Saltar al contenido

Es un hecho oficial: la Vaticueva incorporó a su primer obispón casado

marzo 3, 2012

«Ordinariatos anglicanos», vati-experimento para la futura fusión de todas las iglesias heréticas, incluida la FSSPX

* No es requisito abandonar el matrimonio a los ex curas anglicanos

* «El ordinario podrá pedir una derogación» para ordenar casados que no hayan sido curas anglicanos

* Forman “sacerdotes” express en tan sólo tres meses, casi no hay diferencias

* No les piden abjurar de sus errores: «No nos han pedido que neguemos nada. En la mayoría de los servicios de ordenación, hay una oración por las “gracias que hemos recibido a través del ministerio anterior”»

* Según Benedicto Ratzinger Tauber en la Anglicanorum Coetibus: «aquí estamos, un grupo de cristianos que creen en las mismas cosas, pero que tienen tradiciones y modos de hacer las cosas un tanto diferentes, tal vez diferentes métodos pastorales»

«Las propuestas a la FSSPX (tradicionalistas lefebvrianos, N del R.) también son parte de esto, si bien no estoy seguro de que ellos correspondan a esto»

El obispón "católico" Keith Newton y su esposa Gill, en su ordenación

El obispón "católico" Keith Newton y su mujer Gill, en su vati-ordenación

 (Con información de Vatican Insider)

 Hace más de dos años, Benedicto XVI publicó la “Constitución apostólica Anglicanorum Coetibus“… en latín para que parezca más “católica”, que permite a los grupos de anglicanos convertirse colectivamente a la Iglesia de la Vaticueva, manteniendo no obstante su “identidad anglicana”. La constitución preveía la creación de estructuras llamadas «Ordinariatos», para los anglicanos que se incorporan a la Nueva Iglesia Montiniana, creyendo que se integran a la Iglesia Católica.

El primero de estos Ordinariatosse constituyó en enero pasado, en el Reino Unido. Un año después de su creación, alrededor de cien de sus miembros han ido a Roma por una semana para celebrar su aniversario. A la fecha, cincuenta y siete “sacerdotes” y tres “diáconos” se han unido al Ordinariato, junto con más de mil laicos. Otros doscientos anglicanos serán recibidos este año, mientras que veinte de los “sacerdotes” del Ordinariato aún están siendo formados.

Vatican Insider habló con el ordinario, monseñor Keith Newton, un “sacerdote” anglicano casado y con tres hijos, para analizar esta experiencia sin precedentes en la relación entre Iglesias cristianas en Occidente. Monseñor Newton se reunió brevemente con Joseph Ratzinger Tauber en el contexto de la audiencia general en el Vaticano. Pero, «lamentablemente —agrega— , mi esposa no estuvo allí. Es maestra, por lo que se quedó toda la semana en Roma. Espera poder conocerlo algún día».

Monseñor Newton, ¿cómo describiría este primer año del Ordinariato?

Ha sido un año de desafíos, porque todo es nuevo. Hemos tenido que acostumbrarnos a muchos cambios, principalmente a los cambios de estar en una comunión diferente, pero también los desafíos de la vivienda y el dinero, que han sido molestos para algunos. Ahora ya nos estamos acomodando. Y, no obstante, todos eso se ha visto compensado por la alegría inmensa y la bienvenida que hemos recibido de mucha gente, y la alegría de que hemos logrado algo por lo que hemos orado durante varios años: la comunión con la Iglesia católica. 

Como líder del Ordinariato, usted se desempeña como un obispo y tiene un lugar en la Conferencia de Obispos de Inglaterra y Gales. ¿Cómo se siente eso? ¿Fue extraña la sensación de ser el único casado allí?

Los demás obispos dan por sentado el hecho de que estoy casado. Un obispo me dijo que soy la primera persona casada en la Conferencia de Obispos. A lo que respondí que probablemente sea el primero en el mundo, ya que los obispos casados no existen siquiera en las Iglesias orientales que ordenan a hombres casados.

¿Fue difícil la ruptura con la Iglesia anglicana?

FUE MÁS BIEN UNA RUPTURA CONSENSUADA. La semana pasada recibimos a un grupo en Durham, y el obispo diocesano anglicano vino a orar en su último servicio y estará presente cuando el grupo sea recibido por mí en la Iglesia católica.

Algunos obispos cooperan mucho. A todos se los invita a escribir referencias, y algunos de ellos lo han hecho muy dispuestos. Han visto que ese es realmente el paso correcto para muchos de nosotros. Otros han sido menos cooperativos.

¿Qué formación reciben los sacerdotes del Ordinariato?

La preparación para la ordenación como sacerdotes católicos en el Ordinariato es bastante rigurosa. La diferencia es simplemente que el momento de la ordenación llega en un lugar diferente: un período breve de aproximadamente tres meses de formación intensiva, y luego la ordenación. Después de eso, otros dos años de formación. Esto supone que todos esos sacerdotes cuentan con una base esencial de conocimiento bíblico, doctrina, etcétera

La Iglesia católica no reconoce los sacramentos anglicanos, y cada uno de los sacerdotes anglicanos que se une al Ordinariato debe ser ordenado nuevamente. ¿Cómo se sintió al ser re-ordenado? ¿Cómo lo hizo sentir con respecto a su vida como sacerdote anglicano?

No nos han pedido que neguemos nada. En la mayoría de los servicios de ordenación, hay una oración por las «gracias que hemos recibido a través del ministerio anterior». Y, ciertamente, en mi ordenación, el arzobispo Nichols (de Westminster, N. del R.) en su homilía enfatizó el hecho de que tuvimos «ministerio». Hay una continuación del ministerio ordenado, pero ser ordenado sacerdote católico representa su compleción. Hay algo nuevo en el hecho de estar en comunión con la Santa Sede. Después de todo, la ordenación tiene que ver con el orden, y hemos sido puestos en el orden correcto con la Iglesia católica. No me resultó particularmente difícil, porque creo que estar en comunión con la Santa Sede es un regalo extraordinario. Nadie me pidió que dijera que este había sido un ministerio sin valor. No lo fue. La gracia de Dios opera en mucho modos.

Pero la Iglesia católica no reconoce a las órdenes anglicanas…

Es verdad. Pero el Concilio Vaticano II deja muy en claro que hay aspectos del Catolicismo dentro de otras denominaciones que son fuentes de gracia y que son «un impulso hacia la unidad».

El cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, dijo recientemente que el Ordinariato no es una cuestión de ecumenismo, sino una forma de conversión. ¿Está de acuerdo?

Creo que es ambas. En cierto sentido, debe tener que ver con la conversión. Pero la conversión no es una palabra adecuada, porque todos necesitamos ser convertidos. El Ordinariato tiene que ver con ingresar a la plena comunión con la Iglesia católica, con la que antes sólo estábamos en comunión parcial, y esto tiene que ver con una elección personal, una profesión personal de fe. Cada persona, cada sacerdote, debe hacer esta profesión personal de fe. 

No obstante, creo que el Ordinariato también tiene que ver con el ecumenismo. Hoy en día, la gente habla del ecumenismo receptivo, de reconocer los dones dentro de cada uno y compartirlos. Uno puede hablar sobre el tema durante años, pero en la Constitución apostólica hay una expresión práctica de solucionarlo, de decir «aquí estamos, un grupo de cristianos que creen en las mismas cosas, pero que tienen tradiciones y modos de hacer las cosas un tanto diferentes, tal vez diferentes métodos pastorales».

Creo que también es importante que nosotros le contemos a la Iglesia católica nuestro recorrido. Pero es probable que aún sea demasiado pronto para que el Ordinariato sea visto en términos ecuménicos. Ha pasado sólo un año. Monseñor Mark Langham (a cargo del diálogo católico con los anglicanos en el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, N. del R.) cree que el Ordinariato ayudará al ecumenismo a largo plazo. Espero que eso sea así, porque demuestra lo que el ecumenismo receptivo tal vez pueda hacer.

¿Siente que es un «modelo» para lo que la Iglesia católica podría ser en el futuro; una Iglesia que es más consciente también en el mundo occidental de que es una unión de diferentes Iglesias?

Creo que el Santo Padre tiene una visión, que es posible tener muchas tradiciones diferentes: mientras se tengan las mismas creencias doctrinales básicas, se pueden tener diferentes cosas que sean de naturaleza secundaria, como las vestiduras que se usan, el modo particular de celebrar la liturgia, todos están en comunión con todos y con la Santa Sede. Me parece que esa es la visión y que el Ordinariato es solo parte de ella. Es definitivamente posible, si todos respetan las doctrinas centrales y creen en ellas. Las propuestas a la FSSPX (tradicionalistas lefebvrianos, N del R.) también son parte de esto, si bien no estoy seguro de que ellos correspondan a esto.

En el ecumenismo de hoy, ¿importan más las diferencias morales que las teológicas?

No creo que se puedan dividir tan fácilmente. Las cuestiones morales son cuestiones teológicas en muchos modos. Hay cada vez más cosas que dividen a la Iglesia anglicana y a otros grupos de la Iglesia católica. La Iglesia católica, si bien no reconoce a las órdenes anglicanas, fue muy tajante al decir «no ordenéis a mujeres sacerdotes u obispos, porque esto creará otro obstáculo para la unidad». Luego apareció la cuestión de los matrimonios homosexuales, los obispos homosexuales, lo que opuso más obstáculos. Quienes estamos en la tradición católica creemos que uno no puede cambiar la interpretación del matrimonio, aunque en nuestro país haya un movimiento hacia el reconocimiento de las relaciones homosexuales como matrimonios.

En el Ordinariato, será imposible ordenar a hombres casados como sacerdotes…

No es del todo verdad. Dentro de la Constitución apostólica hay un maravilloso apartado que dice que «el ordinario podrá pedir una derogación» para ordenar a una persona que esté casada pero que no haya sido nunca un sacerdote anglicano, bajo los criterios particulares que han sido acordados con la Congregación para la Doctrina de la Fe. Aún no lo hemos hecho, pero existe la posibilidad. No será utilizada muy a menudo, pero existe la posibilidad de que suceda. Hay una persona que nunca fue ordenada, pero que asistió a un colegio universitario teológico anglicano: creo que tiene una buena base para pedir la ordenación, ya que asistía al colegio universitario como parte de la preparación para la ordenación antes de que se publicara la Constitución apostólica.

¿Y de aquí a diez años? ¿Qué sucederá en el futuro?

La norma será que son sacerdotes los hombres célibes. Pero hay una posibilidad, aunque no sepamos cuáles puedan ser esos criterios. Es algo que debe ser resuelto con la congregación.

La Iglesia anglicana ha tenido sacerdotes casados durante siglos. ¿Esto significa que parte de la tradición anglicana podría perderse en el Ordinariato?

Es ciertamente verdad. Quién sabe cómo será recibido esto luego en la Iglesia, se lo dejamos al Espíritu Santo. No creo que nos corresponda a nosotros abogar por clérigos casados. Hay clérigos casados que ya están en la Iglesia católica; no anglicanos, hablo de los clérigos casados de rito oriental. Es un tema de disciplina, no de doctrina. Habiendo dicho esto, el celibato es un don importante para la Iglesia, y no quisiera negarlo. Pero, de igual modo, obviamente sé que es posible estar casado y ser un sacerdote.

¿Cómo ha sido trabajar durante décadas junto a sacerdotes mujeres?

No reconocí sus órdenes, pero las reconocí como hermanas cristianas, porque para todos la base es que somos todos bautizados: eso es lo más importante; uno trata a otros cristianos con respeto y con amabilidad. Pero también diría que eran trabajadoras en la viña, y lo que se podía hacer con ellas, se hacía. De hecho, cuando era sacerdote parroquial anglicano, en mi deanato, la mitad de los deanes eran mujeres. Era un deanato muy feliz, pero había cosas que ciertamente no hacía con ellas. No celebraba la Eucaristía, ni asistía cuando ellas estaban celebrando. Algunas de ellas eran muy buenas personas, sólo creo que estaban equivocadas. Creo que el tema es la vocación real de las mujeres.

¿A qué se refiere?

En la Iglesia de Inglaterra (anglicana, N. del R.), hoy en día, la única vocación real para una mujer es la de ser sacerdote ordenado. Pero, en realidad, en los viejos tiempos, solía haber muchos lugares en los que las mujeres servían a la Iglesia, mientras que no se vea el sacerdocio como más importante que las otras formas de ministerio. En la Iglesia católica, las mujeres tienen un maravilloso ministerio en muchas maneras: en las parroquias, en la vida religiosa, en la catequesis, y creo que eso es algo que hay que fomentar.

¿Cómo es la situación financiera del Ordinariato?

El Ordinariato funciona bien, pero esto no significa que no haya desafíos financieros. Comenzamos con casi nada de dinero, por lo que la Iglesia católica en Inglaterra y Gales, y una o dos organizaciones de beneficencia nos dieron algo de dinero. Ahora, nuestros grupos están comenzado poco a poco a enviar dinero al centro. Pero los clérigos en formación cuestan mucho dinero; tenemos el centro con sus funciones administrativas, eso también cuesta dinero; tenemos algunos seminaristas, eso cuesta mucho dinero. Queremos formar a más gente en el futuro, y eso cuesta aún más dinero. Y también está la cuestión de las jubilaciones para los clérigos enfermos y jubilados, que son bastante costosas. Así es que necesitamos establecer nuestra base financiera, y eso llevará algún tiempo.

Esperábamos poder utilizar algunos edificios anglicanos, pero esto no ha sido posible hasta el momento, si bien las cosas podrían cambiar. La Iglesia de Inglaterra no quiere que lo hagamos, sienten que sería divisorio.

¿Ha recibido muchas solicitudes de la Comunión Anglicana Tradicional (TAC), que ya se ha separado de la Iglesia anglicana en el pasado?

Alrededor de veinte sacerdotes que enviaron su solicitud el año pasado. Recientemente, hemos recibido una respuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y a cinco de ellos se les ha concedido el nulla osta. Ahora estamos en proceso de discernir sobre su vocación de ser sacerdotes católicos. Contar con el nulla osta no garantiza la ordenación. La mayoría, sin embargo, no lo ha recibido por varias razones: algunos de ellos no tienen ningún fiel laico, algunos tienen matrimonios irregulares, algunos tienen muy poca formación, y algunos fueron ordenados después de un curso muy breve

Estos sacerdotes de la TAC no cuentan con esa base, por lo que algo a tener en cuenta es que —incluso para esos sacerdotes de TAC que van a ingresar al Ordinariato— la ordenación llegará al final del proceso, no al comienzo.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. Ernesto permalink
    marzo 3, 2012 2:48 pm

    Personalmente, no estoy de acuerdo en que se case un sacerdote (FC: no es cuestión de pareceres), si es un Obispo hereje Anglicano, que tiene esposa e hijos (ellos no tienen sacramento matrimonial, es decir viven en fornicación con su esposa casado civilmente) (FC: no e lo que afirma tu antipapa Benedicto Ratzinger Tauner) . Lo que debería hacer es dejar su vida de pecado con su concubina, si son sus tres hijos grandes Y YA no dependen de el económicamente, pues puede hacerse católico, hacer su primera comunión, su confirmación, entrar a un seminario y SI puede hacerse Sacerdote (NE: según tu venerada vaticueva, ya es sacerdote; y en “cierto grado, siempre lo fue…”). Hermanos un católico que queda viudo, y que sus hijos ya no dependen económicamente de el SI se puede hacer sacerdote.

    Yo personalmente, nunca estaré de acuerdo que un sacerdote se case como dice San Pablo en hechos de los apóstoles… (…)

    El mismo San Pablo, el apóstol preferido de los protestantes, escribió: “Quisiera que todos los hombres fuesen como yo…a los solteros y a las viudas, que se queden como yo; pero si no pueden guardar continencia que se casen.” (1Cor.7,8-9) Y, más adelante: “¿Estás soltero? No te cases….Os quiero libre de preocupaciones. El soltero se preocupa de las cosas del Señor y de cómo agradarle. El casado se preocupa de las cosas del mundo y de cómo agradar a la mujer; está, pues, dividido…En conclusión, el que se casa con su novia hace bien y el que no se casa hace mejor.” (1Cor.7,27;32-33;38)

    Creo que es muy claro que un sacerdote no debería casarse, pues estará dividido entre las cosas de Dios y el agradar a su mujer. (FC: dícelo a tu antipapa cabalista)

    Si la Iglesia deja que un sacerdote se case, YO NO ESTARE DE ACUERDO. No por ello me haré cismático, y atacaré a la única Iglesia de Jesucristo Nuestro Señor que tiene 2012 años, simplemente no estaré de acuerdo. Yo no soy como Lutero que salio de la casa para tirar piedras, sino “LA CASA SE LA LIMPIA Y BARRE DESDE ADENTRO, NO DESDE AFUERA TIRANDO PIEDRAS, Y FORMANDO CISMAS”.

    Les dejo un documento muy interersante de un Buen sacerdote, hay pocos hoy día pero siempre los habrá:

    Siempre Fiel

    No cabe duda que la pregunta que más escucho de la gente es: ¿Por qué no se casa Ud.?

    Me han preguntado jóvenes,señoras, taxistas, chicleros, meseras, niños, niñas y hasta alguna abuelita.

    Les pica la curiosidad y quieren saber qué es lo que les pasa a los padrecitos para que no tengan mujer.

    Todo el mundo sabe que los sacerdotes católicos no nos casamos, pero pocos saben por qué. Algunos se sorprenden, otros se admiran y hay otros, los evangélicos sobretodo, que se asustan.

    Los protestantes evangélicos atacan muchas tradiciones de la Iglesia porque no las comprenden. ¡Y cómo tiran pedradas al celibato de los padres católicos! (El celibato es el compromiso de no casarse.) Vamos a ver qué dicen y cómo podemos responderles. ¿es una ley de Dios?

    La megasecta de Guadalajara la Luz del Mundo reparte un folleto que echa tierra al celibato. Lo primero que dice es: el celibato de los sacerdotes ¿es una ley divina o es una ley de los hombres? Con esta pregunta nos quieren hacer pensar que, si no es una ley de Dios, está mal.

    Lo curioso es que la Iglesia Católica ¡nunca ha creído ni enseñado que el celibato fuera una ley divina! Es una simple norma disciplinar.

    Es decir, mi Iglesia me pide que no me case para dedicarme a tiempo completo a las almas a las que tengo que servir como sacerdote. Como no tengo la preocupación de una familia propia, puedo estar a 100% por y para los fieles.

    No siempre era así. Sabemos que San Pedro estaba casado porque tenía suegra. Sabemos que algunos de los primeros papas, obispos y sacerdotes de la Iglesia que Cristo fundó también estaban casados. Pero poco a poco nos íbamos dando cuenta de que todos podrían servir mejor a Dios y a sus hermanos si fueran célibes. Así es que en el año 303 d.C., en el Concilio de Elvira, España, se puso la norma del celibato aunque la tradición ya existía en toda la Iglesia.

    Pero ¿la Iglesia puede imponer una norma como el celibato? ¿Por qué no? Toda institución humana tiene sus normas. El ejército pide a sus miembros que corten su cabello de la forma establecida por la norma. ¿Quién discute la legitimidad de esa norma? El que a mí me guste o no es otra cosa…pero está claro que el ejército puede exigir lo que considere necesario o provechoso para sus miembros.

    El argumento que el celibato va contra la naturaleza del hombre nace de un pobre concepto del hombre. Sólo quien opina que el hombre no es mejor que un animal dominado completamente por sus instintos puede pensar que el celibato es algo inhumano.

    Tantos hombres que han vivido feliz y fielmente el celibato son testimonios de que se puede educar y elevar la sexualidad de la persona humana en aras de una entrega mayor. ¿qué dice la Biblia?

    Los evangélicos afirman que el celibato está prohibido por la Biblia. Pero el matrimonio nunca ha sido obligatorio y la Biblia lo demuestra: Jesús nunca se casó, ni tampoco Juan el bautista, ni la mayoría de los Apóstoles, ni San Pablo. La frase de Génesis: “Sed fecundos y multiplicaos” es un precepto general para la humanidad, no un mandato divino a cada individuo. De otra forma cualquiera que llegara a la edad de casarse y no lo hiciera caería en pecado.

    Jesús recomendó el estado célibe para los que le querían seguir de una forma más cercana: “Porque hay eunucos que nacieron así, los hay que fueron hechos eunucos por los hombres y los hay que escogieron ser eunucos por el reino de Dios. ¡El que sea capaz de hacer esto que lo haga!” (Mt.19,11-12) (eunuco en este contexto significa una persona que vive sin tener relaciones sexuales)

    También dijo Cristo: “Todo el que deje casa, hermanos o hermanas, padre o madre, esposa, hijos o campos por mi causa recibirá el ciento por uno y heredará la vida eterna.” (Mt.19,29; Mc.10,28; Lc.18,28)

    ¡San Pablo nos echa porras!

    El mismo San Pablo, el apóstol preferido de los protestantes, escribió: “Quisiera que todos los hombres fuesen como yo…a los solteros y a las viudas, que se queden como yo; pero si no pueden guardar continencia que se casen.” (1Cor.7,8-9) Y, más adelante: “¿Estás soltero? No te cases….Os quiero libre de preocupaciones. El soltero se preocupa de las cosas del Señor y de cómo agradarle. El casado se preocupa de las cosas del mundo y de cómo agradar a la mujer; está, pues, dividido…En conclusión, el que se casa con su novia hace bien y el que no se casa hace mejor.” (1Cor.7,27;32-33;38)

    El que Pablo ordene a Timoteo que el obispo tenga una sola esposa (como en 1Tim.3,2) no significa que a fuerzas se tiene que casar. El sentido completo de lo que dice Pablo es que el obispo sea un hombre ejemplar en todos los aspectos de su vida. Si está casado, que sea con una sola mujer y no con varias. Es el mismo mensaje que Pablo transmite un poco más adelante cuando dice: “…que sepa gobernar bien su propia casa y hacer que sus hijos sean obedientes y respetuosos; porque si uno no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la Iglesia de Dios?” (1Tim.3,4-5)

    ¡pero si ni los papas cumplían!

    El folleto de la Luz del Mundo que ataca al celibato pone algunos ejemplos de los papas que no han podido vivir según esa norma de la Iglesia. La verdad es que esa secta nunca se ha preocupado demasiado por la verdad de las cosas o el contexto de los datos.

    Pero vamos a imaginar por un momento que alguna o todas de las acusaciones hechas en el folleto contra los diversos papas fueran verdaderas. ¿Qué demuestran? ¿que el celibato no es una norma legítima para el sacerdote católico? ¿que el celibato no es más que una maquinación de los papas para someter los sacerdotes a su voluntad? ¿que Cristo no fundó la Iglesia?

    No. Sólo nos muestra que el hombre, por más alta y sagrada que sea su responsabilidad, sigue siendo hombre.

    Sabemos, de hecho, por la historia que ha habido papas que se han entregado a la inmoralidad y a las costumbres indecentes en épocas cuando el ser obispo de Roma era un privilegio político. Atraídas por el poder material, las familias ricas y poco escrupulosas de la antigua Italia hacían lo posible para colocar a alguno de sus miembros en el Vaticano. Por supuesto, la rectitud y la templanza no contaban entre las cualidades que se requerían del candidato.

    Decir que la norma del celibato no vale porque algunos hombres no la saben cumplir sería como quitar todos los semáforos de las calles de México porque algunas personas no los respetan.

    ¿Pero no es infalible el papa? Infalible, sí, cuando enseña oficialmente en materia de fe y moral. Pero impecable, no. Nunca.

    Y de los 264 papas que ha habido en la historia desde que Jesucristo colocó a Pedro como cabeza visible de su Iglesia, ¿cómo es que la Luz del Mundo sólo se acuerda de los pocos que han desedificado a creyentes y no creyentes por igual con su estilo de vida? La mayoría inmensa de los sucesores de Pedro han sido dignos del cargo y han dado un ejemplo de coherencia moral a todo el mundo. Basta repasar la lista de los papas de los últimos 200 años para darse cuenta.

    Ojalá sepamos los fieles católicos agradecerle al Señor ese don del Espíritu que nos ha dado: el que miles y miles de hombres y mujeres católicos han hecho el sacrificio de no tener familia propia para ser nuestros padres.

    Saludos mis estimados hermanos cismaticos.

    Que Jesus y María los Bendiga

  2. E. Mario permalink
    marzo 3, 2012 2:48 pm

    Sobre el presente hecho vergonzoso, ¿qué tienen ahora para decir y/o justificar los Ernesto, las Pierina y demás (pseudo)papólatras?

    LA SALETTE

  3. marzo 3, 2012 9:07 pm

    A ver, a ver…. este fulano, es decir, el obispón anglicano dice: “Quienes estamos en la tradición católica creemos que uno no puede cambiar la interpretación del matrimonio, aunque en nuestro país haya un movimiento hacia el reconocimiento de las relaciones homosexuales como matrimonios…..”

    De ninguna manera Keith Newton está en la “tradición católica”, pues él mismo afirmó que no abjuró de su “tradición anglicana” aludiendo que para Ratzinger es posible la multiplicidad de tradiciones.

    En este punto cabe añadir que la Revelación (las verdades que Dios ha querido que conozcamos) tienen dos fuentes: las Sagradas Escrituras y la Tradición Apostólica. La una sin la otra está incompleta. Por lo tanto la Sagrada Tradición Apostólica es NECESARIAMENTE CATÓLICA.

    Luego dice que no se puede cambiar la interpretación del matrimonio. Pero, ¿acaso no ocurrió el Cisma de Inglaterra, precisamente porque Enrique VIII pretendió obtener el “divorcio”? El peor atentado contra el Sacramento del Matrimonio. Y por supuesto atentando contra el Sagrado Orden Sacerdotal.

    P.D. El pie de nota debiera decir: “esposa” Gill.

  4. marzo 3, 2012 9:14 pm

    Ernesto,

    parece que no leíste bien la nota.

    Tú mismo dices que el Papa es infalible en cuestiones de fe y moral. ¿Acaso, Ratzinger no está hablando de moral y de fe en la mencionada Constitución?

    Por lo tanto, si aceptas que se equivocó porque contradice lo enseñado por la Iglesia, la conclusión es que no es Papa.

  5. Inés permalink
    marzo 4, 2012 3:28 am

    Así es Alicia :

    Ni un millón de Ernestos, ni diez, ni ciento, convertirán a Ratzinger-Tauber, usurpador número cinco , en Vicario de Cristo y Pastor Supremo de su grey, al que se ha hartado de escarnecer con una multitud de herejías, más que probadas, en todas las formas posibles.

    No puede confirmar en la Fe quien no la tiene, ni la ha tenido nunca. Sus obras le desmienten continuamente, cada hora, cada día, cada semana, cada mes, cada año…….

  6. Inés permalink
    marzo 4, 2012 7:36 am

    “No nos han pedido que neguemos nada”………. A confesión de parte, excusamos añadir más.

    Para qué. En el Panteón de los falsos dioses de los gentiles caben todos……. , excepto los verdaderos discípulos de Cristo.

    Esa sola frase revela la desvergüenza y la impiedad que reinan en la Roma apóstata, una Roma que hace mucho perdió la fe, tal y como lo dijo Nuestra Señora en La Salette.

    Pero de ninguna manera quiso decir que la Esposa de Cristo, la verdadera Iglesia Católica por Él fundada, la perdería…..

    Es a esa Iglesia fiel a la que se le aseguró y prometió que “las puertas del infierno no prevalecerían contra ella.

  7. Fire permalink
    marzo 4, 2012 1:26 pm

    La tradicion demanda que el obispo sea celibe, es la practica mas antigua y fielmente mencionada en el concilio de Elvira, en eso Oriente y Occidente siempre estuvieron de acuerdo, el permitir un obispo casado va en contra de la tradicion, es una traicion, pero que se puede esperar? Ahora cualquier mujer recibe los sacramentos sin usar el velo, el cual era otra tradicion apostolica, la tradicion es inmutable, si se deja de lado es un verdadero traidor, que horrible, formar una federacion pancristiana dejando de lado la fidelidad a Cristo es terrible!.

  8. Tomás permalink
    marzo 4, 2014 4:39 pm

    Los anglicanos que se pasan a la secta de Bergoglio saltan de la sartén al fuego. Recemos por su conversión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: