CATALINA EMMERICH | AMOR DE LA VERDAD

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.790 seguidores

%d personas les gusta esto: