Skip to content

28 de septiembre. Louis Pasteur, padre de la microbiología

Pasteur vacunando a niño contra la rabia

 Se celebra en 2011 el Año de la Química. El CSIC lanzó a los medios su participación el 8 de febrero, en su sede central en Madrid. La relación de esta disciplina científica con la Iglesia Católica –algo de lo que a buen seguro no se habló– se ha dado en importantes y conocidos personajes cuyas raíces de fe son perfectamente desconocidas.

  Es el caso del francés Louis Pasteur (1822-1895), padre de la microbiología y químico de profesión, que comenzó estudiando en el vino los cristales que lo enturbian, y terminó descubriendo las bacterias, las levaduras, elaboró la teoría infecciosa de las enfermedades que dio pie a la erradicación de las mismas (principal causa de la actual longevidad occidental, y también de que la esperanza media de vida en África sea poco más de cuarenta años), desarrolló las primeras vacunas, etc. Inventó la pasteurización. Era católico, apostólico y romano.

Pasteur, devoto católico

  Parece que fuera su piadosísima mujer la que devolvió la fe a su esposo. Dejó escritas cosas tales como

…Mi filosofía sale del corazón y no de la inteligencia; por eso digamos me rindo ante el sentimiento de Eternidad que brota espontáneamente a la cabecera de un hijo querido a punto de exhalar su último suspiro. En esos momentos supremos, en lo profundo de nuestra alma, presentimos que el mundo debe ser algo más que una mera combinación de sucesos debida a un equilibrio mecánico, surgido simplemente del caos de los elementos por una acción gradual de las fuerzas de la materia.

   En su discurso de recepción en la Academia de Ciencias de Paris, decía:

   En cuanto a mí, que juzgo que las palabras progreso e invención son sinónimos, me pregunto en nombre de qué descubrimiento nuevo, filosófico o científico, se puede arrancar al alma humana estas altas preocupaciones (refiriéndose a la existencia de Dios, mencionada líneas atrás en dicho discurso)…

   Me parecen ser de esencia eterna, porque el misterio que envuelve el universo y del cual éstas emanan es él mismo eterno de naturaleza. Se cuenta que el ilustre físico inglés Faraday, en las lecciones que daba en la Institución real de Londres, nunca pronunciaba el nombre de Dios, aunque sea profundamente religioso. Un día, excepcionalmente, soltó este nombre y se manifestó de repente un movimiento de aprobación simpático. Faraday, percibiéndolo, interrumpió su lección con esas palabras: «acabo de sorprenderos al pronunciar aquí el nombre de Dios. Si nunca me sucedió antes, es que soy un representante de la ciencia experimental en estas lecciones. Pero la noción y el respeto de Dios llegan a mi mente por vías tan seguras como las que nos conducen a verdades de orden físico…

  El positivismo no peca sólo en un error de método. En la trama de sus propios razonamientos, en apariencia muy rigurosos aparece una considerable laguna… consiste en que, en esta concepción positivista del mundo, no toma en cuenta la más importante de las nociones positivistas, la del infinito… La grandeza de las acciones humanas se mide con la inspiración que les da a luz. Dichoso el que lleva en sí a un Dios, un ideal de belleza y que le obedece: ideal del Arte, ideal de la ciencia, ideal de la patria, ideal de las virtudes del Evangelio. Son aquí fuentes vivas de grandes pensamientos y de grandes acciones. Todas se aclaran con los reflejos de lo infinito.

        En la bóveda de su panteón están escritas algunas de éstas últimas palabras. Su sobrina nieta Maurice Vallery Radot, escribió sobre las creencias de su tío-abuelo en un artículo de prensa y un libro. Comentan que murió con un rosario en las manos.

Unidad en la Fe

9 comentarios leave one →
  1. Candela permalink
    septiembre 30, 2011 2:45 am

    Se dice, también, que viajando en tren conversaba con un ‘chicuelo’ con el Rosario en la mano. El jovencito le animó a tirarlo por la ventana y le promete que le enviará libros que lo ilustren sobre ciencia; Pasteur, a su vez, le da su tarjeta de visita al resabidillo, donde se lee; Instituto Pasteur. Y, solía repetir que “era católico como un bretón; y, que si fuese más inteligente, sería católico como una bretona”.
    La ignorancia, es pecado mortal, dice, Santo Tomás y abunda tanto. Los jovenzuelos de hoy, aún más osados, también dicen, ‘si sabe un poco de ciencia, ¿cómo cree en Dios? y en todo eso’ -entiéndase, en todo el discurso sobre la verdad que defiende la Única Religión, la nuestra, por gracia del Señor. Muy, fácil, es recordarles que se ´cree´ en el electrón por la traza que produce en la cámara de niebla, etc. y que el universo es grande y hermosa traza de su Creador. Los jovencitos oían verdades por primera vez, el Todopoderoso les ilumine. Se enfadaban, incluso, si se consideraba que no se debía hablar de valores; y, si de virtudes. Si ‘creen’ en una ética sin principios
    En numerosos ´libros´ de texto de destinados a confundir, nunca a enseñar, se puede leer que es sorprendente que en lo que escribe Kepler acerca de los movimientos planetarios está ‘mezclado’ con ideas religiosas. O, que ¡pobre Newton! que, también, escribía sobre la Trinidad, no recriminándole que no fuese católico, no, sino por descender a la consideración de asuntos religiosos; por supuesto que no importa que fuese protestante. Ampère era un fervoroso católico.

  2. michael permalink
    enero 28, 2013 1:50 pm

    Estimado Foro:
    seria muy bueno un artículo con un listado de cienmtificos catolicos o por lo menos que seguro no fueron masones. Es importante para los pobres laicos que deben a veces polemizar con los “señores de este mundo” el tener ejemplos de la fe catolica de personas encumbradas o bienhechores de la Humanidad. No solo debemos tener ejemplos de otras religiones sino como lo hacen los creyentes de otras religiones( los judios citan judios y los protestantes citan protestantes) tener ejemplos de nuestra religión.
    Podrian dar alguna orientacion donde encontrar esta informacion? Tambiena Ud candela le pido esa información

  3. Candela permalink
    enero 29, 2013 4:49 am

    Estimado Michael:
    Comencemos, pidiendo luz al Creador de todas las cosas, con las primeras palabras escritas en español (975):

    “Con la ayuda de Nuestro Dueño
    Dueño Cristo, Dueño Salvador
    el cual Dueño está en la gloria
    y Dueño que tiene el mando
    con el Padre, con el Espíritu Santo
    en los siglos de los siglos
    Gáganos Dios Omnipotente hacer
    tal servicio que delante de su faz
    gozosos seamos. Amén.
    El primer escrito en francés es del año 842 y se trata de un documento poítico, las acpitulaciones de Estrasburgo entre dos nietos de Carlomagno. El primero en italiano es un documento jurídico, en Capua, por unastierras a favor del monasterio de Montecasino.
    Dámaso Alonso, en su momento P. de la R. A. de la lengua, comentó así el dato_
    “No puede ser azar, no. O, acaso lo es, dejadme esta emoción que me llena al pensar que las primeras palabras enhebradas en sentido, que puedo leer en mi lengua española, sean una oración temblorosa y humilde. El Césarbien dijo que el español era lengua para hablar con Dios. El primer vagido del español es extraordinario entre sus lenguas hermanas.
    No se dirige a la tierra: con Dios habla, y no con los hombres”,
    De las cuarenta y tres palabras del primer texto escrito en español es preciso destacar las catorce últimas. Las veintinueve anteriores, es decir, la profesión de Fe en el misterio de la Santísima Trinidad, son una traducción del texto latino de al lado, aunque se trate de una traducción libre y ampliada. Las catorce siguientes son una oración totalmente original. Podemos decir que el monje anónimo de san Millán es, en el primer caso glosador, y en el segundo verdadero y legítimo autor. También, el gran Osio, obispo español, el que convirtió al emperador Constantino y presidió el Concilio de Nicea, redactó el Símbolo de la Fe, que se reza en la Misa; otro obispo español, San Pedro de Mezonzo, formuló la Salve, la más dulce de las plegarias, que con tanta fe repitieron los Cruzados en Oriente y vienen repitiendo las generaciones, como Santo Domingo de Guzmán, un fraile español, fundó el Rosario, guirnalda de pensamientos amorosos dedicados a la Virgen y en cuya práctica familiar hallaremos la paz y el bienestar de los pueblos, según predijo el Pontífice Pío XII.
    Alfonso X, el Sabio, el mes de María.
    La breve oración anónimo monje riojano del siglo X es totalmente española y se ajusta, pensamos, como anillo al dedo, al estilo y al talante del espíritu religioso del idioma español. Santa Teresa, San Ignacio y Sab Francisco de Borja concebían el cristianismo como “un servicio” casi castrense. El monje de San Millán junta la bravura española del “servicio” con la humildad cristiana de la “súplica” y con la aspiración esperanzada de la recompensa, que también es muy español y muy cristiano. Y todo en catorce palabras, en un suspiro. (Siento, no recordar, de dónde he tomado la mayor parte).

  4. Candela permalink
    enero 29, 2013 4:53 am

    Estos son los “más reputados científicos”, intentaré recopliar algunos de los que me pide, españoles escondidos por la ‘historia de la ciencia’, aunque, no en vano se puede afirmar esto que dice la enciclopedia católica en San Agustín:

    “El estudio y el saber no pueden menos que conducir a la sabiduría de Dios. Los saberes que no conducen a Dios, no solo desconocen la fuente, sino que no alcanzan su meta. O sea: es saber muy poco, o es un pobre saber. Y ciencia tan alta, nos la enseñó ya temprana y sencillamente la quintilla popular:

    Es la ciencia consumada
    el que el hombre en gracia acabe,
    que al final de la jornada
    aquel que se salva sabe
    y el que no, no sabe nada”.
    Y, dígales que el Señor vino al mundo para hablar para los humildes y los pequeños y no a los poderosos y sabios según el mundo.

  5. Candela permalink
    enero 30, 2013 6:32 pm

    Gregorio Mendel Las Leyes de Mendel… rigiendo la herencia genética (padre de la genética)…

    En tanto, las mismas tienen un denominador común: el monje agustino católico y naturalista Gregor Johann Mendel. Increíblemente, en el momento en el cual Mendel publicó su trabajo, en 1866, no fue valorado, pasando sin pena ni gloria. Recién en el año 1900 su figura cobraría relevancia cuando otros tres científicos redescubriesen por separado las mencionadas leyes…

    Mendel comenzó sus experimentos eligiendo dos plantas de guisantes que diferían en un carácter a partir del cruzamiento de las mismas en los mismísimos jardines del monasterio en el cual residía.

    Además, Mendel fue titular de la prelatura de la Imperial y Real Orden Austríaca del emperador Francisco Jose I, director emérito del Banco Hipotecario de Moravia, fundador de la Asociación Meteorológica Austríaca, miembro de la Real e Imperial Sociedad Morava y durante los últimos diez años de su dedicó a la Apicultura. De, Quien.net.

    Y, el fundador de la genética moderna, otro católico: Jérôme Lejeune.

  6. enero 31, 2013 8:53 pm

    Un poco de Ciencia nos aparta de Dios. Mucha, nos aproxima” (parafraseando a Bacon: “Poca filosofía aparta de la religión, pero mucha filosofía conduce a ella”)…….

    Un dato que desconocía totalmente, y me asombra sobremanera la humildad y devoción del Dr.Pasteur y no se diga su aporte a la comunidad cíentifica.

  7. Michael permalink
    febrero 1, 2013 6:06 am

    Gracias Candela
    Creo que si no hay mas cientificos catolicos practicantes que lleguen a la gran fama internacional es por que como Lejeune, son “frenados a tiempo” ni bien son detectados como “incorregibles” si se les escapa alguno y no hace “profesion de fe” anticatólica o laicista o mejor aún, pacta con alguna logia, se queda detenido en su carrera y es congelado. Los que llegan a los premios importantes son los catolicos “light”. El mundo de la gran ciencia esta dominado por las grandes logias y primero se debe pactar con alguna de ellas y asi ser promovido hasta lo que le de su talento eso si( Salamanca non presta…)lo que su naturaleza puede dar por que no se puede simular el talento( un poco si pero no demasiado). pero siempre me preocupó el problema de que los puestos o premios son limitados y los aspirantes de igual merito son siempre muchos más. Cual es el criterio para elegir a uno u otro “ceteris paribus” o sea a igualdad de mérito? Y no me cabe duda que es la pretenencia a su logia madre correspondiente.No es casualidad que cientificos masones anglosajones sean presentados como creadores o descubridores de cosas que humildes sacerdotes o religiosos españoles o italianos habian dicho mucho antes. O sea los “administradores de la gloria cientifica” otorgan inventos y descubrimientos a quienes ya han pactado ignorando a sus verdaderos inventores o descubridores.Hoy en día se encarga de eso la usina ideologica mediatica desde los canales “cienficos” norteamericanos o la BBC.

  8. Isidro permalink
    febrero 2, 2013 12:33 am

    Y otro científico católico, el P. Georges Lemaître, sacerdote católico, físico-matemático, computólogo e ingeniero civil belga.

  9. febrero 3, 2013 8:41 pm

    @Isidro. el Padre Lamaitre fue el pionero de la teoria del “atómo primigenio” o hylem…..conocida como el “big bang”, si usted se fija; una mente brillante como el no figura tanto en los textos ni documentales, al contrario se eleva de manera injusta al fake cabalista de Einstein como el paradigma de “sabio moderno”.

    Un escrito interesante sobre este gran sabio-sacerdote. http://mercaba.org/ARTICULOS/G/georges_lemaitre_el_padre_del_bi.htm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.851 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: